The Secret Code. Detective Agency: "Dragonheart" - Cap. 11

0 comentarios
El trayecto desde el castillo era lento y aburrido sin la urgencia que habían sentido en llegar a la casa de los dragones. Se detuvieron después de un par de horas en un restaurante y se llenaron de comida no-dragón. Changmin comió una gran cantidad de comida chatarra, mientras que Yoochun intentó picar algo porque la dieta de los dragones no incluía sangre, algo que tendría que cambiar ahora que Jaejoong se instalará.

El vampiro se alejó para ir al baño y Changmin salió a la calle hacia la zona de picnic. Se sentó en la primera mesa que vio y levantó la cara hacia el cielo, el sol de la tarde calentaba su piel.

«Pensé que lo mejor era discutir esto aquí antes de que llegaras a casa». La voz era baja y firme. «Prefiero que no incluyas a tu colección de animales salvajes en nuestras discusiones».

Changmin suspiró. Sabía que Xia lo encontraría tarde o temprano. Sólo esperaba que fuera cuando estuvieran en casa, y cuando Yoochun estaba a su lado.

«Hola» dijo cuidadosamente. Se enderezó en su asiento y encontró a Xia sentado a la sombra de la mesa de picnic «¿Qué animales salvajes»? Preguntó y luego deseó no haberlo hecho.

«El fantasma que me ve quejoso, la gárgola en tu escritorio, por no hablar de las arañas asesinas en tu ático» Xia olfateó.

«Arañas. Asesinas» Changmin parpadeó ante la repentina aversión y el miedo que se encrespaba en su interior «¿Tengo arañas asesinas en mi ático?»

«Son sólo los bebés, no más grande que un plato de comida» Xia bostezó ampliamente mostrando sus pequeños dientes puntiagudos

«No me gustan las arañas» contestó desesperadamente.

«Y a mí no me gustan los fantasmas, o las gárgolas, pero tengo que vivir con ellos» Xia sonando aburrido.

«¿Cuántas arañas?»

«Perdí la cuenta» dijo con lo que parecía una sonrisa clara «De todos modos, los pájaros las van a matar por ti».

«¿Lo pájaros?»

«Los que vienen a quedarse» Sonaba como si pensara que Changmin era estúpido o algo así. Changmin no era estúpido, estaba confundido y tal vez tenía una insolación.

«¿Los pájaros vienen a quedarse?»

« Y gatos, y algunos perros tal vez, a pesar de que tendrá que mantenerlos separados “.

« No te entiendo».

« Puede haber un par de ranas » añadió pensativamente Xia.

«¿Porqué no comienzas por el principio?»

«Estoy aquí para explicar cómo vas a cumplir con tu promesa. Debes proporcionar un lugar para alojar a los familiares que no están bien con su paranormal hasta que se hagan más fuertes» dijo Xia, agitando su cola.

« Un lugar. Alojar… » Changmin no era capaz de hilvanar una frase coherente. Él ya tenía un fantasma, una gárgola y aparentemente arañas asesinas. Él no estaba agregando perros, gatos y pájaros. Espera… «¿A mi casa?» Imaginó perros que perseguían a gatos que persiguiendo palomas que perseguían a arañas y enterró su cara entre las manos y gimió.

«Así que estamos de acuerdo entonces». Hizo una grieta en el aire, acompañando las palabras y Changmin ni siquiera miró para saber que Xia había desaparecido. Cuando Yoochun apareció por la esquina silbando como si no tuviera ninguna preocupación en el mundo, Changmin había logrado calmarse un poco.

—¿Te gustan las mascotas? —Preguntó Changmin.

—¿Las mascotas? —dijo Yoochun con curiosidad—. Tuve un hámster una vez.

Changmin soltó una carcajada. No podía imaginar al vampiro fashionista sostener un pequeño hámster.

— Xia estaba aquí.

Yoochun olío el aire y arrugó la nariz.

—¡Oh! ¿Qué te estaba pidiendo?

—Va a estar usando mi casa como una especie de centro de rehabilitación para los familiares sin nadie— Sacudió la cabeza y después dejó que Yoochun le ayudara a ponerse en pie.

—Eso no es tan malo —dijo Yoochun suavemente—. Juntos podemos manejar cualquier cosa.

Juntos sonaba muy bien.


~::~::~::~::~


Después de la parada de descanso, Changmin se sentía inquieto y un pensamiento siguió apretando la base de su cuello. Se sentía como si su piel estuviera muy entumecida y el pecho herido. La banda de tensión alrededor de la cabeza le hacía tener un fuerte dolor de cabeza. Cada vez que cerraba los ojos veía las imágenes horribles de lápidas y zombis que salían de entre el barro con bocas abiertas y las manos como garras. Era horrible y, con un cosquilleo insistente, el miedo se retorció con ansiedad en su interior, por lo que le inquietaba. Yoochun vio la tensión inmediatamente.

—¿Changmin? ¿Qué está mal? —Le preguntó.

—Me sorprende que no puedas leer mi mente y verlo por ti mismo —espetó irritado, inmediatamente se sintió mal. Yoochun le echó una rápida mirada con sorpresa que no sirvió de nada—. Lo siento —dijo en voz baja. No quería que Yoochun viera el horror que estaba en su cabeza—. Me duele la cabeza. Me siento confuso. No sé lo que me pasa, me siento mal —. Se encogió de hombros.

—Lo que acabamos de pasar, agrega a Xia y la promesa, no me sorprende que estés agobiado.

—No es eso —dijo Changmin al instante—. No podemos perder el tiempo preocupándonos acerca de lo que sucedió antes, y como has dicho, vamos a tratar con Xia juntos. Es Maeri, no puedo evitar sentir que algo está mal. Sé que estoy siendo estúpido, ella está en la escuela y está bien.

Pasaron unos pocos kilómetros más antes de que el silencio en el coche volviera demasiado tenso. La cabeza de Changmin era una masa de los peores escenarios posibles, todas ellas centradas en Maeri o Yoochun.

—Vamos a visitar la escuela —dijo Yoochun finalmente.

Changmin no podía creer el alivio que sentía.

— Gracias.

—Uno siempre debe escuchar a sus miedos y seguir sus instintos —Yoochun le palmeó la rodilla.

Changmin movió las manos delante de él y puso una voz profunda.

—Porque esa es la manera de un vampiro.

—Te amo, Changmin— Yoochun le sonrió

Changmin le devolvió la sonrisa. Nunca se cansaría de escuchar eso de su atractivo, posesivo y celoso de su guardarropa amante vampiro.

—Te amo, también.

Llegaron al comienzo del largo camino a la escuela cuando el anochecer oscureció el cielo con manchas de color púrpura y azul marino. Cuanto más cerca estaban, él más nervioso estaba ¿Qué pasaba si el nigromante estaba en la escuela? ¿Y si hubieran traído a un dragón con ellos? ¿O un fae? ¿O un ejército que nadie pudiera derrotar? Si el nigromante estaba controlando a una marioneta, entonces habría visto a Changmin, visto lo que Changmin podría evocar en forma de ayuda ¿Había puesto a su familia en peligro? ¿Dónde estaba Xia?

«¿Xia? ¿Puedo pedir alguna ayuda?» Nada. Se tocó el brazalete. Una parte de él quería pedir ayuda a alguien, a cualquiera, pero no sabía por qué.

Cuando finalmente llegaron a las puertas, nada parecía fuera de lo normal. No había cuerpos en el suelo, o montones de cenizas o un incendio, y no podía sentir peligro, de hecho, como un ser humano normal que podía ver peligro aun cuando se puso de pie y se le metió entre ceja y ceja. Estacionaron el coche y Yoochun salió en segundos.

Esperó a Changmin que dejó el coche mucho más lentamente. El peso del temor que yacía en Changmin era como un manto imposible de alejar.

—Yo no puedo entrar —dijo frenéticamente mientras la respiración se volvió difícil. Se apoyó en el coche y bajó la cabeza. El malestar rodó en su interior.

—Háblame, Changmin— Yoochun colocó una mano en el brazo y la certeza de que tenía a Changmin capaz de obtener su respiración de nuevo a una aproximación normal.

—¡Changmin! ¡Yoochun! —La voz de Maeri resonó en el patio interior de la puerta y se arrojó al cuerpo de Yoochun. Luego extendió la mano para tirar de Changmin en el abrazo— ¡Han venido!

—Changmin te escuchó, así que por supuesto que vinimos —dijo Yoochun con firmeza.

El detective estaba confundido ¿Qué es lo que quiso decir Yoochun?

—Traté de hablar contigo así, pero no funcionó, así que envié los mensajes a Changmin —sonrió con orgullo.

—Changmin dijo que tenía que venir a visitarte— Yoochun estuvo de acuerdo. Sonaba tan orgulloso.

—Espera ¿Me estabas enviando imágenes de personas reanimadas con caras podridas? —dijo con incredulidad.

Yoochun levantó una ceja y Maeri golpeó a Changmin en el brazo.

—No, tonto —dijo con una sonrisa—. Envié un mensaje de venir a visitarme.

Entonces ¿Por qué veo cuerpos pudriéndose cuando cierro los ojos?

—¡Señor Shim! ¡Señor Park! —Changmin se volvió hacia el dueño de la nueva voz. La directora estaba corriendo por el patio tan rápido como sus talones le permitían, sus perlas balanceándose peligrosamente de lado a lado.

—Señora Song —dijo Yoochun cordialmente. Changmin asintió con un hola porque su cabeza iba a estallar si hablaba.

—Tenemos un problema con la caldera —dijo ella rápidamente.

—No somos fontaneros —explicó Yoochun cuidadosamente. Changmin se apoyó contra su compañero y cerró los ojos. Podía escuchar, pero no era capaz de hablar—. Somos detectives.

—¡Oh Dios mío!—rugió la señora Song. Ella agitó sus manos en frente y se rió nerviosamente—. No necesito un fontanero, tengo uno de esos. No, tengo que... —Bajó la voz. Changmin entreabrió los ojos y la directora se acercó más. Changmin podía oler la menta y salvia y algo más que era empalagoso y grueso. Se atragantó, pero se las arregló para mantener la reacción—. Necesito fuertes detectives grandes como usted y el señor Shim —apretó la mano en el brazo de Yoochun.

—¿Por qué necesita un detective? —Changmin logró forzar la frase. Tosió en el esfuerzo y Maeri subió de los brazos de Yoochun a los suyos. Sólo el olor a limpio de ella y de la felicidad que irradiaba era suficiente para calmarlo un poco.

—Ha habido ruidos —dijo con complicidad—. Golpeando. Llorando. Todo comenzó hace unos días. Tengo que admitir que es un poco inquietante para los estudiantes y el personal.

—Nosotros no tratamos con golpes y gemidos —dijo Yoochun. Changmin se preguntó cómo su amante podía mantener una cara seria.

—Por eso llamé a los dos —respondió Maeri—. Escuché los ruidos y fui a buscar...

—Te dije que no lo hicieras—La reprendió la señora Song.

—Vi cosas —dijo Maeri.

—¿Qué tipo de cosas?

—Al igual que... —Se detuvo y se retorció hasta que se encontraba en el suelo. Ella sostuvo sus manos en frente y caminó con las piernas rígidas, dejando escapar el sonido extraño—. Así —dijo mientras se acercaba.

—Siento mucho decirlo, esto nunca ha sucedido en los setenta años que he sido directora, parece ser que hay una infestación zombie.

Changmin parpadeó. Yoochun se quedó con la boca abierta. Maeri sonrió de alegría. La señora Song sólo parecía horrorizada ante lo que acababa de decir.

—Está bien —dijo Yoochun finalmente—. Así que hay que saber por qué, quién, qué y cómo hacer frente a la infestación.

—Exactamente —parecía animada por lo que decía Yoochun.

Changmin no quería que se sintiera tan feliz. Las imágenes que se le estaba mostrando no eran niños vampiros lindos que jugaban a los zombie. Estos eran carne podrida, ojos salvajes, dientes rasgados y... Maldita sea. Tenían que dejar este caso, pero Maeri estaba en la escuela ¿Y si mejor la sacaban de sus clases?

Era evidente que Yoochun tenía los mismos pensamientos. Suspiró profundamente y luego tiró de Changmin cerca en un abrazo.

—Parece que tenemos nuestro próximo caso.

FIN

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD