Insano - Cap. 4

4 comentarios
La frustración de Junsu
Junsu terminó sus clases en la Universidad y se apresuró a salir, había cancelado su cita con su novia y además quería alejarse lo más rápido posible, no deseaba que Yoochun volviera a abordarlo en pleno jardín y volviera a seducirlo, Junsu sabía que su debilidad cedería a los deseos de su amigo, entonces al igual que el otro día, Yoochun lograría penetrar el umbral de su dignidad y él caería rendido, Junsu no deseaba eso, quería alejarse, detener lo que se estaba convirtiendo en una obsesión
— Debo dejar de pensar en las cosas que hemos pasado, no puedo permitirme un accidente en plena vía pública —pensó angustiado, sintiendo una ligera presión dentro del pantalón, le asustaba que sus pensamientos pudieran revelarse a través de su cuerpo
Junsu llegó al edificio donde se encontraba el piso que compartía con Jaejoong, subió de prisa y para su sorpresa alguien le esperaba afuera, sentado en las escaleras, se trataba de Yoochun, quien al verlo sonrió lascivamente, mientras que Junsu se quedó paralizado, observándolo fijamente
— ¿Qué sucede? ¿Viste un fantasma? —preguntó con burla
— ¿Qué haces aquí? —preguntó el otro nervioso
— ¿Qué hago? Esperarte, claro. Sabía que no perderías el tiempo en venir corriendo a tu departamento con tal de eludirme —respondió burlesco —Vamos Junsu, no podrás negarlo
— Yoochun, no quiero problemas con Jaejoong, por favor déjame tranquilo, si quieres entrar y esperarlo, adelante —respondió decidido, tratando de ocultar su nerviosismo, pero a su amigo no logró engañarlo, sin embargo le siguió la corriente
— Lo haré, me dijo que no tardaba —respondió casi serio, Junsu lo creyó y fingió una sonrisa, tratando de aparentar ser normal, como antes, cuando solo eran amigos
Junsu abrió la puerta y dejó entrar a Yoochun, luego entró él y cerró
— Ponte cómodo, estás en tu casa —dijo Junsu con media sonrisa —Estaré en mi habitación estudiando —dijo rápidamente y avanzó hacia su habitación
— Espera —llamó Yoochun y él volteó —No hace falta que te escondas de mí, esperaré aquí a Jaejoong, tranquilamente
— No te creo —dijo Junsu convencido —Cuando llegué lo primero que me mostraste fueron tus oscuras intenciones —reveló nervioso, con deseos de salir corriendo de aquel lugar donde no se sentía seguro
— ¿Tanto miedo me tienes? —preguntó con gesto dolido, acercándose a él, Junsu comenzó a temblar, Yoochun estaba muy cerca de él y cada vez más
— No es miedo… me prevengo —respondió enseguida
— ¿De qué?
— De ti —contestó nervioso, dubitativo, Yoochun sonrió
— De lo que sientes por mí, querrás decir, temes descubrir de lo que eres capaz si caes en mis brazos, si cedes a mi seducción, ¿cierto? —preguntó altivamente, con arrogancia, Junsu frunció el ceño y empuñó las manos hasta ponerse blancos los nudillos
— No digas locuras —respondió indignado
— ¿Locuras? Te dejaste masturbar en pleno jardín de la escuela, ¿realmente crees que digo locuras? —preguntó burlonamente, mirándolo altaneramente
— Cállate —pidió casi amablemente, como si alguien pudiera oírlos —Por favor déjame tranquilo, tu novio es Jaejoong —dijo enojado, entonces Yoochun emitió una risa fuerte, Junsu enarcó las cejas, sorprendido
— ¿Novio? ¿Crees que Jae es mi novio? De manita sudada y toda la cosa ¿no? Que estupidez, yo no tengo un novio, tengo un amante —aclaró sin vergüenza, en ese momento Junsu sintió pena por Jae, quien estaba locamente enamorado de Yoochun, pero otra parte de él se sentía feliz, Yoochun era libre, relativamente
— Da igual, él cree que sí, acláralo con él… con permiso —terminó el tema y le dio la espalda, fue a su habitación y se encerró con llave, Yoochun no hizo nada por evitarlo, tan solo sonrió, caminó hacia un sillón y tomó asiento, como si de verdad esperara a alguien
…..
Jaejoong miró su reloj una vez más, habían pasado más de cuarenta minutos pero la puerta seguía sin abrirse, había tocado un par de veces y nada, era como si no hubiera alguien, pero él estaba seguro de lo que había oído, Yoochun lo citó ahí después de clase, esa fue la instrucción que su novio le dio ese día por la mañana cuando se hablaron por teléfono
— Seguramente tuvo algo que hacer, pero esperaré un poco más, quizás llegue —pensó aun con ánimo, se sentía feliz de que Yoochun le hubiera llamado para hacer una cita, quizás su novio estaba dispuesto a ser un buen novio, o al menos uno normal, aunque Jaejoong no conocía las verdaderas intenciones de Yoochun sobre su relación
…..
Junsu terminó de leer sus lecciones del día y dubitativo se acercó a la puerta, pegó el oído a la madera, afuera no se oía nada, parecía que estaba solo, eso lo hizo sentirse aliviado
— Debió haberse enfadado y se fue —pensó tranquilo —Tengo sed —acercó la mano a la perilla pero dudó en abrir — ¿Y si sigue ahí? —pensó intranquilo, realmente no quería ver a Yoochun —Es mejor si me espero —decidió enseguida, volviendo a su cama, se tumbó en ella y miró hacia el techo
Junsu cerró los ojos, dispuesto a descansar, pero entonces las vívidas imágenes de lo que había sucedido en la habitación de Jaejoong le llegaron a la mente, se sintió nervioso, una parte muy en el fondo de su corazón deseaba salir, olvidarse de todo y dejarse de Yoochun, entregarse nuevamente a él. Junsu recordaba vívidamente cada beso, cada caricia, la unión sexual…
— ¡Basta! —pensó aturdido, sentándose de golpe en la cama —No estuvo bien, no debo recordar eso, no debo —frustrado hasta las narices se llevó ambas manos a la cabeza, de nuevo la sensación de sed le recordó que debía salir, pero tenía miedo
Decidido, Junsu se levantó de la cama y tomó su celular que aún estaba en su escritorio, lo encendió y mandó un mensaje de texto a su novia
— Quiero verte, ven a mi departamento —escribió sin dudar, si Hani llegaba era un buen seguro para que Yoochun no intentara convencerlo de acostarse con él
La respuesta no tardó en llegar, pero lo que leyó lo desanimó
— ¿Está todo bien? Ya que me cancelaste hice planes con mis amigas, pero si necesitas algo voy enseguida —fue la respuesta de la chica, pero Junsu no quería ser un egoísta, así que no la preocupó
— Sí, todo bien, solo sentí deseos de verte, pero puedo esperar, diviértete —fue su respuesta, no quería arruinar los planes de su novia
— Está bien mi amor, te veo mañana, te amo —leyó Junsu sin emoción
— Sí, hasta mañana, besos —respondió secamente, él jamás le había dicho que la amaba, no podía ser tan mentiroso, y tampoco sentía culpa por retenerla
Junsu suspiró largamente, volvió a la puerta luego de dejar el celular de nuevo en el escritorio, pegó otra vez la oreja a la madera y de nuevo nada, solo el silencio, volvió a sentir ánimo de pensar que Yoochun ya no estaba, así que salió, abrió la puerta lentamente, pero Yoochun seguía ahí, estaba sentado en el sillón con las piernas separadas, la espalda relajada en el respaldo, los brazos cruzados al pecho y su cabeza agachada, estaba quieto y respiraba acompasadamente, Junsu se dio cuenta que estaba dormido, así que salió de su habitación completamente, tratando de no hacer ruido, iría por agua y volvería a encerrarse, era el plan
— Ese Jaejoong, ¿Por qué no llega y se largan a otra parte? —pensó agobiado, la presencia de Yoochun lo incomodaba
Fue hasta la cocina, se sirvió el vaso con agua, bebió un pequeño sorbo y luego caminó hacia su habitación, al pasar de nuevo por la sala vio que Yoochun había cambiado la posición, ahora su cabeza no estaba agachada hacia el frente, sino hacia atrás, inclinada sobre el respaldo del sillón. Junsu tragó saliva duramente, nervioso, mirando aquel largo y seductor cuello, Yoochun tenía una nuez de Adán bastante prominente, además de un terso y blanco cuello, para rematar tenía unos amplios y varoniles hombros, Junsu podía verlos claramente pues tenía puesta una camisa sencilla con cuello amplio
— Yoochun —suspiró nervioso, mirando las clavículas que se asomaban por el cuello amplio de la camisa. Volvió a tragar saliva, pensando en lo atractivo que era su amigo, ahora su mirada recorría el resto del cuerpo, el pecho podía notarse por debajo de la camisa, no era muy atlético pero encajaba con el resto del cuello. Miró su estómago, moviéndose de arriba hacia abajo lentamente, luego miró su cintura, delgada y estética, más abajo estaba el abdomen, un poco más abajo su entrepierna, atrapada en aquella estorbosa ropa, no se abultaba por lo que Junsu supo que Yoochun tenía un sueño tranquilo. Las piernas eran delgadas pero gracias a aquel pantalón no desencajaba
Como si estuviera hechizado, Junsu se acercó, dejó el vaso con agua en la mesa de centro y se colocó muy cerca de Yoochun, mirándolo atentamente al rostro, tranquilo, sereno y perfecto, le gustaba mucho. Junsu se sintió mal, le gustaba, amaba al muy hijo de perra, y pensaba que si no fuera un depravado sería perfecto, no dudaría en dejar a Hani e irse con él, pero Yoochun no merecía ningún sacrificio, al menos no suyo, si Jaejoong quería sacrificar algo por él era su problema
Junsu se acercó una vez más, un poco más, estiró su mano hasta el rostro de Yoochun y le apartó unos pocos cabellos de la frente, sonrió
— Ojalá estuvieras dormido siempre, no me importaría contemplarte —pensó con ternura, pero aquel era un sueño imposible, así que apartó su mano y le dio la espalda para volver a su habitación, pero entonces todo pasó muy rápido, sintió un agarre en la muñeca derecha que lo hizo detenerse, se giró un poco y Yoochun lo miraba, sonriendo, aún sentado en el sillón
— ¿Por qué? —preguntó secamente
— No entiendo
— Dime porque me tocabas, por qué me mirabas —respondió con su típica sonrisa cínica, Junsu tragó saliva, nervioso, sintió el rostro enrojecer
— Yo… yo no… no sé —respondió tímidamente, Yoochun se levantó del sillón y se acercó a él, los dos de frente, el mayor subió su mano hasta el rostro de Junsu y lo acarició, rozándole sutilmente la mejilla, haciéndolo estremecer
— ¿Te gusta mirarme? —preguntó con voz delicada, casi susurrándole, Junsu se volvió a estremecer, apartó un poco el rostro pero Yoochun insistió en acariciarlo —Mírame —ordenó con sutileza, Junsu se volvió hacia él y se miraron a los ojos — ¿Te gusto mucho?
— Yo… debo irme —respondió nervioso, quiso apartarse pero Yoochun movió la mano de Junsu que aún le sostenía, la llevó hasta su cuello, Junsu extendió la mano y sintió la piel caliente de Yoochun bajo su palma, se estremeció todo, miró el cuello de Yoochun y vio su mano sobre éste, Yoochun la movió hacia su pecho, hasta donde estaba abierta la camisa —No, Yoochun
— ¿Por qué no? —sonrió, soltó la mano de Junsu y éste la bajó hasta su costado, quedándose estático, Yoochun se quitó la camisa y la tiró al suelo, Junsu vio a la perfección todo el torso de Yoochun, la perfecta combinación entre éste, el cuello y sus hombros
— No está bien —respondió con tristeza, cada vez sentía más deseos por aventarse a los brazos de Yoochun y eso lo aterraba
— Junsu —susurró sensualmente, si quería llegar a él sin obligarlo debía actuar bien, así que levantó su mano y le sujetó la barbilla, se miraron a los ojos, Yoochun sonrió casi tiernamente, dentro de su papel, se acercó más a Junsu y besó suavemente sus labios, alejándose enseguida, Junsu lo miró con amor, siempre había deseado un beso así de su parte, sin lengua, sin otras intenciones — ¿Por qué sigues negándote que deseas esto?
— Porque no debemos, tienes a Jaejoong y tengo a Hani —respondió con tristeza —Y porque sé que no me amas, solo quieres sexo, es todo lo que te interesa —continuó, con un poco de enojo
— No es verdad, y claro que te quiero —respondió serio, fingiendo para no reírse a carcajadas, Junsu era como una niña enamorada y cursi
Yoochun se acercó el pequeño espacio que los separaba, tomó a Junsu de la cintura con un brazo, con la otra mano sujetó su barbilla y cerró los ojos, besando sus labios largamente, sin moverlos, sin intentar invadirle con su lengua, pero Junsu cedió, cerró los ojos y entregó sus labios. Se besaron lentamente, poco a poco con más exigencia, compartiendo un baile suave con las lenguas, fusionándose por completo, Junsu cerró sus brazos en el cuello de Yoochun, pegando la totalidad de su cuerpo al de Yoochun, él ahora le sujetaba con ambos brazos por la cintura
Detuvieron el beso cuando les faltó el aire, pero siguieron abrazados, Yoochun abrió los ojos, los de Junsu permanecían cerrados y pudo ver en su expresión lo entregado que estaba a sus brazos, entonces volvió a tomar sus labios, ésta vez lo besó con los ojos abiertos, levantó una de sus manos y le sujetó la cabeza, profundizando el beso, nuevamente Yoochun cerró los ojos, con la mano en la cintura de Junsu lo aprisionó de ser posible aún más contra su cuerpo, con la que tenía en su cabeza lo atrajo con pasión, Junsu jadeó, estaba excitándose
De pronto se detuvieron, Yoochun acarició una última vez los labios de Junsu con su boca y lentamente se apartó de él, Junsu abrió sus ojos y se miraron, el menor tenía la mirada brillosa y su cuerpo temblaba, se había dado con Yoochun los besos más perfectos de toda su vida, entonces odió no tenerlo, que no fuera para él, sintió un fuerte dolor en el estómago. Yoochun se alejó y fue por su camisa, se la colocó y le sonrió a su amigo
— Tienes razón, estaba siendo irracional, tengo a Jaejoong y tienes a Hani, no te obligaré a nada —dijo con seriedad, pero por dentro sonreía, sabía que su treta había tenido éxito, Junsu lo miraba con ojos de desesperado enamorado
— Yoochun… —quiso decir algo más pero en ese momento la puerta del departamento se abrió, era Jaejoong, quien al verlos en la sala frunció el ceño, ya no estaban tan cerca uno del otro, pero sintió muchos celos de igual forma
— ¡Yoochun! —dijo enojado —Te estuve esperando —reclamó enseguida, dando un portazo fuerte, acercándose a ambos
— ¿De qué hablas? Yo soy quien te estuvo esperando —respondió Yoochun fingiendo enojo, mirándolo. En cambio Junsu seguía estando frente a Yoochun, tratando de no mirarlo como tonto, mientras a la vez se negaba a mirar a Jaejoong
— ¿Tú a mí? Quedamos por la mañana que iría a tu casa después de clases
— No es verdad, te dije que nos veíamos aquí —dijo convencido, haciendo dudar a Jaejoong de lo que había oído en la mañana
— ¿Sí? —preguntó más para sí mismo, quizás si había escuchado mal
— Con permiso —dijo de pronto Junsu, intentando irse pero al mover un pie Jaejoong lo detuvo, sujetándolo fuerte del brazo. Se miraron a los ojos por primera vez ese día, Junsu lo miraba con recelo y Jaejoong lo miraba a él con desprecio, Yoochun observaba divertido la escena
— ¿No te habrás pasado de listo? —preguntó celoso
— Claro que no, idiota —respondió enojado Junsu, soltándose del agarre —Estábamos conversando nomás —mintió preocupado de que sus labios lo delataran, sentía que estos punzaban y temió traerlos hinchados
— Perdón —respondió sin muchas ganas —Pero dado lo que ha pasado entre los tres tenía mis dudas —miró hacia Yoochun, pero éste solo se encogió de hombros —Mi amor —se acercó a Yoochun mientras Junsu los miraba — ¿Me perdonas por no oír bien tu indicación? —dijo con voz suave y amable, Yoochun sonrió pícaramente y se acercó a él también, sujetándolo de la cintura con un brazo le dio un beso sensual, Junsu los miró y tragó saliva, sintiéndose celoso, apenas hace unos minutos él también estaba besando los labios sensuales y carnosos de Yoochun. Empuñó las manos
— Claro que sí bebé, te perdono —respondió Yoochun cuando se separaron, luego ambos miraron hacia Junsu
— ¿Vienes? —preguntó en broma Jaejoong, sonriendo divertido, Junsu lo miró con recelo, enojado
— Vete al carajo —respondió molesto
— Era broma —se apresuró a decir Jaejoong, luego agarró a Yoochun de la mano y lo jaló, caminando hacia su habitación, Jaejoong miraba al frente pero Yoochun se giró hacia Junsu mientras caminaba tras su amante, se llevó el índice a los labios y le hizo una seña de que guardara silencio mientras le cerraba un ojo, Junsu interpretó que le pedía guardar el secreto de lo que había pasado entre ellos, mientras él lo miró con tristeza, ese hombre al que tanto amaba no era suyo
La puerta se cerró cuando entraron los dos y Junsu sintió un vacío, los besos que se había dado con Yoochun aún le quemaban los labios, pero pensar que solo por eso él iba a dejar a Jaejoong era un error, esos dos eran amantes y notaba que se llevaban bien juntos, aunque Yoochun fuera un cínico que decía que no había nada formal con Jaejoong la verdad es que su actitud decía todo lo contrario
…..
Junsu continuaba en su habitación, no habían pasado ni quince minutos desde que entró, encerrándose, intentando estudiar, pero no podía, sabía que del otro lado esos dos estaban juntos, muy probablemente haciendo el amor. No podía escuchar nada, pero era seguro que estuvieran haciéndolo. Entre la habitación de Junsu y la de Jaejoong estaba el baño, por eso era difícil que se escuchara lo que pasaba en la habitación de su compañero
— Maldición, no debí tomar esa agua —pensó enojado, ahora sentía deseos de ir al baño, pero no quería salir, sabía que desde el baño si iba a poder escuchar y no quería eso, no deseaba morirse de la envidia
Intentó aguantarse pero su vejiga era indulgente, así que no tuvo remedio, salió de su habitación y fue al baño rápidamente, trataría de no tardarse nada, así que apenas cerró con seguro la puerta se acercó al retrete, orinó hasta ya no poder y luego de acomodarse la ropa fue a lavarse las manos. Aunque el sonido del agua lo distraía, alcanzaba a escuchar lo que sucedía en la otra habitación, no muy fuerte pero si claramente, lograba escuchar el golpeteo de la cama, los gemidos placenteros y desesperados de Jaejoong, incluso el nombre de su compañero pronunciado por los labios de Yoochun
Junsu terminó de lavarse las manos y se miró en el espejo, vio su rostro contraído por el dolor, por la angustia de saber que ese par de malnacidos estaban en la otra habitación, entregándose al sexo, mientras él estaba ahí, solo, deseando con todas sus fuerzas ser Jaejoong, estar en esa cama con Yoochun, entregándole todo, quería ser él el de los gemidos, quería que fuera su nombre el que Yoochun pronunciaba tan placenteramente
— Maldita sea —musitó con tristeza —No necesito esto —pensó intranquilo, salió del baño y luego del departamento, caminaría sin rumbo, hasta donde sus pies lo llevaran, se alejaría de esos dos que estaban ahí, disfrutando uno del otro, mientras él tenía que conformarse con la visión de tener una novia a la que ni siquiera había tocado más allá de los besos.


N/A: Chan chan! Qué creen que pasará? Junsu peleará por Yoochun con Jae? Se unirá a ellos en la perversión? o tal vez logre que Yoochun se enamore de él, o quizás lo logre Jae? Déjenme sus opiniones porfa

4 comentarios:

  1. Yo quiero q Chunnie se quede con los dos,,,q juegue mucho con ellos, q me le ponga disfraces con colas anales, q haiga mucho BDSM y mucho sexo rudo

    ResponderEliminar
  2. No seeeeé que es lo que espero de este Trió Quiero ver a Yoochun arder en celos por Jae y loco de peasión por Junsu, pero tambien quiero ver a Junsu mandando al diablo a Hani y dando pelea por Yoochun. QUIEN SABE??? Que tal que llega Yunho ha robarle tantota atención del JaeSU que tal que Chunnie recibe tantito de su propio chocolate?? Eso siiii que haya mucha pero mucha "cercaniiiia"

    ResponderEliminar
  3. Quiero al chunjae junto o mejor q el sujae q se una se me hace más sexy

    ResponderEliminar
  4. No, él no debe gustarte así, él solo quiere usarte Junsu :( y a Jaejoong, porque es un lujurioso

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD