Sociedad - Cap. 10

1 comentarios
¿Este es el fin, nuestro hermoso fin?


“””” Yunho POV “”””
Miro el reloj que está en la pared del pasillo, fuera de la oficina del director, marca las 3pm. Mientras espero sentado, varios profesores pasan frente a mí mientras me miran feo o se dicen cosas entre ellos. De entre estos pasa Andy, el profesor de pintura.

-Después de todo los descubrieron- se detiene frente a mí y me mira acusadoramente con los brazos cruzados

-Si…- Suspire pesadamente y él se sentó a mi lado

-Sabes que los corren a los dos ¿no? ¿Qué harás?- Subí mi mirada y la pose de nuevo en ese reloj

-Lo posible para que no lo corran- Cerré con cansancio mis ojos y me recargue en la silla de espera

-¿Enserio arruinaras tu carrera por él?- Podía sentir su mirada de lastima, a pesar de no verlo

-No es la carrera… ¡demonios Andy!- Retome mi posición y lo mire un poco estresado- Lo amo demasiado, no puedo dejar que se arruine su futuro, debes comprenderlo- Al escucharme hablar de esa forma el solo se limitó a quedarse callado

-Señor Jung, el director lo espera- Una chica de traje sale de la oficina, la secretaria del director. Me levante de mi lugar y camine hacia la oficina

-No sé qué te pasa Yunho…- Me detuve para escucharlo- Pero si te importa tanto… también te ayudare

Después de escucharlo seguí mi camino hacia la oficina del director. Una vez que estuve dentro, este dejo de hacer lo que sea que estaba haciendo y poso su mirada desaprobatoria sobre mí.

-Señor Jung ¿podría decirme que es esto?- Extendió hacia mi uno de esos volantes que tanto divulgaron por la escuela

-Si…- Tome el volante- Es una foto de mi novio y alumno Kim Jaejoong junto a mí- Le conteste mientras lo miraba desafiante

-Pero como se atreve…- La cara del pobre tomo un color rojo bastante alarmante- Yunho me decepciona. En verdad pensé que sería un mejor profesor que Kangin, pero me he dado cuenta de que no es así. ¿Sabe que es lo que sigue no?- Se recargo en sus silla intentando recuperar la postura

-Sí, pero quisiera pedirle algo, por favor. Yo me iré de su escuela. Si usted lo pide también dejare de dar clases…-Mire de nuevo el volante y lo arrugue- pero por favor, no haga nada con Jaejoong. Él no tiene la culpa de nada. Yo lo convencí…

-Ah…- Suspiro- ¿enserio echará a la basura todo lo que ha estado trabajando por años, todo por un simple muchachito?- Se recargo en su escritorio, cuestionándome con su mirada

-No es cualquier muchachito, señor, él es una persona muy especial…-Lance hacia el suelo el papel que tenía en mis manos- y si, lo quiero demasiado como para pedirle esto. Por favor entiéndalo…- Cansado de intentar explicar lo que sentía, baje mi mirada, viendo mis zapatos

-Te pareces a Kangin- Levante la vista y lo mire dudativo- Cuando lo descubrí junto con Leeteuk, el me pidió que lo corriera a él pero que dejara a Leeteuk en su lugar…- Se volvió a recargar en su silla- No te diré que dejes de dar clases, pero sí que te vayas de la escuela. Dentro de dos días te diré en donde trabajaras ¿de acuerdo?

-Si señor- Hice una pequeña venia- Gracias por todo- Di la vuelta y salí de aquel lugar.

Me encontré de nuevo a Andy, pero lo ignore y seguí con mi camino, no quería hablar con nadie… o mejor dicho, no quería que me vieran en un estado deprimente. Camine hasta el estacionamiento y subí a mi coche. Coloque las llaves dispuesto a encenderlo, pero no pude. Las lágrimas que tanto tiempo estuve conteniendo comenzaron a caer. Llore… me dolía saber que tendría que dejar a mi precioso Boo y todo por un idiota que divulgo todo. Me desahogue lo suficiente, tanto como me lo permitieron mis ojos que empezaron a arder. Recordando que estaba en el estacionamiento y cualquiera podría verme, encendí el coche y empecé el camino a mi casa. Al llegar solo camine a mi habitación, dejando mis cosas por el camino a esta. El reloj marca las 6pm es relativamente temprano aun, pero no tengo ganas de hacer nada, estoy demasiado triste como para hacer algo. Finalmente me decidí y tome un baño, tal vez me despeje un poco. Pero no es así, tener mi mente libre de cosas me hace recordarlo y no es bueno. Simplemente termino mi baño y me coloco un pantalón holgado con una camiseta para poder acostarme en mi cama e intentar dormir. Lo logre por un rato pero mi cuerpo exigía comida. Me levante y mire el reloj, marca las 2am y de verdad que tengo unas ganas inmensas de comer. Bajo a la cocina y busco algo que pueda comer, lo tomo y me siento en la barra de la cocina y de nuevo están ahí, todos esos recuerdos llenos de él se prenden cada vez más a mi mente. No puedo más, necesito verlo. Tomo una chaqueta, las llaves del auto y salgo camino a casa de Jaejoong. Estaciono mi coche frente a su casa, admirándola desde afuera. Por un largo momento dudo el de si debería hablarle pero recordé hace tiempo que me conto que sus padres no solían estar mucho en su casa. Con un poco más de confianza tomo mi celular y le mando un mensaje, rogando porque lo lea. No quería despertar a sus vecinos chismosos bajando y tocando la puerta. Salgo de mi coche y me siento en los escalones que están en la puerta de la entrada, esperando a que salga. La noche es demasiado tranquila y el cielo está despejado, dejando ver las hermosas estrellas junto a la luna. Es algo bastante hermoso…

-Yunnie…- Voltee y ahí estaba, era hermoso… llevaba un pantalón enorme junto con una camisa de las mismas características

-Jaeboo…- Me levante y me acerque a él para abrazarlo, pues no podía resistir las ganas que tenia de hacerlo

Cuando lo tenía entre mis brazos pude reconocer ese olor tan característico de mi hermoso niño, lo presione más contra mi cuerpo y pude sentir de inmediato como era que se aferraba más a mí y comenzaba a llorar. Me sentía tan mal, no tenía por qué sufrir por mi culpa.

-Shhh… tranquilo… no llores, mi bello ángel, no lo hagas- Lo abrace más fuerte y comencé a acariciar su espalda, intentando calmar su llanto

-Yunnie… perdóname… perdón…-Me intentaba hablar entre sollozos, me ponía bastante triste verlo así, tome su carita entre mis manos e intente vanamente secar las lágrimas que caían de sus ojos

-No, no pidas disculpas…- Bese su frente y lo intente mirar a los ojos, él se giró evitándolo- ¿puedo pasar?

-S-si…- Se hizo a un lado, dejándome pasar. Entre y camine a la sala, esperando a que el llegara

-P-Perdón…- Se acercó a mí y se quedó en la orilla de este, mirando al suelo y jugando con su camiseta

-No es tu culpa- Suspire, intentando mantener mi estrés, pase mis dos manos por mi cara y lo mire de nuevo

-Pero si yo no te hubiese pedido la oportunidad…- Mordía bastante apenado su labio inferior, cada vez me sentía más culpable

-Oye, ya te lo dije ¿no? Es culpa mía, no tuya- Y sinceramente me irrito más al escucharlo decir todo eso. Me recargue en el sillón, intentando contenerme

-¿Y que pasara?- Se acercó, finalmente, mas a mi

-No lo sé, el director estaba muy enojado y decía incoherencias- Lo jale de sus manos y lo senté en mis piernas para poder abrazarlo

-¿Y si nos corren a los dos?- Se recargo en mi pecho y lo abrace mas

-Solo me correrán a mí, no dejare que manchen tu historial académico- Acaricie su cabello, disfrutando nuevamente de ese aroma que tanto me encantaba

-¿Y tú? ¿Es que acaso tu carrera no importa?- Ya me había cansado el tener que hablar de esto, simplemente levante su cara y lo bese, intentando así, dejar el tema

-Jaeboo~… probablemente ya no podremos estar los dos en una misma escuela…-Contenía las lágrimas que querían salir de mis ojos, los cuales empezaban a picar de nuevo

-Entonces… ¿nos van a separar?- Levanto su vista, lo observe por un rato, pero después aparte mi mirada, no quería que me viese llorar

-Si…- Cerré mis ojos, suspirando, intentando así contener mejor las lagrimas

-¿Te olvidaras de mí?- Me hablaba con su voz quebrada, abrí mis ojos y note como es que lloraba

-No, claro que no. Te quiero demasiado, nunca podría olvidarte- Seque las lágrimas que caían de sus mejillas sonrojadas

-¡No quiero que te vayas!- Se escondió de nuevo en mi pecho y lloro más sonoramente

-No hay opción amor, no podemos hacer nada- Lo acune mejor en mi pecho, dejando ir algunas lágrimas que no pude contener, me dolía verlo llorar

-Quédate... por favor… solo esta noche…- Me pedía entre sollozos. Lo pensé un poco ¿Qué perdería de todas maneras?

-Solo esta noche, Jaejoong…

Se levantó de mis piernas, seco sus lágrimas e intento dejar de llorar, tomo mi mano y me llevo a su cuarto. Al llegar me quite mi chaqueta y los zapatos, dejándolos tirados en alguna parte de su cuarto, camine más y me acosté en su cama. Él se acercó más y se acostó frente a mí. Sin dudarlo lo tome entre mis brazos y lo acerque a mí para poder hablarle en su oído

-Jaejoong… mi amor, todo saldrá bien, solo promete no llorar más. Te amo- Termine besando su frente y cerré mis ojos, intentando dormir.

Sabía que no estaba durmiendo, pero no quería molestarlo más, así que fingí dormir. Paso mucho tiempo cuando por fin lo sentí dormido, fue entonces cuando decidí abrir mis ojos para intentar verlo. La tenue luz de luna que pasaba por la ventana me dejaba admirar a mi hermoso niño dormido. De verdad que lo extrañaría mucho, acaricie con delicadeza su carita para después estirarme un poco y besar con cariño esos hermosos labios a los que me había hecho adicto. Mire el reloj que tenía en su mueble 4:52am era momento de irme. Me levante cuidadosamente, sin moverlo demasiado para que no despertara pues de ser así nunca podría irme de ahí. Busqué un pequeño papel y con una luma que encontré por ahí y le deje un mensaje. Le explique el porqué de mi huida y también me despedía de él. Tome mis cosas y salí con demasiado cuidado. Conduje hasta mi casa y me encerré en mi cuarto, simplemente a pensar en que haría ahora, pues al final había perdido mi trabajo y ahora mi historial estaría manchado. Sin duda me sería bastante complicado el conseguir un nuevo empleo. Cansado de mi cama, me levante, tome un baño y cocine algo para cenar. Mientras lo hacía me llego un mensaje de Leeteuk.

“Yunho, deberías estar orgulloso de tu niño, es muy fuerte y valiente.


Él y sus amigos se las han ingeniado muy bien. No diré más o arruinare todo


Que estés bien”


No entendí muy bien a que se refería y me había dejado con mucha curiosidad, le mande varios mensajes e incluso lo llame, pero no contesto. Eso me había dejado intrigado. Aun con duda me fui a dormir lo cual no me costó mucho trabajo. En la mañana me levante extremadamente tarde. Era la 1:20pm. Decidí salir a trotar un rato. Comencé mi recorrido por las calles que conocía, camino al parque que quedaba cerca de mi casa. Apenas llegue al parque cuando mi celular comenzó a sonar, un poco enojado me detuve y conteste sin saber quién llamaba.

-¿Bueno?-Respiraba un poco agitado mientras caminaba por el parque

-¿Señor Jung?-Pude escuchar la voz de una mujer

-Si…- Me senté en una de las bancas

-Disculpe, soy la secretaria del director

-¡Oh!- Recargue por completo mi espalda en esa banca- ¿Ya me dirán a donde me han transferido?

-En realidad no, el director quiere verlo de inmediato. ¿Podría venir?

-Ehh… claro, estaré ahí en unos minutos- La secretaria colgó

¿Sería que acaso me pediría que dejara la docencia? Quite esa idea tan negativa de mi mente y fui directo a mi casa para arreglarme. Al llegar tome un baño rápido y me arregle lo más “decente” que podía, pues simplemente utilice unos jeans negros acompañados de una camiseta gris y un par de convers negros. Cuando estuve listo tome mis llaves y salí camino a la escuela. No tenía ganas de llegar, pero debía hacerlo. Me estacione en la entrada de la escuela y me di cuenta de que había muchos alumnos fuera de sus clases y cuando me vieron sonrieron de forma increíble. Deje de lado esa actitud tan rara de mis ahora ex alumnos y camine directo a la oficina del director, no tenía que desviarme o no sería capaz de irme de aquí.

Llegue a la dirección y note el alboroto que había entre profesores y trabajadores. Era raro encontrarlos así pero no dije nada y busque a la secretaria, la encontré hasta el final de la habitación, con un estrés increíble. Me acerque y la salude tranquilamente

-Buenas tardes- Me acerque a su mesa y le sonreí

-¡Oh señor Jung!, pase, el director ya lo espera- Un poco estresada me señalo la puerta de la oficina del director

Camine con duda hacia el despacho del director, tome el pomo y lo gire. Antes de entrar suspire, tenía que afrontar de una manera u otra mi realidad. Cuando estuve dentro el director se levantó de su silla y camino hasta estar frente a mí

-Yunho, en verdad, admiro el amor que te tiene ese chico

-¿Qué?- Su comentario me pareció muy extraño

-Deberías agradecerle, gracias a tu alumno Jaejoong y compañeros estas aquí, ellos me pidieron que te dejara en la escuela como profesor… jajajaja aún no sé cómo es que acepte. Solo espero que quieras quedarte ¿qué dices?- Me sonrió y coloco una de sus manos en mi hombro

-¿E-es enserio?...-Aun no me lo creía y el asintió con su cabeza- ¡por supuesto que acepto!

-Bueno, entonces lo veo mañana, que tenga una buena tarde- Se dio la vuelta y camino de nuevo a su silla

En cuanto a mí, salí más que contento, mi Jae ¡mi hermoso Jae! Gracias a su insistencia podre quedarme a trabajar como su profesor y lo más importante, seguiremos juntos.

No puedo esperar a que sea mañana.

“”””Jaejoong POV””””

Suena mi despertador, me levanto más que animado y camino directo al baño. Tomo una ducha me arreglo y bajo a la cocina, como algo ligero y tomo mis cosas para caminar directo a la escuela. En el camino me encontré como siempre a Junsu y Yoochun, lo que nos sorprendió fue que a unas cuadras más adelante encontramos a Changmin, Minho, Victoria y Taemin…

-¡Buenos días chicos!- Nos saludó Victoria

-Hola…- No sabía que decir, ni siquiera sabía porque estaba ahí Taemin

-¿Y ustedes que hacen por aquí? Pensé que tú nunca caminabas, Changmin- Le decía Yoochun mientras tomaba la mano de Susu y comenzaba a caminar

-Y así es, es solo que hoy es un día especial- Le contestaba Changmin mientras pasaba uno de sus brazos por los hombros de Minho

- ¿Y qué tiene de especial?- Pregunto curioso Junsu

-¿Porque no nos dejan explicarlo?- Nos decía Victoria mientras tomaba a Taemin de la mano y se paraba frente a nosotros- ¿Ven esto?- Nos preguntaba mientras levantaba su mano y la de Taemin- Pues ¡Taeminnie y yo seremos novios!- Decía emocionada mientras daba un brinquito

-¡¿Qué?!- Más de uno lanzo la misma pregunta

-¡Ais! No se comporten así- Nos decía Victoria mientras hacia un puchero y comenzaba a caminar con Taemin

-¿Como… como es que sucedió?- Les pregunte asombrado mientras los seguía

-Veras, después de lo que ocurrió contigo y Yunho, Taeminnie quería ayudar y también quería olvidarse de Minho oppa. Por eso me he decidido ayudarlo a olvidar a Minho- Me contestaba tan alegre

-¿Es enserio? eso suena tan descabellado- Les decía Yoochun

-Lo mismo pensé yo hyung, pero después de pensarlo un rato no es tan mala idea- Le decía Changmin mientras tomaba de la mano a Minho

-¿Y entonces desde hoy son novios?- Preguntaba curioso Junsu

-Así es-Le decía Taemin- Jaejoong, espero que me perdones, y no pidas que deje de ser tu amigo, me disculpo por todo lo que te cause, en serio perdón- Me decía mientras se volteaba ligeramente para verme

-Taemin, como te dije la otra vez, no estoy completamente convencido de si debo o no perdonarte, pero supongo que con el tiempo decidiré algo- Le decía mientras lo miraba serio

-Con eso me basta, gracias Hyung- Me contesto con una sonrisa

-¡Bueno, llegamos! Jaejoong oppa, que sea el mejor de tus días- Me decía Victoria mientras me daba un beso en la mejilla y se alejaba con Taemin, seguramente a su salón de clase

-Jae, como dijo Victoria ¡que sea un gran día!- Me decía Minho mientras se acercaba y me abrazaba para después alejarse con Min

-Supongo que ahora iras a ver el salón de música ¿no?- Me decía Yoochun con una sonrisa burlona

-¡Claro que lo hare!- Le decía con una sonrisa enorme

-¡Salúdalo de nuestra parte!- Me decía Junsu mientras tomaba la mano de Yoochun y lo comenzaba a jalar

Cuando me quede solo corrí de inmediato al salón de música. En el camino evite a varias personas que me saludaban, mi emoción era mucha como para quedarme a platicar con ellos. Seguí corriendo y al estar cerca escuche que tocaban el piano y también que cantaban…

“Así fue la vez que te conocí...


Nos conocimos por casualidad


a lo largo de este camino


Aun ahora no puedo olvidar,


Desde aquel día.”





Al acercarme lo suficiente, me asome por la puerta, cuidadosamente, y me encontré con Yunho. Como siempre, con ese porte tan elegante y único.

“Orgulloso de tu amor…”





Al parecer estaba muy concentrado, entre con cuidado y me senté en una silla, detrás de el…

“Aun si la violenta lluvia cae


y los fuertes vientos soplan


iré a proteger este amor”





Lo escuchaba cantar, tenía una voz maravillosa y la canción que entonaba, era hermosa…

“si estamos juntos definitivamente


Podemos superar todo





¿Hubiera pensado así al principio?





Por eso no soltare esta mano


Siempre la mirare cuidadosamente”





Al parecer no había notado mi presencia, todo era tan perfecto...

“Las cosas que perduran,


las cosas en las que creo


Mientras vayan cambiando


hacia la felicidad,


caminaremos juntos.”





No sé cuándo fue que comencé a llorar silenciosamente, su canción era tan triste, pero a la vez muy linda…

“Orgulloso de tu amor”


Dejo de tocar el piano y de cantar. Se quedó ahí, mirando por la ventana como se colaban los rayos de sol matutino por las cortinas. No pude evitarlo, solté mi mochila y camine para abrazarlo

-Yunnie…- Dije en casi un susurro, pues aún seguía llorando

-¿Boo?...- Se dio vuelta. Cuando me vio se levantó y camino rápidamente hacia mi

-Jongie… mi amor…- Me abrazo, cuando lo hizo yo llore aún más- ¿Porque lloras? ¿Que tienes?- Me preguntaba alarmado

-¡Yunnie!... ¡podremos estar juntos!- Le decía mientras me abrazaba más fuerte a el

El correspondió mi abrazo y comenzó a hablarme en el oído

-Lo se amor, lo sé. Todo gracias a ti y tus amigos… en verdad te amo tanto

Después levanto mi cara para darme un beso, hace tanto que no lo besaba…

-Ejem- Cuando escuchamos a alguien inmediatamente nos separamos y volteamos a ver quién era

-¡Leeteuk!

-Hola Yunho, Jae- Yunho se apartó de mí y fue hacia Teukie

-Veo que ya están bien jejejeje

-¡Por supuesto!- Le decía Yunho

-Bueno, solo quería venir a saludarte y a invitarte- Le decía con una sonrisa a Yunho

-¿Invitarme? ¿A dónde?

-¡Oh! Es que Kangin hará una fiesta este fin de semana y ya he invitado a los chicos, solo me faltabas tú

-Ah… Ya veo, claro que iré- Le decía con una sonrisa

-Bueno asunto arreglado, Jae, disculpa pero, tenemos clase

-¡Oh cierto! Disculpe Teukie hyung- Le decía mientras tomaba mi mochila y caminaba a la salida

-Te veo en almuerzo-Me decía Yunho mientras me daba un beso en la mejilla

-Claro- Le sonreí y camine hacia mi salón

Al llegar me encontré con las sonrisas de mis amigos y todos comenzaron con sus preguntas, “¿cómo esta Yunho? ¿Si se quedara?” y muchas más. Preguntas que tuve que ignorar pues el profesor Leeteuk nos puso a practicar. Las clases pasaron más rápido que en la semana pasada, ahora tenía una buena razón para querer terminarlas. En la hora del almuerzo los chicos me acompañaron al salón de música y comimos todos junto con Yunho. Todos reían y de vez en cuando Yunho me daba besos a escondidas.

El resto de la semana fue igual. Llegaba a la escuela, saludaba a Yunho, tenía mis clases, almorzábamos juntos, regresaba a clases y diario me llevaba de regreso a mi casa.

Hoy era viernes por la noche y Yunho me invito a pasar la noche en su casa. Era pequeña, pero muy cómoda. Hice la cena, vimos películas y después llegó la hora de dormir.

-Ten, ponte esto, no creo tener algo de tu talla- Me decía mientras me extendía una camiseta y un pantalón

-No importa- Los tome y me fui a cambiar ¡me quedaban enormes! Cuando salí Yunho ya se había cambiado y estaba acostado esperándome

-Woa, te ves tan adorable… ven acuéstate- Me decía emocionado mientras movía las cobijas a un lado

-Yah~ no digas eso- Me sonroje por su comentario y camine hasta la cama. Cuando estuve dentro de ella Yunho me abrazo por la cintura y me acerco más a el

-Eres hermoso, un chico muy muy hermoso- Me beso- Y lo mejor… eres solo mío

Ante su comentario me sonroje y escondí mi cabeza en su pecho

-Y así te ves más lindo- Comenzó a reír de una forma linda para después besar mi cabeza

-Mañana será la fiesta de Kangin ¿iremos?- Le pregunte alzando mi cara

-Claro, Kangin es genial y además irán tus amigos. Sera una fiesta inolvidable, no podemos faltar- Me decía mientras me abrazaba

-Si tienes razón…

-Buenas noches mi amor

-Buenas noches Yunnie

1 comentarios:

  1. Son tan adorables y me encanta que sean cariñosos y muy amorosos
    Ahora si que todo es felicidad y esperó que perdure para siempre
    Gracias

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD