KINGDOM TVXQ!

CLOSE 2U
Arualthings

Novio secreto - Cap.11

Reencuentro

Una mañana Changmin se despertó, ese día no tenía ninguna actividad programada y decidió quedarse solo en casa, pese a los insistentes mensajes de Kyuhyun pidiendo verlo, hablar con él y ofrecerle una disculpa por lo sucedido semanas atrás, pero Changmin no tenía ni ganas ni ánimos de ver a su amigo, suficiente tenía con intentar evadirlo cuando se paseaba por los pasillos de la empresa

Suspiró largo y tendido cuando miró la hora, aún eran las diez de la mañana y él ya quería que fuera de tarde, que acabara ese día, estaba cansado y en su mente solo estaba una cosa, las ganas de desaparecer, su vida sin Jaejoong ¿Qué sentido tenía?

Se tiró en su casa y miró hacia el techo, la imagen de su ex novio se apareció ante él y sonrió con tristeza, temiendo que sus recuerdos poco a poco se esfumaran, pero no quería, deseaba tenerlo siempre presente, recordar todos los hermosos momentos juntos. Sintió un escalofrío recorrerle por el cuerpo y se giró sobre su eje, quedando de costado se abrazó a sí mismo

Antes que la depresión acudiera a él, su teléfono celular comenzó a sonar, se giró otra vez hacia el lado contrario y lo agarró, en la pantalla estaba el nombre de Junsu, desde aquel día cuando Jaejoong lo despreció, su ex compañero llamó en dos ocasiones, pero Changmin jamás contestó, estaba agradecido con él por los favores, pero no quería hablar de Jaejoong, no quería sentir el dolor de saber que jamás lo tendría de nuevo entre sus brazos

No obstante su falta de ganas por oír a Junsu, decidió contestar por fin, para alivio del otro

—Changmin, temí que de nuevo me ignoraras —dijo con voz alegre— Sé que ya no somos amigos pero he estado preocupado por ti

—Gracias —habló con voz seca, aunque en el fondo estaba conmovido— No he tenido muchos ánimos estos días

— ¿Puedo hacer algo por ti?

—Ya has hecho mucho, lo que necesito dudo que puedas dármelo —respondió con pesimismo, cerrando por instante los ojos— ¿Has hablado con él?

—No, solo Yoochun, conmigo no ha querido hablar —confesó cabizbajo

—Es mi culpa, está enojado contigo por mi causa —comentó preocupado, pero Junsu negó con la cabeza aunque el otro no lo veía

—No me arrepiento, hice lo correcto —sonrió amplio— Además Jaejoong me adora, no durará enojado mucho tiempo, creo

—Eres muy optimista —también sonrió, aunque ligeramente

—Changmin ¿vas a estar bien? Si quieres simplemente hablar o cualquier cosa, llámame —dijo con algo de vergüenza

—Lo tendré en mente, gracias —contestó tranquilo, aunque aún se sentía muy triste, al menos su humor mejoró un poco

—Adiós, cuídate

—También tú

Ambos colgaron sus teléfonos, Changmin volvió a dejar el celular junto a la cama y se acurrucó de nuevo, quería dormir, por horas, días, meses, el tiempo suficiente para curar ese dolor

Con el ánimo decaído sintió sueño como si no hubiese dormido bien, así que cerró los ojos pretendiendo dormir, sin embargo el timbre de su departamento sonó, primero pensó que tal vez sería Kyuhyun, ya que ambos son vecinos, pero descartó la idea porque su amigo no sabía que estaba ahí ese día, así que se levantó de la cama

Miró hacia afuera por el pequeño cristal pero no vio a nadie, así que abrió la puerta, encontrándose con un sobre blanco a sus pies, miró hacia ambos lados afuera, pero no había un solo alma en pena, juntó el maldito sobre y volvió a su habitación

Extrajo una carta y la desdobló, leyendo un mensaje ambiguo, no era como aquellos que llegaron a la empresa, este estaba escrito con pedazos de periódico y le indicaban una dirección, también un horario, además de eso la leyenda "Ven solo". Changmin frunció las cejas e hizo una bola de papel

— ¿Qué diablos quieren? Les he dado el dinero que pidieron —espetó enojado como si los tuviera enfrente. Luego que el CEO de su compañía le dejara en claro que si iba a dejarse chantajear ellos no darían ni un centavo, Changmin sacó de su cuenta bancaria el dinero solicitado, lo metió en un sobre y lo dejó donde le pidieron para ellos recogerlo en otra ocasión

Molesto se tapó la cara con ambas manos, aunque ese nuevo recado no decía nada de pedir dinero, suponía que eso querían, pero por otro lado parecía como si ese último mensaje fuera de parte de otra persona, ahora estaba confundido y no sabía si ir o no.



Mientras se colocaba las botas, su compañero, uno de los coordinadores del próximo evento se acercó a él, extendiéndole un sobre A4 cerrado, Yunho alzó la mirada y le sonrió, sosteniendo el sobre miró el sello, comenzando a quitarlo con cuidado para no romperlo

— ¿Qué es esto? —preguntó antes de ver el contenido

—El próximo evento donde serás el presentador, esa es la lista de invitados y actividades, viene el itinerario, quien será tu acompañante, todo, échale un vistazo —explicó el otro chico, mucho más joven que él

—Entiendo —habló tranquilo, extrayendo por fin todo el contenido, comenzó a hojearlo mientras su compañero lo observaba

— ¿Qué sucede? —cuestionó al ver la expresión de asombro de Yunho

— ¿Es la lista oficial?

—Sí ¿Por qué? —inquirió intrigado, Yunho alzó el rostro y negó con una sonrisa— Bueno, te dejo solo, si tienes dudas me consultas

—Gracias —sonrió más amplio y luego el muchacho se retiró— Kim Jaejoong —musitó torciendo un poco el gesto— Esto va a ser incómodo —suspiró agobiado

Por suerte Yunho era la clase de persona que sabía manejar casi todo tipo de situaciones, además no le vendría nada mal un encuentro amistoso, después de todo tenía algo que decirle, de alguna u otra forma se sentía con aquel deber.



Aunque lo dudó bastante, al día siguiente asistió a la "cita" él solo, tal como se lo solicitaron. Era un edificio abandonado en las inmediaciones de Seúl, Changmin aferró con fuerza el celular mientras esperó de pie cerca de un enorme ventanal con cristales rotos

—Hola —escuchó una voz masculina y se giró enseguida, ni siquiera oyó cuando se acercó, miró fijo a esa persona, no lo conocía en absoluto

El recién llegado vestía de forma tan casual y a la vez usando lentes oscuros y una larga chamarra color negro, se acercó hasta él caminando con las manos dentro de los bolsillos del pantalón

—Luces más alto que en la televisión —comentó el sujeto, mirando hacia arriba, no es que fuera muy enano, pero Changmin era visiblemente de mayor estatura

— ¿Quién eres y qué demonios quieres de mí? —cuestionó enojado, mirándolo con desprecio, pero el otro sonrió cínicamente

—Tranquilo, hablaremos como personas civilizadas. Quiero que me veas como tu aliado —habló con descaro, sin importarle sonreír o no con aquella falsedad

— ¿Aliado dices? ¿En qué? —fingió que el otro no sabía lo de los chantajes, él solo no iba a ponerse en evidencia, pero la respuesta en el gesto del contrario le indicó que sí lo sabía

—Yo sé lo que está pasando —confesó a medias, Changmin avanzó los pasos que les separaban y lo agarró con fuerza del cuello de la camisa, solía ser pacífico, pero en esos momentos se sentía desesperado

— ¿Qué quieres? No me hagas perder mi tiempo —dijo molesto, soltándole la camisa y alejándose un paso, no quería perder la cabeza y romperle la cara

—Puedo ayudarte a deshacerte de la prensa maliciosa —sonrió tranquilo— Solo necesito algo a cambio

— ¿Dinero? —el otro negó

—Renuncia, solo eso —respondió como si hubiera dicho nada importante

— ¿A qué te refieres con renunciar?

—Tu trabajo, tu empresa, a eso me refiero, retírate del mundo del espectáculo —explicó con tan descaro que Changmin sintió más que nunca deseos de golpearlo

— ¿Qué gano con renunciar? Lo que quiero es que dejen en paz a la persona que amo, y sobre todo ¿Qué ganas tú con mi renuncia? —indagó buscando calmarse y tampoco hablar de más

—Shim Changmin, hay intereses de por medio que no tienes ni idea, tal vez no me beneficie a mí directamente, pero hay tanto en juego que sin duda habrá beneficios para mí —informó con paciencia, acomodándose la ropa— Y claro, esa persona que amas tendrá el mayor beneficio de todos

— ¿Para quién trabajas? —preguntó de pronto, era más que obvio que ese hombre no trabajaba solo y sobre todo que había un plan mucho más perverso detrás de todo

Pero lo que Changmin no terminaba de entender, ¿Cómo podía beneficiarse Jaejoong de su renuncia? Si tal vez se refería solo al hecho de que dejarían de acosarlo no se la creía, aunque él renunciara a TVXQ o a su carrera como estrella para siempre, eso no garantizaba que tal vez los medios continuaran pendientes de su vida, sin duda lo del beneficio se refería a algo más

—Eso es algo que no tienes que saber, solo dame tu respuesta. Tienes hasta antes de tu alistamiento al servicio, es en noviembre ¿o me equivoco? —preguntó con la misma sonrisa fría de siempre, a Changmin no le sorprendió que lo supiera pues en varios medios se supo

— ¿Cómo te contactaré? —inquirió como si estuviera interesado en la propuesta

—Llama a este número —sacó de su pantalón un papel doblado con un teléfono y un pseudónimo— Estoy seguro que tomarás la decisión correcta

Sonrió una última vez y después dio la espalda, alejándose de ahí, Changmin miró fijamente el papel y suspiró, estaba impreso, ese hombre se aseguró de no usar su letra, por lo que la posibilidad de que su supuesto aliado y el chantajista fueran la misma persona, resultó más grande de lo esperado

— ¿Será que es él? —preguntó hacia su interior, luego recordó la charla entre Yoochun y Junsu semanas atrás, cuando los escuchó estando escondido

"Me da muy mala espina, sobre todo el nuevo asesor que contrató la compañía… Me da la impresión que tal vez tiene algo que ver con los chantajes"

Las palabras de Yoochun fueron realmente claras al respecto, algo extraño estaba sucediendo y quizás estaban más cerca de descubrir la verdad de lo que creían. Sonrió satisfecho, si Jaejoong no quería volverlo a ver en su vida respetaría su decisión, pero no estaba dispuesto a permitir que continuaran haciéndole la vida imposible a quien tanto amaba

—Si ese hombre y el asesor del que habló Yoochun son la misma persona, debe ser demasiado tonto si cree que no estamos en contacto —meditó seriamente, analizando cada cosa dentro de su cabeza

Por suerte Changmin era astuto y tenía muy buena memoria, así que recordaba todo con lujo de detalle, incluyendo el rostro de aquel hombre a pesar de los lentes oscuros. Desbloqueó la pantalla de su teléfono celular y marcó un número, era momento de echar manos a la obra.



Semanas después…

El evento terminó de buena manera, resultando menos incómodo de lo que pensó en los días previos a la realización del mismo, pero no tuvo oportunidad de hablar con él debido al acoso de fans y la cercanía de ambas familias, así que esa noche arregló un encuentro al que Jaejoong no se pudo negar, por lo que Yunho llegó a la unidad del otro sin temor al rechazo

Por solicitud de él mismo, sus compañeros les dieron acceso para poder quedarse solos y charlar con toda tranquilidad sin ser molestados. Cuando Yunho llegó, Jaejoong alzó la vista, esperaba sentado sobre su cama, pero con los pies sobre esta

—Hola —saludó tranquilamente, moviendo los pies para sacarlos de la cama

— ¿Cansado?

—No realmente —hizo una mueca de indiferencia— Puedes sentarte —señaló la cama junto a la suya, Yunho obedeció, sentándose, se miraron en silencio

Por la tarde hablaron mucho, pero nada en realidad de lo que Yunho quería decirle en esos momentos, ambos parecían incómodos, mucho más que horas atrás con todas esas cámaras y las fans especulando cosas que realmente no estaban sucediendo

— ¿Y bien? ¿Qué se te ofrece? —preguntó con notoria tristeza, desde su rompimiento definitivo con Changmin no tenía mucho ánimo de nada, podía fingir estando en público, pero en esos momentos no podía ni quería hacerlo

—No tenía idea de lo que significabas para él —rompió el hielo, agachando la cabeza

— ¿Por qué me dices eso?

—Porque nunca pensé que volvería a verlo así, pensé incluso que solo era un capricho, una obsesión, pero él realmente dejó de sonreír otra vez y eso me partió, no lo soporto – confesó avergonzado, temblando ligeramente y sin atreverse a mirarlo a los ojos

—Yunho tú… ¿Estás enamorado de Changmin? —preguntó preocupado, tragando saliva duramente, pero Yunho levantó rápido la cabeza y lo miró a los ojos, negando con honestidad

—No es como eso —sonrió apenado— Es simplemente lo importante que se ha vuelto en mi vida, por eso me duele verlo así. Creí que lo superaría, pero ha pasado mucho tiempo

— ¿A qué quieres llegar con todo esto? —cuestionó molesto, incluso aunque no dejó a Changmin solo porque él se lo pidiera, aun así le parecía extraño escucharlo decir esas cosas

—Quiero verlo feliz otra vez, pero solo tú puedes darle esa felicidad —admitió finalmente, sorprendiendo al mayor, pero aun así no había marcha atrás, tomó la decisión de dejarlo para protegerlo, nada cambiaría

—Aunque quise odiarte, yo sabía que estabas haciendo lo correcto —reveló sin problema— Tarde o temprano lo haría, por él, para mantenerlo a salvo, tú solo me diste el empujón, así que no hables como si pudieras solucionarlo, mi decisión no va a cambiar —dijo fríamente, le dolía tener que amparar toda esa teoría a costa de su felicidad, pero no iba a retroceder, aunque estuviera muriéndose por dentro

— ¿Aún lo amas? —cuestionó de repente como si quisiera cambiar el tema

—Más que nunca —respondió con cierto declive en su voz

— ¿Lo extrañas?

— ¿Qué clase de pregunta es esa? —inquirió molestándose un poco— Es como si ya no existiera, es difícil creer que aún existo si no lo tengo a mi lado ¿y tú me preguntas si lo extraño? no tienes idea y nunca la tendrás —espetó poniéndose de pie sin dejar de observarlo

Por instantes la sonrisa de Yunho lo desconcertó

—Él no lo sabe, pero yo sí —la voz de Changmin desde la puerta que dejó Yunho entreabierta lo hizo voltear rápidamente, observando como el menor irrumpía en la habitación

Jaejoong abrió amplio los ojos, completamente anonadado, no daba crédito a lo que estaba pasando, Changmin escuchó todo, nuevamente se dejaba engañar por alguien para que su ex novio lo encarara, aunque esta vez era distinto, Jaejoong no podía volver a mentirle, por muy crueles que fueran sus palabras, ya no le creería nada que no fuera él 'Te amo' que deseaba escuchar desde hace tiempo

Yunho se levantó de la cama y miró hacia Changmin, ambos asintieron, el trabajo estaba hecho y ahora él debía retirarse

—Estaré afuera vigilando, ustedes, tárdense lo que quieran —expresó con un ligero rubor, si todo salía bien era más que obvio como terminaría ese reencuentro. Luego desapareció cerrando la puerta como si nunca hubiera estado ahí

Sin saber qué hacer, Jaejoong le dio la espalda a Changmin y se quedó completamente helado, aturdido, no podía creer que eso estaba pasando y no sabía si era positivo o negativo, lo único que supo es que el abrazo que estaba recibiendo por parte del menor se sintió como si el tiempo se hubiese detenido en aquella noche dentro de la cabaña, cuando hacían el amor sin pensar en futuras separaciones

Los rodeó con sus largos y fuertes brazos, aspirando el olor de su cabello, sintiendo su espalda tibia junto a su pecho, sollozó de emoción, conteniendo las lágrimas, pero Jaejoong no pudo más y comenzó a llorar, cuánto había extrañado esa cercanía

—Nunca más vuelvas a mentirme —suplicó aterrado, había vivido semanas de angustia pensando que realmente Jaejoong lo alejaba de su vida debido al daño irreversible que le ocasionó, pero ahora ya no tendría que haber secretos, no permitiría nuevas separaciones

— ¿Qué haces aquí? ¿No fui claro? —intentó la misma estrategia, pero ya no era tan fuerte su voluntad para deshacerse de ese abrazo, Changmin sonrió

—Ya no hay forma que te crea como aquel día. Te amo Jaejoong, lo escuché también de ti, aún me amas y aún podemos estar juntos —susurró cerca de su oído, el cuerpo entero de Jaejoong sintió una sacudida, ya no podía alejarlo de él, lo necesitaba

—Eres un chiquillo malcriado Changmin ¿no te das cuenta de las consecuencias? —cuestionó enojado y triste, limpiándose las lágrimas

—Las conozco —reconoció enseguida, soltándolo lentamente, pero el mayor no quería que se alejara, creyó que lo haría por completo, pero Changmin lo giró hacia él para verlo de frente

Sus ojos cristalinos se cruzaron en una mirada cálida, íntima, la primera en mucho tiempo, no hubo palabras, solo sus acciones, Changmin le sujetó el rostro por las mejillas y se agachó, dándole un beso, Jaejoong cerró poco a poco los ojos y correspondió, sintiendo que su cuerpo entero se estremecía, no lo pudo evitar más y se lanzó a su cuello, abrazándolo con fuerza

Se besaron apasionadamente, olvidándose del resto del mundo, de todos los tragos amargos, como en el apogeo de su relación, cuando nada más importaba, cuando el futuro incierto no existía, cuando las lágrimas no eran de angustia sino de felicidad. Por las orillas de los ojos de ambos saltaron algunas lágrimas y tras el beso se abrazaron con fuerza

—Dicen que la tercera es la vencida —habló Changmin en voz bajita, acariciándole la parte de atrás de la cabeza a Jaejoong, el mayor solo suspiró, aferrado a su espalda, buscando el contacto del pecho ajeno con su mejilla derecha— No cometeremos los mismos errores, defenderemos lo nuestro a costa de todo y de todos

Sin responder, Jaejoong solo sonrió y asintió. En esos momentos no pensó en los anónimos, el chantaje, nada, solo en Changmin y ese reencuentro inesperado pero maravilloso, lo que viniera el día de mañana sería solo una prueba adicional, a la que sin duda su amor sobreviviría una vez más.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD