Insano - Cap. 3

3 comentarios
El plan de Yoochun
Desde que Junsu llegó al piso que compartía con Jaejoong no dejó de pensar en lo que había sucedido tan cerca de la escuela, las palabras de Yoochun, su cercanía, sus besos, sus caricias, el hecho de que lo hubiera masturbado descaradamente, sin importarle si alguien pasaba y los observaba. Yoochun era casi un sádico sexual, pero a Junsu eso le preocupaba menos que la relación que éste tenía con Jaejoong, se sentía sucio por pensar así, por creer que quizás no era tan malo dejarse humillar de esa forma
— ¿En qué diablos estás pensando? —se recriminó por siquiera pensarlo un instante No, lo que hace Yoochun está mal, y yo no voy a caer, no puedo
Lloró de pura angustia, se debatía entre sus deseos por estar con Yoochun y en hacer lo correcto, no ir, dejar que esos dos se pervirtieran mutuamente y él no participar, continuar con Hani y su relación de papel, a la vista del ojo aprobador de los demás.
…..
Jaejoong siguió mirando la figura de Yoochun que se paseaba de un extremo al otro de la sala, la casa de Yoochun no era grande, pero tampoco muy modesta, ahí vivía solo con su mamá, tenía un hermano menor, pero vivía en el extranjero, su padre los había abandonado por una mujer prácticamente de su edad, casi podría ser su hermana. En cambio la mamá de Yoochun era una mujer madura, bastante reservada y callada, aunque sufría de principios de Alzheimer, así que a veces olvidaba que Yoochun era su hijo y le gritaba como si fuera su sirviente. Jaejoong conocía esos detalles de la vida de su amante, aunque él no hablaba mucho de eso, Jaejoong entendía porque Yoochun era así, acostumbrado a arrebatar, a ser el amo y señor de todo y de todos, porque no tenía nada, ni siquiera una linda familia que presumir
Él en cambio venía de una familia acogedora, tenía 8 hermanas, ningún varón, él era el único, sus padres eran amorosos, intachables y amables, su familia era todo lo contrario a la de su amante, pero debido a que él no había tenido mayor figura masculina que la de su padre, quien trabajaba arduamente y a quien apenas veía, Jaejoong era demasiado afeminado, no solo por sus rasgos de una belleza envidiable, por sus ademanes, pero también por su personalidad, era caprichoso, fácilmente irritable y tenía una intensa capacidad para seducir, lo había hecho toda su vida, tanto con mujeres como con hombres, hasta que un día descubrió que era homosexual, nada lo ponía más caliente que un hombre, le gustaban sobre todo los hombres como Yoochun: Complexión poco atlética, de espalda y hombros anchos, un rostro entre atractivo y complicado, de gestos difíciles de descifrar, pero sobre todo por aquella personalidad dominante, fuerte, decidida, en toda su vida jamás conoció a alguien como Yoochun y ahora estaba enamorado locamente de él
— Cálmate que ya me mareaste —dijo Jaejoong con molestia, Yoochun se detuvo y lo miró con recelo, pero no estalló contra él, se dedicó a ignorarlo por unos instantes, volviendo a pasearse. Luego se detuvo, volteó hacia él
— No lo entiendo, lo vi tan convencido —dijo con seriedad, pero Jaejoong entendió que lo dijo más para sí mismo que para él, eso no le agradó. Hizo una mueca
— ¿E importa? No lo necesitamos, ¿o sí? —observó con enojo al que se suponía era su amante, porque ahora comenzaba a dudarlo —Mi amor —habló con voz suavecita, no quería hacerlo enojar, sabía cómo se comportaba. Jaejoong se acercó a él, lo suficiente para que Yoochun no pudiera evitar su mirada — ¿Por qué te obsesiona tanto?
Yoochun lo miró con indiferencia, sintiendo cerca el aliento de Jaejoong, él se atrevió a darle un beso en los labios, alejándose enseguida
— ¿Te gusta más que yo? —preguntó con voz suave, casi tierna, era parte de su seducción, Yoochun lo miró en silencio unos momentos, luego sonrió
— Nadie me gusta más que tú bebé —respondió con cinismo, jugando el mismo juego que su amante, lo sujetó con delicadeza del rostro y besó sus labios, suavemente, Jaejoong correspondió y por momentos creyó que podía continuar de esa forma, pero entonces Yoochun lo apartó bruscamente —Quítate la ropa —ordenó con violencia, mirándolo de pies a cabeza, Jaejoong sonrió un poco, con una extraña mueca retorcida
— ¿Aquí? —preguntó dudoso, incómodo, Yoochun sonrió con maldad
— ¿Acaso no te gusto? ¿No quieres complacerme? —preguntó con descaro, Jaejoong asintió, en silencio
— Me gustas mucho —confesó con sinceridad, luego se acercó a él para intentar buscar sus labios, pero Yoochun lo sujetó con violencia de la cintura, usando una sola mano, mientras la otra le sujetó el mentó con tanta fuerza que lo hizo gritar un poco, lo miró a los ojos
— Entonces haz lo que te ordeno —dijo con enojo, arrebatándole un beso duro, salvaje, Jaejoong se sintió excitado, le gustaba que su amante fuera así, dominante, violento
Yoochun nunca lo había golpeado, tampoco forzado a nada que él no deseara, pero la brusquedad que solo él podía proporcionarle y aquel placer insano lo tenía loco, Jaejoong jamás había experimentado con nadie aquellas manías
— Ahora hazlo, desnúdate —ordenó de nuevo, empujándolo, Jaejoong se alejó unos pasos de él y comenzó a quitarse la ropa lentamente, Yoochun lo observaba fijamente
La señora Park no se encontraba en casa, algunas veces Yoochun pagaba a una enfermera para que se la llevara por unos días, mientras él se dedicaba a divertirse. Durante muchos años él fue quien se encargó de la familia, trabajando duro para sacar adelante a su mamá y su hermano menor, hasta el día en que la abuela había fallecido, la madre de su mamá los había dejado bien acomodados, aquella casa y el dinero que ahora podían despilfarrar provenían de la herencia, ahora él disfrutaba lo que desde joven le fue negado
— Detente —ordenó Yoochun antes que Jaejoong se quitara la última prenda, la ropa interior, sonrió mientras lo veía —Tócate —ordenó de nuevo, su sonrisa desinhibida, Jaejoong dudó, mirándolo con desaprobación
— ¿Por qué haces esto? —preguntó desconcertado, Yoochun sonrió cínicamente
— Tú me preguntaste si Junsu me gustaba más que tú ¿recuerdas? Solo te demuestro que no es así, me gustas mucho más, quiero verte jugar con tu cuerpo —explicó como si aquello fuera lo más lógico del mundo, Jaejoong no supo si debía ponerse a reír o abofetearlo, pero de pronto le pareció divertido el desafío
— Eres tan perverso —dijo sin pena, sonriéndole, entonces obedeció, comenzó por acariciarse el pecho, pasando las manos por todo el torso, bajó por los costados y con su mano izquierda se acarició el abdomen, con la derecha se sujetó un pezón y comenzó a masajearlo, exhalando un gemido, Yoochun miró tranquilamente, como si aquello no tuviera efecto en él —¿Así? —preguntó nervioso, temía no gustarle, pero Yoochun no respondió
Jaejoong subió su mano izquierda hasta su cuello, inclinó la cabeza ligeramente hacia atrás y se acarició cuello y hombros con ambas manos. Incorporó después su cabeza y lo miró a los ojos, se relamió los labios, sonriéndole lascivamente, seduciéndolo, pero el otro continuaba igual, solo mirándolo. Jaejoong se sintió incómodo, quizás no era tan sexy como todo mundo le hacía creer, si no podía gustarle a Yoochun no le importaba nada más, entonces se detuvo
— ¿Qué haces? —preguntó molesto Yoochun —continúa
— ¿Te está gustando? —preguntó nervioso
— No —respondió sinceramente, pero su tono de voz era arrogante, Jaejoong se sintió más incómodo que antes —Pero continúa
— No creo que sea buena idea —respondió molesto, le dio la espalda y se dirigió a su ropa, se agachó por ella y al levantarse sintió el pecho de Yoochun en su espalda, soltó la ropa enseguida, sintiendo como las manos de Yoochun se abrazaban a su cintura, Jaejoong se sintió desfallecer, había algo de ternura en ese abrazo, pero era falsa, Jaejoong lo sabía pero se engañaba a sí mismo
— Tócate para mí —pidió casi con tono sumiso, regalándole besos en el hombro, comenzando a excitarlo, Jaejoong sonrió
— Está bien —se soltó del agarre y se giró hacia Yoochun, quiso besarlo en la boca pero él lo apartó, introduciéndole un dedo índice en la boca, comenzando a hurgar dentro de ella hasta que Jaejoong exhaló un quejido, entonces se apartó unos pasos, mirándolo fijamente, el otro comenzó a tocarse de nuevo, ésta vez yendo más allá, metió su mano a la ropa interior y se sujetó el miembro, acariciándose pero con la ropa interior bien puesta, sacó su mano y se lamió los dedos, luego la introdujo de nuevo y se sujetó la punta con los cinco, simulando que tiraba de ella
Yoochun se relamió los labios por primera vez cuando notó la erección por debajo de la ropa interior, Jaejoong sintió que su autoestima se levantaba
— Detente un poco —pidió con menos brusquedad y Jaejoong obedeció, se quedó quieto en medio de la sala, a unos pasos de la escalera que conducía al segundo piso. Yoochun se acercó a él, le sujetó los brazos para inmovilizarlo y lo besó en los labios.
Se besaron profundamente, batiendo las lenguas en un húmedo duelo, Yoochun subió su mano derecha y acarició el pecho de Jaejoong, sujetándole después el pezón izquierdo, detuvieron el beso, mirándose a los ojos, Yoochun levantó la otra mano y sujetó el otro pezón, ambos con solo dos dedos, luego comenzó a masajearlos
— Yoochun —suspiró Jaejoong luego de jadear, sonriendo, su amante era muy bueno incluso con solo los dedos, moviéndolos como quien gira un par de tornillos, si continuaba así se correría sin tener que masturbarse, pero no fue así y la presión en su miembro comenzaba a doler
— ¿Te gusta? —preguntó descaradamente y Jaejoong asintió, entonces Yoochun soltó el pezón que sujetaba con su mano derecha y la bajó hasta la entrepierna de su amante, metió la mano bajo la ropa interior y le sujetó el miembro, lo sacó por encima del resorte de la cintura, masturbándolo mientras seguía moviendo los dedos de la otra mano en el pezón. Jaejoong cerró con fuerza los ojos, gimiendo excitado — ¿Ya lo ves? Lo mucho que me gustas —dijo con cinismo, acercó su lengua al oído de Jaejoong y la introdujo, jugándola dentro
Perdido completamente de placer Jaejoong gimió cada vez más fuerte, tratando de resistir, de prolongar aquel placer, pero fue imposible, se corrió por completo en la mano de Yoochun, sintió espasmo por todo el cuerpo y quedó jadeante, Yoochun soltó su miembro y apretó una última vez el pezón, Jaejoong abrió los ojos
— Así me gustas, rendido ante mí —dijo sonriente, agarró el rostro de Jaejoong con fuerza y se dieron un par de besos, Jaejoong sonrió, quiso compartir un poco más de intimidad con él, pero Yoochun no se lo permitió, dio un paso atrás —Ahora demuéstrame cuánto te gusto —ordenó con poca educación mientras se desabrochaba los pantalones, Jaejoong observó fijamente, dándose cuenta del despertar de Yoochun. Su amante se quitó la ropa salvo la interior —Ven
Sin objetar ni un poco Jaejoong caminó hacia él hasta que estuvieron frente a frente, Yoochun levantó su mano derecha y con el pulgar le acarició los labios
— Chúpamela —dijo con vulgaridad —Usa tu boquita como solo tú sabes
Jaejoong asintió, relamiéndose los labios, enseguida se hincó frente a él, el miembro duro de Yoochun se amontonaba en la ropa interior, Jaejoong la sujetó por los lados de la cadera y bajó la prenda con un movimiento rápido, el miembro erecto de Yoochun casi le golpea la cara, tan duro e hinchado como estaba lo deseó aún más, miró hacia arriba y se relamió los labios mientras se miraban a los ojos, sujetó la erección de su amante y sacó la lengua, deslizándola por la punta, sin dejar de mirarlo a los ojos, repartió un beso y luego volvió a usar su lengua, ésta vez desde los testículos a la punta, Yoochun sonrió
— Eres el mejor —alabó cuando Jaejoong comenzó a masturbarlo, mientras su boca besaba y lamía, sacándole las primeras gotas de semen. Yoochun le acarició la cara, luego los cabellos, gimiendo cada vez más perdido
Después de un tortuoso previo, Jaejoong metió el miembro de Yoochun a su boca, luego comenzó a deslizarlo por la lengua, sacándolo y metiéndolo, lento, degustando todo su sabor, luego rápido, sintiendo como el miembro punzaba en su boca, sabía que de un momento a otro le llenaría la boca, lo estaba esperando, pero Yoochun fue más rápido, sacó el miembro de la boca de Jaejoong antes de correrse y se ayudó con la mano, masturbándose para terminar, quería llenarle a Jaejoong la cara con su semilla, y ahora ésta estaba esparcida por todo su rostro, sobre todo la nariz y la comisura de los labios
Yoochun acarició los labios de Jaejoong con su miembro y él dio las últimas chupadas, la sensibilidad de haber tenido un reciente orgasmo incrementaba el placer, Yoochun sonrió satisfecho, sin duda Jaejoong era el mejor
— No cabe duda que tu boquita es prodigiosa —dijo con descaro, Jaejoong se relamió los labios, comiéndose la semilla sobre ellos, con su mano derecha limpió de lo que quedaba en su nariz y lo comió, el resto se lo limpió con toallitas de papel, se había acercado a su pantalón para extraerlas
Yoochun se subió la ropa interior que Jaejoong había dejado a la altura de sus rodillas, se acercó a éste y le arrebató un apasionado beso, le sonrió mirándolo a los ojos
— Tenías razón, por hoy no lo necesitábamos —dijo Yoochun con seguridad, respondiendo a la pregunta que su amante había hecho anteriormente. Jaejoong se sintió bien de oír esa respuesta, pero la verdad es que Yoochun no descansaría hasta lograr su objetivo, y ésta vez Junsu no iba a poder escaparse, no le daría opción
…..
No podía conciliar el sueño, estaba sentado en el alféizar de la ventana, con las piernas encogidas en un abrazo, miraba el cielo, la luna menguante daba poca luz y debido a que estaban en medio de la ciudad no se veía ninguna estrella. Se sentía confundido, pensando en si había tomado la mejor decisión, no pudo evitar sentirse celoso al pensar a esos dos en brazos del otro, él deseaba a Yoochun, aquella primera vez con él fue un sueño, estaba agradecido que no hubiera sido Jaejoong quien perpetro su virginidad. También pensó en Hani, en si debía seguirla engañando o no, pero terminar con ella era descorazonar a su mamá y a su hermano, ellos la adoraban, su padre no estaba particularmente encantado con ella, pero mientras su hijo, el que siempre fue "dudoso" tuviera novia, él estaba feliz de alejar esos rumores
— No, ella no merece esto, no la amo, pero es tan dulce conmigo —pensó avergonzado, se había acostado con otra persona, encima un hombre, sentía que la traicionaba de una forma peor
Junsu interrumpió sus pensamientos cuando oyó ruidos que provenían de fuera de su habitación, enseguida intuyó que sería Jaejoong y se alegraba de no encontrárselo, su compañero seguro pensaba que estaba dormido, ya que la habitación estaba en penumbra y no podía colarse luz por debajo de la puerta
— Es mejor que piense que estoy dormido —pensó seguro de sí mismo, pero para su sorpresa la puerta comenzó a abrirse
— ¿Estás en casa? —oyó la voz de Jaejoong que al mismo tiempo entraba cuidadosamente, Junsu se quedó quieto, esperando que su compañero no mirara hacia la ventana ni se acercara a la cama para darse cuenta que no estaba ahí —Debe estar dormido —dijo Jaejoong en voz alta y comenzó a retroceder, entonces se le ocurrió mirar hacia la ventana mientras giraba la perilla, vio a Junsu en la ventana, la poca luz que entraba le iluminaba el rostro, parecía aterrado
Jaejoong sonrió y prendió la luz
— Con que aquí estabas —dijo burlonamente — ¿Acaso te escondías de mí? No voy a violarte si eso te preocupa —dijo con sarcasmo
Junsu lo miró un poco en silencio, luego se bajó del alféizar
— Solo… no tenía ganas de verte —respondió sinceramente — Por favor vete —pidió de la forma más amable que pudo, se sentía incómodo, casi incapaz de mirarlo a los ojos
— Perdóname —dijo suavemente y con dificultad, como si le costara un gran esfuerzo esa palabra. Junsu se sorprendió —No quise hacerte daño
Las palabras de Jaejoong eran sinceras, aunque no se arrepentía de haber jugado con Yoochun usando el cuerpo de Junsu, había sido divertido, pero eso no lo dijo, miró fijamente a Junsu y vio que se le humedecían los ojos
— No te creo —respondió Junsu herido —Vi como lo disfrutabas
— Y lo hice, lo disfruté —admitió —Pero no quise hacerte daño, te quiero
— Vaya forma de querer —respondió Junsu molesto, eso causó que Jaejoong lo mirara duramente —No me quieras tanto, "amigo"
— Hipócrita —respondió enojado, Junsu empuñó las manos —Vi cómo te entregaste, como gemías y te retorcías en los brazos de Yoochun, te acostaste descaradamente con MI NOVIO —recalcó lo último, molesto
— Yo no sabía que eran novios —se defendió enojado —Supuse que eran amantes, pero creí que solo era por sexo, ¿en verdad son novios? ¿o es solo lo que tú dices? Porque yo no vi a Yoochun muy interesado en ti después de que yo llegué —espetó con tanto cinismo que Jaejoong lo desconoció, Junsu no solía decirle cosas a la gente solo por quererlas lastimar y él en ese momento se sintió herido con toda la intención de parte de su compañero
— Cállate —respondió con la voz quebrada
— Entonces es eso, dejaste que me usara solo por complacerlo, eres incapaz de complacerlo por ti mismo, no eres suficiente para él
— No es verdad
— Es cierto y lo sabes —dijo de forma ruda, mirando los ojos enrojecidos de Jaejoong —Él no te quiere, afróntalo
— Hoy estuvimos juntos, no te necesité —informó con una sonrisa burlona, Junsu sintió una puñalada en el estómago, eran celos, lo sabía —Yoochun es un puerco, pero me quiere, lo sé
— Estás engañándote
— Quieres quitármelo, estás enamorado de él y quieres que él te ame, pero no será así, él solo se ama a sí mismo, pero yo sí lograré que me ame a mí, solo a mí puede amarme, mantente lejos de él, no arruines nuestra amistad —dijo con voz seca, le dio la espalda y caminó a la puerta, pero Junsu lo detuvo al hablarle
— ¿Nuestra amistad? Esa está rota desde el día que decidiste ponerme una mano encima —respondió indignado, Jaejoong sonrió y se giró hacia él
— Perdóname —dijo con voz tranquila, como la primera vez, mientras lo miraba a los ojos, Junsu se sintió culpable aunque sabía que no tenía por qué. Jaejoong salió de su habitación y cerró la puerta, Junsu suspiró profundo
— Él también está enamorado —meditó fríamente —Pero no me equivoqué, Yoochun no le corresponde —sonrió emocionado, quizás tenía una oportunidad después de todo, la pregunta era ¿aprovecharla y decidirse de una vez por todas dejar a Hani? O quedarse con ella y alejarse para siempre de Yoochun, sin importar cuanto estuviera enamorado de él
…..
En su habitación Yoochun miraba la televisión, el único ruido en la casa era ese, estaba completamente solo. No veía ningún programa con interés y pasaba los canales uno a otro sin tomarles importancia. A su mente acudió el recuerdo de la vez que su amante y él estuvieron con Junsu, recordó cada detalle, la tibieza del cuerpo de Junsu, sus gemidos, su mirada llena de miedo y placer, solo de recordarlo comenzó a excitarse, no necesitaba pornografía, con el recuerdo le bastaba, él penetrando a Junsu, Jaejoong haciéndole sexo oral a Junsu, luego ambos terminando en su cara, en su pecho y abdomen
— ¡Junsu! —gritó su nombre cuando eyaculó, manchando sus pantalones, sacó la mano de la abertura de la ropa y comenzó a lamérsela. Sonrió descaradamente. —Eso va a repetirse, lo sé, me pertenecen los dos, son mis mascotas sexuales, son como un par de perras calientes —rio emocionado, su vida antes era miserable, tener que aguantar a una madre loca y a un hermanito mimado, pero ya no más, era su tiempo de ser supremo y superior a los demás.



¿Qué les pareció? Creo que Yoochun es muy patán en mi fic xD pero saben que él en realidad es un amor y que adora a su Junsu y a su Jaejoong, así que espero no se enojen conmigo, esto es solo ficción

3 comentarios:

  1. Odio a este yoochun y ese junsu me cae más pesado como asen sufrir a mi lindo y perverso jae

    ResponderEliminar
  2. Chunsadycta4/26/2016

    No hay manera añguna en que odie alguna faceta de Yoochun real o en plan ficticio. SENCILLAMENTE PORQUE LO AMO Y TODO EN EL ES PARA MI UN TOTAL Y DESMESURADO WOOOOO¡¡¡ Dios lo has colocado tan dominantemente sensual que bueno...¡¡¡ Patan? Si un poquito pero detras de este Yoochun hay una historia asi que esta personalidad como.lo señalas tiene su porque. Zaaaz pobre de mi Junsu Bebe eres un Total caos yo en tu lugar despyes de semejante primera vez no podria con todo el deseo contenido por mi Chunni. Se que te mueres por que se repita(-.^)Por otro lado ese final de cap fue estupendo una cuadro bastante sexy, nada me quita la idea de que el dominate terminara dominado por cierta cosita linda y aunque no lo admita o si quiera se de cuenta mi Chunnie va a entregar el corazón. GRACIAS POR ACTUALIZAR EN CORTO Y POR NO MATARME CON LA ESPERA. HASTA EL PROX CAP.(^.<)

    ResponderEliminar
  3. Es un maldito, juega con los dos, y Jaejoong es un tonto, ahora Junsu va a caer en sus garras? :( nooo, huye Junsu! Huye!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD