Our Destiny - Cap. 6

5 comentarios
Debajo del mar


Jaejoong tuvo que viajar durante días para llegar a Ciudad Marina debido a su inexperiencia nadando, se vio envuelto en algunos percances; enredarse entre las algas, ser acorralado por un cardumen de peces, quedar atorado en una roca, entre otras nimias anécdotas.

Tal como había predicho su hermano Chagmin, Jaejoong se quedó asombrado al ver Ciudad Marina y se enamoró del lugar porque era realmente bello. Los sedimentos rocosos formados por los corales daban forman a las casas de la ciudad, las fachadas de estas se distinguían por los colores y las formas de los corales dándole a cada casa una personalidad diferente. En lo que parecía ser el centro de la ciudad había una roca que había sido moldeada dando forma a sirenas y tritones.

Jaejoong pudo ver que los habitantes no llevaban más que algunas joyas como prendas, y alguno de ellos sobretodo tratándose de los niños se movilizaban en caballitos de mar.

Había llegado a Ciudad Marina en el atardecer, pensó ilusamente que cuando el sol desapareciera todo se tornaría oscuro y sombrío pero no fue así porque de a pocos los habitantes empezaron a sacar una medusa y a colocarlas en las esquinas de sus casas, en el centro de la ciudad las medusas cubrieron por completo a la estatua y todo se ilumino por completo como si de faroles se tratara.

En serio medusas- pensó Jaejoong sin creerlo.

La luz era tenue azuladas por algunas calles y rojizas por otras, un espectáculo hermoso a los ojos. Se perdió por horas deleitándose con el paisaje, olvidando en el proceso las advertencias de Chagmin hasta que finalmente pudo dar con la casa de sus abuelos.

El salón de belleza no era ostentoso, parecía una casa cualquiera exceptuando por el colorido que tenía, un naranja chilloso sin embargo por dentro todo se veía pomposo. Los sillones donde esperaban los clientes, las sillas donde eran atendidas, los grandes espejos, los peines; eran implementos humanos decorados con corales y algas para adaptarlos a su ambiente. En el techo había una gran congregación de medusas que hacía que el lugar fuera muy luminoso. Las joyas, ganchos, collares anillos y pulseras eran tesoros recuperados de barcos a excepción de las perlas. Las perlas eran compradas a personas osadas que se atrevían a buscarlas en las fosas de la muerte incrustadas en el lecho del abismo, muy pocas personas iban y solo algunas regresaban cargadas de perlas, los suficientes para no tener que ir nuevamente dentro de mucho tiempo.

El lugar estaba repleto entre clientes y personal; en cuanto ingreso lo sentaron en una silla y empezaron a hacerle unos cambios a su cabello hasta que su abuela pudo reconocerlo y rescatarlo.

-Lo siento hijo, a veces mis ayudantes son un poco torpes y no escuchan.
-No hay problema abuel…a
-¿Cómo están tus padres?
-Ellos están muy bien
-¿Y Chagmin?
-Se va a quedar un tiempo en la superficie.
-Eso temí ¿cómo te sientes? me agrada tener a mi nieto aquí pero si no eres feliz hubiera preferido que no nos conocieras nunca.
-Yo no quise…
-No es necesario que lo grites, basta ver tu semblante para ver todo el dolor que tienes.

Ese día y un par de días más se quedó con los abuelos, quienes le contaban historias terroríficas sobre la hechicera tratando de disuadirlo en su búsqueda; le contaron también que Shinwo, el amigo de Chagmin y uno de los mejores guías se había ido de excursión a las rocas perdidas junto a unos amigos de confianza y que demoraría un mes en regresar. En los pocos días que se quedó al lado de sus abuelos aprendió a contabilizar el tiempo dándose cuenta con terror que ya habían pasado 20 días de los 100 que tenía; así que confiando en el mapa y alistando muchas provisiones se encamino a los abismos de la muerte.

Tal como había contado su mamá debía viajar a las profundidades del mar para poder encontrar a la hechicera; el mapa indicaba que debía rodear el abismo de la muerte, para poder encontrar el camino; pero antes de llegar a ese lugar más conocido como la primera barrera de la hechicera; debía sortear situaciones “no tan peligrosas”.

Según el mapa que le dio su madre; antes de llegar a los abismos de la muerte debía pasar por la isla bulliciosa, las lomas amorir, el camino del dolor y las vías de la perdición. Lamentablemente el mapa no explicaba los peligros que podían surgir, solo habían algunas pequeñas imágenes de algas y peces que no supo descifrar.

Viajo por más de cinco días para llegar a la isla bulliciosa y casi murió debido al aturdimiento y al dolor de cabeza. El lugar parecía un gran y hermoso arrecife lleno de corales, conchas marinas y muchas esporas; sin embargo en el momento que sintieron su presencia las conchas marinas se abrieron por completo haciendo que sus pequeñas perlas chillaran incesantemente. El sonido era tan fuerte hasta el punto de perder la conciencia; trato de no dejarse vencer y a pesar del dolor y aturdimiento trato de continuar su viaje.

Cuando dejo atrás al hermoso arrecife estaba totalmente agotado con los oídos y el cuerpo lleno de sangre; se desmayó por quien sabe cuánto tiempo.

Cuando despertó no encontró nada de comida puesto que se habían caído en su huida del arrecife; podía ver a lo lejos su bolso lleno de provisiones y de no ser porque el mapa fue arrastrado por el agua hacia él, Jaejoong hubiera regresado a buscarlo. No sabía cómo iba a sobrevivir pero para su fortuna encontró un pequeño bolso con un cuchillo y algo de comida mientras trataba de dar con el siguiente lugar por donde debía pasar.

Estaba descansando entre las rocas cuando escucho unas voces melodiosas que le llamaban.

Como si estuvieras esperando en mi memoria durante mucho tiempo
Me invitas a mí como si estuviera susurrando
Como si estuviéramos solos para siempre en el deseo
Tú vienes a mí, paso a paso
Tú vienes a mí, paso a paso
Corazón profundo, pensamientos profundos, tu profunda voz
Lo escucho
Tú vienes a mí, paso a paso

Había escuchado historias sobre sirenas que atraían a los barcos con su canto y los hundían pero siempre le pareció absurdo que las personas fueran tan tontas o pudieran ser manipuladas de tal forma para ser arrastradas al peligro.

Sin embargo no se dio cuenta que él mismo se encaminaba hacia el peligro, mientras creía estar recordando esas absurdas historias que había leído antes, sus ojos se encontraban enfocados en aquellas sirenas de largas y onduladas melenas rubias, de brillantes ojos azules y labios rojos. Sus piernas se dirigían hacia el grupo de sirenas que alentaban cada paso con su canto.

Tú vienes a mí, paso a paso
Tú vienes a mí, paso a paso

No fue consiente de la situación hasta que se vio atrapado por unas enormes pinzas que lo sujetaban de ambos brazos mientras era arrastrado hasta aquellas sirenas que ya no lucían tan hermosas y revelaban su verdadero ser, peces monstruosos de aletas convertidas en pinzas y enormes dientes filosos; estos peces se hallaban sobre un volcán marino que emitía gases muy tóxicos; estos gases rebotaban entre los peces y junto a los bancos de gases provocaban la melodiosa música que había escuchado con anterioridad.

Para suerte suya había mantenido el cuchillo en su mano desde que lo encontró por lo que con un pequeño esfuerzo logro herir al pez que lo arrastraba, este aflojo una tenaza debido al dolor y Jaejoong pudo aprovechar para golpear la otra tenaza, se liberó e intento huir nadando fuertemente. La música volvió a fluir y a engatusar a sus oídos tuvo que asirse fuertemente a una roca e impulsarse tratando de avanzar.

Tengo que hacerlo por Marianh.

Se enfocó en su novia, en sus momentos felices cerro los ojos y se impulsó tratando de no escuchar la música, nado tan fuertemente y sin ver adelante que cuando se hubo librado de los peces se encontró con su siguiente desafío. Se encontró en un camino lleno de algas que lo detuvieron por completo aprisionando todo su cuerpo.

El cuchillo nuevamente fue de mucha ayuda antes de que le aprisionaran la mano por completo pudo cortar muchas algas; lucho constantemente para liberarse y agotando todas sus fuerzas logro zafarse y nado fuera del peligro; su cuerpo estaba lleno de moretones debido al aprisionamiento que sufrió, estaba tan cansado y agotado que se desmayó  luego de salir del camino del dolor.

Su cuerpo inerte se mantuvo a flote y anduvo varado de un lado a otro por horas hasta que finalmente una poderosa corriente empezó a arrastrarlo hacia las vías de la perdición que en aquellos días estaba lleno de medusas gigantes capaces de matar con una pequeña descarga.

El cuerpo de un Jaejoong inconsciente fue arrastrado e ingresado a las vías de la perdición…a una muerte segura de la que nadie era capaz de salvarlo.








----------------------------
----------------------------

La canción es de Echo; Every Single Day.

5 comentarios:

  1. uyyy cuando sale yunnie cuando se conoce minnie con chunnie ummmm conti porfavor me gusto mucho estos dos cap son realmente buenos gracias amiga y si minnie lo que sientes por mari es solo capricho creo yooo

    ResponderEliminar
  2. interesante que lo has dejado espero y salga Yunho al rescate de Jae para salvarlo de la muerte segura por la que lo a llevado el agua
    gracias hasta pronto

    ResponderEliminar
  3. Jae porque no escuchas las recomendaciones que te dio Min, pues como te lo ha dicho el conoce mas del mar, que ni su propia madre, ahora que estas en peligro de muerte pronto te salven o te salve Yunho.
    Gracias ha quedado muy emocionante e interesante, hasta luego.

    ResponderEliminar
  4. Que emocionante es como una película Jaejoong en mermeida xDD jajaja muy bueno en verdad!! Gracias por el capítulo!!

    ResponderEliminar
  5. Al comienzo no hizo caso a Changmin aaish ..pero ahora wuuaa que tal aventura me gustaria verlo en peli jejeje

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD