Novio secreto - Cap. 5

8 comentarios
Nuestros recuerdos


Desde que Changmin había visto a su compañero de grupo junto a los dos CEOS más importantes de la compañía se había llenado de dudas, Yunho continuaba procurándolo aunque no tenían actividades próximas, le mandaba mensajes de texto como habitualmente lo hacía y de vez en cuando lo llamaba, a veces solo para saludar y otras para invitarlo a reunirse con sus amigos, a los que Changmin conocía muy bien. Sin embargo el menor contestaba cortante o evadía las llamadas, en su mayoría, muy a su pesar no confiaba en Yunho y estaba muy nervioso como para investigar qué demonios estaba pasando, mientras TVXQ no tuviera actividades continuaría evitando a Yunho, en lo posible evitaría a cualquiera que fuera cercano a él


Changmin detestaba sentirse paranoico, pero los últimos hechos no eran para menos y comenzaba a quebrarle los nervios, por fortuna no había grabaciones, conciertos, ni programas, ni sesiones de fotos o presentaciones, nada que pudiera hacer que se mostrara poco profesional, porque no podía sacarse del pensamiento la penosa situación por la que atravesaba, además que no quería agobiar a Jaejoong con el asunto, sin saber siquiera que él estaba más que enterado




Luego de sus respectivas charlas con Yoochun y con Junsu, Jaejoong no dejaba de reflexionar sobre lo que estaba pasando, él, al igual que Changmin, comenzaba a llenarse de dudas, la diferencia es que Jaejoong no estaba de acuerdo con lo que pensaba Yoochun, su relación ahora con Changmin no era como antes, habían crecido, ahora su amor era el de dos adultos


Jaejoong sonrió con nostalgia, antes su relación era más fácil, solo debían de disimular un poco y guardar las apariencias, era el único problema, el fan service les ayudaba a disfrazar su relación, y que a ambos los relacionaran con otros miembros del grupo también ayudaba, irónicamente, a encubrir su relación


Corría el año 2009 cuando se dijeron mutuamente sus sentimientos, fue durante su viaje de grupo a Saipan, pero su historia comenzó mucho antes que eso, cuando su relación de amistad creció con el tiempo, con los años, cuando eran unos adolescentes fue algo normal, pero conforme pasaron los años eso se convirtió en una atracción física, además de los visibles sentimientos comenzó el gusto, el inquietante sentimiento de sentirse terriblemente atraído hacia alguien, en su caso una especie de relación “prohibida” pero no era la diferencia de edad el problema, sino su sexo, ambos eran hombres, y aunque no les importaba realmente, sabían que socialmente era un gran problema, para sus familias sobre todo, además de eso ambos pertenecían al mismo grupo, aquello suponía una delgada línea entre la unión o la desunión, por eso comenzaron todo como un secreto, para mantener a los otros tres al margen de aquella relación, y si en un futuro su relación amorosa no funcionaba, ellos no se vieran afectados. Pero todo eso cambió cuando sus carreras tomaron rumbos diferentes.


El sonido de su teléfono celular lo sacó del trance de sus recuerdos, atendió enseguida, al ver la pantalla y leer “Monstruo come galletas” supo que se trataba de Changmin. La sonrisa en su rostro fue capaz de iluminar la habitación donde se encontraba


  • Hola mi amor —dijo emocionado al apretar el botón y contestar, pero del otro lado no hubo respuesta, Jaejoong se extrañó —Changmin —llamó sin recibir respuesta, luego el teléfono fue colgado enseguida —¿Hola? —sin entender que pasaba colgó, luego miró detenidamente su celular —Algo me da mala espina




El maknae de Super Junior se encontraba en su departamento, jugando videojuegos, para variar, pero en ésta ocasión estaba solo, ninguno de sus habituales compinches pudo ir y aceptar su invitación a perder el tiempo en nada, pero eso no le importaba, estaba ganando en cada nivel con muy buena puntuación. El timbre de su casa sonó y lo distrajo, haciendo que perdiera casi a punto de romper su propio récord, enojado aventó el control contra el piso y se levantó a abrir


  • Más vale que sea importante —carraspeó molesto, abrió la puerta de mala gana y se sorprendió de ver a Changmin ahí, su rostro se iluminó enseguida


  • Sabía que vendrías —dijo emocionado


  • Perdona, no vine a charlar o a jugar —se disculpó sinceramente. Kyuhyun vio la cara de consternación de Changmin y lo invitó a pasar


  • Entra —pidió y el otro obedeció —¿Qué te sucede ahora?


  • Mi teléfono, se bloqueó, creo —respondió extendiendo el teléfono hacia Kyuhyun, este lo agarró y lo revisó


  • ¿Intentaste llamar? —preguntó consternado, Changmin asintió


  • Tengo horas intentando y no puedo


  • Veamos —de la bolsa de su pantalón Kyuhyun sacó su celular y marcó a Changmin, enseguida le mandó a un desvío y no pudo llamar


  • ¿Qué pasa? —preguntó Changmin al ver que Kyuhyun fruncía el entrecejo


  • Creo que clonaron tu chip —respondió preocupado, devolviendo el celular, los ojos de Changmin se abrieron como platos, sorprendido —¿Tenías información “delicada”?


  • Algo así —respondió Changmin preocupado —Mis contactos, estaban en el chip, no en la memoria externa


  • Pero no tienes a nadie comprometedor ¿o sí? —Changmin se quedó mudo, lo único que le venía a la mente era Jaejoong, y aunque no lo tenía como tal estaba preocupado, después de haber leído la carta anónima se sentía paranoico por todo


  • No —mintió sin problema —Debo irme, gracias


  • Espera


  • ¿Qué sucede?


  • ¿Estás bien? Te ves muy preocupado


  • Estoy bien —sonrió amablemente —Nos vemos —Changmin se dio media vuelta y salió del departamento de su amigo, dejándolo pensativo. Changmin no regresó a su departamento, sino que fue a la compañía de teléfonos donde tenía su número de celular. Generalmente de sus pagos y otras cosas se encargaba el manager, pero ahora no podía confiarle aquella tarea




Después de haber recibido esa llamada extraña supuestamente de Changmin, Jaejoong no dejaba de dar vueltas, preocupado, ni siquiera se atrevió a intentar llamar él


  • ¿Y si alguien robó su celular? —se preguntó nervioso —No, tal vez se quedó sin batería —intentó calmarse pero no podía. Para tranquilizarse un poco fue por algo de whisky a su mini bar, se sirvió y fue hacia la ventana, se quedó pensativo —Debo hablar con él de lo que está pasando, para que tenga cuidado


Mientras pensaba en aquello se le pasó el tiempo, luego alguien tocó el timbre del conjunto habitacional donde estaba su pent-house, pensando que tal vez se trataba de Yoochun apretó el botón y permitió el acceso, luego se acordó que no lo estaba esperando y se arrepintió


  • Tonto, por estar analizando ni pregunté quién era —pensó preocupado, espero no sea otro anónimo, aunque aquella vez quien sabe cómo entró esa persona —analizó, sintiéndose contrariado


Tocaron a la puerta y rápido fue Jaejoong a abrir, si alguien dejaba una carta ahí esperaba atraparlo con las manos en la masa, pero no se trataba de ninguna persona anónima dejando algún papel de mal gusto. Frente a Jaejoong tras la puerta se encontraba una persona nada anónima, al verlo ahí se quedó paralizado, no esperaba verle nunca ahí y sin embargo estaba, mirándolo fríamente


  • Yu… Yunho —susurró perplejo, no podía salir de su asombro


  • Conque eras tú —respondió sin mucha sorpresa — ¿Puedo pasar? —preguntó sin mirarlo, Jaejoong asintió y entonces Yunho entró, mirando al frente. El miembro de JYJ miraba aun asombrado la figura alta de su ex compañero, se preguntó ¿Cuánto tiempo había pasado? Aquella visita era tan bizarra que estaba confundido, sin embargo cerró la puerta y entró también, siguiéndole los pasos


  • ¿Con que era yo? ¿A qué te refieres? —preguntó confundido —Por cierto, hola, ¿Cómo has estado? Yo bien ¿y tú? —dijo imitando dos voces, Yunho se giró hacia él y se miraron en silencio unos momentos


  • ¿Él está aquí? —preguntó de pronto


  • ¿Él? ¿Quién? ¿De qué me hablas? —


  • Ya sabes quién, Changmin —respondió directo y seco, Jaejoong sintió que algo se le atoraba en la garganta y enmudeció —Ya veo —dijo tajantemente, luego suspiró, un poco más relajado


  • Por favor Yunho, dime que nadie más lo sabe —suplicó preocupado, Yunho torció un poco la boca, luego se acercó a él y le agarró la mano, Jaejoong no entendía que pasaba pero no hizo nada por quitar su mano, entonces Yunho con su otra mano extrajo algo de la bolsa de su pantalón, volteó la mano de Jaejoong con la palma hacia arriba y le depositó un chip sobre ella, él cerró el puño y Yunho lo soltó


  • ¿Qué es esto? —preguntó confundido al volver abrir el puño y mirar el chip


  • Una copia del chip del celular de Changmin, mejor dicho, un chip clonado —respondió con seriedad, Jaejoong entonces comprendió


  • Tú llamaste hace rato, me localizaste por el número, debiste haber pagado para que la compañía de telefonía te diera esta dirección —analizó Jaejoong con sorpresa


  • No, ya sabía dónde vivías, solo bastó reconocer tu voz para saber que el número que marqué era el tuyo, probé todos los de su lista —respondió encogiéndose de hombros, Jaejoong lo miró perplejo y en silencio


  • ¿Qué quieres Yunho? ¿Por qué viniste? ¿Quién clonó este chip? —preguntó molesto, pero su ex compañero no respondió


  • Quiero que te alejes de él —dijo tajantemente, mirándolo con frialdad, a Jaejoong se le estremeció todo, jamás habría imaginado a Yunho hablándole así


  • ¿Por qué? —preguntó ofendido — ¿Cree acaso Jung Yunho que puede controlarlo todo? Tan típico de ti


  • No es eso —respondió enseguida —Changmin es frágil. A veces parece que no le importa nada pero lo conozco muy bien, sé que en el fondo siempre trata de asumirlo todo —dijo con firmeza, mirando a Jaejoong a los ojos


  • Sé cómo es, no necesitas decírmelo


  • En aquella ocasión grabar para su drama le ayudó, pero cuando las cámaras se apagaban también lo hacía su sonrisa, el brillo de su mirada, solo pude verlo caer y ni siquiera sabía qué le sucedía, sabía que no todo era por el grupo, ahora sé que era por ti —explicó con tristeza, mirando hacia el suelo unos momentos —En aquel tiempo no éramos tan unidos y jamás me contó nada, podía entenderlo, pero ahora…


  • Te gusta ¿no es verdad? —interrumpió, mirándolo con enojo


  • No digas tonterías —respondió rápidamente —Jamás lo miraría así, pero no quiere decir que no me preocupe, que no me sienta impotente cuando lo veo sufrir, que no me sienta responsable de él


  • Lo siento, pero no dejaré de verlo solo porque tú me lo quieras exigir, lo amo ¿no entiendes?


  • Precisamente porque sé que lo amas sé que quieres lo mejor para él —respondió con la mirada más amable que antes, Jaejoong volvió a ver en ese rostro al Yunho de su pasado y se sintió más tranquilo, pero seguía sin entender


  • ¿Dejarlo es lo mejor? Si él no me amara lo entendería, pero nos amamos


  • Escucha —volvió a decir Yunho en tono, serio, se acercó hacia él —Alguien los descubrió —dijo de pronto, con voz baja, como si pudieran oírlos —No sé muchos detalles, pero aléjate de Changmin antes que sea tarde


  • ¿Qué dices?


  • Ese chip —dijo señalando la mano de Jaejoong —Yo lo cloné, mejor dicho, pagué para que lo clonaran


  • ¿Qué? —más confundido que al inicio Jaejoong dio un paso hacia atrás


  • Pero no es la única clonación, existe otra, ya la mandé a los Directivos de mi empresa —confesó tranquilamente, Jaejoong sintió que la sangre le bajaba a los pies, poniéndose pálido


  • Jamás lo hubiera creído de ti —dijo mirándolo con decepción, Yunho se quedó callado unos momentos, luego sonrió


  • No te preocupes, no es lo que te imaginas, borré tú número, puse el mío como Mangdong, pero dudo que confíen en mí tanto como dicen —perplejo Jaejoong miró a Yunho, de nuevo volvió a sentir la empatía del pasado, pero continuaba confundido


  • ¿Por qué haces esto?


  • Por el bienestar de Changmin, por eso te he pedido que lo dejes


  • No tiene sentido


  • El que no quiera que los descubran y hagan mal uso de la información no significa que no soy consciente de que esta relación no va a ningún lado —espetó con gravedad, Jaejoong sintió un extraño escalofrío, había hablado con Changmin de eso antes y ninguno de los dos quería pensar en el futuro, pero en los ojos de Yunho en ese momento veía la posibilidad de que tal vez fuera cierta su aseveración


  • ¿No es el amor lo único que importa? —preguntó con tristeza, Yunho suspiró


  • Ojalá así fuera, este sería un mundo mejor —respondió con un toque de amargura en su voz, Jaejoong meditó toda esa conversación unos momentos —Jaejoong —lo llamó con voz suave y él volteó a verlo, Yunho se acercó de nuevo, igual que antes le agarró la mano, volvió a meter la otra a la bolsa de su pantalón y extrajo unas llaves, las colocó en la palma de la mano de Jaejoong y le sonrió


  • ¿Qué es esto?


  • Las llaves de una cabaña que pertenece a mis padres, está a unos kilómetros fuera de Seúl, te mandaré la dirección por GPS —explicó tranquilamente


  • ¿Y tú quieres…?


  • Que lo lleves… Changmin no la conoce, no sabe que es de mi familia, vayan, después de eso confío en que tomarás la decisión correcta —dijo con voz apacible


  • ¿Me estás pidiendo que me despida de él? —Yunho asintió


  • Sé que tu amor por él es sincero y que dejarlo ir será lo mejor, confío en ti Jaejoong —finalizó con aquellas palabras llenas de preocupación, le cerró la mano entorno a las llaves y con las dos de él le sujetó el puño, luego lo soltó —Adiós


No le dio tiempo a nada más, Yunho le pasó de lado a Jaejoong y sin despedirse se fue, el mayor de los dos estaba perplejo, inmóvil, ni siquiera hizo nada por moverse, sintió un nudo en la garganta y se aguantó las ganas de llorar.




Changmin descubrió que efectivamente su chip había sido clonado y canceló su número de celular, enseguida se compró otro y lo activó. Enojado subió a su auto y condujo de prisa, fue hacia el departamento pent-house que Jaejoong tenía, en su auto llevaba ropa para pasar desapercibido, se la puso a unas cuadras antes de llegar, en el auto, luego bajó de él y caminó lo que faltaba del tramo, al llegar llamó al timbre. Jaejoong creyendo que quizás Yunho había vuelto atendió enseguida


  • ¿Quién? —preguntó apresurado


  • El monstruo come galletas —respondió con voz baja, a unos metros de ahí había sasaengs rodeando el perímetro, no podían oírlo pero él tomaba precauciones de más


  • Pasa —respondió Jaejoong y accionó el botón para dejarlo pasar. Changmin tomó el elevador hasta el último piso — ¿Qué hago? ¿Le cuento de Yunho? ¿Le digo que me están extorsionando? —se preguntó preocupado, luego recordó que a Yunho no le preguntó si Changmin estaba enterado de que fueron descubiertos, pero supuso que no, si los Directivos de la SM le habían pedido que clonara el chip del teléfono de su compañero significaba que estaban actuando bajo sospecha de algo pero seguro Changmin ni estaba enterado


Abrió la puerta y se miraron, habían pasado unos días, se aguantaron las ganas de comerse a besos, hasta que Changmin entró y cerraron la puerta, entonces se dieron un efusivo abrazo y luego se besaron con pasión. Las manos de Changmin se aferraron a la tela de la camisa de Jaejoong por la espalda y él le sujetó de la cintura, rodeándole con los brazos. Se besaron hasta que se les acabó el aire, luego separaron sus labios pero no sus cuerpos, con la respiración agitada Changmin acercó sus labios a la oreja de Jaejoong


  • Te extrañé —susurró jadeante y Jaejoong se pegó más a su cuerpo, de ser posible


  • Yo también —respondió Jaejoong sin dudar un instante. Volvieron a besarse hasta volver a terminar jadeantes, luego se separaron un poco, Changmin le acarició la mejilla izquierda con su diestra y como si fuese un pequeño gato, Jaejoong cerró los ojos y restregó su cara en ella, el menor sonrió, deslizó su mano hacia la parte de atrás de la cabeza de Jaejoong y lo atrajo hacia él, el rostro de Jaejoong quedó a la altura del pecho de Changmin, enseguida sintió los fuertes brazos del menor rodearle, luego sus labios sobre el cabello


  • ¿Qué tanto me extrañaste? —preguntó sonriendo de forma traviesa, sin soltarlo, Jaejoong sonrió y emitió un sonido como si estuviera pensando la respuesta


  • Mucho, de aquí al infinito —respondió divertido, Changmin soltó una carcajada burlona y le alborotó los cabellos, lo apartó de él y sujetándole las mejillas le dio un beso en la frente, luego se miraron a los ojos, Jaejoong lo miró con reproche, de forma infantil


  • Hey, que yo soy el mayor, me tratas como a un bebé —se quejó cruzándose de brazos —Creo que me gustaban más tus golpes —dijo de broma


  • Pues puedo azotarte en la cama —respondió con una gran sonrisa perversa, Jaejoong retrocedió un paso como si le temiera


  • Ya deja de ver porno y hentai —lo reprendió


  • ¿Sabes? Desde que vi tu película esa… ¿Cómo se llamaba? —lo pensó unos instantes, Jaejoong supuso en cual pensaba pero no dijo nada —Ya recordé, Jackal is coming —sonrió de nuevo —Me vinieron a la mente unas ideas… —completó, luego se mordió el labio inferior mientras lo miraba, el mayor sonrió y luego retrocedió, moviendo la cabeza en negativa


  • No serías capaz —dijo riendo, caminando hacia atrás, fingiendo que se escaparía, pero tan solo se alejaba hacia la habitación


  • Soy muy capaz —respondió con malicia, entonces Jaejoong emprendió la huida y fue rápido hacia la habitación, Changmin lo siguió, de prisa. Al verlo entrar a la habitación Jaejoong fue hacia la cama y se tiró en ella, lanzándole una mirada felina


  • Pequeño demonio, respeta a tu hyung —dijo de broma


  • ¿Hyung? ¿Te excita que te llame así? —preguntó sonriendo, luego se quitó la camisa y la aventó al suelo, Jaejoong observó su bien trabajado cuerpo, lo miró de pies a cabeza — ¿Te gusta lo que ves? —el aludido movió la cabeza para afirmar


Changmin se desnudó por completo frente a él, haciendo que se relamiera los labios con cada prenda que abandonaba su cuerpo, el menor observó el excitado miembro de Jaejoong por encima de la ropa, se acercó a la cama y subió, gateando se acercó hasta Jaejoong y se subió en él, luego le robó un beso, pero cuando el mayor se emocionó y quiso llevarlo a más se apartó, solo para saborear la piel de su cuello con los labios, mientras su mano izquierda viajó hasta su entrepierna y lo comenzó a acariciar por encima de la ropa


  • ¿Te gusta? —preguntó con una sonrisa burlona, luego acercó sus labios a la oreja de Jaejoong —Hyung… —le susurró, haciéndolo estremecer, besó el lóbulo de su oreja y le dio un pequeño jalón al sostenerlo con los labios, haciéndolo jadear


  • Sí —respondió excitado, Changmin se apartó solo para comenzar a besarle el pecho, por encima de la ropa, le acarició las tetillas con el labio inferior y luego las atrapó con ambos labios, jaló hacia arriba suavemente y luego lamió un par de veces, aún encima de la ropa. Jaejoong gimió, comenzaba a sentir demasiado morbo, necesitaba la boca de Changmin en su entrepierna, esta palpitaba con urgencia, pero Changmin parecía decidido a torturarlo


  • Tranquilo, todo a su tiempo —dijo sonriendo con malicia, descendió hasta su entrepierna y acarició con las puntas de los dedos, sintiendo el roce de la tela del pantalón, pero debajo de esta estaba el miembro duro de Jaejoong. El menor sonrió placenteramente, tocándolo, gozando de verlo retorcerse de la desesperación


  • Changmin… —susurró abriendo sus ojos, le dirigió una mirada suplicante, pero a cambio solo recibió una mirada morbosa por parte del menor


  • Déjame disfrutarte, mi mano no gime tan lindo como tú


El menor se agachó y besó con suavidad los labios de Jaejoong, bajó por su barbilla y disfrutó de ella con sus besos, pasándose al cuello, donde dio algunos sutiles mordiscos en su nuez de Adán, desabotonó su camisa e hizo los pliegues a un lado sin quitársela. Changmin se dio gusto disfrutando de sus tetillas, cada vez más duras, les dejó un rastro de saliva y se deleitó de ver a Jaejoong retorcerse y jadear, bajó por el abdomen y hundió su lengua en el ombligo, mientras sus manos comenzaron a desabrocharle el pantalón


  • Ya, tómame —suplicó excitado, tenía el rostro completamente rojo, Changmin lo observó y solo se excitó más, dándole ganas de ser más lento, pero su miembro también punzaba, le suplicaba apresurarse


  • Hyung es un sucio ¿eh? —dijo con voz sexy, se miraron a los ojos y Jaejoong rio discretamente, Changmin sonrió y se agachó para besarle los labios, luego fue directo hacia abajo, le quitó el pantalón de un solo movimiento, no tenía ni zapatos ni calcetines así que no le costó trabajo. Changmin miró el miembro erecto de Jaejoong, aprisionado por aquella molestosa ropa interior, el menor sonrió y llevó hasta ahí su dedo índice, delineando la figura hacia la punta, ahí hizo un movimiento circular delineando el glande y percibió algunas gotas de semen, se agachó y beso donde estaba esa marca, haciendo que Jaejoong lanzara un gemido de total placer —No te vengas tan pronto —regañó


  • Ya no puedo —suplicó


  • Si puedes —refutó rápidamente, dirigió la mano derecha al resorte de la cintura de aquel bóxer y bajó un poco, descubriendo la punta de tan ansiado miembro, se agachó y lamió lentamente, Jaejoong se retorció un poco y suspiró, Changmin dejó caer un poco de saliva sobre el tronco y lo sujetó con la totalidad de su mano, comenzando a masajearlo, se miraron a los ojos mientras le masturbaba, Changmin se incorporó a su altura y se besaron mientras lo tocaba, con movimientos lentos, sin pretender hacerlo llegar al clímax


Se miraron a los ojos antes que Changmin se apartara, sujetó las piernas de Jaejoong y las colocó una a cada lado de su cadera, él estaba hincado, sentado sobre sus pantorrillas, acercó más las nalgas de Jaejoong hacia su cadera y sujetó su miembro duro, dirigiéndolo a la entrada del mayor, la acarició con su punta, haciendo desearlo más. Se miraron con deseo y Changmin ya no lo hizo esperar más, lo penetró de una sola, haciéndolo jadear de placer, su espalda arqueándose, permitiéndole ver mejor la zona invadida


Jaejoong no supo de qué libro Kama Sutra sacó Changmin aquella posición pero se sintió loco al probarla, experimentando un placer que no había imaginado nunca. Solo la parte de la espalda y la cabeza estaba sobre la cama, su cadera elevada no tocaba la cama, en cambio reposaba sobre las piernas de Changmin, quien hincado veía desde arriba a Jaejoong, ayudándole con los movimientos de cadera mientras Changmin se empujaba, sosteniéndole al mayor la cadera, moviendo sus manos al ritmo que Jaejoong la movía para sentir más placer


  • Changmin, Changmin —gimió cada vez más fuerte, no le importó gritar su nombre, lo había necesitado tanto esos días que no quería contenerse. Jaejoong sujetó con fuerza las sábanas de la cama y miró hacia Changmin, el menor le observaba el miembro, danzando al ritmo que ambos se movían, percibió en sus ojos ese ardiente deseo de tomarlo por la boca


  • Hyung, resistiré… —jadeó agitado —Por ti —le sonrió maliciosamente y luego cerró los ojos, como si se contuviera de no eyacular, soltó su cadera y se salió de él, Jaejoong hizo puchero, quería volver a sentir a Changmin dentro. El berrinche no le duró mucho, agarró a Jaejoong de la mano y lo apartó, se acostó sobre la cama, de espaldas a ella y lo jaló hacia él, sin decirse palabra, el mayor entendió, sin quitarse la camisa desabotonada se subió en el menor, descendiendo por su miembro hasta sentarse sobre su cadera


Ambos suspiraron, se miraron a los ojos y Jaejoong se inclinó hacia delante, se apoyó del vientre de Changmin y comenzó a moverse, se deslizó luego hacia abajo, apoyándose de los hombros del menor y se abalanzó con mayor fuerza, rudo. Ambos estaban gimiendo placenteramente, compartieron miradas cómplices, Changmin sujetó con fuerza la cadera de Jaejoong mientras se empujaba hacia arriba en la penetración, Jaejoong lo hacía de atrás hacia delante, los dos en perfecta sincronía, se conocían tan bien que sabían sus ritmos, sus posibilidades y el esfuerzo que podían poner, su experiencia era la suficiente como para siempre tratar de experimentar más placer


Jaejoong se agachó un poco más y bajaron un poco el ritmo, para poder encontrarse en un suave y profundo beso, luego se irguió lo más que pudo, cambió el ritmo del movimiento de su cadera y se agarró el miembro con la derecha, comenzando a masturbarse, Changmin lo miraba embobado, se veía tan sexy moviéndose así y tocándose de aquella manera, los dos gemían placenteramente, cerca del clímax, Changmin le soltó las caderas y se apoyó en la cama con los codos, inclinándose un poco al frente, mirando el miembro de Jaejoong y esperando verle terminar en su vientre. No tardó en sentir que la entrada de Jaejoong le aprisionaba, al mismo tiempo un par de brotes de semen le bañaron el vientre, el más largo le llegó hasta el pecho y sentirlo sobre su piel lo llenó de placer


No tardó en terminar dentro de Jaejoong, el continuó moviéndose un poco más incluso después de que todo el semen acumulado saliera, abrió sus ojos extasiado y miró hacia Changmin, tenía la mirada llena de brillo. Se sonrieron con aquella cómplice intimidad que solo la cama era capaz de darles


  • Llegaste lejos —dijo Changmin asombrado, mirándose el pecho, tomó con dos dedos y luego los chupó, Jaejoong sonrió, se quitó la camisa desabotonada que era la única prenda sobre su cuerpo y con ella le limpió el resto antes de levantarse para que Changmin se saliera, aventó la camisa y se subió sobre él, abrazándose a su pecho, Changmin le rodeó con sus fuertes brazos


  • Te amo Changmin, jamás lo olvides —dijo con un tono de nostalgia, Changmin percibió algo extraño en ese tono de voz


  • ¿Por qué habría de olvidarlo? Estamos juntos, nada más importa —respondió confiado en sus palabras, Jaejoong sabía que ese solo era un sueño y sonrió con nostalgia


  • Porque no sabemos lo que vendrá —respondió con tristeza, Changmin lo meditó unos pocos instantes


  • ¿Acaso alguien sabe? —respondió burlonamente, pero en el fondo él también se moría de miedo solo de pensar en el futuro


  • Changmin —llamó el mayor, levantándose un poco


  • ¿Qué pasó?


  • ¿Eres feliz de ésta manera? —preguntó con miedo, Changmin abrió los ojos con asombro, de momento no entendió el sentido de la pregunta, luego lo reflexionó y entendió


  • Incluso si es a escondidas estar contigo es lo único que me importa, solo contigo soy feliz, lo demás es condicional y no puedo controlarlo, es solo la vida, pero a tu lado todo se hace más fácil, tú me das fuerza —respondió en tono maduro, Jaejoong se sorprendió de aquella respuesta, luego sonrió confiado


  • Mi hermoso Changmin ha madurado mucho —dijo feliz, sonriendo, Changmin lo abrazó un poco más fuerte, luego lo giró para que ambos estuvieran sobre la cama. Se dieron un beso


  • ¿Lo crees?


  • Sí, en todos sentidos —reafirmó, convencido —Incluso en la cama ¿Cómo diablos te volviste tan bueno? —preguntó asombrado


  • Pues…


  • Espera, no quiero oírlo, no quiero saber con cuántos o cuántas te acostaste en el tiempo que no estuvimos juntos —dijo en tono infantil, pero sintiendo celos realmente


  • Ya hemos tocado ese tema y acordamos no contarnos con quienes o con cuántas personas estuvimos durante ese tiempo —respondió el menor, Jaejoong asintió


  • Al menos sé que yo te robé tu primera vez… en todos los sentidos —presumió con emoción, a Changmin le subieron todos los colores al rostro


  • Calla —dijo avergonzado, pero Jaejoong se emocionó al recordarlo, se incorporó un poco para mirarlo a los ojos, se acercó y le besó la nariz —La próxima vez… —titubeó un poco, luego le acercó los labios al oído — ¿Me dejarás dominar? —preguntó con tono travieso, Changmin sonrió avergonzado


  • Te he dicho varias veces que no tienes ni que pedirlo —regañó —Soy tuyo completamente, ya lo sabes —completó con un poco de timidez. Se besaron con ternura, lentamente, luego Jaejoong se abrazó de nuevo a él —Aunque has de saber que ahora que lo pienso, tú abusaste de mí, te aprovechaste de mi pobre e inocente cuerpo


  • ¿Qué? —preguntó fingiendo indignación, levantándose de sus brazos —Ahora resulta que yo —se quejó, cruzándose de brazos


  • Tenía 21 años, me quitaste la inocencia


  • Eras virgen, no inocente —se defendió —Es diferente


  • ¿Ah sí?


  • Claro —contestó enseguida —Yo solo te enseñé la práctica, ya conocías mucho de teoría


  • Bueno, en eso tienes razón


  • Y ahora hasta practicante del Kama Sutra me resultaste —dijo al acordarse de la posición de minutos atrás, Changmin soltó una carcajada


  • Bueno, es que en una ocasión me masturbaba viendo porno y pensé, algún día tenemos que hacer esa —dijo con orgullo como si estuviera contando una hazaña, Jaejoong le dio un golpe en el hombro


  • Eres un cochino —regañó como si le hablara a su travieso hermano menor


  • Pero captaste la idea ¿no?


  • Claro —respondió con una sonrisa. Volvieron a besarse, esta vez de manera más prolongada, comenzando a tocarse, al terminar se abrazaron, sintiéndose absolutamente relajados, en paz. Los problemas de extorsiones no existían en esos momentos, solo ellos dos y sus cuerpos exhaustos, teniendo su merecido descanso después de tan agitado ejercicio




Tras su frío escritorio, el ejecutivo de CJes, Baek Chang-Ju miraba con ojos adustos aquella carta que había llegado a su oficina por la mañana, la había leído más de una vez y seguía sin creer lo que había leído en ella. No solía preguntar por la vida privada de los artistas bajo el mando de su empresa, salvo cuando salían escándalos para aclararlos con la prensa, por eso le resultaba casi imposible creer aquellas líneas


Había escuchado rumores, pero no eran más que habladurías de gente malintencionada o a veces de las propias fans, que sin importarles la integridad de los artistas los emparejaban a diestra y siniestra con personas de su mismo sexo. Pero ahora parecía ser real, aquellas fotos no podían equivocarse, Kim Jaejoong se veía con alguien a escondidas, un hombre, pero lo peor de todo eso no eran aquellos dos detalles, sino el hecho de que ese otro hombre era Shim Changmin, artista de una de las empresas más importantes del país, y que por desgracia, con la que no llevaban buenas relaciones. Un mar de disputas y acciones legales entre una y otra las habían convertido en “enemigas”, por lo que conciliar cualquier acuerdo entre ambas solo de pensarlo sonaría ridículo


  • No habrá de otra —pensó ese hombre —Cuando esos tres chicos firmaron con nuestra empresa les prometí que ellos serían independientes de tomar sus decisiones y que no interferiríamos, pero… —meditó unos segundos —El buen nombre de CJes está en juego —torció la boca, poco convencido —Y él no es el único que depende de esta compañía, tendré que contactar a la gente de SM, no hay otra forma —concluyó un poco más convencido


Baek Chang-Jun levantó la bocina de su teléfono de oficina, enseguida respondió la joven voz de una mujer, su secretaria


  • Dígame señor —dijo amablemente


  • Comunícame con Kim Youngmin por favor, el teléfono está en la agenda corporativa —indicó con amabilidad


  • Enseguida señor —respondió rápidamente y se apresuró a hacer el encargo que le habían convenido


El CEO de CJes sonrió, mirando hacia un punto perdido en aquella oficina, cruzó los dedos de ambas manos luego de subir los codos al escritorio y apoyó la barbilla sobre los nudillos, esperando a que le enlazaran aquella llamada tan crucial para el futuro de ambas empresas.

N/A: Nuevo capítulo, más enredos jeje, gracias por dejarme sus amables comentarios

8 comentarios:

  1. Cada vez se pone más interesante gracias por el capitulo ^.^
    Yunho no quiere verlos juntos Xq?
    Ahhh sería mejor si son sincero y se enteran q los están extorcionando y buscan una solución
    Nuevamente gracias por el capitulo

    ResponderEliminar
  2. Cada vez me intriga más quien los está extorsionando así ¬¬ debe ser un medio amarillista, que al cabo que ni abundan en Corea (sarcasmo)

    Espero que se mantengan fuertes y unidos :)

    ResponderEliminar
  3. esto es como las olas del mar van y vienen.
    siento que cuando las cosas van bien, tiene que suceder algo. Lo más importante es que el minjae se mantengan juntos, mientras ambos lo estén no los podrán separar.
    el carácter de yunho no me gusto, esa amabilidad suya es sospechosa y no digo porque sea unos de los responsables de las cartas sino por otra cosa.
    gracias por compartir ^^

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho esta historia! Veamos que se trae entre manos el CEO y ojala ellos no se alejen a pesar de la amenaza de Yunho, gracias por escribirlo, esperaré con ansias por el siguiente capítulo *_*

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho esta historia! Veamos que se trae entre manos el CEO y ojala ellos no se alejen a pesar de la amenaza de Yunho, gracias por escribirlo, esperaré con ansias por el siguiente capítulo *_*

    ResponderEliminar
  6. Este capítulo estuvo genial, me imaginé a Changmin perdiendo su "inocencia" jajaja ♥

    ResponderEliminar
  7. Jajaja... el diálogo de.la virginidad de Changmin estuvo genial y divertida.

    Haber que harán los CEOS de ambas empresas, no se pero creo que todo esto lo tramo el CEO de la SM con algún fin.

    Gracias!!!

    ResponderEliminar
  8. Son tan apasionados, me encantan en este fic :) y realmente espero que no se dejen envolver por lo que digan los demás y sigan juntos :(

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD