10 años - Cap. 6

1 comentarios
"Un camino diferente"
(2009)

Los primeros días después de lo sucedido en los camerinos de aquella famosa entrega de premios fueron muy difíciles para Yunho, pues Changmin evitaba siquiera verlo, estar a solas en el mismo lugar, imposible. Frente a otros el menor parecía normal, bromeando como siempre, pero cuando las cámaras se apagaban él simplemente se alejaba de Yunho, perdía el tiempo “atacando” a Jaejoong o fastidiando a Junsu, hablando con Yoochun, burlándose ambos de Junsu, jugando videojuegos mientras Yunho solo podía observar desde atrás. Para Junsu, Jaejoong y Yoochun no era raro notar lo que estaba sucediendo, pero ninguno se atrevía a decir nada, Jaejoong les había dicho a los otros dos que simplemente hicieran como que nada extraño sucediera y continuaran todos como si nada, estaban cubriendo actividades en Japón, habían ido a un programa de televisión a presenciar el primer amanecer del año desde el monte Fuji y habían grabado uno de sus videos para el próximo sencillo, habían tenido diferentes actividades en Japón y pronto sacarían nuevo disco y pronto una gira, estaban emocionados por la promesa de una posible presentación en el Tokyo Dome, un lugar al que solo habían aspirado en sueños desde su debut.


El mes de enero se esfumó tan rápido como la nieve se derretía por las calles de algunas ciudades de Japón. En marzo salía a la venta su nuevo disco y ya solo estaba en etapa de post producción mientras comenzaban los ensayos para su próxima gira, mayor que la anterior, estaban preparados mentalmente para trabajar como nunca ese año. Terminaron los ensayos y estaban agotados, Junsu y Yoochun salieron por algo de agua, quedándose en el lugar de ensayos los otros tres, Changmin se acercó a su mochila y sacó una botella de agua, ignorando como siempre a Yunho, cuya situación comenzaba a cansar, él y el mayor compartieron una mirada, Jaejoong le hizo una seña de que se acercara a Changmin mientras él caminaba a la puerta, saliendo de ahí y dejándolos solos, ya que los demás del staff no se encontraban ahí, había sido un ensayo sin bailarines. Yunho se armó de valor y se acercó al menor antes de que éste se diera cuenta de que se encontraban solos, Changmin volteó al sentirlo cerca


-       Me asustaste – fingió tranquilidad, e incluso sonrió, pero se sintió nervioso cuando comprobó que estaban solos, instintivamente se alejó de Yunho – Estaré afuera – quiso eludirlo pero cuando pasó de su lado Yunho lo sujetó del antebrazo


-       Tenemos que hablar – dijo sin demoras, sin esperar reacción, Changmin lo miró de reojo y frunció el ceño, soltándose bruscamente del agarre de Yunho


-       No tengo nada que hablar contigo… y no me toques – dijo enojado, intentando alejarse pero el mayor lo volvió a sujetar, ésta vez de la camisa, lo jaló hacia él, pero no midió su fuerza y chocó contra él, el hombro de Changmin contra su pecho y sus rostros relativamente cerca, Changmin se sonrojó por completo y lo empujó – No te acerques así – pidió, nervioso


-       Deja de actuar como si fuera a violarte – regañó el otro


-       Yo ya no sé… - agachó la mirada – Ya no sé qué pasa por tu mente – dijo con pesadumbre, no sabía qué sentir al respecto, solo sabía que no quería que su relación con Yunho se continuara deteriorando, solo quería olvidar, pero no podía, cada vez que veía a Yunho recordaba la textura suave de sus labios


-       Perdóname, lo que pasó ese día… - quiso explicar


-       No me expliques nada, solo olvidémoslo – contestó nervioso


-       No Changmin, no se puede olvidar si no lo aclaramos, necesito que me escuches – explicó


-       ¿Y qué vas a decirme? ¿Que te gusto? ¿Que ahora eres Gay? – dijo con burla pero temiendo que quizás fuera así, Yunho sonrió


-       No soy Gay, lo sabes – contestó


-       Claro, los heterosexuales besan hombres en la boca – respondió de nuevo con burla, alejándose un paso


-       Fue un error… - se acobardó, no pudo confesarse como Jaejoong le sugirió – No sé qué me pasó, pero estabas así, tan débil, no pude evitarlo, quería estar para ti pero nuestra cercanía fue demasiada, y como si no fueras tú lo hice, perdóname – pidió mientras lo miraba a los ojos, Changmin tragó saliva, pensando ¿podía creer eso? Siempre había confiado en Yunho ¿Por qué habría de desconfiar ahora? Además era lógico ¿no? Que le gustara a Yunho de esa forma, que fuera Gay, todo eso sonaba absurdo, no le quedaba más que creer en sus palabras


-       ¿Es de verdad? – inquirió preocupado, pero necesitaba creerle


-       Sí Changmin, cree en mí – sonrió, consolándolo, su mirada le insistía en que creyera en él


-       Te creo – respondió con seriedad, se acercó y le dio un abrazo, Yunho lo correspondió de forma normal aunque se moría de ganas por apretarlo contra su cuerpo, sentirlo por completo, pero se contuvo, se soltaron al mismo tiempo y se sonrieron


-       Entonces ¿Todo bien entre nosotros? –


-       Todo bien – respondió, luego una sonrisa. Se alejó del mayor y caminó hacia su mochila - ¿Cuándo iremos a Corea? – preguntó con una sonrisa más amplia


-       La próxima semana ¿Por qué? Te ves emocionado – observó


-       Hay alguien… - dijo algo nervioso – Una chica que me gusta, quiero pedirle que salga conmigo – contestó tranquilamente, pero para Yunho oír eso le hizo sentir que la sangre le bajaba a los pies, lo miró aturdido


-       ¿En serio? – quiso no alterarse, controlar sus emociones. Cuando Changmin se interesaba así en una chica sabía que realmente le gustaba, porque no era de los que salían con cientos de mujeres sin compromiso, como Yoochun, no, a Changmin le gustaban las relaciones más formales y no cualquier chica le gustaba tanto


-       Sí, la conocí por unos amigos, es muy linda, aunque un poco mayor que yo – explicó – Sé que no la veré mucho pero quiero intentarlo, realmente me gusta – dijo con emoción, aunque pudo advertir las expresiones de Yunho, se preocupó - ¿Por qué esa cara? – cuestionó


-       No, es solo que, me sorprendiste – trató de sonreír con naturalidad – Felicidades, en verdad te felicito Changmin – dijo con tono más alto, en esos momentos los otros tres entraban, alcanzando a oír la felicitación


-       ¿Qué celebramos? Faltan días para su cumpleaños – dijo de pronto Jaejoong, notando el ambiente menos tenso


-       Changmin tendrá novia – dijo fingiendo emoción, pero en sus ojos se notaba lo contrario, Junsu y Yoochun se emocionaron, acercándose a él lo animaron, Jaejoong y él compartieron una mirada seria, luego Yunho la desvió y Jaejoong se acercó a Changmin


-       Felicidades – lo abrazó con emoción


-       Ey que todavía no me dice que sí – regañó avergonzado


-       ¿Quién te diría que no? – preguntó Jaejoong, se acercó más a él y le dio una nalgada – Ni yo que soy hombre te diría que no – rio como tonto ante los regaños y golpes de Changmin


-       No digas idioteces – le volvió a pegar ante las risas de Yoochun y Junsu, y aunque Yunho intentó seguir el juego no pudo, solo alcanzó a sacar una sonrisa mientras lo miraba, debía resignarse a que seguramente Changmin tendría una relación y que él solo podía ser espectador, sin hacer nada


Pasaron los días y llegó su cumpleaños, se encontraban en actividades como siempre, pero eso no quitó el hacerle su respectiva fiesta con los miembros del staff y el grupo, compraron de la cerveza que le gustaba al menor y la comida de su preferencia, y partieron pastel para él y Yunho, a quien no le habían podido hacer nada por culpa de la agenda, pero ese miércoles estaban libres, al día siguiente sus actividades no comenzaban temprano así que había tiempo para la fiesta. Conforme avanzaban las horas se fueron yendo algunos de los invitados, mientras Changmin llevaba tiempo en el teléfono, conversaba con su novia, y aunque él no era de muchas palabras la escuchaba con una gran sonrisa. Yunho se acercó a donde estaba sin que el menor se diera cuenta, lo veía sonriendo mientras sostenía el teléfono, asintiendo aunque ella no podía verlo


-       También te extraño – dijo avergonzado y luego se quedó callado mucho tiempo, escuchando, miraba al suelo, sonreía y luego su mirada se perdía, Yunho pensaba en que le gustaría saber que estaba diciéndole ella a él, que era lo que lo hacía sonreír así, algo que él jamás iba a lograr – Te compensaré, lo prometo… - se sonrojó - ¿De verdad quieres oírlo? Me da vergüenza – confesó tímidamente, calló unos momentos – Te quiero – dijo al fin, sonrojándose más – Te quiero – dijo en tono más alto – Claro que me oíste – regañó con sutileza – Te quiero… - larga pausa – Te veo luego, cuídate mucho, protégete del frío… adiós – no era bueno expresando sus emociones, pero hacía el intento y ella le tenía paciencia, tenía más experiencia que él. Colgó el teléfono y se giró, sin darle tiempo a Yunho de disimular, fingir que no lo estaba viendo - ¿Desde qué momento estuviste ahí? – preguntó avergonzado


-       ¿Cuántos te quiero debes decirle? – inquirió en broma, tratando de parecer normal, no mostrar sus extraños celos


-       No debiste oír – dijo avergonzado


-       Perdón, ven, vamos a brindar – lo tomó de la muñeca y lo jaló hacia él, caminaron a donde estaban los otros – Gracias por haber venido – se dirigió a los que quedaban, llamando la atención – Todo su apoyo, estamos muy contentos de tener un gran equipo – los miró a todos mientras soltaba a Changmin – Agradezco todos sus esfuerzos y consideraciones, sin todos y cada uno de ustedes Tohoshinki estaría incompleto, en verdad, muchas gracias – sonrisas y aplausos recibió, luego le entregaron una bebida a él y otra a Changmin, los que tenían levantaron sus vasos y copas, entonces brindaron.


Habiendo terminado la reunión todos se fueron y ellos se quedaron ahí, en el departamento provisional que les habían rentado mientras tenían sus actividades en Japón, les tocaba a ellos recoger y limpiar todo, Changmin lavaba los trastos junto con Junsu, Yoochun recogía cosas fuera de su lugar, Yunho limpiaba y Jaejoong barría


-       ¿Sabes Changmin? Estoy pensando en nuevas bromas – dijo Junsu


-       ¿Sí? Deben ser mejores que las del tour pasado – respondió Changmin


-       Nada superará los Gags sexys de Yoochun y Changmin – interrumpió Jaejoong al oír aquella conversación, soltando una risa


-       ¡Cállate! Eso nunca sucedió – dijo Changmin fingiéndose indignado


-       Ahora que tienes novia me desconoces ¿verdad? – respondió Yoochun desde la sala, también fingía indignación, Changmin se comenzó a reír


-       Ahora soy todo un hombre – dijo de pronto, todos voltearon a verlo, sorprendidos


-       ¿Ya lo han hecho? – preguntó de pronto Jaejoong, bastante interesado


-       ¿Hacer qué? – cuestionó el menor, no entendía, incluso Junsu había entendido, lo miraba sonrojado, si así fuera él sería el único virgen en el grupo, la idea no le gustó


-       Vamos Changmin, digo si ya te acostaste con ella – explicó Jaejoong, pronto el menor se sorprendió, soltando el trasto que tenía en las manos, éste se cayó sobre otros trastos


-       No, no hemos hecho nada de eso – respondió avergonzado, haciendo que Yunho y Jaejoong suspiraran aliviados, incluso Junsu, solo Yoochun parecía decepcionado


-       Entonces no eres todo un hombre – dijo con burla Yoochun, Changmin se enojó


-       ¿Tener sexo te hace hombre? – preguntó indignado


-       No, pero eso pareció que decías – se corrigió Yoochun – De cualquier modo yo creo que con ella perderás la virginidad – dijo con toda tranquilidad ante la mirada acusadora de Jaejoong, evitando soltar una risa


-       No sé – se secó las manos, dejando a Junsu con la tarea de los trastos – No quiero pensar en eso – explicó


-       Los hombres ocupamos el 80% de nuestros pensamientos en sexo – expuso divertido


-       Ese serás tú – dijo Yunho casi riendo – Nuestro Changmin es más puro – defendió


-       Si claro, con todo ese porno – repelió Junsu, ayudando a Yoochun, los dos se comenzaron a reír


-       Como si ustedes no vieran, los he visto verlo – se defendió Changmin, sonrojado – Sobre todo a ti – señaló a Junsu, haciéndolo sonrojar, él también dejó los trastos a medio lavar


-       Fue por curiosidad – defendió su honor – Pero no descargué nada –


-       No, miras en mi computadora ¿crees que no me doy cuenta? – contestó regañando, aunque no estaba molesto, sus discusiones siempre terminaban así, recriminándose tonterías unos a otros hasta que terminaban riendo y hablando de otras cosas, el tiempo siempre pasaba rápido así, ya era casi de madrugada. El teléfono del departamento sonó y Yunho lo contestó mientras los otros estaban en la sala, conversando, el líder se acercó a Junsu luego de unos momentos


-       Te habla tu papá – indicó, Junsu compartió una mirada con Yoochun y luego se puso de pie


-       Gracias – dijo amablemente


-       Junsu – llamó Yunho antes de que se retirara - ¿Todo bien en casa? –


-       Sí ¿por qué? –


-       Por nada, solo que últimamente tu padre llama mucho, creí que algo andaba mal – explicó


-       No te preocupes, todo está bien – sonrió y se alejó. La conversación se reanudó con los cuatro restantes, conversaban sobre su futuro en Japón, la agenda estaba llena hasta agosto, de nuevo participarían en el A-nation, aunque aún no se daban a conocer oficialmente la mayoría de sus actividades, a mediados del próximo año estaba previsto que sacarían un nuevo álbum en su país natal pero no había nada aún concreto, faltaba mucho tiempo


Durante los ensayos Junsu se lastimó y no pudo caminar con normalidad, su daño en la columna fue realmente leve pero no se podían arriesgar, por lo que tuvo que andar en silla de ruedas durante algunas presentaciones, pronto estarían en el Tokyo Dome y para entonces debía estar recuperado, aunque había pedido ausentarse un poco le fue negado, tuvo que presentarse como fuera, pero los demás miembros cuidaban de él, como siempre cuidaban unos de otros, nunca antes habían estado tan unidos. Antes de presentarse en el Tokyo Dome tomarían dos días de descanso, en su primera presentación Junsu había ideado que se pondría de pie por primera vez desde su lesión, aunque fue regañado por Yunho pero ya lo había decidido así. Aquella tarde Jaejoong y Changmin salieron a comprar comida, habían decidido ir en lugar de pedirla por teléfono, les gustaba caminar por las calles de Tokyo y conversar


-       Este sol me recuerda a Saipán – dijo Changmin con melancolía – Quisiera volver allá – sonrió


-       No se parece, allá realmente sudaba – contestó el mayor – Pero sí, deberíamos volver, todos juntos, si tenemos tiempo algún día – se quejó – Siempre que vamos a algún lugar, Bora Bora, Praga, París, Las Vegas y demás terminamos diciendo eso, pero nunca volvemos, tanto trabajo… - volvió a quejarse, Changmin lo miró de reojo


-       El precio de la fama – contestó con una sonrisa


-       Un precio muy alto, mi libertad – comentó con tono triste, Changmin se detuvo y Jaejoong avanzó unos pasos hasta darse cuenta que ya no lo seguía


-       ¿Cambiarías todo esto solo por poder viajar más? – preguntó seriamente, el mayor sonrió, acercándose luego a Changmin lo abrazó


-       A ti no te cambiaría por nada – dijo con ternura, apretándose más a su cuerpo, pero Changmin se sintió incómodo, nunca antes el mayor lo había abrazado de esa forma, no correspondió el abrazo pero tampoco lo apartó


-       Más te vale – respondió, luego el otro lo soltó y se sonrieron - ¿Crees que no me canso? ¿Qué a veces no siento ganas de tirar todo y correr? Pero es el camino que elegí, el modo de vida que amo, mientras dure lo atesoraré como lo más importante


-       Sí – sonrió en respuesta – Perdona el momento de debilidad – se disculpó, Changmin sonrió


-       Vamos, que tengo hambre – volvieron a caminar juntos


En el departamento se habían quedado los otros tres, esperando la comida, mientras Junsu hacía los ejercicios que le habían recomendado, Yunho le había ayudado en algunos, cuidándolo, le dolía cuando sus miembros se lastimaban, los había visto en diversas situaciones a todos, era como sentir ese mismo dolor, después de todo era el líder, lo que le sucediera a los demás era de suma importancia para él, su tesoro más preciado eran los miembros del grupo. Frente a la computadora estaba Yoochun, charlando con cámara con su madre y su hermano, Yunho se acercó para saludar y fue bien recibido, después de todo era apreciado por la familia de Yoochun; cuando terminó se alejó, dejándolos solos, podía escuchar a lo lejos que hablaban en tono serio, aunque jamás puso atención a lo que decían, cosas de familia después de todo, no tenía nada que ver con él. Regreso de nuevo con Junsu, había terminado sus ejercicios por fin


-       ¿Quieres que te ayude otra vez a bañarte? – preguntó preocupado pero Junsu negó


-       Puedo solo, quiero intentarlo – respondió con amabilidad


-       No asegures la puerta por cualquier cosa – recomendó


-       Pero si regresa Jaejoong… –


-       No te preocupes, no lo dejaré tomarte fotos – prometió con una sonrisa y Junsu se sintió más aliviado, entonces se retiró. Al cabo de unos momentos Yoochun regresó a la sala donde estaba Yunho, se veía molesto y no lo pudo disimular - ¿Qué te pasa? –


-       Nada – respondió secamente – Creo que tomaré un baño, necesito relajarme –


-       No puedes, está Junsu, a menos que te quieras bañar con él – respondió con burla, pero a Yoochun no le causó gracia, se veía molesto


-       Saldré a fumar – pasó de su lado pero Yunho lo detuvo antes de que saliera


-       Yoochun, estamos de gira, cuida tu voz – regañó


-       Necesito un cigarro – respondió


-       No te ves bien, vamos a hablar, ven – lo agarró de la mano pero Yoochun se soltó de golpe


-       Deja de comportarte como si fueras mi padre, no eres nada – dijo con enojo y se marchó, sin darle tiempo a decir nada más, aquellas palabras hirieron a Yunho pero se quedó callado, no entendía que pudo haberle pasado pero jamás le había dicho algo así. En menos de diez minutos regresaron los otros dos con la comida, 8 cajas en total, Changmin se veía contento, ya se imaginaba comiendo de todo


-       Llegaron a quienes más quieren – dijo Jaejoong con enorme sonrisa mientras cerraba la puerta, luego ambos dejaron las cajas sobre la mesa del comedor, pero Yunho no había respondido, estaba sentado en el sillón


-       ¿Y los demás? – preguntó Changmin


-       Junsu está descansando en la habitación – contestó con seriedad


-       ¿Y Yoochun? – indagó el mayor


-       No sé – contestó secamente, Changmin y Jaejoong voltearon a verse, luego el mayor se acercó al sillón y se sentó junto a Yunho, lo observó fijamente


-       ¿Qué pasó? No me digas que se pelearon – observó incrédulo


-       Habla con él, te tiene más confianza – sugirió, volteó a verlo y le sonrió, luego se puso de pie y regresó a la habitación a ver si Junsu necesitaba algo. Nuevamente el mayor y el menor voltearon a verse, no entendían nada


-       Es cierto, confía más en ti – volteó hacia la comida, realmente tenía hambre y no parecía que fueran a comer dentro de poco


Cuando terminó su última presentación en el Tokyo Dome festejaron en grande con la gente del staff, aunque aún dentro de las instalaciones, todo había salido perfecto, Junsu se había recuperado del todo y habían concluido con aquella pesada gira, era momento de regresar a Corea, debían ver asuntos pendientes y tendrían algunos dos días de descanso, habían citado a Changmin por separado, había planes para él en solitario, después de todo era justo, Jaejoong había filmado una película y Yunho se preparaba desde hace meses para su primer drama televisivo.


Estaban volviendo a Japón, mientras aguardaban por dejar el equipaje Changmin compraba un café y los miembros restantes a excepción de Yunho conversaban por separado, no tenía idea de qué, solo podía ver sus rostros serios, el gesto de Yoochun en esos momentos solo se podía comparar con aquella ocasión en que discutieron, que su compañero lo había rechazado, pero hasta entonces era la segunda vez que lo veía y le preocupaba que estuviera pasando por una situación difícil y no le tuviera confianza para hablarlo. Sin embargo no se acercó a ellos, esperó a Changmin con su café, el menor estaba contento, vería a su chica después de mucho tiempo


-       ¿Qué pasa? – preguntó al verlo tan serio, Yunho no respondió, pero Changmin vio hacia dónde miraba y también volteó - ¿Qué se traen? – preguntó extrañado pero sin darle mucha importancia, el mayor se encogió de hombros - ¿A qué hora sale el vuelo? –


-       Faltan dos horas, vámonos – indicó Yunho, el menor elevó la mano y les hizo una seña a los otros, Jaejoong contestó mientras sonreía pero no se movieron hasta minutos después. Luego les siguieron a donde esperarían por abordar, ahora todo parecía normal, en unas horas estarían de regreso en Corea, y estando ahí la vagoneta los llevaría a su domicilio para que descansaran antes de cubrir agenda, pero querían ver a sus familias, y Changmin quería ver a su novia


-       Te llevo – se ofreció Jaejoong, el auto de Changmin se encontraba en el mecánico, el menor no se negó, sonriendo ampliamente


-       Gracias… solo me arreglo un poco – dijo ante las burlas de los demás


-       Jaejoong, mañana iremos ¿verdad? – preguntó Junsu en voz baja al acercarse, éste solo asintió al ver a Yunho distraído, Yoochun tampoco había puesto atención y hubo enseguida silencio, Yunho miraba a Yoochun, se veía molesto pero ya no quiso preguntar, no quería recibir un trato parecido al anterior, pero el menor se dio cuenta que lo observaban y se acercó a él


-       Yunho, sé que ya te lo dije antes pero de verdad lo siento – se disculpó avergonzado – Pero últimamente hay cosas que no puedo conversar contigo, perdón – aunque no entendió del todo, Yunho comprendió que en verdad estaba arrepentido


-       No sé qué es eso que no puedes hablar conmigo, pero entiende que me preocupo por ti… y me hirió que me dijeras que no soy nada – dijo con sinceridad, Yoochun agachó la mirada unos momentos y luego lo abrazó


-       Perdón, solo hablaba tonterías –


-       Te perdono – lo abrazó también y en silencio estuvieron así unos momentos. Changmin salió de la habitación y al verlos se extrañó, pero no solo eso, le desagradó y no supo por qué, trató de disimular haciendo una broma


-       ¿Es tiempo de los abrazos? – cuestionó con media sonrisa, entonces se soltaron - ¿Nos vamos Jaejoong? – preguntó a su amigo al otro extremo, éste respondió asintiendo en silencio


-       Suerte – dijo sinceramente Yunho, pero el menor ni siquiera volteó a verlo


-       Suerte a ustedes – contestó para sorpresa de los aludidos, se miraron sin entender. El mayor y el menor se acercaron a la puerta y salieron


-       ¿Estás enojado? – preguntó Jaejoong mientras caminaban


-       No ¿Por qué? –


-       Pareciera que te molestó – explicó sin miramientos, Changmin volteó a verlo


-       ¿De qué hablas? – se detuvo


-       Has cambiado tanto y no eres capaz de notarlo – observó, sin esperar respuesta se acercó y lo jaló del brazo para que volvieran a caminar, lo siguió


-       No entiendo –comentó desconcertado, más aún al ver la sonrisa del mayor, pero ya no hizo comentario hasta que salieron del edificio, esquivaron a algunas fans y se subieron al auto


-       Changmin eres muy poco perceptivo a veces – reanudó el tema, el menor enarcó una ceja, observándolo con extrañeza – Nunca te diste cuenta, o quizás nunca quisiste ver – aceleró un poco el auto


-       ¿De qué hablas? Y bájale a la velocidad


-       Nos siguen – dijo de pronto, viró el auto y esquivó un taxi que los seguía desde hace varias cuadras, aceleró, se perdió en una calle y agarró otra dando vueltas bastante cerradas, pero manejaba muy bien como para que algo saliera mal, hasta que los perdieron de vista bajó la velocidad


-       ¿Ya manejarás como una persona normal? – preguntó algo molesto, pero la verdad es que solo estaba algo asustado, su compañero se comenzó a reír


-       No te asustes, todo está bien, todo ¿de acuerdo? – contestó casi para sí mismo, no pareciendo que charlara con él, Changmin lo notó, si era poco perceptivo como decía Jaejoong, entonces él era bastante obvio


-       ¿Por qué pareciera que no hablamos el mismo tema? ¿Qué te pasa? – preguntó más desconcertado que antes, Jaejoong no respondió al instante, se perdió en una calle apartada y oscura y estacionó el auto - ¿Por qué te detienes? Aún falta – inquirió


-       Changmin… - calló unos momentos, se agarró con fuerza del volante y suspiró


-       ¿Qué pasa? ¿Qué tienes? – lo miraba perplejo, no entendía nada


-       Te quiero… siempre te he querido – le tembló un poco el labio pero se armó de fuerza – Te juro que habría dado cualquier cosa porque no pasara, pero el tiempo pasó y te volviste indispensable – volteó a mirarlo, directo a los ojos, poniéndolo nervioso – Al principio me confundió, después me asustó, y cuando logré asimilarlo estaba perdido, me enamoré de ti – confesó al fin, con el corazón latiéndole fuertemente, Changmin abrió amplio los ojos, sorprendido


-       ¿Qué broma es esa? – preguntó nervioso – Junsu tuvo la idea ¿verdad? – sonrió con burla, incrédulo, debía ser una broma – Me las va a pagar –


-       ¡No Changmin! – gritó de pronto, callándolo – Es verdad, no te burles, mis sentimientos son reales, te amo –


-       Deja de decir idioteces – regañó enojado y nervioso – De mí no, deja de inventar –


-       No es un invento –


-       Pues no te creo – respondió dudoso – Siempre creí que te gustaba Yunho – dijo de pronto, Jaejoong no lo negó, solo lo observó


-       Es distinto – dijo - ¿Por qué no me crees? Mi amor por ti es verdadero – volvió a confesar para fastidio de Changmin, odiaba escuchar esas cosas, de pronto recordó los labios de Yunho sobre su boca, aquella extraña e inquietante sensación, desvió la mirada, afligido


-       ¿Por qué haces esto? ¿Por qué me lo dices? Sabes que no te corresponderé, que nuestra convivencia no podrá nunca ser igual ¿Por qué estás arruinando nuestra amistad? – se sintió dolido, casi lo sentía como una despedida y su corazón no pudo más, sus latidos se triplicaron, se miraron a los ojos largo tiempo


-       No sé lo que pasará a partir de mañana, pero quería decírtelo, aunque sé que no me corresponderás, que no me quieres de esa forma y quizás tu rechazo será mayor después, hoy era mi última oportunidad para decírtelo, gracias por escucharme – dijo casi con la voz cortada, y Changmin entendía menos que al principio, jamás antes se sintió tan confundido


-       No sé qué estás tratando de decirme – abrió la puerta del auto – Quiero estar solo –


-       Changmin – llamó antes de que cerrara la puerta y se alejara – Te quiero de verdad, nunca lo olvides – sonrió con tristeza y Changmin no supo que hacer, solo cerró la puerta y se alejó, pensando, confundido, preocupado, incluso enojado. Una llamada entró a su celular y respondió mientras escuchó el auto de Jaejoong marcharse, era su chica


-       Hola – contestó con desánimo y ella lo notó


-       ¿Estás bien? –


-       Claro –


-       Podemos cancelar – sugirió seriamente


-       No, te veo en tu casa – contestó rápidamente, necesitaba verla, nunca la necesitó tanto. Caminó de incógnito, que bastardo Jaejoong de decirle todo eso tan lejos de la casa de ella, pero ni modo, debía caminar, eso le ayudó para pensar, aunque lo confundido nada se lo quitó, que extrañas palabras de parte del mayor y que extraño su actuar ¿Cómo demonios dejó que pasara? Se enamoró de él, de Changmin ¿Qué tontería era esa? Si siempre peleaban porque Jaejoong lo tocaba y él lo golpeaba, porque no quería que ningún hombre lo tocara, y su compañero se defendía con la excusa de que no era con cualquier hombre que se comportaba así, sino solo con ellos, sus miembros. Ahora la simple tontería de que les tomara fotos desnudos era algo macabro ¿Qué hacía con sus fotos? Lo pensó masturbándose mientras las veía, sacudió la cabeza con desesperación, que idea tan espantosa, se horrorizó, que ganas ahora de agarrar su celular y borrarle la memoria, pero no podía, era obvio. En menos de una hora llegó a casa de su novia, ella lo esperaba preocupada, jamás le mencionó que iba caminando


-       Me tenías preocupada – dijo con tono serio, lo dejó pasar y cerró la puerta - ¿Estas bien? –


-       Sí – ella se acercó y le besó en los labios, pero él no respondió


-       Estás ausente – observó la chica con algo de tristeza


-       Lo siento – se acercó tímidamente y la abrazó con fuerza mientras ella acomodó sus brazos en la espalda baja de él, Changmin olió su cabello y la abrazó más fuerte, que agradable olor el de una chica, siempre rodeado de hombres, la había extrañado mucho – Te extrañé –


-       Yo más – dijo casi en tono infantil, luego se soltaron – Te hice de cenar – sonrió emocionada


-       Se ve delicioso – dijo también con emoción al acercarse a la cocina


-       Siéntate – obedeció, yendo al comedor pequeño junto a la cocina, ella sirvió la comida para ambos - ¿Qué tal estuvo tu viaje? Vi las noticias, les ha ido bien – observó feliz, cuando terminó de servir se sentó  frente a él


-       Sí, ha sido genial – sonrió sin muchas ganas


-       ¿Qué tienes? – se levantó y caminó hacia él, se agachó y miró su rostro de frente, mirándolo a los ojos – Come – agarró con la cuchara algo del contenido del plato y la dirigió hacia Changmin, él abrió la boca y comió el bocado, casi con cariño maternal ella sonrió y le acarició el cabello


-       Te amo – le dijo de pronto y era la primera vez que se lo decía, la hizo sonrojar por la confesión, enseguida se puso de pie y tomó su rostro con delicadeza, dándole un beso en los labios. Se besaron hasta que no pudieron más, luego se miraron a los ojos


-       Yo también te amo Changmin – dijo con ternura, no dejaba de mirarlo, se veía tan indefenso, le acarició el rostro y él cerró los ojos, de pronto estaban besándose de nuevo, y salieron de la cocina mientras se besaban, pero no abrieron los ojos, ella sabía el camino, y se lo llevó a su habitación, y ahí Changmin dejó que su mente se perdiera, que ya no hubiera más, solo ella y su amor, sus besos, sus caricias, el cuerpo desnudo bajo su propia piel sin ropa, besó todo cuanto pudo sin miedo, y los senos contra su pecho mientras su boca se perdía entre el cabello y el cuello, no hubo nada más, Yunho y su tonto beso que aún no había podido olvidar, y la extraña confesión de Jaejoong, todo valía un carajo frente a aquella experiencia, su primera vez con alguien a quien amaba, y no era una prostituta en París, era su novia. Se entregaron mutuamente y el acto culminó mientras sus manos se entrelazaban, ella gemía su nombre, que hermosamente bello sonaba en aquellos labios, los cuales besó al final, luego una mirada y una sonrisa cómplice


Cada vez que Changmin salía con su novia para Yunho era un tormento ¿Qué estarían haciendo? Que envidia sentía de ella, por poderle dar a él todo lo que quería, por poderle entregar sus labios sin preocupaciones, sin prejuicios, algo que ellos jamás iban a poder compartir, a veces pensaba que si no fuera porque son estrellas todo sería más fácil, que ganas a veces de tirarlo todo y llevarse a Changmin lejos, no importaba si era incluso contra su voluntad, en algún momento terminaría enamorándose ¿no? Como en aquellas películas donde el secuestrado se enamora de su secuestrador. Agitó la cabeza para apartar la idea, que absurdo, conociendo a Changmin eso solo lograría que lo odiara, que sintiera repudio por él, que complicado


-       Yunho – llamó Junsu, sacándolo de sus pensamientos


-       Si, dime – lo miró fijamente, el líder estaba sentado en la sala, pensando, aunque traía inútilmente un libro en sus manos, Junsu se sentó a su lado


-       Mañana iremos a la oficina principal – dijo de pronto, como si dudara en decirlo. Habían acordado no decir nada hasta que Jaejoong regresó y lo sugirió, Yoochun y él consintieron, pero le tocaba hablar a él, los otros dos habían salido así que solo estaban Junsu y Yunho en el departamento. Al oír aquellas palabras Yunho lo miró confundido aunque tranquilo, dejó el libro sobre el sillón


-       ¿A la oficina principal? ¿Qué sucede? – Junsu no respondió, sacó de la bolsa de su pantalón un sobre y lo abrió, sacando de ahí unos papeles, se los entregó a Yunho, él los miró y luego miró a Junsu – Papeles de banco – murmuró luego, mientras les ponía atención


-       Cinco años Yunho, tanto esfuerzo y nuestras cuentas así, ni siquiera estamos a la mitad de nuestro contrato, si en unos años nuestras cuentas siguen así, pareciendo que gastamos más de lo que tenemos no tendremos algo seguro para nuestro retiro – explicó brevemente, Yunho apartó los papeles y lo miró sin decir nada


-       Ese plazo no es ninguna mentira, así firmamos desde un inicio – explicó también


-       Lo sé – sonrió – Solo creemos que es mucho tiempo para igualar el poco beneficio -


-       ¿Poco beneficio? Nuestra carrera, lo que hemos logrado ¿no es suficiente beneficio para ti? – preguntó algo molesto


-       No me malentiendas, amo a nuestro grupo, amo todo lo que hemos logrado pero piensa en unos años más, se nos acabará la juventud – dijo con seriedad, Yunho sonrió


-       Eso es obvio, pero ¿no crees que es muy pronto para pensar en eso? –


-       Quizás sí, pero lo hemos estado hablando los tres –


-       ¿Por qué no me lo habían contado? Podemos charlar, los acompañaré a la oficina si quieren, no quiero que nos desunamos, no me guarden secretos así por favor – le sonrió aunque no compartía su punto de vista de algunas cosas


-       Gracias, pero no queremos involucrarlos y meterlos en problemas, es mejor que vayamos solo nosotros tres – respondió tranquilo, por momentos había imaginado que Yunho se enojaría y le gritaría, pero pareciera que lo había tomado bien


-       Suerte – dijo con sinceridad – Y piensen bien sus palabras antes de decirlas – aconsejó


-       Sí – respondió con calma, guardó los papeles en su pantalón y antes que Yunho se retirara lo volvió a llamar, el líder lo miró – Yunho ¿alguna vez has pensado en invertir? –


-       ¿Invertir? – preguntó dudoso – Un negocio ¿o algo así? – el otro asintió – Sí, lo he pensado, pero no es el momento, creo ¿por qué? –


-       Lo hemos pensado también, y surgió una oportunidad – contó emocionado, mi papá es quien ha contactado e invertiremos los tres, si quieren unirse – explicó con una sonrisa amplia


-       Quizás sea buena idea, pueden hablar de eso mañana también… - lo pensó unos instantes – A ver que te dicen en la oficina principal – sonrió – Escuchen bien los consejos ¿sí? Junsu, recuerden que el diálogo siempre es la primera opción, por favor no lo olviden – casi suplicó, el otro se quedó callado unos momentos, con los otros dos habían hablado de una posibilidad más seria en caso de que las cosas salieran mal, pero eso no pudo decírselo a Yunho, así que solo sonrió en silencio


-       Lo tendremos en cuenta, gracias – se acercó a él y le dio un abrazo rápido, luego se retiró, Yunho lo miró marcharse y suspiró, luego también se retiró, pensando en aquella extraña plática ¿Por qué no hablarlo con él y Changmin desde un inicio? No quiso pensar en motivos, esperaría a saber que sucedía el día de mañana


Después de aquella primera experiencia su mente solo podía pensar en eso, había tenido su primera experiencia sexual a los 21 años, quizás para muchos en su sociedad podría considerarse como promiscuo, pero estaba contento de que hubiera sido en ese momento y con la mujer que quería y que tanto le gustaba. Sonrió cuando ella volvió a la cama con una charola y comida, vestía su ropa interior, encima la camisa de Changmin sin abrochar y se veía realmente sexy a los ojos de él


-       Espero te guste – dijo contenta, dándole un bocado, él comió con una gran sonrisa


-       Es perfecto – respondió, comiendo gustoso, se acercó y besó su mejilla – Tú eres perfecta – volvió a besarle la mejilla


-       Me halagas demasiado – se rio divertida. Ella también besó su mejilla y volvió a darle de comer. Entre risas y conversaciones absurdas terminaron de cenar, Changmin miró el reloj de la habitación, era casi de madrugada


-       Debo irme – dijo con tristeza, no quería volver a la realidad, quería permanecer en aquel sueño, con ella, sin nadie más a su alrededor. Se sentó en la cama, dándole la espalda, aún seguía desnudo, antes que pudiera pararse a recoger su ropa sintió que ella lo abrazaba, sintiendo su pecho contra su espalda, su cuerpo aún cálido, tan perfecto, sonrió


-       Cada vez que regreses a Corea te esperaré con un platillo y una cama – dijo con timidez, depositando un beso en su nuca, él sonrió ampliamente


-       Me alegra no haberte decepcionado – dijo también con timidez, ella soltó otra risa divertida


-       Tonto – se abrazó con más fuerza – Si no hubiera visto con mis propios ojos que no sabías poner un condón no habría creído que fue tu primera vez – observó, haciéndolo sonrojar por aquel bochorno – Eres tan apasionado – lo besó de nuevo en la nuca, no quería que se fuera y comenzó a acariciarlo para hacerlo despertar y que se quedara a su lado, odiaba verlo marchar, era en esos momentos en que su relación se volvía distante. Lo logró y Changmin se giró hacia ella, tumbándola de nuevo en la cama, la contempló a los ojos antes de volverla a desnudar, haciéndola suya por segunda vez, volviendo a perderse en aquel momento, sin que nada más existiera, solo ella y él, unidos, dos cuerpos, un solo momento y un sentimiento compartido

Eran casi las dos de la madrugada cuando Changmin regresó a casa, intentando no hacer ruido, caminando con cuidado, al cerrar la puerta suspiró al no haber hecho ruido, pero no se dio cuenta que Yunho lo esperaba, sentado en el sillón


-       ¿Dónde estabas? – preguntó preocupado, asustándolo ya que la luz estaba apagada, enseguida el menor encendió la luz


-       Me asustaste tonto – regañó en voz baja


-       Estoy solo, no tienes por qué hablar en voz baja – dijo con molestia


-       ¿Y los otros? –


-       Se fueron –


-       ¿A dónde? –


-       A casa de sus padres, pero ese no es el tema ¿Dónde estabas? – cuestionó de nuevo, Changmin se encogió de hombros, luego sonrió


-       Por ahí – respondió en tono tímido pero no podía ocultar su sonrisa, Yunho lo miró unos instantes y pudo intuirlo, pero no quería aceptarlo, quizás estaba sacando falsas conclusiones. Sintió que temblaba, no podía, no Changmin, él no lo habría hecho ¿o sí? A su edad y siendo como era; aunque él también había perdido su virginidad joven, el año pasado, cuando salía con una chica con la cual no duró realmente nada de tiempo, pero había sido distinto, él no tenía a quien lastimar con eso, pero Changmin sí, a Él… que estúpidamente egoísta se sentía


-       Lo hiciste – susurró por mero instinto, Changmin lo miró a los ojos y no hubo necesidad de palabras, respondió de esa forma. El mayor sintió como si le hubieran quitado el piso, quizás exageraba pero no podía evitarlo, él había soñado con tener el cuerpo de Changmin durante años, y ahora una chica, por el solo hecho de ser mujer había tenido el privilegio de robarle la primera vez, sintió envidia y coraje como nunca antes, se levantó del asiento, bastante enojado, Changmin lo observó, extrañado de esa reacción, lo miró acercarse y jalarlo del brazo - ¿Lo hiciste con ella? – preguntó molesto, mirándolo a los ojos, confundiéndolo


-       Sí – respondió mirándolo a los ojos - ¿Qué tiene de malo? – preguntó también enojado – Quería estar con ella y ella quiso estar conmigo ¿Por qué te alteras? Tarde o temprano iba a suceder – se defendió con apremio


-       Eres muy joven – quiso apelar, justificar su reacción tan extraña


-       Por favor – casi se rio – Solo eras un año mayor que yo cuando lo hiciste por primera vez – protestó rápidamente, no tenía brazo moral para reprenderlo por ese motivo, Yunho no supo que decir a eso


-       ¿Se cuidaron? ¿Qué harás si la embarazas? – cuestionó abrumado, Changmin se sonrojó


-       ¿Crees que soy tonto? – preguntó molesto y ofendido, Yunho lo estaba tratando como un niño pequeño y eso lo molestó sobremanera - ¿Sabes qué? Me iré a dormir – dijo con indignación, hacía mucho tiempo que no peleaban así, pero el mayor estaba comportándose muy extraño y no quería seguir discutiendo. Intentó apartarse, huir de una estúpida y absurda discusión, pero Yunho lo jaló del brazo


-       No te vayas así, te estoy hablando – el otro se soltó, mirándolo con mayor enojo


-       No estás hablando, estás gritando – espetó


-       Solo quiero que seas consciente de lo que haces – quiso suavizar su voz


-       Soy consciente, pero tú estás comportándote como un loco – respondió ahora con tristeza, no entendía que diablos le pasaba


-       Me preocupo por ti, como me preocupo de cualquier persona que me importa – mintió, no podía decirle que se moría de celos, que habría deseado ser ella, tenerlo en la intimidad


-       Creí que te alegrarías por mí, es lo mejor que me ha sucedido en mucho tiempo – confesó el menor – Pero ahorita no se puede hablar contigo –


-       Perdóname – dijo enseguida, tratando de remediarlo, Changmin se veía muy desanimado, había borrado aquella sonrisa con la que llegó, ahora se sobaba un brazo, Yunho lo había lastimado al jalarlo, se dio cuenta de ello – Lo siento – se acercó y agarró su brazo, mirándolo, luego lo sobó, Changmin observaba, y por alguna extraña razón se sonrojó, aquel tacto lo puso nervioso, recordó lo que había tratado de olvidar durante meses, pero ahora volvía a su mente como si hubiera sido el día anterior. El rostro cerca, sus labios tocándolo, intentando besarlo, la cercanía, su respiración, su cuerpo. Apartó el brazo de súbito, Yunho lo miró


-       Estoy bien, gracias – se tocó el brazo él solo, apartando la mirada - ¿Puedo irme a dormir? ¿o me jalarás de nuevo? –


-       Ve a dormir – respondió avergonzado, nunca antes lo había tocado de esa forma tan violenta, tenía miedo de sí mismo y su reacción ante el sentimiento de sentirse celoso, si dañaba a Changmin seriamente jamás se lo perdonaría – Buenas noches – dijo cuándo avanzaba a la habitación, pero el menor no respondió, solo se fue a dormir – Idiota, soy un idiota – dijo en su mente, enojado, indignado con él mismo


Al día siguiente cuando Changmin despertó no había nadie más que él en casa, miró una nota en el comedor, era de Yunho, le pedía perdón y le informaba que había dejado preparado algo para que desayunara, sonrió, vaya forma de querer contentarlo, con comida, buena estrategia. Calentó su desayuno y se sentó a comer solo, no estaba muy bueno, pero sabía que había sido preparado sinceramente, así que lo comió con gusto. A su mente llegaban las imágenes sin un orden, todo en tan poco tiempo, Yunho intentando besarlo, la extraña confesión de Jaejoong y su primera vez, para cada situación había un sentimiento distinto, pero las tres lo tenían confundido; suspiró largamente, ya no quería pensar, debía ir a la compañía, su mánager no tardaría en llegar por él, así que se apresuró, así cuando fueron a recogerlo estuvo listo. Mientras iba camino a la empresa recibía mensajes de su novia y contento los respondía, hasta que llegó a su destino, bajó del auto y caminó por los pasillos, había personas que al mirarlo cuchicheaban entre ellas, no le tomó mucha importancia. En el camino a la oficina donde lo habían citado se topó con su amigo de Super Junior Kyuhyun, lo miró con sorpresa


-       Hola – saludó Changmin con naturalidad


-       ¿Tú también? – preguntó preocupado, bajando el tono


-       ¿Qué? ¿Yo también qué? – su amigo lo jaló con sutileza del brazo y lo apartó del pasillo – Espera, me han llamado, no tengo tiempo –


-       Vinieron los demás – dijo de pronto, serio


-       ¿Los cuatro? –


-       No, Yunho no – contestó – Se encerraron en la oficina durante horas, pero después solo oí gritos, Yoochun salió hecho una furia, maldecía como loco, los otros no se veían diferentes, solo más tranquilos ¿Qué sucede? – Changmin se sorprendió de oír todo eso, no tenía idea de lo que le estaba hablando su amigo y le preocupaba


-       No sé qué pasa, desde ayer que no los veo – explicó enseguida, Kyuhyun enarcó una ceja, que raro que no lo supiera, viviendo todos bajo el mismo techo – se calló unos momentos – Hazme un favor, no lo cuentes, no quiero que comiencen a rondar chismes absurdos – pidió con tranquilidad aunque estaba preocupado, su amigo asintió – Debo irme, gracias por decirme – sonrió y se alejó tan rápido como pudo, pensando ¿qué rayos sucedía?...


Como lo pensaba, lo habían llamado para un proyecto para él en solitario, un nuevo drama al lado de una de sus amigas y compañeras de agencia, lo cual le causó alivio, ella tenía experiencia en actuación y podía guiarle, estaba muy contento, sin embargo no dejaba de pensar en su plática con Kyuhyun, mientras estaba en junta nadie le mencionó nada de dicho incidente, todo parecía normal, eso quería decir que el problema tuvo que haber sido en la oficina principal, debía tratarse de algo serio como para tratarlo con los altos mandos de la compañía, eso lo preocupó más, pero no quería sacar conclusiones erróneas, era mejor apresurarse e ir a casa lo antes posible…


Al llegar a casa se sorprendió, no tenía idea de lo que sucedía, pero el ambiente no era cómodo, había un enorme silencio y sus cuatro compañeros estaban en la sala, Yunho sentado en el sillón, con la cabeza agachada y los brazos sobre las rodillas, Yoochun miraba por la ventana y su semblante de enojo coincidió con lo que su amigo le había dicho, Junsu cerca de Yoochun miraba discretamente de vez en cuando a los demás mientras que Jaejoong en el otro sillón estaba cerca de Yunho y sus ojos rojos desconcertaron al menor. Tal pareciera que lo esperaban, pues cuando entró y cerró la puerta lo voltearon a ver, enseguida Jaejoong sonrió y se puso de pie, acercándose a él


-       ¿Qué pasa? – preguntó preocupado, en todos los años que tenía de estar junto a ellos a pesar de que solían discutir, mandarse al demonio y demás, siempre había algo que los volvía a unir, pero en esa ocasión el ambiente fue distinto, Yunho lo miró fijamente a los ojos y por aquella mirada supo que buscaba apoyo de su parte, pero cuando sintió la mano de Jaejoong sobre la suya lo miró a él - ¿Estabas llorando? – inquirió aunque el otro no respondió


-       Ven, siéntate – lo jaló con suavidad y lo sentó, Changmin lo miró y cuando soltó su mano miró de nuevo a Yoochun, era el único que parecía ausente, solo mirando por la ventana


-       ¿Quién se murió? –sonrió, pretendía hacer una pequeña burla de aquello pero no tuvo la respuesta que pensó, Yunho lo miró unos momentos antes de comenzar a hablar. El menor escuchaba todo lo que el líder le decía, sorprendiéndose de algunas cosas, no entendiendo otras, pero siempre en silencio, mirando a sus otros compañeros cuando lo interrumpían para hablar de otras cosas, contradiciéndolo.


Solo observó y escuchó en silencio, sin entender, sin comprender, sin querer aceptar lo que sucedía, era tan extraño, no parecía su mundo, era como un lugar alternativo con personas diferentes a las que conocía, y no pudo hablar aunque las palabras se le ahogaban en la garganta ¿Qué podía hacer sino ser el espectador de lo que sucedía? Sintió miedo de pronto, la conversación se había convertido en una discusión, y la discusión fue una pelea después. La sensación de abandono que no sufría desde hace más de un año le volvió a acompañar, y las voces ya solo eran un eco distante y las imágenes desaparecieron de su visión, solo supo que por alguna razón se puso de pie y entró a una de las habitaciones, azotó la puerta con fuerza y cerró por dentro; con la espalda apoyada en la puerta se dejó caer y sentado ahí se llevó ambas manos a los oídos, cerrando los ojos, no quería oír, ni pensar, no quería nada, solo desaparecer…

Notas de Autor. Lo siento, no abordaré el tema profundamente xD es difícil para mí ((?_?)) gracias por leer

1 comentarios:

  1. Lo de la separación de tvxq, es la primera vez que lo leo en un fic ;o; sentí mucha penita por Min al final, confundido porque no sabe que está pasando, y Yunho frustrado porque no puede hacer nada por mantenerlos unidos, y los otros 3 con culpa pero decididos a seguir su camino, se ha roto mi corazón u.u

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD