El pasado nunca muere - Cap. 4

0 comentarios
Se habían demorado unos veinte minutos en llegar, el auto de Jaejoong era “adecuado” para cargar a la pequeña tropa (dígase se ensardinaron en un Volkswagen Amazon del 88 refaccionado, en el que increíblemente entraron siete chicos). *Por favor hacerse una imagen mental de la gente con la cara contra las ventanas, excepto el conductor*.



La noche era fría, el vaho salía de la boca de todos los muchachos, después de caminar unas cuadras en medio de los edificios viejos se acercaron al sitio, sin duda el bar que sus chicos manejaban se veía como un lugar lujoso comparado con el edificio que ahora tenían enfrente.



- ¿Dices que es aquí donde el viejo tiene a las chicas…? –las miradas de todos los chicos eran muy apreciativas-.



- Son primas de LeeTeuk, el viejo Yong Woo las trajo aquí como “parte de pago”…



- ¿Sus nombres?



- Yoona y Seohyun…



- ¿Cómo fue?...



- Su madre le debía al viejo, había pedido el dinero para montar un restaurante en que vendían anguilas asadas…(Hitsumabushi…uno de los platos japoneses preferidos de Junsu).

- Eso se escucha delicioso…



- Sumbae nim concéntrate…-el rostro de Yoochun se frunció ante el inapropiado comentario de su jefe sabrosón-.



- Ah sí, ¿y?...-cómo si cambiara completamente su personalidad Junsu enfocó nuevamente sus ojos y parecía inteligente de nuevo-.



- Bueno lo que nos demostró la madre de las chicas fue que ya logró pagar el 70% de la deuda, lo tenía anotado en una libreta, sin embargo no le habían avisado que los intereses subían y subían…y ahora debía como 400 veces lo que pidió prestado…



- Eso no está bien…



- Claro que no…la estafaron, el punto era quitarle todo lo que le quedaba…



- ¿Por qué no acudieron a nosotros?



- Le caes mal…



- ¿Por qué?...-Junsu puso cara de que “¿cómo es posible que alguien no me ame, si soy un angelito?”-.



- Ella pensaba casar a una de sus hijas con el viejo So Man…tú lo mataste, ella te odia…su posición hoy tal vez sería otra…



- Esa chica es BoA, ¿cierto?...



- Ella está muerta…

- Lo sé…si mal no recuerdo ella fue una víctima de la locura de los secuaces del viejo antes de que podamos acabar con todos ellos…-bufó desanimado y luego volvió a inflarse tomando su papel de jefe-.



- ¿Y cómo lo supieron ustedes?...



- Heechul se enteró por una amiga suya, Sulli es amiga de las chicas…, se lo dijo porque dejaron de asistir al colegio…el resto fue atar cabos y preguntar a las personas adecuadas.



Junsu agarró su cabeza, entendió el horrendo propósito para el que las chicas habían sido raptadas, cuando una pareja salía del lugar al que pensaban entrar, en una muy comprometedora situación.



- Bien muchachos, ya saben, los tomaremos por sorpresa, este barrio está un poco más alejado de nuestro territorio, pero me importa un carajo, tenemos que sacar a esas niñas de ahí por nuestro amigo LeeTeuk que en paz descanse y acabar con ese viejo abusivo…



- Minho y Jonghyun por detrás…están protegidos, ¿verdad?...



- Si hyung…



- Dong Hae y Onew, por esa entrada de garaje…



- Yoochun, Jae y yo por el frente…pongan cara de estar muy contentos…-todos fingieron sus sonrisas Colgate-…así muy bien…sus armas listas hoy estoy de mal humor…



- Jefe Junsu siempre estás de mal humor cuando ves al policía ese…



- Jae hyung, NO ayudes…




*****************************************************************************



No pudo quedarse en el bar y menos luego que Yoochun le prohibiera quedarse, ahora iría detrás de ellos sin dudar, le pareció increíble que 7 chicos del tamaño de todos ellos se metieran en ese cacharro de color blanco, las modificaciones no eran muy buenas. Fuera de eso, si fuera policía de tránsito ya le hubiera impuesto una multa por exceso de pasajeros, mientras los seguía podía ver la cabeza de alguien apretada contra el vidrio posterior…un horror…por lo menos Junsu iba en el asiento del copiloto, para nada le agradaba la idea de que el otro hubiera tenido que ir apretado a alguien más que no fuera el mismo.



Después de observar la pequeña charla de ellos frente a la entrada del antro supo que algo no estaba bien y que solo no podría ser de ayuda, tomó su teléfono y llamó a su jefe.



- Jefe Jung, he visto a los integrantes de la banda salir del bar en el que trabajan y los he seguido, han entrado de forma estratégica a un lugar en un barrio más alejado…sí, estoy en Sangchom, ya te envío mi ubicación…traigan refuerzos, al parecer es un problema gordo por lo que oí en el bar…



- ¿No dejas de trabajar nunca Teniente?



- No vine buscando trabajo, pero no pude negarme a seguir…trae una escuadra completa…



- Ok…



********************************************************************************



Bajo una luz insipiente el vigilante de la entrada estuvo reticente a dejarlos entrar, sin embargo un par de billetes y unas cuantas sonrisas coquetas de Jaejoong lo convencieron fácilmente, el chico era nuevo, ese es un error que ningún jefe te perdonaría…



Los implicados entraron al antro, era de un aspecto fatal…los tapices de las paredes que los tenían estaban descoloridos y descascarados, las paredes que no los tenían estaba grafiteadas con horrendas figuras incompresibles, que no tenían nada de artístico.

El aire estaba viciado completamente, Junsu odiaba el olor a tabaco y a droga que se olía tan fuerte aquí, le recordaba al asesino de sus padres, se aguantó las náuseas y mantuvo su pose cool. Y caminó entre la gente que bailaba apretada música pegajosa.



- ¡Ey chicos guapos!... ¿qué les sirvo?…-Ga In, una chica muy servicial y con casi nada de ropa miró golosa a los recién llegados-.



- Nada por hoy… ¿dónde está el jefe Yong?...



Un tipo muy grande y atractivo, se acercó amenazante…-Siwon-.



- ¿Quién eres…?



- Soy Kim Junsu…



El chico alto dudó, este pequeño, exageradamente pelirrojo, con cara de niña y los ojos delineados, era el jefe más temido de la comarca vecina, ¿era un chiste cierto?



- No lo repetiré otra vez, ¿dónde está el jefe Yong?...



El grandote hizo amago de decirle alguna grosería, Junsu perdió su pequeña reserva de paciencia…



- ¡Junsu no lo hagas…!...-la voz de Jaejoong fue un murmullo en medio del ruido, su jefe tenía tan mal carácter-



Antes de permitirle decir su palabrota, el pequeño había saltado y pateado al hombre alto y fornido con una fuerza que nadie esperaría de su no tan pequeña estatura, el cuerpo había golpeado contra la barra y tan preciso fue que la cabeza chocó contra el filo de la misma, lo que lo dejó inconsciente. El griterío empezó cuando más secuaces llegaron.



- Quiero al jefe Yong, y lo quiero ahora…

- Mira niñit…



Una vez más un atrevido fue callado con un gancho de izquierda que ni siquiera lo vio llegar, esa era la ventaja del pelirrojo, rápido, fuerte y flexible, ah sí, e impaciente.



La trifulca empezó, cinco chicos grandes y con caras de malos llegaron y comenzaron a zurrar a los tres intrusos, sin embargo aquellos eran fuertes, Yoochun era muy hábil con los puños, las piernas largas de Jaejoong eran un escudo interesante. No se atrevían a usar sus armas porque demasiada gente inocente se vería envuelta y eso atrae a los policías que no eran muchos pero aun habían de este lado del distrito.



Estaban a punto de vencer cuando una nueva remesa de lunáticos llegó, Donghee y Onew por fin llegaron a servir de refuerzo, ellos no habían logrado hallar nada en el área del garaje. Las luces volvían la batalla campal en algo coreografiado. En medio del polvo Junsu logró captar que los muchachos que entraron por detrás le hacían señas, el viejo estaba en la parte superior, dejó a sus amigos luchando…



- Vuelvo enseguida…



Corrió sorteando varios obstáculos, llegó con sus amigos en un santiamén. Sacaron sus armas, el viejo era conocido por ser despiadado.



- Dejamos inconscientes a un par de tipos allá atrás…



- ¿Los mataron?...



- No hyung…



- Ok…mientras se pueda evitar es mejor.



Derribando una puerta como si de un papel se tratara entraron en la oficina donde un viejo muy desagradable y con mal gusto para vestirse esperaba con un par de guardaespaldas y sus armas listas.

- No más estupideces Jefe Yong…entrégame a las chicas y me largo…no me interesa nada más…-dijo levantando sus manos como si fuera a rendirse tras tirar su arma al piso y caminó algunos pasos hasta estar muy cerca-.



- ¿Quién te crees Kim?, para llegar y hacer esta clase de destrozos, acaso piensas que eres el sucesor del jefe Lee…



Sin esperar nada, la sola mención del monstruo de sus sueños lo sacó de sus casillas y se le lanzó al viejo evadiendo hábilmente su arma, cayendo juntos al piso mientras lo golpeaba sin parar. Los acompañantes tuvieron que ser ágiles e inmovilizar a los guarda espaldas del hombre porque estuvieron a un pelo de rana calva de lograr dispararle a Junsu, que loco era a veces, ok era loco siempre.



- ¡¡¡¡¡NO VUELVAS A COMPARARME CON ESE MALNACIDO, OÍSTE VIEJO DE MIERDA!...DIME DÓNDE ESTÁN LAS CHICAS, AHORA!!!!!

Sin embargo el hombre no podía hablar, su mandíbula estaba desencajada, seguramente fracturada o por lo menos luxada, el jefe pelirrojo no era bueno para medir la fuerza que usaba.



- Obliga a uno de estos…-señaló con su cabeza a uno de los guardaespaldas-.



Jonghyun sacudió a uno de ellos mientras le apuntaba con su arma en la cabeza, quien no tuvo más opción que indicar hacia una la puerta que estaba detrás de la oficina, sin duda allí se encontraban…Junsu se levantó de sobre el cuerpo del viejo tomó su arma del piso y propinó una patada en las costillas del hombre que le quitó todo el aire, desmayándose en el acto, los chicos que estaban con él sintieron verdadero terror de su furia, más valía no hacer enojar al jefe, NUNCA. El otro guarda espaldas también fue dejado inconsciente.



Sin demorarse un momento, Junsu disparó a la chapa de la puerta y esta se abrió, un largo pasillo se vislumbraba detrás, estaba mal iluminado por desgastadas lámparas rojas, al final en una habitación con un par de catres de metal oxidados y una puerta de baño descolocada no vieron nada, sin embargo al mirar dentro del baño hallaron a las chicas, Yoona y Seohyun, estaban muy sucias y heridas…dentro de la bañera.



Al ver a Junsu con el arma en sus manos ensangrentadas, se asustaron y pidieron que no se les haga daño entre lágrimas.



El suspiró y guardó el arma en su sitio, dentro de sus pantalones.



- Somos amigos de LeeTeuk…no les haremos nada, hemos venido a ayudarlas…levántense…ayúdalas Onew…



- Hyung, tenemos que volver abajo, los chicos están en problemas…-le dijo Jonghyun un poco desesperado.



- Sí vamos, Onew encárgate de los tipos de adentro amárralos bien y a las chicas tráelas cuando hayamos acabado abajo…



Corrieron como si la vida se le fuera en ello, sus cuatro amigos estaban en el centro de los miembros de la banda enemiga defendiéndose con todo lo que les daba su alma. Desde lo alto de las gradas pudo ver como uno de aquellos esbirros apuntaba su arma a sus amigos y sacando de su escondite la suya y disparó a la mano del tipo que tuvo que soltar el arma de inmediato, todos pusieron su atención en eso y así los muchachos pudieron escudarse detrás de una mesa y seguir atacando.



Junsu y Jonghyun tuvieron que saltar y tratar de esconderse rápidamente estaban en la peor posición posible, completamente descubiertos, sorteando balas lograron reunirse con el resto.



- Sumbae estás bien…-Yoochun abrió sus ojos y suspiró aliviado, cuando su pelirrojo llegó a su lado, sudado y sonriente-.



- Las chicas están a salvo, el problema va a ser, cómo salir de aquí…



- Mis balas se están acabando…-dijo Jaejoong, ellos seguían siendo menos-.



*Debiste haber traído a Heechul y a Eunhuyk también* “gracias consciencia, ¿por qué no se te ocurrió antes?”…*No pensé que estos fueran tan montoneros, le hubiéramos dicho al sexy de Changmin que venga también* “¿Qué?”…



La distracción provocada por sus pensamientos sobre cierto teniente, le hicieron ganar un golpe inesperado en la nuca de un tipo que llegó de sorpresa por detrás y lo dejó viendo estrellas.



- ¡Demonios! –Gritó Yoochun cuando empezaron a ser atacados por dos frentes-.



Así fue que empezó de nuevo la lucha cuerpo a cuerpo, Junsu aun desorientado se tambaleó en medio de unos taburetes cercanos a la barra, de pronto sucedió, estaba colgado de un alto taburete intentando ponerse nuevamente de pie cuando un cuerpo grande y conocido lo cubrió de un golpe con un objeto contundente, cítese una silla de metal, y lo levantaba como si de un muñeco se tratara.



No pudo evitar sonreír, *Ya te moriste Junsu, estás soñando*.



En otro lugar del salón, el resto del escuadrón de policía llegaba y se ponía a someter a todos los presentes, algunos de los que estaban disparando empezaron a huir al ver a los agentes, alguno que otro siguió disparando pero fue inutilizado por la puntería de halcón de Changmin, no los mataba pero no les permitía seguir fastidiando.



Por suerte, los clientes hace rato que se habían marchado, al medio del salón algunos de ellos unos quedaban todavía luchando, un chico blanco y hermoso con la cara completamente ensangrentada iba a ser pateado mientras trataba de levantarse, una patada fuerte y precisa lo defendió.



Jaejoong levantó su rostro, el policía compañero de Changmin, sí aquel que le había hecho suspirar solo al verlo de lejos, lo acaba de salvar de un buen golpe, la luz de una lámpara fluorescente alumbró su sonrisa de Hollywood y se sintió mareado, ahora sí, ¡estaba enamorado!, nada de Kim Hyun Joon, nada de Jang Geun Suk, nada de nada, este hombre era Eros, se sentía flotar mientras el policía le leía sus derechos, lo ponía de pie y lo esposaba, era completamente feliz, su tacto era cálido y enérgico, sí, era perfecto.



- ¿Junsu ya estás bien?...-un Changmin preocupado tomaba por los hombros al chico que se veía un poco perdido-.



- ¿Qué?, ah…sí, bien…no me toques…



- Más te vale calmarte, estas bajo arresto…



- ¿Qué hice mal?…estos tipos tenían prisioneras a unas amigas nuestras, solo viene a salvarlas…



- No lo hagas difícil, tienes derecho a guardar silencio…-dijo susurrando a su oído mientras le colocaba las esposas, le sintió estremecerse y sonrió, también captó la mirada de odio de Yoochun y sonrió un poco más-.



Onew bajó llevando a las chicas en cuestión, en seguida los policías las tomaron y arrestaron al chico que con ojos asustados buscó los ojos de su jefe, éste con un gesto le indicó que no pusiera resistencia.



- Bien todos a la delegación montón de revoltosos, allá nos enteraremos de qué pasó…



Changmin meneó su cabeza, así era su jefe, nunca hacía las cosas en orden, primero arrestaba a todo el mundo y luego verificaba quienes eran los inocentes, le gustaba trabajar extra…



Ya en el nuevo edificio de la delegación, cada bando fue separado en celdas diferentes.



Las chicas raptadas fueron las primeras en declarar, confirmando la historia que Yoochun le había contado a Junsu. Yunho escuchaba con atención todo y se enteraba lo que el viejo que por ahora se encontraba en la enfermería había hecho con ellas y algunas cuantas personas más. Varias de las chicas que el viejo tenía la costumbre de cobrar como “parte de pago” se escaparon apenas tuvieron oportunidad.



La madre de las chicas llegó corriendo asustada para llevarse a las muchachas que por ahora estaban listas después de también ser atendidas en la enfermería. En el momento en el que ella entró, Junsu tomaba asiento frente a Changmin que sería quien le tomara la declaración.

La mujer se acercó a él, mirándolo con ojos inquisitivos…



- Por lo que has hecho hoy, olvidaré lo que sucedió con BoA…gracias muchacho…



Junsu asintió, pero no contestó, no sonrió, luego volteó su rostro nuevamente a su interlocutor que lo llamaba por segunda ocasión…



Con el cabello rojo revuelto, los ojos grises muy abiertos y un poco enrojecidos, con los gruesos labios sangrantes, sentado de forma arrogante en la silla frente a su escritorio se veía salvaje e inevitablemente sexy, incluso esposado. Su camisa desarreglada, sucia, ¡por Dios!, estaba trabajando, pero la verdad es que el chiquillo era demasiado para su concentración, sobre todo cuando una parte de su anatomía sureña empezó a doler por la necesidad.



Tratando de parecer profesional, Changmin intentó ponerse molesto e hizo el interrogatorio, Junsu relató sin intimidarse ni molestarse la historia que le había dicho Yoochun, luego habló de lo que le dijo el viejo y luego lo que sucedió, eficiente y en un buen resumen.



“Impresionante”, dijo Changmin para sí mismo. Y luego empezó a refutar, pero no consiguió que el chico hablara ni un poco más.



- Ya te dije todo no hay más…debes dejarme libre…



- Entonces te haré cargos por tenencia ilegal de armas…



- Si me quitas las esposas, te muestro mi permiso…



- ¿Tienes permiso?...-Changmin no entendía como sucedían estas cosas en su país, como es que tenía un permiso-.



- Sí…todos mis muchachos lo tienen…



- ¿Todos?...¿cómo los conseguiste?



- Haciendo el trámite…en nuestro país es fácil, ¿sabes?…-Junsu sonrió internamente al ver la cara de sorprendido del teniente, eso era algo que el policía no esperaba-.



- Pediré que se los quiten por usarlos en actividades ilegales…



- Usarlo en defensa propia no es ilegal…, nunca los hemos usado para cometer ningún crimen, porque no somos criminales, vivimos de nuestro trabajo sabes Teniente Shim…



Changmin quiso abrir su boca pero su honor se lo impedía, bueno no podía comprobar que usen las armas para realizar crímenes y no hubo en la escena nadie muerto. No supo quién inició el tiroteo, pero de todos modos les quitaría las armas y los permisos.



Luego lo mandó custodiado a la enfermería.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD