Ángeles & Demonios - Inmortales - Cap. 3

3 comentarios
YunHo sabía muy bien en que se estaba metiendo cuando se alejó de JaeJoong y TaeYeon , con todo lo que podía perder en su existencia, tal vez estaba perdiendo lo más valioso de su vida inmortal que eran las dos personas que más le importaban, pero precisamente porque le importaban debía dejarlos. No había ningún reacción hacia él, ni una queja, protesta, ni un solo intento de alejarlo por parte de JaeJoong, no había ninguna reacción y eso era lo que más le estaba doliendo en aquel momento.

-La verdad esperaba algo de tu parte –YunHo tentó un poco más su suerte comenzando a acercarse a JaeJoong quien le veía con su rostro totalmente inmutable – creo que incluso esperaba una reprimenda de tu parte.

-Yo…- correr a sus brazos como lo haría un humano normal era la idea que más cruzaba por la mente de JaeJoong, pero su propia antigua esencia de Ángel le hacía pensar de forma más tranquila antes de ceder a sus propios impulsos – somos…nosotros somos – JaeJoong detesto el no poder hablar o alinear sus ideas en una forma clara – el punto es que no reacciono igual que los humanos y lo que esperabas de mi era contemplar una reacción muy humana.

-¿Nosotros somos? – YunHo no pudo evitar que una suave sonrisa saliera al verle así de nervioso, JaeJoong siempre había querido conservar la sobriedad de su origen angelical, pero después de tanto tiempo viviendo con los humanos esa sobriedad era algo que ellos habían perdido, aun cuando a JaeJoong no le gustaba aceptarlo del todo – espero la completación de esa frase no sea el que somos áng….

-¿Qué haces aquí YunHo? – JaeJoong marco una nueva distancia entre ellos al dejar salir su voz de forma firme y autoritaria interrumpiendo el planteamiento que estaba realizando el rubio – la última vez que te vi parecías muy seguro de alejarte para siempre.

-No todo es lo que parece mi adoro Jae, incluso mis acciones tenían una razón de ser, aun cuando tú no logres comprenderlas.

-Sí, tienes razón no puedo entenderlas, pero si debo ser sincero y mostrar respeto a la sinceridad, debo admitir que no me interesa en lo más mínimo saber tus razones para elegir algo más incluso por encima de mí.

YunHo se sorprendió grandemente por aquellas palabras, Jae tenía mil cosas que definían su personalidad, pero la soberbia que había salido de sus labios en aquellas simples palabras no eran algo que formaran parte de él – Disculpa si no puedo evitar que ese tipo de palabras me sorprendan, más aun cuando provinieren de ti.

-Lamento que mis palabras no sean agradables a tus oídos, tal vez hace tiempo las hubiera medido para que fueran de tu agrado en todo momento – JaeJoong camino hacia la baranda de la azotea, con paso tranquilo alejándose de YunHo pero manteniendo la serenidad y frialdad de sus palabras, frialdad nada comunes en un antiguo ser de luz-pero esa noche que te marches no solo dejaste atrás todo lo que vivimos, esa noche también quedaron atrás todas mis promesas hacia ti, así como tu dejaste atrás todas las tuyas.

-Jae yo…

-No quiero escucharte YunHo – JaeJoong se giró encarando nuevamente al rubio mientras su mirada se mostraba vacía ante este – llegaste muy tarde para dar explicaciones; las ruinas que me rodeaban ese amanecer después de tu partida, eran la representación perfecta de cómo estaba mi alma en ese momento, nunca había deseado algo con tanta fuerza como lo hice esa mañana, mientras lloraba en silencio lo único que quería era que regresaras aunque fuera por cinco minutos, que me explicaras el porqué de tu decisión ¿qué era más fuerte que nuestros sentimiento, qué era tan importante que te alejo de mí?

-Si tan solo me dejaras explicártelo ahora, estoy seguro que podrías entenderme.

– De verdad que este no es el momento donde deseo una explicación, el día que desee ser todo para ti, que te olvidaras del mundo y por encima de todo eligieras quedarte a mi lado, tú ya no estabas, te habías marchado sin decir nada más que un simple adiós, no esperes que ahora escuche tus palabras, porque no tengo interés en hacerlo.

Jae no dio tiempo a YunHo de reaccionar, cuando el rubio termino de procesar las palabras expuestas por su ex pareja ya el contrario estaba fuera de su alcance, sus ojos parpadearon un par de segundos antes de girarse y fijar sus pupilas en el lugar por donde había salido el contrario sorprendiéndose de ver a TaeYeon parada en la entrada de las escaleras ¿tan perdido estaba que no la sintió acercarse?

-Los humanos; bueno, cuando ellos ven a un viejo amigo después de mucho tiempo no dudan de mostrar lo que sienten, son efusivos y exteriorizan lo que llevan en su interior, es de las pocas cosas que me gustan de ellos – TaeYeon dio un par de pasos dentro de la terraza mientras un mechón de su cabello fue colocado tras su oreja en un intento de distraer un poco lo que sentía.

-Sí, eso es lo que hacen – YunHo dibujo una tenue sonrisa antes de girar su vista hacia la ciudad – son seres muy complicados y divertidos.

-Es cierto, suelen ser así – TaeYeon detuvo su andar cuando estuvo frente a frente con el rubio fijando su mirada en él y sonriendo con dulzura, su mano se dirigió a la mejilla contraria acariciándola suavemente – bienvenido a casa, pero te tardaste más de lo que esperaba.

-Tae…-aquella caricia se sentía tan bien, hacia tanto que extrañaba la calidez que le brindaba estar entre las dos personas que él consideraba su familia, sus brazos envolvieron el cuerpo contrario en un abrazo que trasmitía todo el cariño fraternal que sentían el uno por el otro – no tienes idea de la falta que me hicieron tus abrazados todo este tiempo.

-Pero estas de regreso, ya no harán falta nunca más, podrás tener mis abrazos y los de Jaejoong – TaeYeon se refugió aún más en aquellos brazos, brazos que le brindaron refugio en infinitas ocasiones y ahora volvía a sentirlos en el momento más oportuno, justo cuando sus miedos estaban a flor de piel – estamos juntos, de nuevo estamos juntos YunHo, por favor, promete que no te iras nunca más.

-Te lo juro Tae, no pienso irme de nuevo, ya nada nos separa. Aunque dudo mucho que Jae me deje acercarme a él.

-Jae, él sufrió mucho cuando nos dejaste, dale tiempo para que acepte tu regreso, aunque él no lo muestra, es más feliz de que estés de regreso.

-Lo sé, pero es la soberbia que salió mezcla en sus palabras las que me hacen pensar si aceptara mi regreso.

-Cómo te dije, solo dale tiempo – Tae fue separa del cuerpo de YunHo por él mismo, por lo que fijó su mirada en la contraria sin entender que había dicho o que había pasado en esos segundos para que la mirada de este estuviera tan cargada de preocupación – Pasa algo malo ¿verdad?, es por eso que volviste.

-Aun no pasa, pero la presencia de Aron es un anuncio de aquello lo cual representa lo único que temo está por comenzar.

-YunHo, ¿de qué hablas?

-TaeYeon ¿qué sabes tú deArcadia?

– ¿Arcadia? – TaeYeon no pudo evitar un gesto mezclado entre sorpresa y repugnancia a esa pregunta – ¿Qué tienen que ver los Nefilim en esto?

JaeJoong no sabía cómo controlar lo que estaba pasando con él en ese momento, la plenitud de por un segundo estar junto a YunHo de nuevo y el agobio de un dolor que él creía superado invadan su ser de una forma que nunca antes había sentido, era como si aquellos dos sentimientos fueran todo lo que pudiera sentir y percibir. Sus pasos presurosos y sus sentidos ciegos no ayudaron a frenar el golpe que recibió al chocar contra un cuerpo, una presencia que no logro notar en ningún momento, reacciono a tiempo para evitar caer al piso más la persona que tropezó con él no tuvo la misma suerte ya que escucho el golpe seco de su cuerpo al caer al piso, en otro momento se hubiera fijado con quien había chocado e incluso le ayudaría a ponerse en pie pero en ese momento su mente no procesaba nada que no fuera el debate entre actuar como humano y guardar en su interior la rabia producida por lo sucedido hace tanto tiempo o perdonar como el ángel que era.

-Mínimo un lo siento ¿no crees? –la voz de la chica con la que tropezó le hizo reaccionar, mientras la veía ponerse de pie, JaeJoong podría jurar que nunca antes había visto a la contraria pero esta le parecía tan conocida de algún lugar – ya que la caballerosidad no es parte de tus cualidades por lo menos un poco de educación ¿no?

-Yo lo siento, de verdad no me fije por donde caminaba – sus piernas se doblaron mientras sus manos se dedicaron a recoger las cosas regadas en el piso pertenecientes a la chica, una vez las reunió todas le irguió para entregárselas, la diestra de esta tomo lo que le ofrecía para luego agradecer, lo que Jae nunca espero fue la sensación de familiaridad que surgió en él cuando su mirada se cruza con los ojos ambarinos de la chica, sentía conocerla de antes, de algún lugar aquella mirada y la tranquilidad que ellos reflejaban se le hacían familiares – disculpa mi pregunta pero ¿ya nos conocíamos?

-No lo creo, si tienes la costumbre de conocer a las personas de esta forma, tengo la plena seguridad de que no te olvidaría – de no ser por la sonrisa que acompaño aquellas palabras, Jae estaba seguro que más que una respuesta aquello era una forma bastante cortante de responder a alguien, pero aun así no se sintió en ningún momento agredido por ellas, al contrario le causaron diversión, él era más de conocer a alguien por un buen trato que por un tropiezo –pero la verdad es que no, llegué a la ciudad hace poco así que no conozco a nadie.

-En ese casi bienvenida, y lamento mucho lo de antes, estaba centrado en un debate interno y no me fije a donde o contra quien me llevaban mis pasos.

-Descuida no pasa nada, pero si me permites un consejo, déjame decirte que no valen la pena los debates internos, no te llevan a nada que no sean más dudas y cuestionamientos del porqué de las cosas.

-Es un buen consejo, lo tendré en cuenta….

La presencia de aquel ser era muy marcada, y él le temía, nunca antes le había visto -y tampoco era como si deseara hacerlo- pero aun así le temía como a nada; la mirada ambarina de la chica recién conocida perdió su tranquilidad y diversión adoptando una expresión de duda mientras le veía – ¿estás bien? Palideciste de pronto – sus pasos se acercaban con lentitud hacia aquel lugar, la vista del chico se paseó por todo el lugar, los pasillos estaban vacíos, no percibía el aura negra que desprendan los cuatros guardianes, pero aun así estaba seguro de que aquel ser se acercaba a ellos, deseaba correr, gritar, desaparecer y alejarse de aquel lugar pero no podía hacerlo, no podía porque estaba totalmente paralizado por el temor que sentía; se tenía la creencia de que losÁngeles y Demonios no temían a nada y no había nada más alejado de la realidad que esa afirmación, todos sin duda alguna le temían a aquel ser.

-Debemos irnos – la voz y el tacto de YunHo sobre su piel le regresaron un poco de paz, apenas si alcanzo a ver a TaeYeon oculta detrás de ChangMin pero no pudo evitar cuestionarse si él estaba tan asustado como ella se veía – ¡JaeJoong camina! – YunHo se vio en la obligación de ejercer un poco más de fuerza sobre su agarre ya que el chico estaba anclado al piso y no se movía, ante aquel segundo llamado reacciono y alcanzo a dar un mirada rápida a la chica y fue cuando lo vio, su aura negra estaba comenzando a llenar el lugar; mientras sus pasos seguían con torpeza los de sus cuatro amigos su mirada se mantenía fija hacia atrás viendo a la chica quien los miraba con duda.

Las puerta principal de edificio se abrió con un golpe seco mientras ellos cuatro salían de aquel lugar, solo en ese momento Jae fue nuevamente consiente de sus acciones y reacciones, el tacto de YunHo estaba causando estragos dentro de él y eso era algo que él no quería, no quería sentirse una vez débil ante el rubio. El movimiento que realizo para liberar su brazo fue brusco, YunHo se giró viéndole fijamente – puedo caminar solo, no quiero que vuelvas a tocarme.

-Hace un momento parecías muy concentrado en tu amiga, tanto que no reaccionaste para salir de allí aun sabiendo el peligro que él representa para ti.

-No necesito de tus escenas de celos en estos momentos de nuestra existencia.

-Mis palabras sobrepasan un momento de celos JaeJoong, porque están brotando del hecho de saber algo que tú ignoras.

-Referente a ti es más lo que ignoro que lo que sé – Jae no tenía ánimos para discutir, aun sentía el temor recorrer cada fibra de su ser, su mirada se fijó una vez más en TaeYeon, ChangMin seguía abrazado a ella y en su rostro el miedo había perdido un poco de presencia, no era tonto y sabía que su rostro debía de estar igual- No discutiré contigo YunHo , como te dije antes, tampoco me interesa entablar una conversación contigo o escuchar alguna explicación de tu parte.

-Nunca me he caracterizado por tomar parte en las cosas de los demás, pero si tú no quieres escuchar ninguna explicación por su parte yo sí, me gustaría saber ¿por qué hay dos Demonios acompañando a un Ángel? – la mirada de YunHo se mostró inquebrantable a la interrogación del contrario, sabía que de un momento al otro cualquiera de los que ahora le acompañaban notaria la presencia o el rastro dejado por aquellos que se habían vuelto su compañía mientras estuvo lejos – no lo mal interpretes YunHo, me da igual con quien estés, solo siento curiosidad, es parte de mis propios instintos.

3 comentarios:

  1. yo también quiero saber que hacen esos con Yunho y también que fue lo que hizo alejarse de Jae si lo quiere todavía
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Por favor él capitula 4 para cuando??

    ResponderEliminar
  3. Por favor él capitula 4 para cuando??

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD