Ayuda :c (Traducciones)

Holaa~ :3 Bueno, como siempre estamos presentando problemas con las traducciones jajaja. Hemos tenido excelentes traductores pero mucho se van, en realidad hasta ahora solo tenemos a Aleli y Lore y ya se hacen cargo de unos fanfics. Aprovecharé de darles los datos.

Titulo: Unfazed (Imperturbable)
Pareja: SuChun
Resumen: Park Yoochun es el encantador príncipe de la nación, la nueva cara que ver en la televisión en todo el país. Xia Junsu en un Idolo de Asia y es el soltero más cotizado. Yoochun tiene una debilidad y Junsu está dispuesto a encontrarla.

Titulo: Scut Hamsters
Pareja: Jaemin (principal) ChunJae
Resumen: Solo otra historia de vida universitaria.

Y como les decía, quedan muchos fanfics por finalizar. Yo sé que muchas personas se han ofrecido a traducir unos en específico pero las rechacé en su momento porque ya les había dado el cargo a nuevos traductores :c algunos que al final no enviaron nada. Siento mucho rechazarles, pero no creí que me dejarían colgada ;_;

Solo pido personas con tiempo y que por sobretodo sean responsables con las traducciones. Realmente no me sirve que envíen la traducción de un capítulo y se desaparezcan meses sin dar aviso de que dejarán de traducir por motivos personales. No muerdo :v si no quieren continuar por favor avisen para buscar a alguien más. Es tedioso estar encima de la gente para que envíen trabajos porque siento que molesto. Así que por favor, si alguien se llega a ofrecer a traducir sea responsable con los avisos y las actualizaciones.

Dejo aquí la lista de los fanfic en proceso. Si desean tomar uno deben:

-Tener un nivel de inglés Medio o Alto.
-Dejar un comentario con el título del fanfic a traducir y su correo.
Yo les contactaré.

Por favor e_e si alguien pretende usar algún tipo de traductor web, olvidelo.

YunJae/JaeHo
-Longing for Love  (Completo)
-The Bond between Us (Completo)
-Our Shelter - Nuestro refugio (Completo)

HoMin/MinHo
-Overly Friendly Felines (Tiene 4 capítulos, no sé si son todos)

Parejas Varias
-Kim Cuisine (Completo)
-Maze (Creo que está hasta el capítulo 20, no está completo y la autora no sabía si continuarlo.)
-Sweet (21 capítulo. No terminado)
-Themed Series (Completo)
-Twins (Completo)

Creo que esos son todos ._.

Actua n° 155

Espero que hayan pasado un lindo fin de año :v y bueno, yo estoy mal(?). Me cambié de casa y aquí el internet es una mierda ._. solo de 12am a 4am el internet se vuelve... decente? Pero he pasado dos noches completas sin internet... Pero hoy regresé a mi verdadera casa solo por tramites ._. por lo que aprovecho de actualizar.

Traducción:
-Scut Hamsters Cap. 13
** Unfazed Cap. 11
** Business Affairs Cap. 5 y 6

YunJae
-You’re mine
-Si pudiera
-A pesar de todo… TE AMO Cap. 3 y 4
** A pesar de todo… TE AMO Epílogo Completo)

YooSu
-Regalos
-You Wanna Play With Me?

YooMin:
** Eudaimonia - Primera parte

MinJae/JaeMin
-Sentimientos Equivocados Cap. 12

Parejas varias:
-Sí me tenías [YooSu ~ YunJae ~  ChangMinho] Cap. 1
** Cántame antes de dormir Cap. 2 al 4
** El Tren Cap. 19 al 23
** Dicen que el amor es ciego Cap. 22 al 24 (Completo)
** Love is a Force of Nature Cap. 49 al 51
** Sociedad Cap. 2 al 5

Business Affairs - Cap. 4

“Está bien, no juegues a la damisela en apuros. Ya sabes, esta escena siempre desciende mucho más suave en las pornos que veo"

- Buenos días, Jaejoong. - Saludó Yoochun cuando las puertas del elevador se abrieron y Jaejoong entraba.

- Oh, hola Yoochun-ah. - Saludó de vuelta con una reverencia.

Yoochun le dio una palmada en la espalda. - Pronto aprenderás a no ser tan formal.

Jaejoong sonrió. - Lo siento.

- Está bien, solo has estado aquí un par de días. Un poco de tiempo más y te acostumbrarás.

Jaejoong sonrió de nuevo y Yoochun de pronto habló. - Así que, ¿cómo te ha ido? ¿Yunho te da mucho trabajo? Porque si lo hace, solo dímelo y yo se lo haré saber.

- No, él ha sido bastante agradable. - Dijo con una sonrisa. - Pero, hablando de Yunho-sshi…

- ¿Sí? - Preguntó Yoochun.

- ¿Está casado? - Preguntó Jaejoong, cuestionándose si no estaba siendo demasiado obvio.

Yoochun hizo una pausa con una sonrisa maliciosa en su rostro. - ¿Por qué? ¿Estás interesado en él?

Jaejoong no pudo evitar el calor que subió a sus mejillas. - No quise decir…

- Sí, está casado. - Lo cortó Yoochun. - Pero él no está con ella porque la ama.

- Oh, ya veo.

- Hmm, digamos - Continuó Yoochun. - Que su esposa carece de ciertas partes en su anatomía para satisfacerlo.

- Oh - Jaejoong no pudo evitar sonreír.

El ascensor llegó al piso correspondiente, y cuando salieron, Yoochun se despidió alegremente. - Que tengas un buen día, Jae.

- Tú también. - Dijo Jaejoong, observando a Yoochun alejarse antes de seguir su propio camino, todavía pensando en lo que había dicho Yoochun sobre Yunho.

Hmm, interesante.

---------------

A Yoochun no le gustaba pensar sobre sí mismo como un calculador, más bien, creía que era un oportunista.

Y cuando vio entrar a Changmin al ascensor vacío, probablemente para dirigirse a su hora de almuerzo, al mismo tiempo que Yoochun había decidido dar un paseo por la oficina. Eso solo podía significar una buena oportunidad para Yoochun.

Salió detrás de la maceta de la planta en donde había estado escondido y se deslizó en el ascensor apenas segundos antes de que las puertas se cerraran.

- ¡Oye, Changmin!

Changmin lo miró con una ceja levantada por un momento antes de hablar. - Hola.

- ¿Vas a almorzar? - Preguntó.

- Sí… - Dijo aun mirando a Yoochun con escepticismo.

- Oh, ¿en serio? ¡Yo también! Qué coincidencia.

Changmin negó con la cabeza, decidiendo que era más fácil no preguntar nada cuando se trataba de Yoochun. - Por supuesto.

- Me disculpo por esto por adelantado. - Dijo de repente Yoochun, mirando un poco avergonzado.

- ¿Qué…

Yoochun golpeó el botón de parada de emergencia y empujó a Changmin contra la pared.

- … mierda?

- Ssh - Dijo Yoochun, agarrando las muñecas de Changmin y sujetándolas por encima de su cabeza.

- ¡Yoochun! - Se quejó Changmin. - ¡Tengo hambre! Estás utilizando tiempo valioso de mi almuerzo.

- No estoy tratando de hacerte daño. - Susurró Yoochun. Sus labios contra la oreja de Changmin.

- Imbécil. - Dijo Changmin, rodando los ojos. - ¿Cuándo dije que estaba preocupado porque me dolía? Dije que tenía hambre.

Esta vez fue el turno de Yoochun de rodar los ojos. - Está bien, no juegues a la damisela en apuros. Ya sabes, esta escena siempre desciende mucho más suave en las pornos que veo.

- ¿Qué? ¿Acaso quieres que sea la chica virgen indecisa pero desesperada por hacerlo? - Preguntó Changmin secamente. - ¡Oh, no, Yoochun-sshi! ¡No toques ahí! - Dijo imitando en un tono falso.

Yoochun sonrió de forma salvaje, y en su interior, Changmin admitió que era un poco espeluznante teniendo en cuenta su proximidad actual. - ¿Dónde? ¿Aquí? - Preguntó Yoochun, deslizando su mano hacia la parte interior del muslo de Changmin.

Changmin contuvo el escalofrío que recorrió su cuerpo y miró a Yoochun. - ¿Qué es lo que quieres? Tengo hambre. - Dijo por tercera vez.

- ¿Hambre de qué? - Bromeó Yoochun. Su voz ronca y seductora sonando justo en el oído de Changmin y su mano deslizándose un poco más alto por su muslo.

- ¡Por el amor de dios, Yoochun! - Exclamó Changmin exasperado, tratando de luchar con el rubor que podía sentir en sus mejillas.

- Bien, bien. - Reconoció Yoochun. Aunque no hizo ningún intento para alejarse de Changmin. - Quiero que me ayudes con Yunho y Jaejoong.

- ¿No habíamos tenido ya esta conversación? - Preguntó Changmin, medio-preguntándose el porqué los labios de Yoochun se sentían tan bien cerca de su cuello.

- Y tú no estabas de acuerdo conmigo. - Señaló Yoochun. Sus palabras chocando calientes contra el cuello del joven.

- ¿Y qué te hace creer que ahora sí lo estaré? - Desafió Changmin.

Yoochun sonrió. - Almuerzo, Changmin-ah, tu preciado almuerzo.

Changmin se quejó. - Está bien, está bien. ¿Qué quieres que haga?

Yoochun se encogió de hombros. - Yo… No había pensado en eso.

Changmin hubiera abofeteado su frente en señal de frustración, pero sus muñecas seguían apresadas entre las manos de Yoochun, así que se conformó con golpear su cabeza hacia atrás contra la pared. - Eres un idiota.

- Ya sabes, solo tienes que interferir en situaciones y hacerlos estar juntos. - Sugirió Yoochun.

- Está bien, lo que sea. - Dijo Changmin. - ¿Ahora podrías dejarme para ir a almorzar?

- Una cosa más. - Dijo Yoochun retrocediendo un poco para buscar los ojos de Changmin.

- ¿Qué?

Los párpados de Yoochun pestañearon ligeramente y su lengua recorrió sus labios lentamente. -  Ven a trabajar para mí, cariño.

- En tus sueños. - Se burló Changmin, alegrándose de haber ocultado fácilmente la debilidad en su voz.

Yoochun se apartó de Changmin con una pequeña sonrisa juguetona en la comisura de sus labios. - Valió la pena intentarlo. - Dijo, golpeando el botón de nuevo.

Las puertas del ascensor se abrieron, y Yoochun salió despidiéndose con un movimiento de mano. Changmin se desplomó contra la pared, una vez que las puertas se hubieron cerrado.

Mierda, Yoochun…

---------------

- No, ya sé que me dijiste que tenía que estar en casa a… ¡Oh, por el amor de dios! ¡Estoy en el trabajo, Sooyeon! - Yunho se quejó. - Voy a tener que hacer horas extras esta noche para terminar todo el trabajo, ¿de acuerdo?

Jaejoong estaba parado frente a la puerta semi abierta, preguntándose si irse o quedarse y escuchar a escondidas.

- Bueno, ¿qué se supone que debo hacer? Tengo que terminar este trabajo y yo… Oh sí, es fácil para ti decirlo ¡¿Por qué siempre me quieres en casa tan temprano?! Oh, oh así que eso es lo que es, ¿no? Sólo me quieres allí para que me puedas mostrar a tus amigos. No, yo no he dicho eso, yo… Oh por dios, ¡Está bien! ¡Voy a estar allí!

Jaejoong escuchó el teléfono caer de golpe sobre la mesa y se asomó por la puerta para ver a Yunho con la cabeza entre las manos. Tosió nerviosamente antes de empujar la puerta. - Um ... ¿Y-Yunho?

- Oh, Jaejoong. - Exclamó Yunho, empujando un poco la puerta. - ¿Qué necesitas?

- Nada, en realidad. - Admitió. - Yo, um, me estaba preguntando si querías ir a un club esta noche.

Yunho hizo una pausa, momentáneamente aturdido en el silencio. Él… ¿Me está invitando a salir?

- Changmin me dijo que había visto un nuevo club a unas pocas cuadras de aquí mientras estaba en su almuerzo. - Continuó Jaejoong - Él me invitó a ir allí esta noche con él y Yoochun, y me pidió que buscara a más personas para que se unan a nosotros.

Yunho suspiró. - No creo que pueda ir esta noche. Lo siento, Jaejoong.

- ¿De verdad? ¿Tienes planes para esta noche?

Suspiró de nuevo. - Debo ir a una función con mí… Con alguien.

Jaejoong frunció los labios. - ¿Con su esposa?

Yunho suspiró por tercera vez, aunque fue más parecido a un gruñido. - Sí. ¿Cómo sabes que…

- Yoochun me dijo. - Explicó Jaejoong. - Ella debe ser una mujer muy afortunada.

Yunho forzó una sonrisa. - No, yo soy el afortunado.

- Hmm. Supongo que Yoochun estaba bromeando cuando dijo que eras gay. - Reflexionó Jaejoong, más para sí mismo.

- ¡¿Qué?! - Se sorprendió Yunho. - Y-yo…

- Está bien, lo entiendo. Perdón si te ofendí. - Se disculpó Jaejoong.

- ¡No, no! Yo quiero decir, Yoochun estaba… sí, yo… no…

Jaejoong inclinó la cabeza. - ¿No eres gay?

- No, yo… Soy gay. -Dijo Yunho.

- Y estás casado. - Agregó Jaejoong.

- Sí. Bueno, legalmente.

- Ya veo. - Dijo Jaejoong en voz baja. - Casado legalmente. Es decir, ¿emocionalmente?

- Emocionalmente, estoy... Libre. - Respondió Yunho formalmente, como si no estuviera implicando cosas de por medio.

- Y físicamente… - Continuó Jaejoong sonriendo un poco. - Físicamente, eres un hombre soltero.

- Sí, muy soltero. - Afirmó Yunho.

Jaejoong sonrió y comenzó a salir de la oficina. Miró por encima del hombro a Yunho. - Vamos a divertirnos en el club, Yunho.

- Suena bien. - Aceptó Yunho jurando ver a Jaejoong guiñándole un ojo antes de cerrar la puerta detrás de él.

Business Affairs - Cap. 5

“Los dedos de Yunho apretaron las caderas de Jaejoong, y el secretario ronroneó ligeramente, balanceando sus caderas contra las de Yunho, lento y sensualmente”

- Aquí están los archivos que me pediste. - Dijo Jaejoong dejando un montón de papeles sobre la mesa. - Y tu café.

Yunho tomó la taza con una sonrisa de agradecimiento, posando sus ojos en el cuerpo de su secretario. Jaejoong siempre lucía bien, pero hoy estaba particularmente encantador. Sus pantalones vaqueros estaban muy ajustados, su camisa abotonada estando más arriba de lo que debía revelando un toque burlón de su ombligo. Los primeros botones estaban desabotonados, una corbata colgando alrededor de su cuello y Yunho estaba  teniendo demasiados pensamientos inapropiados, acercándose más y…

- Gracias, Jaejoong.

- No es problema. - Sonrió Jaejoong. - Oh, ¿cómo estuvo tu tarde? ¿Fue buena la función?

Yunho se quejó. - Fue aburrido como el infierno, pero salí vivo. ¿Cómo te fue en el club?

- No fuimos. - Dijo Jaejoong con el ceño fruncido. - Le surgió algo a Changmin y Yoochun dijo que teníamos que posponerlo. Iremos esta noche.

- Oh, ya veo. Eso es genial.

Jaejoong asintió. - Entonces, ¿hay algo que necesites que haga?

- Bueno, puedes enviar algunas cartas por fax por mí si quieres. - Sugirió Yunho.

- Claro. - Estuvo de acuerdo Jaejoong. Yunho agarró una pequeña pila de papeles y se los entregó. Jaejoong se los llevó y se giró hacia la puerta.

Todo iba de acuerdo al plan hasta que Changmin apareció por la puerta.

Jaejoong saltó hacia atrás de la sorpresa botando accidentalmente los papeles. - ¡Oh no! - Exclamó consternado. - Lo siento, Yunho-sshi.

- No te preocupes por eso. - Dijo Yunho poniéndose de pie ofreciendo su ayuda para recogerlos.

Pero entonces… Jaejoong se inclinó justo frente a él.

Su trasero era redondo y delicioso, subiendo y bajando en frente de su cara. Yunho sintió que su boca se secaba de repente. ¿Me está tomando el pelo a propósito? La gente normal no mantiene sus rodillas de manera recta cuando están recogiendo las cosas... mierda, él es tan sexy…

Al parecer, Jaejoong se tomó el tiempo suficiente para recoger todos los papeles para después excusarse con otra disculpa rápida y salir de la oficina. Changmin sonrió, apoyándose en el marco de la puerta.

- Limpia tu baba, Yunho. - Sugirió.
---------------

Cuando Jaejoong asomó la cabeza en la oficina de Yunho para decirle que estaba tomando su pausa para el almuerzo, Yunho lo llamó.

- ¿Qué sucede? - Preguntó Jae, ladeando la cabeza hacia un lado.

Yunho se sonrojó ligeramente, su mente todavía llena del trasero de Jaejoong. - Me preguntaba si… Podría ir con ustedes esta noche. Ya sabes, al club.

Jaejoong sonrió. - ¡Por supuesto! Me gustaría que vinieras.

Yunho le devolvió la sonrisa. - Genial. Bueno. Está decidido, entonces.
---------------

Cuando Yunho llegó a su casa, dejó su maletín junto a la puerta, tiró el abrigo sobre una silla de la cocina y pasó por el lado de su esposa con un simple "hola" antes de dirigirse a su dormitorio, preguntándose qué debía llevar al club.

Sooyeon lo siguió hasta el dormitorio, mirándolo con las manos en las caderas cuando comenzó a sacarse la camisa y los pantalones. - ¿Qué estás haciendo?

- Cambiándome ropa. - Dijo simplemente.

Ella lo miró con una ceja levantada mientras él comenzaba a ponerse un par de lujosos jeans azul oscuro y una camisa a cuadros rosa y blanco. - ¿Por qué necesitas vestirte tan elegante si estás en la casa?

- Voy a salir. - Dijo él, colocándose el cinturón en sus pantalones mientras buscaba en su armario un buen par de zapatos que combinaran con su atuendo.

- ¿Quién lo dice? - Preguntó secamente.

Yunho se volvió hacia ella y parpadeó lentamente. - Yo lo digo.

- ¿Me preguntaste? - Gruñó. - Yo podría haber tenido planes para esta noche.

Yunho se encogió de hombros, volviéndose hacia su espejo de cuerpo entero y preguntándose qué cosa pensaría Jaejoong en este caso. - Hicimos lo que tú querías anoche.

- Y vamos a hacer lo que yo quiero esta noche también. - Dijo. - Cámbiate, la cena estará sobre la mesa en cinco minutos.

- Está bien, cariño. - Yunho estuvo de acuerdo fácilmente, aún examinando su reflexión. Sooyeon resopló y salió de la habitación, teniendo la certeza de que había ganado.

Yunho agarró su billetera, su teléfono y salió por la puerta principal antes de que su esposa pudiera detenerlo.
---------------

Cuando Jaejoong entró en el club nocturno, pudo observar que era terriblemente grande y que tenía luces intermitentes en toda la pista de baile. El lugar estaba lleno, tanto en el suelo y a lo largo de la barra. Se abrió paso a través de las personas, explorando el espacio y buscando a Yoochun, Changmin o Yunho.

Tardó unos instantes, pero finalmente los vio, sentados en una cabina junto a la pared. Cruzó la pista de baile y se deslizó en el banco junto a Yunho.

- ¡Oye, Jae! - Saludó Yoochun.

- Hola - Sonrió de vuelta, sonriéndole a los tres. - ¡Wow! Este lugar está lleno.

- Todavía es temprano, así que estará más lleno. - Señaló Changmin.

- Bueno, ¿qué estamos esperando? - Exclamó Yoochun, sonriendo. - ¡Vamos~! - Agarró la mano de Jaejoong y lo tiró sobre la pista de baile.

Yunho suspiró, sacudiendo la cabeza. - Yoochun nunca cambia.

Changmin se rio. - Él no sería Yoochun si no fuera un animal en las fiestas.

Yunho sonrió. - ¿Cómo van sus intentos de reclutamiento, por cierto?

Changmin arrugó la nariz. - Fallando. Yo sé que él piensa muy bien de sí mismo, pero en serio, ¿tú crees que él notaría que no sigo siendo sexy para él después de un rechazo o dos?

- Así que, ¿no estoy a punto de perder a mi mejor miembro del personal?

Changmin se burló. - Yo, ¿el mejor miembro? ¿No es esa la posición de Jaejoong?

Yunho rodó sus ojos. - Muy divertido, Min. Tú sabes que él no es el mejor miembro del personal.

Hizo una pausa y luego añadió. - Él es más violable.

Changmin comenzó a reírse. - Oh Dios, qué diría Sooyeon si estuviera aquí escuchándote…

- Realmente no me importa lo que ella diga. - Dijo Yunho. - Estoy tratando de no pensar en ella en este momento.

- No puedo creer que en realidad te dejó venir. - Dijo Changmin. - Ella debe estarse sintiendo inusualmente agradable.

Yunho miró a Changmin y luego murmuró. - Ella no me dejó venir.

La mandíbula de Changmin se cayó. - ¡Oh, Dios mío, te escapaste! - Changmin comenzó a reírse nuevamente manteniendo una mano en su estómago. - Debes estar muy desesperado por ver a Jaejoong bailando.

Yunho se sonrojó. - Eso... Es-esa no es la razón. ¡En absoluto!

- Claro que no lo es. No te preocupes, estoy seguro de que llegarás a acostarte con Jaejoong esta noche.

- Cállate, idiota. - Murmuró Yunho. - Voy a tomar un trago, ¿quieres uno?

- Está bien. - Changmin estuvo de acuerdo sin dejar de reír. Yunho resopló y se dirigió a la barra abriéndose paso entre la multitud de cuerpos con poca ropa. Estaba casi en la barra cuando un mechón de pelo familiar captó su atención y miró por encima.

Literalmente, se congeló en el lugar cuando vio a Jaejoong con sus brazos alrededor del cuello de un extraño, meciéndose contra él.

Yunho sabía que debía marcharse a la barra, pero sus pies no parecían estar escuchándolo. No podía apartar los ojos de Jaejoong. Estaba mirando, casi hipnotizado, la forma en que sus caderas se movían  tan sexymente, cómo esas manos extrañas agarraban su trasero acercándolo más al cuerpo del desconocido. La sonrisa de Jaejoong indicaba que parecía estar disfrutándolo, incluso se rio cuando el extraño se inclinó y le susurró algo al oído.

Los dedos de Yunho temblaban mientras se preguntaba qué se sentiría tener ese cuerpo envuelto alrededor de él.

Iba a dar media vuelta y alejarse, pero por desgracia, Jaejoong levantó la mirada y lo vio. Jae sonrió, y se excusó con el hombre con el  que estaba bailando y, por supuesto, con el cual parecía que había estado a punto de follar.

- ¡Yunho~! - Saludó. - ¿Decidiste venir a bailar?

- Uh, no, yo… Uh, bebidas. - Yunho trató de explicarse mientras Jaejoong comenzaba a mover sus caderas al ritmo de la música, con sus manos moviéndose por su costado.

- Bueno, ahora estás aquí. - Dijo Jaejoong. - ¡Así que debes bailar!

- Oh, no, realmente no estoy de humor…

Jaejoong hizo un mohín. - Sólo uno, ¿sí? ¿Para mí? - Rodeó con sus brazos la cintura de Yunho acercándolo más.

- Si... Si insistes.

Jaejoong sonrió. - Realmente lo estoy haciendo.

- Está bien, está bien. - Dijo Yunho. - Pero solo esta canción.

Una nueva canción había comenzado, con un sonido bajo y un ritmo espeso. Las manos de Yunho se instalaron provisionalmente en las caderas de Jaejoong. Era el tipo de canción en que el baile parecía más una rutina y no estaba muy seguro de qué era lo que había querido decir Jaejoong con 'baile'.

Jaejoong respondió a esa pregunta por él mientras movía su cuerpo lentamente, de forma tentadora, contra el suyo.

Los dedos de Yunho apretaron las caderas de Jaejoong, y el secretario ronroneó suavemente, meciendo las caderas contra las de Yunho, lento y sensual haciendo que todo comenzara a despertar. Yunho tragó nerviosamente cuando las manos de Jae se deslizaron por su pecho sin prisa, las palmas presionando contra sus músculos tonificados llegando a envolver fuertemente su cuello, obligándolos a reducir el espacio personal de cada uno. Jaejoong enterró su cabeza en el hueco del cuello de Yunho, y podía sentir el aliento del mayor a través de su cuello.

No deberías estar haciendo esto, susurró una pequeña voz en el fondo de la mente de Yunho. Él es tu secretario, tendrás que ir a trabajar y actuar normal frente a él mañana.

Una de las piernas de Jaejoong se deslizó entre las de Yunho. Mantuvo su muslo apenas a unos centímetros de la ingle de Yunho y los pensamientos que no debería estar teniendo, desaparecieron en un instante. Jaejoong comenzó a mecerse al compás de la música, sus caderas balanceándose, y sus piernas estaban situadas de forma que Yunho no tuvo otra opción que moverse junto con él. La sensación del “jean contra jean” tenía a Yunho más emocionado de lo que debería estar y tuvo que morderse la lengua cuando Jaejoong comenzó realmente a entrar en su entrepiernas, trayendo un nuevo significado de 'chico tímido’.

Jaejoong se enderezó lentamente hasta su altura normal y se rio con una sonrisa descarada en su rostro. Se humedeció los labios y le preguntó. - ¿Te alegra el haber aceptado venir a bailar, Yunnie?

- ¿Qué pasó con Yunho-sshi? - Preguntó Yunho, la garganta seca. Sus manos se deslizaron hacia la parte baja de la espalda de Jaejoong y luego migraron hacia abajo, agarrando dos nalgas redondas.

Jaejoong soltó otro de esos deliciosos maullidos, echando la cabeza hacia atrás y llevando sus caderas hacia las de Yunho mientras que su jefe comenzaba a manosear más su trasero, masajeando firmemente sus nalgas.

- Estamos muy cerca de estar utilizando sshi ahora, ¿verdad? - Dijo Jaejoong, con una mirada afilada entre sus cuerpos entrelazados.

Yunho se rio, y Jae pensó que todo estaba brillando positivamente. Yunho, era tan apuesto, sin restricciones y libre que Jaejoong sintió una chispa de ira contra Sooyeon por tener a Yunho tan cerca.

Pero, pensó Jaejoong con una sonrisa tirando de sus labios, él no está con ella. Está conmigo ahora.

Jaejoong se movió contra Yunho de nuevo, frotando insistentemente sus cuerpos juntos, y Yunho sentía que se iba. Acercó más su cuerpo y se sintió casi orgulloso cuando se dio cuenta de que Jaejoong estaba más “abultado” de lo habitual.

Jaejoong estableció un ritmo que Yunho estaba feliz de seguir, rozándose y empujándose uno contra el otro. Los dedos de Jae se arrastraron por el pelo de Yunho apretando sus cabellos castaño oscuro. Su rostro a centímetros de Yunho. El más joven podía sentir el calor de su aliento contra sus labios y los ojos de Jaejoong perdiéndose en los suyos.

Mierda, se dio cuenta Yunho, estoy bailando con él. ¡Yo no debería estar bailando de esta forma con él! Se supone que Jaejoong debía organizar mis archivos, buscar mi café y contestar el teléfono, no enrollar sus brazos alrededor de mi cuello y ronronear cosas sugerentes en mi oído y  tener este tipo de contacto conmigo, porque tocarlo así solo dará lugar a que yo lo recueste en mi escritorio y...

Oh. Oh dios. Oh mierda.

Yunho casi gimió en voz alta ante la imagen mental, y cerró los ojos, apartando la cara de Jaejoong. Jae lo tomó como una invitación a lamer una línea de su cuello expuesto, y Yunho gimió saltando lejos.

En ese momento, la canción comenzó a desvanecerse y Jaejoong le guiñó un ojo. - Sólo un baile. - Le recordó.

- Yo-um, sí, voy a... a ir...

Yunho tropezó justo fuera del baño de los hombres y una vez que entró se echó agua en la cara hasta que su corazón volvió a latir al ritmo normal.
---------------

- ¿Dónde están todos? - Preguntó Yoochun mientras se sentaba al lado de Changmin.

- Jae aún sigue bailando y creo que Yunho se unió a él.

- Oh, debiste haber venido y buscarme en lugar de estar sentado aquí solo.

Changmin se encogió de hombros. - No me importa estar solo.

- Bueno, a mí sí. - Yoochun le dijo con firmeza. - Vamos.

- ¡Yo no quiero! - Changmin protestó mientras Yoochun le agarraba la mano y trataba de tirar de él.

- Sí, sí quieres. - Yoochun sonrió, luchando para que Changmin fuera a la pista de baile.

Todo el resto de la noche, Changmin estuvo con una voz ronca que susurraba cosas sucias en su oído y un cuerpo flexible frotándose contra el suyo, mientras él insistía toda la noche que, después de todo, él ‘no quería hacerlo’.

Business Affairs - Cap. 6

“ ¿Seduces a todos tus jefes?”

Yunho se golpeó la cabeza en el escritorio.

- Concéntrate. - Se dijo volviendo a mirar la pantalla de su ordenador. Pero no sirvió de nada, dos segundos después, él estaba pensando en Jaejoong de nuevo.

- Ugh, sal de mi cabeza. - Se quejó masajeando sus sienes. Su cerebro golpeó contra su cráneo y pudo sentir que se acercaba un dolor de cabeza, probablemente producto del alcohol, las luces y la música a todo volumen del club, sin mencionar la terrible charla que había recibido de Sooyeon cuando había llegado a la casa.

Ugh… Sooyeon…

Yunho estaba dando vueltas en círculos, sus pensamientos lo distraían completamente de su trabajo. Por un lado, su mente repetía las escenas de la noche anterior, reviviendo la sensación de tener el cuerpo de Jaejoong frotándose contra el suyo, de sus dedos delicados y sus caderas traviesas.

Y por otro lado (la mano izquierda para ser exactos) el anillo en su mano se sentía pesado, un frío recordatorio de su esposa, Sooyeon, el hecho de que él era un hombre casado y que además, estaba engañándola.

También estaba el hecho de que no le importaba si le asustaba o no.

No era como si él estuviera enamorado de Sooyeon, eso nunca había pasado. Y aunque él siempre le había dicho a Yoochun que la razón por la que se había quedado con ella era por respeto a la decisión de sus padres, no era exactamente esa. Pero aun así, había algo en la situación que le hacía sentirse enfermo. Se sentía culpable por mirar a Jaejoong, porque bastaba solo con una mirada para comenzar a pensar cosas que no debería pensar. Y si bien nunca había sido un marido fantástico, él creía en la honestidad y la confianza.

El engaño era algo que nunca había considerado y que iba en contra de toda su moral. Nunca, nunca había pensado en tener una aventura.

Hasta que había conocido a Jaejoong.

Ni siquiera estaba seguro de qué es lo que hacía a Jaejoong tan... Atractivo. Sí, era muy bonito, pero desde que comenzó a trabajar en la empresa, Yunho había visto a personas extraordinariamente hermosas. Pero Jaejoong era más hermoso que cualquier otro. Él era amable y divertido, y tan seductor. Sus sonrisas eran como el sol, y cuando pasaba la lengua por los labios…

Yunho dejó escapar un sonido de frustración. - ¡Basta, basta, basta!

Apretó el botón del intercomunicador. - Jaejoong, ¿puedes traerme un café?

Unos minutos después, la puerta se abrió y Jaejoong entró sosteniendo una taza. Dejó la taza sobre el escritorio de Yunho y junto a ella colocó una caja de paracetamol.

- Pensé que podrías necesitar estos.

- Gracias. - Dijo Yunho sacando dos pastillas. Jaejoong se dio la vuelta para salir y Yunho lo llamó. - ¡Espera un momento!

Jaejoong se dio la vuelta. - ¿Sí?

- Toma asiento. - Dijo Yunho. - Quiero hablar contigo.

- Oh, no. -Dijo Jaejoong mientras se sentaba. - Eso es lo que dicen siempre antes de que te despidan.

Yunho se rio. - No voy a despedirte.

- ¡Bien! - Sonrió Jaejoong.

- Es, uh... Es por lo de anoche. - Comenzó Yunho con nerviosismo.

- ¿Qué sucede? - Preguntó Jaejoong con curiosidad, inclinando la cabeza hacia un lado como si no supiera exactamente a lo que Yunho se refería.

- Quería disculparme por mis acciones de anoche. - Dijo Yunho, sintiendo cómo la sangre llegaba a sus mejillas. - La forma en la que me comporté fue inadecuada y me aseguraré de que no vuelva a ocurrir.

- ¿Una conducta inapropiada? - Repitió Jaejoong. - ¿De qué hablas?

Yunho se aclaró la garganta. - Bailar contigo en la manera en que lo hice no fue profesional. Eso fue un error de mi parte.

- La mayoría de la gente baila así, Yunho -ah - Sonrió Jaejoong - No veo lo inapropiado en ello.

- Ese tipo de acciones por lo general conducen a nuevos tipos de comportamientos inapropiados, y... Y realmente, no es saludable para nuestra relación de trabajo ser amigos.

- ¿Y a qué tipo de cosas no llevaría? - Preguntó Jaejoong inocentemente.

- Jaejoong - Comenzó Yunho a modo de advertencia.

- Y cuando dijiste que no podíamos ser amigos - Continuó Jaejoong, inclinándose hacia delante. - ¿Eso significa que podríamos ser... Algo más?

- Jae - Dijo Yunho de nuevo, sus manos apretando el borde de la mesa.

- ¿Algo así como amantes? - Preguntó Jaejoong, poniéndose de pie y apoyándose sobre el escritorio de Yunho. Yunho se echó hacia atrás, alejándose de su secretario.

- Estoy casado. - Dijo.

- Emocionalmente disponible. - Respondió Jaejoong.

- Eso también fue inadecuado de mi parte.

- Si sabías que era inapropiado, ¿por qué lo dijiste?

- Yo…

- Porque quieres esto. Tú me quieres. - Dijo Jaejoong. Se inclinó aún más cerca poniendo su rodilla sobre el escritorio de su jefe.

- No deberíamos hacer esto. - Suspiró Yunho.

- ¿Cómo algo así va a ser malo si se siente tan bien? - Lo desafió Jaejoong. Su rostro estaba a sólo unos centímetros de distancia, y Yunho podía sentir las ganas en sus dedos de llegar y enredarse en el pelo de Jaejoong.

- Yunho-ah. - Continuó Jaejoong. - Nunca me dijiste a qué podía llegar lo de anoche.

- ¿Seduces a todos tus jefes? - Preguntó Yunho.

- Sólo a los más guapos. - Se burló Jaejoong para luego acortar la distancia entre ellos, juntando sus labios.

Yunho fue lento en responder, su mente temporalmente en modo apagado. Los labios de Jaejoong eran de terciopelo y Yunho los empujó con aprensión. Jaejoong, felizmente obligado, agarró las mejillas de Yunho acercándolo más, mientras que la lengua de Yunho se deslizaba por sus labios entrelazándola con la suya.

Jaejoong sabía a vainilla y a pecado. Yunho pensó que era un sabor que fácilmente podría ahogarlo y, demasiado pronto para su gusto, Jaejoong se apartó.

- Disfruta tu café. - Dijo con una sonrisa y luego se marchó.

Con un quejido, Yunho hundió la cabeza entre sus manos. ¿Qué estás haciendo, Yunho…
---------------

Yoochun no despegaba su vista del reloj y cuando faltaban solo cinco minutos para el almuerzo de Changmin, salió de su oficina y dio un paseo por el pasillo hasta el departamento de Yunho. Se sintió confundido cuando encontró vacío el asiento habitual de Changmin.

- Oh, hola Yoochun. - Saludó Jaejoong, que apareció por una esquina. - ¿Qué estás haciendo aquí?

- Estaba buscando a Minnie. ¿Sabes dónde está?

- ¿Changmin? Él llamó para decir que estaba enfermo. - Dijo Jaejoong con el ceño fruncido. - Pobre chico, creo que tiene un virus estomacal.

- Pero él parecía estar bien anoche. - Señaló Yoochun con las cejas fruncidas.

Jaejoong se encogió de hombros. - Tal vez el alcohol le hizo mal.

Yoochun suspiró. - Quizás. Oye, si alguien pregunta, diles que me fui a casa temprano, ¿de acuerdo?

Jaejoong lo miró un poco sorprendido. - Um, está bien.

- Gracias. ¡Nos vemos mañana, Jae! - Exclamó Yoochun con alegría, agitando su mano mientras salía de la oficina.

No era como si Yoochun fuera un acosador o algo así, sino que más bien, quería conocer dónde vivía Changmin. Nunca había estado en la casa del menor antes, y ahora parecía un buen momento para visitarlo.

En el camino se detuvo en la farmacia para conseguir un poco de medicina y en el local de comida china para llevar un poco de sopa de pollo (era terrible en la cocina y todo lo que intentara cocinar, probablemente le haría peor a Changmin en lugar de mejorarlo)

Cuando llegó a la casa de Changmin, tocó el timbre. No hubo respuesta, pero Changmin era tan predecible así que buscó la llave debajo de una maceta junto a la puerta. Sacudiendo la cabeza, Yoochun abrió la puerta y entró.

- ¿Changmin? - Llamó. - ¿Hola?

No hubo respuesta, y se tomó un momento para inspeccionar la sala de estar de Changmin antes de dirigirse por el pasillo hasta donde él suponía que estaba la habitación. Las primeras puertas que abrió fueron erróneas; una habitación libre, un cuarto de baño y un armario. Sin embargo, la cuarta puerta tuvo más éxito. Cuando abrió la puerta, Changmin saltó de miedo y dejó escapar un ruido ahogado de sorpresa.

- Minnie, solo soy yo.

- ¿Yoochun? - Dijo Changmin dubitativamente. Con una mano se agarraba el corazón. - Oh, Dios mío, ¡me asustaste! - Gritó desde su capullo de frazadas.

- Llamé cuando entré. - Se defendió Yoochun. - No es mi culpa que seas sordo.

- Estoy enfermo. - Se quejó Changmin. - Déjame en paz.

- Lo sé, Jae me dijo. ¿Por qué no me llamaste? - Preguntó Yoochun, sentándose al lado de Changmin y colocando sus bolsas en el suelo.

- Porque no eres mi jefe y no estoy obligado a llamarte cuando estoy enfermo. - Respondió Changmin rodando los ojos.

- Pero, ¿quién iba a cuidar de ti? - Se inquietó Yoochun. Subió las mantas hasta la barbilla de Changmin.

Changmin resopló. - Soy un hombre adulto, Yoochun, puedo cuidar de mí mismo cuando estoy enfermo.

- Bueno, no estás haciendo un buen trabajo. - Dijo Yoochun. - Aquí te traigo un poco de sopa de pollo. - Sacó la sopa y la cuchara de plástico, entregándoselos a Changmin.

- Tan cliché. - Murmuró Changmin, pero abrió la sopa y comenzó a comer en seguida.

Yoochun sonrió suavemente. - Deberías tomarte algunas de estas, también. - Dijo Yoochun, sacudiendo la caja de pastillas frente a su cara. - Voy a traerte un vaso con agua.

Le tomó un tiempo encontrar la cocina y luego el mueble con los vasos, y para el momento en que regresó a la habitación, Changmin se había quedado dormido, la sopa agarrada débilmente en sus manos y un rastro de ella chorreando por la barbilla.

Yoochun se rio y tomó la sopa de Changmin, colocándola en la mesita de noche. Cogió un pañuelo y le limpió la boca. Se apoyó sobre la cama para acariciar el cabello del joven mientras subía más las mantas para cubrirlo bien.

- Y decías que podías cuidarte solo. - Murmuró en voz baja, dejando un suave beso en la frente de Changmin.