Love is a Force of Nature. Cap 57

0 comentarios
“Casi Humanos”

Perdí mi corazón y lo enterré en profundidades
Bajo el mar de hierro..
[Crystal Ball, Keane]


“¿Querías verme, Yunho?” Ji Hae avanzó algo insegura hasta donde yacía la figura de su hermano, sentado en el borde de la cama en la improvisada madriguera que Hina había tomado como lugar de descanso. Yunho tenía la mirada clavada en el suelo y tiraba de los mechones de piel que cubrían la cama en un gesto bastante ausente. Subió el rostro para mirarla y Ji Hae tuvo que contener el suspiro; esos ojos rojos cargados de sangre podían transportar a cualquiera directo a las penas del infierno.
“Si, aún espero a Taemin pero Hina me ha dicho que se encuentra ayudando en las curaciones. Hay algo que tengo que pedirte hermana, acércate” le hizo un ademán con la mano y Ji Hae asintió, caminando los pasos restantes hacia su figura, parándose a su lado y con la curiosidad evidenciándose en su rostro.
“Sé que…las cosas no han estado muy bien entre nosotros” Yunho comenzó y Ji Hae mordió su labio inferior, agachando la mirada y sintiendo la culpa tensándole las entrañas.
“Pero quiero que sepas que yo no guardo ningún rencor alguno. Todo lo que pasó…es pasado, como te lo comenté antes, tan sólo quiero que…volvamos a confiar nuevamente, como antes” Yunho le tomó la mano y Ji Hae le abrió los ojos, sorprendida con el gesto pero sobre todo conmovida. Estaba consciente de todo el daño y sufrimiento que le causó a Yunho en su momento, pero ahora…Yunho parecía haber hecho una gran separación en su vida, dejando atrás lo que fue para asimilar su presente y su…futuro. Sonrió, apretando su mano, y luego se lanzó a sus brazos, incapaz de contenerlo más. Yunho la estrechó de vuelta, rodeándola con sus brazos y suspirando. La había extrañado, por supuesto que sí, Ji Hae era también su sangre fraterna, era su pequeña y adorada hermana…y a pesar de todo, Yunho sabía que todo lo que hizo fue por las duras enseñanzas que su padre le inculcó. Ya no la culpaba de nada, todo había quedado en el pasado.
“Yunho-oppa…” susurró y Yunho sintió las lágrimas humedecer su figura mientras ella lo estrechaba con más fuerza.
“No llores, Ji Hae. Ya no habrán más lágrimas…necesito que seas fuerte, que saques la fuerza que sé que también fluye por tus venas para asumir el cargo que estoy por asignarte”
“¿Cargo?” Ji Hae se separó un poco de sus brazos, mirándolo a los ojos y esta vez ya no sintiéndose tan intimidada por las iracundas orbes. Yunho era su hermano, y a pesar de todos los conflictos la había perdonado. Ya habían alcanzado su paz y ahora él cargaba con el estigma de haber perdido a su otra mitad, a su complemento…convirtiéndose en un lobo errante, solitario; ‘De la Noche’, envuelto en el luto eterno e incapaz de unir su sangre a otra persona. Lo menos que podía hacer por él era apoyarlo.
“Apenas llegue Taemin vamos a viajar a la Resistencia. Quiero que vengas conmigo, Ji Hae…quiero que seas mi Loba Mayor” Yunho le sonrió, tan sólo una pequeña curvatura de sus labios pero para Ji Hae fue suficiente. Con todo el dolor que lo agobiaba Yunho ahora tomaba las riendas de su nuevo cargo, y Ji Hae se aseguraría de no volver a fallarle…jamás.
“Para mí no habría honor más grande que ese” Ji Hae sonrió, radiante, y volvió a estrechar a su hermano. Taemin los encontró asi, abrazados, cuando se hizo presente en la madriguera.
“Excelencia” articuló, parado en la entrada y esperando por su respuesta. Ji Hae se separó de su hermano y Yunho le hizo un gesto a Taemin para que se acercara.
“Justo a tiempo, Taemin. Acababa de proclamar a Ji Hae como la nueva Loba Mayor” Taemin abrió los ojos de par en par e inmediatamente hizo una pequeña reverencia ante ella, articulando.
“Será un verdadero honor servir al lado de usted, Loba Mayor” mantuvo la cabeza agachada hasta que Ji Hae se acercó hasta su figura y le puso una mano en el hombro. Cuando Taemin subió el rostro, no pudo evitar ruborizarse ante la sonrisa que adornaba su rostro.
“Está bien, Taemin…no tienes que ser tan formal estando solos. Yo…soy nueva en esto, y tú ya fuiste Lobo Mayor, estaría muy agradecida si me transmites tus conocimientos”
“Estoy a su disposición” volvió a bajar el rostro y Ji Hae le palmeó el hombro, volteándose para mirar a Yunho y esperar sus palabras.
“Bien, está resuelto entonces” Yunho se paró de la cama y Taemin no pudo evitar notar que el fuego que fluia por sus venas casi se podía sentir al estar en su presencia.
“Hina vendrá pronto a abrirnos el portal y presiento…que tendremos una agenda bastante apretada” Yunho clavó los ojos en Taemin y el inmediatamente balbuceó.
“Reuniones con cada uno de los representantes de la Resistencia de otras localidades. Todos…quieren ver al ‘Padre’ del Nuevo Orden y observar el fuego con sus propios ojos”
“Y lo verán, claro que lo verán. Cualquiera que se niegue incluso tendrá el placer de morir por una de mis hijas” Yunho avanzó hasta la salida de la madriguera y Taemin y Ji Hae abrieron los ojos de par en par cuando una llama de fuego comenzó a reptarle por el brazo derecho hasta terminar enroscada en su cuello. Ambos…podían jugar que la llamarada en el cuello de Yunho alzó un rostro propio y siseó cual cobra…dejando sólo chispas a su alrededor.




xXx




“¿Podrás encargarte de todo?” Yunho le preguntó a Hina cuando ella los encontró en el camino. Ella ya había estado hablando con los híbridos, comenzando a fomentar que abandonaran sus madrigueras bajo tierra y que se asentaran en la colonia del bosque junto a sus nuevos hermanos, tal como Yunho se lo había comentado. Sonrió y asintió con la cabeza, sus largos mechones platinados cascadeando por sus hombros ante el gesto.
“Claro que sí, admito que con los lobos del bosque la cantidad de gente que tendré que asistir será mucho más grande de la que acostumbro, pero es parte de las nuevas eras” Yunho le asintió y su mirada se perdió por lo recovecos de la colonia del bosque, escaneando los puestos de curación improvisados y el ir y venir de lobos y híbridos que ahora se mezclaban y ayudaban como iguales…tal como se había propuesto y finalmente logrado. Vislumbó una negra cabellera aproximándose con rapidez hacia dónde se encontraba y no tardó en percatarse de que se trataba de Siwon.
“¡Excelencia!” lo escuchó gritar al abrirse paso. Yunho le hizo un gesto con la mano mientras él avanzaba con pasos raudos a su encuentro.
“Me enteré de tu nuevo rumbo” Siwon comentó al llegar y Yunho asintió.
“Es hora de inculcar los cambios definitivos, y supongo que tú estás coordinando la partida de vuelta al norte” Yunho lo miró a los ojos, notando como Siwon evitaba su mirada. Ya comenzaba a acostumbrarse a esa tendencia que la gente adoptaba cuando lo tenía al frente: los ojos del infierno eran el estigma del Lobo de la Noche, el sabueso que llevaba el luto por dentro y por fuera y que lo convertía en solitario y errante. Siwon llevó una mano a su cuello, luciendo algo nervioso pero quizás era tan sólo producto de su nuevo aspecto…
“Si, estamos afinando los últimos detalles. Curaciones a los norteños y esperando que la manada se reponga para poder marchar nuevamente. Sooyoung está algo inquieta y quiere volver pronto, su fecha de alumbramiento se acerca y quiere que el cachorro nazca en el norte”
“Comprensible” Yunho volvió a asentir y luego se acercó un poco más a Siwon, posando una mano en su hombro. Lo sintió sobresaltarse un poco, pero luego se calmó. Aún evitaba su mirada.
“Hina quedará a cargo de la nueva colonia del bosque y Dakho será el encargado de velar por mis tierras del sur. Necesito que estés en constante contacto con ellos, es probable que yo tenga que estar un tiempo en Seúl…supervisando que los cambios se efectúen y velando por la seguridad de los humanos. Si algo llegase a ocurrir, cualquier complicación…Hina es mi intermediaria directa, pero de todas formas yo estaré rondando por las dos dimensiones”
“Lo entiendo” Siwon alzó la mirada tratando de mantener el contacto visual mientras hablaba. “Y como tu alpha en el Norte seguiré velando por mis pares…estoy seguro que tu voz se cumplirá sin ningun problema Yunho, ya...le has probado a todos tu fuerza” Siwon le devolvió el gesto, posando su mano derecha sobre su hombro y Yunho curvó los labios tan sólo un segundo antes de susurrar.
“He pagado el costo más caro por ello” su mano abandonó el hombro de Siwon y él hizo lo mismo; sintiendo casi como si el aire se hubiese tornado más denso con su susurro…todo su desgarro y sufrimiento embotellado dentro de esas iris sangrientas dignas de una abominación. Pero Siwon sabía que no era una abominación…era el Padre de los lobos y de los híbridos, su reencarnación; había perdido prácticamente la vida para generar los cambios y ahora…nada lo detendría hasta que obtuviese el completo control para garantizar un futuro pacifico. Lo observó voltear la mirada hasta Hina, quien parecía estar esperando por su aprobación.
“Espero regresar para verte con tu cachorro en brazos” Yunho le dijo, curvando los labios en el atisbo de una pequeña sonrisa antes de asentirle a Hina quien comenzó a concentrar sus energías en torno a sus manos. Siwon observó cómo ella cortaba el aire con cristales magentas que abrieron una grieta en la atmósfera y de pronto…el cielo azulado y las edificaciones ostentosas de Seúl fueron vislumbradas de a poco. Los cristales magentas comenzaron a rodear los cuerpos de Yunho, Ji Hae y Taemin: en menos de un segundo habían desaparecido, engullidos por la grieta que desapareció de la vista.
“Wow…” Siwon susurró, aún perplejo. Jamás había visto una apertura de portal en directo y prácticamente le había quitado al aliento.
“Tú también puedes regresar a Seúl un dia de estos” Hina le sonrió, con los ojos magentas brillosos y centellantes producto de la energía que aún le vibraba en el torrente. “Es tan sólo cuestión que lo pidas”
“Lo pensaré…quizás visite a Yunho un día de estos en la sede, pero por ahora tengo que velar por mis norteños”
“Debemos cuidarnos mutuamente, sólo asi el futuro por el que Yunho tanto sangró podrá hacerse realidad”
“Es curioso” Siwon lanzó una risita mientras comenzaban a caminar hacia las improvisadas enfermerías. Hina lo miró, arqueándole una ceja.
“Jamás habría pensado que terminaría concordando con una mujer maldita…ni menos trabajando a su lado como una igual”
“¿Y eso te molesta?” Hina le preguntó, algo divertida pero él negó con la cabeza.
“Me sorprende. Yo mismo he cambiado…siento que Yunho me cambió, y asi como me cambió a mi fue cambiando la manera de pensar de todos…sacando las vendas de los ojos y planteando lo evidente: peleábamos por causar innecesarias,  cuando juntos somos más fuertes”
“Y eso, mi estimado, es lo que Yunho debe plantear a su vez alla en el mundo de los mortales. Y no sólo eso…ahora debe luchar nuevamente contra otra amenaza: los vampiros que acechan las calles y matan a destajos, el principal problema de la Resistencia”
“Si…aún le queda tanto por hacer, tan sólo lamento que haya tenido que perder a Heechul de su lado. Heechul…le daba a Yunho cierto balance y ahora que lo ha perdido, carga con la cruz de ser un Lobo de la Noche y vivir con el desgarro”
“Sin duda haber perdido a Heechul trastornó a Yunho por completo, pero de alguna manera…creo que lo está asimilando. Su poder incluso ha cambiado…mutando junto con su nueva forma. Creo que Yunho ha aceptado su destino, y tal como lo escuché susurrar…velará por sus hijos y esperará por su hora. Ese…es su nuevo propósito en la vida”
“A veces me pregunto cuán lejos podrá llegar…cuántos cambios podrá inculcar…” Siwon se detuvo ante un puesto de curación, volteando para mirar a Hina. Ella simplemente sonrió.
“Como el nuevo Padre, está también en su destino descubrirlo. La única certeza que tenemos es que de la mano de Yunho…viene el comienzo de una nueva era”


xXx



“Jamás pensé que pondría un pie dentro de este lugar…y mírame ahora, entrando como su líder” Yunho le susurró a Ji Hae mientras dos robustos licántropos bajaban la cabeza ante su presencia y  le abrían las puertas. Los tres entraron con pasos raudos, Taemin apresurándose para quedar adelante y comenzar a guiar el camino hacia las entrañas de la edificación.
“Creo que ninguno de los dos podría haber imaginado cómo íbamos a terminar” Ji Hae le susurró a su hermano; sus ojos escaneando los pasillos estrechos por los que estaban siendo guiados, dignos de un verdadero laberinto. Caminaron hasta que finalmente la estrechez y curvaturas de los pasillos revelarón una imponente cámara.
“Bienvenidos al Salón del Fuego” Taemin les dijo, haciéndose a un lado para dejar avanzar a Yunho y Ji Hae. Yunho abrió los ojos de par en par al vislumbrar las antorchas de fuego azulado, vibrantes y resplandecientes reflejándose contra el mármol negro del suelo y brindándole a la sala un brillo de zafiros místico, acompañando la imponencia que poseía el salón. Avanzó hasta la larga mesa, llegando hasta la madera y volviendo a sorprenderse al pasar una mano por el barniz y vislumbrar los relieves de los continentes y los nombres de los países grabados sobre ella. Parecía ser una mesa digna para coordinar planes y estrategias, y cuando Yunho llegó  a la cabecera…la imagen de la majestuosa silla lo encandiló. Las enormes fauces talladas en los bordes parecían estar a punto de atacar: la madera brillando y resplandeciendo con la luz de las llamas a su alrededor.
“Ahora es su silla, Excelencia” escuchó el susurró de Taemin a sus espaldas. Yunho sintió como si lo hubiesen traído de vuelta a la realidad, demasiado embobado en la perfección de semejante silla  digna de un trono. Se acercó a ella aún con inseguridad, y cuando hizo ademán de sentarse miró a Ji Hae, quien tan sólo le asintió. Al sentarse y dejar descansar sus manos en las cabezas de los lobos, Yunho no pudo evitar sentirse como lo que la gente decía que era: como un verdadero regente de un nuevo mundo.
Taemin observó a Yunho sentado en la silla y un estremecimiento lo recorrió de pies a cabeza al estar consciente de que esa imagen ya había sido revelada ante sus ojos. Taemin rara vez soñaba…pero cuando lo hacía, el sueño era acompañado con una verdadera premonición. Se le apretó el pecho al hacer eco de la última conversación que tuvo con Kyuhyun; él prácticamente había estado consciente de su muerte…
“Taemin” la voz de Yunho lo sacó de su inconsciente. Taemin lo miró a los ojos, expectante. “Supongo que debo tener muchas cosas por hacer…”
“¡P-Por supuesto!” balbuceó, bajando la cabeza. “Voy a ponerme en contacto con los licántropos del consejo para coordinar sus nuevas reuniones. Con su permiso” hizo una reverencia y desapareció por los pasillos con pasos raudos.
“¿Tú crees que lleguemos a acostumbrarnos aquí de nuevo?” Ji Hae le preguntó a su hermano, sus ojos posados en los relieves de los continentes sobre la mesa. Yunho observó atentamente como ella delineaba las tierras con las yemas de sus dedos antes de contestar.
“No planeo quedarme aquí por siempre. Debo velar por estas tierras y las ocultas a la vez”
“Seúl…” Ji Hae susurró. “Será nuestro hogar por ahora”
“Hasta tomar las riendas de las cosas supongo  que lo será” Yunho se levantó de la silla, caminando hasta su hermana que aún rozaba la madera de la enorme mesa en un gesto bastante ausente. Cuando le puso una mano en el hombro ella se sobresaltó, mirándolo a los ojos.
“Se fuerte, Ji Hae. Nunca olvides que en mi ausencia tu voz será mi voz”
“Pero estás aquí ahora” ella balbuceó, aún confusa pero suponiendo que su hermano tan sólo estaba recordándole las obligaciones que conllevaba su nuevo rango. Yunho no le contestó y tan sólo caminó en silencio hasta la entrada. Cuando abandonó el salón,  Ji Hae percibió la abrupta perturbación del ambiente y el cambio: las llamas con centellas azuladas se fueron apagando hasta resplandecer con el mismo fuego azabache que le recorría el torrente.

xXx



El día resultó ser más exhaustivo que incluso una tarde de entrenamientos. Yunho tuvo que recibir a cada uno de los líderes de la Resistencia, todos de distintos países y con distintas visiones. Aunque toda reunión terminaba con la misma reacción cuando Yunho hacía nacer de su mano derecha una llama de fuego negra: el ‘Padre’ que resbalaba de sus labios desde sus distintas lenguas y que era traducido a Yunho por medio de intermediarios. Luego de ello, presentar el nuevo tratado y explicar los términos de paz era un juego de niños…cada palabra que salía de los labios de Yunho se convertía en ley tan sólo por haber generado esa pequeña muestra de poder. Inculcar las nuevas creencias tomaría tiempo, Yunho lo sabía…pero las bases ya habían sido impuestas y ahora era tan sólo cuestión de tiempo para que las nuevas generaciones supieran de la existencia de los híbridos como nueva raza y no como aberración.
“Hemos finalizado por hoy, Excelencia” Taemin bajó el rostro ante Yunho, quien se removía ya incomodo en la silla. Habían sido demasiadas horas repitiendo lo mismo y el cansancio ya le había entumecido los miembros.
“Creí que no terminaría nunca” Yunho suspiró, levantándose y estirando sus músculos, haciendo una mueca ante lo tenso que se sentía. Taemin observaba cada una de sus mociones con ojos atentos, expectante a cualquier orden o mandato, inmediatamente comenzando a seguirlo cuando Yunho hizo ademán de abandonar el salón.
“Hizo un muy buen trabajo, Excelencia. Los líderes han quedado más que conformes y lo seguirán” Yunho escuchaba la voz de Taemin alagar su desempeño detrás mientras ambos se perdían por los estrechos pasillos de la Resistencia, hasta la parte interna y más privada donde yacían las recamaras. Ascendieron por unas escaleras de caracol hasta la torre del Lobo, donde los nuevos aposentos de Yunho lo aguardaban. Había dos robustos licántropos en las enormes puertas de madera, que bajaron la cabeza de abrupto al reconocerlo y le abrieron la puerta. Ante él, la amplia instancia se reveló en toda su majestad: la chimenea con el fuego ya encendido chisporroteante brindando un calor hogareño a la habitación que de por sí parecía fría. A la derecha yacía una enorme estantería llena de libros que por el polvo que los recubría parecían estar intactos quizás de años. El comedor era de caoba barnizada, con una mesa cuadrada y cuatro sillas talladas con el mismo diseño del salón: los lobos y sus fauces acechantes listas para atacar. La cama era amplia, y estaba cubierta de pieles…cosa que a Yunho le provocó un nudo en el estómago. El lecho le recordaba a su antigua cama en la colonia de híbridos, y lo primero que atinó a hacer fue caminar hacia la cama y enterrar los dedos en la piel.
“Espero que la habitación sea de su agrado” la voz de Taemin lo trajo de vuelta, pero tan sólo un poco…parte de él aún está perdida en la nostalgia, parte de él aún podía observar la figura de Heechul dormida en el lecho cubierto de pieles, su largo cabello rojizo cascadeandole por los hombros como verdaderas serpientes escarlatas…
“Es acogedora” Yunho murmuró, el suspiro escapando de sus labios sin poder contenerlo.
“La habitación de Ji Hae está cruzando el pasillo, es la del fondo. Yo estaré en las estancias de abajo, la torre del Lobo sólo es para el Líder y su Lobo Mayor” Taemin hizo una pequeña reverencia ante Yunho, dispuesto a retirarse al verlo tan absorto, pero cuando hizo ademán de girarse la voz de Yunho lo detuvo.
“Aún no confió plenamente en ti, Taemin” el tono de su voz prácticamente le heló la sangre y Taemin fue incapaz de voltear a mirar a su líder.
“Así que si planeas hacer algo para cumplir la voluntad de Kyuhyun, sólo te diré una cosa: mis serpientes de fuego me reptan por el cuerpo por las noches...y morir calcinado es una de las peores muertes” su voz eran tan sombría y áspera que Taemin no encontró el habla. Tan sólo pudo volver hacer otra reverencia antes de salir de su habitación prácticamente despavorido. Sabía que Yunho tenía sus razones para desconfiar…pero la parte desalmada que llevaba al ser un Lobo de la Noche estaba también al acecho, y no dudaría un segundo en liberarla. Él era el Padre y a partir de ahora cualquiera que estuviera ante su presencia debería pensar bien antes de siquiera hablar…




-o-



Koiko: Sé que me tardé de nuevo pero vengo llegando de mis vacaciones y como buenas vacaciones estuve desconectada de todo. Sé que es corto pero necesitaba plantear el nuevo papel de Yunho en la Resistencia junto con sus obligaciones. Próximo capi ya sabremos del Jaechun y muchas otras sorpresas jeje

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD