Why / Empty? - Capitulo 10 (Vol.II)

3 comentarios
"Las noches son largas"


Jaejoong respiró con dificultad y se sintió reconfortado cuando el moreno limpio su mejilla (manchada por la saliva de aquel individuo) con la manga de su sudadera.

Parecía una especie de espejismo verle de nuevo, una vez más. Incluso no entendía el por qué ahora Yunho estaba allí escudándole, pero en ese momento insólitamente agradeció que estuviese junto a él como lo había estado hace mucho tiempo….

Le había salvado de unas humillantes y reveladoras declaraciones que sin darse cuenta estaba realizando en aquel ‘bar-carpa’ mientras tomaba unos amargos tragos. Y ahora aquellos dos ‘aprovechados’ hombres anteriores habían salido despavoridos a un ritmo rápido (semejante al de las cucarachas cuando se sienten amenazadas).

— No puedo creer que siempre te sucedan cosas insólitas. ¿Por qué no atraes solamente a las mujeres, como la mayoría de los hombres? — le preguntó Yunho.

Jaejoong le dirigió una mirada clavada, sin contestar.
Entonces Yunho se dio cuenta del color desigual de sus ojos.

Jaejoong había perdido una de sus coloridas lentes de contacto, y ahora uno de sus grandes ojos tenia un color oscuro natural e intenso en donde Yunho se vio reflejado.

Apartó su mirada rápidamente (aún se sentía avergonzado con Jaejoong por todo lo vivido con él): — La gente indeseable aparece ante ti con demasiada facilidad, Jaejoong. Da igual en que posición o rango te encuentres. Y aunque junto a ti he presenciado cosas peores…, esto tampoco fue algo agradable… — tosió nervioso.

Jaejoong dejó escapar un fuerte hipo, como un borracho de cuento:

— ¿Y tú siempre los ahuyentas?… — sonrió al recordar aquel golpe intimidante — Siempre que apareces tú… yo estoy más inundado de problemas. — afirmó desconfiado.

— No lo creo. Tú tienes un don especial para meterte en ellos, Jaejoong —

— Podría haberles alejado y habérmelos quitado de encima yo solo — comentó con autosuficiencia, pero ambos sabían que no era cierto (al menos no en el estado descuidado de ahora…) — Pero ¿Qué haces aquí? —

Yunho sonrió cuando observó que el ‘pojang-macha’ se encontraba cerca del parque en el que había estado haciendo ejercicio, por lo que le devolvió la pregunta:

— ¿Qué haces tú aquí? —

Pero Jaejoong no respondió, se limitó a balancearse perdiendo ligeramente el equilibrio.

— Vamos… — Yunho rodeó sus firmes hombros con el brazo y le ayudó a caminar mientras continuaba hablando de forma atropellada: — ¿Te hicieron algo? ¿Qué les has dicho a esos tipos?... Temes que los demás contemos algo sobre ti, pero es sólo a tu boca a la que deberías temer... —dijo sin evitar la preocupación — Esos hombres te estaban filmando, Jaejoong. Seguro que contaste más de lo que debías… —

Jaejoong bajó la mirada, y sólo logró ver su espesa cabellera como respuesta.

Yunho suspiró: — ¿Por qué ahora el destino me pone enfrente tuya, ah? —
Sujetándole de ese modo descubrió que el simple hecho de caminar se complicaba un poco para Jaejoong, doblándose sus piernas flamenco y encogiendo sus rodillas a cada paso.

— Siempre apareces, Yunho…— dijo abochornado — Deberías haber seguido con tu cita… y casarte como hizo Park — sin duda el alcohol había regado todo su cerebro.

<<. ¿Así que es así como has llegado hasta aquí? .>> pensó Yunho sorprendido.
No todo había sido una casualidad o cosa del destino, y menos ese encuentro...

—…eso era lo que deberías de haber hecho — continuó recriminándole.

Yunho deslizó la capucha de la cazadora oscura de Jaejoong sobre la cabeza de éste para cubrirle, y subió la cremallera que disponía hasta lograr tapar su mandíbula y labios (y silenciarle). Dejando su rostro casi cubierto, y de ese modo pasar inadvertido...


~~~~~~~


Ambos habían logrado llegar a uno de los puentes, ahora transitados por los vehículos noctámbulos que cruzaban el negro río Han(gang), agradeciendo que no se tratara del poco desapercibido puente Banpo, de música y colores, con el que sin duda hubiesen destacado.

Debían pasarlo, pero el estado del mayor no era el adecuado....

Yunho decidió ponerse de cuclillas y así ayudar a que Jaejoong subiese a su espalda (a modo de llevarle de forma segura a ‘la otra parte de la orilla’ donde se encontraba su vehículo).

— ¿Llevarme? — Jaejoong parecía negarse al comienzo, se quitó la capucha que le cubría y se negó moviendo la cabeza. Pero finalmente cedió cansado de caminar, poniendo sus delgadas piernas a cada lado de Yunho, subiéndose sobre su espalda.

Al alzarle, Yunho se convirtió en una ‘bestia de carga’, pero debía reconocer que tenía su encanto el sonido de los automóviles pasando junto a él por aquel puente...

— Contigo es un constante tira y afloja. — jadeó llevando sobre su espalda a la delgada estrella— Aún por los ‘fallos’ que cometí contigo la ultima vez… soy incapaz de mirarte fijamente a la cara …, y lo mejor, quizás no solo para mí, era alejarme de todo esto... — le explicó, sintiendo el calor del aliento alcoholizado de Jaejoong sobre su nuca— Pero siempre estás tú, surgiendo. Eres la única persona que me hace sentir minúsculo, lleno de rencor, y a la vez… — Yunho intentó contener la palabra ‘deseo’ —…me fuerzas a hacer cosas impensables. — intentó justificarse, sin saber si Jaejoong le escuchaba con atención o no — No sé que esto, pero sin duda… es de lo más agobiante. No debiera comportarme así, ni siquiera debí seguir pensando en ti todo este tiempo…, después de tanto tiempo... —

— Yo sólo quería pedirte per-d-dón— la voz de Jaejoong parecía tartamudear, pero era entendible y clara — …y por eso estoy aquí — explicó — Tus sueños también son i-im-importantes. Así que no desaparezcas…Yunho — se sujetó con las manos fuertemente sobre sus anchos y extensos hombros e hizo un increíble esfuerzo por no vomitar sobre ellos.

— Desaparecer… ¡Eso es lo que deseabas que hiciese desde el primer momento en el que nos reencontremos! — exclamó Yunho, sintiendo las consecuencias de transportar a alguien (aunque éste fuese delgado).

— Borrar, pasado... — comentó Jaejoong con incoherencia, oscilándose sobre la espalda debido al rápido andar de Yunho — Borrar el pasado..., y sin querer, también te quise borrar a ti — intentó hacerse entender.


~~~~~~~


Yunho se detuvo al llegar al final del infernal puente.

Dejó que Jaejoong sintiera de nuevo los ‘pies en la tierra’, ahí donde otro frondoso y natural parque se abría paso a uno de los lados. Y no muy lejos se encontraba su auto estacionado.

— Coff… Coff… — tosió Yunho ahogado — No puedo más… — dijo curvado y con las manos en las rodillas, recomponiéndose.

Jaejoong empezó a reír descontroladamente dejándose caer en el cercano suelo cubierto de césped, incapaz de detener el ‘movimiento frenético’ de su alrededor.

— Antes eras mucho más fuerte… Recuerdo cuando… —

— ¡Déjalo! — Yunho le miró desde arriba con el ceño arrugado por el enojo. — He estado trabajando muy duro esta noche. — le recordó señalando la ropa deportiva que vestía.

— No deberías esforzarte tanto para impresionar a una mujer. Estás ridículamente desaliñado. — Jaejoong cerró sus ojos. Necesitaba descansar, y la noche en las calles y parques era como un pequeño paraíso.

— Te quería Yunho… más de lo que pensaba en aquel entonces. — se sinceró guiado por su estado de embriaguez, tumbándose sobre la hierva, sin abrir sus ojos — Cuando te vi de nuevo me di cuenta de eso, y te odie más. ¿Po-Por qué sino ésta ‘cosa’ se removía tanto? — llevó la mano al plano pecho, señalando el latiente órgano — Mi mente quería alejarte, yo quería alejarte, soy incorregiblemente frío en algunos aspectos. — sonrió al autocalificarse.

Yunho le escuchó atento, y se sentó a su lado;
La verdad era que también necesitaba descansar.... Y era la primera vez que escuchaba a Jaejoong hablar del pasado con tanta fluidez sin ser esquivo, mordaz o ruin.

— En aquellos momentos era común estar contigo — continuó Jaejoong con los ojos cerrados — Así que fue reconfortante tener a alguien que se preocupase por mí. P-Pensé que nadie era capaz de no juzgarme… o incluso de creer en mis sueños. Pero tú lo hiciste sin dudar. Ahora todos lo hacen... — pauso para continuar: — P-Pero yo soy tan diferente a ti, Yunho. Antes y ahora. Nos hacemos daño constantemente… — abrió finalmente sus grandes ojos y miró a Yunho con recriminación: — No sé si la palabra ‘violar’ es correcta, pues una vez dijeron que a un ‘perro fácil’ nunca se le podía ultrajar... —hizo un gesto humillado al recordar esos antiguos adjetivos — Pero tú hiciste algo así la ultima vez que nos vimos, con tus ridículas coacciones ¡Incluso te golpee! y no me arrepiento de eso... — barbulló con un tono de hombre de cantina — Por lo que hizo las cosas más difíciles para mí… Ahora soy incapaz de olvidar lo que con tanto empeño hice por borrar de mi mente—

— Me haces hacer cosas impensables... — reiteró avergonzado. — Tú indiferencia a todo me hace enfurecer. ¿Y quien no odia la indiferencia? Pero es cierto, soy tan incorregible como tú — la mirada de Yunho se intensificó, parecía reflexionar allá sentado. Recordar aquel patético momento que le llevó a alejarse definitivamente le hacia sentir increíblemente débil.

— “Incorregible”. Si, es verdad. Siempre fui así. Bastante obstinado. — Jaejoong se incorporó sobre sus codos en el césped — ¿No lo sabias ya? — le preguntó, aunque sabía la respuesta.

— Eso es lo que hace hervir mi sangre — murmuró Yunho sentado junto a él.

— Pero te quería…, y ahora… — se detuvo con los ojos más inmóviles y seductores que se podían tener (incluso siendo dispares). Los ojos tiemblan, se mueven, pero los de Jaejoong podían mantenerse ‘congelados’ como si se tratase de un muñeco. — … incluso cuando te veo ahora… — confesó sentado, sin apartar la paralizante mirada de Yunho.

Desvió la mirada y continúo: — P-Pero no quería saber nada ‘del antes’… pues “nunca pensé que podía ser tan promiscuo” — balbuceó y se le escapó un ebrio y pequeño puchero adulto al recordar y mencionar aquella frase que había recibido momentos antes por parte de aquel asalariado...

— Jaejoong-ah, tú eres un arrogante egoísta, entre muchas otras cosas más — el comienzo de aquella frase hizo que Jaejoong cambiase su expresión a una desternillante mirada de reproche — Pero tú nunca serías “infecto” como mencionaron, aunque lo intentases con todas tus fuerzas... Eso resulta imposible. — las palabras de animó salieron de Yunho casi sin esfuerzo, como siempre habían salido de él — Ahora eres lo que querías ser, da igual el cómo lo conseguiste. Ahora me di cuenta de que eso no importa ya... — agitó su cabeza restándole importancia al pasado — Lo importante es llegar a la meta. Así que… supongo que es improbable que ahora seas algo más que la persona que deseabas ser. Olvida eso que no quieres recordar con la misma capacidad con la que te habías olvidado a mí. —

Jaejoong se ‘auto-miró’, y sólo veía a un chico empedernido sobre el césped, no tan diferente al pasado, tan desobediente como en aquel entonces. Y Yunho tampoco se veía tan diferente a la hora de hablar, pues le recordó a los discursos que le recitaba para impulsarle...

— Ahora hablas como el Yunho que conocí… —
Apretó emocionado los brotes de hierba bajo sus manos.

— Siento haberte evocado todas esas cosas debido a mi actitud. — continuó hablando el moreno — He sido tan desconsiderado como lo eres tú … Pero resultaba difícil olvidarte, quizás porque eras el único chico que había llamado mi atención — al escuchar aquello la sonrisa tímida y maliciosa del mayor apareció. Se sintió extrañamente halagado al escuchar aquello de “El único chico”. —Y… en aquel entonces… eso fue algo importante para mí. —

Al reírse, los ojos dispares y multicolores de Jaejoong se cerraron de nuevo:

— Ya veo que no fue el dinero lo único que te hurte… — insinuó — Eres un idiota, Yunho. Ingenuo, rencoroso e insistente como ningún otro hombre — dijo Jaejoong entre sus típicas risotadas — Tenias la oportunidad de estar con una hermosa chica, yo no me lo hubiese replanteado, pero tú… estás aquí sentado en la hierba sucia y quizás orinada… — abrió los ojos gradualmente para ver la divertida expresión de Yunho por esa última frase — … Acá junto con ‘el pasado’ de nuevo. ¿Otra vez ayudándome? Y-yo también te puedo ayudar, por eso estoy aquí…Vuelve a tu… p-puesto…Siempre has bailado realmente bien, y todos se preocupan por Yunho, ¡es molesto que me culpabilicen! — le resultó un gran esfuerzo soltar la propuesta con fluidez, pues el calor de la bebida rodeaba ya toda su faringe.

Yunho quedó largo tiempo pensativo, pues no sabía qué debía contestar.
Jaejoong estaba ‘embriagado’, no podía confiar en su propuesta en ese estado…
Pero por alguna razón él había llegado hasta allí ¿verdad?
Le había buscado después de todo lo que habían pasado....

Todavía sin responder, dirigió su ojos a Jaejoong, quien le miraba expectante con su entreabierta boquita rosada y siempre tan visualmente (y engañosamente) pura.

Al alargarse aquel silencio, Jaejoong preguntó súbitamente:
— ¿Quieres besarme? —

La garganta de Yunho se movió cuando pasó saliva debido a la sorpresa de tal pregunta.

— Uno de esos hombres de antes… quería besarme… — continuó hablando — No hace falta que lo digan, ni siquiera hace falta que lo intenten, sólo con la expresión se sabe… Y yo sé mucho, muchísimo, de esas cosas…— sonrió con su mano en los labios — Pero no le iba a corresponder… No te preocupes, Yunho — llevó la mano a uno de los hombros del moreno, a modo de burlón ‘ánimo’ — Debería estar más borracho para hacerlo — rió una vez más.

Yunho se mantuvo en silencio e inerte incluso cuando Jaejoong, sentado junto a él en el césped, se aproximaba más con su oscura, inmadura y provocadora aura rodeándole….

— “El único chico” ah~ — repitió sus palabras — L-La primera vez que lo hicimos, no tenias ni idea de cómo hacerlo conmigo… — suspiró Jaejoong sumergido en el recuerdo — P-Pero.. la última vez fue todo lo contrario…— pausó, observando el rojo de las mejillas de Yunho — …y no querías besarme incluso cuando tuve esos espantosos espasmos, y la verdad es que lo… lo extrañe, Yunho… —

Por supuesto que Yunho recordó aquel momento (por eso su adulto rostro enrojeció), recordaba el fuerte y firme esfuerzo que hizo por no besarle y dejarse engañar o sucumbir como en el pasado (y de lo poco que le sirvió todo aquello).

Por un momento de la noche se escuchó el dulce sonido agudo y monótono de algún insecto paseante en aquel parque, pero la voz de Yunho se mantenía muda...

— ¿Por qué no dices nada? — preguntó Jaejoong.

— Tus conversaciones son horribles… Como siempre lo fueron… — contestó al fin, todavía impresionado de que se tratase del mismo ‘chico incordio de lengua descarada’; y ha continuación miró al cielo sin estrellas, sabiendo que no podrían quedarse allá por más tiempo...

— Te pones tan nervioso como antes. ¡Es… E-es gracioso! Aún más cómico siendo adulto, Yunho — la risa ebria e insoportable volvió a los labios de Jaejoong. — y debo reconocer que eso de ti también era digno de extrañar —

El moreno dirigió de nuevo la vista a su lado, donde se encontraba la cara sonrosada, desnuda y rebelde de la irradiante ‘estrella de rock’ con aquella mirada increíblemente más indócil en la noche, y su olor a alcohol, meloso y atrayente, por extraño que eso resultase.


Aprovechando el silencioso (y el nuevamente prolongado contacto visual), el mayor aproximó sus carnosos labios en forma de rosados pétalos, y besó los labios de Yunho que estaban superiormente rodeados de un leve e imperceptible vello sin rasurar que oscurecía más su boca en la noche.

No hizo falta que moviese los labios sobre los suyos para que Yunho sintiese que (debido a ese simple roce y los abiertos ojos) el corazón se aproximaba vertiginosamente a la garganta y los retumbantes latidos a sus oídos.

Para él, el tiempo no se detuvo cuando el “joven Jaejoong” se esfumó con su impostor truco, robándole, sino que el tiempo de Yunho había seguido avanzando desde entonces…
Pero en ese momento que era besado por aquella adulta versión, impresionado descubrió que el tiempo era capaz de retroceder en un sólo instante (sin magia, ni trucos).

Y una vez más, sólo una vez más, quería sentir aquella pálida mano envolviendo su nuca mientras el beso se prolongaba durante unos segundos.

Sólo por unos segundos más, consciente de que si el beso se alargaba demasiado y dejaba caer aquel pálido cuerpo sobre el césped (iluminado únicamente por las farolas/faros), no podría evitar un impulso abiertamente pasional e irracional sin importar el lugar público (cosa que extrañamente le infringía un estimulo más erótico, aunque Yunho lo intentase reprimir).

Astutamente, Jaejoong le pellizco, retorciendo con sus dedos la piel atezada de la nuca, y aprovechando el corto quejido de Yunho, introdujo la lengua bañada en alcohol entre sus labios durante un rápido momento en el que dejó al descubierto una laboriosa experiencia (pues Yunho nunca antes había sido sorprendido por un beso semejante, del que rogaba nadie observase).

Cuando Jaejoong retiró su suspirosa boca, el corazón de Yunho seguía zumbando como una inquieta avispa dentro de su pecho...


3 comentarios:

  1. waaaaaaaaaaaa me encanto ste capitulo, por favor no demores mucho,por piedad actuliza pronto, por que me alegro dia mucho mas GRACIAS, buen fanfic +_+

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9/20/2014

    Siii... contimacioonn prontooo ...

    ResponderEliminar
  3. Miauuuuuuuuu!!!!

    Como que se están volviendo a conocer...

    Y lo último fue excelente

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD