Between the sheets

5 comentarios
Deseo

Pasión
….o quizás…Amor

¿Puede alguno de estos sentimientos justificar… una traición?

Eso es lo que me vengo preguntando desde hace unos meses. No me reconozco a mi mismo, sintiendo lo que ahora siento…cometiendo actos que antes me hubiese reprochado y que mi conciencia hubiese obligado a corregir.

La estoy hiriendo… eso lo se, porque la he visto llorar.
Ella es lo más importante en mi vida …eso lo tengo claro.

Pero entonces… ¿Por qué? ¿Por que no puedo detenerme?


No es la primera vez que estoy en esta habitación de hotel, de hecho ya es casi un hábito regresar a este lugar, ya sea para alejarme de mis demonios internos, con los cuales tengo que lidiar a diario; para verle en uno de nuestros encuentros furtivos o para rememorar viejos encuentros, sobre todo en aquellos días en los que siento que mi cuerpo arde en deseos por sentirle. Es patético pero el solo aroma de las sabanas me excita y le recuerdo…y solo puedo calmar mis mas lujuriosos deseos masturbándome pensando en el. Si, es patético pero cierto.

Ya llevo mas de una hora en este lugar, siempre me pongo ansioso cada vez que pienso que estaremos solo nosotros dos entre estas cuatro paredes, dejando detrás de esa puerta que conecta al mundo exterior, todo lo que nos impide entregarnos, dejando de lado la vergüenza y los remordimientos, dando cabida solo a la pasión, el deseo…y la deliciosa tentación de perdernos el uno en el otro. Pero esta vez el nivel de ansiedad es aun mas alto…quizás porque en mi mente ya esta claro lo que significa este ultimo encuentro.

Por fin escucho la puerta de la habitación abrirse y siento cada fibra de mi cuerpo estremecerse, me quedo inmóvil, expectante a que de el primer paso, esperando a que me induzca a este mar de sensaciones tan llenas de placer y a la vez tan llenas de culpabilidad. Es algo totalmente contradictorio, la mayoría del tiempo mi mente dice que no, pero mi cuerpo es mucho mas honesto y no puedo tomar control de el…

Le escucho acercarse, me abraza por detrás y siento su aliento en mi cuello.

-Esperaste mucho? – pregunta con esa voz tan calmada…

-No…apenas acabo de llegar…

-Te extrañe mucho…- Se aferra a mi cuerpo y siento el calor expandirse por todo mi cuerpo, me giro hacia el y correspondo su abrazo.

-Yo también te extrañe…- logro decir antes de perderme en esos profundos y cautivantes ojos.

La única luz que nos acompaña en ese momento es la que se filtra por las ventanas de aquella habitación, pero aun así puedo ver su rostro con claridad, el acerca sus manos a mi mejilla…y siento calido cada uno de sus roces; nos miramos como intentando recordar cada detalle de nuestros rostros.

Nuestros labios se unen en un beso, por demás…
Suplicante…
Apasionado…
Necesitado…
Culpable


La desesperación por tocarnos mutuamente guía nuestras manos de manera tan torpe, como si esta fuese nuestra primera vez. Pero es así como me siento con el…así de inexperto, ávido de seguir descubriendo junto a el cada rincón de nuestros cuerpos donde se esconde el placer. Me despoja de mi camiseta mientras yo hago lo propio con la suya, nuestros labios no dejan de besarse, nuestros corazones no desaceleran el ritmo…

Nos separamos sofocados por la falta de aire, agitados y acalorados respirando sobre nuestros labios, siento sus manos recorrer mis caderas, me empuja suavemente contra la pared, reposa su frente contra la mía y guía una de mis manos hacia su entrepierna – Es así como me pones…- susurra de manera muy sensual en mi oído; mi mano palpa la dureza de su miembro y seria mentir si dijera que ello no me hizo sentir vanidoso…y sensual al mismo tiempo. Mordí su labio inferior intentando provocarlo, mi mano se abría paso entre su pantalón y su ropa interior, toque su miembro ya despierto e incluso le sentí crecer aun mas mientras le masturbaba, el reposo su cabeza en mi hombro y le escucho gemir solo para mí.

- Ah...Junsu…te deseo tanto…- sus palabras me estremecen sobre todo cuando las dice con tanta sensualidad, sus labios y su lengua recorren mi cuello trazando un recorrido hasta mi boca. Sujeta mis manos sobre mi cabeza y me toma de la cintura atrayéndome hacia su cuerpo, mi lengua juega con la suya una y otra vez e un ritmo por demás enloquecedor, libera mis manos de su agarre y después siento sus firmes manos sobre mi trasero. Estruja con fuerza mis nalgas y me atrae hacia el con fuerza, siento la dureza de su miembro chocar contra mi cadera, empezamos a frotarnos el uno contra el otro aumentando nuestra excitación y nuestro deseo por ser uno.

Le empujo suavemente a la cama haciendo que quede sentado, me mira expectante con esos ojos llenos de deseo, me acerco hacia el y me arrodillo justo al nivel de sus rodillas. Le ayudo a quitarse el pantalón dejándole solo con el bóxer, mi boca se dirige a su entrepierna y mi lengua da pequeñas lamidas a su miembro, cojo con mi boca todo el grosor y humedezco toda la tela del bóxer.

-Junsu…hazlo por favor… - me dice tocando con uno de sus dedos mi labio inferior.

Libero su miembro del bóxer e introduzco todo su grosor en mi boca. Sus gemidos no se hacen esperar y yo mismo me siento aun mas excitado. Siento su duro miembro crecer en mi boca, instintivamente mueve sus caderas tratando de aumentar el roce. Poco después se corre en mi boca.

Le toma unos minutos reponerse antes de besarme y halar mi cuerpo hacia el suyo, el en la misma posición, sentado al borde de la cama, y yo encima de el, probando ambos el sabor de su semilla. Sus manos bajan a mi trasero y tiran de mi pantalón y bóxer, le ayudo a desprenderse de mis ropas, porque preciso…necesito sentir sus manos sobre mi cuerpo desnudo; sin dejar de besarme separa mis nalgas, roza suavemente mi entrada con sus dedos.

-Ahh…Yoochun…- me besa nuevamente mientras sigue con aquella caricia. Sus labios bajan hacia mis tetillas y yo solo puedo acariciar su cabello y dejarme llevar por las sensaciones que producen sus manos sobre mi cuerpo.


Me gira aun sentado sobre el, y una vez mas puedo sentir su miembro duro restregarse contra mi trasero, toma mi barbilla con una de sus manos y gira mi rostro para besarme, mientras con la otra mano acaricia mi entrepierna. Empieza a mover sus caderas simulando una penetración.

Incapaz de contener el deseo, susurro sobre sus labios lo que he estado esperando toda la noche…- Follame…Yoochun…hazlo ahora…- sus manos toman mis caderas y se impulsan una vez mas restregando su miembro contra mi entrada, me apoyo en mis manos y el guía mis caderas, poco a poco su miembro penetra mi entrada, sus dientes muerden la piel de mi cuello y yo me siento enloquecer cuando mueve sus caderas contra mi trasero.

-Yoochun…yoochun…mmm… - sus manos tocan mi pecho y van descendiendo hasta mi entrepierna. El ritmo de sus caderas se acompasa demasiado bien con las caricias en mi miembro.

-Ahhh…ahhh…Junsu…- apoya sus manos sobre la cama para darse mas impulso y aumenta la intensidad de las penetraciones, le siento cada vez mas profundo dentro mió y la sensación es exquisita.

Cambiamos de posición, me tiendo sobre la cama y el se acomoda entre mis piernas, coloca sus codos a ambos lados de mi cuerpo y su boca profana una vez mas la mia, la punta de su miembro…húmeda por el liquido pre seminal acaricia mi entrada una y otra vez incitando a que mis caderas empujaran con fuerza intentando atrapar ese pedazo de carne que mi cuerpo tanto ansia.

Dime que quieres que te folle…- muerde mi labio y menea deliciosamente su miembro contra mi entrada.

Follame…Yoochun…follame…- mi lengua roza sus labios y el accede gustoso a lo que nuestros cuerpos demandan.

Ah…Junsu…

Mmm…- su miembro penetra una vez mas mi estrecha entrada y las olas de placer van surcando mi cuerpo.

Mis piernas rodean sus caderas obligándolo a hacer mas cercano el contacto, el responde haciendo sus embestidas cada vez mas fuertes y profundas, me abrazo a su cuello y el se mueve sobre mi tan deliciosamente que pierdo el control de mi por completo, gemidos van y vienen. No quiero pensar en nada mas, quiero disfrutar de este momento, no quiero que termine…aun no.

Se detiene bruscamente y lo mire buscando una explicación, empezaba a preocuparme cuando se acerco gateando hacia mi.


Gírate…- fue lo que susurraron sus labios antes de morder el lóbulo de mi oreja

Mis piernas se sentían un poco débiles pero aun así no me importo, gire mi cuerpo de tal manera que el tuviera una buena visión de mis nalgas, la tentación era mas fuerte que el ligero dolor en mi espalda…puedo decir sin vergüenza que aquella posición es una de mis preferidas.

Froto su miembro entre mis nalgas, excitándome y excitándose el al mismo tiempo.

-h…Junsu…eres delicioso…- apoyo su pecho contra mi espalda alcanzando con una de sus manos mi barbilla, giro mi rostro hacia el suyo y devoro mi boca.

Una vez mas sentí el escozor en mi entrada al ser invadida por su duro miembro, era tan doloroso como delicioso…empezó con suaves movimientos circulares buscando que mi cuerpo se acostumbrara a la nueva posición que tomamos, le escuche jadear sobre mi cuello, poco a poco las embestidas fueron mas rudas…y demonios…agradecía por ello…

-ahh..ahhh…mas fuerte…dame mas fuerte…- me volvía loco el sentirlo de esa manera, nunca imagine gemir como una mujerzuela debajo del cuerpo de otro hombre, pero debo aceptar…que es lo mas placentero que he experimentado en mi vida.

-Te gusta?...- sus caderas aumentaron la fuerza y el ritmo…- eh?..Junsu…?..ahh – tomo mi miembro entre sus manos y la combinación de las caricias dentro y fuera de mi cuerpo me daba aun mas placer del que imaginaba existia.

-Me encanta…ahhh….- mis brazos se sentian debiles por soportar el peso de mi cuerpo pero aun queria mas… - Yoochun…mas…dame ahí…ahhh..

-Mmmm….A..a..qui?...- pregunto mientras se sujetaba de mis caderas para darse mas impulso

-Ahhhhh…- mas que gemir empecé a gritar, sus penetraciones eran mas certeras y el placer era infinito

-Mme…parece..que he dadd..o en el punto…cierto? –

-Si…mmas..fuerte…ahhh…mmm..- mis brazos no soportaron mas y me deje caer sobre la cama, mi mejilla rozaba la cama y desde mi posición podía sentir aun mas profundas sus penetraciones, masturbe mi miembro para correrme al mismo tiempo que el

-Junsu.mmm…Jun...su…- gimio antes de correrse dentro mió

-Yoochun…mmm…- al escuchar mi nombre no pude evitar correrme manchando asi todo mi abdomen y las sabanas.

Yoochun se dejo caer a mi costado y con uno de sus brazos me atrajo hacia el, gire mi cuerpo y ambos nos quedamos recostados mirando hacia el techo esperando que nuestras respiraciones dejaran de sonar tan agitadas.

-Ah…eso fue…espectacular… - dijo secándose el sudor de la frente

-Lo…fue…ah ah ah…aun no me recupero

-Jajaja…así de bueno soy? – me miro divertido y a mi me dio un poco de vergüenza.

-Ja…no te lo creas, hay mejores… - intente sonar cruel pero el nunca me tomaba en cuenta así que termino por reírse
-Oh… pero yo pensé que era el primero y único en tu vida, Junsu…- hizo un puchero muy gracioso y no pude resistirme a su encanto

-Eres el primero y único…idiota – gire mi cuerpo dándole la espalda para evitar que viera mi rostro sonrojado

-Lo se…- me susurro en el oído, giro mi cuerpo hacia el y me beso tiernamente…- Sabes que tu también eres el único…- acaricio mi mejilla y aquello empezaba a dolerme.


Su mirada era tierna, en sus ojos no había otra cosa que…Amor.
Y eso…Dolía

Dolía la manera en que me miraba, la manera en que me tocaba, la manera en que me trataba…dolía porque yo sabía que no era lo correcto.

Nunca en todo este tiempo, que ya va siendo mas de 8 meses, nunca…nos dijimos un Te amo, al principio porque tal sentimiento no existía…pero a estas alturas era diferente.

Somos amantes y esa es una barrera que impide expresar tal frase, eso lo deje claro…y el accedió. Dos palabras que no se expresan…pero que se sienten, el lo siente…y yo lo siento, por eso…ahora mismo…Duele.

Aparte su mano de mi mejilla y me gire dándole la espalda nuevamente. El no dijo nada pero sabia el porque de mi actitud. Le escuche levantarse de la cama y pensé que se iría de la habitación pronto.


-Vístete…- voltee a verlo y lo vi con mi ropa en sus manos - …vas a enfermarte si sigues desnudo.

-Gracias… - solo alcance a ponerme el bóxer cuando le oí hablar de nuevo.

-Dentro de una semana me voy nuevamente de viaje…- estaba sentado al borde de la cama dándome la espalda…- me gustaría que vayas conmigo…

-No creo que pueda…- dije tajante, de alguna manera me empezaba a dar rabia la importancia que el le daba a nuestra relación. –…me necesitan mas en Seoul que en cualquier otra parte del mundo.

-Lo se…pero…también te necesito yo…- su voz sonaba un poco triste

No me digas esas palabras, no me trates bien…Yoochun…simplemente trátame como antes cuando esto solo representaba un juego para ambos. No lo soporto más. No soporto más ese tipo de atenciones hacia mí, no las soporto…porque caeré en la tentación de responderlas y entonces…Ella sufrirá más.

Tengo que detenerlo ahora.

-No dices nada….- hizo un silencio incomodo – de hecho…casi nunca dices nada…

Esta noche a diferencia de los demás, si tenia algo que decirle.

–Ella sospecha algo…- dije intentando no verle a los ojos

–Te ha comentado algo? – pregunto con un tono mas que despreocupado

–No…pero se nota en su rostro…- apoye mi espalda sobre el respaldar de la cama y abrace firmemente mis rodillas

–Quizás solo sean ideas tuyas, Junsu – cogio unos cigarrillos y otra vez esa actitud suya me exaspero

–Se que te importa una mierda si esto se descubre, pero no pasa lo mismo conmigo, me importa…y mucho!

–Me preocupe o no…las cosas caen por su propio peso, Junsu; te preocupes o no…esto que estamos haciendo – giro su rostro y estiro una de sus manos y cogio mi barbilla – ella…algún día lo sabrá…

–No! – quite bruscamente su mano de mi rostro y me aleje de esa infame cama, me aproxime al balcón de aquella habitación, la noche era tan serena y apacible…lo contrario a lo que pasaba dentro mió. – Si puedo ahorrarle el sufrir algo tan doloroso…nunca dejare que esto se sepa…-

–Tus actos no son coherentes con lo que predicas, lo sabias, Junsu?- se acerco a mi - Lo sepa o no, sigue siendo doloroso, no solo para ella…sino para los tres. Terminemos con el engaño, Junsu, seamos sinceros con ella…- me abrazo por la espalda

–Ella…quiere tener un bebe…- no dices nada, pero se perfectamente que ya lo sabias, se forma un silencio incomodo entre los dos pero aun así no dejas de abrazarme…- esta…tan ilusionada con eso de ser madre…me lo ha comentado hoy… - limpie con el dorso de mi mano las incipientes lagrimas en mis ojos, deshice tu abrazo e intente alejarme de ti para evitar que vieras la expresión de mi rostro, incapaz de ser tan convincente como quiero que sean las palabras que estoy a punto de decirte.


–Junsu…- dices en un suspiro, el tono de tu voz demuestra por primera vez en todo este tiempo signos de preocupación, quizás presagiando lo que esta a punto de pasar.


–Esto se acabo, ya no puedo seguir viéndote – caminas dentro de la habitación sin decir nada, llegas a la cama y te sientas en el borde de ella, apoyas tus manos en tus rodillas y miras a cualquier cosa menos a mi.

–De hecho…- haces una pausa y apoyas tu frente en tus manos- …es la cuarta vez que dices eso…- intentas mantener tu voz calmada, pero suena tan fingida…se que por primera vez estas desconcertado.

–Sabes que esta vez hablo en serio…

–¿Junsu, tu…realmente quieres esto?- se siente el miedo en tu voz…

–...Si…- aunque pretenda mantenerme integro, siento que la voz se me quiebra, se que tu también lo has notado

Intento calmarme y retener las lágrimas que están a punto de traicionarme, te levantas y te veo caminar hacia mí, intento evadirte pero antes de dar un solo paso me abrazas fuertemente, giro mi rostro porque no puedo dejar que veas cuanto me duele.

–Si quieres dejarme…tienes que ser mas convincente…que esto – limpias mis mejillas y aunque tus caricias son gentiles siento que van desgarrando mi piel. – Kim Junsu…si vas a dejarme, tienes que hacerlo con la frente en alto, tienes que mirarme con desden, tienes que hacerme sentir que no te importo, porque de lo contrario siempre acabare yendo tras tuyo. – levantas mi mentón y me miras a los ojos, al igual que yo, estas llorando. Por dios…cuanto lo lamento…

–Lo siento…lo siento…- soy incapaz de corresponder tu abrazo, estoy abrumado, lleno de sentimientos contradictorios.

No puedo pensar con claridad, solo tengo en la mente una consigna: tengo que dejarte.

Me siento mareado y antes de que me desplome logro sentarme en uno de los sofás. Estas de pie con la mirada pérdida una vez más, te escucho sollozar…algo tan raro en ti. Siento que me odio, porque una vez más estoy haciéndole daño a alguien que me importa… ¿pero que puedo hacer? ¿Como conservar a uno sin lastimar al otro?

Antes de acudir a tu encuentro, ya lo tenía decidido.

Yoona...

La elijo a ella…

Aunque ahora me este haciendo pedazos por dentro, se que en el futuro me lo agradeceré infinitamente.

Aunque probablemente este renunciando al amor de mi vida…vale mas el afecto que mi pequeña Yoona me brinda.


–Yoona…ella es lo más importante para mí, ella…es lo único que tengo en este mundo…- estas de rodillas frente a mi y tu rostro afligido me hiere una y otra vez, no lo soporto.

–Yo…entiendo, Junsu…lo entiendo…- no me miras, solo te mantienes en esa posición sin hacer absolutamente nada y yo siento que esta quietud y este silencio me lastima aun mas; maldita sea Yoochun!.. golpéame…grítame…dame motivos para odiarte, dame motivos para saber que lo que estoy haciendo es lo correcto.

–Sabias que la elegiría a ella sobre ti…lo sabias, cierto? – intente sonar cruel, porque esperaba lo mismo de ti, intente crear razones para renunciar por completo a ti.

–Siempre lo he sabido…no tienes que echármelo en cara…- te levantas bruscamente

–Ella siempre ha sido mas importante que tu…

–Basta…- caminas de un lado a otro intentando disipar tu furia

–No puedo verla sufrir mas…- me cubro el rostro con mis manos y las lagrimas van menguando mi voz…- Yo…no puedo estar mas cont…

–Ya basta!!!! – me coges por los hombros, estas tan agitado

–Ella es mi hermana Yoochun…y tu esposa!! - no puedo contenerlo mas, tengo que decirlo en voz alta para terminar de convencerme.

–Ya basta…- me abraza y yo solo puedo sostenerme fuertemente de su cuello – Esto es demasiado para ambos…

–Es tu esposa, Yoochun…se supone que solo debas amarla a ella…

–Tu mismo lo has dicho…se supone…pero la única verdad es que yo t…- cubrí su boca con mis manos, no quería escucharlo.

–Por favor…desde ahora, solo ten ojos para ella…- acaricie su rostro y las palabras que iba pronunciando dolían fuerte en mi pecho – Yoona te ama…y se que alguna vez la amaste, así que por favor…retoma aquellos sentimientos y haz de mi pequeña la persona mas feliz de este mundo…Te lo ruego…- mi voz entrecortada por el llanto no me permitió seguir hablando, solo sentí los labios de Yoochun una vez mas…y junto a ellos la primera y ultima declaración de amor.


Te amo… fue lo que ambos pronunciamos antes de dar fin a nuestro ultimo beso y con el…el fin de nuestra corta historia de amor.

Un Te amo… que fue probablemente el mas triste Te amo que nuestros corazones alguna vez concibieron.


Le vi vestirse con aquel traje negro impecable que tan bien le quedaba, sentí envidia de mi pequeña hermana pero nunca lo iba a decir, cuando llego la hora de despedirse una extraña sensación de alivio y desazón fue lo que mi corazón albergo.

-Creo que ya es hora de irme – dijiste acompañado de una triste sonrisa.

-Si…- te correspondí la sonrisa intentando no decir más de lo debido, para evitar que albergaras falsas esperanzas.

-No se como despedirme…

-Solo di “hasta pronto” porque es obvio que nos veremos mas adelante, soy tu cuñado…recuerdas?

-Lo se…pero es de mi amante Junsu del que me despido ahora…- aquello dolió, no porque sus palabras sonaran crueles, porque en efecto…se que el no quiso darles esa connotación, dolían…porque el estaba en lo cierto, yo era…su amante.

-Entonces…di “Adiós” – esa simple palabra era tan difícil de pronunciar, tanto para el como para mi.


-Entonces será solo así…- se acerco a mi y beso mi frente - …Adiós – fue lo que pronuncio antes de cruzar por aquella puerta.

Después de que sus labios dejaran de tocar mi piel aun sentía la calidez de tan sutil caricia.

Le vi caminar apesadumbrado por el interminable pasillo y por un momento sentí el impulso de correr tras el pero lo tenia terminantemente prohibido, el no era mas mi amante. El era ahora…solo el esposo de mi pequeña Yoona.

Sentí ganas de llorar, pero me contuve por si se le ocurría voltear a verme. Me quede parado en la puerta de la habitación hasta que mis ojos lo perdieran de vista, solo en ese momento fui conciente de lo que sucedia.

Mire al interior de la habitación, la sentí vacía…y más amplia de lo que en realidad era.

Di un paso…otro…y otro mas, recorrí el largo y ancho de aquella habitación tratando de aclarar mi mente porque tenia la impresión de estar dentro de un sueño.

Me sentía adormecido, vi las luces de la ciudad a través del balcón de la habitación y me recosté sobre la cama para calmar el ligero mareo que sentía desde hace unos minutos, entonces recordé las muchas veces que Yoochun y yo nos quedamos recostados de esta manera.

¿Empezaba a arrepentirme? Quizás, pero la convicción de haber hecho lo correcto ayudo a disipar las ligeras dudas que se formaron.

Recostado por ultima vez en aquella cama, mis dedos vagaron solos por todo el espacio que estuvo a mi alcance, roce la suave textura de las sabanas y me permití embriagarme en el aroma de Yoochun que quedo impregnado en ellas.

Recogí mis prendas y me vestí pausadamente como queriendo alargar el tiempo antes de la despedida.

Me coloque la chaqueta, abrí la puerta y antes de cruzarla di una ultima mirada dentro de la habitación, sin duda esta seria la ultima vez, sin duda el cerrar la puerta significaría el fin de un ciclo de mi vida.

Despeje mi mente, inspire profundo, finalmente le di la espalda a aquella habitación y el sonido de la puerta cerrándose tras mió anuncio el fin de una historia de cuya existencia solo saben estas cuatro murallas, cuya esencia quedo grabada solo…entre las sabanas.

user posted image


FIN

5 comentarios:

  1. ahhh!!!
    ai me gusto yuuki!!!
    me encanta cuando los ponen asi de
    perverts!!! *w*

    graczz!!
    JunSu Fighting!!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3/01/2014

    Zaaaaaaaaz comoooo Cunyados si podian estar juntoooooooos Pero Yooochun es mioooooo solo miiiioooo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9/25/2014

    :'( waaaa por queeee????? XC

    ResponderEliminar
  4. Dadyoolover11/05/2014

    Oyeeeee esta increible me encanto. Ppr que no lo comviertes en two o three shot en.serio que te quedaria wooooo animate ojala lo hagas la proxima que vuelva a leer tu historia moriria de gusto ver que la continuas

    ResponderEliminar
  5. Me encantó!!! Estoy de acuerdo con el comentario anterior, debería ser un two o three shot, esta buenísima la historia. Ojala aún escribas, no sé quien sea la autora, pero ojala pueda ver los comentarios. Suerte! :)

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD