El pasado nunca muere - Prólogo

3 comentarios
Todo es un caos, se escuchan gritos, gente que corre, que escapa, hay mucha oscuridad y polvo, suciedad, yo también corro, a dónde no lo sé, solo quiero alejarme de la enorme desesperación que me produce no ver a mis padres y a mi hermano. El piso de la calle está húmedo, tengo frío, miedo, estoy llorando, pero no sé si grito o no, mi voz se ha ido.



No sé dónde estaba previamente, pero ahora después de correr un buen tramo, estoy en casa, que con las luces apagadas luce lúgubre, antes de entrar me doy cuenta de que varias casas al final de la calle se queman, es un incendio, hay que llamar a los bomberos, hay gritos y llanto pero no se oyen las sirenas, ¿qué pasa?...



Entro y entre las sombras me dirijo, es mi casa me la conozco como la palma de mi mano, puedo ir por toda ella con los ojos cerrados, llego a la cocina, mi mami siempre está ahí…, no importa si tengo 10 años ella aun es mi “mami”.



- ¿Mami?...-un buen rato pasó y nadie contestaba, empecé a asustarme-…Mami, ¿estás aquí?, mami soy Junsu…

- ¿Junsu ni?, ¿eres tú?...



- Sí mami soy yo…



- ¿Dónde estabas? Me alegro que estés bien…-la voz de mi madre era temblorosa…-solo cuando me atrapó es sus brazos me di cuenta de que ella estaba metida bajo el mueble del mesón, la tomé de la cara y estaba húmeda, ella había estado llorando-.



- Te duele algo mami, ¿por qué lloras?...



- Así que sí quedaba alguien…jajaja…Hyung encontré más gente aquí…



Una voz completamente desconocida y de sensación repulsiva, que arrastraba las palabras se escuchó en el pequeño espacio, yo veía sus pies con unas enormes botas, como aquellas que usan los soldaditos con los que suelo jugar, pero están sucias, se enciende la luz, que seguramente lo hizo aquel tipo, mi madre me abraza con mucha fuerza, muchos otros hombres entran a mi casa.



Mi padre y mi hermano mayor salen de pronto de sus escondites detrás de la puerta e intentan atacar al hombre que estuvo a punto de encontrarnos bajo el mesón, se escucha un sonido estridente, horrible, me duelen los oídos, mi hermano grita y mi padre cae al suelo frente a nosotros, nos mira mientras de su estómago sale sangre mucha, jamás pensé que hubiera tanta dentro de alguien. Mi boca se abre, quiero gritar pero no puedo, se me ha ido la voz otra vez.



Mi hermano pelea, se escuchan los golpes, sangre cae al piso, los cuerpos se chocan contra los pocos muebles, que de tan viejos que son, se rompen, mi hermano no se rinde, el contrincante se ríe, parece que estuviera jugando. Mi hermano solo le sirve para distraerse. Un disparo más se oye, solo ahora soy consciente del potente temblor del cuerpo de mi madre. Parece que fuera a gritar muy pronto, pero no lo hace me abraza más y más fuerte.



El sujeto empuja los cadáveres de mi padre y mi hermano lejos del mesón, esta vez se agacha ya sin ningún obstáculo de por medio, nos mira, su cara, su cara jamás la olvidaré es como la de un enfermo, sus ojos desorbitados y rojos, su sudor es sucio y le cae por la cara con barba incipiente, la piel es macilenta, huele horrible, si hubiera comido algo ya hubiera vomitado por las náuseas que me provoca. En un instante mientras le miro, toma a mi madre del cabello y la saca de su escondite, ella no me suelta, así que nos echa al piso. Él le dispara sin pensar, sin detenerse, ella da un grito ahogado, yo no sé qué hacer, está muerta pero a pesar de la edad que tengo no quiero entender que significa eso.



- Es tu turno pequeño, jajaja, sabes que gracias a ti logramos matar a tu familia…jajaja…no te preocupes, te mataré también...soy un buen chico…



- Ya basta Rain…



- Señor…



El hombre del arma cambia de actitud completamente, se inclina, le cede el paso cuando otro hombre, uno mayor entra a la cocina y me mira escrutadoramente.



- El niño puede ser útil, Taeyong está aburrida en casa…



- Sí Señor…


El enorme hombre me toma del brazo, intento con todas mis fuerzas soltarme, no quiero irme, mi madre, mi padre, mi hermano están en el suelo, sangrando tengo que hacer algo. Pataleo, grito, lloro, es inútil aquel monstruo es tan grande, se cansa de mí y con el cabo de su arma me golpea, el mundo que estaba empezando a ponerse color fuego, el incendio en que ahora se quemaba mi casa, pasa a ser negro y la consciencia me abandona. 

3 comentarios:

  1. Asesinos!!! , porqué matarón a su familia de Junsu?, él se salvó, pero a donde lo llevarán, con quién?, ojala no lo maltraten.

    Gracias!!!

    ResponderEliminar
  2. Este fic creo haberlo leído antes pero no recuerdo mucho. Igual lo leeré, gracias.
    El inicio es bastante trágico, pobre Junsu ahora va a quedar con la idea de que fue su culpa que mataran a sus padres y hermano.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9/14/2016

    Que inicio tan intenso, ese viejo parece salido de una pesadilla...

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD