10 años - Cap. 1

2 comentarios
“El debut"
(2003)

Dicen que cuando tu corazón late de prisa y tan lleno de vida es como si fuera a salírsete el 

alma en un suspiro, eso es lo que en alguna ocasión Yunho leyó en un libro de poesía, pero 

jamás lo había experimentado, aquel delicioso sabor lleno de sensaciones desconocidas pero 

agradables; ahora es que por fin podía sentir algo de eso y estaba emocionado. Miró a su lado 

derecho y lo observó, el pequeño y adorable maknae se frotaba las manos insistentemente, 

pero no porque tuviera frío, era porque estaba nervioso, en el escenario aún se podía escuchar 

una conocida canción de su compañera de agencia, grababan un especial de Navidad, aquel 

sería su debut, su primera actuación frente a una cámara, y no solo era él, todos se 

encontraban nerviosos, Changmin continuaba frotando sus manos, mirando hacia abajo, 

pensativo, se le veía tan lindo que no pudo evitar sonrojarse, ni siquiera sintió el acercamiento 

de Jaejoong, quien lo observaba con curiosidad sin que éste se diera cuenta, no al menos hasta 

que la mirada era tan insistente que sintió que la nuca le picaba, así que se giró hacia atrás y el 

mayor le sonrió al verlo

-       Si las miradas hablaran… - dijo en tono burlón, con la voz casi baja, aunque Yoochun y 

Junsu estaban tan ocupados platicando que no prestaron atención a sus compañeros

-       ¿Qué? ¿De qué jodidos hablas? – preguntó avergonzado, aun cuando sabía a qué se 

refería su compañero y amigo. Jaejoong movió la boca en una extraña mueca parecida a una 

sonrisa y negó con la cabeza mientras se alejaba un par de pasos

-       Deberías decírselo, no pasa de que te golpee, ya sabemos cómo es – intentó guiñar un ojo 

y se alejó hacia sus otros dos compañeros, Yunho sonrió de forma tonta mientras lo miraba 

alejarse. Ellos dos jamás habían hablado de ese tema pero su nivel de entendimiento mutuo 

era muy alto como para que Jaejoong no lo notara aún con falta de palabras

-       ¿Quién golpeará a quién? – escuchó a su espalda la voz de Changmin y exaltado se giró 

-       Na… nadie – calló unos momentos – Hablábamos de una película – dijo torpemente, su 

compañero no lo creyó pero no comentó nada más, lo miró con desconfianza

-       Está bien – se limitó a contestar, alejándose de él para volver a estar solo con sus nervios, 

Yunho suspiró relajado. En pocos momentos entró al pequeño camerino de los chicos la 

coordinadora de vestuario, quien mandada por el mánager les pedía que se comenzaran a 

preparar, pues en unos minutos saldrían ya para actuar en el escenario, los cinco compartieron 

una mirada nerviosa y enseguida Yunho les hizo una señal con la mano para que se acercaran a 

él, así lo hicieron y formaron un círculo, sus miradas se encontraron varias veces

-       Es el momento, hemos esperado esto por mucho tiempo, han sido meses y meses de 

arduo trabajo, confío en que daremos lo mejor, que esto será el comienzo de algo grande, 

confío en ustedes, en nosotros… los quiero – expuso con serenidad y firmeza, los demás 

sonrieron, estaban nerviosos pero felices, el concepto de mariposas en el estómago les 

Entonces fueron llamados a escena: 3… 2… 1 comenzaba el sueño, no había marcha atrás, una 

vez que pisaran ese escenario comenzarían la aventura de sus vidas, aunque habían estado 

juntos durante ya varios meses a partir de ese momento entre los cinco se formaría un lazo 

Todo había terminado, regresaban a casa con una enorme sonrisa en sus rostros, había pasado 

todo, la transmisión se haría después pero había quedado grabado tal cual lo habían 

imaginado, con algunos detalles que destruían el concepto de perfección, pero habían dado el 

todo en esos pocos minutos que parecieron tan solo segundos, se habían preparado durante 

mucho tiempo y ahora que estaba hecho la sensación de alivio les llenaba, ahora esperarían 

para cubrir todas esas fechas que su agenda marcaba en los dos primeros meses del año 2004.

Llegaron a casa alrededor de las once de la noche y al día siguiente tenían actividades desde 

las 6 de la mañana, así que no podían desvelarse mucho, además aquel día había sido 

agotador, actividades antes de la grabación y actividades después de ella, pero aquello solo era 

el comienzo del arduo trabajo que conlleva convertirse en una estrella top, aunque en esos 

momentos no aspiraban a todo lo que vivirían en un futuro, pero ¿Qué importaba? Vivir el 

presente era todo cuanto importaba, después de todo solo eran jóvenes queriéndose comer al 

mundo… Como buen líder Yunho no se fue a la cama hasta supervisar que todos estuvieran 

acomodados y listos para dormir, aunque aquella costumbre desapareció casi tan pronto como 

se le llegó a ocurrir, y no es que sus compañeros no le tuvieran el debido respeto, no se 

trataba de eso, simplemente muchas de sus costumbres no llegaban a durar mucho, después 

de todo eran demasiado inquietos. Sin embargo aquella noche todo salió como él lo planeaba 

y mucho antes de la medianoche ya se encontraban los cuatro durmiendo, así que con 

confianza se quedó un rato más en el comedor, su corazón aún latía inquieto, aunque no tanto 

como hace un par de horas

-       Creo que debería ir a dormir también – pensó mientras bostezaba, luego sonrió y se 

dispuso a entrar en la habitación, pero cuando iba a hacerlo la puerta se abrió, 

sorprendiéndolo, por ella salía Changmin, quien al verlo también se sobresaltó, se miraron 

unos momentos y luego se sonrieron, el menor cerró la puerta cautelosamente para no hacer 

-       Me asustaste – dijo en voz baja

-       Y tú a mí ¿Qué haces despierto? –

-       No puedo dormir – sonrió avergonzado – Tengo hambre – tocó su estómago mientras 

hacía una mueca de angustia, Yunho sonrió

-       Ven – se acercó discretamente y tomándolo de la muñeca lo jaló hacía él mientras 

avanzaba al refrigerador, Changmin lo siguió en silencio, con una gran sonrisa – Come algo – 

sonrió con amabilidad y luego lo soltó – Pero no mucho, tendremos muchas cosas que hacer y 

no queremos que tengas indigestión – observó divertido, Changmin sonrió también pero en 

-       Hyung, dos años y aún no entiendes como funciona mi estómago – comentó divertido, 

luego miró hacia el interior del aparato

-       Cierto – sonrió también – De cualquier modo no comas mucho – dijo con firmeza, en una 

primera intención de parecer estricto, pero Changmin pareció no escucharlo, sacó del 

refrigerador varias cosas para prepararse un sándwich enorme, el cual acompañó con jugo de 

naranja en cartón, Yunho lo observó mientras se lo preparaba

-       ¿Quieres uno? Te lo preparo – preguntó seriamente, mirando a su compañero, Yunho 

-       Come tú, que aproveche – respondió tranquilo

-       Gracias – llevó sus cosas a la mesa y se sentó, comenzando a comer, Yunho se sentó en la 

silla frente a él, observándolo fijamente, se veía tan adorable comiendo que no podía dejar de 

verlo - ¿Qué sucede? – preguntó al cabo de unos momentos cuando disponía morder su 

sándwich y notar aquella extraña mirada en Yunho, éste reaccionó enseguida

-       Nada, me perdí en mis pensamientos – contestó torpemente, Changmin lo observó fijo 

unos instantes, comió de su sándwich, bebió de su jugo y luego se detuvo a observarlo

-       ¿De verdad? Por un instante creí que me observabas – comentó seriamente, mirándolo a 

los ojos, entonces Yunho se sorprendió, poniéndose nervioso

-       ¿Qué? ¿Por qué haría yo algo así? – preguntó fingiendo indiferencia

-       No sé, soy lindo, quizás – respondió en broma, sonriendo traviesamente, Yunho sonrió 

también nerviosamente, se rascó la nuca en una acción reflejo

-       Sin duda lo eres – respondió sin pensar, Changmin lo miró unos momentos, 

-       Quiero decir… - comenzó nervioso – Todos lo somos, todos nuestros miembros – sonrió 

con mayor nerviosismo – Creo personalmente que Dong Bang Shin Ki es un grupo guapo – 

explicó para componer la situación, aunque su nerviosismo lo delataba como mentiroso, y lo 

era, no porque DBSK no fuera un grupo con un estándar “guapo”, sino porque su comentario 

estaba enfocado a Changmin, a Yunho le gustaba Changmin, siempre le había gustado, desde 

que lo conoció, desde que supo que aquel chico lindo se llamaba Shim Changmin, aunque 

había entrado a la agencia antes de conocerlo, para él no existió hasta el día que los 

presentaron, pues no recordaba haberlo visto o escucharlo nombrar, quizás sí sucedió, pero no 

lo recordaba, fue hasta que tuvo la oportunidad de que alguien los presentara, fue en ese 

entonces que por primera vez en mucho tiempo le gustó alguien, aunque tenía muchas 

inquietudes, la principal sin duda era el género, porque no se consideraba gay, pero 

indistintamente de saber que aquella persona también era hombre no pudo evitar sentir 

atracción, pero no una atracción que lo hiciera sentir una irremediable erección, era algo 

extraño, jamás le había sucedido con nadie

Pasó en el 2001, ambos eran aprendices, aunque entrenaban con diferente grupo y convivían 

con diferentes personas, ambos con un futuro incierto, no sabían que sucedería primero, que 

sería lo que los directivos y empresarios de su agencia les tenían preparado, para ambos fue 

una incógnita hasta el día en que les dijeron que formarían parte del mismo grupo, pero para 

ese entonces su primer gran encuentro ya había sucedido, para Yunho Changmin no existió 

hasta que lo tuvo enfrente, hasta que los presentaron, pero para Changmin no fue así, aunque 

no trataba con él, por lo que había oído y lo poco, bastante poco que sabía de Yunho, el menor 

no lo tenía en un concepto muy agradable, para él era una persona fría y arrogante, quizás era 

porque también le tenía cierta admiración, todos hablaban bien de él dentro de la agencia, y 

todos le tenían respeto, no podía entender por qué, pero así pasó el tiempo. 

Entonces un día se hablaron, Changmin entrenaba con su grupo, siempre dando más del cien 

por ciento en su entrenamiento, después de todo era un aprendiz con un gran futuro, pero a 

pesar de eso podía notarse su gran nerviosismo, su falta de fuerzas en algunos segundos, esas 

pocas y contadas veces que tienes ganas de dejar todo atrás y solo salir corriendo, huyendo de 

todo, no era raro sentirse agobiado de vez en cuando, él también era humano, pero para 

Yunho aquella muy, pero muy pequeña muestra de debilidad bien podría ser un signo de total 

arrepentimiento, y siendo él una persona con alto sentido del deber hacía los demás no pudo 

dejar pasar la ocasión, así que primero lo vio a lo lejos, pensó en quién era aquel chico y luego 

de meditarlo decidió a acercarse, aunque no habían sido muchas las veces que se habían visto 

a lo lejos o por los pasillos Yunho se atrevió a hablarle. 

Para sorpresa de Changmin se puso frente a él, miró fijamente aquellos oscuros pero brillantes 

ojos y lo reprendió, le hizo hincapié en que si no era capaz de soportar aquel ritmo era mejor 

dejarlo todo e irse de una vez. Ninguno de los dos olvidaría jamás ese momento, para 

Changmin fue como recibir un enorme balde de agua sobre su cuerpo, sintió un nerviosismo 

frío mientras lo escuchaba, mientras aquellos firmes ojos llenos de pasión lo observaron cada 

mili segundo de aquel extraño encuentro, y sintió temor, pero no de aquellas palabras, no de 

Yunho, sintió temor de lo que aquel peculiar encuentro le hizo sentir, despertó en él una 

pasión que jamás tuvo desde que la agencia lo aceptó entre sus aprendices, aquel fuego le 

consumió por completo y le hizo explotar en un extraño deseo de superación ¿Quién se creía 

él para hablarle de esa forma? Pero en su interior le agradeció, sabía que gracias a esas 

palabras su actitud hacia el entrenamiento cambiaria, y le demostraría a aquel chico que él no 

era ningún débil, ningún cobarde.

Changmin no supo que decir, se quedó helado, mirándolo y formándose en su mente miles de 

respuestas que pudiera decir, pero se limitó a observarlo, sintiendo extrañas sensaciones que 

hasta el momento no era capaz de describir, solo supo que quería demostrarle a aquel chico 

cuán equivocado estaba. Mientras que Yunho no pudo percibir lo que había sido capaz de 

despertar en aquel chico, solo supo lo que sintió al verlo a los ojos y decir aquellas crueles pero 

bien intencionadas palabras, pero para él fue distinto, sintió una pequeña pero escalofriante 

sensación, ver esos ojos que lo observaban fijamente, con una expresión entre desconcierto y 

furia, pero no se veía enojado, no, aquella furia podía percibirse distinta, como cuando un 

cazador ha podido detectar una presa y ha decidido no dejarla pasar, Yunho no entendió jamás 

en ese momento lo que Changmin logró despertar en él con aquel fuego que emanaba de sus 

ojos, y todo pasó en pocos segundos, todo sucedió tan rápido que cuando hubo terminado no 

supieron cuando fue que comenzó, lo único que para ambos quedó claro en esos momentos 

fue que a partir de ese instante, ninguno, absolutamente ninguno de los dos le sería 

indiferente al otro

Se miraron fijamente en una fracción de segundo, entonces Changmin rio por lo bajo, mordió 

nuevamente su refrigerio y se quedó callado unos momentos, mirando su plato, Yunho 

continuaba mirándolo a él, se sonrojó casi enseguida, estuvo a punto de ser atrapado y no 

quería, sentía vergüenza, conocía a Changmin, aunque quizás no tanto como para saber que 

pensaba pero sabía que su reacción no sería agradable si supiera que le gustaba, el menor 

tenía su notable temperamento y él no quería ser víctima de alguna especie de agresión

-       Dong Bang Shin Ki es un grupo guapo – volvió a reír por lo bajo al repetirlo – Realmente 

espero que no estés incluyendo a Junsu en eso – completó de forma divertida, volviendo a 

mirarlo, ahora ambos se rieron pero Yunho no comentó nada más, Changmin terminó su 

sándwich y bebió de nuevo de su jugo – Puedes irte a dormir – sugirió al verlo bostezar

-       Es de mala educación dejarte comer solo – respondió con solemnidad, aunque realmente 

quería estar ahí con él, a solas, mientras los demás dormían. No eran muchas las ocasiones en 

que podían quedarse solos y a Yunho le gustaba observarlo, a sus ojos Changmin era tan lindo 

que le provocaba abrazarlo, tocarlo, darle cariño, aunque se viera raro a veces entre dos 

hombres, pero a Yunho no le importaba, le gustaba estar al pendiente de sus miembros, sobre 

todo de Changmin

-       Terminé – dijo tras beber lo último que quedaba de su jugo – Ahora podré dormir 

tranquilo – sonrió contento, iluminando todo su rostro, Yunho no pudo evitar sonrojarse y 

desvió la mirada, detestaba mirarlo tan fijamente y terminar teniendo reacciones de ese tipo, 

no quería ser obvio, por el bien de todos, Changmin jamás debía darse cuenta que le gustaba, 

que lo quería, él era el líder, el guía de ellos, no podía darse el lujo de querer tanto a un solo 

miembro, de nuevo aquel alto sentido del deber lo hacía pedazos - ¿Yunho? ¿Estás bien? – lo 

miró preocupado, se levantó rápido de su asiento, Changmin era un obsesionado de la salud y 

no pasó desapercibido ante sus ojos aquel sonrojo

-       Sí, estoy bien – se apresuró a responder

-       Me dio la impresión de que estabas algo rojo, creí que te estarías constipando – comentó 

con más serenidad, estiró su mano hacia la frente de su compañero y luego se tocó la propia 

con su otra mano, como si así pudiera medirle la temperatura

-       Me siento bien, de maravilla – dijo con voz nerviosa, sintiendo la cercanía de Changmin, él 

sentado y el menor de pie, con el abdomen cerca de su rostro, poniéndolo aún más nervioso al 

fijar su mirada a la entrepierna, entonces se alejó, empujando levemente al menor, quien 

desconcertado lo observó, se veía más rojo que antes

-       No creo que estés bien, mañana le diremos al Manager, ya ve a dormir – lo regañó con 

firmeza, como si él fuera el mayor, Yunho asintió

-       Sí – dijo en voz baja y se alejó de ahí, al baño, no a la recámara de los cinco como 

-       Yunho es muy raro – pensó agobiado, aún no sentía que lo conocía demasiado y a veces le 

desconcertaban algunas de sus actitudes. Miró la puerta del baño unos instantes y luego se 

alejó a la recámara, una vez que comió sintió sueño y se fue a dormir

-       ¿Qué me pasa? – se preguntó asustado, no era un misterio para sí mismo que Changmin 

le gustaba, pero por primera vez aquel gusto, aquellas extrañas sensaciones al tenerlo cerca le 

provocaron una erección, jamás le había sucedido y sintió miedo, aunque luego reflexionó y lo 

pensó mejor, era un adolescente, sería capaz de excitarse con tan solo pensar en los labios de 

alguien, quien fuera, además era hombre, y se supone que los hombres solo piensan en sexo 

¿no? Él quería convencerse absolutamente de eso…


Nota de la Autora: No pretendo bajo ningún motivo mostrar "mi versión" de lo sucedido en 

ciertos temas sensibles, pero éste fanfic se desarrolla a través de los 10 años por los que ha 

pasado TVXQ, así que inevitablemente tengo que tocar algunos temas, tomen la historia como 

lo que es, solo ficción, gracias ^__^

2 comentarios:

  1. Este es de mis fics favoritos, lo releeré n.n

    ResponderEliminar
  2. Un comienzo muy dulce ♥ Los sentimientos inocentes de Yunho, que Jaejoong se diera cuenta, que Changmin no sepa ni que pasa y los 5 embarcándose en una aventura para toda la vida. Me encanta

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD