Te amo incluso, cuando te odio - Cap. 18

3 comentarios
Una sombra entre nosotros


Pov’s Young Mi


Oh Young Mi era la hija única de padres adinerados que pertenecían a la política de corea del sur; su padre Oh Myung-bak era el actual primer ministro de la nación y su madre Park Geun-hye la hija de un ex–presidente estaba siendo voceada como la candidata del partido conservador de Corea en las próximas elecciones electorales.


Ella era la consentida de sus padres quienes constantemente se iban de viaje en familia; ella era muy inteligente, elocuente y tenía el mismo poder de convencimiento que sus padres cuando le hablaba a las masas. Sus padres querían que ella siguiera sus pasos y ella se dio cuenta que le gustaba la vida que tenían sus padres por eso se decidió por estudiar ciencias políticas. Sus padres querían enviarla a estudiar en el extranjero pero ella se negó alegando que ya era suficiente con los escándalos de sus constantes viajes en familia, poco después ingreso a la universidad de Seúl e inicio su carrera ahí.


Young Mi era muy sociable por lo que se llevaba bien con casi todos sus compañeros, ella fue quien propuso un circulo de estudios para debatir las clases; en una de sus reuniones de debate sobre la situación actual de su país, uno de sus compañeros trajo a su hermano que estudiaba leyes y con este vino un joven alto que se agregó a la mesa donde todos discutían acaloradamente sus puntos de vista.


Young Mi se sintió deslumbrada por el nuevo chico porque sus ideas eran muy parecidas, sin embargo no pudo conocerlo bien porque se fue precipitadamente al recibir una llamada. Lo busco por días, e incluso se acercó más a su compañero de debate, y así poco a poco fue haciéndose amiga del hermano de este y en poco tiempo fue capaz de ver a Chagmin de nuevo.


Un buen día se encontraron en el almuerzo y entonces el mejor amigo de Chagmin la presento; ella sonrió y Chagmin también, ella se encargó de deslumbrarlo en los días posteriores y antes de siquiera pensarlo ya estaban saliendo juntos.


Su relación era muy sólida, el tipo de relaciones que nunca había pensado tener, y por eso la protegía con su vida, y sin embargo cuando Chagmin termino con ella sin previo aviso y sin explicación ella se sintió destruida y lloro por meses, decayendo en su aspecto personal y estudios.


Young Mi era el orgullo de sus padres hasta que conoció a Chagmin porque sus padres consideraban que él era muy poca cosa. Ella no se dejó influenciar por las ideas de sus padres y continuo con su relación y por eso cuando fue abandonada se sintió fatal porque podía ver el  “te lo dije” plasmado en el rostro de sus padres aunque ellos no se atrevieran a recriminarle nada. Para sus padres fue muy difícil ver como su princesa se echaba a morir; pues nada parecía animarle y debido a eso su odio contra Chagmin se incrementó un poco más.


Ella se negaba a admitir que su relación había terminado, no podía siquiera pensarlo y por ello intento de todo para poder contactar a Chagmin y saber porque la había abandonado si tan solo hace unos días le había declarado amor eterno. Intento llamarlo pero no pudo contactarlo, fue a buscarlo a su casa pero como los padres de Chagmin al igual que sus padres no estaban de acuerdo con la relación le tiraron la puerta en la cara sin responderle absolutamente nada.


Estaba deprimida pero no quiso escuchar a sus padres y estos no pudieron llevarla a tratamiento; conforme pasaban los días ella entendía que Chagmin no iba a volver y cuando pensaba en eso, no podía imaginarse la vida sin él y por eso ese día había decidido terminar con todo.  Ya no podía soportar más el dolor que sentía y por eso había decidido suicidarse; tenía una navaja para cortarse las venas pero antes de hacerlo se tomó el frasco entero de tranquilizantes que tenía su madre. Estaba enviando su carta de último adiós para Chagmin cuando recibió un email de él, apenas pudo leer las primeras líneas cuando cayó aparatosamente en el piso tirando la laptop en el proceso. La empleada que está muy cerca de la habitación llamo para saber sobre ella y al verla tirada en el suelo, llamo a los otros empleados y juntos lograron llamar a la ambulancia y trasladarla al hospital.


Sus padres cancelaron muchas reuniones ese día para acudir al hospital e informarse sobre el estado de su hija, el doctor se encargó de tranquilizarlos ya que solo le habían hecho un lavado de estómago y ya se encontraba bien.


Cuando ella despertó lo primero que salió de su labios fue “laptop”, “tráiganme una laptop”, pero sus padres no la escucharon y la obligaron a internarse en un centro psiquiátrico para tratar su depresión. Ella chillo al principio e hizo un alboroto pero al ver que sus padres no cambiarían de opinión, se resignó y dio todo de sí para salir del centro lo más pronto posible; logrando salir un mes y medio después de ser internada.


Sus padres temerosos de que su hija intentara suicidarse nuevamente pusieron varias personas a cuidarla, a ella eso no le importó y en cuanto llego a casa; conecto la computadora; entro a su correo y muy nerviosa leyó el email que hace más de un mes no había podido leer.  

Yo lo siento tanto, siento dañarte como lo estoy haciendo; yo te amo tanto y soy muy infeliz al no estar a tu lado…Yo tuve que casarme con una persona para salvar a mi familia, lo siento tanto por fallarte…


Young Mi, se sintió muy infeliz al darse cuenta que la persona que amaba no iba a regresar a sus brazos nunca más porque ahora estaba casado. Se hubiera suicidado de nuevo de no ser por las personas que la vigilaban que no le permitieron hacer ninguna locura más, ella se la pasaba encerrada sin querer hacer nada, sus padres desesperados por la situación se sentían atados de manos. Ella pensaba que nunca más su vida iba a ser como antes cuando un nuevo email de Chagmin le llego.


Sé que fui un cobarde, que no merezco pedirte una oportunidad más a tu lado, pero ya vez soy incapaz de vivir sin ti, te necesito no importa si no nos vemos seguido al menos necesito escuchar tu voz para seguir viviendo. Pensé que esta desgracia que estoy viviendo no tenía solución pero hace poco descubrí una salida y la primera persona que cruzo por mi mente al descubrirlo fuiste tú, aun es un poco complicado para explicarte, pero si me das una nueva oportunidad prometo no volverte hacerte sufrir nunca más porque yo te amo…ahora mismo no puedo estar a tu lado pero prometo estar de mente y corazón contigo, por favor  dame una segunda oportunidad.


Young Mi casi beso a la computadora, se sentía tan feliz que casi al momento envió su respuesta.


Por supuesto que te doy una segunda oportunidad y miles más si quieres con tal de que no te vayas de mi lado nunca más.


Chagmin le explico poco después como se había visto obligado a casarse con un hombre para que no le quitaran el único inmueble que tenía y para que sus hermanas pudieran estudiar, le dijo el tiempo que debía quedarse en Estados Unidos, ella estaba emocionada que acepto todo sin chistar, sin embargo con el pasar de los meses su paciencia fue agotándose y empezó a presionar a Chagmin para tenerlo a su lado, sabía que no era justo romper un pacto pero lo extrañaba tanto que si no lo veía en los próximos días sentía que iba a morir.


Faltaban horas para que Chagmin llegara de Estados Unidos y ella se sentía completamente emocionada, al verlo llegar sus ojos conectaron de inmediato y con ese beso apasionado ella quiso creer que este amor era eterno.


[…]


El inicio del invierno se anunciaba con el fuerte viento que paseaba por la ciudad, además pequeños copos de nieve empezaban a caer del cielo.


Young Mi había estado tan emocionada ese día que había salido muy desabrigada a esperar a Chagmin en el aeropuerto desde tempranas horas de la mañana. Esperaba en el aeropuerto casi congelándose debido al frio cuando finalmente se anunció que el vuelo 11- 05 de Estados Unidos había arribado a Corea, ella casi salto en su asiento y muy atentamente busco con su mirada a la persona que amaba. En cierto momento sus ojos se cruzaron, ambos sonrieron bobamente y entonces ella casi voló hacia un Chagmin que se había quedado estático contemplando lo hermosa que se veía su novia, el beso no se hizo esperar, un beso ansioso y apasionado. Él la abrazo y ambos muy juntos se subieron al primer taxi que encontraron y se fueron rumbo al apartamento que ella estaba estrenando.


Ese beso apasionado se había sentido bien pero no había sido tan bueno como ella recordaba, sentía que le faltaba algo pero al no saber que le atribuyo al cansancio del viaje.


Chagmin sintió lo mismo con el beso, porque ese beso no fue tan espectacular como el beso que había dado hace tan solo unos días en Estados Unidos, movió la cabeza frenéticamente y decidió que estaba tan cansado que estaba haciendo comparaciones absurdas.


Ese día mientras descansaban viendo una película en el apartamento de ella, los besos nuevamente no se hicieron esperar, unos besos apasionados que exigían más que simples caricias, el ambiente empezaba a calentarse cuando el paro todo avance fingiendo ir al baño, Young Mi se sintió extraña y cuando quiso reanudar todo a su vuelta, él no se lo permitió.


Chagmin no pudo intimar con su novia al menos no ese día porque cuando la temperatura subía no podía evitar pensar en aquella noche cuando devoraba a Jaejoong en la cama y lo excitado que se sentía al punto de soñar tantas veces poseyéndolo. Se obligó a dormir para olvidar todos esos pensamientos y pensar solo en su novia, y ella hizo lo mismo decidió dejar de lado sus inseguridades y pensar que de ahora en adelante Chagmin sería solo suyo.


Pero eso no fue muy fácil de hacer porque Chagmin ya no era el mismo, constantemente se le podía ver girando a muchos lados cada vez que veía a alguien castaño o cuando escuchaba un nombre que ella no llegaba a entender y casi siempre estaba distraído, pensativo; casi como ido. Pero lo que más le alarmo fue cuando Chagmin la abandono por buscarlo a él, el esposo que había dejado en Estados Unidos, aquel que ahora era una sombra constante en su relación.

---Flashback---

Era un día hermoso a pesar del invierno, Young Mi era feliz o lo intentaba, se animaba a si misma diciéndose que lo de Min era pasajero que muy pronto dejaría de actuar de manera tan extraña pero ese día descubrió que lo estaba perdiendo.


La pareja se paseó de un lugar a otro comprando todo lo que ella quería, Chagmin soporto que ella se cambiara el mismo vestido como tres veces mientras veía si la talla le quedaba bien y demás. Cuando finalmente terminaron de comprar; Chagmin caminaba lentamente atiborrado mientras que Young Mi caminaba a su lado libremente.


—Entremos a esta heladería— pidió ella, caminando más rápido para hacer los pedidos.
—Vamos— dijo él cargando las bolsas.
—Esta heladería la inauguraron recién, aquí venden unas delicias…te van a encantar— dijo girando al no obtener respuesta de su novio.


Lo vio fuera de la tienda luchando con las bolsas, rio un poquito dándose cuenta de lo malvada que estaba siendo y entonces aun con la sonrisa hizo los pedidos y se fue a sentar. Aún veía a Chagmin afuera cuando de pronto lo vio quedarse estático, las bolsas se le resbalaron de las manos; ella se preocupó y pensando que algo malo sucedía salió de la heladería. Sin embargo no fue muy rápida porque cuando salió, Chagmin ya se encontraba por las escaleras jadeante mientras trataba de subir lo más rápido posible para alcanzar a la persona que había creído ver.


Young Mi no había visto detalladamente al esposo de Chagmin, sin embargo recordaba algunos rasgos; como el color de cabello y el porte, por eso cuando vio a Chagmin en el tercer piso deteniendo a alguien con el mismo porte y rasgos que ella recordaba sintió que su corazón se rompía en mil pedazos porque ahora era consciente de que Chagmin había dejado de pertenecerle, que sin importar lo cerca que estuviera Chagmin de ella, su corazón ya no le pertenecía. No pudo soportarlo y sin importarle las bolsas en el piso o el pedido en la heladería, salió corriendo rumbo a su auto para desaparecer del lugar

---Fin Flashback---

Young Mi lloro por días y no quiso ver a Chagmin, se dijo a si misma que debía dejarlo ir pero no se sentía capaz de hacerlo. Nuevamente se encerró y se echó a morir, sus padres se desesperaron porque al ver que su hija empezaba a estudiar de nuevo y se preocupaba por mejorar, creyeron que había superado la depresión pero al verla así de nuevo y  al realizar sus investigaciones descubrieron que Chagmin estaba de nuevo tambaleando el mundo de su preciosa hija.


El señor Oh quería destruir a Chagmin pero su esposa que era mucho más lista se dio cuenta que su hija empeoraría si la alejaban de ese hombre por lo que convenció a su esposo por aceptar el capricho de su hija, al menos hasta que ella se diera cuenta que él no valía la pena.


— ¿Y ahora qué te pasa? — dijo la señora Geun-hye.
—Déjame sola mamá— grito Young Mi entre el llanto.
—Creí que con Chagmin de vuelta serias más feliz, pero ya veo que no; eso debe ser porque no están destinados a estar juntos.
—Tu que sabes mamá, ya te dije que me dejes sola.
— ¿Acaso hay otra mujer de por medio?
—Vete
—Sabes hija— acariciándole el cabello— cuando tu padre quería ser ministro, tú crees que fue fácil; no claro que no fue fácil. Tu padre tuvo muchos detractores y cuando finalmente el puesto era entre tu padre y el señor Lee develamos una de sus debilidades porque él antes había sido amigo nuestro y en ese entonces conocimos algunos secretos suyos y gracias a eso tu padre tuvo lo que quería…
—No quiero hablar de política— corto Young Mi.
—Hay ocasiones en que debes obtener con trucos lo que te quitaron con trucos. Si sientes que no puedes vivir sin esa persona porque la evitas ahora que puedes hacer hasta lo imposible por tenerla a tu lado.
— ¿Estás diciéndome que no deje ir a Chagmin? — pregunto sorprendida
—Solo estoy diciendo que ni tu padre, ni yo queremos volver a verte hundida, pero aun así no estamos de acuerdo en tu relación.


Young Mi pensó durante días las palabras de su madre y finalmente se dio cuenta de lo que había querido decirle “Le habían quitado a su novio con dinero y ella iba a hacer lo mismo”. Ese día descanso tranquila después de realizar reservaciones y demás.

[…]

Chagmin aún no procesaba lo que había sucedido ese día en el centro comercial, simplemente no había podido evitarlo. Cuando se dio cuenta ya estaba en el tercer piso agarrando fuertemente el brazo de aquel chico que era muy parecido a él y de su boca escapo un “Jaejoong perdona, no quiero dejarte…”, cuando finalmente volvió en si su novia había desaparecido dejando todas las compras tiradas. Intento comunicarse con ella para darle sus compras o para explicarse pero después de pocos intentos desistió y se convenció de que era lo mejor.


“Esta debe ser una señal y yo debo regresar  Estados Unidos” — pensó pero poco después desistió de la idea también.


Aquel día, no podía estar tranquilo iba de un lado a otro y finalmente no pudo soportarlo más; imaginando que ya era muy tarde salió solo con su celular, billetera  y pasaporte, tomo el primer taxi y ya en el aeropuerto corrió al área de abordaje.


“Debo ver a Jaejoong una vez más” — era el pensamiento más recurrente en su mente.


Se acercó a verificar su boleto y le indicaron que aún faltaba una hora para abordar, se sentó en la sala de espera casi temblando rogando que pasaran las horas para no salir huyendo de ahí por su cobardía. No llevaba ni cinco minutos cuando quiso salir del lugar al sentirse inseguro, no sabía que iba a decirle a Jaejoong al regresar y entonces al dar unos pasos fuera del área todo su panorama cambio. No fue capaz de decirle no y hacer lo correcto, no pudo destrozarle el corazón y se decidió por regalarle un recuerdo hermosos de los dos antes de partir, engaño a su corazón nuevamente y se dejó arrastrar por su antigua pasión.

[…]

Young Mi, estaba segura que Chagmin regresaría a Estados Unidos y se dio cuenta que estaba en lo cierto cuando lo vio llegar jadeante al lugar; eso la entristeció muchísimo pero fue capaz de  fingir una sonrisa al toparse con Chagmin fuera del lugar.


— ¿Qué haces aquí? — pregunto Chagmin sintiéndose avergonzado.
—Yo fui muy dura contigo el otro día— dijo ella intentando disculparse
—No yo fui el culpable…— comenzó Chagmin sin saber que más decir— yo no debí…
—Está bien, yo debí esperarte para hablar


Chagmin no supo que más decir, no sabía cómo disculparse y no podía evitar sentirse culpable porque ahora mismo lo único que quería era regresar a Estados Unidos.


— ¿Cómo sabias que iba a estar aquí? — pregunto al no saber que más decir.
—Imagine que venias a eliminar el pasaje de ida que tienes— señalando el boleto que Chagmin traía en la mano.
—Eso yo…— y no se sintió capaz de decirle la verdad.
—Y entonces yo pensé que podríamos irnos de viaje, solo nosotros dos y arreglar nuestra relación.
—Pero…
— ¿No piensas que es lo mínimo que podemos hacer?


Chagmin no pudo resistirse, se sentía culpable por hacerla sufrir y por ello cambio el boleto y juntos esperaron en el aeropuerto por más de tres horas para abordar el avión. En algún momento Chagmin olvido el celular al ir al baño y cuando este timbro Young Mi no dudo en contestar y al descubrir que era el esposo de Chagmin ella enfureció y estuvo a punto de tirar el teléfono pero se tranquilizó, respiro y le respondió con unas cuantas mentiras.


Cuando Chagmin volvió y reviso su celular, ella ya había borrado cualquier indicio de la llamada y con una sonrisa lo cogió del brazo y ambos abordaron el avión rumbo a Cancún.


Las vacaciones fueron fantásticas, casi se podría decir que volvieron a cuando empezaron su relación por primera vez porque los besos volvieron a ser ardientes, las miradas intensas y el sexo era puro fuego. Pero Young Mi era muy intuitiva y al poco tiempo se dio cuenta que Chagmin solo estaba entregándose por completo porque estaba despidiéndose de ella, porque todas sus acciones eran demasiado perfectas y parecían decirle “Este va a ser un viaje perfecto porque va a ser la última vez que nos veamos, es todo lo que puedo darte por el tiempo que estuvimos juntos”.


Young Mi no iba a darse por vencida tan fácilmente y por eso utilizo un último recurso para que Chagmin no quisiera regresar a Estados Unidos en un buen tiempo. Una noche, cinco días antes de que el viaje culminara, ella se las ingenió para robarle a Chagmin la tarjeta ilimitada que le había regalado su esposo y realizo un retiro de medio millón de dólares en la mañana mientras Chagmin aún dormía.


Chagmin había olvidado por completo que tenía esa tarjeta en la billetera por lo que no la echo de menos hasta que lo descubrió en el bolso de Young Mi, quien había tropezado a propósito para que Chagmin la descubriera. Ella era consciente de que Chagmin detestaba este tipo de cosas y que él la iba a terminar pero también sabía que su culpa sería demasiado y que el dinero le impediría regresar a Estados Unidos como estaba pensando.


Ella fingió tristeza, rogo y suplico perdón pero en el fondo estaba feliz porque sabía que si le devolvía el dinero en unos cuantos meses cuando ya se hubiera asentado por completo en Corea podría volver a reconquistarlo.

[…]

Chagmin sintió su corazón apretujado ese día al descubrir que su novia había retirado más de medio millón en gastos, ese día mientras caminaba en la playa pensaba en excusas que decir pero ninguna le convencía, se sentía un ladrón que no merecía regresar al lado de Jaejoong.


“Cuando consiga todo ese dinero, voy a buscarlo” — se dijo finalmente después de caminar durante la noche, y al darse cuenta que eso sería muy difícil sin un capital, se dijo a si mismo que solo sería un préstamo y realizo un retiro de medio millón para poder invertirlo  y ganar dinero.


Pero tal como lo predijo Young Mi, la culpa fue tal que Chagmin olvido lo que realmente quería hacer al principio y solo recordó que debía devolver el dinero, que ya no era necesario regresar a Estados Unidos. Poco después Young Mi le devolvió el dinero que había tomado, pero él ya se sentía tan cómodo en Corea que lo único que hizo fue alejarse de todo aquello que le recordara a Jaejoong y de los lugares donde este podría encontrarle y por eso le compro a sus padres otra casa y se cambió de universidad. Al poco tiempo fue capaz de ver a Young Mi sin culparla de nada y empezaron a salir como pareja nuevamente esta vez sin sombras de por medio, eso parecía aunque Young Mi era consciente que para volver a tener el corazón de Chagmin en sus manos debía ser muy paciente.


A pesar de todo para Chagmin aún era muy difícil aunque ahora ya no corría tras cada persona con cabello castaño o el mismo porte que Jaejoong no podía evitar voltear la mirada aún delante de Young Mi, ella no decía nada pero él podía sentir su recriminación.

---Flashback---

Estaba finalizando el invierno, la primavera se acercaba llenado todo de luz y verdor, el sol se podía sentir cada vez más y las personas parecían más felices al dejar atrás esta estación tan fría del año.


Chagmin había inaugurado hace poco su bufete de abogados y gracias a la ayuda de su novia había conseguido buenos clientes. Ese día en particular estaba regresando a casa luego de su primer juicio, era el mas joven ahí pero fue capaz de emplear una buena defensa y con un abogado titulado pudo presentarse ante el juez y el jurado ganando el caso al final.


Tenía una sonrisa en el rostro, se sentía tan feliz que no se percató de los pasos que lo seguían; de pronto su novia se trepo a él por su espalda, luego del susto inicial, él se giró y la beso apasionadamente.


Aún no habían regresado oficialmente pero Chagmin se sentía tan feliz que no encontraba otra manera de agradecerle por haberle recomendado a ese cliente que lo contratara como abogado a pesar de no terminar la carrera aún.


En medio del beso, Chagmin se vio obligado a abrir los ojos para verla y no pensar en Jaejoong porque casi le había parecido estar besándolo, mientras veía a Young Mi que aún le respondía el beso con los ojos cerrados sintió una mirada intensa sobre ellos. Cuando finalmente el beso termino y ambos sonrieron.


—Te invito a almorzar— dijo ella— vamos a celebrar que ganaste.
—Vamos— dijo él pensando en la comida, y mientras desandaba su camino para buscar un taxi giro su rostro para ver quien los estaba viendo antes y entonces casi podía jurar que aquella persona descuidada con el cabello enmarañado y la ropa desprolija era Jaejoong.


Young Mi jalo su brazo pero Chagmin continuo viendo, ambas miradas se cruzaron y finalmente Chagmin cerró los ojos negó con la cabeza y siguió a Young Mi.
“Es imposible, Jaejoong jamás podría verse así” — pensó— “debo estar enloqueciendo para empezar a verlo en la cara de otras personas”


Durante el almuerzo olvido todo el suceso cuando le sirvieron su plato favorito y Young Mi empezó su maratón de chistes sin gracia ante los que no pudo evitar reírse por lo absurdos que eran.

---Fin Flashback---

Esa no fue la única vez que le pareció ver a Jaejoong en otras personas, durante muchos días sintió su presencia muy cerca de su casa, tanto que no dejaba de mirar a todos lados buscándolo hasta que finalmente desistía y se obligaba a entrar en razón y luego de muchos meses fue capaz de dejar de pensar en Jaejoong al menos no con la misma intensidad de antes.


Y finalmente cinco años después de toda la odisea que vivieron para volver a estar juntos estaban a punto de casarse y ahora si nada, ni nadie iba a separarlos o eso se obligaban a creer tanto la novia como él.


Pero las cosas resultaron no siendo tan fáciles pues para Chagmin  fue muy duro enterarse de todo lo que su presencia o ausencia había ocasionado en la vida Jaejoong.


Las últimas palabras de Jaejoong habían calado muy hondo en él; cuando lo había vuelto a ver había creído que irse había resultado siendo una buena elección sin embargo luego de enterarse de todo lo sucedido aun le costaba creer que Jaejoong lo haya olvidado tan rápidamente, el imagino tantas veces un encuentro de ambos y pensó que se iba a topar con el Jaejoong de antes y que este iba a reclamarle su abandono, su falta a su palabra y su desamor pero enterarse que todo no había sido más que una broma lo hizo sentirse un completo idiota porque de no haberse ido en la manera como se fue de la casa de Jaejoong nada hubiera ocurrido como paso porque él hubiera regresado con su novia pasado el año y medio, el señor Kim no se hubiera suicidado y los abuelos de Jaejoong no hubieran fallecido en ese fatídico accidente además de eso hubiera quedado como amigo de Jaejoong y este le hubiera emprestado el dinero sin tener que robárselo pero ahora pensar en tan solo esa posibilidad ya era demasiado tarde porque el tiempo trascurrido no se podía dar marcha atrás y los sueños rotos y las pérdidas humanas no se podían regresar así como así sin importar lo que hiciera.


Aun así, a pesar de todo lo que paso esperaba que Jaejoong lo reconociera aunque traidor, aunque ladrón esperaba que lo viera y lo odiara que su rostro reflejara un odio puro y no simple indiferencia o simpatía y menos incertidumbre; esperaba que lo recordara, que secretamente lo esperara para reclamarle pero nunca imagino esta versión de Jaejoong donde no lo recordara y lo olvidara tan fácilmente y siguiera con su vida a pesar de todo lo que él le había ocasionado.


No fue capaz de salir rápido de esa casa, se sentía mal, tenía la esperanza de ser perdonado a pesar de las atrocidades que trajo como consecuencias sus decisiones, esperaba un “podemos ser amigos” de parte de Jaejoong y solo recibir la fría palabra “si nos vemos nuevamente finge no conocerme” lo dejo adolorido y confundido.


Se sentía tan aturdido aún que no pudo moverse de ese lugar, sus pies parecían plomos y le impedían movilizarse, su conciencia le exigía rogar de rodillas por su perdón, porque no quería que Jaejoong tuviera esa imagen tan horrible de él quería que al menos supiera que se arrepentía de su decisión aunque eso no fuera del todo cierto.


Se armó con el poco valor que le quedaba y arrastro sus pies hasta la piscina donde podía escuchar las risas de Jaejoong y su acompañante, cuando llego al lugar todo se silenció y no pudo distinguirlos, se acercó buscándolos y entonces vio la espalda de Jaejoong muy cerca de la ducha del lugar; se aproximó y quiso llamarlo pero cuando escucho el gemido de Junsu y pudo divisar como este se encontraba aprisionado contra la pared completamente desnudo se descoloco por completo.


Hubiera querido nunca ser testigo de una escena como esta e incluso trato de eliminarlo de su cabeza pero fue algo muy difícil de lograr sin importar cuanto intentara.


Había regresado de Estados Unidos dejando el dinero en el correo para que lo entregaran en la casa de Jaejoong sin embargo el dinero seguía regresando, sin importar cuantas veces ya había intentado regresarle el dinero a su dueño este seguía devolviéndolo y en cada ocasión se sentía más miserable; intentaba con tanto ahínco devolver el dinero para poder comprarle algo de paz a su conciencia pero Jaejoong no lo dejaba.


Después de escuchar todo lo que ocasiono su partida; solo podía sentirse como una escoria que no tenía palabra y además de eso era un ladrón, no era algo muy fácil dejar de lado su pasado si la persona con la que estuvo relacionado no lograba perdonarlo y por eso luego de agotar sus posibilidades decidió mandar todo al diablo.


“Si voy a irme al infierno, pues voy a hacerlo bien” se dijo a sí mismo.



Nota de la Autora:


—Esta versión difiere un poco de lo que cuenta Chagmin pero eso se debe a que ya han pasado tantos años que él ha enterrado a su corazón y por eso no recuerda lo que en un principio quería hacer o sentía.

3 comentarios:

  1. Wuaaaah amo este fic!! Cada vez se pone mas interesantee y ahora chanhmin que haraaas?? Uuuh y jae se esta vengando! Quiero maaas

    ResponderEliminar
  2. eso se lo busco por ser malo con Jae ahora el que sufrirá sera Min por el desprecio de Jae
    Gracias me encanta espero el siguiente

    ResponderEliminar
  3. La venganza es dilce, pero viendolo de otra manera Min no fue culpable, la dichosa novia logro envolverlo con intrigas y mentiras, espero logre el perdón de Jae.

    Gracias!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD