Noches de Obscuridad

1 comentarios

Título: Noches de Obscuridad
Autor: °LORE°
Pareja: SuHo
Musical: Dracula
Extension: Oneshot
Género: Slash, Lemon

Al parecer todos habían olvidado la tragedia, los años habían pasado y el libreto volvía a ser montado en escena.

‘Drácula, el musical’, se leía en la cara frontal del teatro. La fiebre de vampiros había llegado una vez más a nuestro siglo y no era de esperarse que aquellos en ser llamados para las audiciones fueran las estrellas más flamantes del momento. Los preparativos estaban listos y las fechas ya estaban acordadas. Una de los musicales más esperados del momento estaba por llegar. La demanda subió y el presupuesto aumentó por lo que la dirección decidió mejorar la producción del espectáculo.

-Aceptado- fue la palabra que dejo a Junsu con el papel principal del musical. En ese momento ya estaba llamando a su estilista para que fuera preparando el tinte color rojo.

- Felicidades- se escuchó la voz de Yoochun del otro lado del teléfono.

Al llegar a casa Jaejoong lo esperaba con una cena perfectamente adornada.

-me halagas- dijo en un tono de burla.

-es para nuestro pequeño vampirito- Yoochun anuncio su llegada.

- ¿PEQUEÑO?, vamos chicos, este papel es algo serio , se supone que soy toda una representación de sensualidad y peligro en el mismo ser, deberían tratarme como tal.-

-si, si, si, siéntese señor sensual, vamos a cenar antes de que se enfríe- terminó Jaejoong, empujándolos a la mesa.

Pero en realidad el papel en verdad era un gran lió para Junsu, si iba a ser Dracula, tenía que actuar como tal, ser un vampiro de verdad, seductor, (Que según él ya era lo suficientemente sensual), peligroso, frió, calculador. Y pasaría cada día de las siguientes dos semanas entre los ensayos y viendo películas de vampiros, desde ‘Nosferatu’ hasta ‘Crepúsculo’.

Al final el entrenamiento daba frutos, su mirada se veía fría y calculadora en el escenario, acechaba a su presa mientras su voz se encargaba de dar perfectamente en el tono correspondiente.

-me impresionas- se escucho una voz entrando en la sala de ensayos.

-Yunho, ¿Qué estas haciendo aquí?- dijo Junsu agitado y aproximándose a él para sacarlo inmediatamente de la sala.

-Vine a verte, que tristeza que tenga que enterarme de tu participación en este musical por medio del periódico, esperaba que me dijeras algo así de importante en seguida- le reprocho con un rastro de dolor en la voz.

-que dices, no es eso, solo… estuve muy ocupado, perdona.- se disculpó mirándolo fijamente a los ojos. – pero que estas haciendo aquí, ¿sabes el revuelo que causarías si alguien nos ve juntos?-

-lo se , lo se, es solo que no podía dejas pasar esto. Te invito una cena para seguir reclamándote y después festejar. En mi casa a las ocho- y sin dejar que Junsu respondiera, salió de la sala de ensayos.

Así es, Junsu y Yunho habían estado saliendo por al menos tres meses, no es que fuera algo inadvertido, pero simplemente se dio, un romance apasionado , dulce pero sobretodo, secreto. Y era ese último elemento el que mantenía la emoción en todo el asunto .

Con las palabras en la boca, Junsu regreso a su lugar y dedico a la actriz una mirada de disculpa, la cual le respondió con una pequeña risita y una mirada comprensiva.

---

A las ocho de la noche Junsu llegaba en un sedan negro a la parte trasera de un lujoso complejo de edificios en la zona sur de la ciudad, no era de esperarse que le hubiera pedido prestado el automóvil a uno de los bailarines de la compañía.

Elegante y con mirada encantadora, Yunho recibía a su invitado en el octavo piso. La cena parecía no encontrarse en el lugar, pues la mesa estaba vacía y la cocina intacta.

-No me digas que me vas a salir con la cursilería de ‘Hoy tu eres la cena’- dijo a modo de saludo.

- Pues si ese es tu plan de esta noche con gusto lo acepto- Yunho se acerco a su rostro besando sus labios con avidez y calentura.

- sabes… no me niego, pero en verdad estoy muriendo de hambre, a todo esto ¿Dónde está Changmin?- Junsu se acomodó en el sillón desatando su corbata.

-Oh va a salir con unos amigos- y mientas Yunho terminaba la frase, Changmin iba saliendo de la regadera, semi vestido y secando su cabello con prisa.

-Oh, hola Junsu, felicidades por el papel, todo el mundo habla de eso.- Gritaba desde su habitación mientras terminaba de vestirse.

- es obvio- grito Yunho desde la cocina- el estreno está a la vuelta de la esquina y Junsu es el principal, ¿que más pueden pedir?-

- Gracias, espero verlos en el estreno… más les vale ir- Amenazó mientras veía al menor ponerse sus zapatos, alistándose para salir.

-¡Claro! Serás el vampiro más tierno que haya existido en la historia de los musicales- y sin más salió del lugar.

Junsu estaba harto, ¿tierno?, ¿en verdad?, había pasado horas practicando esas miradas, esos tonos de voz, las palabras exactas y el momento adecuado, y la verdad es que eso le encantaba, así era él, y Yunho era el único que lo sabía. Pero esta noche se lo iba a dejar muy claro.

Yunho regresaba de la cocina con dos copas de vino, el liquido carmesí se mecía mientas Yunho se acomodaba junto a su amante.

-Me gusta el rojo, te queda bien- lo halagó mientras besaba su cuello.

Junsu se limitó a sorber el contenido de la copa, terminándose el contenido de una sola vez, abandonando la pieza en el suelo y montándose sobre Yunho.

-¿Qué piensas hacer con migo hoy?, ¿aparte de matarme de hambre?-

- tranquilo, la comida ya viene, pedí tu favorito. Changmnin se negó a cocinar y tu y yo en la concina somos un peligro para todo el vecindario… mejor dejarlo así- respondió, abriendo un poco más la camisa de Junsu y enredando sus dedos en su, ahora, roja cabellera. – pero sí, tengo pensadas algunas cosas que quizá te gusten…- su voz fue silenciada por la intervención de los labios de Junsu. El color rojo daba a su piel una palidez excepcional y las manos de Yunho, las cuales ya se colaban por debajo de la camisa le dejaban saber que estos últimos meses se había estado ejercitando. Pronto pudo comprobarlo con sus propios ojos.

Tras la exitosa inauguración del musical, todos estaban encantados, sobre todo Yunho quien aplaudía orgulloso y feliz por haber escuchado en más de una ocasión que Changmin admitía que la presencia y la mirada de Junsu eran intimidantes y que sin duda hasta él se lo cojería. Cosa que Yunho jamás le permitiría.

Pero Junsu no se dejo ver tras varias exitosas presentaciones, al finalizar la obra salía casi corriendo del teatro, sin explicaciones ni tiempo de sobra.

Yunho comenzaba a preocuparse pues todo lo que recibía eran cortos mensajes y llamadas telefónicas de Junsu que en el minuto y medio que duraban, le dejaban saber que al menos se encontraba vivo.

-----

La noche era lluviosa y se escucharon fuertes golpes en la puerta, la lluvia y la curiosa falta de energía eléctrica daban a la escena un tétrico aire. Yunho se aproximó a la puerta con una vela en la mano, la obscuridad era absoluta.

-¡¿Junsu?!- exclamó en un tono de sorpresa, preocupación y alivio.

La respuesta fue nula…

-¿Oye que te pasa estas bien?- lo hizo pasar, acomodándolo en el sillón.

- Sabes…- Soltó de repente. – Ahora está en mí –

-de que estás hablando…- Yunho se aproximó con una taza de te caliente en la mano. Pero Junsu la mando hacia el suelo con un manotazo.

-¿Que es esto?- musitó poniéndose de pie , aproximándose hasta la botella de vino y vertiendo el liquido en una copa alta.

Yunho se percato del estilizado traje que Junsu utilizaba aquella noche, a pesar de estar empapado lucia perfecto en su cuerpo, un traje negro, camisa negra , corbata negra de satín. Su cabello rojo y húmedo, peinado despreocupadamente hacia atrás. Yunho mordió sus labios mientras se imaginaba sus manos recorriendo ese cabello húmedo, besando la palidez resaltante de su cuello. Todo rastro de preocupación se desvaneció cuando Yunho vio como Junsu se terminaba por completo la botella de vino, con una ligera mueca de dolor al dar el ultimo trago.

Yunho se acerco a su cuerpo, pegándolo a la pared y respirando sobre sus labios.

-estas helado- dijo mientras entrelazaba sus dedos detrás del cuello de Junsu.

- Necesito más vino- dijo mirándolo profundamente a los ojos y sonriendo con una mueca seductora, besándolo salvajemente, empujándolo hasta el muro, del otro lado de la habitación.

-Yunho… tengo… mucha sed- musito mientras mordía ligeramente el lóbulo izquierdo de Yunho.

Los labios de ambos volvían a encontrarse mientras ambos luchaban furiosamente por llegar a la habitación, chocando con los muebles y azotando puertas y ventanas. Pero la obscuridad parecía no molestar a Junsu quien se concentraba en deshacerse de la ropa de Yunho y de la propia.

A pesar de estar a obscuras, Yunho podía ver las facciones y el torso de Junsu debido al brillo de la luna que afortunadamente se desbordaba hasta su habitación. Incluso desnudo, Junsu mantenía ese perfil elegante y altanero que había tenido desde que llego.

-bueno… ¿y tu que te traes?- le pregunto mientras comenzaba a masturbar se propio miembro y el de Junsu.

Pero no hubo palabra, Yunho lo miró a los ojos, entendiendo de que iba todo esto, los ojos café avellana tenían un color opaco y una profundidad inmesurable. Lujuria, esa era la respuesta que Yunho veía en sus ojos y esto lo prendía de sobremanera.

Pronto ambos miembros se encontraban erguidos, y Yunho se movió para poder ponerse sobre Junsu.

-¿Qué estas haciendo?- le dijo repentinamente con una voz seductora.

- lo de siempre amor…- respondió Yunho mientras abría las piernas del otro.

- No- dijo secamente.

Y en un movimiento rápido, Junsu se encontraba sobre Yunho, acercando su miembro a su entrada.

-un momento, un momento- dijo Yunho alejando el rostro de Junsu de su cuello.

- entiendo lo que estás haciendo, y me encanta este papel tuyo, ‘’Drácula’’, pero…- Yunho no pudo continuar, la penetración había sido brutal, ruda y sin embargo, muy excitante.

Las embestidas eran rápidas, profundas y los gemidos de Junsu y Yunho iban desentonados, eran instintivos y venían de su propia perdida de cordura. El climax estaba cerca, Yunho se vino, manchando el pecho de Junsu, por su parte este escondía sus labios en el cuello del mayor, respirando agitadamente. Y al venir el orgasmo sus dientes abrieron una herida en el cuello.

La sangre corriendo en su lengua y sus labios no hicieron más que acelerar las últimas estocadas. Después se detuvo, y Junsu permaneció lamiendo ligeramente la cortada. Cansado Yunho permanecía jadeando bajo el cuerpo del otro y mientras las olas del orgasmo se retiraban de su cuerpo fue sintiendo la punzada de dolor en el cuello.

Se incorporó lentamente, sintiendo el cuerpo de Junsu alzarse al mismo tiempo que él y viendo como un hilo de liquido carmín bajaba por su torso.

-¿Junsu?- fue lo único que atino a decir viendo como de los labios semi abiertos del hombre que se encontraba frente a él surgían dos colmillos manchados de sangre, estudió poco a poco el rostro de Junsu, mirada seductora y profunda, con las pupilas de un color casi negro, una ligera sonrisa y esos colmillos. La lengua de Junsu se asomo, recorriendo lenta y fatídicamente su labio superior.

Y como por arte de magia la electricidad volvió, y el color avellana de sus ojos volvió a la normalidad, pero los colmillos permanecían ahí, ahora libres de sangre. La única luz que los iluminaba era la lámpara de la mesa junto a la cama.

-¿Qué….?- musito Junsu con una expresión perdida.

Sus facciones se veían desconsoladas, como si acabara de salir de un trance. Se alejó un poco de Yunho quien aun lo veía, perdido en esos colmillos, que poco a poco iban retrocediendo.

-No…- Dijo Junsu aterrado de ver la sangre en el cuello de Yunho. –No..- susurró.

Se puso de pie lentamente alejándose de Yunho.

-¿Qué sucedió?- pregunto Yunho siguiéndolo.

-¿Te he contado por que esta obra no había sido montada desde hace años?, ¿Por qué había sido olvidada?- dijo Junsu con miedo en la voz. Yunho no contesto.

- personas fueron atacadas… y… ahora es mi turno… cada vez que la luz se apaga… algo toma mi cuerpo y , bueno…  has visto lo que sucede- Junsu terminó, viendo a Yunho a los ojos, este estaba sentado en la orilla de la cama viéndolo.

- Junsu… no me importa- dijo poniéndose de pie y abrazandolo. – me encanta, tu me encantas- y dicho esto apagó la única luz de toda la habitación. La sonrisa seductora apareció de nuevo y este se abalanzó sobre Yunho, besando sus labios.

-Solo trata de no matarme- musitó Yunho. Recibiendo una pequeña risa como respuesta.

-Tratare.-

FIN

1 comentarios:

  1. Jaja yo tmb kiero un junsu así en la oscuridad m gusto mucho nunk había leido un hosu .

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD