Sin alas que protejan - Cap. 29

2 comentarios
Días después...
Changmin nunca se imaginó estar de nuevo en aquel lugar, no sabía ni como pero aquella visita que le hizo a la doctora Nanchung bastó para que se convenciera por su propia voluntad.

~FLASH BACK~


Después de una revisión general para los gemelos con el pediatra, Changmin se encaminó al consultorio de la doctora para saludarla. Tuvo suerte pues se encontró con ella en uno de los pasillos.

Al momento que sus miradas se cruzaron ambos sonrieron y fue la de bata blanca quien tomo la iniciativa de acercarse.

-Doctora Lee- Dijo Changmin. Muy nulas veces llamaba a la doctora por su apellido.

-¡Ey!- Respingó. -No me digas así, me haces sentir más anciana de lo que estoy- Dijo en tono cómico.

Changmin rió levemente ante el comentario.

-Lo siento, aunque usted no es para nada anciana-

-¿Y crees que hablándome de “usted” me sentiré mejor?- Arqueó una ceja y sonrió.

-Hum...- El chico se sonrojó.

La doctora le dio un fuerte abrazo al chico.

-¿Como has estado, pequeño?-

-Bien, hemos estado de maravilla-

La doctora se puso en cuclillas hasta quedar a la altura de los gemelos que venían acostados en su carriola doble para visualizarlos mejor.

-¿Y estos encantos como se portan?- Preguntó en tono mimado a los bebés.

-Ellos están bien, de hecho venimos de su consulta-

-Que bueno- Dijo. -No los dejes de traer-

-Descuide, lo haré-

De un momento a otro la doctora se puso de pie y quedó con el semblante serio.

-¿Pasa algo, doctora?- Preguntó preocupado Changmin.

La mujer lo miró y negó lentamente.

-Minnie- Dijo. -¿Tienes prisa?-

-¿Eh?-

-Digo, ¿estas ocupado hoy?-

-Pues... no- Respondió.

-Bueno es que tengo que decirte algo-

-¿Algo?- Preguntó confundido. -¿De qué se trata?-

-Ya no tarda en ser mi hora de salida, te invito a mi casa y ahí charlaremos más tranquilos, ¿te parece?-

Changmin asintió decidido, sentía la curiosidad de saber que es lo que aquella mujer tendría que decirle.

Una vez llegada la hora, Changmin junto con los gemelos y Nanchung subieron al coche de esta ultima.

El trayecto fue extraño. Casi siempre la mujer era quien le preguntaba cosas a Changmin y le regalaba varias sonrisas, pero en ese momento no pasaba ninguna de las dos cosas, esa situación empezaba a incomodar al chico. Los gemelos ya hacía dormidos en los asientos traseros, la visión de verlos plácidamente dormidos le tranquilizaba pero solo un poco.

El chico la observaba discretamente, el semblante de aquella mujer era serio y parecía como si estuviera dudando, es decir, como si tuviera que tomar una decisión.

Sintió que el coche se detenía lentamente, la casa de la doctora era muy bonita por fuera y prometía lo mismo por dentro. Al entrar en aquel lugar su teoría fue correcta, el lugar era impecable, todo en un perfecto orden que hasta daba nostalgia el estar allí. Pequeña en comparación con la casa de Jaejoong pero acogedora.

-Bienvenido, Minnie- Dijo la doctora. -Siéntete como en tu casa- Por fin le dedico una sonrisa.

-Gracias-

-Anda, siéntate y acomoda a los niños en su carriola. Volveré enseguida-

-Si-

El pequeño lapso de tiempo que Changmin estuvo esperando que reapareciera la doctora le sirvió para pensar en los posibles temas de los cuales quizá tendría que hablar con él.

-Aquí tienes- Escuchó y lo sacó de trance.

-¿Uh?-

Frente al chico estaba una fina taza con café humeante dentro de ella y al lado una plato pequeño con galletas apetecibles a primera vista.

Changmin tomó una y le llevó a su boca, el sabor era realmente delicioso, sin exagerar no recordaba la ultima vez que había comido una así de exquisita.

-Changmin- Dijo sería nuevamente.

El mencionado le miró.

-¿Qué pasa, doctora? ¿Qué es lo que quería decirme?- Prestó atención.

-Iré directo al grano- Dijo. -Hace unos días tu madre fue a verme a mi consultorio-

Changmin quedó casi petrificado ante eso.

-¿Mi mamá?-

La doctora asintió.

-¿Qué le ha dicho ella?-

-Ella me preguntó por ti, quiere saber si estas bien, quiere saber en donde estas-

Changmin volteó la mirada, molesto.

-¿Y porqué ahora? ¿Porqué no cuando de recién me escapé?-

-...-

-...-

-No se que decir Changmin-

-¿Qué le ha dicho usted?- Preguntó triste. -¿Le dijo en donde estaba?

La doctora negó con la cabeza.

-No. Aunque debo confesarte que cuando diste a luz a los bebes, le dije- Contestó. -Ella fue ese mismo día y los vio en los cuneros, no supe en que momento se fue ese día. Hasta ese día que tuve su visita de nuevo, ella parece que te extraña, Min-

Changmin la miró con semblante serio y triste.

-Si me extraña como ella dice, me hubiera buscado desde antes-

-Ella está muy arrepentida-

Changmin seguía serio.

-No me importa. No los quiero volver a ver en mi vida- Dijo con rabia.

El silencio entre ambos se hizo presente. La doctora no hallaba una manera de consolar al chico. Pero al fin se le ocurrió algo.

-...Changmin- Habló primero. -Quiero pedirte un favor- Dijo.

-¿De qué se trata?...-
~FIN DE FLASH BACK~



Aún hacía frío, incluso aquella tarde. Sus hijos estaban a cargo de Yunho y el señor Sang en ese momento y, por si algo se presentaba, pidió a Jaejoong para que lo acompañara.

-Sigo creyendo que esto no es buena idea- Dijo Jaejoong.

-Tengo que hacerlo, la doctora tiene razón en lo que me dijo, así que debo terminar esto de una sola vez-

-Entraré contigo-

Changmin negó.

-No, esto es algo que desgraciadamente tengo que hacer yo solo-

Jae lo miró nada convencido. Pero no negaba que se sentía orgulloso de su niño al enfrentar unos de sus máximos miedos.

Min respiró profundo. Decidido.

-Changmin- Le detuvo el ahora pelinegro. -Te amo- Y depositó un casto beso en los labios del menor.

Changmin sonrió ante el acto y seguido de esto se encaminó hacía la casa frente a él, atravesando el portón llegó a la entrada de aquel lugar.

Golpeó despacio la puerta, su corazón empezó a latir tan rápido que pensó que se saldría de su pecho.

Escuchó pasos al otro lado y una cerradura abriéndose.

La tensión se acabó cuando la mirada de madre e hijo se cruzaron.

La señora frente a él tenía la mirada incrédula. Su hijo regresaba a casa después de mucho tiempo.

-Changminnie-

La señora Han le abrazó y empezó a llorar. Changmin en ningún momento correspondió el abrazo, sentía tantas ganas de separarse de ella y salir corriendo de ahí. Pero se abstuvo.

-Pasa, anda-

El entrar por primera vez después de tanto tiempo a la sala de su propia casa lo hacía sentir como un extraño.

-Quiero que te sientas cómodo- Dijo Han emocionada. -Deja traerte algo de tomar-

-Mamá- La detuvo. -Solo quiero terminar con esto, ¿si?-

-¿Terminar con esto? ¿De qué hablas, hijo?-

-La doctora Nanchung dijo que tenías algo que decirme- Dijo directamente.

-¿Solo has venido a eso?- Preguntó tristemente la mujer. -Pensé que habías venido a verme...-

-¿Porqué crees que haría eso después de lo que me hicieron?-

-...Yo-

-Solo dime que es lo que quieres decirme- Dijo serio.

La señora Han comprendió al instante, su hijo no estaba ahí por ella, lo que su hijo quería era tratar de cerrar un capitulo amargo y doloroso de su vida.

Lo miró y le sonrió de medio lado.

-Esta bien- Dijo. -Antes que nada déjame decirte que tu padre y yo nos separamos. Él se fue a Japón, la empresa le dio una oportunidad de trabajo allá. Me ha asegurado que no volverá-

Changmin ladeo la cabeza desinteresadamente.

-En cuanto a mí, he decidido dejar esta casa e irme a vivir a la del campo-

El chico volvió a posar su mirada en su madre.

-¿Cuando te irás?-

-Pronto- Respondió. -Casi termino de empacar todo-

-Ya veo-

-Pero...- Comenzó. -No quería irme sin antes pedirte un favor. Quiero estar en paz conmigo misma y contigo cuando este allá-

-¿A que te refieres?- Preguntó confundido.

-Es simple, hijo. Quiero pedirte que me perdones, por favor- Dijo en tono de suplica y con un nudo en la garganta.

-...- Changmin agacho la mirada lentamente.

-Perdóname por no buscarte en este tiempo- Dijo casi rompiendo a llorar. -Pero si no lo hice fue por que tu padre me lo prohibió-

-Pero sabías mi numero por que...-

-Todo me lo prohibió, Changmin. No me dejaba que tuviera ni la mínima comunicación contigo- Dijo. -Ese día que fuimos a buscarte para traerte de vuelta y no te encontramos se puso histérico, dijo que eras un malagradecido, que desde ese momento ya no eras hijo y muchas cosas horribles-

-¿Y te quedaste callada?-

-¿Como?-

-Es decir, ¿no me defendiste?-

-...-

-...Me lo esperaba. Ya no confiabas en mi, yo era un maldito mentiroso para ti y todo lo que me pasaba era según tu por mi culpa-

-No podía contradecirlo, Changminnie-

-Claro que podías, mamá. Solo que no quisiste, para ti aparentar que eramos “perfectos” ante la sociedad era más importante que tu propio hijo-

-No digas eso, Min- Dijo rompiendo a llorar completamente. -Se que hice mal, en todo aspecto hice mal. Pero tenía miedo de tu padre. Nunca quise aceptar el daño que él te hacía, para mi, culparte a ti me era más fácil-

Changmin no podía creer lo que su madre decía. Hubiera preferido mil veces que no se lo haya dicho nunca. Pero a la vez tampoco podía quejarse, Nanchung se lo había advertido.
~FLASH BACK~


-Lo que quiero pedirte es que vallas con ella-

-¿Para qué? Si ella no me buscó entonces ¿por qué abría de buscarla yo?-

-...- La doctora lo escuchó y sonrió. -Créeme que aveces es mejor quedar en paz con una persona que te hizo o a la que le hiciste daño- Dijo. -Así uno y otro pueden vivir en armonía aunque en la vida vuelvan a cruzar palabra-

-...-

-No te pido que la perdones, solo te pido que la escuches. Aveces las personas necesitamos desahogarnos para, vuelvo a repetir, quedar en armonía con uno mismo-

-...No lo sé-

-Ve con ella, por favor. Tiene mucho que decirte-

Changmin parecía meditarlo.

-¿Cree que sea lo correcto?-

-Es lo correcto para ti-

-... Me da un poco nervios-

-Es un miedo que tienes que vencer. Aunque sean las peores palabras que te puede decir un ser humano, tienes que hacerles frente-

Rápidamente y casi sin pensarlo bien tomo una decisión.

-De acuerdo, lo haré- Dijo.

Dentro de sí pensó que había tomado la decisión correcta.
~FIN DE FLASH BACK~



Las palabras de Nanchung estaban presentes en su mente. Tenía que escuchar, aunque estas fueran las palabras más dolorosas de todas, tenía que seguir siendo un poco más fuerte.

-¿Era todo lo que querías decirme?- Preguntó sin ánimos realmente de que le dijera algo más.

-¿Eh?-

-Me tengo que ir, mamá- Dijo dando media vuelta y preparase para marcharse.

-Changmin- Le detuvo de nuevo su madre.

-...-

-No me has dado mi respuesta- Dijo con la voz cansada y triste.

-¿Eh?- Dijo ahora él, confundido.

-¿Me perdonarás?-

Era cierto. Aunque Nanchung le dijo que el que su madre le pidiera perdón no significaba que se lo otorgaría...

-Por favor, Changminnie- Su madre se hinco frente a él dejando al chico sorprendido.

¿La mujer en realidad estaba arrepentida? Por su mente pasaron miles de respuestas para esa pregunta.

-...-

...Aun así, Changmin se sintió obligado a contestarle.

2 comentarios:

  1. Que tristeza ver a su madre de Min asi, sola, pero como que todavia no le creo todo, o sea no la veo realmente aceptando la situación de Min, quizás solo seam ideas mias.

    Gracias!!!

    ResponderEliminar
  2. Soy una muy mala person, Una madre que actuó de tal manera con su hijo, no merece ser perdonanda. Pero ChangMin así de evil magnea y lindo sé que la perdonara, yo no creo que esté siendo sincera, es el hecho de sentir soledad tiene miedo de que sus malas acciones la persigan.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD