You are everything I've been looking for - Cap. 7

4 comentarios
Search for reason

Rodó con sutileza su cuerpo hacia un lado, una vez terminado el acto la pasión y el deseo desmedido remitió en su totalidad, pero la fascinación de tenerla justo a su lado, entre sus brazos lo llenó de una emoción que hace tiempo no sentía. Comenzaron de pie y terminaron en la cama, exhaustos, el sudor que resbalaba sutilmente por sus cuerpos se sintió como un relajante cosquilleo, Yunho miró su cabello, su hermoso rostro, la perfecta curvatura de su cuerpo y sintió que podía morir en ese mismo instante, a su lado



Boa lo miró y sonrió, con aquella mirada traviesa de quien acaba de cometer un pecado, sin arrepentimientos. Se sujetaron las manos y compartieron el agradable silencio, ella se acurrucó en su costado y le abrazó el pecho, Yunho sintió su cabello sedoso sobre la piel, el aroma no había desaparecido, ese aroma que siempre lograba llenarle los sentidos


  • No me esperaba esto – confesó Yunho pensativo – Creí que jamás te tendría de nuevo entre mis brazos – acarició el brazo de ella sobre su pecho


  • Te extrañé, no tienes idea… - continuó ella con el momento de confesiones, aunque eso él lo tenía más que presente, lo percibió en aquella entrega


Yunho sonrió, no sabía si por amor o por vanidad, pero oír eso de parte de ella lo llenó de ánimo, se abrazó más a su cuerpo y permaneció en silencio unos instantes. Reflexionó sobre algo en lo que no había puesto atención, preocupado frunció las cejas unos momentos


  • No usamos condón – observó preocupado, más no con angustia, pero ella no pareció inmutarse, sin embargo esperó una respuesta después de aquella risa de parte de Boa


  • No te preocupes – aprovechó y besó sobre su pecho – Mi periodo es exacto y no estoy en mis días fértiles – dijo sin más, Yunho comprendió al momento y se sintió más tranquilo


Por instantes tuvo una egoísta fantasía, Boa se embarazaba en esa ocasión y se obligaba a quedarse, con él, a renunciar a su carrera de artista, ellos se casaban y formaban la familia que Yunho tanto anhelaba, pero ese tonto sueño solo era suyo, lo sabía, los sueños y aspiraciones de ella estaban muy lejos de parecerse a los propios.


Al día siguiente el Sol se coló con brusquedad por la ventana de la habitación de Jonghyun, pegando de lleno en el rostro de Changmin, despertándolo enseguida. Abrió los ojos y miró a su alrededor, estaba solo en la cama, sin sábana que lo cubriera, llamó a su amigo pero no obtuvo respuesta, luego sonrió al sentirse tonto, la habitación era pequeña y si no se veía a simple vista era porque no estaba ahí


Changmin se levantó de la cama, se desperezó y talló sus ojos. La idea extraña de la noche anterior acudió a él y miró hacia fuera, la puerta de la casa de Yunho seguía cerrada, las cortinas corridas, sonrió morbosamente, imaginándose a esos dos haciendo el amor. Nunca en su vida Changmin imaginó que vería tan de cerca a su máximo ídolo, mucho menos enredada en una relación amorosa tan complicada con un pueblerino, aun así sintió emoción


  • Es increíble, Yunho se tiraba a Boa, jamás lo habría imaginado – pensó sin borrar su sonrisa, luego recordó las palabras de su amigo y decidió ya no pensar en el tema, no le correspondía y su curioso morbo era mejor si lo apaciguaba


Salió de la habitación, caminó por el pasillo hacia las escaleras, ahí vio a Donghae dormir sobre el sofá, era extraño, él siempre solía despertar temprano, pero ahí estaba dormido, con la misma ropa de la noche anterior, igual que él. Changmin no era tonto y pronto intuyó que la llegada de Boa causó una discusión y que seguramente Eunhyuk no permitió a su novio dormir en la misma cama que él. El más alto sonrió discretamente, recordando la única vez que hizo aquello, correr a Kyuhyun de la habitación porque habían discutido


Se alejó del Barman y fue hacia la parte baja de la casa, al pasar por la cocina vio a Eunhyuk prepararse algo de desayunar, solo para él, al parecer, le vio el semblante aun molesto y decidió no darle ni el Buenos días, esperaría a que su humor mejorara. Changmin fue hacia el Bar y ahí estaba Jonghyun, ayudando a acomodar algunas sillas. Lo oyó llegar y volteó hacia él, se sonrieron, Changmin se acercó a él y como si fueran una pareja le dio un beso sobre los labios que el otro correspondió más bien de manera floja


  • Creo que nos tocará salir de nuevo para que se reconcilien – comentó Changmin a su amigo, recordando la primera noche que habían pasado ahí, cuando al día siguiente los dueños del Bar discutieron y ellos tuvieron que irse para que pudieran hacer las pases


  • Lo más probable – consintió el otro, luego miró de nueva cuenta a Changmin - ¿Nos bañamos juntos? – propuso con una sonrisa casi infantil, Changmin no dudó en aceptar y se tomaron de las manos, alejándose hacia la parte superior de la casa. Pasaron por la cocina pero Eunhyuk no les prestó atención, pasaron por el sofá pero Donghae seguía dormido


Se bañaron sin hacerse nada más, compartieron un par de besos y algunos toqueteos pero nada realmente con intención sexual de terminar el acto. Se vistieron, cada uno en su propia habitación, Donghae ya no estaba en el sofá y podían oírse claramente dos voces, en la parte de abajo seguramente sonaban fuertes, pero a ellos les llegaba apenas como un susurro, se reunieron en el pasillo y compartieron una mirada preocupada


  • Parece que pelean en serio – dijo Changmin mostrando una mueca de seria preocupación, su amigo asintió, más no dijo nada – Deberíamos salir de la casa un rato


  • Me parece bien – respondió Jonghyun y ambos fueron hacia la parte de abajo, Eunhyuk y Donghae discutían en la sala, ésta estaba tras las escaleras. No los vieron marcharse y entonces el par de amigos salieron, atravesando el Bar, ya tenían una llave y no hubo problema


Subieron al auto de Changmin y fueron al restaurante de la carretera, ahí comerían algo para desayunar y luego perderían un poco más de tiempo ahí, para darle a la pareja algo de privacidad en aquella discusión.


  • ¡No entiendes que no es tu asunto! Ese es tu problema – reprochó el mesero con desesperación, ver a su novio carcomiéndose por dentro le resultaba doloroso


  • Es mi mejor amigo, como mi hermano – se defendió el otro


  • Es el hombre que amas… – contradijo con un nudo en la garganta – Estás tan ocupado pensando en sus penas y no te importa lo que siento yo – espetó con coraje y su novio no supo que decir, estaba mudo completamente. Donghae tragó saliva – Siento que ya no puedo


Se miraron fijamente en medio de un silencio sofocante. Eunhyuk fue quien tragó saliva esta vez, empuñó las manos y no bajó la guardia, miró efusivamente al otro


  • ¿Por qué no terminas conmigo de una vez? – preguntó sintiendo una punzada en el pecho, pero Donghae no lo sintió menos denso, tragó saliva de nuevo y no supo cómo acercarse a él


  • Te necesito – fue su respuesta, temerosa, extraña, Eunhyuk sonrió con amargura


  • Me necesitas – reflexionó para nadie, pero no dejaba de observar a Donghae – Eso es todo, me necesitas porque soy el soporte que te ayuda a no hundirte en la desesperación, pero ya me cansé de tus razones egoístas – declaró con esfuerzo, mirando en los ojos del otro como un brillo le nublaba la vista


  • Perdóname – cubrió su rostro con ambas manos para llorar y Eunhyuk no se resistió, con arrebato se acercó a él y lo estrechó entre sus brazos. El calor de su novio lo hizo sentirse seguro y dejó caer el peso de su cuerpo en él, mientras los brazos fuertes de Eunhyuk le apretaban la espalda


  • Lo eres todo para mí, claro que te perdono – dijo sin miedo, cubriéndole después de besos, sobre la coronilla, la mejilla, su cuello, el hombro, los brazos. Donghae soltó un tímido gemido y se dejó envolver por aquellos brazos consoladores, pero no era Eunhyuk a quien anhelaba, sino a Yunho, tocándole como solo había tocado a Boa toda su vida.


Donghae lloró, justo antes de que Eunhyuk terminara de hacerle el amor sobre uno de los sillones de la sala, atormentado por los pensamientos egoístas en torno a Yunho. Su novio no se merecía semejante estupidez, tremenda obsesión por ese amor no correspondido, por ese rechazo constante de quien solo puede verte como amigo


Se abrazaron desnudos sin importarles si Changmin o Jonghyun andaban por ahí, no sabían que el par de amigos se escabulló hacia fuera mientras ellos se gritaban. Se besaron antes que el mesero se levantara de repente del sillón, Donghae lo observó sin entender, lo vio colocándose la ropa de nuevo, luego se giró hacia él


  • No quiero estar aquí cuando ella le rompa el corazón – confesó Eunhyuk y fue observado fijamente por su novio – No quiero estar aquí cuando él corra hacia ti y te derrumbe de nuevo, estoy cansado de verte sufrir, porque me haces sufrir a mí – dijo con voz pausada, casi entrecortándose, Donghae negó en silencio, pero no respondió nada más – Te amo – dijo finalmente y se alejó, el otro lo miró marcharse, escuchó los pasos subir las escaleras y no lo dudó, se levantó del sillón


Desnudo Donghae subió a la habitación, corriendo, antes que su novio intentara agarrar una maleta y empacarlo todo, se postró frente a él y se abrazó con fuerza, paralizándolo


  • No me dejes – suplicó temblando


  • Ya no sé qué más hacer – contestó intranquilo – Lo quieres tanto que…


  • ¡Te quiero! Nunca lo dudes – espetó sin pensarlo más de una vez, Eunhyuk sonrió, pero no del todo satisfecho, su corazón aún latía con angustia – Y me importas, no es solo necesidad, nuestros momentos juntos, son en realidad maravillosos – continuó, haciendo sonreír aún más al otro – Pero no soy indiferente al dolor de Yunho


La sola mención del nombre hizo que Eunhyuk recuperara su anterior determinación de abandonar al hombre que amaba, pero el cuerpo del otro aferrado al suyo se lo prohibió


  • Ya ni siquiera espero que me ames, solo que le olvides, que lo superes, ¿tan fuerte es tu amor? ¿por qué? – preguntó confundido, aquellas preguntas eran más para sí mismo que para su novio, Donghae lo soltó poco a poco y le observó fijo, levantó las manos y le rodeó el rostro, luego le dio un sincero beso en la frente, volvió a mirarlo a los ojos


  • No puedo obligarme a olvidarlo – dijo mientras el labio inferior le temblaba – Y no puedo obligarte a no irte – su voz se quebró, pero se mantuvo lo más fuerte posible


Eunhyuk abrió amplio los ojos, era la primera vez que Donghae le daba carta abierta para que se marchara. Antes siempre acababan “terminando” y en ese mismo instante “volvían”, pero esta ocasión era distinta, el mesero podía verlo en los ojos de su novio, en su forma de mirarlo, sintió pánico por primera vez en su vida de realmente perderlo. Aturdido se soltó del agarre y le dio la espalda a Donghae, tembló de miedo y coraje, no sabía que hacer


  • Cariño – comenzó el barman – Jamás te mentí, sabías lo que me sucedía con Yunho, y aun así decidiste que comenzáramos esto. Yo no me arrepiento – confesó con sinceridad, una sonrisa apareció en los labios de Eunhyuk, las palabras de su novio eran tan contradictorias que siempre lo elevaban al cielo, pero cuando menos acordaba y se sumergía en su zona de confort, Donghae lo bajaba y le hacía tocar el duro suelo


  • ¿De verdad me quieres? – preguntó con inseguridad y su cuerpo tembló. Donghae se acercó hasta él y lo abrazó por la espalda


  • Demasiado – respondió con una sonrisa casi tímida, levantó los brazos hacia el pecho de su novio y le comenzó a desabrochar la camisa, el otro se dejó hacer


Donghae lo desnudó por completo y ahora ambos lo estaban, el barman comenzó por besarle los hombros, aún atrás de él, repartió besos por su espalda mientras le acariciaba los brazos, subió de nuevo, hasta su nuca, luego su oreja y sus manos fueron hasta su pecho, le acarició los pezones con lentitud, escuchando su entrecortado jadeo. Eunhyuk se giró hacia él y se besaron profundamente, tocándose, avanzando hacia la cama, el mesero se tumbó en ella y recibió el cuerpo de su novio sobre el propio


Eunhyuk le acarició la espalda mientras su novio le besaba el cuello, bajando por el pecho, el mesero colocó ambas manos sobre los hombros de Donghae cuando este comenzó con el sexo oral, luego le acarició el cabello con una mano y se corrió en su boca, soltando un placentero gemido que erizó la piel de Donghae. Subió y se besaron de nuevo, se miraron a los ojos y compartieron luego otro beso, se levantaron un poco y Eunhyuk se giró, colocándose de bruces, separando las piernas, Donghae en medio sujetó sus caderas y le penetró con lentitud, balanceándose lo más acompasado posible, la estrechez de su novio lo enloqueció y el canto de gemidos compartidos no se hizo esperar, el barman bajó hasta poder besarle la espalda, sin dejar de moverse, sintiéndose la desesperación del otro en su agitado respirar. Eunhyuk se agarró con fuerza de las sábanas, sintiendo cada estocada con inmenso placer


Quizás había pasado más de un año desde la última vez que Donghae le poseyó de aquella manera, su carácter más bien sumiso siempre le hacía sentirse mejor en el rol pasivo, pero en ese momento sintió aquella necesidad por reclamar suyo a Eunhyuk, por demostrarle que él también tenía dominio sobre él. Estaba atado a un hombre que no le amaba y por quien sería capaz de dar la vida, pero su masoquismo le prohibía realmente abandonarlo, aunque le reclamara, aunque se muriera por dentro, no podía dejarlo, su amor era tan profundo que el solo pensarse lejos de él le destruía. Tal vez por eso eran una pareja casi perfecta, porque el amor obsesivo de Donghae por Yunho era igual que el suyo por Donghae, ambos se necesitaban de aquella manera


Terminó dentro de él y continuó entrando y saliendo un par de veces más después, hasta que se salió por completo, le besó la espalda y subió hasta su nuca, respiró sobre ella antes de darle más besos, Eunhyuk se tiró sobre la cama, con el pecho sobre las removidas sábanas, Donghae sobre él, con las piernas entrelazadas a las de su novio. Donghae agarró el dorso de la mano de su novio y entrelazó los dedos con los de él, Eunhyuk lo permitió. Estuvieron en silencio por unos instantes, el mesero sintiendo la respiración agradable de su novio tras la oreja, sonrió


  • Eres malvado – comentó Eunhyuk sin desprecio o tristeza, simplemente pensando en cómo su novio siempre lograba cerrar la posibilidad de marcharse


  • Sí – respondió con descaro – A veces creo que soy como ella – confesó sintiendo desprecio por él mismo, el mesero no respondió – No lo deja ir, así me siento yo contigo – aturdido soltó la mano de su novio y se levantó de su cuerpo, sentándose a su lado, Eunhyuk se giró hasta quedar sobre su costado derecho, sosteniéndose la cabeza con el codo, miró hacia Donghae


  • Entonces yo soy como él, aferrado – sonrió con tristeza, Donghae se acercó hasta él y le dio un beso en la nariz, bajó a sus labios y se besaron suavemente, poco a poco Donghae regresó hasta acostarse en la cama, a su lado, compartieron largos besos, intercambiando alientos, hasta que no les quedara más.


Conversaron con la platicadora Sulli luego de que esta volviera a llenar sus tazas con café, aunque su jefe la regañaba de tanto en tanto por perder el tiempo, pero nunca le importaba y siempre terminaba platicando con los clientes largo y tendido. Era menor de edad y no podía entrar en el Bar de Donghae, pero a veces solía escuchar al par de amigos desde afuera de este


  • Cuando sea mayor chicos, los invitaré un trago – dijo la chica al llevarles la cuenta, ambos compartieron una mirada cómplice, la chica ignoraba que eran Gay ambos


  • Lo siento, pero soy muy celoso – contestó Changmin – Tendrás que invitarme solo a mí – le guiñó un ojo y ella sonrió amplio, de los dos él era quien más le gustaba, aunque en realidad estaba infantilmente enamorada de Yunho


  • Entonces los invitaré por separado – dijo guiñándole un ojo a Jonghyun, él sonrió amplio. La muchacha le agradaba, de hecho siempre le dejaban buena propina. Sulli se retiró con el dinero en la charola y regresó con el cambio, los amigos seguían sentados


La mesera miró hacia ellos como si dudara en preguntar algo, luego se armó de valor y al ver que su jefe no observaba se sentó junto a Changmin en el sillón de dos plazas, los miró a ambos y bajó el tono, como si quisiera contar un secreto


  • ¿Ella sigue aquí? – preguntó a los dos, ellos compartieron una mirada y enseguida entendieron que hablaba de Boa, entonces Changmin asintió, Sulli gruñó con fastidio – La odio


  • ¿Por qué? – preguntó Changmin intrigado, de hecho lo había notado la noche anterior, muchos clientes del Bar la observaban con indiferencia, otros con recelo


  • Soy joven, pero sé lo que todos saben. Ella es tan egoísta – de nuevo los amigos se miraron mutuamente, a ninguno le agradó oír eso, eran sus fans, pero estaban intrigados por todo


  • ¿Tan malo ha sido? – preguntó Jonghyun y ella asintió


  • ¿Acaso hay alguien en todo el pueblo que no conozca la historia? Se enamoraron desde niños – comenzó a relatar – Cuando entraron en la adolescencia se hicieron novios, todos en el pueblo decían que no había pareja en todo el lugar, joven o adulta que se quisiera como ellos –


Changmin miró con dulzura a Sulli por el comienzo de aquella historia, parecía como si estuviera a punto de relatarle su película juvenil favorita


  • Una noche escaparon juntos, nadie se oponía a su relación, pero se amaban con espíritu aventurero – sonrió, como si ella fuera la protagonista – Fueron a Seúl, ninguno quería entrar a la Universidad, tenían 16 años y poco dinero en los bolsillos, así que para obtener unas monedas bailaron juntos, en una calle transitada y no fue raro que llamaran mucho la atención, ambos son buenos en ello, aman bailar


Jonghyun observó atento a la chica que les relataba la historia, su semblante se había vuelto un poco serio y obscuro, como fans él y Changmin sabían que Boa debutó a los 17 y no fue extraño pensar lo que continuaría en el relato


  • Un caza talentos los vio, cuando acabaron su espectáculo se les acercó y les habló de SM Entertainment, la mayor agencia de talentos del país, como han de saber – los amigos asintieron – Les ofreció una audición directa, sin competencia masiva. A ella se le iluminaron los ojos, él solo quería verla feliz, así que fueron juntos, él les gustó, pero ella no – afirmó, sus palabras desconcertaron a Changmin y Jonghyun, compartieron una mirada de extrañeza, pues la artista era ella y no él


  • Pero entonces… - quiso preguntar el más alto, pero Sulli lo detuvo extendiendo la mano hacia él para indicarle que la dejara continuar


  • El rechazo la devastó y se obsesionó, comenzaron los problemas, pelearon, se dejaron, luego ella volvió con él y regresaron al pueblo juntos. La idea de ser artista la llevó al extremo tal de ensayar día y noche, al principio él la alentó, le ayudó, después fue muy pesado ser el segundo en su vida, porque el primero era aquel sueño al que ella se aferró – hizo una pausa – De nuevo se dejaron y una noche ella simplemente se marchó, regresó a Seúl, entró en una academia de canto, se había vuelto una bailarina maravillosa, pero quería ser una artista completa para poder gustarles, para regresar junto con Yunho y hacerlo parte de sus sueños, pero ella no supo lo que causó en él al dejarlo, al irse


Changmin sintió la tristeza, como si pudiera ver a Yunho ahí, de pie en medio de la nada, esperando a que ella volviera, o a que nunca se hubiera marchado


  • Se deprimió tanto, comenzó a beber, acababa de cumplir 17 años pero su corazón era como el de un viejo, la gente cuenta que dejó de sonreír, yo era una niña, pero tengo vagos recuerdos de él, de su mirada fría.


Los amigos se miraron en silencio, incapaces de interrumpirla con preguntas u opiniones


  • Un día ella volvió, como si nada, con la sonrisa de dos personas, la propia y la que robó de Yunho, la habían aceptado, maravillados por la voz que ella desconocía tener, por su baile hermoso, porque era una chica linda. Pero Yunho vio en ella a una desconocida, sus súplicas por seguirle a la Capital fueron inútiles, se hirieron con palabras, con su actitud, incapaces de dejarse, volvieron, él creyó que la convenció de desistir, de volver al pueblo, pero ella no había cambiado de planes, sin despedirse un día simplemente se fue, sin decirle nada, ¿Por qué juntas los trozos de un alma si vas a tirarla de nuevo a la basura? – preguntó hacia el par de amigos, como si ellos tuvieran la respuesta


Ambos se encogieron de hombros y continuaron mirándola, Sulli suspiró, como si estuviera por contar la parte más triste, al menos para ella


  • Su mejor solución para afrontar su dolor fueron las mujeres – frunció el ceño, celosa – Primero eran como ella, la misma estatura, cabello y ojos similares, pero eran de turno, una noche y adiós. Simples quimeras de la mujer que amaba – volvió a suspirar – Después no importó, eran todas distintas, sus relaciones más largas fueron de una semana, cuando ellas no soportaban la idea de su mirada ausente, de su corazón gritando ‘Boa’ cada vez que las metía en su cama


Changmin sonrió, pensando en que Yunho si logró hacer lo que él pensaba cuando recién llegó al pueblo, olvidar a Kyuhyun con otros, con muchas camas, noches pasajeras que no dejaran consigo más que recuerdos vacíos, para sustituir el único y más doloroso recuerdo, la persona amada


  • Entonces un día, cuando él pensó que podía fingir haberla olvidado, el pueblo se enteró de una noticia, ella había debutado y su debut se transmitiría a nivel nacional – sonrió sarcásticamente – Luego de su presentación hubo una entrevista, ella dijo que había nacido en Guri, Gyeonggi – su mirada se tornó de odio – Negó este pueblo, según ella cosas de la agencia, pero a las personas eso no les gustó, nadie aquí la quiere, casi nadie, sus padres incluso se mudaron, recibían mensajes de odio


  • Vaya – interrumpió Changmin inconscientemente, ni él siendo tan fan sabía aquello, estaba asombrado de verdad


  • Yunho tiene una televisión en su casa, dicen que no la ha prendido en años, ustedes que viven con Donghae ¿han visto que nadie prende la televisión tampoco? – preguntó hacia ellos, ambos se miraron y asintieron, era la primera vez que se daban cuenta de ese detalle – Yunho evitó hablar de ella, nadie en el pueblo mencionaba su nombre, la poca gente que la quiere tampoco se atreve a decir su nombre frente a él


  • ¿Pero ella no volvió hasta hoy? – preguntó Changmin, era la primera vez que cuestionaba algo él sin que Sulli lo contara antes. La mesera sonrió con tristeza


  • Ojalá – contestó desviando su mirada unos instantes – Cuando estaba por cumplir 20 años ella volvió y lo buscó, pese a que Yunho en esos momentos ni siquiera buscaba mujeres de una noche, fue su época de soledad, pero a ella no le importó volverlo a engatusar e irse, pero él fue tras ella – sonrió pesadamente – No duró allá ni siquiera cinco meses, ella viajaba mucho, incluso a Japón, China. Fue bobo de su parte creer que podía adaptarse a la vida de ella y volvió derrotado, sus padres se fueron y le dejaron la casa, las tierras, el taller, al menos él pudo ocultar su dolor en sus actividades –


  • ¿Entonces vivieron juntos ese tiempo? – Sulli asintió – Recuerdo ese rumor, decían que Boa vivía con un hombre, la empresa lo negó – miró hacia su amigo


  • Típico – dijo Jonghyun y se encogió de hombros. Pero la historia no había terminado ahí


  • Pasaron unos años y ella volvió, parecía que para siempre, para quedarse, el contrato con su empresa terminó y aun no la habían llamado para firmar otro, ella estaba tan destrozada que arrastró a Yunho a su ruina – pausó y suspiró con pesadez – Es quizás la vez que se hicieron más daño… Yunho le propuso matrimonio y ella aceptó, en medio de su depresión y con su sueño arrebatado dijo que Sí


Por la expresión de Sulli y por el hecho de saber que ellos dos no estaban casados pudo intuir lo que seguía, sintió un nudo en la garganta y aguardó a que continuara con el relato


  • Hubo preparativos, eso lo recuerdo mejor, Yunho estaba radiante, nunca en toda mi vida lo vi tan feliz, pero él lo estaba por ambos, Boa parecía más bien un títere. No puedo decir que no lo amara, no puedo asegurar que fuera su intención dañarlo, pero lo hizo, y fue peor que nunca, su agencia la llamó, le prometieron más dinero, debutar en Estados Unidos, pero se opusieron a que estuviera casada – miró con enojo a Jonghyun frente a ella, como si tuviera a Boa de frente – Faltaban dos semanas y ella le devolvió el anillo


  • Que cruel – dijo Changmin instintivamente, sin pensar, su amigo lo observó en silencio


  • ¡Fue fatal! Se arrodilló, le suplicó que se quedara, él había trazado el futuro para los dos, el futuro que ella le prometió y luego le arrebató. Muchas personas los vieron, fue una escena patética, las habladurías duraron meses, Yunho se hundió como no tienen idea – los ojos de la mesera se humedecieron un poco – Casi muere en un accidente, manejando ebrio, ustedes seguro han visto sus cicatrices – los amigos asintieron – Donghae lloraba junto a él, Yunho pareció otro durante más de un año, hasta que volvió a su antiguo vicio, las mujeres. Apenas recientemente parecía retomar el curso de su vida y ella aparece ¿Por qué es tan maldita? – preguntó con enojo, a Changmin no le agradó oír eso de su idol, pero en parte comprendía el enojo, la impotencia


  • Entiendo lo que dices – interrumpió Jonghyun, la chica volteó a verle – Pero si ella regresa cada vez es porque también sufre las consecuencias de sus decisiones ¿no crees? Ella quizás tampoco puede dormir por las noches, pensando en Yunho – explicó seriamente, a Changmin le resultó sorprendente escucharlo


  • Pero ella tuvo la oportunidad de tenerle, prefirió sus sueños


  • Yunho también prefirió los suyos – contradijo Jonghyun – Ambos quieren cosas distintas y él también tuvo la oportunidad de rechazarle, se hicieron daño porque aún ninguno ha sido capaz de terminar definitivamente


  • Pero… - la mesera se quedó muda, comprendiendo aquellas palabras, pero ella quería a Yunho y odiaba a Boa, no quería verlo objetivamente


  • La siguió y no fue capaz de estar a su lado solo porque ella viajaba y no le hacía caso como él esperaba, Yunho quiere a la esposa feliz en casa, en el pueblo donde se enamoró de ella, donde crecieron juntos, también es un sueño egoísta – explicó con determinación, Changmin lo miró con mayor sorpresa, en esos momentos le pareció tan atractivo que de estar solos le habría saltado encima


  • Tal vez, pero ella hizo las cosas del modo en que saliera más lastimado, no debió volver, desde sus 16 años, debió quedarse allá en Seúl, quizás ahora Yunho sería feliz con otra


  • ¿Contigo? – preguntó Jonghyun enarcando una ceja, Sulli se sonrojó por completo – Mira, entiendo si lo quieres, pero no odies a Boa solo por sus malas decisiones en el amor, no seas tan dura


  • No puedo – respondió tajantemente – Solo de pensar que ella puede tener a Yunho para siempre y no lo hace me revuelve el estómago, es una tonta – se puso de pie y antes que su jefe la regañara por todo el rato conversando, se alejó. Los amigos se miraron mutuamente, Changmin suspiró largo, enarcando ambas cejas


  • Increíble – comentó el más alto, poniéndose de pie, su amigo le siguió


  • Es mejor volver, tal vez aquellos dos ya se reconciliaron – secundó Jonghyun, el otro estuvo de acuerdo, cada uno sacó un billete y lo colocó sobre la mesa como propina. Salieron del restaurante y regresaron a casa de la pareja, pero ni Donghae ni Eunhyuk estaban ahí.


Aunque tuvieron la casa para ellos solos, a ninguno de los dos se les ocurrió usarla como ‘Motel’, en cambio estuvieron juntos en la habitación de Jonghyun, pensando en el repertorio del fin de semana, sobre todo los viernes y sábados, que es cuando había más clientes y su horario era más extenso


Mientras su amigo revisaba algunas partituras que había descargado de internet, Changmin miró la lista de contactos de su celular, aunque ya tenía otro, aún conservaba el teléfono de Kyuhyun, al principio simplemente decidió ya no tenerlo ahí, pero con el tiempo y al tenerlo aun grabado en su memoria, decidió volverlo a registrar, solo así se lo pudo sacar de la cabeza. Las palabras de su madre aún retumbaban en su mente y la idea de su ex haciéndose pedazos lo tenía pensativo y triste, sin embargo la loca idea de ir al viaje a Francia se esfumó


  • Espero que realmente pueda superar nuestra ruptura – pensó cabizbajo, pero temiendo ser descubierto y reprendido por su amigo, puso mejor cara


  • ¿Qué tal esta? – preguntó Jonghyun mostrando su celular a su amigo. Changmin estaba sentado en la cama y él al otro extremo, al inicio el más alto no escuchó, hasta que su amigo habló en voz más alta - ¿Qué te parece esta? – volvió a cuestionar, esta vez su amigo miró la pantalla del celular, luego le sonrió


  • Me parece muy bien – dijo sin mucha emoción y luego se levantó de la cama, caminó hacia la ventana y miró hacia afuera, aunque desde esa ventana se podía ver la casa de Yunho, él no lo hizo a propósito, solo se acercó ahí, pero Jonghyun lo malinterpretó


  • Ya deja de pensar en él – mencionó luego de suspirar ligeramente, Changmin lo miró, con los ojos abiertos


  • ¿Cómo lo sabes? – preguntó confundido, sus pupilas ligeramente dilatadas, pero él pensaba en su ex, su amigo hablaba de Yunho


  • Creo que ya debes superarlo – sonrió, pensando en lo interesado que estaba su amigo por un hetero, pero Changmin continuaba pensando en su ex novio


  • Suena fácil, pero él aún me importa – contestó torciendo un ligero gesto con la boca, entonces Jonghyun entendió que no estaban hablando de lo mismo


  • ¿Estabas hablando de Kyuhyun? – preguntó frunciendo las cejas, Changmin enarcó una, confundido


  • Y tú no, por lo que veo – suspiró cansadamente, creyendo que eso desencadenaría una de tantas peleas con su amigo, pero eso no pasó, en cambio Jonghyun dejó su celular sobre la cama, se levantó y fue hasta donde su amigo, lo miró de frente y le besó la mejilla


  • No quiero ser infantil – dijo con sinceridad – Y si quieres hablarme de él está bien, yo también debería superar mi resentimiento – tras decirlo le pasó un poco de cabello tras la oreja, Changmin sonrió con entusiasmo


  • Gracias – respondió con amabilidad y luego le dio un fuerte abrazo, Jonghyun cerró los brazos en torno a su espalda, sintiendo la tibieza de su cuerpo, sonrió – Fue a ver a mamá – confesó luego de segundos de silencio – Me dijo por teléfono – poco a poco Jonghyun lo soltó y se miraron de frente


  • ¿Qué le dijo?


  • Compró boletos – pausó un poco y suspiró – Para los dos, quiere que hagamos un viaje – confesó con cautela, temeroso de que Jonghyun se alterara, pero él solo lo miró fijamente


  • ¿Y tú que dijiste?


  • Que lo pensaría – respondió con voz temblorosa, nervioso sin saber por qué. Al oír esa respuesta Jonghyun sintió como le hubiesen dado una fuerte patada en el estómago, sofocándolo, pero no reaccionó al instante


  • ¿Y ya lo pensaste? – preguntó preocupado, sintiendo miedo de escuchar una respuesta positiva, de oír a su amigo-amante decir que sí se iría


  • Es en tres días, hasta ahora el pensamiento de No ir va ganando – contestó con media sonrisa tímida, Jonghyun suspiró para sus adentros – Me gusta mi vida aquí ¿sabes? Siento que cuando estaba en Seúl todo giraba en torno a Kyuhyun, a mi vida junto a él, pero ahora siento que mi vida gira en torno a mí, me siento libre – sonrió casi con ternura, Jonghyun no se resistió y le besó los labios suavemente, mirándolo después a los ojos


  • Te apoyaré – dijo de pronto, Changmin se puso serio – Incluso si decides volver con él, quiero estar contigo, aunque no vuelva a tocarte nunca – sus palabras sorprendieron al otro, pero Changmin no se sintió feliz por oírlo hablar así, se sintió triste


  • No digas eso – estiró su mano y agarró la de su amigo – Tengo una idea – dijo sonriendo


  • ¿Cuál?


  • Busquemos a un par de chicos lindos – sonrió con entusiasmo, Jonghyun se sorprendió – Como en los viejos tiempos, cuando éramos Universitarios


  • ¿De qué estás hablando? – preguntó divertido


  • Recuerda que esta relación es libre – se mordió ligeramente el labio – Y yo me siento mal si tú solo piensas en mí todo el tiempo, me siento egoísta, como si te utilizara


  • Pero yo no pienso así – contradijo enseguida – Yo decidí esto, no eres culpable de nada


  • Aun así, vayamos ¿Qué dices?


  • ¿Pero a dónde?


  • Me dijo Eunhyuk que la ciudad vecina es agradable y hay muchos bares y antros, me recomendó hasta un club de sexo – sonrió perversamente, Jonghyun le correspondió la sonrisa, moviendo la cabeza en negativa


  • Changmin, no pensarás…


  • Claro que no, pero es bueno saber que haya ¿no? – su amigo asintió - ¿Entonces vamos?


  • Sí – contestó al fin, aunque luego recordó que en esa ciudad vio a Minho cuando acompañó al mesero, borró su sonrisa y meditó un poco


  • ¿Qué pasa?


  • Nada – mintió con incomodidad, no quería hablarle de Minho


  • Solo una noche ¿sí? Vamos


  • Ya, está bien, vamos por chicos lindos – aceptó al fin, Changmin se entusiasmó tanto que se aventó a sus brazos, lo apretó fuerte y luego se separó


  • ¿Te parece bien el jueves que no trabajamos?


  • Sí – asintió con una sonrisa, aunque se sentía inseguro. Cuando eran estudiantes e iban a los antros siempre lo hacía pensando en que tal vez alguna noche podría declararse a Changmin, cuando se armara de valor, pero no porque le entusiasmase mucho la idea de ir buscando chicos guapos. Ahora que por fin tenía algo con su amigo, lo encontraba completamente inútil, no le entusiasmaba la idea, pero ver a Changmin alegre era lo que realmente le importaba.


Luego de haberse vuelto a dormir, Boa abrió los ojos y se encontró sola en la cama, desnuda bajo la sábana, miró a su alrededor y sonrió, sentándose, poniendo atención en cada detalle de esa habitación, volvió a tirarse sobre la cama de espalda, estiró los brazos y se relajó


  • Esta cama es tal cual la recuerdo – dijo sonriendo, con los ojos cerrados


  • Igual tú – oyó la voz de Yunho y abrió los ojos, él la miraba desde el marco de la puerta, Boa se sentó de nuevo, agarrando la sábana para taparse, la sostuvo por encima de su pecho


  • Hola – saludó como si no lo hubiese visto en un tiempo, mirándolo dulcemente


Yunho se acercó hasta la cama, desnudo, recordando la vieja costumbre que tenían por quedarse todo el día en casa tras una reconciliación, los dos desnudos o casi desnudos. Se sonrieron, se sentían tan naturales uno junto al otro


  • ¿Dormiste bien? – preguntó él


  • Excelente diría yo – contestó alegre y dejó caer la sábana hacia su cintura. Yunho sonrió ampliamente y no dudó en sostener la parte de la sábana que descansaba a pies de Boa, la levantó y se introdujo en ella – No Yunho… – regañó a modo de juego, removiendo las piernas bajo las sábanas, sonriendo ante la travesura, se acostó de nuevo en el colchón, acariciando la tela y arqueó el cuerpo al frente mientras dejaba escapar un suave gemido


Al terminar Yunho continuó subiendo por debajo de la sábana, sobre el cuerpo de ella hasta encontrarse con su rostro. Se besaron suavemente y luego contemplaron el rostro del otro


  • Te amo – dijo en voz alta, sosteniendo entre sus suaves manos el rostro de Yunho, se dieron un beso, luego volvieron a mirarse en silencio


Boa pensó en pedirle irse con ella como siempre hacía cada vez, Yunho pensó en suplicarle que se quedara, como siempre, pero ninguno dijo nada. Sonrieron y se separaron, pero antes que Yunho se levantara ella le impidió alejarse demasiado, cambió los papeles y le tumbó sobre la cama, sentándose sobre su vientre. Boa se agachó hasta estar a la altura de su rostro, el cabello cayó sobre la cara de Yunho y él le pasó un poco tras la oreja derecha con su mano izquierda. Yunho sonrió, aunque ella era bonita, él la veía tan radiante y hermosa, como la mujer perfecta. Atrajo su rostro con lentitud y se besaron


Permanecieron un rato en la cama bajo las sábanas después de haber hecho el amor, ninguno había visto siquiera el reloj, no querían ser conscientes del espacio ni el tiempo, hasta que ella decidió que no se sentía cómoda sin saber que tenía a su lado las cosas del Hotel. A regañadientes Yunho accedió a que dejaran la cama y se vistieran, la llevó para recoger su maleta, incluso se puso la misma ropa del día anterior, para que Boa no se sintiera mal por solo ella usar la misma


El encargado del Hotel, al igual que casi todas las personas del pueblo, no se entusiasmó de su presencia, aunque no la trató mal como pasaba en algunos lados, simplemente fue frío, a Yunho le molestaba esa actitud de las personas, todos eran buenos con él, pero a Boa no la trataban igual, aunque la chica se había acostumbrado desde hace tiempo. Subieron al auto para ir de regreso a casa de Yunho, pero antes de prenderlo ella lo detuvo


  • Quiero visitar a Siwon – dijo tranquilamente, ignorante respecto a lo  que había sucedido con Yunho, no lo había dicho con mala intención y él lo sabía, después de todo ellos siempre habían sido amigos - ¿Qué pasa? – preguntó al ver su semblante serio


  • Después te traigo – respondió y arrancó el auto, dirigiéndose a casa


  • Pero estábamos cerca


  • ¿No querías bañarte y eso? – preguntó para evadir una respuesta más explicativa, ella comprendió y sonrió avergonzada


  • Es cierto – le tocó la pierna suavemente y miró de nuevo al frente


Regresaron a casa de Yunho y tomaron un baño juntos, aunque dispuestos a no volver a salir de ahí en todo el día, después de todo en la alacena había algo de comida enlatada.


Eunhyuk y Donghae regresaron a casa alrededor de la una de la tarde, habían ido por algo de despensa a la ciudad vecina, Changmin y Jonghyun los notaron más serios y distantes, ninguno de los dos quiso indagar y el ambiente general de la casa se sintió un poco tenso. Changmin ayudó a Donghae a cocinar y no conversaron como solían hacer, Jonghyun permaneció en su habitación mientras que Eunhyuk trataba de distraerse haciendo pequeños acomodos en el Bar


A las dos de la tarde con algunos minutos sirvieron la comida, los cuatro comieron en silencio, el par de amigos compartían de vez en cuando algunas miradas, pero ninguno rompió el silencio. El primero en terminar de comer fue Eunhyuk y se retiró de la mesa enseguida, sin esperar a que los demás terminaran, como solían todos hacer, Donghae lo miró de reojo mientras se alejaba y cuando se fue soltó sus palillos sobre el plato, luego suspiró cansado


  • ¿Qué pasó? – preguntó el más alto con preocupación, mirándolo


  • Peleamos y casi terminamos – respondió rápidamente – Nos reconciliamos pero creo que él sigue molesto, no sé qué hacer para que me perdone – confesó cabizbajo


  • Deja de pensar en Yunho, eso ayudaría – respondió sin dudar Jonghyun, Donghae levantó la vista hacia él y se sonrojó, luego miró hacia otro lado


  • Si pudiera hace tiempo lo habría hecho, no es tan fácil – se excusó, volvió a agarrar sus palillos y removió la comida sobre el plato


  • Creo que es más fácil de lo que crees – sonrió para animarlo, Donghae lo volteó a ver y le sonrió también, luego suspiró


  • Gracias – asintió amablemente – Pero mientras ella esté aquí me siento mal, inseguro, enojado, frustrado…


  • Eunhyuk no tiene la culpa – refutó enseguida, Changmin los observó en silencio, indeciso en sí intervenir o no, optó por no hacerlo – Tú novio es Eunhyuk, aunque te preocupes por Yunho él no es tu responsabilidad, está con Boa porque quiere, aunque lo lastime una y otra vez, él decidió estar con ella, nadie lo obligó


  • Ustedes… - los miró a ambos – Saben la historia – señaló con suspicacia, Changmin se aclaró la garganta discretamente, Jonghyun no disimuló, asintió para confirmar


  • Nos contó Sulli – confesó sin problemas, a Donghae no le molestó


  • ¿Lo entienden ahora?


  • En realidad no – contestó el guitarrista – Sigo creyendo que nuestras decisiones nos definen como personas y nos llevan hasta donde estamos, Yunho no es un niño de tres años a quien debas proteger – explicó tranquilamente, pero el otro sonrió con sarcasmo


  • Así como tú nunca protegiste a Changmin de su ex novio ¿no? – ironizó, un poco enojado – Porque hasta donde yo recuerde, siempre querías controlar si él pensaba en su ex o no – dijo sin pelos en la lengua, Jonghyun frunció un poco el entrecejo, Changmin se puso nervioso


  • Chicos… - intentó hablar el más alto


  • Eso fue antes – respondió tranquilo, estiró su mano hacia su lado y agarró la de Changmin – Ya le he dicho que puede hablarme de Kyuhyun cuando quiera


  • Ah ya… - dijo Donghae con indiferencia – Felicidades, me alegró por ti, pero yo no soy tú – contestó antes de levantarse, agarró su plato y sus palillos – Con permiso – sin decir más se alejó del comedor, dejando ahí un ambiente tenso. Jonghyun suspiró como si estuviera cansado, nunca se había hablado así con Donghae


  • Solo dijiste lo que piensas – dijo Changmin para tranquilizar a su amigo, sostuvo más fuerte su mano y se sonrieron.


Al día siguiente por la mañana, Yunho llevó a Boa hasta casa de Siwon y se negó a entrar, argumentando que tenía algo que hacer, entonces se retiró, fue hacia el Bar, necesitaba ver a Donghae, no había tenido oportunidad de verlo y sabía que en esos momentos estaría furioso con él. Quien le abrió fue Eunhyuk, con quien compartió una mirada incómoda, pero el mesero no lo trató mal, lo dejó pasar amablemente, cerró la puerta tras de él


  • ¿Y Boa?


  • Quiso ver a Siwon y la llevé – respondió con media sonrisa


  • Ya veo – contestó cortante, supuso la razón por la que Yunho habría querido no acompañarla, pero en realidad la desconocía  - ¿Vienes a ver a Donghae? – Yunho asintió


  • ¿Cómo está?


  • Igual que siempre, pensando que si se preocupa por ti te vas a enamorar de él – se encogió de hombros y lo miró fijo a los ojos, Yunho lo miró con impaciencia


  • Oye, no digas esas cosas – regañó aún con rastro de amabilidad, pero el otro solo sonrió con burla, cansado, y le ignoró – Espera… - lo llamó cuando Eunhyuk quiso alejarse – Hablaré con él ¿sí? No quiero que peleen por mi culpa


  • Como quieras – contestó el mesero, luego se apartó de él y fue por Donghae a la habitación, Yunho lo sobreentendió y esperó ahí en el Bar a que fuera por él


Changmin entró al Bar porque necesitaba un destapador, ahí vio a Yunho sentado cerca de la barra y se acercó enseguida, sonriendo ampliamente, Yunho lo miró y le saludó


  • Boa es tu chica – dijo emocionado, Yunho se sorprendió al inicio, luego sonrió nervioso


  • Algo así… - admitió avergonzado, Changmin se sentó a su lado


  • Yo la amo, en serio. Casi me hago heterosexual por ella – confesó con tono de broma, haciendo reír fuertemente a Yunho


  • Ella es única, sin duda – respondió con una sonrisa ensoñada, a Changmin no le hacía falta que nadie le contara lo que él sentía por ella, acababa de verlo en sus ojos, en su sonrisa


  • La amas en serio ¿eh? – el otro asintió – Es bonito ¿no? Amar a alguien así, sin lógica – el más alto también sonrió, Yunho lo miró a los ojos fijamente, Changmin se dio cuenta y apartó la mirada unos segundos, sintiéndose un poco nervioso


Antes que Yunho pudiera decir algo más llegó Donghae, ambos voltearon hacia la puerta que unía el Bar con la casa, Changmin se levantó de la banca y se despidió de Yunho, al pasar junto a Donghae le tocó el hombro para apoyarlo, sin decir nada y salió de ahí. Quedaron los dos amigos, se miraron en silencio, el barman llegó hasta él y se sentó donde antes estaba Changmin


  • Hola – saludó por fin Yunho


  • ¿Y ella? – preguntó sin saludar


  • Visitando a Siwon – contestó serio, Donghae evitó sonreír con desprecio, realmente él pensaba que ambos eran tal para cual, Yunho lo sabía y le molestaba que pensara así, pero no dijo nada para no perder su auto control – Donghae, te agradezco que…


  • ¿Intente que no te hunda de nuevo? – se adelantó, Yunho suspiró cansado – Eres mi amigo Yunho, y me duele verte sufrir


  • Lo sé – refutó decidido – Pero deja de hacerlo. No somos pareja – dijo sin pensar demasiado, aquellas palabras dolieron a su amigo


  • Ya veo – sonrió con tristeza - ¿Terminaste tu sermón?


  • No, escucha…


  • Escucha tú – lo interrumpió de nuevo – Ya no seré yo quien seque tus lágrimas – le espetó con la voz quebrándosele – Haré un esfuerzo por dejar de preocuparme, de ocuparme de ti


  • Donghae, entiende, no te haces bien y dañas a Eunhyuk, esto no se trata de mí – explicó alzando la voz, pero el barman se levantó de su asiento


  • No necesito que me lo digas tú, sé que soy el peor y que él es mucho para mí, pero gracias a él yo no estoy solo


  • ¿Entonces? ¿Por qué le haces esto?


  • ¡Porque te amo! – gritó – Y para mí siempre se trata de ti – lo miró ausente, poniéndose nervioso, Yunho lo observó en silencio, sonrojado, hacía bastante tiempo que su amigo no le hablaba de sus sentimientos de forma tan directa, podía mostrar celos, pero no solía hablarle así – Creo que es mejor si te vas – dijo avergonzado


  • Sí – respondió luego de tragar saliva, su charla había sido un fracaso. Yunho le dio la espalda y avanzó hacia la puerta


  • Y cuando ella te haga pedazos como siempre, ya no vengas a mí, no seré tu paño de lágrimas nunca más – sentenció con pesar, sintiendo dolor a cada palabra dicha, Yunho se detuvo en seco, se quedó callado unos instantes y luego giró su cabeza lo suficiente para que se vieran a los ojos


  • No te preocupes, no lo haré de nuevo, jamás – dijo amargamente pero aun así le mostró una sonrisa, al barman se le fue toda la sangre a los pies y cerró los ojos, en tanto su amigo se marchó, salió de ahí, fue directo hasta su casa


Donghae lloró frente a la barra, reposando los codos sobre esta, escondiendo el rostro en sus manos, sintiéndose mal por haber sido tan rudo, pero realmente no pensaba así, cada vez que Boa rompía el corazón de su amigo y él buscaba sus brazos para llorar, era para Donghae el momento de sentirlo más cerca, sentirse necesitado por alguien a quien amaba y no podía tener, quizás por eso se centraba tanto en la relación de ellos dos, porque solo esperaba por ese momento en que Yunho lo necesitara más que a nadie en el mundo, era su pensamiento más egoísta y más oculto.


En casa de Siwon, donde siempre reinaba el silencio, ahora la sala principal estaba llena de risas, mientras Boa le contaba anécdotas divertidas Siwon le halagaba. Cuando eran más jóvenes él siempre la rondó, buscando algo con ella pero siempre se encontró ante el fracaso, cuando él se dio cuenta que le gustaban los hombres mucho más que las mujeres dejó de insistir y ellos se volvieron buenos amigos. Heechul estaba ahí en la sala, como si participara de la reunión pero no estaba sentado con ellos, él también era amigo de Boa pero no de la misma forma, ellos eran incluso más íntimos, pero su amistad tan filial no era conocida por casi nadie


  • No sabes la falta que me hacía esto – dijo Siwon sosteniendo la mano de Boa, ella sonrió e inclinó un poco la cabeza


  • A mí también, eres terrible – respondió al recordar lo que él acababa de contarle - ¿Sabes? Conocí a los músicos nuevos que tiene Donghae, son bastante agradables, y lo mejor, no me odian – contó emocionada, Siwon y Heechul compartieron una mirada


  • ¿No son un par de bombones? – preguntó descaradamente, Boa sonrió negando con la cabeza, como si le recriminara por verlos de esa manera


  • Bastante guapos, y Gays, por eso te gustan ¿eh? – el otro asintió


  • Changmin salió conmigo una noche – presumió sin vergüenza – Es tan apasionado


  • No me digas qué… ¿Te acostaste con él? – cuestionó sorprendida, no lo hubiera imaginado nunca si Siwon no lo estuviera insinuando


  • Algo así – contestó encogiéndose de hombros. Volvió a mirar a su sirviente y él le sonrió


  • ¿Algo así? ¿Cómo? – enarcó una ceja, confundida


  • Creo que fui demasiado para él, se arrepintió cuando estábamos en plena “actividad previa” – mintió descaradamente, Heechul casi se echó a reír, pero a Boa le resultó extraño oír aquella historia, Changmin no parecía ser de ese tipo


  • Vaya, y yo que creí que eran pareja él y Jonghyun


  • No sé lo que tengan ellos, pero Changmin me emocionó y luego me dejó así sin más, es un completo cobarde, lástima, un tipo tan exquisito con una personalidad tan débil – dijo con desprecio luego de bufar, Boa ya no quiso comentar nada, incluso sintió que Siwon quizás solo estaba alardeando, ardido por algo que en esos momentos ella no supuso qué


  • Bueno, bueno, ya encontrarás a alguien – animó por cortesía, él solo sonrió


  • Ahora vuelvo, si me disculpas – dejó su copa sobre la mesita frente a los dos y se levantó, saliendo del salón. Heechul aprovechó y se acercó deprisa a ella


  • ¿Y tú? – preguntó ella con una gran sonrisa - ¿Sigues sin poder domar a Siwon?


  • No tienes idea de lo que es vivir aquí, ser su calienta camas cuando quiere y luego verlo acostarse con uno y otro – se quejó con tristeza, luego suspiró


  • Pobre de ti – respondió agarrándole la mano


  • ¿Y sabes qué? No le hagas caso, está ardido porque creyó que podía seducir a Changmin, pero créeme, el chico tiene actitud y sabe lo que quiere, Siwon solo ve lo que le conviene – explicó aunque ella no preguntó, Boa rio divertida, algo así podía imaginarse – Pero cuéntame ¿Cómo vas con el papacito de Yunho? – preguntó emocionado


  • Hasta ahora bien – sonrió con entusiasmo


  • ¿Ya hicieron el amor?


  • Hasta perdí la cuenta – respondió enseguida y ambos se rieron


  • Pícara, ni siquiera tienes una semana aquí


  • Lo sé – tapó su cara con disimulo y luego lo miró otra vez – Te agradezco mucho la llamada, era tiempo de volver – dijo en voz baja, como si temiera ser escuchada


  • Claro que sí mi reina, esa Stephanie parecía gustarle demasiado, era peligrosa – asintió un par de veces, convencido


  • Me siento un poco mal, se veía muy afligido cuando me dijo que lo terminó


  • No, no te sientas así, ese hombre es tuyo – contradijo con enojo – Cuídalo


  • Pero si he sido yo quien lo abandona cada vez – contestó avergonzada, enarcando ambas cejas mientras lo miraba, luego suspiró


  • Ya, no seas ridícula, estás aquí y debes aprovechar, él ya no podrá resistir más tiempo, debe irse contigo a Seúl, ustedes deben estar juntos, se aman – puntualizó mirándola con cariño, ella volvió a sonreír y apretó más su mano, luego asintió


  • De cualquier modo… - hizo una pausa, lo miró fijo, se sonrojó y calló por unos instantes, Heechul la observó confundido – Debo contarte algo… - lo miró atento y él esperó paciente, cuando ella comenzó a contarle lo que quería decir se sorprendió, las palabras dichas por la cantante lo dejaron desconcertado, sin duda cuando Yunho supiera eso sería el fin, no había forma que después de eso él la perdonara.


El día indicado en el boleto de avión llegó, Kyuhyun lo sostuvo con cuidado mientras esperaba en una de las bancas de la estación, maleta en mano, se había dado una profunda ducha, se había afeitado y estaba presentable, una apagada sonrisa adornaba sus labios, confiado en que Changmin se aparecería en el aeropuerto, con su resplandeciente y hermosa sonrisa, como la que cada día anhelaba volver a ver


Llegó al Aeropuerto y avanzó hacia la sala de espera, antes de ir por su pase de abordar, se sentó de espaldas a la entrada, no quería estar ansioso mirando de frente y buscando a Changmin entre la multitud. Estaba nervioso, una pequeña parte de él estaba aterrada, pensando en que él no se aparecería por ahí


  • Mi amor ¿vendrás hoy? – pensó cabizbajo, miró su boleto y suspiró, luego miró la hora en su celular, aún faltaban veinte minutos antes que fuera hora de documentar el equipaje


Diez minutos… cinco… uno… Kyuhyun sollozó en silencio y se agachó hasta que su frente chocó con sus piernas, entonces sintió una cálida mano sobre su hombro. Todo su cuerpo tembló y una sensación amarga de llorar se apoderó de él, así que se levantó rápido y giró la cabeza hacia su costado derecho, donde sintió una presencia, pero no era Changmin quien llegaba hacia él dispuesto a estar a su lado


Al ver a su ex amante lo miró con rencor, le agarró la mano sobre el hombro y lo empujó, luego se levantó y giró hacia él, quedando ambos de frente. Minho lo miró secamente pero con algo de interés, luego sonrió


  • Ya te afeitaste y bañaste, te ves bien – halagó cínicamente


  • ¿Qué diablos haces aquí? – preguntó enojado, frunciendo el entrecejo - ¿Me engañaste?


  • No – movió su cabeza también en negativa – Compré tres boletos – se sinceró, pero Kyuhyun no entendía su pretensión


  • ¿Qué tramas?


  • Quería darte una esperanza y que dejaras de estar ahí, hundido – respondió al instante, luego dirigió su mirada al suelo, Kyuhyun hizo lo mismo, junto a él vio una maleta


  • ¿No estarás sugiriendo que viajemos los dos? – lo miró con recelo, Minho sonrió


  • Sí, vamos a París, tú y yo


  • ¿Estás loco? Es por ti que él me dejó – contestó molesto, casi gritando, la gente cerca volteó a verlos, con curiosidad, pero Minho no dejaba de sonreír


  • ¿Sigues con lo mismo? Te dejó por infiel, lo habría hecho igual si no fuera conmigo con quien te acostabas – dijo decidido, poniéndose un poco serio – Yo también perdí a mi amigo ¿no sientes compasión por mí? – preguntó descaradamente, Kyuhyun se molestó más


  • Vete al diablo – enojado agarró su maleta y le dio la espalda


  • Tal vez sí te quiero – dijo de pronto, el otro se detuvo – Podrías quererme también… - su voz sonaba burlona, pero había algo en su tono que a Kyuhyun le erizó la piel. Se giró hacia él y se miraron a los ojos


  • ¿Qué pretendes? ¿Burlarte de mí? – el otro negó


  • La pasábamos bien ¿no?... Él te dejó, estás solo, yo estoy solo ¿Por qué ser miserables separados? – sugirió con una sonrisa sincera, luego dio los pasos que le separaban dejando la maleta atrás y lo abrazó, el mayor se quedó quieto, con ambos brazos caídos a los costados, sin soltar su maleta


Una mujer por el altavoz indicaba que era momento de documentar el equipaje de las personas que faltaban de registrarse en el próximo vuelo a Paris, Minho se separó de su ex amante y lo miró fijamente, Kyuhyun lo dudó unos momentos, miró hacia atrás de nuevo, no había ni siquiera un atisbo de la presencia de Changmin, sus ojos se le humedecieron y tragó saliva, se giró de nuevo hacia Minho y avanzó pasándole de lado, rumbo al lugar donde revisaban las maletas, el menor sonrió ampliamente, divertido, nuevamente había triunfado.


Acostado en su cama, Changmin miraba al techo fijamente, absorto en sus pensamientos, sonrió cansado y luego cerró los ojos, pensando en que había tomado la decisión correcta. La noche anterior la pasó mirando por la ventana, imaginando el escenario contrario, agarraba sus cosas y regresaba a Seúl, iba por el boleto y corría al aeropuerto, dispuesto a perdonar la más horrible traición que había vivido en sus 25 años de vida, Kyuhyun lo recibía entre sus brazos y se besaban, para comenzar de nuevo, pero ese sueño fue hermoso solo por un instante, su realidad se le antojó más hermosa todavía. Él era libre, cantaba por las noches en un Bar y hacía felices a las personas con su voz, a su lado estaba lo que bien podría llamar Alma Gemela, apoyándolo en cada paso, junto a otros tres amigos en quienes comenzaba a confiar, viviendo en aquel pueblo la vida tranquila que jamás pensó


  • Espero seas feliz Kyuhyun, de todo corazón lo espero – susurró al recordar las palabras de su madre sobre su ex, luego sonrió, agotado por los pensamientos se quedó dormido


La luz del sol sobre el pequeño riachuelo reflejó un arcoíris, Changmin aspiró el aire fresco de la mañana, llenando sus pulmones, sonrió tranquilo, relajado, el olor de las flores llegó hasta su nariz y antes que intentara avanzar hacia el agua sintió un par de brazos rodearle la cintura, el calor que manaba de ese cuerpo era abrigador, pero no supo quién era, intentó girarse y comprobarlo, pero en ese instante un ruido proveniente de lejos lo hizo reaccionar…


Abrió los ojos y confundido miró la ventana, el sol resplandeciente de la mañana lo confundió, era de mañana en su sueño y ahora que despertaba también, sonrió satisfecho, había dormido bastante bien. Estiró sus músculos y luego bostezó, se levantó de la cama, fue hacia el espejo, se miró un poco para acomodar su cabello, se puso los zapatos y luego salió de la habitación, en el pasillo escuchó voces hablando fuerte, pero no parecían pelear, solo se reclamaban animadamente


Changmin bajó las escaleras y fue al comedor, al pasar por la cocina vio a la pareja discutir porque Eunhyuk había dejado caer un puñado de cazuelas al suelo, Changmin supuso que ese ruido fue el que lo despertó, entonces recordó su sueño y sintió intriga, ¿Quién lo había abrazado? Aquel cuerpo no se sintió como cuando su ex novio lo abrazaba. Continuó hacia el comedor y se sentó a la mesa, poco después llegó Jonghyun, se sonrieron


  • Buenos días – saludó el recién llegado


  • Buenos días – contestó  relajado y contento


  • ¿Y ahora? ¿Qué te sucede?


  • Soñé que alguien me daba un hermoso abrazo – contestó casi ensoñado, Jonghyun le sonrió en respuesta, se acercó a él y le dio un abrazo


  • ¿Era yo? – preguntó divertido, luego se apartó, Changmin lo miró fijamente, luego negó


  • No… no sé, nunca había sentido esos brazos – analizó, buscando un sentido


  • ¿Sabes? Quizás no es nadie de verdad, a lo mejor eras tú abrazándote a ti mismo – dijo convencido – Tal vez porque ayer salió el avión a París, te elegiste a ti, no a Kyuhyun


  • Vaya, ahora eres psicólogo de sueños – sonrió divertido


  • Te cobraré terapia entonces – contestó orgulloso, luego ambos se echaron a reír


Aunque su amigo no era ningún psicólogo y no supiera de sueños, Changmin pensó en sus palabras y le parecieron bastante razonables, después de todo el día anterior había tomado una decisión muy trascendental, casi tan importante como la que tomó la noche que abandonó a Kyuhyun. Ahora Changmin sabía que no quería recuperar su antigua vida, que el rencor por su ex había desaparecido también, aunque no quería analizar si aún le quería, necesitaba seguir por esa senda, rumbo a un futuro donde no necesitara a nadie más que a sí mismo

Notas de Autor: Hasta aquí el capítulo, esta vez no tan largo, perdón si a veces los abrumo XD no es mi intención, pero a veces pasa que el capítulo te domina y continúas escribiendo y escribiendo, yo por lo general cuando pongo el título a un capítulo lo hago pensando en lo que quiero contar, el argumento central de cada parte de la historia. Si lo han notado, a excepción del capítulo 3, todos los demás tienen título de canciones y siempre trato de ajustar el clímax del capítulo a dicho título, es por eso que me obsesiono y si no llego al objetivo termino haciendo capítulos enormes jajajaja, eso no me pasó esta vez, aunque el título tuvo que ver con el final, más que con el resto de las escenas. Nos leemos en la próxima

4 comentarios:

  1. Tengo muchos sentimientos encontrados, y la historia de Yunho y Boa me puso muy triste, es injusto que sus caminos se hayan separado así, y los sentimientos de Donghae me molestan, Eunhyuk es perfecto y lo trata así :( y cada vez me gusta más la relación de Min y Hyun ^^
    Y lo que no me esperaba? que Kyu se fuera con Minho o.O wooo

    ResponderEliminar
  2. Changmin está dejando ir a su ex novio, me gustó mucho el final del capítulo, muy significativo, y tampoco esperaba lo de Minho y Kyu, mira que será descarado XD jajaja pero me agradó

    Me incomoda un poco que Donghae esté tan clavado con Yunho, siento pena por Eunhyuk porque él realmente es muy lindo con su novio, pero bueee

    De Boa y Yunho no sé que pensar XD ver como se resuelve eso, porque Min y Yun se tienen que enamorar ♥

    gracias por este fic

    ResponderEliminar
  3. Todo es un lío, un mar de sentimientos no correspondidos, pero en medio de todo eso estará el HoMin, es cuestión de esperar kkkk

    amo tu fic, en serio

    ResponderEliminar
  4. Liliana, Momo y Akira, muchas gracias por sus comentarios :D

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD