El pasado nunca muere - Cap. 8

0 comentarios
Esa noche la estrella era Jaejoong...

Alguien muy comedido - dígase Heechul - le había avisado que el jefe de Changmin había llegado.

El hermoso hombre rubio saltó de su silla y comenzó a girar en su propio eje, no le veía desde hace... ¿cuánto?...tres o cuatro días, el malvado de su jefe lo había castigado, poniéndolo a trabajar sin parar y cocinar para los niños todas las mañanas y las tardes, no había logrado escapar ni un momento para ir a espiar a su Eros policíaco.

Así que decidió que esa noche y esa presentación ERAN SU OPORTUNIDAD, la que había estado esperando, si el moreno no se enamoraba de él, después de escuchar su voz y ver su presentación, no sabía que más podría hacer para impactarlo y conquistarlo. Le pidió a Heechul experto en moda (- dígase travestido en sus tiempos libres -) que le ayude con su cabello rubio y su maquillaje, entre los dos lograron dejarlo absolutamente perfecto, se colocó las lentillas verdes y quedó hermoso como solo él podía ser, su pantalón de cuero negro, ajustado a su delicada figura y un cinturón con una hebilla ominosa le rodeaba las caderas que parecían de mármol, nada de camisas para que todos se recreen con su rosados pezones.

A la gente le gustan los pezones, ¿verdad?...

Sí, seguramente serían sus pezones los que conquistarían al hombre, una chaqueta de cuero celeste con púas en los hombros y desgastada, eran el atuendo perfecto. Se santiguó rogando la providencia divina y caminó como si del amo del mundo se tratase. Pisaba fuerte para lograr quitarse la tembladera de las piernas, que bueno que se puso unas botas negras muy pesadas.

Intentando ver como gato se puso de pie en el centro del escenario y la estridente música de MINE, empezó, aun en la oscuridad, el juego de luces que Eunhyuk le había preparado era extraordinario y explotó en el mismo instante en el que su voz pronunció la primera nota, complementaba perfectamente el ambiente y el ánimo de la canción, con toda su garganta y en todos los tonos, llevó su reclamo en forma de música, esa canción la había escrito él mismo mientras estaba cautivo con los otros chicos. Estaba dando su vida mientras llegaba con todo el aire de sus pulmones a las notas más agudas.

********************************************************************************

El jefe de policía Capitán Jung Yunho, junto con algunos de sus subalternos se instalaron en una mesa rústica del bar, que al parecer de aquel, tenía la decoración muy cargada, demasiado gótica y oscura para su gusto, pero al final, agradable. Recordó que se había sentido muy molesto cuando le habían dicho que un requisito para entrar era vestirse de negro, tuvo que comprar algo de ese color para poder seguir con la investigación del caso de Lee So Man.

“Ay los sacrificios que se hacen por la patria”...

Se había bebido unos cócteles deliciosos con colores muy exóticos, sugerencia del barman que era muy simpático y coqueto, tanto como el otro chico, ah...a ver, cómo se llamaba...Kim..., mmm..., ¡Ah sí, Kim Jaejoong!, no, la verdad es que no había conocido a ningún otro sujeto tan coqueto.

El jefe Jung se sabía atractivo, notaba el ligero temblor de las piernas en las mujeres que le rodeaban, el rubor de sus mejillas, la expresión de sus ojos intentando conquistarlo, incluso en ocasiones había sentido el gusto de alguno de sus subalternos, sin embargo aquel chiquillo no disimulaba ni un poco, le veía literalmente babear por él, y aunque no era muy masculino pensar así, eso le subía el ego quinientos niveles más que cualquier admiración femenina, tenía que reconocer que el chico también era deslumbrante, en realidad era muy hermoso, no podía catalogarlo como apuesto porque a pesar de tener una buena y varonil condición física, su rostro era delicado, femenino, demasiado para un hombre...

Estaba molesto consigo mismo por no poder deshacerse de los parásitos pensamientos que le llegaban a la cabeza, recordar el rostro perfecto magullado le llenaba de pena, al mismo tiempo y secretamente se creía el dueño de la vida del joven por haberle salvado en medio de la trifulca del otro día.

“Vas mal Yunho, vas mal...”

De pronto la música suave de fondo que apoyaba estas ideas, fue reemplazada por silencio y las luces se apagaron completamente, al tiempo que el DJ anunciaba que alguien haría una presentación en el escenario. Las notas de una canción poderosa empezaron a sonar y el famoso Kim Jaejoong apareció en un traje muy llamativo, su blanco y esculpido tórax al aire, era inevitable no admirarlo.


Sonrió, confirmando sus sospechas, era hermoso, ahora muchísimo más de lo que se veía en la cárcel, el maquillaje y el estilo parecían volverlo un ser etéreo...bellísimo, la voz lo atrapó y lo obligó a prestar atención a la letra y así quedó colgado de su figura hasta que terminó.

Nadie mencionará que le llamó la atención sus hermosos y rozados pezones, se veían “apetitosos”...solo sacudió su cabeza un segundo y siguió escuchando la canción.

*******************************************************************************

-Fue demasiado fácil para mí jefe...-cotorreaba un barman demasiado arreglado, mientras su hyung se presentaba-.

-¿Qué cosa Heechul?...-Junsu le miraba sonreír muy orgulloso de sí mismo-.

-Hacer derramar babas al jefe de policía...

-¿Qué? ¿Está aquí?...

-Sí, míralo, allá...en la mesa 6... ¿Ves cómo sus ojos no se despegan de Jae?, yo sabía que ese color de chaqueta lo harían ver espectacular...jajaja. Lo logré...Jae me debe una semana de cocinar para los niños...


-Heechul, es traición que quieras emparejar a tu amigo con un policía...

-Ya me vas a decir, que te caen tan mal...

-Los odio, lo sabes, además tú también los odias...

-¿Pero Changmin es diferente cierto?...

-No... Es exactamente como ellos, no me hables de él...


Heechul alzó las manos y se giró a continuar lavando vasos, mientras seguía con su cabeza el ritmo de MINE, y se reía de su jefe, que no era capaz de decir que el policía le traía de una oreja.

Junsu, obvió las que a su parecer eran solo “tontas palabras de Heechul” y estaba arrimado al final de la barra viendo muy satisfecho el espectáculo de su hyung, era muy talentoso, se le ocurrió una idea, deberían ir a esos concursos de la TV, tal vez tendrían alguna oportunidad como cantantes, ahora que algunos de los niños ya iban a entrar a la universidad el dinero que el bar y los intereses de los préstamos producían tal vez no sería suficiente.

*Junsu, Changmin ya llegó*... “Para cuando él viene tienes un radar, ¿no es así?, eres una sinvergüenza consciencia”...*Y hoy, ¿qué vas a hacer?, ¿lo de siempre, vas a escapar de él, como un cobarde?...* “No soy cobarde, simplemente no tengo nada que hacer con él...”*Es por Yoochun que no quieres hablar con él...* “Sí”...

Al terminar su canción poderosa, Jaejoong animó al público a ponerse de pie, y acercarse a la pista de baile.

-¡¡¡Esta noche vamos a sentirnos seducidos por esta canción “KISS B” para todos ustedes!!!-dijo sonriendo tan pícaramente que Yunho sintió ganas de arrestarlo por faltas a la moral-.

Jaejoong siguió aplaudiendo con sus manos hacía arriba, todos los presentes estuvieron de pie inmediatamente, Yunho incluido, claro está.

********************************************************************************

Mientras el amigo de Junsu anunciaba su siguiente canción Changmin localizó al pelirrojo en la oscuridad, esta vez era imperativo que hablaran, era hoy o nunca, debía salvarlo. Hicieron contacto visual, sexy como siempre, arrimado a la dichosa barra se veía como el amante perfecto, sacudió su cabeza para deshacerse de un montón de imágenes +18.

Se acercó a él y justo antes de alcanzarlo, el muchacho salió huyendo, rápidamente se le confundió entre la multitud que había entrado en el ánimo seductor de una versión mix más larga de la Kiss B original.


La música era pegajosa, el calorcito de la gente apretada era embriagador, la semi oscuridad y las luces del club -cortesía de Eunhyuk DJ-, formaban patrones diversos sobre la piel de los que bailaban, todos de manera muy sensual. Para escapar de la infinita cantidad de preguntas que no quería contestar y que el moreno quería hacer, Junsu trató de huir metiéndose en medio de todos ellos, sin embargo en la mitad de la pista fue detenido. Dos enormes manos se posaron en sus caderas desde atrás, la memoria de su piel, ya sabía de quién eran aquellas manos.

*“Changmin”...*

El otro cuerpo se pegó al suyo y empezó a moverse sugerentemente.

El ritmo que imponía el moreno era agradable, sí, a pesar de todo lo tieso que caminaba era muy bueno bailando, sus movimientos eran fluidos, intensos. Cuando el que estaba por detrás se percató de que el más pequeño aceptaba su invitación, dejó de sujetar tan fuerte la cadera y subió sus manos por el abdomen y el pecho, agarrando sin delicadeza todo lo que podía.

-Eres un bombón…

Dijo susurrando al oído del pelirrojo, sintiendo su cuerpo pequeño estremecerse solo con la vibración de su voz.

-Soy un hombre…

-Lo sé… y estás como un bombón, delicioso, desde aquí hasta aquí…

Volvió a susurrarle mientras tocaba todo su pecho y una mano agarraba su nalga derecha.

-Eres un estúpido…¡suéltame!

El más alto giró al pelirrojo que intentaba zafarse, con una maniobra digna, claro, de su entrenamiento policial. Se encontró con los grises ojos de Junsu echando fuego por el enfado. Volvió a acercarlo, tomándolo de la cintura y siguió con la cadencia suave y sensual de su baile. Respiró solo un poco más fuerte sobre el intento de puchero del pequeño, expandió en un suspiro su deseo reprimido.

La leve corriente de aire, provocó una onda expansiva de electricidad estática, que erizó todos los vellitos de la piel del jefe Kim, desde su cara hasta la punta de...de sus pies...

*Todos sabemos hasta la punta de dónde, Kim Junsu...¿me quieres hacer la tonta?*

...Demasiado ocupado para contestar...

Desarmado, caliente y sudoroso Junsu se rindió…

Esta vez estaban muy pegados, Changmin se deslizaba un poco hacia abajo rozando sus piernas con las contrarias, su pecho ligeramente con el ajeno, sus manos de vez en cuando en la caderas del pelirrojo, sus ojos de color turquesa no se alejaban ni un instante de los grises. Su aliento exhalado sobre los labios contrarios con el único objetivo de volverlo loco, de atraparlo en su red, de salvarlo.

********************************************************************************

Estaba siendo seducido, de la manera más obvia y obsoleta, de la manera más sensual y efectiva, el más alto lo hacía girar, girar, subía y bajaba sus manos por la espalda, y a las caderas, y a las nalgas, y a los muslos y de vuelta, no creo que para nadie pasaba inadvertido ese baile, “Maldito”, “que bien se mueve, debe ser muy bueno en la cama”, *oh, no no no, ¿Kim Junsu por dónde se van tus pensamientos?, este tipo es policía ¿recuerdas?* Para cuando se deshizo de su consciencia, los labios del más alto le asaltaron la boca, ¡Oh sí!, *Fácil* y “tú, ¿difícil?”, “que rico besa, que labios tan suaves, qué hábil”, *¡qué abusivo!, no has visto dónde tiene sus manos ahora mismo* “¿en mi trasero?” *¿Y no te molesta?* “que va”.

La lengua de Changmin entró cuando el pelirrojo dejó escapar un gemidito, “¿qué?” ¡Está usando su lengua!” *es sabrosa*“¿tú también ya te rendiste?” *no me ha quedado de otra*. Se dejó besar para comprobar lo agradable que era su sabor, su penetrante olor a limpio sudor, en ningún momento quiso pensar en las consecuencias, ni en nada, solo un poco, solo un segundo, solo en el placer que sentía en ese beso tan violento.


No podía recordar la última vez que sintió placer...fue hace mucho, mucho tiempo, un calor conocido, nostálgico. Changmin le hacía sentirse en un caleidoscopio.

Para cuando se quedaron sin aire, claro está después de haber batallado incansablemente con sus lenguas, en la pista había un círculo de gente luego de un círculo vacío alrededor de ellos y ya no sonaba la música, ambos y su nada decente beso eran el centro de atención.

Desorientado Junsu observó muchos ojos, entre ellos los celestes de Yoochun, que estaban rojos, a punto de explotar en lágrimas, sintió dolor en ellos. “No, maldición ¡No!” Empujó a Changmin lejos de él y salió corriendo, bufando enojado consigo mismo.

*Mala idea dejarse llevar*... “En serio no tengo tiempo para pelear contigo, cállate consciencia, NO TE SOPORTO”...

Corrió al galpón vacío que estaba tras del club, necesitaba algo frío, aunque sea aire para quitarse la locura, escuchó los pasos, luego…una sombra que ya sabía de quién era, lo encontró.

-Yoochun…yo…-no pudo continuar, ¿cómo le explicas la “escenita” a la persona que está enamorada de ti y que específicamente, tú, no amas?, quería que la tierra se lo trague-.

-Estás enamorado, ¿no es cierto?...-la demanda en la voz, le hacía sentir más vergüenza, si era posible-.

-No…Yoochun yo…-agachó su cabeza-.

-Junsu ese tipo estaba casi follándote en la pista de baile y tú le permitiste…¡todo ESO! ¿Estás enamorado? ¡Dime!, ¿por eso me rechazaste la otra noche…cuando te hablé de mis sentimientos…?

-Yoochun, yo no miento…yo no te rechacé por él, lo hice porque te amo como un amigo, como a un hermano, igual que a Jae hyung, a los niños y a los chicos.

-Yo no te amo así y tú lo sabes…quiero tocarte cómo lo hizo él…


Junsu lo miró directamente a los ojos, demostrándole que no tenía nada de qué avergonzarse, de que sus palabras no eran mentira y de que haría lo necesario para demostrárselo. Su pose era desafiante.

Yoochun dio dos pasos, se acercó todo lo que quiso, como nunca, Junsu no se alejó, el chico de ojos celestes se agachó y tomando de la nuca al pelirrojo, lo apretó en un abrazo que pretendía demostrarle todos sus sentimientos, lo besó, con sus enormes y deseables labios, le obligó a abrir la boca, le metió la lengua, tal vez la rabia de los celos le hacían actuar bruscamente, el pequeño no se movía, no respondía, solo se dejaba besar…y el beso era frío…no era nada parecido a lo que vio en la pista de baile. Y entonces lo comprobó. Soltó despacio a su amado y se retiró con asco de sí mismo, ¿cómo podía ser tan egoísta al no considerar los sentimientos de su amigo?

Debió haber hablado antes, antes de que Changmin volviera, 5 años perdidos...

Una sombra desagradable se vislumbró… se giró y quiso sacar toda su rabia.

-¡Eres un maldito, un policía malnacido, hijo de puta!.-la potente voz de Yoochun rota por la decepción, hizo estremecer a Junsu con dolor-.

-No soy nada de lo que has dicho. Soy Changmin, soy parte de la vida de la persona que has besado a la fuerza…al parecer ya has entendido que Junsu es mío, márchate…-dijo el moreno con arrogancia-.

-Yo no soy nada tuyo -dijo Junsu todo lo molesto que pudo en mientras se revolcaba en su miseria- y soy quién da las órdenes aquí, por favor Yoochun hablaremos mañana, necesito poner demasiadas cosas en orden…

Yoochun salió con las lágrimas corriéndole por la cara, estaba oscuro, la penumbra le salvaría el orgullo y nadie lo vería llorar.

-¿Estás enamorado?...-el tono y la actitud del más alto cambiaron por completo-.

-No…-la respuesta de Junsu no tenía ni una pizca de su seguridad regular-.


-Lo ha dicho Yoochun…si no lo amas a él, que ha estado mucho tiempo a tu lado, alto, guapo, blanco, de ojos celestes, entonces, ¿a quién amas Junsu?

-De seguro a ti no…-dijo dando las espaldas, era hora de marcharse-.

-Tu lengua sabe rico…me pregunto, ¿qué sabor tendrá el resto de tu cuerpo…?

-¡Ah no!, ni se te ocurra, a mí no me hables así…

-¿Acaso eres demasiado inocente…? No lo parecías mientras bailabas…

-Claro que no…

-Ah vaya, entonces no eres “inocente”, algo más que descubro de ti…-dijo simulando un gesto obsceno irrepetible, burlón-.

-Changmin ya basta, este estúpido juego tuyo, quiero que termine ahora, tírate a cualquiera no me interesa, ya has obtenido todo lo que querías de mí…, aléjate, es suficiente, no juegues más conmigo…-dijo al fin desinflándose y sintiéndose abatido-.

-¿Estás enamorado de mí Junsu?...

-No…

Junsu meneó su cabeza en desaprobación y pasó de él, dándole la espalda, entonces sus palabras lo detuvieron.

-Yo sí…-dijo con su profunda voz-.

Junsu frunció su ceño, en señal de que no podía comprender.


-Yo sí estoy enamorado de ti…-repitió Changmin, firme y cálido, Junsu se giró para verlo, las ligeras penumbras le permitieron ver su rostro sonriente, con el típico mismacth de sus ojos, se veía como si aún tuviera doce años-.

Mudo, literalmente, así fue como Junsu quedó tras las palabras de Changmin, el sonido flotó luminoso en medio de la penumbra del galpón, explotando fueguitos artificiales en el corazón del pelirrojo, su vientre tembló cuando le sintió caminar con su paso seguro y acostumbrado, llegó hasta él, le tomó en sus brazos y el beso que le dio fue completamente distinto a los previos, fue intenso, profundo, demandante como el fuego, pero tierno. Una cantidad de sentimientos, enorme como una bola de demolición le golpeó el pecho, ¿esto que sentía era amor?, sí... así parecía, amaba al este policía gorilón, amaba al niño que conoció desde que eran pequeños, amaba al hombre honesto que lo besaba en este momento y que acababa de decirle que estaba enamorado.

El beso terminó.

-Te amo Changmin…-dijo en un hilo de voz, sin aliento-.

Se sorprendió a sí mismo cuando entendió que era lo que había pronunciado su boca, quiso taparla y morderse los labios, pero la dulce expresión en el rostro ajeno lo detuvo, sin embargo inmediatamente el otro, la cagó...

-Lo sé…ahora subamos a tu apartamento quiero follarte hasta que salga el sol…

-¡Vaya!, que romántico… -dijo una tercera voz, en la penumbra se adivinaba como meneaba su cabeza sin creer lo que veía y oía-.

-Soy policía, no estudié para ser romántico… -dijo el aludido, intentando ser maleducado-.


-¡Idiota…!-dijo Junsu soltándose de su abrazo *No lo sueltes, se siente bien estar en sus brazos*, “calladita te ves más bonita consciencia”.

-No te vayas Junsu, ¿quieres que me arrodille?, ¡Junsu te amo!, quiero decírtelo con mi cuerpo…¡Junsu!... -Changmin ahora si estaba desesperado, no podía perder, esta era su última oportunidad-.

-Ya acuéstate con él, antes de que me obligues a escuchar una cosa cursi más…- dijo Jaejoong molesto-.

-Pero Jaejoong hyung…-Junsu quería que alguien lo salve de la estupidez que estaba a punto de cometer, pero hasta su hyung lo empujaba hacía el moreno, que injusta era la vida, se iba a arrepentir...-.

Junsu estiró la mano resignado y molesto consigo mismo, Changmin corrió a tomarla desde su posición de rodillas. Agarrados de la mano, tuvieron la desdicha de cruzar por todo el club y la pista de baile.

Los altavoces le comunicaron a todo el recinto las buenas nuevas...

-Un saludo para la recién formada pareja, deberían cobrar por semejante espectáculo... jajaja...el bien y el mal en uno solo ser, protéjanse chicos, ese es mi consejo esta noche…y !!!Esta canción va dedicada para ustedes!!!...-Todo el público aplaudió, Eunhyuk se burló por el micrófono de su jefe, sabía que luego se ganaría un golpe, muy fuerte, pero no le importaba, siempre era agradable hacerle una broma a Junsu, luego frunció su boca cuando recordó al pobre de Yoochun-...cerró los ojos aceptando lo inevitable y gritó...- !!!Heaven's day!!!

-Juro que mataré a Eunhyuk cuando lo vea mañana…

-Yo lo mataré primero…¿por qué demonios tu departamento está justamente cruzando todo el club…?-Changmin sonrió mentalmente, ese “mañana”, significaba que el pelirrojo quería pasar toda la noche con él, luego se sintió un completo bastardo, pero no le quedaba otra opción, sus sentimientos eran verdaderos, pero aún no era la hora correcta de decírselos, había arriesgado todo, seguramente pronto lo perdería, no había podido hacer nada para salvarlo, así que aprovecharía este momento todo lo que pudiera-.

-No sé…no fastidies...-dijo Junsu, malhumorado-.

Cuando llegaron, el pequeño se soltó bruscamente de la mano del moreno alto y guapo, cerró su puerta furiosamente, prendió la luz, luego puso el seguro, para ese entonces Changmin se había sentado ya en la cama de postes en la que Junsu solía dormir, con una expresión de rabia se acercó con paso firme, parecía que una discusión fatal se avecinaba, sus puños estaba cerrados, lo único que veía llegar era un puñetazo...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD