10 años - Cap. 9

7 comentarios
"Los lazos que nos unen"
(2012)

Comenzó la tan ansiada gira por Japón, la primera en tres años desde los sucesos del 2009 que les marcaron para siempre, Yokohama seguía siendo la gran ciudad que lograban recordar, ambos miraban maravillados por la ventana de la vagoneta que los llevaría al lugar del evento, aquel 18 de enero se volvería hacer historia y ellos comenzarían lo que quedó pendiente en aquellos años de ausencia, la emoción no podía ser menor. Changmin miró de reojo a su compañero y sonrió, se le veía tan entusiasmado, como un pequeño niño con sus sueños de ir a Disney world recién cumplidos, se contagió de aquella emoción y también sonrió, Yunho notó su mirada y volteó con delicadeza, dedicándole una sonrisa, los escasos dos segundos que se miraron a los ojos fueron eternos, el menor giró de nuevo su cabeza hacia la ventana y luego lo hizo el mayor, no compartieron palabras, aquel momento no las necesitaba


Entraron corriendo al backstage cuando acabó el concierto, sus corazones palpitaban al ritmo de los gritos de emoción de su staff, celebraron con alegría junto a ellos, su equipo, de nuevo en la batalla; como todo buen líder, Yunho dio su pequeño discurso, agradeciendo a Sam, su coordinador, a los bailarines, miembros de la banda, estilistas, maquilladores y demás gente del staff, dejando como mención final a Changmin, el menor sonrió, levantando la copa de Champagne con la que brindaban, Yunho también sonrió e hizo el mismo gesto, entonces se dispersaron, ese día no celebrarían en forma, al día siguiente también había concierto en aquella misma arena, así que después de un pequeño festejo algunos miembros del staff junto con el dúo se fueron a cenar, y claro, no podía faltar comer el famoso sanmamen entre otras delicias propias de la región.


Yunho conversaba con Sam mientras que Changmin estaba inmerso en su comida, recordando con emoción el concierto de ese día, como había extrañado ir a Japón, era como sentirse en casa, aunque habían estado ahí el año pasado para la grabación del disco en ésta ocasión era distinto, aunque eran cansadas, las giras siempre resultaban ser retroalimentadoras, además la relación con Yunho era en ciertos puntos incómoda luego de lo que vivieron el año anterior, así que aquel sería un buen motivo para recuperar la amistad de tiempos atrás, sin recuerdos de besos y extraños acercamientos, se sonrojó al recordarlo, el calor de los besos de Yunho, su cercanía, mucho más latentes ahora que para ésta gira, a algún genio del staff se le ocurrió que hicieran como parte del MC una parodia del segmento de un programa de comedia, donde tuvieron que hacer fan service para deleite de las fans y muy seguramente de Yunho, pero para él era distinto ¿o quizás no? nunca fue partidario de ese tipo de situaciones, no entendía porque a las chicas le parecía lindo o bueno algo así, sin embargo en ésta ocasión hacerlo con Yunho resultó bastante divertido, antes de aquel día ensayaban, frente al staff, imposible no ponerse nervioso, pero todos les aplaudían, resultaba ser muy agradable, incluso para él


- Changmin – llamó uno de los miembros del staff al verlo tan absorto en sus pensamientos, el nombrado volteó enseguida, distraído - ¿Por qué te has sonrojado? ¿En qué piensas? – preguntó con diversión, Changmin se sonrojó aún más, pero siguió comiendo antes de responder


- Esto está caliente – contestó como si nada, su interlocutor entendió, luego sonrió


- Que buena salida… tengo envidia de la juventud – respondió con una sonrisa, Changmin entendió las palabras más no la intención de la frase, sin embargo sonrió. Yunho que había observado y escuchado a pesar de estar hablando con alguien más no pudo evitar mirarlo unos momentos, fijamente, sin que el otro se percatara


Luego de la tan merecida cena y la posterior sobremesa Yunho y Changmin volvieron al Hotel, aún les rentaban una habitación para los dos, la pequeña casa de renta donde solían vivir hace tiempo ya no era requerida. Lo primero que hizo Yunho fue aventar sus zapatos lo más lejos posible, para molestia de Changmin, pero el menor no hizo comentario alguno, Yunho se tumbó luego en la cama, sin quitarse la ropa que había estado usando desde que salieron de la arena, Changmin supuso que estaría cubierta de sudor, esos detalles eran impensables para él, lo que más disfrutaba era tomar un baño y luego acostarse en la cama, con ropa limpia, pero él y Yunho pensaban completamente diferente


- Ey Yunho – llamó el menor mientras se quitaba ordenadamente los zapatos, dejándolos a la entrada como Dios manda, luego se acercó a dónde estaban las camas – Te estoy hablando –


- Dime – respondió casi enseguida, tenía los ojos cerrados y su semblante era de tranquilidad


- ¿No prefieres tomar un baño y luego tirarte en la cama como un vagabundo? – preguntó con molestia, acercándose luego a su ropa para sacar algo para después de su tan ansiado baño


- Estoy muy cansado, prefiero madrugar – contestó adormilado


- Eres todo un caso, no sé cómo no estás incómodo, tan lleno de sudor y smog de la calle –


- Realmente no pienso esas cosas Changmin – abrió los ojos y lo miró fijamente – me gusta sentir que hice algo ¿a ti no? –


- No, me da lo mismo – respondió indiferente, caminando hacia el baño


- Dime una cosa… -


- ¿Sí? – volteó a verlo, fijamente


- Cuando estabas con ella, quiero decir, cuando estaban juntos y bueno… después de "eso" ¿también tomabas una ducha de inmediato? – preguntó con seriedad, aunque algo preocupado de la reacción de Changmin, el menor enseguida se sonrojó ¿había escuchado bien? ¿Por qué Yunho quería saber eso?


- ¿Por qué preguntas eso? – cuestionó alarmado, volviéndose a sonrojar


- Quiero saber, si tanto te molesta el sudor… -


- Es diferente – respondió avergonzado


- ¿Por qué? –


- Porque… porque sí, cuando estás con una persona y compartes algo tan íntimo lo que menos importa es eso, supongo… y supongo que mantener el sudor de la otra persona un tiempo es agradable, no sé… - respondió casi en tono inocente, Yunho sonrió enseguida


- ¿Lo entiendes ahora? –


- ¿El qué? –


- Para mí el escenario es como una cama, el concierto es como "eso" y el público es el amante que compartió conmigo esa experiencia… ¿Puedes comprender ahora? – se miraron unos momentos, Changmin entendía su punto, pero no era lo mismo, al menos para él


- Estás algo loco Yunho – meneó la cabeza y luego se alejó, Yunho sonrió al verlo marcharse por fin al baño y cerrar la puerta


- Yo también tengo un poco del sudor de Changmin – se dijo así mismo en voz baja y sonrió, aquel tour sería bastante interesante con aquel segmento que su lindo staff había sugerido para ellos dos


El 18 de febrero, el día que Changmin cumplió 24 años fue día de concierto, en Niigata; para su sorpresa el staff llevó un pastel de cumpleaños, las fans aclamaban y él sonreía ampliamente, amaba cumplir años, amaba las sorpresas y sobre todo los regalos, como aquel pastel, el público y el staff pedían que soplara las velas, pero Changmin sabía de sobra como terminaría eso, pudo ver las negras intenciones de Yunho cuando se acercaba a él, aunque finalmente se animó a hacerlo, agachándose ligeramente y su compañero no se tentó el corazón para estrellarlo contra el betún, a pesar de los esfuerzos de Changmin por retroceder y que eso no sucediera, así terminó con el menjurje que cubría el pastel en su cara, Yunho se reía por su hazaña, pensando en que sería realmente más divertido poder limpiarlo con besos.


El menor se retiró para poder limpiarse y Yunho quedó solo en el escenario, interactuando con el público. Cuando el concierto terminó volvieron a celebrar con su staff en el backstage, aquella era una de las cosas que amaban de ir a Japón, siempre había algo que celebrar y su staff gustaba mucho de esas cosas… Changmin conversaba con algunos de los bailarines mientras bebían cerveza, el líquido favorito de Changmin, en tanto Yunho se encontraba junto a Sam, coordinador del concierto, acababan de quedar solos luego que una de las camarógrafas se retirara a otro punto del lugar. Yunho tenía algunos segundos mirando fijamente a su compañero, con una sonrisa que no pudo ocultar


- Se ve realmente feliz – comentó el famoso bailarín y Yunho asintió, sin dejar de mirarlo


- Sí, se ve radiante – contestó sin pensar en la palabra que utilizaba, le sucedía seguido cuando hablaba en otro idioma, su interlocutor lo miró de reojo, soltando una pequeña risa que lo hizo voltear a verle


- ¿Qué sucede? –


- Nada, me gusta cómo te refieres a él –


- ¿Lo volví hacer? ¿Dije una cosa por otra? – cuestionó avergonzado, sonriendo tímidamente


- No es eso, la forma en que siempre hablas de él, como si te sintieras muy orgulloso, me doy cuenta de lo importante que es para ti – observó sin miramientos, Yunho pudo notar un calor extraño en sus orejas, no solía sonrojarse pero supo que lo estaba


- Changmin y yo hemos pasado muchas cosas juntos, como grupo, como amigos… - hizo una pausa mientras lo observaba – Entre él y yo han pasado muchas cosas importantes en muchos aspectos, lo he visto crecer de tantas formas que me siento muy tranquilo cuando lo veo así, me emociona ¿sabes? – explicó con mucha convicción, sin dejar de mirarlo, Sam suspiró y luego sonrió, pudo entender perfectamente lo que Yunho le decía, no necesitaba mayores detalles de esa clase de "cosas".


Changmin sintió una mirada fuerte sobre él y volteó, topándose con la de Yunho y Sam, les sonrió con amabilidad, deteniendo luego su mirada en Yunho unos instantes antes de volver a su conversación, dejando de mirarlos, Yunho se alejó de Sam para acercarse a Changmin, se colocó a su lado y le rodeo los hombros con un brazo en un abrazo fraternal, uniéndose a la conversación, Changmin sonrió cálidamente al sentirlo junto a él, pero sin perder atención en la conversación…


Luego de la pequeña celebración regresaron al Hotel, ésta vez Yunho tomó el baño que Changmin le insistía que tomara después de los conciertos, al salir se lo topó acostado en su cama, leyendo un manga, el mayor sonrió, él también gustaba de leer mangas, por lo general cuando estaban en Japón su staff les llevaba varios tomos de diferentes títulos


- ¿Nos trajeron One Piece? – preguntó ni tardo ni perezoso, Changmin sin dejar de ver su manga señaló el montículo de ellos que estaban sobre el mueble de la televisión, Yunho se dirigió a ellos y buscó el de su interés, luego se acercó a la cama de Changmin y se sentó junto a él, sin pedirle permiso, comenzando a leer, el menor giró su cabeza hacia él, mirándolo con recelo ¿Por qué invadía así su espacio personal?


- Yunho… - llamó casi con voz trémula y el aludido volteó, sonriéndole de forma que lo hizo sentir incómodo


- ¿Qué pasa? –


- Nada… - sin querer mirarlo de nuevo volvió a su manga, poniéndose nervioso sin saber por qué, en tanto el mayor sonrió con triunfo, leyendo después


- Changmin – lo llamó luego de un rato, el menor hizo un sonido en señal de que lo había escuchado y esperaba que hablara, sin perder de vista su lectura - ¿Ya hablaste con tu familia? ¿te felicitaron? – preguntó con demasiado interés


- Sí, hablé con ellos antes del concierto ¿Por qué? –


- Curiosidad… - volvió a quedarse callado, intentó leer de nuevo pero ya no podía concentrarse – Changmin… - lo llamó de nuevo


- ¿Qué? ¿Qué quieres? – inquirió con un poco de desesperación, estaba en la parte más emocionante y su inquieto amigo no se callaba


- No, nada… - respondió con un poco de tristeza, Changmin lo percibió pero decidió ignorarlo, decidido a terminar de leer ese tomo. Al hacerlo lo dejó sobre la cama y se giró hacia Yunho, éste ya no leía, estaba acostado junto a él con los ojos cerrados


- No puede ser – pensó con molestia, si Yunho se había quedado dormido entonces él debía irse a la cama de su amigo, las cosas ya no eran como antes, compartir una cama ya no era lo mismo, como aquellas noches antes del gran comeback de TVXQ, cuando se quedaban dormidos luego de charlar horas y horas, uno al lado del otro en la cama, mirando hacia el techo. Lamentaba aquello, esos días eran realmente llenos de tranquilidad y los extrañaba – Yunho… - susurró tenuemente, estirando su brazo para sujetar suavemente el hombro de su compañero y removerlo, intentando despertarlo, ésta vez el mayor no fingía, realmente se había quedado dormido, así que lo movió un poco más fuerte – Yunho –


- ¿Qué pasa? – preguntó adormilado, girándose hacia su lado izquierdo, donde estaba Changmin, sonrió al verlo tan cerca, el menor lo notó y se alejó un poco, carraspeó discretamente y miró hacia la cama de Yunho


- Vete a tu cama – ordenó con prisa, pero Yunho se removió entre la cama y luego se estiró


- Tú siempre tienes la cama más cómoda, no es justo – se quejó


- Son iguales, pero si quieres quédate, me voy a la tuya – un poco molesto se giró y sacó los pies de la cama, pero no pudo levantarse pues Yunho le detuvo el brazo, haciéndolo voltear


- ¿Cuál es el inconveniente? Cabemos perfectamente los dos –


- No voy a dormir en la misma cama que tú – respondió un poco alterado, pero sonriendo


- ¿Por qué? Hemos dormido juntos antes – observó con calma


- Antes, tú lo has dicho, no ahora, es incómodo, a medida que crecemos se vuelve más extraño, dos hombres de nuestra edad, durmiendo juntos, es muy raro – explicó con inquietud, soltándose del agarre, pero Yunho lo sujetó de nuevo


- Tienes razón Changmin, perdón, me iré a mi cama – lo soltó al fin y se puso de pie, dirigiéndose a su cama, se acostó ahí sin volver a hablar, Changmin suspiró mientras movía su cabeza a los lados, sintiendo como si fuera su deber ir a "contentar" a su ofendida esposa, así que se puso de pie y caminó a aquella cama, sentándose a su lado – Eso es muy extraño – se mofó el mayor al ver que hacía lo mismo que él


- Cállate que quiero dormir – se acostó completamente y le dio la espalda, cerrando los ojos, el mayor también se giró en la misma dirección, observándole desde atrás, sonrió ampliamente, que atractivo se veía también desde aquella perspectiva, con ganas que no estuvieran esos 40 cm de cama separándolos y poder abrazarlo, pero si hacía aquello se ganaría el odio de Changmin para siempre, cosa que jamás podría soportar


Desde ese día durante varias noches compartieron la cama, sin comentar nada, solamente alguno de los dos llegaba y se acostaba en la cama del otro, a veces conversaban y otras no, aunque también hubo días en los que cada quien dormía en su propia cama, no había una regla en específico, solo tomaban la decisión inconscientemente, se había vuelto una especie de extraña costumbre.


La gira continuaba, era el turno del gran Tokyo Dome, aquel bestial lugar en el que guardaban miles de memorias, su primera vez ahí fue en el 2009, con la gira The secret code, ahora volvían de nuevo, ellos dos solo, con buenos ánimos de dar lo mejor de ellos, porque eran Tohoshinki, y Tohoshinki nunca decepciona a sus fans. En el majestuoso lugar tendrían tres presentaciones aunque no serían las últimas de la gira. Aquel día 15 de abril sucedió algo hermoso para ambos miembros que jamás olvidarían, luego de un proyecto ideado por Bigeast especialmente para agradecerles por la permanencia a su lado durante la presentación de su canción Still el inmenso océano rojo fue sustituido por un mar de luces blancas que les llenó de brillo la mirada…


"Dicen que cuando tu corazón late de prisa y tan lleno de vida es como si fuera a salírsete el alma en un suspiro"**


Yunho recordó aquellas palabras tan vívidamente como si fuera aquel mismo instante de su debut, la inquietud de su corazón, la alegría de su alma, volver a sentir la emoción de un adolescente que moría de ganas por comerse al mundo. Todo estaba ahí, sus sentimientos agolpados en los latidos desesperados de su corazón, en el escenario que añoraba, junto a los incondicionales fans, junto al hombre que amaba, aquel que sin esperar nada a cambio seguía a su lado.


Aunque en ese momento no lloró, los sentimientos acumulados desde aquel hermoso océano blanco hasta el final del concierto terminaron por hacerlo explotar en un mar de diversas emociones, ahí, frente a su hermoso océano Bigeast y junto a Changmin se soltó a llorar, por primera vez desde que pisaba un escenario y para asombro de todos, sus fans, el staff y aún más de Changmin, y no es que nunca lo hubiese visto llorar, pero era la primera vez que sucedía así, tan abiertamente, y fue tanta su impresión que sus ojos se enrojecieron ante aquella conmovedora escena, sin apartar su mirada de él le escuchó hablar, agradecer, dejando su corazón en las palabras sinceras que salían de su boca… y el concierto de ese día terminó, al regresar al backstage el ambiente no se sentía del todo tenso y todos animaban a Yunho con sus palabras, los felicitaban a ambos, porque habían pasado por tantas cosas para llegar hasta ahí, para seguir siendo Tohoshinki en cada paso dado.


Changmin en cambio no habló mucho, se limitaba a asentir con su cabeza o aplaudir cuando se requería, mientras los demás hablaban de los sucesos de ese día, pero solo Yunho supo que tanto quería decir su hermano menor y que por razones que solo él conocía las diría en privado, como siempre, el menor no era muy bueno con las palabras, más aún si éstas habría que decirlas en público o delante de personas que no fueran de su completa confianza. Así regresaron al Hotel luego de que ya no hubo más motivo para quedarse en el backstage del Dome, al día siguiente debían dar su último concierto en Tokio y luego partirían hacia Osaka para sus presentaciones en el Kyocera Dome; no habían conversado en el trayecto después de haber ido a cenar, su manager en Japón los dejó hasta la puerta de la habitación y se fue luego de felicitarlos por enésima vez. En cuanto llegó, como siempre, Changmin fue a ducharse, al salir se encontró con Yunho de espaldas a la puerta del baño, sentado en su cama, tenía la cabeza agachada y sus brazos apoyados en sus piernas, el menor lo miró fijamente unos instantes, dudando en sí debía acercarse o no, había tanto que quería preguntar


- ¿Estás bien? – atinó a preguntar luego de unos instantes


- Sí, todo bien – respondió secamente, luego se irguió, suspiró profundo y sin levantarse giró la parte superior de su cuerpo hacia su compañero - ¿Y tú? ¿Cómo te sientes? –


- ¿Yo? – se señaló a sí mismo, extrañado de la pregunta – Excelente, no soy yo quien lloró frente a tanta gente – respondió con sinceridad, acercándose a la cama de Yunho, éste se giró de nuevo al frente cuando Changmin llegó hasta allá


- Fueron tantas cosas, yo… -


- Lo sé – lo interrumpió Changmin, luego le sonrió con sinceridad – Sé muy bien lo que sentiste – lo miró fijamente, estiró su mano diestra y con el dorso de su dedo índice le acarició la mejilla, sorprendiéndolo, Yunho no estaba acostumbrado a ese tipo de ademanes de parte de Changmin y no pudo evitar ponerse nervioso. - ¿Sabes? Me hizo pensar en lo mucho que amo esto, no me veo lejos de éste mundo, antes quise escapar, sentía que me caía, que mi vida era un pozo sin fondo en el que yo caía y caía sin saber lo que vendría – comenzó a explicar el más alto, aún con su dedo tocando a Yunho, mientras éste lo miraba fijamente, escuchando atento – Pero gracias a ti encontré una mano que detuvo mi caída, no estaría parado aquí si no fuera por ti – sonrió al terminar, nervioso sin saber por qué, Yunho sonrió con calidez, Changmin siempre encontraba que decir cuando lo necesitaba, así como sabía callar cuando lo precisaba. El mayor se puso de pie cuando Changmin retiró su mano y lo abrazó con fuerza, cerrando los brazos en su espalda, apoyando la barbilla en su hombro


- Yo tampoco estaría aquí si no fuera por ti, me diste mucha fuerza para seguir Changmin, gracias – dijo de forma cariñoso cerca de su oído, el aludido sonrió, avergonzado, pero se aferró también a su cuerpo y en silencio se abrazaron unos instantes - ¿No importa esto? – preguntó Yunho de repente, aún no se habían soltado


- ¿El qué? – preguntó enseguida


- Aún tengo sudor en la ropa y tú te acabas de bañar – respondió burlonamente, Changmin sonrió levemente, comenzando a soltarlo


- Está bien por hoy, pero solo hoy… - respondió cuando terminaron de soltarse, Yunho sonrió de aquella forma que lograba darle calidez al ánimo de Changmin


- Entonces también solo por hoy… - el mayor se acercó de nuevo a él, el más alto lo observó, borrando su sonrisa, esperando, sin poder dejar de mirarlo a los ojos, pero Yunho cerró los suyos y sujetándolo del rostro inclinó su cabeza a la derecha y le besó los labios, por instantes el menor cerró los suyos, recordando la calidez de aquellos labios que durante meses no había tocado, pero no pudo responder, no en ese momento, Yunho tampoco esperó respuesta, solo se alejó de él y al abrir los ojos le sonrió – Perdón… - aunque no se arrepentía en absoluto de lo que hizo se disculpó, creyendo que Changmin necesitaba una disculpa pero no fue así, el menor sonrió y tan solo agitó levemente la cabeza a los lados, indicándole que no había problema. Yunho se alejó y fue a tomar una ducha, pero antes de entrar al baño el menor lo llamó, así que volteó hacia él, observando a su compañero acercarse hasta quedar frente a frente - ¿Qué pasa? –


- Mi mamá siempre dice que las cosas se hacen bien o no se hacen – comentó sonrojado, pero Yunho no entendió que trataba de decir


- ¿Por qué lo dices? – preguntó confundido


Tonto… - de forma más brusca que Yunho se acercó más, sujetándole la nuca con su mano derecha lo atrajo hacia él y cerrando los ojos con fuerza lo besó, pero a diferencia de su compañero él si buscó una respuesta, Yunho le respondió dubitativo y ambos movieron sus labios como si antes no hubieran compartido besos, era como volver a empezar, hasta que se acostumbraron, Changmin llevó su otra mano al cuello del mayor y luego la pasó hasta su espalda, apretándolo más contra su cuerpo, no sabía por qué, solo necesitaba de ese roce, de una gran cercanía, pero Yunho le sujetó los brazos con sus manos, como si tuviera intensión de apartarlo, pero no podía, él necesitaba también de aquellos besos, de aquel cuerpo, pero si se dejaba llevar terminaría excitándose, quizás buscaría algo más que solo besos, pero sabía que Changmin no estaba preparado para eso, quizás nunca lo estaría. La falta de aire fue su enemiga, no hubo más remedio que apartar sus labios y abrir los ojos, estaban jadeantes, respirando rápidamente, la cercanía llevó a Changmin a darse cuenta de lo que provocó en el mayor con sus besos y se sintió avergonzado, Yunho también notó que se había dado cuenta, pero el menor no hizo comentario alguno ni se apartó rápido de él, asustado, Changmin solo sonrió tímidamente – Será mejor que… -


- Tomaré un baño – le interrumpió, sonriendo nervioso – De agua fría – completó luego, mirándolo a los ojos, Changmin solo asintió, casi sin expresión, pero estaba realmente avergonzado con la situación. Se miraron en silencio antes de que Yunho entrara por fin en el baño, en cuanto lo hizo el menor sintió que se desplomaba, solía tener mayor control sobre esas "incómodas" situaciones, así que él no sufrió ningún "accidente", pero estaba nervioso, sus labios cosquilleaban como nunca antes.


Anteriormente se habían besado así o con más pasión, pero el alcohol no hacía que pudiera recordar exactamente el detalle de aquellos besos, para Changmin el beso que acababa de darse con Yunho fue el mejor; suspiró profundamente y se pasó las manos por el cabello, no quería estar ahí para cuando Yunho saliera, sentía vergüenza, pero tampoco podía salir de la habitación, así que optó por irse a acostar, con suerte se quedaría dormido antes de que su compañero saliera de bañarse. A partir de esa noche no volvieron a dormir juntos


Terminaron sus presentaciones en el Tokyo Dome y tuvieron que abandonar Tokio, ahora era el turno de Osaka, ahí tendrían 3 conciertos y así se concluiría por fin su gira Tone, la primera de Tohoshinki como dúo. Viajaron a Osaka por tierra, tenían días de pausa por lo que fue posible; en la gran vagoneta no viajaba todo su staff por obvias razones, en la parte de atrás estaban Yunho y Changmin, durante una pequeña parte del trayecto fueron despiertos, mirando por la ventana de vidrios polarizados mientras comentaban algunas cosas, sobre todo recuerdos, todas y cada una de las ciudades de Japón por las que estuvieron les traía algún recuerdo en especial


- ¿Sabes Changmin? Deseaba mucho poder visitar Osaka de nuevo – comentó Yunho una hora después de salir rumbo a la mencionada ciudad


- ¿Ah sí? ¿Por qué? – preguntó sin mucho interés


- Las personas son más cálidas ahí ¿no crees? Más alegres –


- Solo un poco, lo que pasa es que eres muy fácil de impresionar – respondió con burla, era una especie de pasatiempo para él contradecir todo lo que dijera Yunho, viéndolo desde perspectivas diferentes, Yunho torció un poco la boca en señal de berrinche


- Eres malo conmigo – observó con suma precisión y su compañero sonrió triunfante


- Lo que pasa es que te quejas demasiado –


- ¿Yo? – lo miró con incredulidad – Eres la persona más quejumbrosa que conozco – se defendió sin miramientos, Changmin también volteó a verlo


- ¿Yo me quejo? Eso no es verdad –


- Ahora te quejas porque digo que te quejas de más – rio divertido, ahora él había contratacado las burlas de su amigo, Changmin sonrió al reconocer su derrota


- Yo mejor dormiré – él también pondría su escudo para defenderse, amaba bromear con otros y burlarse de ellos, pero no que le hicieran lo mismo


- Descansa Changmin, nos espera una final importante – comentó para continuar el cambio de tema, luego se estiró hacia el equipaje que llevaban y sacó una pequeña manta


- ¿Eso para qué? –


- Tengo frío, el aire acondicionado está un poco fuerte, tápate también – sin pedirle permiso se acercó un poco más a él y echó la sábana sobre las piernas de ambos


- Yo no quiero – se quejó de nuevo, intentando quitársela pero Yunho lo impidió


- Debes cuidar tus articulaciones de los cambios bruscos de temperatura – explicó como si hablara un padre a su hijo, Changmin no tuvo más remedio que obedecer, cuando su amigo se ponía en esa posición de padre sobreprotector no había fuerza humana que lo hiciera cambiar de parecer – Listo, ya puedes dormir – sonrió con emoción, había logrado domarlo en ese round


- Está bien – gruñó irremediablemente, luego cerró los ojos. Yunho metió ambas manos en la manta y las colocó en sus piernas, cerrando los ojos también, como siempre se quedó dormido antes que Changmin, éste lo supo cuando escuchó su cambio de respiración, miró a su lado y lo vio, con la cabeza inclinada hacia su lado y la boca ampliamente abierta - ¿Qué nunca dormirás como la gente? – pensó indignado al ver ese rostro de siempre al dormir.


Él también sintió algo de frío en sus manos y pensó en aquello de las articulaciones, así que también las metió, intentando ponerlas a los costados de sus piernas, pero su mano izquierda cayó sobre la mano de Yunho que ya no reposaba sobre su pierna, sino al costado de ésta y la retiró enseguida, sin sacarla de la manta, giró su cabeza hacia él y recordó esas noches en que compartían cama, recordando un día en específico cuando despertó en medio de la madrugada, con ganas de ir al baño, al abrir los ojos lo vio de frente a él, demasiado cerca, se le veía tan tranquilo dormir que olvidó sus ganas de ir al baño y lo contempló por casi media hora, su apacible rostro como el de un niño inquieto que ha caído profundamente dormido luego de un día lleno de juegos.


Sonrió al recordarlo, ahora podía ver aquella misma expresión, aunque menos linda que aquella noche


– Cada vez me siento más extraño a tu lado – pensó afligido, no entendía por qué, pero Yunho comenzaba a ser alguien en quien no podía dejar de pensar, algo como su familia, pero más allá, porque no eran los lazos de sangre aquellos que les unían, eran otro tipo de lazos, tenía miedo ¿podía imaginar una vida sin él?... de ser posible redujo más la distancia entre sus cuerpos, agarró la mano que antes había dejado de tocar y la subió a donde estaba antes, sobre la pierna de Yunho, con cuidado para no despertarlo, luego con su misma mano izquierda la colocó sobre la mano derecha de Yunho, apretándola ligeramente, apoyó su cabeza en el respaldo del asiento y cerró los ojos, quedándose dormido poco después


A media hora antes de llegar a Osaka el menor comenzó a abrir los ojos, lo primero que vio fue el paisaje afuera de aquella vagoneta, volvió a cerrarlos unos instantes antes de abrirlos definitivamente, se sentó más adecuadamente y con su mano derecha se comenzó a tallar el ojo derecho, sintiendo casi al instante cuando quiso mover su mano izquierda que ésta era sujetada por la mano de Yunho, miró rápidamente hacia él y lo observó viendo también el paisaje de afuera, pero del lado de su ventana


- Despertaste – dijo en voz baja, sonriendo, luego de unos instantes giró la cabeza hacia él, después la apoyó sobre el respaldo sin dejar de mirarlo, Changmin tragó saliva e intentó quitar su mano, pero Yunho la apretó contra la suya, tenían sus dedos entrelazados – Cuando desperté tú me sujetabas a mí, solo quiero ser amable también – sonrió tratando de no reírse, la expresión de Changmin era muy graciosa en esos momentos, incluso parecía sonrojado, el menor desistió de soltar su mano y estuvieron con las manos agarradas durante casi todo el trayecto que les faltaba, hasta que el mayor lo soltó a él, luego quitó la manta de sus piernas para guardarla – Vaya que tenías frío, estás más cerca de mí – observó al ver que el espacio entre ambos era casi nulo, Changmin disimuló sonriendo sarcásticamente


- Si claro, quería el calor de tu cuerpo – comentó con burla sin pensar en lo raro que sonaba decir aquello


- Es lo mismo que digo – respondió Yunho, mirándolo a los ojos, Changmin enseguida retiró su mirada de él y puso atención al paisaje de afuera, en pocos minutos estuvieron ya en Osaka, guardando absoluto silencio, sin hablar de aquello después


A mediados de año fueron invitados a un festival en la isla de Jeju, sin embargo a éste no asistieron varios artistas de la ola hallyu como era la costumbre, el evento en sí fue privado, siendo ellos los únicos invitados junto a una famosa cantante, por lo que el sentimiento de estar ahí fue distinto al de cualquier otro, parecía más bien un viaje personal de ellos dos solos; dicha idea emocionó a Yunho, era como un viaje de pareja o al menos así lo veía él, en cambio Changmin no tenía ningún sentimiento especial al respecto, aunque debía reconocer que se sentía extraño. Llegaron al Hotel con vista al mar alrededor de la tarde, comenzaba a oscurecer, el festival sería al día siguiente por la noche, así que solo estarían ahí ese día, su anfitrión y organizador del evento los vio llegar al Hotel y no tardó en acercarse a saludarlos, el veterano actor y cantante Son Ji Chang mostró una gran sonrisa al verlos, Yunho y Changmin correspondieron igual


- Los estaba esperando – dijo con emoción – Hace rato mi esposa preguntó por ustedes, ha tenido que ir a unos asuntos –


- Es un honor, muchas gracias por la invitación, nos gustaría mostrar nuestros respetos a su esposa cuando sea posible – contestó Yunho con aquella educación que le caracterizaba al hablarle a sus mayores, Changmin asentía convencido mientras sonreía


Vengan al Lobby, los registraremos – cargando cada uno con su maleta le siguieron, Changmin miraba con emoción, aquel era un bonito Hotel. Ji Chang se acercó a la recepción y pidió por la habitación que se había asignado a TVXQ, sin embargo hubo un problema al hacer la reservación, el hombre miraba la pantalla un poco inquieto mientas charlaba con la recepcionista, aquel era un Hotel concurrido y no había muchas habitaciones disponibles. Yunho al ver que algo pasaba atinó a mirar a Changmin, se entendieron con la mirada y se acercaron a la recepción


- ¿Algo pasa? – preguntó el mayor al ver el rostro preocupado de su anfitrión


- Sí, hubo un problema al reservar –


Respondió incómodo, no le gustaba quedar mal con sus invitados, Yunho se acercó más y miró la pantalla, a nombre de Jung Yunho y Shim Changmin estaba reservada una suite nupcial, pronto abrió ampliamente los ojos al leer, Changmin vio su expresión y se confundió, no sabía si le daba gusto o susto lo que había leído, así que él también se acercó a ver, casi sintió que se ponía verde ¿Qué diablos era eso?


- Hyung, eso no… - susurró con perplejidad el menor, refiriéndose a Ji Chang


- Lo lamento mucho, de verdad – respondió el cantante, realmente avergonzado


- Es solo una habitación, no se preocupe – dijo Yunho para calmar el ambiente, pero a Changmin no le pareció del todo que no importaba ¿Qué dirían las personas si supieran? – Ya sabemos que no somos una pareja de casados – se rio con ganas, aunque nervioso


- Estoy muy apenado –


- Perdonen, de verdad – se unió la recepcionista a la pena por aquel incidente


- ¿De verdad no hay más habitaciones? – insistió Changmin casi de forma caprichosa, Yunho lo volteó a ver para reprenderlo con la mirada, no quería que su anfitrión siguiera sintiéndose mal


- Si, vuelva a buscar por favor – insistió el hombre, Yunho movió la cabeza a los lados para regañarlo, así que Changmin optó por apoyar la moción de que no importaba


- Está bien, no es necesario, usaremos esa habitación, es una sola noche – dijo por amabilidad, torciendo una especie de rara sonrisa, Yunho conocía de sobra esa expresión


- Muy bien, lamento que esto haya pasado – comentó avergonzado, entregándoles la llave


- No se preocupe, estaremos bien – sonrió el mayor, con esa tranquilidad que inspiraba confianza, su anfitrión sonrió, ya más tranquilo


- Entonces por favor pasen, en dos horas haremos una recepción en el salón, se servirá una cena especial, los esperamos – indicó y ellos dos asintieron, a Changmin se le iluminaron los ojos al oír que cenarían, se moría de hambre


- Nos veremos más tarde – se despidió amablemente Yunho, el anfitrión del evento asintió y se despidió agitando su mano, entonces ambos se fueron rumbo a los elevadores, Yunho no mencionó nada del incidente pero se moría de ganas por ver la habitación de él y "su esposa" casi evitó reír al pensar en el término, Changmin en cambio seguía sin parecerle buena la idea, pero ya vería la forma de mandar a Yunho al suelo y el ganarse la cama nupcial. Llegaron a la habitación asignada y Yunho abrió la puerta, ninguno entró, Yunho miró a Changmin - ¿Te llevo en brazos? – preguntó en burla, ganándose una mirada de desprecio de parte del menor, quien lo ignoró y entró en la habitación, prendiendo la luz, Yunho entró también y cerró la puerta, dejando su maleta enseguida junto a ésta. Miraron asombrados lo bonita de la habitación, con un recibidor como si fuera casa, no había ninguna puerta, pero la recámara estaba separada con un muro


- Wow – expresó el menor al ver los muebles, eran finos pero con un estilo simple, la habitación estaba bastante iluminada y fresca, avanzaron hacia la recámara y de nuevo Changmin casi siente que su color de piel cambió a uno verduzco, la cama no solamente era muy amplia y de telas finas, sino que estaba adornada con dosel alrededor, era demasiado romántico, claro, si era una habitación nupcial tenía que serlo, estaba tan impactado que no reparó en los demás muebles, cerca de la cama estaba una ventana grande con las cortinas de seda cubriéndola, se acercó ahí, como siendo llamado por un canto de sirenas y se dio cuenta que tenían vista directa al mar


- Es preciosa – observó Yunho maravillado, si fueran realmente una pareja de recién casados a él le gustaría estar con Changmin en esos momentos precisamente "consumando" el matrimonio en aquella cama, se sonrojó solo de pensarlo y esbozó una gran sonrisa mientras miraba la cama, Changmin que ya no veía por la ventana lo miró hacer esa expresión y enseguida lo miró con enojo ¿Qué diablos se estaba imaginando el pervertido?


- ¡Ey! Lo que sea que estás pensando… ni te lo tengas creído – mencionó preocupado, no tenía ni idea de lo que había imaginado su amigo, pero no le había gustado para nada aquella extraña y lujuriosa expresión, Yunho lo miró y rio por lo bajo


- No soy esa clase de persona – se excusó enseguida – Solo pensaba que se veía bonita – mintió valientemente, Changmin torció la boca y dejó caer su maleta al suelo


- No sé, no te creo, tomaré una ducha – informó enseguida, aunque su viaje no fue largo quería estar muy limpio a la hora de la cena, Yunho lo miró fijamente unos instantes, Changmin lo notó cuando se disponía a sacar ropa de su maleta - ¿Qué me miras? –


- He estado pensando – contestó tranquilamente, sin dejar de mirarlo


- Dime ¿en qué has pensado? –


- En Tokio – respondió casi nervioso, Changmin entendió enseguida el mensaje y se aclaró la garganta discretamente, sosteniéndole la mirada


- En Tokio… - respondió por lo bajo, pensando en que escucharía ahora, esperó una respuesta


- ¿Tú no piensas en ello? –


- No te entiendo –


- Me entiendes perfectamente – lo contradijo con seriedad, comenzando a acercarse a él


- Yunho… -


- Lo que hice no estuvo bien, rompí nuestro acuerdo, pero tú, tú Changmin… - quiso terminar, pero fue interrumpido


- Cosa del momento, nada más… perdóname si te hice creer otra cosa – explicó luego de tragar saliva, Yunho se detuvo a menos de un metro de él


- Ese es el problema, yo no quiero que sean solo "momentos" – explicó nervioso, desvió la mirada unos instantes, no soportaba ver tanto desconcierto en el rostro de su compañero, Changmin tragó saliva duramente, de pronto fue como si su mirada no pudiera enfocar y sin responder le dio la espalda


- Es una locura, nosotros no tenemos esa clase de relación – explicó casi temblando por los nervios, Yunho sonrió como quien busca qué palabras decir, luego dio un par de pasos al frente hasta estar muy cerca de la espalda del menor, quien lo sintió acercarse pero no se movió


- ¿Qué me dirías si te propusiera que seamos amantes? – inquirió con inquietud, no había querido ser tan directo, no quería asustarlo, pero aquellas palabras eran sinceras y salieron de su boca sin planearlas, al oír aquella propuesta los ojos de Changmin se abrieron aún más de par en par, quedándose paralizado ¿había oído bien? ¿era otra broma de mal gusto? – Changmin – lo llamó al cabo de unos momentos de silencio entre los dos, el mayor estaba preocupado de la reacción que pudiera tener el menor


- ¿Te has vuelto loco? ¿Qué clase de locura es esa? – preguntó indignado, pero con voz moderada, no estaba enojado, solo un poco asustado


- Eso, que seamos amantes… - repitió con menos duda, mirando fijamente su nuca, Changmin cerró los ojos unos momentos y suspiró, luego se giró hacia él, mirándolo directamente a los ojos


- No – contestó tajantemente – Es lo que te diría, no aceptaría semejante propuesta – contestó decidido, Yunho sintió que su corazón se hacía pedazos, si alguna vez decidió no confesarle su amor al más alto era precisamente para no sentir lo que en esos momentos estaba sintiendo


- Entiendo – respondió con dejo de tristeza


- No, ese es tu problema Yunho, que realmente no entiendes – expuso con firmeza, Yunho lo miró a los ojos en silencio unos momentos


- ¿Qué es lo que debo entender? Explícame – lo retó sin miramientos, el menor suspiró profundamente sin dejar de mirarlo


- Eso, que tú y yo somos amigos solamente, no se trata solo de que te estoy rechazando como amante – al decir esa palabra sintió un cosquilleo extraño en el estómago – Se trata de que ni tú ni yo nos queremos de esa forma – aunque no era así, el mayor no lo contradijo – Y ser amantes, eso… eso implica algo más íntimo y no es lo que quiero – sintió que algo se atoraba en su garganta al mencionarlo – Eso es lo que deberías entender –


- ¿Sabes que entiendo? –


- ¿Qué? –


- Que ni tú mismo te crees lo que estás diciendo – respondió sin esperar, Changmin abrió amplio los ojos ¿de qué diablos hablaba? – Dos personas, más aún, dos hombres que solo son amigos no se besan como lo hemos hecho – Changmin desvió la mirada, nervioso, los recuerdos volvieron a su mente, lo pensó unos momentos, sin hablar – Lo que pasa es que te asusta lo que puedas sentir por mí ¿no es así? – Preguntó directamente, sin rodeos, Changmin se sorprendió de nuevo, retrocedió un paso casi imperceptiblemente


- Tengo muy en claro mis sentimientos por ti, te quiero, y mucho – explicó


- Eso lo sé, así como sé que pueden surgir otra clase de sentimientos – indicó con decisión


- ¿Estás loco? –


- No, y deja ya la doble moral… cada vez que nos hemos besado noto la falsedad en tus palabras de éste momento, he llegado a pensar que solo me importa como actúas y no lo que dices, la forma en que responde tu cuerpo… - se acercó tanto que Changmin se sintió estremecer, pero por acto reflejo lo empujó para alejarlo


- No te acerques así – pidió nervioso, aunque no estaba molesto, Yunho no dijo nada y se acercó de nuevo, antes de que pudiera reaccionar lo sujetó con fuerza de los hombros y lo atrajo a él para robarle un beso, Changmin apretó los labios para que el mayor no buscara una respuesta a su caricia, después apartó bruscamente su cabeza, girándola hacia un lado, Yunho abrió sus ojos y lo observó, tenía el rostro completamente sonrojado, continuó sujetándolo de los hombros por un momento, luego lo soltó


- Perdóname – dijo por lo bajo, caminó un paso atrás y le dio la espalda – No te forzaré a nada, pero quiero que seas más sincero contigo mismo – completó con una sonrisa triste, Changmin apretó los labios de nuevo y se quedó callado unos instantes, sin mirarlo


- Es verdad… - comentó de pronto, mirando después a Yunho – Me asusta pensar en mis sentimientos por ti, en lo que pudiera llegar a sentir – confesó avergonzado, Yunho sintió que su corazón volvía a unir sus pedazos y se giró hacia él, su compañero lo observaba – Y no quiero que cambien, solo te quiero ver como mi amigo, mi compañero, así quiero que sea siempre, solo eso – culminó su explicación, volviendo a deshacer en segundos la ilusión que Yunho se había hecho de sus primeras palabras ¿cuántas veces podía decepcionarse y aún seguir esperanzado en que aquel a quien amaba le correspondiera? Sonrió amargamente, Changmin observó sus expresiones y sintió una punzada en su estómago


- Supongo que es así… - susurró casi para sí mismo. Por segundos estuvieron en silencio, sin mirarse, cada uno pensando en la situación desde su punto de vista – Hay un evento al cuál asistir – rompió el hielo el mayor, alejándose hacia su maleta que había dejado a la entrada, Changmin suspiró profundo mientras se agarraba el pecho, que momento tan tenso entre los dos, su corazón latía rápido, necesitaba esa ducha urgentemente así que se fue a bañar. Yunho en cambio había llegado hasta la puerta, se agachó para agarrar su maleta pero se dejó caer de rodillas, que ganas había tenido de besar y tocar a Changmin, incluso contra su voluntad, pero había sido una lucha interna devastadora, una parte de él quería ser más rudo, más directo, que no le importara nada, pero en contrapartida estaba su otro yo, el diligente y diplomático Yunho, el que hacía lo correcto y que le pedía a gritos guardar la compostura, a él fue a quien terminó por obedecer y se había detenido.


Ahora se arrepentía, porque si no seguía siendo directo jamás tendría el valor de decirle a Changmin que estaba enamorado, que desde hace años ha estado esperando por él, o quizás era momento de darse por vencido, no estaba seguro de nada - ¿Por qué? – se lamentó en silencio, apretó los puños sobre la tela de la maleta y se agachó, apoyando la frente en ésta, nunca antes se había sentido tan frustrado


Cuando Changmin salió del baño se encontraba solo en la habitación, vio la maleta de Yunho abierta sobre el suelo de la recámara, era obvio que se vistió y salió, rumbo a la cena, aún faltaba casi una hora para que comenzara, pero él ya no estaba ahí, Changmin suspiró con frustración, todo lo sucedido momentos atrás, las palabras que se dijeron lo hicieron sentir culpable, quizás fue muy duro con Yunho, pero él mismo tenía la cabeza hecha un nido ¿Qué pretendía el mayor de ellos dos? A él le asustaba lo que pudiera pasar, ya de por sí besarse ocasionalmente o sus extraños acercamientos resultaban impresionantes y difíciles de asimilar, no podía imaginarse a ambos así, como había dicho "hipotéticamente" Yunho, como amantes


Porque si bien se habían besado en varias, o mejor dicho, numerosas ocasiones, el término amantes según su entender abarcaba un plano más íntimo, el cuál obviamente involucraba sexo… el rojo le invadió por completo el rostro… las ideas le turbaron la mente: sus cuerpos unidos sin ropa que les estorbase, acto sexual, contacto genital, coito, cópula; no importaba el término que le diera al suceso, era bochornoso, sucio, degenerado, y obviamente no se imaginaba involucrado en eso junto a Yunho, claro, había estado con su ex novia en varias ocasiones, pero era distinto ¿no? porque es lo que dicta la naturaleza, hombre y mujer, con tipos de cuerpos diferente cumpliendo funciones distintas ¿podría llamarlo un ensamble perfecto? No quería sentirse homofóbico pero realmente no entendía como 2 hombres podrían entregarse de esa forma, porque "aquello" con lo que podrían lograr ese "ensamble perfecto" tenía también sus propias funciones, además de usarlo así obviamente representaría doloroso a un nivel que no podría siquiera imaginarse, pero ¿eso era quizás lo que quería Yunho? Porque su expresión al mirar la cama, sus ojos brillaron tanto como cuando estaba frente a un océano rojo ¿de verdad él quería "eso"? aquel acto ¿con él?


- No puede… ¿él… el me propuso algo así? – cuando escuchó aquellas palabras entendió lo que significaba la palabra amante, sin embargo apenas en esos instantes pensaba a detalle lo que aquello podría involucrar, sintió una especie de opresión en el estómago, no podría ver a Yunho de nuevo a los ojos si pensaba que él quería "tirárselo" o quizás ser tomado por él, su mente no concebía la idea, ni siquiera que Yunho le entregase su cuerpo, mucho menos saberse a él en esa posición tan sumisa.


Hace tiempo, cuando aún sentía curiosidad por aquello que aún no experimentaba, Changmin gustaba de ver ciertos videos, los compraba legalmente y hasta se llegó a convertir en experto para buscarlos, recordó una ocasión en que hizo una mala compra, no podría olvidar algo así, descargó un video porno gay, cuando comenzó y se dio cuenta del error lo quitó de inmediato, pero en ese instante uno de sus ex compañeros de grupo llegó y no pudo borrarlo, así que lo dejó pasar, días después cuando quiso depurar su computadora lo volvió a encontrar, descargado, sintió curiosidad y lo abrió, no pudo terminar de verlo, el trauma fue mucho para él, pero logró ver lo esencial, como dos hombres se fusionaban en un acto salvaje, no dejaba de ser pornografía, así que el acto no fue para nada romántico, sin embargo juró que jamás sentiría curiosidad por practicar algo así.


Ahora que recordaba aquello no podía estar más de acuerdo con su Yo del pasado, pero aunque no estuviera de acuerdo con él y decidiera experimentar, ¿podría hacer "eso" con Yunho? Lejos de ser hombre como él, era su amigo, su compañero, casi su hermano, si algo así sucediera entre ellos sería como el hilo roto entre la sana convivencia y el arruinar su amistad para siempre


Como toda persona sociable en un evento social, Yunho iba y venía de varias personas, saludando, conversando de esto y aquello, la cena comenzaría en menos de 15 minutos, había una mesa reservada para TVXQ y otros artistas de renombre, como ya sabía, ningún otro cantante hallyu salvo ellos dos y Lee Jung Hyun, la cantante y bailarina conversaba amenamente con Yunho y el anfitrión del evento, los tres reían entre conversación y conversación, Changmin llegó al salón donde se llevaría a cabo la cena y lo primero que vio al fondo fue a Yunho, su corazón latió como si tuviera tiempo sin verlo, ahí estaba, conversando mientras mostraba una gran sonrisa, no supo explicar por qué, pero no podía apartar la mirada de él, como si un extraño imán se hubiese introducido en su amigo, lo dudó un poco, quería acercarse ahí, unirse a la conversación, pero decidió mejor ir a su mesa…


Son Ji Chang, quien estaba frente a la entrada del salón divisó la llegada de Changmin a lo lejos, parecía que el miembro de TVXQ se dirigiría a su mesa, así que le llamó, le escuchó enseguida y miró de nuevo hacia donde estaban los tres, Yunho que le daba la espalda se giró hacia él y lo miró con seriedad, compartieron mirada unos instantes hasta que el mayor se giró de nuevo hacia los otros dos cantantes, Changmin llegó hasta ellos y sonrió amablemente


- Precisamente hablábamos de ustedes – dijo el anfitrión tan pronto llegó Changmin


- Espero que bien – respondió con media sonrisa


- ¿Se puede hablar mal de ustedes? – completó la chica a modo de seguirle el juego de modestia, Changmin inclinó su cabeza en ademán de estar de acuerdo


- Supongo que no – respondió bufonamente, luego se rieron a excepción de Yunho, Changmin lo miró de reojo, no era normal en él estar así, se sintió mal por ello


- Creo que es hora de pasar a sus asientos – indicó el actor


- Sí – respondió cortésmente Yunho


- Por cierto, mañana ¿Qué tal si vamos Jung Hyun y yo por un trago mañana después del concierto? – sugirió el anfitrión, la chica sonrió emocionada, le agradaba la idea


- Claro, nos parece perfecto – respondió amablemente Yunho, esbozando una sonrisa sincera, se despidieron y fueron hacia su mesa, Changmin caminando tras él, no podía dejar de mirarlo, aunque necesitaba ver sus ojos, saber que su mirada hacia él no era de odio. Tomaron asiento, los meseros sirvieron bebidas antes de llevar los platillos, durante toda la cena no conversaron y luego de ella no hubo tiempo, personas se acercaban, conversaba y luego se iban, hasta que llegó la hora de retirarse, al día siguiente había que madrugar, ver el lugar del evento, ensayar, hacer pruebas de sonido, probarse vestuario y muchas cosas más


- Vámonos Changmin – fueron las primeras palabras de Yunho hacia él, entonces ambos comenzaron a despedirse, mostrar respeto a sus mayores e irse a la habitación, en el trayecto tampoco hablaron, ni siquiera en el elevador, ni cuando entraron a la habitación de Hotel. Al cerrarse la puerta Yunho dejó los zapatos a la entrada, el menor miró molesto que ni siquiera los dejó apeados a la pared o donde no se vieran tan mal, pero no dijo nada


- Yunho… - llamó dubitativamente, odiaba estar alejado de él – No quiero que estemos distanciados – comentó con tono triste, Yunho que se disponía a cambiarse de ropa lo miró


- ¿Distanciados? Distancia es lo que pides a gritos Changmin, no sé a qué viene tu comentario – dijo con dureza, Changmin sabía que esa actitud era por su culpa


- Sí, distancia física, ya sabes… no que seas frío conmigo, es muy raro en ti – explicó enseguida, el mayor ablandó la dureza de su mirada, quizás si estaba siendo muy duro con él


- No tienes idea de lo difícil que comienza a ser para mí poderme acercar a ti – explicó sencillamente – Cada vez que suceden cosas raras entre nosotros, como las llamas tú, pasa esto, es como dar un paso atrás, es como intentar borrar lo que hemos vivido


- Discúlpame, pero es difícil para mí… -


- ¿Difícil en qué sentido? Porque cuando me has besado no te veo contrariado, es más, lo disfrutas ¿no? – comentó con labia, esperando una reacción


- Sí, es verdad – lo admitió sin rodeos, aunque estaba nervioso


- ¿Eh? –


- Dije que es verdad, he disfrutado los besos que nos hemos dado, pero eso no cambia nada – explicó convencido, Yunho ya no comprendía ese estira y afloja de Changmin, aquel se estaba convirtiendo en un juego que terminaría por atraparlos, rotas todas las reglas


- Ya, mejor no digas nada – sugirió el mayor, agitando su cabeza a los lados


- Tenemos que aclararlo –


- ¿Aclarar qué? Ahora si entendí perfectamente Changmin – lo miró fijamente – Está bien para ti que a veces sucedan "cosas raras" entre nosotros, pero es solo un juego ¿no? que suceda cuando tenga que suceder, sin consecuencias, sin compromisos, cuando la soledad esté de por medio, y… y que no haya intimidad ¿cierto? no soy de plástico Changmin, tú tampoco, algún día quizás, no sé… tal vez pase algo entre nosotros… algo inevitable – lo hizo sonrojar, la mirada fija en su rostro lo hizo sentir intimidado – Y si eso pasa es mejor que estés preparado mentalmente – sentenció al terminar, alejándose de él para poder vestirse. El corazón del más alto latió con tanta fuerza que creyó que sufría de taquicardia, no podía ser posible, Yunho sí esperaba que "aquello" sucediera entre ellos, no quiso pero se imaginó a sí mismo en aquel video porno de su adolescencia, agarrando a Yunho, volteándolo y tomándolo por atrás, aquel flashazo en su mente le atormentó más que cualquier otro pensamiento anterior al respecto


- No Yunho, eso nunca pasará – sentenció con decisión, mirándolo, pero Yunho lo ignoró, terminando de vestirse, luego volteó a verlo


- ¿Alguna vez pensaste que me masturbarías – preguntó de forma directa a pesar de que le temblaba la voz al decirlo, Changmin se sorprendió sobremanera de aquella pregunta, fue tan tajantemente directa que se sintió avergonzado, recordó aquella sensación que trató de borrar durante tantos meses, su mano sujetando el miembro erecto de Yunho, masajeando, haciéndolo terminar en su mano, a pesar de la culpa y la humillación que sintió en esos momentos no se detuvo hasta que terminó, comprendió entonces lo que Yunho le estaba preguntando, la respuesta obvia era que No, jamás antes se imaginó haciéndole algo así a su amigo, ahora Yunho lo ponía en duda, si no lo imaginó antes de eso y sin embargo lo hizo ¿sería igual teniendo relaciones sexuales con él? Ahora no lo imaginaba, pero quizás en el momento ¿se dejaría llevar? La idea lo avergonzó tanto como lo aterró. No supo que decir – Buenas noches Changmin – sin hablar más del tema se alejó hacia la cama y se acostó en ella, es obvio que pretendía que los dos durmieran ahí, el menor estaba paralizado, pensando aún en aquella pregunta


- ¿Por qué nos está pasando esto? – se preguntó aturdido, en su mente. Como por inercia él también se cambió de ropa y luego de apagar la luz se acostó al otro extremo de la cama, no dejaba de pensar en todo ese asunto, al igual que Yunho - ¿Ya te dormiste? – preguntó de pronto, había pensado en algo y debía decirlo, no podía quedarse callado


- No – respondió secamente, ya no parecía molesto


- Ya no debemos vivir juntos – propuso secamente, Yunho abrió amplio los ojos y se giró hacia él, mirando la amplia espalda a través de las sombras


- ¿Qué? –


- Ya pasamos demasiado tiempo juntos por las actividades, y estamos creciendo, ya no debemos vivir juntos – repitió, ésta vez más convencido


- ¿Es eso o tienes miedo? – preguntó molesto


- Es eso, solo eso – respondió indiferente, pero Yunho tenía razón, también sentía miedo de lo que podrían vivir si seguían compartiendo un departamento solo ellos dos


- Bien, que así sea – respondió tajantemente, volviendo a darle la espalda, ninguno de los dos pudo conciliar el sueño pronto, pensando en todo, que difícil comenzaba a ser su relación


El llamado de su nombre en la voz de Yunho lo hizo despertar, Changmin abrió los ojos enseguida, su compañero lo miraba fijo, al ver que despertaba se retiró de ese lado de la cama


- Si escuchaste ¿no? –


- ¿Qué cosa? – preguntó confundido


- Que te levantes, nos esperan a desayunar, iré bajando – informó de nuevo, sonrió con un toque de falsedad y se retiró sin dar mayores detalles, ni siquiera le dijo alguna hora, Changmin supo que Yunho seguía molesto, así que se dejó caer pesadamente sobre la cama de nuevo, mirando al techo


- Creo que no le gustó la idea de vivir separados… ¿pero qué esperaba? ¿Qué viviéramos juntos siempre? Ni que fuéramos… - la palabra que le atormentó durante toda la noche de ayer volvió a su mente, "Amantes".


Se sintió estremecer, solo de volverlo a pensar, pero despejó su mente, lo que necesitaba era un buen baño, así que sin dudarlo tomó una ducha, el agua caer sobre su cuerpo le ayudó a reflexionar un poco, quizás era cierto y para él todo lo sucedido era una especie de juego, pero no porque estuviera burlándose de Yunho, sino por su falta de compromiso y su falta de seriedad a la hora de respetar sus propias decisiones, Yunho tuvo razón en reclamarle lo sucedido en Tokio, porque el beso de Yunho fue inocente, casi un roce, sin embargo el suyo fue diferente, porque Changmin buscó contacto físico y porque le besó como nunca antes le había besado, había sido apasionado y resuelto, pero después lo rechazó, como las demás veces antes que esa, si alguien de los dos se acercaba y luego se alejaba era solamente él


– Yunho, Yunho, ¿Qué voy hacer contigo? – cerró los ojos mientras pensaba, enseguida cerró las llaves del agua y salió del baño envuelto en una toalla de la cintura hacia abajo, al acercarse a su ropa la dejó caer al suelo y luego se vistió, juntó la toalla y la llevó al baño para extenderla. Luego terminó de vestirse y salió de la habitación, en todo momento con Yunho en la cabeza, casi había olvidado para que habían ido a Jeju; entró al salón donde también fue la cena de la noche anterior, el acomodo de las mesas era el mismo, llegó a su asiento y Yunho conversaba con la persona a su lado, una chica que no era famosa, por lo poco que pudo oír era sobrina de uno de los invitados de Son Ji Chang, pero aquello no le importó, sino el hecho de que Yunho ni lo saludó ni se dignó a mirarlo por estar conversando con ella, quien sonreía bobamente mientras lo miraba, a veces inclinaba la cabeza mientras lo escuchaba, se acomodaba el cabello tras la oreja o movía los dedos sobre la mesa, todo sin dejar de mirar a su amigo


Changmin conocía esos ademanes, la chica trataba de hacerse la linda, le estaba coqueteando; nunca antes le sucedió con Yunho, pero ver aquella escena le provocó una punzada en el estómago ¿acaso estaba celoso? Recordó la fiesta de Dolce y Gabbana del año pasado, su amigo le hizo tremenda escena de celos y luego vivieron un episodio bastante incómodo y ridículo en el baño, ahora es que sentía lo que Yunho pudo haber sentido y lo reconocía, estaba celoso, por primera vez celaba a Yunho y se sentía extraño, pero quería su atención, que no la escuchara a ella, solo a él


– Yunho… - lo interrumpió sin importarle nada, el aludido volteó hacia él y le hizo una mueca de que se esperase, la chica miró al frente sin mirar a ambos chicos


- Estoy platicando – dijo un poco molesto


- Ya lo sé, pero tenemos una conversación pendiente –


- Claro que no, todo lo que debimos hablar está hablado, si me disculpas… – dejó de mirarlo y volteó de nuevo hacia la chica, enseguida ella sonrió y reanudaron su charla, Changmin sintió la derrota de ese round y no pudiéndolo soportar se puso de pie, alejándose de la mesa, aunque la chica hablaba y hablaba Yunho dejó de prestarle atención, buscando a Changmin con la mirada, el menor pronto encontró con quien entretenerse, ahora era Yunho quien quería su atención. Pero ya no hubo tiempo de volver a conversar en el transcurso de esa mañana, solo dándoles tiempo para cambiarse de ropa debieron abandonar el Hotel, debían hacer pruebas de audio, probarse la ropa que les llevaba su coordinadora de vestuario, ensayar y ensayar.


Después de que terminó el evento y luego de haberse despedido de algunos de los asistentes tuvieron que regresar al Hotel, por la madrugada viajarían de nuevo para al día siguiente comenzar actividades desde temprano. Changmin notó que Yunho ya no se veía molesto, lo conocía tan bien que sabía lo que significaba cada una de sus expresiones, quizás no hablarse durante todo el día salvo lo necesario de sus actividades resultó positivo a fin de cuentas. Entraron en la habitación, el menor aprovechó para abordarlo


- ¿Ya podemos hablar? – preguntó tan pronto se presentó la oportunidad, Yunho volteó a verlo casi con indiferencia


- ¿De qué? –


- Ya sabes, de nosotros – contestó decidido, no le importaba volver a discutir con él sí de esa forma arreglaban sus cosas de una vez


- Changmin ya basta, no tiene caso, olvidemos todo ¿sí? Seamos los compañeros y amigos de siempre y ya, no quiero saber más, por favor – respondió cansinamente, era la primera vez que el menor lo veía con aquella expresión de derrota y cansancio, entonces agachó la mirada, Yunho notó que sus palabras causaron cierto efecto en Changmin y se acercó a él – Te quiero, me importas demasiado como para echar a perder todo lo que tenemos ¿comprendes? Me sentí muy mal de discutir contigo y no quiero que eso se repita, si dejamos que ésta situación nos consuma terminaremos mal – dijo decidido el mayor, aunque ansiaba poder decirle lo contrario, pedirle que se aventuraran a una relación diferente, que estaba enamorado de él y que podía hacerlo sentir lo mismo, que solo era una cuestión de tiempo, pero estaban en juego los años de amistad que les unían y estaba en juego TVXQ


- No te entiendo Yunho – le observó nuevamente, su mirada era adusta


- ¿Por qué? –


- Tú comenzaste todo esto – le reclamó enseguida, dejándolo callado – Tú lo iniciaste, aquella vez, me diste un beso e hiciste que todo tal cual lo conocía cambiara, luego me dijiste que te gustaba, pero ahora hablas como si fuera yo quien quiere algo extraño contigo y tú no – expuso con enojo, Yunho lo miró fijamente en silencio, luego de unos momentos respondió


- No Changmin, esto no lo inicié yo aquella vez hace 4 años – levantó la voz al responder, él también tenía cosas que reclamar


- ¿De qué estás hablando? Claro que sí, te acercaste y me diste un beso, a partir de entonces no pude dejar de pensar y pensar, estaba confundido -


- Pero no pasó nada – se defendió el mayor – Sí, fue un error mío aprovecharme de tu debilidad aquella vez, pero pasó el tiempo Changmin y no sucedió nada, fuimos los de siempre – comenzaba a molestarse sin saber exactamente por qué, pero no le agradaba tener la culpa de todo, al menos ante los ojos de Changmin


- No Yunho, yo nunca fui el mismo – dijo en tono bajo, sin dejar de mirarlo – Comenzaste esto desde aquel día, ahora debes afrontar las consecuencias, no puedo olvidar este tema como si nada hubiera pasado –


- Ya te dije que no lo inicié yo, fuiste tú hace dos años, pasaste la línea que separaba todo lo que vivimos en el pasado para comenzar una nueva historia ¿Qué ya se te olvidó? Fuiste tú quien me besó aquella noche – se acercó un poco más, elevando un tono el volumen de su voz, Changmin recordó entonces aquella noche, era verdad, él se acercó primero, él dio el primer golpe, no supo que decir, se quedó paralizado viendo a Yunho acercarse a él


- Fue el alcohol – atinó a excusarse, Yunho sonrió sarcásticamente – En mis cinco sentidos jamás lo habría hecho –


- ¿Ah no? – se acercó la distancia que los separaba y sin previo aviso lo sujetó de la cintura, pegándose a su cuerpo, Changmin se sorprendió pero reaccionó enseguida, con sus manos en los hombros de Yunho comenzó a empujarlo - ¿Querías que habláramos de esto? Hablemos –


- Sí, pero suéltame – hizo otro esfuerzo por empujarlo, aunque no lo hacía con demasiada fuerza, como si una parte de él buscara aquella cercanía, Yunho estaba serio, Changmin sabía que cuando su amigo se ponía en esa actitud es porque estaba decidido a algo


- Dime la verdad ¿Por qué me besaste aquella noche? ¿te sentías solo? ¿la extrañabas a ella? ¿o es porque también te gusto? – se miraron a los ojos, Changmin abrió un poco más los suyos, casi paralizado – Hace cuatro años cuando intenté besarte me rechazaste como a la peste y pude sentir la sinceridad de tu desprecio, pero aquella noche no, tu mirada, la forma en que nos besamos, no fue por necesidad Changmin, dime por qué fue – lo retó sin dejar de observarlo, el menor tragó saliva con dureza, sin hablar intentó empujarlo otra vez – Justo ahora no pareces muy convencido de alejarme – apretó más la mano en su cintura, pero ésta vez Changmin lo empujó con su fuerza real, logrando que lo soltara


- No… ya déjame en paz – le dio la espalda


- Querías hablar, no me evadas ahora – reclamó enojado, el menor lo volvía hacer, acercarse y alejarse, acercarse y alejarse, era como un juego interminable


- Hablar, no que te pusieras pesado – contestó indignado, su corazón latía de prisa


- Estamos hablando, responde a mi pregunta Changmin ¿Por qué me besaste esa noche? ¿Por qué accediste a que nos besáramos de vez en cuando? ¿Por qué me besaste en Tokio? ¿Por qué sujetaste mi mano cuando íbamos rumbo Osaka? – preguntaba mientras se acercaba de nuevo, a cada pregunta Changmin sintió que no tenía respuesta, si antes se sintió confundido ahora lo estaba más, sobre todo porque jamás habló de esas cosas con nadie, ni siquiera con uno solo de sus amigos, todo se lo guardó para él durante tanto tiempo. Yunho llegó hasta su espalda y sin pegar su pecho en ella le sujetó los hombros - ¿Por qué me rechazas? – cuestionó en voz baja, a la última pregunta Changmin no tuvo ninguna respuesta – Me duele que me rechaces – confesó afligido, Changmin se mordió con fuerza el labio inferior y luego se giró hacia él


- Porque no quiero perderte – confesó al cabo de unos momentos en que habían estado mirándose a los ojos, Yunho no pudo evitar sonreír ante su respuesta, no era exactamente lo que quería escuchar, pero sabía que incluso esas sencillas palabras fueron difíciles para Changmin pronunciarlas.


Volvieron a quedarse en silencio unos instantes, Yunho se acercó poco a poco a él, como quien duda y no, pero Changmin no se apartó, como si hubieran pensado lo mismo fueron cerrando sus ojos mientras terminaban de acercarse hasta juntar sus labios, el primer roce fue tímido, el menor separó ligeramente sus labios para permitirle a Yunho tomarlos en una caricia menos suave, comenzando ambos a moverlos, ocultando sus lenguas de alguna manera, luego los separaron, sin separar sus cuerpos, con los ojos aún cerrados Yunho pegó su frente a la de Changmin y sus narices quedaron relativamente juntas, estuvieron así durante unos segundos antes de que el mayor subiera su mano derecha hasta la cabeza del menor, pasó su mano por el cabello, ahora menos largo que durante la gira y terminándola por colocar extendida sobre su oreja lo atrajo de nuevo, inclinando sus cabezas volvieron a unir sus labios en un beso menos tímido, permitiéndose caricias con la lengua y un mayor contacto físico


Changmin sintió miedo, pero se dejó llevar por aquel beso, Yunho movió con rapidez su mano hacia la parte trasera de la cabeza de Changmin, atrayéndolo hacia él con fuerza, el menor jadeó en medio de aquel beso ante la fuerza, pero no intentó apartarlo en ésta ocasión, es como si hubiera deseado tanto un beso así, sintió que sus pies se movían y que la mano izquierda de Yunho de nuevo aferrada a su cintura lo guiaba, no quiso abrir los ojos, no quiso pensar que su intención era llevarlo a donde estaba la cama, simplemente caminó con él


- No lo arruines por favor – pensó Yunho con nerviosismo, sentía que en cualquier momento Changmin lo rechazaría, que de nuevo volverían al principio, rogaba porque aquello terminara bien, sintió la necesidad de llevarlo a la cama, quizás no para que tuvieran sexo, pero necesitaba medirlo, saber hasta dónde estaba dispuesto a llegar el menor, quien hasta el momento se estaba entregando a sus besos, ahora necesitaba probar el poder de sus manos, así que bajó lentamente un poco más su mano izquierda, acariciándole el glúteo, al no haber rechazo continuó, su mano derecha viajó de su cabeza hasta el firme pecho de Changmin, lo recorrió lentamente en un par de caricias antes de aferrarse a su cuello con la misma mano, el aire comenzó a faltar, estaban tan cerca de la cama que no se dieron cuenta, se separaron un poco, Changmin abrió sus ojos y le regaló una mirada de pasión que Yunho jamás había visto, era obvio que el menor quería más y lo comprobó cuando éste le sujetó con brusquedad la tela de la camisa a la altura del pecho y lo atrajo de nuevo hasta él en un beso duro, más fuerte y rápido que el anterior.


Al separarse no compartieron una mirada como hace unos instantes, de forma suave Yunho sujetó los cabellos del otro, pero no tan suave los jaló un poco, haciéndole la cabeza hacia atrás y permitiéndose darle besos en la barbilla, pasándose a la oreja, Changmin apretó sus labios y ahogó un gemido, avergonzándose del sonido que había emitido, pero no pudo rechazarlo, los labios de Yunho eran tan cálidos y húmedos que comenzaba a perder la razón, así que solo cerró los ojos y se dejó besar, comenzando a sentir los labios del mayor en su cuello, Yunho soltó sus cabellos pero bajó la mano hasta su espalda, arañándolo por encima de la ropa, el menor no se quejó, no fue lo suficientemente violento, pero le estaba gustando aquella brusquedad, lo hacía sentirse menos débil que cuando Yunho lo trataba con delicadeza, él también respondería en el mismo tono, así que con sus manos buscó tocarlo, él, Shim Changmin que apenas hace solamente un día se horrorizaba ante la idea no pudo evitar ser presa del momento, lo empujó de la cintura sin separarse del torso hacia arriba y bajó las manos a la pretina del pantalón, sin miramientos desabrochó el botón y bajó el cierre, aunque aún se besaban Yunho abrió de repente los ojos, impresionado al sentir que le tocaban por debajo del pantalón, sobre la tela de la ropa interior


– Oh cielos – pensó agitado, Changmin lo estaba tocando ¡Changmin lo tocaba! De pronto se sintió nervioso, nunca antes le pasó, ni siquiera su primera vez, cuando aquello sucedió estaba tan urgido y no pensaba en nada más que simplemente tomó a aquella mujer como quien hace algo por inercia, pero ésta vez lo deseaba tanto que estaba confundido, pero no lo quería arruinar, aquel momento lleno de pasión debía llegar a su fin sin problemas, así que no hizo nada por apartarlo


Yunho… - suspiró cuando se separaron por falta de aire pero su amigo sin tardar siquiera un segundo ahora le besaba el largo cuello, volviéndolo loco, ya no había cabida para pensar si aquello estaba bien o no, los besos de Yunho eran tan apasionados que le estaban haciendo perder los sentidos, cerró los ojos y en medio de una sonrisa se mordió el labio inferior, sintiéndolo ahora en su pecho, aunque aún tenía ropa pudo sentir que ese beso lo hacía estremecer, tanto tiempo sin caricias, el exceso de trabajo ni siquiera les daba la oportunidad de desahogarse con una chica en cosa de una sola noche, si alguien había tocado recientemente a Changmin había sido solo él mismo, así que no pudo evitar sentirse excitado cuando Yunho subió de nuevo a su cuello mientras buscaba el roce de su piel metiendo las manos por debajo de la camisa, el menor le sujetaba a él por la nuca y al cabo de unos momentos volvían a acecharse los labios, de forma agresiva Yunho lo empujó, lo suficiente para hacerlo caer en la cama


Changmin ni siquiera buscó caer apropiadamente, se llevó el cuerpo de Yunho junto con el suyo, ni siquiera se quejó cuando sus pechos se chocaron con violencia, en medio de aquel beso se empujó hacia arriba en la cama y entonces sus cuerpos estuvieron juntos a la par, separaron de nuevo sus labios por falta de aire, de otra forma siempre estarían unidos, saciando la sed que de repente les había atacado, Yunho buscó de nuevo besarle la oreja, regalando algunos mordiscos, Changmin se relamió los labios al sentir la caricia de su compañero, completamente perdido llevó ambas manos hacia la cabeza de Yunho y lo empujó hacia él, permitiéndole hundirse entre su hombro y su cuello, para que hiciera de aquella zona lo que quisiera


– Al diablo todo – susurró excitado – Te deseo – no se sentía él en esos momentos, solo podía obedecer a su cuerpo, su mente ya no importaba, estaba perdida en algún punto, lo único que quería era sentir, que Yunho continuara, él sonrió al escucharlo, su corazón latió tan deprisa y con tanta inquietud que creyó que moriría antes de poder tomar a Changmin por completo, tenía el completo permiso de él, solo faltaba deshacerse de la ropa, hacerlo suyo, no le importaba que el menor no lo amara, que quizás el día de mañana lo miraría como siempre solo para decir "Fue un error, cosa del momento, no volverá a suceder" ese tipo de cosas con las que siempre terminaba por romper sus ilusiones


- Yo también te deseo… te necesito… – le susurró al oído de la oreja que antes besaba y volvió a sus labios, entregándose a una lucha de lenguas, Changmin se levantó poco a poco y Yunho con él, pararon de besarse solo para que el menor pudiera quitarse la camisa y tirarla al suelo, no se volvieron a acostar hasta que Yunho también se quitó su camisa, se miraron con deseo como nunca antes, Changmin no quiso pensar en qué rostro tenía frente a él, solo quería dejarse llevar, estaba erecto y podía sentir que su compañero también… pero de pronto pensó en lo del día anterior, en el dolor que sería sentir "eso" dentro de su cuerpo y sintió miedo, así que reaccionó enseguida, como si no le importara hacerle daño a Yunho le sujetó con fuerza la carne del pecho, hundiendo sus uñas en él, empujándolo para separarlo, sin soltar sus labios


Changmin usó su fuerza e invirtió la posición, dejando la espalda de Yunho contra la cama, dejaron de besarse y el menor le sonrió lascivamente, montándose en él, Yunho abrió nuevamente amplio los ojos, lo notó en la mirada de él, si alguna vez el mayor pensó que Changmin se dejaría tomar así como así estuvo equivocado ¿es que acaso quería domarlo? Ahora fue él quien se sintió nervioso, el menor le besó con brusquedad el cuello y descendió, casi era como el pecho de una chica, lo acarició con las manos y luego con su boca, miró sus pezones y no lo pudo evitar, mordisqueó uno, había sentido tanta necesidad de hacerlo, se sintió sucio pero no le importó, en esos momentos no era él, Yunho jadeó al sentirlo, no se veía así mismo pero supo que estaría sonrojado


– Changmin… - ahora suspiró él, no sabía por qué, pero se sentía muy nervioso, se mordió el labio inferior con incertidumbre, de pronto ver los ojos de Changmin fue como ver los de un lobo y se sintió intimidado, no podía dejarse poseer por él, había deseado tantos años hacer suyo a Changmin, no estaba dispuesto a ceder primero, así que en aquella lucha por el poder no le importó empujarlo con tanta fuerza que lo separo y casi le tira al suelo, Changmin estaba sorprendido, jamás vio tanto fuego en la mirada de Yunho, ni siquiera sobre el escenario, bailando una canción de mucha fuerza, debía admitir que se sintió excitado de solo verlo, ya no le importaba lo raro que pudiera ser el contacto/unión que tanto le aterrorizó horas atrás, nunca deseó tanto poseer un cuerpo como en aquellos momentos sintió necesidad de tomar a Yunho, pero él le tomó la delantera, fue cuestión de segundos cuando lo jaló del brazo y con agresividad lo tiró de nuevo en la cama, retomaron su beso, otra vez Yunho estaba arriba, dispuesto a hacerlo suyo, con los ánimos de aquel momento tan caliente ya solamente tenía un objetivo, tener a Changmin aunque tuviera que lastimarlo. Se besaron con la misma pasión de sus anteriores besos, los labios tan calientes de no darles descanso y sus cuerpos comenzando a sudar


- Nhn – jadeó el menor al sentir que era aprisionado, Yunho había agarrado sus muñecas para aferrarlo contra la cama como si fueran grilletes, atacando sus labios con el salvajismo con el que comenzó todo aquello.


Abrieron sus ojos luego de otro beso y se miraron fijamente, respirando rápido y con dificultad, pero las ansias no estaban acabadas y el deseo cada vez era mayor, sin embargo ambos tenían un solo propósito y ese era no dejarse poseer por el otro, así que Yunho apretó sus manos y el menor hizo una mueca de dolor, luego sonrió, si así sería eso entonces él respondería igual, aunque no pudo levantar los brazos elevó la cabeza junto con su torso y le arrebató otro beso al mayor, pero antes de soltarlo le mordió el labio inferior, haciéndolo bajar la guardia, aflojó el agarre de sus muñecas y Changmin aprovechó para sujetarle los cabellos tal como le hiciera antes su amigo, pero a diferencia de él, el menor si aplicó mayor fuerza, haciéndolo exclamar un jadeo de dolor, el sexy sonido lo enloqueció, debía admitir que él era completamente auditivo, más que ver le excitaba escuchar el acto, moría de ganas por escucharlo decir su nombre entre jadeos y gemidos, con aquella idea fue al grano.


Lo despeinó mientras le besaba, intentando empujarlo hacia abajo, quedar encima de nuevo, pero no lo logró, apenas colocó una pierna a un costado del mayor, éste la agarró con firmeza y empujó el cuerpo del más alto hacia abajo, sin soltarle de la pierna se posicionó en medio y se empujó al frente, como si simulara penetrarlo, pero tan solo había querido rozar su hombría contra él, Changmin pudo sentirlo por completo en su vientre, el miembro de Yunho estaba tan erecto como el suyo y aún ninguno de los dos ganaba aquel juego de dominio, pero no se daría por vencido, aunque Yunho estaba siendo más agresivo cada vez


– Ba… basta, me estoy volviendo loco – dijo con urgencia, comenzaba a doler, necesitaba una liberación, Yunho sonrió y le besó rápido, luego se separó un poco de él pero sin bajarse completamente descendió las manos hasta su pantalón, siendo directo lo comenzó a bajar luego de quitar los broches, solo llegó hasta un poco más debajo de las rodillas cuando el menor se los terminó de quitar, usando sus propios pies, no quería que tardara, necesitaba que fuera rápido ya, en verdad estaba enloqueciendo


- Prometo que no te dolerá tanto – dijo suavemente antes de tomarlo en otro beso, Changmin no pudo cerrar los ojos pensando en el significado de aquellas palabras, no quería, por ningún motivo podía dejarse invadir de esa forma, pero antes de poder hacer cualquier acción Yunho lo sujetó de los hombros y lo giró sobre la cama, de espaldas hacia él, contempló su trasero con deseo mientras que Changmin comenzó a sentir que las piernas le temblaban, giró su cabeza para reclamar, pero Yunho no se lo permitió, le tapó la boca con la mano izquierda en tanto su mano derecha bajó hasta su ropa interior, queriéndola quitar, pero el menor le mordió con fuerza los dedos, obligándole a soltarlo


- ¡Para ya! Bastardo – exclamó asustado, Yunho cayó en la cuenta de lo que estaba haciendo, tomó ventaja suciamente y estuvo a punto de violarlo. Respirando dificultosamente se alejó un poco de él, dejando de mirarlo, sintió vergüenza, pero Changmin no estaba enojado con él, solo se había asustado de su forma de tratarlo


- Perdón – atinó a decir, Changmin tragó saliva duramente y volteó a verle, se veía tan indefenso y él quería continuar, aún tenía sed de sus labios, así que se acercó de nuevo, sujetó su rostro con ambas manos, haciéndolo voltear y le robó un beso, eventualmente Yunho lo respondió y al soltarse se miraron a los ojos - ¿No me odias? – preguntó preocupado


- Jamás – respondió a la brevedad, luego se volvieron a besar, por primera vez disminuyeron esa pasión y ese frenesí con el que estuvieron besándose hasta hace apenas unos momentos, al separarse se miraron como antes, sin tratar de comerse con los ojos, respiraban agitadamente y estaban más excitados que nunca, pero habían entendido que de momento no estaban en el mismo canal, querían sexo, ambos lo habían querido, por primera vez fueron sinceros con ellos mismos, solo que no habían contado con que al final de cuentas habría una lucha de testosterona que de momento no los dejaría llegar al final, quizás no estaban listos aún para un paso así.


Se sonrieron con nerviosismo antes de separarse, comenzaron a sentir que sus labios punzaban, pero no era lo único en su cuerpo que lo hacía


– Yunho… - dijo de forma suave – No puedo… tomar ese papel, perdóname – dijo sinceramente y el mayor agradeció que lo dijera, porque él tampoco lo quería, por años planeó, imaginó, fantaseó, soñó, etcétera, con tenerlo entre sus brazos y poseerlo, era caprichoso respecto a sus ilusiones, amaba respetarlas, buscarlas que sucedieran, él también podía ser un chico obstinado y tenía sus ideas claras. Sonrió con tristeza, pero comprendía la postura de su compañero


- Yo tampoco – respondió en el mismo tono y volvieron a besarse, Yunho levantó su mano y le sujetó la cabeza para atraerlo más, profundizando el beso pero sin ser violento como los anteriores, en tanto la mano izquierda del mayor bajó hasta su ropa interior y comenzó a tocarle por encima de la tela, Changmin se separó un poco de él para cerrar los ojos y morderse el labio inferior, aquella mano se deslizaba lentamente y se sentía bien, Yunho observó su rostro, tan diferente a todos los rostros del menor que conocía ¿ese mismo rostro pondría si él lo tomara y lo hiciera suyo? Se sintió decepcionado, ya se imaginaba a él poseyéndolo, lo había deseado tantos años y ahora estuvo a punto, pero nada – Enmendaré mi error en Tailandia – dijo de pronto, Changmin abrió los ojos y entendió, sin decir nada solo movió la cabeza en ademán de decir que sí, entonces Yunho introdujo su mano por debajo de la tela pero antes de sujetarlo el menor lo detuvo - ¿No quieres? –


- Sí quiero – sentía vergüenza pero no le importó, aún tenía un rastro de pudor, el calor del momento había disminuido y con él había regresado su mente, aquella que siempre intentaba frenar los deseos de su cuerpo. Agarró la sábana y se la echó encima de la cintura a las piernas, como aquella vez en aquel país, Changmin nunca vio el miembro de Yunho al masturbarlo, había estado cubierto y él lo quería así también


- De acuerdo – sonrió conmovido al verlo avergonzado de verlo, luego reanudó lo que había comenzado, filtró su mano por debajo de la ropa interior y le sujetó con suavidad, no era la primera vez que lo sentía entre su mano, recordaba perfectamente aquel tamaño dos años atrás, después de todo sus manos tenían memoria. Changmin separó un poco más sus piernas, colocó ambas manos a los costados de su cuerpo y apretó con ellas las sábanas, fijando la mirada en su entrepierna, con la mano de Yunho moviéndose de abajo hacia arriba, pero él tan solo veía la sábana moverse, sintiendo con claridad como Yunho le masturbaba, sabía que era muy extraño, tanto que se sentía raro, excitado pero culpable, sin embargo no quería que se detuviera, tampoco podía dejar de ver lo erótico de esa escena. Yunho había deseado mirar, pero respetaba la voluntad de Changmin, además el hecho de que se dejara hacer aquello era ya de por sí casi un milagro - ¿Te gusta? – sabía que sí, bastaba con ver esa media sonrisa dibujada en su rostro


- Sí, sigue… - respondió antes de soltar un jadeo, se mordió el labio después, comenzando a borrar su sonrisa cuando Yunho lo hizo a mayor velocidad, entonces todos sus gestos comenzaron a distorsionarse, presa del placer – Ya… ya casi – había querido no decir nada, pero estaba demasiado excitado, ya no pudo ver, apretó con mayor fuerza las sábanas entre sus manos mientras cerraba los ojos, agachó la cabeza y apretó los labios unos momentos – Si si si si – expresó con apremio, se sentía venir, en cualquier momento… - Tembló de pies a cabeza y al tiempo de soltar un gemido apretó las sábanas con tanta fuerza, como si quisiera fundirlas con sus manos y echó la cabeza hacia atrás, liberándose al fin, en la mano de Yunho, bajo las sábanas de la cama ante la cuál juró que nunca haría ese tipo de cosas "raras" con su compañero.


El alivió que sintió no lo podía comparar con nada de lo que hubiese sentido antes al tocarse él mismo, pero ésta vez había sido Yunho… Yunho… nuevamente la vergüenza lo invadió ¿Qué diablos le pasaba? Siempre terminaba cediendo a lo que juraba nunca ceder, no le extrañaría si en un futuro se dejaría poseer al fin por Yunho, pero no quiso pensar en eso, se relamió los labios y aflojó el agarre de las sábanas, abrió los ojos y miró a su amigo sacar la mano de la sábana, seguía manchada con su semilla, Changmin de pronto lo imaginó subiendo su mano por encima de la cabeza e inclinándola hacia él para beber, pero eso no sucedió, solo fue una pequeña fantasía que le hizo sentirse horriblemente avergonzado, era un asqueroso por imaginar que Yunho haría algo así, pero al contrario que en su fantasía, Yunho se levantó de la cama y fue hacia el baño para limpiarse, Changmin pensó en todo lo que había sucedido, era como recordar algo distante, no podía creer todas las cosas que pasaron, todo lo que hicieron, sintió las orejas y el rostro arder


– Que vergüenza… que vergüenza – pensó aturdido, luego se dejó caer de espaldas a la cama y se tapó la cara con una almohada. Al llegar al baño Yunho observó su mano y no pudo evitar sonreír, Changmin se había dejado tocar de aquella forma, no podía negar que estaba emocionado, cerró su mano unos instantes y el semen se esparció por ella, lo miró atento ¿Qué diablos hacía? Debía limpiarse enseguida, eso pensó, pero no podía dejar de verlo, juntó su dedo medio y el pulgar, luego los separó, era pegajoso como bien sabía, volvió a sonreír


- Debería parecerme asqueroso pero… - repitió la misma acción – No entiendo cómo pueden comerlo – acercó su mano a su rostro un poco – Ni lo pienses Yunho – se regañó así mismo, había sido una locura pensar aunque fuera un segundo que lo probaría, así que se apresuró a ir al lavamanos y se enjuagó rápidamente con solo agua, luego usó jabón. Se secó las manos y se miró al espejo, sonrió enseguida, habían pasado muchas cosas entre él y Changmin, cosas que sabía ya no serían olvidadas jamás, cambiarían el rumbo de su relación, estaba seguro, ahora era diferente, no podía presumir de que él y Changmin ahora eran amantes, pero el menor ya no tenía ninguna excusa de decir siempre lo mismo, de reclamarle por cosas que habían sucedido gracias a los dos, además podía recordar claramente las palabras que le dijo en medio de la excitación "Al diablo todo, te deseo".


El más alto lo deseó tanto como él lo deseaba, jamás antes se ilusionó como en esos momentos, casi sintió deseos de llorar ¿podría ahora pensar en que Changmin algún día también se enamorara de él? Solo entonces su felicidad sería completa, aunque en el sexo jamás llegaran a consumarse él prefería mil veces que el menor lo amara, que su anhelo por fin se viera cumplido, después de tantos años de solo soñar. Respiró profundo y tomó la decisión de salir de baño, al hacerlo casi echó a reír al ver a Changmin, éste estaba acostado en la cama, con una almohada en la cabeza, solo podía ver su cuerpo, las manos sujetaban con fuerza la almohada


– Changmin… - lo llamó mientras sonreía, acercándose a él – Quítate eso – le pidió en tono divertido, llegó hasta él y se sentó a su lado, cerca de su cadera, intentó apartarle las manos para quitarle la almohada de la cara pero Changmin apretó con más fuerza – No seas infantil, te vas ahogar – dijo con un poco de seriedad, el menor aflojó las manos y pudo entonces hacerlas a un lado, luego le quitó la almohada, Changmin miraba hacia el techo y tenía toda la cara teñida de rojo, Yunho no supo si era por la vergüenza o del calor que tuvo bajo la almohada - ¿Quieres hablar de lo que pasó? – preguntó con tacto, como un padre acercándose a su hijo antes de hablarle de algo incómodo, Changmin movió la cabeza a los lados, luego fijó su mirada en él


- Creo que tomaré un baño, en unas horas nos vamos ¿verdad? – Yunho asintió, Changmin se sentó y luego se puso de pie, avanzó hacia el baño pero Yunho lo detuvo al decir su nombre, el menor se giró hacia él, no pudo evitar mirar su pantalón desabrochado, recordó entonces que él lo hizo y que después lo tocó, volvió a sentirse avergonzado


- ¿Qué va a pasar con nosotros? – cuestionó con gravedad, tenía miedo de que nuevamente su amigo intentara que olvidaran todo, que lo que sucedió hace apenas unos momentos fue solo cosa de la calentura, algo que jamás debió pasar


- No sé Yunho, creo que debemos pensarlo un tiempo y después hablamos, en estos momentos me siento muy confundido ¿sí? – lo miró fijamente, esperando su comprensión en la mirada que el mayor tenía sobre él, Yunho comprendía y aquello era mucho mejor que un rechazo inmediato, quería decir que Changmin tenía dudas y en cierta forma era bueno


- Está bien, tómate tu tiempo, yo no tengo nada que pensar – sonrió amablemente, Changmin lo entendió perfecto, después de todo Yunho fue quien dijo primero que le gustaba, y también fue Yunho quien "hipotéticamente" le pidió que fueran amantes, el único que no sabía lo que quería era solo él. Changmin sonrió y entró al baño para ducharse, Yunho volvió a sonreír emocionado, el menor lo iba a pensar, esperaba que lo que fuera que Changmin resolviese fuera bueno para él


- Mentiría si me dijera que no lo considero – pensó Changmin mientras el agua caía sobre su cuerpo, luego mojó toda su cabeza - ¿Pero qué pasará cuando me guste una chica? Yo quiero casarme, tener hijos, Yunho no puede ser mi amante toda la vida – continuó pensando – Sé que solo sería algo físico, no nos amamos como pareja, eso sería más raro que todo lo que sucedió… - talló su cabello con el shampoo – ¿Realmente yo podría acostarme con él? Es tan raro pensarlo – sonrió nervioso, en el calor del momento lo deseó tanto que ahora se avergonzaba - ¿Y si terminamos enamorándonos? No imagino nada más triste – abrió los ojos al caerse todo el shampoo y comenzó a enjabonarse el cuerpo, pensó en lo triste que sería enamorarse, que Yunho lo amara, y entonces todos los problemas caerían sobre ellos, porque no podrían jamás hacerlo público, no mientras fueran figuras públicas, además en su país aquello era casi un suicidio, ser excluidos de la sociedad, perder a sus familias, perder a sus amigos, todo estaba en contra, eso sin contar que al paso de los años quizás se dieran cuenta que el amor no lo es todo, que jamás podrían tener familia, que su estirpe se perdería con ellos, porque ambos eran los únicos hijos varones en su familia, sus hermanas sin duda adoptarían los apellidos de sus maridos y ahí se terminaría.


Si pensaba las cosas fríamente resultaban más puntos negativos que positivos, pero quería mucho a Yunho y lo veía todo el tiempo, no era de extrañar que a veces se necesitarían de aquella forma, aunque no fuera "natural" según sus creencias y costumbres, pero también sabía que no podría escapar a eso de nuevo, ya estaba más que comprobado por él mismo que siempre terminaría en brazos de Yunho, besándolo, y ahora, después de lo sucedido, deseándolo, su relación no sería nunca la misma, independientemente de la decisión que tomara.


Cerró la llave del agua y fue a secarse, tomó una toalla y la enredó en su cintura, agarró una más pequeña y se comenzó a restregar el cabello, luego salió del baño, Yunho acomodaba su ropa, miró el suelo y vio que ya no estaban sus camisas en él, se sonrojó al recordar a Yunho frente a él, quitándose la camisa y luego acercarse para besarlo, apartó su mirada tratando de desaparecer aquella visión


- ¿Listo? – preguntó Yunho y enseguida el otro volteó, asintió con seriedad


- Todo tuyo, si te quieres bañar – respondió


- Sí, me urge un baño – el mayor sonrió y caminó hacia el baño, Changmin miró que en su mano apretaba un pedazo de papel, pudo imaginar que después de todo lo que hicieron Yunho también necesitaba liberación, solo que a diferencia de él, el mayor tuvo que hacerlo solo, pensó en lo egoísta que fue, al menos debió ayudarlo ¿no?. Movió la cabeza para despejar la idea ¿en qué diablos estaba pensando? Él no tenía ninguna obligación de haberlo masturbado a él, además si Yunho lo hizo fue en pago de aquella ocasión ¿o no? Ya no quería pensar en nada de eso pero no podía, habían sucedido cosas que jamás pensó que les sucederían a ellos dos


- No tardes – contestó cuando Yunho se disponía a cerrar la puerta


- No – contestó tranquilamente, luego cerró la puerta, Changmin suspiró levemente, que frustración tratar de hablar con él lo más natural posible sin pensar en todos esos besos, esa forma de agarrarlo, de tratarlo, agredirlo, empujarlo, rasguñarlo… abrió amplio los ojos ¿Qué diablos le sucedía? ¿Desde cuándo era un pervertido masoquista?


- Soy horrible – se lamentó avergonzado, pero ya no quería pensar en eso, ya no quería que su temperatura corporal aumentara, así que caminó al frigorífico, con suerte encontraría algo tan frío que ya no le hiciera pensar en esas cosas, al abrirlo vio cerveza, sonrió ampliamente y sacó una, enseguida la abrió y bebió un par de sorbos, luego fue hacia su ropa y se vistió, de nuevo agarró su cerveza y se sentó en la cama, junto a la ventana, mirando hacia afuera, que bonito se veía el océano, las olas se agitaban, tal como su corazón al volver a pensar en Yunho


El 26 de Septiembre fue lanzado su sexto álbum titulado 'Catch me', el cuál fue bien recibido por las fans, ese mismo día fueron a las instalaciones de una conocida televisora a grabar un programa de nombre 'Do dream', en él también aparecieron dos integrantes de Super Junior, con los que fueron a beber después, fueron en la vagoneta de TVXQ y les esperarían afuera cuando salieran, así que los cuatro entraron en el lugar, conversando amenamente mientras bebían y comían algo


- Tú siempre sabes cómo dejarme en ridículo – comentó Yunho luego de reír cuando conversaban sobre el programa a donde habían asistido, el aludido, Eunhyuk, rio también con un poco de nerviosismo, resultaba fácil hablar frente a la cámara y hacer ambiente, pero cuando los reflectores se apagaban y se veían entre amigos sin máscaras resultaba un poco más incómodo, sin embargo el miembro de TVXQ no se veía enojado al respecto, Changmin y Kyuhyun compartieron una mirada fugaz pero también sonreían


- Lo siento, es que ya lo sabes, cuando comienzo hablar nadie me detiene – se excusó luego de hacer una pequeña reverencia con su cabeza


- No te preocupes, además suelo reaccionar así, fue divertido que lo mencionaras – respondió Yunho, luego bebió un poco


- Lo sé, eres fácil de provocar, Junsu me lo dijo varias veces – comentó con naturalidad, pero aquel nombre aunque no era en sí incómodo de oír resultó un poco extraño, Eunhyuk se dio cuenta cuando Kyuhyun le dio un codazo con discreción, ellos dos estaban sentados juntos mientras que TVXQ estaba en frente, Changmin miró de nuevo a Kyuhyun que se encontraba frente a él y sonrió incómodamente, Yunho en cambio bajó la mirada unos momentos, como si tratara de pensar en cómo responder a eso, pero fue el miembro de Super Junior quien rompió el hielo – Lo lamento, yo no quise… - trató de disculparse pero Yunho lo miró fijamente, no se veía enojado, pero si un poco tenso


- No te disculpes, siempre ha sido tu amigo, yo respeto eso… - sonrió para tranquilizarlo, de pronto el chico de SuJu se veía demasiado incómodo – Pero prefiero que no lo menciones, por favor – pidió con amabilidad, hace tiempo cuando recién había sucedido el cambio en el grupo, acordaron que no lo mencionaría frente a él, Yunho no lo odiaba ni le guardaba rencor, pero era mejor para él si no sabía de Junsu


- Entiendo, perdón – volvió a disculparse, Yunho quiso decirle que no se preocupara pero Changmin lo interrumpió


- Creo que es mejor si nos vamos – comentó de pronto, los tres lo miraron fijamente


- ¿Es por lo que dije? De verdad lo siento – se apresuró a contestar Eunhyuk, pero Changmin movió su cabeza para negar


- No hombre, no te estreses, lo digo por la hora – mostró su celular hacia el otro


- Es verdad, ya es tarde – consintió Kyuhyun – Pero antes voy al baño ¿me acompañas Changmin? – preguntó mientras lo miraba, Changmin enarcó levemente una ceja


- ¿Qué somos? ¿Mujeres? – cuestionó divertido, su amigo le hizo una mueca y él entendió que quería decirle algo en el baño, así que enseguida se puso de pie – Vamos – el otro también se levantó y se fueron juntos al baño, Yunho sacó otro tema para pasar el momento incómodo con Eunhyuk y ambos conversaban en tanto los otros dos llegaron al baño. Kyuhyun abrió su pantalón para poder orinar mientras Changmin esperaba en los lavabos con los brazos cruzados, mirando la espalda de su amigo


- Que intenso – comentó Kyuhyun, Changmin se comenzó a reír divertido


- Es normal, él y yo ni siquiera solemos hablar de ellos – respondió tranquilamente – Pero Yunho no es mala persona, soy más rencoroso yo – observó y luego se rio


- Y vaya que lo sé –


- ¡Oye! Gracias amigo – el mayor de los dos se comenzó a reír y luego de terminar se acomodó y cerró su pantalón, acercándose a los lavabos se comenzó a lavar las manos, Changmin estaba de espalda a los espejos y lo observaba - ¿Y bien? ¿de qué querías hablar? Porque no me vas a decir que me trajiste a que te viera sacudírtela ¿verdad? – inquirió divertido, su amigo terminó de lavarse las manos y volteó a verlo


- Que fino eres – comentó enseguida – Pero es verdad, no te pedí que me acompañaras para verme "sacudírmela" – respondió sinceramente – Quiero hacerte una pregunta, pero no sé cómo vayas a reaccionar – dijo con seriedad, Changmin lo conocía muy bien, sabía de sobra que si su amigo se ponía en esa frecuencia es porque realmente iba a preguntarle algo difícil


- Dila, pregúntame –


- Changmin ¿hay algo entre tú y Yunho? – preguntó directamente, frente a él y mirándolo a los ojos, se veía muy serio al respecto, Changmin carraspeó un poco, luego descruzó los brazos


- "Algo"… ¿De qué? ¿'Algo' de qué? – cuestionó intentando no ponerse nervioso, pero su amigo lo veía tan fijamente que se sintió juzgado


- Ya sabes, eso… -


- ¿Te refieres a sí…? –


- Sí, a eso –


- No, no hay nada de eso – contestó tratando de parecer seguro de sí mismo, pero su amigo no le creyó, lo conocía muy bien para que pudiera engañarlo fácilmente


- Changmin, somos amigos, yo no voy a juzgarte, en serio –


- Ya te dije que no – sentía que se sonrojaba, Kyuhyun sonrió con media mueca mientras lo miraba, directo a los ojos


- ¿De verdad? –


- De verdad –


- Júralo, en el nombre de Buda – dijo en broma, Changmin sonrió


- No digas tonterías –


- Está bien, si no me lo quieres decir lo comprendo –


- Ya te lo dije, no hay nada de nada, además yo no soy Gay – se defendió


- No te pregunté si eras Gay, te pregunté si había algo con Yunho, es todo –


- ¿Y cómo podría tener algo con él que es un hombre si no soy Gay? – preguntó tratando de parecer indignado, su amigo volvió a sonreír


- Porque te conozco y sé que cuando quieres a una persona no la miras como lo miras a él, solo te recuerdo mirar a una persona de esa forma, sabes de quien hablo – respondió seriamente, tragando saliva después, Changmin se quedó callado unos momentos, mirándolo fijamente


- ¿Se nota mucho? – preguntó abrumado, ya no tenía caso seguir fingiendo, además él era uno de sus mejores amigos, quizás hablar con alguien de eso resultaba bueno, Kyuhyun movió su cabeza a los lados


- No lo creo, no he escuchado a nadie más mencionarlo, quizás es porque te conozco demasiado, pero me preocupas –


- ¿Por qué? –


- No me gusta verte triste, cuando terminaste con ella te vi muy mal, sabes de sobra que algo con Yunho quizás no termine bien – comentó afligido, viendo a Changmin cambiar su expresión, el menor bajó la mirada unos instantes - ¿Hasta dónde han llegado? – al oír tal pregunta Changmin levantó la cabeza y le miró


- No nos hemos acostado si eso preguntas – respondió sinceramente y su amigo respiró aliviado


- No te juzgaría si lo hicieras, pero piensa muy bien Changmin, no soy nadie para decirte que hacer, pero piensa en todo lo que implica ¿sí? – le sonrió comprensivamente y el menor asintió, su amigo tenía toda la razón ¿Por qué no habló con él antes? Quizás si se hubiera desahogado antes no habría sufrido solo – Puedes hablar conmigo siempre que quieras – levantó una mano y le palmeó el hombro, Changmin también sonrió


- Gracias, de verdad – agachó la mirada y sonrió de nuevo, se quedaron en silencio unos momentos, luego volvió a verle


- Regresemos o pensarán que estamos haciendo cosas raras en el baño, no quiero que Yunho me parta la cara – dijo en broma y ambos se comenzaron a reír, luego salieron del baño y regresaron a la mesa, Yunho y Eunhyuk se reían animadamente, los otros dos se les unieron en la conversación y salieron del Bar luego de media hora.


Después de llevar a ambos miembros de Super Junior a dónde indicaron se dirigieron a la casa de Yunho para después llevar a Changmin, pero al día siguiente tenían actividades de grabación y debían verse temprano, así que el mayor sugirió que mejor durmieran ambos en casa de Yunho, así se complicaba menos a la hora de recogerles, el menor no estaba del todo de acuerdo, pero no pudo oponerse delante de todos los presentes, se vería muy raro si se excusara nerviosamente o con alguna tontería, así que accedió, los dejaron en casa de Yunho y entraron, notaron que había fans acechando, como siempre, pero no les tomaron importancia. No era la primera vez que Changmin se quedaba ahí o viceversa, había un poco de ropa en casa de su amigo


- Estoy muy cansado – comentó Changmin luego de tirarse sobre el sofá, Yunho sonrió al mirarlo


- Tú y Kyuhyun tardaron mucho en el baño ¿no? – preguntó de pronto, no podía quedarse con la curiosidad, Changmin volteó a verlo


- Sí ¿es malo –


- No, pero me puse celoso – respondió con sinceridad, Changmin sonrió burlonamente


- ¿Piensas que voy por la vida seduciendo amigos en el baño? – preguntó indignado


- No lo sé, dímelo –


- Yunho, no seas idiota por favor – contestó algo molesto, Yunho se acercó al sillón donde estaba y se sentó a su lado


- Perdón, es que solo te quiero para mí – dijo en broma y se acercó para besarle la mejilla, el menor no se quitó ni se quejó, solo torció la boca en una mueca mientras lo miraba


- De hecho hablamos de ti – indicó seriamente


- ¿Ah sí? – el menor asintió, luego miró al frente


- Me pregunto si hay "Algo" entre nosotros – contestó con sinceridad, Yunho sonrió


- ¿Y qué le dijiste? – preguntó emocionado, Changmin volteó a verle, en silencio – Changmin ¿Qué hay entre nosotros? Desde lo que pasó en Jeju has evadido el tema, aunque has vuelto a permitirme besarte ¿Qué somos? Dime… - lo miró con demasiado interés, se veía agitado, quizás ahora por fin definirían su situación, con la salida del disco y las promociones previas no habían podido hablar del tema


- Nada en realidad, él intuyó todo, solo le dije que no… que no habíamos tenido relaciones –


- Eso pasó… - dijo en tono bajo, sin dejar de mirarlo – Ahora responde mi pregunta ¿Qué somos? Dímelo de una vez – tragó saliva con dureza, le urgía una respuesta


- Amigos, eso somos… compañeros de trabajo, incluso somos como una familia, nada más, no puedo ofrecerte otra cosa Yunho, por favor perdóname – respondió casi con un nudo en la garganta, Yunho lo miró mostrándose inmutado, luego sonrió con tristeza


- Es verdad, que tonto soy – respondió afligido, Changmin se acercó un poco más


- No, no lo eres. Soy yo quien no está preparado para más, pero no eres un tonto – comentó con aplomo, luego le sujetó el rostro con una mano, le acarició la mejilla y después bajó el índice hasta sus labios, Yunho cerró los ojos – Te lo dije antes, no quiero perderte – cerró los ojos también y se acercó para besarlo, el mayor no pudo resistirse y le correspondió, se besaron pausadamente durante algunos momentos, luego se separaron, abriendo los ojos – Prefiero que esto continué así, pero no te puedo prometer cuánto dure, si me llagara a enamorar de alguien no quiero lastimarte rompiendo un compromiso ¿lo entiendes? – bajó la mano hasta su pierna


- ¿Y si te enamoras de mí? – preguntó enseguida, Changmin se sorprendió y se alejó un poco, dejando de tocarle la pierna – Si eso pasa no romperías tu compromiso conmigo ¿no lo has pensado? – cuestionó emocionado


- Ni pensarlo, eso es diferente a todo –


- ¿Ah sí? ¿Hasta concebías la idea de tener sexo conmigo pero no de enamorarte? – cuestionó confundido, Changmin asintió


- Sí, eso podría pasar antes de que me enamore – respondió con una sonrisa cínica – Pero no me enamoraré nunca de ti, no de esa forma ¿es lo que quieres? – el mayor se quedó callado, no podía decirle de su amor, eso sería demasiado, perdería a Changmin para siempre


- Claro que no – mintió rápidamente – Solo estaba siendo arrogante – se rio para que no sospechara de él, Changmin se sintió aliviado, por un momento creyó que todo lo que Yunho había hecho hasta ahora era porque estaba enamorado de él, vaya locura, si eso fuera cierto al menos lo estaría desde el 2008, cuando intentó besarlo, sería demasiado para él saber algo así, si Yunho se hubiera enamorado de él desde hace tantos años no iba a poder soportarlo, solo de imaginarlo sentía un enorme escalofrío por todo el cuerpo


- Entonces ya dejemos éste tema ¿sí? Mañana hay que madrugar – el mayor asintió


- Es cierto, perdón –


- Buenas noches – dijo el menor antes de caminar a una de las habitaciones de esa casa


- Espera… - lo llamó el mayor y él se detuvo, Yunho se acercó hasta él – Mi beso de buenas noches – pidió con descaro, Changmin torció la boca un poco, pero se acercó a él y lo besó rápido en los labios, Yunho puso cara de perro desvalido y el menor se rio


- Eres tan idiota – lo regañó sin pelos en la lengua, antes ni siquiera de broma se atrevería a llamarlo idiota, pero ahora era diferente. Se acercó de nuevo y separó los labios al mismo tiempo que Yunho, se besaron con gusto, Changmin subió su mano hasta la cabeza de él y le acarició el cabello con poca suavidad, cuando intentó separarse Yunho le besó de nuevo, Changmin quiso dar un paso atrás y soltarse pero Yunho no se lo permitió, sonrieron sobre los labios del otro antes de volverse a besar – Ya, no seas pesado – lo regañó cuando no quiso soltarlo de nuevo pero ésta vez el menor lo empujó


- Descansa Changmin – dijo con ternura el mayor, sonriéndole


- Tú también – respondió y antes de alejarse lo besó rápido de nuevo, alejándose enseguida antes de que intentara retenerlo, al llegar al marco de la puerta lo miró y se sonrieron, luego Changmin entro en la habitación y cerró la puerta, Yunho vio por debajo de ésta que la luz se prendió y sonrió ampliamente


- Esa forma de mirarme, de besarme ¿crees que voy a pensar que jamás te enamorarías de mí? – pensó con emoción, que ingenuo era Changmin, sonrió de nuevo entusiasmado y se alejó a su habitación, mientras en la otra el menor se cambió de ropa y se tiró sobre la cama luego de apagar la luz, miró hacia el techo, recordando "¿Y si te enamoras de mí?"


- Enamorarme de Yunho… - susurró – Vaya tontería – sonrió divertido, luego borró su sonrisa al recordar la plática con su amigo, se giró sobre su eje hasta estar de costado, cerró los ojos – Ese sí sería un problema – pensó abrumado, no quería pensar en esas cosas, todo estaba bien así, ellos se besaban a veces, cuando había una necesidad incontrolable o simplemente cuando les daba la maldita gana, no habían vuelto a vivir nada tan apasionado como lo sucedido meses atrás en Jeju, pero estaba seguro que aunque llegara a suceder algo tan íntimo ellos jamás podrían enamorarse, porque dos hombres enamorados en aquella sociedad era un peso demasiado grande, si eso sucedía el propio TVXQ estaba en juego, y ellos no estaban dispuestos a perderlo, después de tanta lucha conjunta por mantenerlo en pie no era justo ponerlo en riesgo por sentimientos tan personales. En realidad toda aquella situación era un arma de doble filo, solo quedaba esperar, que el tiempo siguiera corriendo, solo él sería capaz de decidir lo que sería de ellos en el futuro.

Nota de Autor: **Con esa frase inicia el capítulo 1 de éste fanfic ^^



7 comentarios:

  1. Pero qué escena!! La sentí tan real, cuánta pasión, cuánto deseo, esos dos se volverán locos si no lo hacen de una vez, ya quiero que pasen a tercera base xD

    ResponderEliminar
  2. Madre mía! esa escena en Jeju estuvo HOT, se desean tanto y ya no se molestan ni en ocultarlo, como en la vida real (?) jajaja ok no... pero me encanta como manejas los sentimientos de incertidumbre, la inseguridad, la negación de Min cada vez que se va enamorando sin darse cuenta ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja ándale, pensé lo mismo, es como la vida real xD

      Eliminar
  3. Changmin está que se muere por Yunho y siempre quiere negarlo xD jajaja sorry papacito, pero caerás, ya caerás ♥

    ResponderEliminar
  4. Changmin se está enamorando de Yunho, por mucho que quiera negarlo, no me canso ganso de leer este fic, cada vez me emociono como si fuera la primera vez ♥

    ResponderEliminar
  5. Definitivamente Changmin está perdido por Yunho xD jajaja lo ama, sin duda ya se está enamorando de él, es tan obvio que no se da cuenta, pero ya sabemos como es Minnie con estas cosas y Yunho que es medio pasivo a veces :p

    ResponderEliminar
  6. Definitivamente Changmin está perdido por Yunho xD jajaja lo ama, sin duda ya se está enamorando de él, es tan obvio que no se da cuenta, pero ya sabemos como es Minnie con estas cosas y Yunho que es medio pasivo a veces :p

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD