Actualización N° 195

1 comentarios
Lamento no haber actualizado, pero como comente en Facebook estoy a full con la universidad... Discúlpenme.

HoMin / MinHo:
-10 años Cap. 8

SuMin / MinSu:
-Aisenai aishitai Cap. 7

JaeMin / MinJae:
-Lovestrong Cap. 2
-Novio secreto Cap. 7

Parejas Varias:
-El pasado nunca muere [MinSu & YunJae] Cap. 7
-El príncipe de los bárbaros [MinSu & YunJae] Cap. 7
-Insano [JaeChunSu, YooSu, ChunJae] Cap. 10
-You are everything I've been looking for [HoMin, JongMin, ChangKyu, EunHae, KyuHo] Cap. 6
-Starry Night [MinJae & Minsu] Cap. 2

RUKI

Novio secreto - Cap. 7

0 comentarios
Desilusión

La mañana recibió a Changmin no solo con algunos rayos de sol filtrándose por la cortina hasta instalarse en su cara, sino con una terrible resaca. Al abrir los ojos sintió unas terribles náuseas y se levantó enseguida del suelo, sin pensar en nada más que la sola idea de vomitar todo hasta vaciar su estómago

Al salir del baño luego de lavarse afanosamente los dientes y de lavarse la cara con abundante agua, Changmin reparó en el hecho de que salvo sus movimientos, no había ningún otro ruido dentro de la cabaña. Confundido se rascó la cabeza y avanzó hacia la habitación, al asomarse llamó a Jaejoong pero no recibió respuesta, intuyó que quizás estaba en otra parte del lugar y no le tomó mayor importancia, así que fue hacia su ropa y se colocó los primeros calzoncillos que encontró

  • ¡Más te vale que estés tan calladito porque me estás preparando el desayuno muy concentradamente! —gritó desde la alcoba— ¿Jaejoong? —lo llamó luego de casi un minuto sin obtener respuesta

Changmin salió de la habitación y fue directo a la cocina, pero esta estaba sola, frunció el ceño confundido, Jaejoong no estaba en la sala donde la noche anterior hicieron el amor, tampoco estaba en el baño donde él hace pocos minutos estuvo vomitando, su novio no estaba en la cocina donde acababa de asomarse

  • ¿Dónde estará? —pensó preocupado— ¿Habrá salido a comprar víveres? La última tienda que vimos camino aquí estaba a unos quince minutos en auto —reflexionó—

El menor de TVXQ le restó importancia al asunto y fue de nuevo a la habitación, sin darse cuenta que las cosas de su novio no estaban ahí. Changmin salió de nuevo a la sala, apagó los últimos restos de la lumbre en la chimenea y comenzó a juntar el desorden que ambos dejaron, sonrió al recordar todas las cosas que habían hecho, ahora se sentía muy relajado y de buen humor, cuando tuviera que volver al trabajo lo haría con gusto, ese pequeño viaje sin duda había valido la pena

  • Tomaré un baño en lo que regresa —decidió seriamente— Y le daré un buen castigo por no dejar recado —sonrió malévolamente, imaginando todo lo pervertido que le haría—.

El agua de la regadera sobre su piel se sintió como un gran alivio, aún sentía dolor de cabeza debido a la resaca, saliendo de la ducha se hidrataría mucho para balancear la compensación de haber ingerido tanto alcohol. Changmin estaba acostumbrado a las borracheras con sus amigos, especialmente los de la Kyu-line, pero ellos solían beber cerveza, por lo que otros alcoholes le causaban una terrible resaca

  • Tomé una ducha sin ti, más te vale tener una buena excusa —llamó de nuevo, alzando la voz, pero cuando calló se dio cuenta que no había otro ruido dentro de la cabaña— ¿Es en serio? —se preguntó confundido, fue deprisa a la alcoba y miró su celular, había pasado más de media hora desde que despertó, y Jaejoong seguía sin volver

Un poco más preocupado, Changmin se asomó hacia afuera y efectivamente vio que solo estaba su auto estacionado en la parte del frente de la cabaña, luego regresó a la alcoba y mandó un mensaje, pero este se devolvió, como si no tuviera saldo, no había red de internet y tampoco pudo usar su kakao

  • Diablos —bufó enojado— Como haya tenido que volver sin avisarme le daré un buen golpe —pensó molesto

Changmin marcó al celular de Jaejoong pero la operadora le contestó diciendo que el celular al que marcaba se encontraba apagado o fuera de área de servicio. Molesto el maknae aventó su celular hacia la cama

  • ¿Acaso fuiste al bosque por frutos silvestres? —se quejó con frustración, luego se sentó en la cama, agarró su celular y miró la hora, cuarenta y cinco minutos desde que despertó y aún no sabía nada de Jaejoong— Estás preocupándome… ¿Y si te pasó algo? —pensó con alarma, pero trató de tranquilizarse.

Changmin miró el reloj de su celular y notó que ya habían pasado una hora con veinte desde que despertó, las manos le comenzaron a temblar

  • Debo salir a buscarlo —dijo con decisión, pero antes de eso marcó de nuevo al celular de Jaejoong, pero la operadora respondió con lo mismo— No puede ser, maldita sea

Changmin suspiró profundo y fue hacia la ropa para buscar que ponerse, ya que solo estaba vestido con ropa interior y una camisa. Al avanzar hacia el ropero notó que junto a este solo estaba su maleta

  • ¿Qué diablos…? —rápidamente abrió el ropero, solo su ropa estaba colgada, abrió los ojos ampliamente y el corazón le comenzó a latir de prisa— ¿Te fuiste? —confundido comenzó a hurgar por toda la habitación, solo para terminar de confirmar que solo sus cosas estaban ahí

Salió hecho una furia de la alcoba y avanzó de nuevo hacia la ventana para asomarse, vio su auto otra vez, solitario, así como él comenzaba a sentirse. Giró la cabeza hacia un lado y vio en la mesita junto a la puerta algo que no notó la primera vez que se asomó, junto a las llaves de su propio auto había otras llaves y un recado, a lo lejos reconoció la letra de Jaejoong y agarró la nota rápidamente, comenzó a leerla

  • Ya no podemos vernos, te amo pero esto no funcionará así. Por favor cierra bien la cabaña y devuelve esas llaves a Yunho, dale las gracias por mí. No me busques más, no quiero volver a saber de ti nunca… Jaejoong —leyó Changmin mientras le temblaban las manos, un nudo en su estómago le devolvió las náuseas con las que se despertó

Los ojos se le abrieron más de lo normal cuando intentó darle un sentido a tan absurdas palabras, luego cayó en la cuenta que incluso el nombre de su compañero estaba involucrado. Releyó la nota, confundido, como si intentara encontrar algún significado oculto, pero no, lo que leyó era exactamente lo que quería expresar Jaejoong, estaba terminando con él, indudablemente

  • Debe ser una broma, esto no… no puede… estar pasando —tragó saliva con una dificultad enorme y se apoyó con precisión de la puerta, empuñó la hoja con su mano derecha y luego la aventó al suelo— Jaejoong —al pronunciar ese nombre el nudo de su garganta le asfixió y exhaló una gran bocanada de aire para no ahogarse

Las lágrimas se le resbalaron silenciosas por el rostro antes de soltar el llanto, con la espalda apoyada en la puerta comenzó a deslizarse hasta el suelo, se sentó con las piernas encogidas y los brazos le cayeron a los costados, su cuerpo se sintió pesado como plomo, Changmin miró al vacío, todo aquello era tan absurdo

  • ¿Por qué nos haces esto Jaejoong? —preguntó con voz suave— ¡¿Por qué?! —gritó, menos tranquilo que antes, se levantó del suelo y corrió hacia la habitación otra vez, sobre la cama estaba su celular, marcó otra vez a su novio, o mejor dicho, ex novio, como la operadora respondió decidió dejar un mensaje de voz


Jaejoong despertó, luego de haber llorado se quedó dormido al menos unas cinco horas, miró la hora en su reloj de pared, talló su rostro, se sentía muy cansado, pero su cansancio no era físico sino emocional, como pudo se levantó de la cama, fue a la cocina y tomó un vaso con agua, quedándose junto a la estufa miró hacia la nada, recordando como le temblaba la mano mientras escribía una nota a Changmin

  • Espero no haber sido muy duro —pensó agobiado— Perdóname mi amor, de verdad —sintiéndose terrible regresó a su habitación, estaba deprimido, su cuerpo se sentía frío, necesitaba del calor de Changmin

Sin mucho ánimo agarró su celular y lo prendió, enseguida le salió una notificación, tenía dos mensajes de voz sin oír. El corazón se le aceleró, no hacía falta ser adivino para saber que eran de Changmin. El mayor se mordió el labio con fuerza, dudando si oírlos o no, luego de un rato se decidió a oírlos

  • “¡Cabrón! Jamás creí acto tan cobarde de tu parte, más te vale responder mi próxima llamada, ¿estás de broma? ¿Me amas pero me dejas? ¿Darle las gracias a Yunho? Más les vale tenerme una maldita explicación, estoy furioso, en verdad” —el tono de que el mensaje estaba terminado sonó, Jaejoong estaba sorprendido, era la primera vez que lo oía tan molesto—

  • Cielos, sí que se enojó —mordiéndose el labio inferior decidió oír el siguiente mensaje, dejado en el buzón cinco minutos después del primero, Changmin sonaba más tranquilo—

  • Escucha amor, si crees que te desharás de mí tan solo con decir esas palabras tan crueles estás equivocado, te amo, lo sabes, me amas, lo sé, dejarnos es absurdo, hemos pasado por tanto juntos. No quiero una vida sin ti ¿entendiste? —al terminarse el mensaje la sangre de Jaejoong se fue hasta sus pies y comenzó a llorar de nuevo

  • Perdóname —dijo como si pudiera oírle. Jaejoong escuchó de nuevo el segundo mensaje, la voz de Changmin sonaba tan triste que lo hizo sentirse peor— Es mejor así, me olvidarás, encontrarás a otra persona y serás feliz

Sonrió como para convencerse pero no dejaba de llorar. En el pasado nunca fue un hombre de lágrimas, sus amigos siempre lo conocieron por ser flemático, pero desde que él y Changmin se enamoraron su sensibilidad aumentó mucho más, ya no temía mostrar sus sentimientos, ahora no podía dejar de llorar, se sentía miserable


La música de su celular sonaba mientras él revisaba su agenda, no tenía actividades hasta el día siguiente, así que ese día lo aprovecharía para ir por ahí, quizás con sus amigos, o tal vez visitaría a sus padres, mientras lo decidía comenzó a preparar algo de comer, no era muy bueno, pero tenía bastante tiempo sin prepararse algo, así que estaba de buen humor

La puerta principal de su casa fue golpeada con fuerza, alguien llamaba de forma poco amable, aunque tenía timbre era obvio que quien llamaba así es porque quería demostrar desde un inicio su enojo. Yunho fue a su celular y apagó la música, miró hacia la puerta y se extrañó de que alguien llamara

  • ¿Quién podrá ser? —preguntó desconcertado, avanzó lento hacia la puerta.

El sitio donde vivía Yunho tenía circuito cerrado, para llegar hasta su puerta primero tendría que pasar por la caseta de vigilancia, si alguien llegó hasta ahí sin duda era conocido por el vigilante y sin duda era alguien que ya había estado ahí varias veces. La lista de personas posibles era en realidad reducida y Yunho descartó enseguida a sus padres y otros familiares

  • ¿Changmin? —pensó casi enseguida

  • ¡Ábreme! Sé que estás ahí —gritó su compañero, entonces Yunho confirmó que se trataba de él, enseguida el mayor pensó en su visita a casa de Jaejoong, seguramente su ex compañero le había contado de eso

  • Tarde o temprano iba a enfrentarte —dijo en voz baja y luego suspiró, se acercó hasta la puerta y agarró la perilla con la mano derecha, con la izquierda quitó el seguro, suspiró resignado y entonces abrió la puerta

Yunho se encontró con la mirada furiosa de Changmin y tragó saliva, el menor entró rápidamente mientras el mayor cerró la puerta, al girarse se encontró de nuevo con aquella mirada molesta

  • Changmin yo… —intentó explicar algo pero el otro interrumpió

  • ¡Explícame que diablos está pasando! —gritó furioso, aventándole a Yunho las llaves de la cabaña a los pies, pero estas no lo golpearon. El aludido miró hacia abajo, se agachó, agarró las llaves y se puso de pie— ¡Habla!

  • ¿Qué quieres saber? —preguntó con tono relajado, pero sintiendo una opresión en el estómago, hace años que no peleaba con Changmin y se avecinaba algo fuerte

  • No te hagas el imbécil —molesto metió la mano al bolsillo de su pantalón, extrajo la nota arrugada y la tendió hacia Yunho, él dio un paso al frente y estiró su mano, agarró la nota, trató de alisarla lo mejor posible y la leyó

  • Vaya, procuró dejar en claro mi participación —sonrió nervioso, luego levantó la mirada y lo observó, Changmin miró en sus ojos algún rastro de culpa, pero permaneció mirándolo con enojo

  • Habla ya —ordenó con tono duro, pero sin gritar

  • Antes que nada, quiero que sepas que lo hice por ti, porque te quiero Changmin —dijo con voz suave, tratando de calmarlo, pero Changmin sonrió sarcásticamente

  • Ahórrate la basura sentimental y explícame

  • Supongo que fueron a la cabaña —pausó, Changmin frunció el entrecejo pero afirmó— Es de mis padres, yo le pedí que te llevara y le pedí que te dejara —confesó, sintiendo de nuevo un nudo en la garganta al ver la expresión del menor

  • ¿Qué tu qué? —preguntó aturdido

  • Debían terminar —quiso excusarse

  • ¿Qué sabes tú?

  • Changmin, esa relación no era buena, los perjudicaba —dijo con desesperación

  • ¡No tienes idea de lo que hablas! —dijo, de nuevo alterándose, su rostro comenzó a ponerse rojo y Yunho temió lo peor al ver como empuñaba las manos

  • Entiéndelo, lo hice por ti, también por él, lo que menos quiero es que terminen afectados

  • ¡Cállate!

  • Por favor, créeme, ustedes no deben estar juntos —suplicó, quebrándosele la voz, no podía soportar aquella mirada llena de odio

  • No tenías derecho a meterte, sin importar tus razones ¡Hijo de perra! —perdiendo los estribos Changmin se acercó a Yunho con el puño derecho alzado y él cerró los ojos, dispuesto a recibir el puñetazo, pero solo sintió que el menor le agarraba la camisa por el cuello con su mano izquierda

Yunho abrió los ojos y observó la ira en la mirada de Changmin, su puño derecho temblaba, aún elevado por encima de ambos

  • Changmin… —musitó con voz temblorosa

  • Estúpida sesión de fotos —dijo Changmin con molestia. Al día siguiente tendrían actividades y por mucho que quisiera reventarle la cara sabía que no podía

  • Escúchame por favor, entiende mis razones —insistió el mayor, sin atreverse a soltarse del agarre, pero el otro lo miró, aún furioso

  • Solo entiendo lo mucho que te detesto en estos momentos —declaró sin problema, pero para Yunho oír eso fue peor que haber recibido un puñetazo en la cara

  • Yo… —antes que pudiera decir algo más, Changmin no se quedó con las ganas y bajando el puño lo estrelló con fuerza en el estómago de Yunho, sofocándolo

Lo soltó enseguida y Yunho cayó al suelo, sentado con las piernas abiertas, doblándose hacia delante se agarró el vientre. Changmin lo miró desde arriba y no sintió ni un poco de culpa, a pesar de los gemidos de dolor del mayor

  • Jamás en mi vida creí que pudieras desilusionarme de esta forma —dijo con pesadez, una vez que se desahogó y su coraje disminuyó un poco, analizó toda la situación, toda la admiración y respeto que sintió por Yunho durante tantos años se desvaneció en ese instante

  • No comprendes —musitó Yunho, pero el otro alcanzó a oír

  • ¿Qué no comprendo? ¿Qué eres un bastardo entrometido? ¿Qué alejaste de mí lo más sagrado que tenía? ¿Qué la persona que más amo me dejó por tu culpa? Porque si es eso claro que lo entiendo, lo que sé es esto: arruinaste mi vida —determinó sin hacer una sola pausa, y cada palabra fue como el corte de una navaja

Permanecieron en silencio por unos instantes, Changmin de pie, a solo dos metros de Yunho, observándolo con indiferencia, mientras el mayor, tirado en el suelo, sujetándose el estómago con la mano derecha, la cabeza agachada. Ya no se oían los jadeos de Yunho, tan solo el respirar de los dos, en el momento más incómodo de su amistad

  • ¿Te acuerdas Changdoll? —preguntó de pronto el mayor, el aludido lo observó seriamente, pero no respondió— Cuando ellos se fueron, éramos tan solo tú y yo, contra todo—sonrió, luego levantó la mirada, Changmin observó aquellos ojos rojos y cristalinos, tan solo tragó saliva— Vencimos los obstáculos juntos y nos hicimos más fuertes, ¿lo recuerdas? —lo miró y sus ojos transmitían súplica, Changmin solo frunció el entrecejo, luego le dio la espalda

  • Ahora solo podré recordar que la persona en quien más confiaba después de Jaejoong me traicionó. El amigo que creí mi hermano es el bastardo que intentó alejarme de lo que realmente me hace feliz —respondió con frialdad— Pero ¿sabes qué? Fue en vano, porque lucharé por él, ya no soy el crío que se escondía atrás de ti —se giró de nuevo hacia Yunho

  • No me arrepiento —confesó con voz firme— Hay personas en torno a ustedes que les quieren hacer daño, si obtengo tu odio a cambio de tu seguridad habrá valido la pena, porque te quiero demasiado, algún día lo entenderás —aunque algunas lágrimas le surcaron el rostro, su mirada firme en la de Changmin le dio seguridad, el menor lo observó en silencio

  • Jamás pasará, nunca entenderé esta actitud tuya —respondió al fin, acercándose a Yunho hasta estar justo frente a él, luego se agachó de cuclillas y se miraron a los ojos

  • Si la entenderás —contestó con una sonrisa, luego levantó la mano izquierda, con la que no se sujetaba el estómago y la colocó extendida sobre la mejilla de Changmin, para su sorpresa luego deslizó su pulgar y le acarició los labios, el menor lo miró consternado

Antes que pudiera reaccionar, el propio Yunho retiró su mano y sonrió, agachando la mirada, en silencio, Changmin se levantó, lo observó por última vez antes de avanzar hacia la puerta, el mayor continuaba sin moverse

  • Amo a Jaejoong como jamás amé en toda mi vida, ni tú ni nadie nos va a separar ¿me oíste? Más te vale dejar de meterte en lo que no te importa, porque la próxima vez sí te romperé la cara —sentenció fríamente, luego abrió la puerta y se fue

Al oír que la puerta se cerraba de nuevo, Yunho se quedó sentado en el suelo unos momentos más, reflexionando, seguía sin sentir arrepentimiento, sentía culpa, pero no estaba arrepentido de lo que había hecho. Levantó su mano y colocó sobre sus labios el dedo con el que acarició los de Changmin, cerró los ojos con fuerza antes de bajar la mano y empuñarla


Jaejoong abrió la puerta de su pent-house de mala gana, sabía que era Yoochun porque activó el circuito cuando él se anunció, tras de él, el menor cerró la puerta, vio fijamente la espalda de su amigo

  • ¿Estás bien? —preguntó preocupado, observándolo, Jaejoong giró levemente la cabeza hacia atrás, lo miró con tristeza en silencio y volvió a mirar al frente, caminó hasta el sillón de la sala y se sentó pesadamente en él —No me digas… —comentó molesto— El malnacido de Changmin ya te hizo algo —dijo con enojo, acercándose a la sala también

Al oír eso Jaejoong levantó la cabeza, lo miró con molestia

  • ¿Qué? —preguntó confundido

  • Si vienes a insultar a Changmin será mejor que te largues —dijo con voz dura y era la primera vez que le hablaba de esa forma, Yoochun abrió un poco más los ojos, sorprendido

  • Tranquilo, no lo estoy insultando, pero si el desgraciado te hizo algo voy y le…

  • Ya, ya, cállate ¿quieres? —interrumpió, furioso— Vete

  • No —respondió decidido— Está bien, no diré nada del bello y perfecto Changmin ¿está bien? Pero cuéntame que tienes —pidió con voz amable, Jaejoong no dejaba de mirarlo con frialdad— Vamos, no me mires así —el menor se acercó a la sala y se sentó en el sillón frente a su amigo

  • Lo siento Yoochun, no quiero hablar contigo —respondió sinceramente

  • Vamos, me preocupas y ya sé lo que piensas, tú crees que lo odio o algo así, pero no, sabes que estimo a Changmin, de verdad —dijo con seriedad, mirándolo a los ojos— Es solo que si se trata de ti, si te hace sufrir, no es precisamente mi persona favorita en el mundo —explicó preocupado, Jaejoong se cruzó de brazos y le volteó la cara

  • ¿No crees que sé cuidarme solo? —preguntó molesto— Y Changmin no me hace sufrir, él me hace más feliz de lo que jamás fui —su voz se entrecortó un poco y luego giró de nuevo la cabeza hacia su amigo

  • No te ves feliz ahora —respondió, mirándolo fijo. Jaejoong suspiró fuertemente

  • Terminamos, bueno, yo lo terminé a él —respondió luego de unos segundos, sorprendiendo al otro

  • ¿Por qué? ¿Qué sucedió? —más consternado que antes Yoochun se levantó del sillón y fue hacia donde estaba Jaejoong, se sentó a su lado

  • Es difícil estar juntos ocultándonos, no quiero eso para él, quiero que sea feliz, sin esconderse de nadie —respondió con dificultad, luego volvió a suspirar y sus ojos se enrojecieron

  • Jaejoong… —Yoochun agarró la mano de Jaejoong con fuerza— Tomaste la decisión correcta —dijo con tono amable, pero su afirmación no agradó del todo a su amigo, quien se soltó enseguida, se giró un poco hacia él y lo observó— ¿Qué? ¿Por qué me miras así? —preguntó consternado, el mayor se soltó enseguida y se puso de pie

  • No es verdad, es pésima decisión

  • ¿Y por qué la tomaste? —preguntó confundido

  • Porque… porque es verdad, pero no quiero que sea verdad —respondió dubitativamente

  • ¿Qué? ¿Perdiste la razón? Decídete, ¿Qué demonios hiciste? —preguntó extrañado, esperando respuesta, pero el mayor solo se quedó callado, se miraron a los ojos— ¿Alguien te sugirió que era buena decisión? Tú la tomaste pero sin creer que es correcto ¿es así como pasó? —explicó con otras palabras, conocía tan bien a Jaejoong que no le costó trabajo

  • Sí —respondió

  • ¿Quién? —cuestionó con interés

  • Yunho —respondió tras una pequeña pausa, Yoochun se sorprendió

  • Vaya, creí que solo era un atolondrado pero te ha sugerido algo inteligente —dijo Yoochun con una sonrisa, Jaejoong lo volvió a mirar con enojo

  • ¿Qué diablos pasa contigo? —preguntó enojado

  • Jaejoong, abre los ojos, tu romance con él no iba a funcionar por siempre

  • Era mucho más que un romance, no éramos solo amantes, es el amor de mi vida ¿Qué no entiendes? —molesto le volvió a dar la espalda, Yoochun también se levantó del sillón

  • Claro que lo entiendo —respondió y luego se acercó a él— Pero por mucho amor que se tengan, esta es la vida real, no un drama, no un fanfic ¿no entiendes tú eso? —preguntó con voz suave, luego se acercó un poco más hasta abrazarlo por la espalda

  • Estoy confundido —confesó— ¿De verdad estábamos en un error?

  • Claro que sí, era un error —respondió con tranquilidad y lo abrazó más fuerte— ¿Por qué no te buscas una novia?

  • ¿De qué diablos hablas? No me gustan las mujeres, lo sabes —contestó enseguida

  • No te dije que buscaras una mujer que te gustara —ironizó, luego lo soltó y el mayor se giró hacia él— Busca una novia, algo para confundir a los medios

  • ¿Por qué querría confundir a los medios? —preguntó desconcertado, mirando fijamente a su amigo, él sonrió nervioso

  • Diablos —expresó molesto, apretando luego los labios

  • Yoochun ¿Qué estás ocultándome? —preguntó confundido, su amigo suspiró

  • Se supone que no te lo dijera

  • ¿Decirme qué? —se acercó a él, observando como Yoochun sacaba del bolsillo de su camisa una hoja doblada, la extendió hacia él, Jaejoong agarró la hoja, la desdobló y leyó, luego miró con desconfianza a su amigo— ¿Qué es esto?

  • Lo que lees, llegó a la compañía hace días, ellos no quieren que lo sepas pero…

  • No es posible… —enojado Jaejoong fue hacia su habitación, dejando a un confundido Yoochun en la sala, esperando por él. Al regresar extendió hacia el menor un sobre, el otro lo agarró y leyó, luego miró hacia el mayor

  • ¿Una doble extorsión? —preguntó confundido Yoochun

  • Triple quizás —contestó Jaejoong

  • ¿A qué te refieres?

  • Tal vez Changmin recibió una —respondió rápidamente

  • ¿Changmin? Lo dudo, sabes como trabajan allá

  • Tienes razón, Changmin directamente no, pero en SM entertainment sí, es muy probable —analizó el mayor—

  • ¿Lo ves? Una razón más para haberlo dejado

  • Seguro Changmin no lo sabe —razonó

  • ¿Te mencionó algo?

  • Nunca

  • ¿Tú le dijiste algo de esto?

  • Tampoco —contestó mientras trataba de cavilar

  • ¿Ahora lo entiendes?

  • Dime algo Yoochun, la primera vez que hablamos de eso, cuando te invité a comer aquí, ¿sabías de esto? Adivinaste muy pronto lo de Changmin entonces —lo miró fijamente, sabía que si lo veía bien podría saber si le mentía o no

  • No, esto lo supe hace dos días, pero igual me pidieron no decirte —contestó y el otro supo que no le mentía

  • ¿Por qué no decírmelo? Es mi vida personal la que está en riesgo, también la de Changmin

  • Entiendo que estés molesto, pero por favor no digas que te dije —suplicó, el otro lo observó con desconfianza

  • ¿Por qué te importa tanto la compañía? Esas cosas ya no nos importan ¿lo olvidaste? Además tenemos un acuerdo comercial con ellos, tienen obligación de no dejarnos de lado en ningún asunto —informó como si el menor no lo supiera

  • Mira, les debo algunos favores, además yo insistí en ayudarte, ellos confiaron en mí

  • No está bien, violan la cláusula —contestó con determinación— Sabes que no deben hacer esas cosas

  • Por favor Jaejoong, además sabes que no lo hacen por perjudicarte

  • Tampoco por ayudarme —refutó enseguida, estaba muy molesto

Jaejoong miró por unos instantes a Yoochun, avanzó luego hacia la ventana y miró afuera, el sol se ponía al horizonte, pronto obscurecería

  • Ahora no lo ves claro, en un futuro tú y Changmin serán felices, por separado, habrá más beneficios que perjuicios, te lo garantizo —dijo con amabilidad y creyéndolo realmente, Jaejoong también había pensado en eso, pero frente a nadie lo admitiría

  • No tienes idea de nada, jamás has amado así —respondió luego de suspirar, Yoochun sonrió, levantó su mano y le acarició el hombro

  • Tal vez, pero te quiero lo suficiente para saber que eso es mejor para ti, mantente firme, lo más difícil ya pasó, dejarlo fue un gran paso

  • Te equivocas, lo más difícil está por venir, vivir sin él será el mayor reto —contestó con desánimo, a punto de llorar, Yoochun lo observó por última vez antes de darle la espalda y avanzar hacia la puerta

  • Estarás bien —afirmó con positivismo, luego se fue sin esperar respuesta

  • ¿Por qué nadie nos entiende? Yunho, Yoochun, son unos idiotas —pensó enojado, ahora comenzaría con la horrible tarea de tratar de olvidar a Changmin, aunque se le fuera la vida en ello, haría su mejor esfuerzo.