El pasado nunca muere - Cap. 5

0 comentarios
El jefe Jung, se reunió un momento con Changmin para corroborar la información y seguir con el interrogatorio a todos los demás, que pesada aquella noche, vaya esto de andar en medio de pandilleros era muy cansado.


Tras ser atendido por unos cortes menores en la enfermería y aun adolorido, desde su espacio en la celda de la delegación, Junsu intentaba no ver a Changmin mientras trabajaba, estaba muy molesto por estar arrestado, todos los chicos lo estaban, Yoochun pateaba distraídamente la baranda de la celda y seguía junto a él preguntándole qué había sucedido con el viejo, si se encontraba bien, si le habían atendido todas sus heridas, Junsu en realidad quería contárselo pero el moreno lo distraía y le hacía voltear sus ojos una y otra vez a la dirección donde aquel estaba, parecía muy eficiente e inteligente, se veía igual que cuando hacían las tareas juntos.


*¿Cuánto tiempo hacía de aquello?...*



*****************************FLASH BACK********************************


- Changmin ah…ayúdame con mis problemas de matemáticas…anda…sí?...-una hermosa sonrisa infantil se coló en la boca del niño…el chico más alto no pudo evitar sonreír de vuelta…-.


- ¡Que no!, ¿cuántas veces quieres que te lo diga?..., no lo haré…lo sabes…-tuvo que girarse para que el otro no vea que estaba a sonriendo-.


- No me rendiré, lo sabes... Además te pagaré con un emocionante descenso desde la colina en mi bicicleta…-el pago sí que valía dejar que Junsu lo molestara-.


- Ni tan emocionante... Si me hubieras puesto atención cuando te enseñé la otra vez, no estarías en problemas ahora…-intentó negarse un poquito, había que darle una lección…-.



- Te juro que hoy pongo atención…

- No Junsu, eso ya me lo dijiste, jurar en vano es malo…, mi mamá dice eso…- sacó su último ataque-.


- ¡¡¡¡Changmin!!!!!...-dijo Junsu riendo, pues ya se sabía vencedor sobre su amigo, cuando dejó de estar de espaldas y giró su rostro, enseguida le atacó con su increíble e infalible gesto de Ángel…y el moreno estuvo rendido…



- Ah vaya….te odio enano, ven aquí, solo te lo enseñaré una vez más…y luego nunca más, ¿me oyes?...-abrazó al muchacho más pequeño agarrándolo por el cuello y llevándolo hacia su casa mientras le hacía un “fosforito” en la cabeza-.


*Eran tiempos muy felices, todo debió seguir así*...”Sí, conciencia, por primera vez estoy de acuerdo contigo”...


***************************FIN DEL FLASH BACK*************************************



Recordar su infancia previa al desastre era algo que ya no tenía de costumbre, a veces intentaba olvidarlo todo, pero inevitablemente volvía a esos días crueles, sin embargo Changmin le traía esas cosas bonitas que le permitían sonreír levemente como ahora…por eso le respondía a Yoochun con frases cortas, sin dejar de observar el hermoso perfil de su amigo policía…


* Irónico, ahora si es tu “amigo” policía, ¿no que no soportas a los azules?*…”sinceramente, consciencia…, eres insufrible”


Mientras divagaba en sus recuerdos, el resto de sus amigos habían sido interrogados.


Todos estaban muy preocupados, menos uno, Jaejoong estaba aún esposado y adolorido, pues todavía no había sido llevado a la enfermería, aun así tenía su cara contra los barrotes de la celdita mirando a su hombre, que ahora sabía se llamaba Jefe Jung, era alto, hermoso, musculoso, moreno, con una sonrisa fenomenal, un cabello de propaganda, unos dedos de jugador de billar y una actitud varonil y eficiente, ¿le gustará dar duro?, si debe gustarle, se le nota lo Seme a leguas…por favor que alguien le diga que hay que hacer para conseguirle una cita, por favor, por favor que el interrogatorio le toque con él, no, no, mejor que él lo toque…


- Jaejoong hyung, nos vamos a ahogar en tus babas, ya quítate…por más que lo intentes tu cabeza no va a salir por ahí…-Dijo Yoochun muy malhumorado, ya bastante tenía con estar encerrado para que ahora también deba soportar a Jaejoong y a Junsu mirar a estos malditos policías-.


- Idiota…-fue lo único que pudo decir Jaejoong, nadie supo si en realidad le contestaba a Yoochun, o si se lo decía a sí mismo-.


- Ey, tú, tu turno…-el objeto de sus desvaríos le apunto con su enorme y bien formado dedo índice, que debía sin duda ser el que usaba para preparar a la gente, vaya que sí…-


- Sí, señor…-en un ataque de ridiculez, al escuchar la voz del hombre Jaejoong se puso en posición de firmes, luego se dio cuenta de su error y salió de la celda-.


Todos los chicos que vieron la escena inevitablemente empezaron a reír con vergüenza ajena, este amigo era demasiado despistado.


- Tu nombre…


- Kim Jaejoong…


- Tu edad..


- 28


- Tu empleo…


- Trabajo con Junsu, en el bar y con los niños…


- Podrías dejar de sonreír así, estamos en un interrogatorio, además no me gustan los fáciles…-la última frase el jefe de policía la pronunció en un susurro-.


Jaejoong se quedó frío y volvió a la realidad, e intentó recuperar la poca dignidad que le quedaba, pero no lo logró…bueno por lo menos ahora sabía que su sonrisa distraía al varonil jefe…, si no le gustaban los fáciles, eso quiere decir que si le gustan los “difíciles”, “los”, eso quería decir ESPERANZA y pueda ser que si le gusten los hombres, es decir él mismo era un hombre que el resto consideraba hermoso, había una oportunidad, como no podía hacer dos cosas al mismo tiempo y su mente estaba muy ocupada buscando una estrategia respondió muy escuetamente a todas las preguntas, una por una, el policía era muy meticuloso, pero al confirmar la historia de las chicas y de Junsu, los dejó en libertad.


- Que lo lleven a la enfermería a él también... -Yunho intentó no poner demasiada atención en el pálido muchacho que lo veía como si lo fuera a devorar, siempre se había sentido orgulloso de causar furor en las chiquillas y luego en la mayoría de mujeres, sin embargo que un hombre lo mirara tan descarada y libidinosamente, sin querer lo sorprendió y lo puso “caliente”...-.


- Sí señor... -un oficial de menor rango llevó a Jaejoong tomado del brazo, a cumplir la orden-.


Después de esperar unos 10 minutos, que fue lo que se demoró la atención de las heridas de Jaejoong, fueron liberados sin cargos. Changmin no logró hallar argumentos para quitarles sus armas. Yunho no estaba de acuerdo pero, al todos los chicos mostrar sus permisos, nada pudieron hacer, al no confirmarse crimen alguno. Los muchachos salieron balbuceando molestos, menos Jaejoong, que estaba encantado, antes de salir les dio la mano a todos los compañeros de Changmin, al jefe Jung y los invitó a la función de la noche siguiente.


Divertido por la insólita actitud del hermoso muchacho –ofrecido- el Jefe Jung, volvió a sonreír.


Jaejoong entró en éxtasis, en vez de ojos tenía dos corazoncitos rojos, la sonrisa del moreno era enorme, la hilera blanco-perlada de sus dientes perfectos parecía brillar, lo sabía, estaba jodido hasta las patas, este policía lo traía de una oreja, ¿se puede estar así de enamorado solo en unas horas?, demonios odiaba el amor a primera vista, a primera follada tal vez, pero no a primera vista, ¿y ahora que haría…?


- Eres un traidor…-dijo la voz siempre mal humorada y ahora mucho más de Junsu-.


- Solo les invité al show, ellos pagan entradas…-dijo Jaejoong tratando de justificarse-.


Los integrantes de la banda del Jefe Yoong fueron encarcelados todos, definitivamente hasta terminar la investigación del antro aquel, había demasiadas cosas sin investigar y las chicas habían confirmado el secuestro, no solo de ellas mismas, sino de muchas otras. Más trabajo para el recién formado cuerpo de policía.


Cerca del amanecer salieron caminando por la puerta de la delegación, en la parada de buses, esperaban un taxi, el Volkswagen había sido dejado en la acera cerca del antro del jefe Yong.


- Que mala suerte, no pasa ni un solo taxi...está lejos al antro y más lejos todavía nuestro barrio...-se quejó Onew...-...tengo hambre...


- ¿De pollo?


- Sí...


- Le diste la mano a todos y le sonreíste tanto al jefe de Changmin que te rechazó inmediatamente por ser tan ofrecido y descarado…


- Estoy enamorado…-respondió Jaejoong sin percatarse de que lo había dicho en voz alta-.


- ¡Oh no!, no, no, no, Jae hyung…el tipo es guapo, pero no para eso…, deja que te joda y ya verás que luego te abandona…o te mete en la cárcel...-Junsu no podía creer la cara de lunático que su querido Hyung traía...esto solo significaba problemas-.


- No sé, tú crees…-obsérvese puchero de Jaejoong a la vista-.


- Es policía lo olvidas…


- No lo olvido Jefe Junsu, tú ganas, pero yo aún estoy enamorado…


- ¡No te soportamos…!-dijo Jonghyun que no dejaba su mal humor, hacía frío y no podía fumar porque a su jefe no le gustaba-.


Yoochun respiró aliviado por fin, estaba más que feliz de haber salido de aquella maldita delegación de policía, estaba bastante adolorido y muy molesto por haber tenido que soportar al policía amigo de Junsu, que no paraba de mirarlo de reojo, y para colmo su pelirrojo también estaba al pendiente de él…era cierto que no había sido parte de la infancia de Junsu, pero había estado con él en el momento más difícil de su vida, lo acompañaría a dónde él quisiera y lo protegería con todo su ser, amaba a Junsu no había duda para él…sin embargo estaba consciente que a veces…el pasado nunca muere…


********************************************************************************



Le provocó un terrible malestar de estómago, dígase una sensación de que regresaba toda su bilis y sus ácidos estomacales a su boca, cuando desde la ventana de su oficina pudo ver como Yoochun le pasaba un brazo por detrás de la espalda y los hombros a Junsu mientras se alejaban rumbo a la parada del autobús, ellos iban sonriéndose el uno al otro, conversando… podrían ser estos... ¿celos?, ¿él?, no, que va, para nada, solo le había caído mal el desayuno…, ah vaya, ahora que lo recordaba, aun no se tomaba uno…sería por eso tal vez…


- Teniente Shim…se te acaba el plazo…hoy lo dejé pasar porque había la captura de la banda de Young Woo…sin embargo no agotes mi paciencia, es esta noche o nada…


- Jefe Jung…por favor… un poco más de tiempo…yo…


- En vez de reunir pruebas para encerrarlo pareciera que estás buscando pruebas para no hacerlo, ¿no es así teniente?...


- Señor yo…


- Está bien, tendrás un poco más de plazo, estás advertido, pero solo porque vamos a estar ocupados con la investigación de estos malditos matones que eran capaces de secuestrar y prostituir menores...-sacudió el asco mental que le provocaban estos malnacidos a los que les pegaría un tiro sin misericordia y se puso a organizar a su equipo para obtener las pruebas y así poder hundirlos en la cárcel para siempre.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD