10 años - Cap. 3

3 comentarios
“Ausencias”
(2006)



Aquel era sin duda su mejor año desde el debut, el año de Dong Bang Shin Ki, en las premiaciones sorprendieron a muchos que los tacharon de simples ídolos, y demostraron más que nunca de que estaban hechos, lanzaron su tercer álbum ‘O’ que pronto se convirtió en un éxito, todo se volvió una presión tras otra pero no importó, estaban cumpliendo su sueño, después de tanto esfuerzo los frutos comenzaban a ser evidentes, su paso por Japón les dejó grandes enseñanzas y los acercó como compañeros de trabajo, como amigos. Se podría decir que todo era perfecto, todo cuanto habían deseado lo tenían, quizás porque su visión de lo que podrían conseguir necesitaba llegar más allá, la compañía lo tenía más que claro, todos los planes a futuro, quizás ellos aún no, pero estaban dispuestos a afrontar cualquier reto, nada los detendría, nada, estando siempre juntos ¿Qué podía salir mal?

Aquel día amaneció lloviendo, un día bastante triste desde aquella perspectiva, aun así habían salido a realizar sus actividades, aunque una de ellas tuvo que ser suspendida, era una grabación para un programa de televisión al aire libre, así que no hubo más remedio que regresar al departamento, descansar y así poder cumplir con la agenda del día siguiente, pero para Jaejoong aquello no era impedimento, él se iría a beber algunas copas junto con Yoochun y otros amigos, muy a pesar de las protestas de Yunho, pero desde hacía bastante tiempo que se había “cortado” el poder de Yunho sobre los caprichos de Jaejoong, así que no tuvo más remedio que aceptar la situación


-       Tengan cuidado, no tomen mucho si van a manejar – les indicó a ambos desde la sala antes de que salieran del departamento, dejándolos a los tres solos


-       Pudieron haber ido – mencionó Junsu a ambos sin dejar de mirar el televisor – Yo no soy muy buena compañía – se rio por lo bajo – Me aburre verlos solo beber – explicó con parsimonia


-       Es preciso estar bien mañana, nos espera un día largo de actividades – contestó Yunho con seriedad, estaba un poco molesto


-       ¿Cuál es tu excusa? – preguntó dirigiéndose a Changmin quien miraba por la ventana, éste lo miró unos momentos y se encogió de hombros, luego volteó de nuevo hacia fuera, mirando las gotas correr cuesta abajo


-       Necesito ésta tranquilidad, supongo – respondió casi por lo bajo, como si lo hubiera dicho solo para sí mismo. A lo lejos no podía verse nada debido a la copiosa lluvia que caía sobre Seúl. Yunho lo miró unos momentos, Changmin se veía sereno y cómodo, eso lo puso de buen humor, hacía varios meses que el menor había dejado de tener horribles sueños, ya no despertaba en medio de la noche con angustia y tristeza, incluso despertaba en las madrugadas y comía junto a Yoochun que también despertaba a deshoras de la noche debido al hambre; incluso su relación con todos los demás miembros había crecido, haciéndolo sentir feliz, porque también con él las cosas habían mejorado, lamentablemente a pesar de sus enormes pero inútiles esfuerzos no había podido olvidarse de los sentimientos que el más alto despertaba en él, mucho menos ahora con aquel cuerpo en crecimiento, le resultaba estresante no poder fijar la vista en otro lado, pero perderse por completo en aquella esbelta y bella figura se estaba convirtiendo en una especie de deporte favorito


-       Entiendo – dijo Junsu en medio de un bostezo – Creo que me iré a dormir temprano ¿no vienen? – cuestionó como si durmieran en la misma habitación, Yunho negó y poco después lo hizo Changmin


-       Esperaré a que regresen – indicó el líder


-       No te lo recomiendo, será de madrugada – sugirió Junsu al tiempo que se ponía de pie


-       Quizás, pero no estaré tranquilo hasta no verlos aquí, aún me preocupa esa rodilla de Jaejoong – explicó acongojado, detestaba cuando alguno de sus miembros se hacía daño tanto como detestaba cuando eran irresponsables


-       Como quieras – dirigió luego una mirada a Changmin - ¿Y tú? Dime tu excusa –


-       Ninguna en realidad, no tengo sueño – respondió con ligereza y luego sonrió – Anda, vete a dormir, no te extrañaremos – dijo en tono burlón, sintiendo orgullo cuando vio a Junsu inflar sus mejillas, amaba hacerlo enojar. Yunho no pudo evitar sentir celos, con cada uno de sus miembros Changmin tenía una relación diferente, de vez en cuando podía sentirse celoso de Jaejoong, Junsu o Yoochun, sentimiento que lo hacía sentirse contrariado


-       Entonces iré a dormir – avisó tranquilamente


-       Descansa – Yunho sonrió y luego de hacer un ademán miró hacia la televisión


-       Sí, descansa – respondió también Changmin y enseguida Junsu se retiró a dormir, dejándolos solos para nerviosismo de Yunho. Odiaba quedarse a solas con Changmin, y no porque su compañía fuera desagradable, sino todo lo contrario, estar a solas con él constituía el escenario perfecto para Yunho, en él, el silencio destrozaba las palabras que jamás se habían dicho, haciéndolo sentir en paz consigo mismo, porque dejar hablar a sus sentidos podía convertirse en un arma de doble filo que no estaba dispuesto a desenvainar, sabía que era lo mejor que podía hacer, porque sus sentimientos crecían cada vez más, lo suficiente para caer sobre Changmin y aplastarlo, situación que no estaba dispuesto a crear entre los dos, prefería matar aquel deseo y aquella pasión con algo de cordura y razón, a Changmin le sobraba, pero a él no, solía dejar de lado su ser racional y convertirse en una fiera sin pensamientos, incluso había llegado a tener deseos tan fuertes por él que terminaba optando por irse lejos, correr y correr tan rápido y tan lejos como pudiera, sentía que en cualquier momento se volvería loco – De nuevo estás extraño – comentó el menor tras mirar a Yunho unos momentos, éste lo miró con nerviosismo


-       No sé de qué me hablas – dijo preocupado ¿habría notado Changmin aquella mirada sobre él?


-       Tu expresión, es como si te perdieras en alguna parte de tu memoria ¿estás bien? – preguntó extrañado, cuando estaban todos Yunho parecía relativamente normal, pero a veces cuando estaban solos podía llegar actuar de forma rara y le inquietaba. Yunho sonrió


-       Estoy perfecto – musitó calmadamente - ¿De verdad no tienes sueño? – Changmin sonrió también


-       Parece como si Yunho intentará deshacerse de mí – comentó tranquilamente, como si no se dirigiera a Yunho. El aludido sonrió tras oír el comentario, luego se levantó de su asiento y apagó el televisor, pues ni él ni Changmin parecían interesados en él


-       No digas eso, disfruto mucho tu compañía – explicó en tono tranquilo, dirigiéndole una de aquellas miradas que desconcertaban a Changmin. La mente del mayor constituía un abismo que lo separaba de la suya, pero no le extrañaba, Yunho había entrado a los 20 y el seguía siendo el menor del grupo, el pequeño, aunque mucho se decía que él era el más maduro y más centrado, y no es que no fuera cierto, pero a veces era como ser el diferente al resto


-       Más te vale – dijo en broma, luego dirigió la mirada hacia su reloj y vio la hora, no habían transcurrido ni 20 minutos desde que Junsu se había retirado pero por alguna extraña razón sintió que el tiempo se había movido de forma rápida – Creo que me iré a dormir – indicó sin convencimiento


-       Espera… - lo detuvo el otro antes que intentara marcharse


-       Dime –


-       ¿Podemos hablar? – preguntó confuso, como si no hubiera querido decir aquellas palabras, el menor lo miró con extrañeza pero terminó accediendo


-       Claro –


-       Ven, siéntate – señaló un sillón cercano al suyo y el menor se sentó, observándolo


-       ¿Estás bien? Te ves preocupado –


-       Me gusta alguien… - interrumpió de pronto, desconcertándolo


-       ¿Sí? –


-       No sé cómo manejarlo – explicó escuetamente, Changmin siguió observándolo como si supiera que aún quería decir algo más – Esa persona me gusta demasiado, le estoy queriendo como jamás pensé – expuso sin pena, no quería parecer obvio


-       ¿Sí? – lo miró expectante ¿Qué quería que hiciera él? - ¿Cómo puedo ayudarte? –


-       Necesito tu consejo ¿Qué debo hacer? –


-       ¿Cómo qué? Díselo – propuso


-       No puedo, me rechazaría – respondió con tristeza


-       ¿Cómo sabes que te va a rechazar si no se lo has dicho? – preguntó con lógica, levantando un poco la voz más arriba de su tono normal


-       Solo lo sé, a esa persona no le gusto yo – dijo con tristeza


-       Yunho, sabes que no sé de esas cosas, yo jamás… - pausó unos momentos, avergonzado – Ni siquiera he besado a alguien en toda mi vida ¿Cómo puedo aconsejarte? –


-       Eres lógico y maduro, algo debe salir de eso – contestó orgulloso de él, de su Changmin


-       Mi lógica es todo lo que puede concluir, si te gusta díselo ¿Qué malo puede pasar? -


-       Que esa persona eres tú – pensó con pesadumbre, con ganas de gritárselo a la cara de una maldita vez, pero debía controlarse, dejar de lado esas ansias locas por tomarlo entre sus brazos y llenarlo de caricias y besos


-       ¿Yunho? – lo miró fijamente


-       Perdón – salió de sus cavilaciones y le sonrió


-       ¿Qué te impide decírselo? Es ella artista también ¿verdad? – preguntó emocionado, mirándolo con interés, Yunho fingió avergonzarse pero solo atinó a sonreír


-       Quizás – meneó la cabeza como si dijera que no


-       ¿De nuestra compañía? – se interesó aún más, sonriendo emocionado


-       Deja de inventar cosas – detuvo sus maquinaciones, volvió a sonreír


-       Ya comenzaste el tema, debes contarme – incitó casi con burla, acercándose a él le agarró una mano, poniéndolo nervioso, luego la dirigió a su pecho, a la altura de su corazón


-       Changmin… - musitó avergonzado


-       Así debes tomar su mano – sonrió más ampliamente – Mirarla a los ojos – su mirada se concentró en la del mayor y éste se perdió a su vez en la de Changmin – “Me gustas” debes decírselo con voz apasionada, luego estrecharla fuerte entre tus brazos – con un movimiento rápido y sin darle tiempo a reaccionar lo jaló hacia él y lo abrazó con fuerza, sintiendo el desesperado latir de su corazón, Yunho abrió ampliamente los ojos, confundido – Y no dejarla ir jamás, debes sostenerla con firmeza, que sepa que siempre la protegerás – explicó con lentitud, respirando pausadamente, mirando hacia la pared, pensando en cuantas veces el debió hacer lo mismo con aquella mujer a la que tanto quiso, aquella que lo inspiraba a escribir algunos estúpidos poemas en su diario, la mujer a la que jamás pudo dar su amor. Sintió una opresión en el pecho y ensimismado soltó a Yunho, pensando en ella, sin notar que el pulso del mayor estaba desbordado, sin darse cuenta de aquel rostro sonrojado y dolido, sin sentir el corazón que casi había terminado de latir. Changmin no se daba cuenta de lo que había provocado en Yunho, no se dio cuenta de que lo hizo entender, que lo hizo sentir lo que jamás antes había sentido, el mayor del grupo, el líder, Yunho estaba enamorado, ya no podía seguirse ocultando a sí mismo aquella dolorosa verdad, amaba a Changmin y no había marcha atrás – Perdón – susurró avergonzado, terminando de apartarlo de él y poniéndose de pie, sin notar a Yunho y su agonía. Se acercó a la ventana y miró hacia afuera, todo su rostro se sentía arder, sus orejas quemaban, estaba muy avergonzado, no quería ni mirar a Yunho.


Pero él no se daba cuenta, su mente seguía atrapada en aquel momento, su cuerpo aún guardaba el calor de Changmin, su olfato seguía impregnado con su olor, todos su nervios estaban rotos, su corazón palpitaba tan rápido que se sintió mareado, no supo que decir, solo se levantó del asiento y no supo ni como pero sus piernas se habían movido, ahora estaba fuera del departamento, corriendo, empapándose con la lluvia, escapando de todas sus emociones, queriendo dejar atrás aquel sentimiento que le había provocado un simple abrazo de Changmin. Lloraba y no se podía detener, la lluvia golpeaba violentamente su rostro, perdiéndose las lágrimas en la fría agua que caía del cielo, y su corazón sintió el frío de todas sus ausencias, de la ausencia del menor, el frío del terrible amor no correspondido, del amor prohibido que sentía por Changmin, del amor que jamás podría ser. Estaba perdido, su mundo tal cual lo conocía se había desmoronado y ya no había un camino de retorno, debía aprender a vivir con ello


Fue inevitable, debido a lo sucedido aquel día Yunho cogió un terrible resfriado que obligó a la empresa a reacomodar la agenda de TVXQ en un par de días, al menos todo lo que requiriera la presencia ineludible de Yunho. Los demás miembros no pudieron dejarlo solo, al menos lo que respectaba a Changmin y Jaejoong, pues Junsu había aprovechado para realizar algunos pendientes personales y Yoochun no había reparado en acompañarle; el menor del grupo se sentía responsable, no lo había hablado con nadie, pero el hecho de que Yunho se hubiera ido rápidamente sin dar tiempo a que lo detuvieran le hizo sentir que sus acciones y acercamientos tenían que ver con ello, pero no estaba del todo seguro y no quería pensar mal y quedar como un tonto.


El mayor se dio cuenta inevitablemente que Changmin estaba demasiado pensativo, y no es que fuera raro verle serio y callado, pero Jaejoong sabía que algo no andaba del todo bien, así que se limitó a observarlo en silencio mientras él acomodaba las compresas húmedas en la frente ardiente de Yunho, lo hacía con tal cuidado que no pudo evitar sentir ternura ante la escena, los medicamente no parecían tener tan buen efecto, así que indudablemente Yunho necesitaba de cuidados, los cuales eran atendidos por Changmin, quien sorpresivamente era el primero en alejarse de los enfermos para no contagiarse, Changmin era un amante de la salud, como bien todos sabían


-       Te ves tan tierno – dijo Jaejoong convencido, dirigiendo una fija mirada a Changmin, éste solo sonrió sin mirarlo


-       Deja de decir tonterías – contestó apenado – Iré por más – se puso de pie y luego salió de la habitación con la jarra del agua vacía, cuando su espalda terminó de alejarse Jaejoong volteó hacia Yunho, quien sudaba y movía los resecos labios casi imperceptiblemente


-       Te pondrás bien – susurró mientras dirigía su mano hacia la frente de Yunho y sentir su temperatura, pero cuando intentó alejarla sintió la mano del líder rodear su muñeca, sujetándolo débilmente – Yunho… ¿Qué pasa? – preguntó preocupado cuando lo vio intentando abrir los ojos


-       No te vayas… - susurró con voz débil


-       No me estoy yendo – respondió sonriente


-       Changmin, no vayas – intentó abrir los ojos de nuevo pero no pudo – No te vayas, Cha… Changmin… - susurró casi como si agonizara, luego relamió sus labios y lanzó algunos quejidos, el mayor lo miró fijamente casi sin expresión, no le sorprendía que en ese estado Yunho pensara en Changmin, no era para él algo nuevo que el líder se moría por Changmin y que trataba de ocultarlo tan celosamente que creía que nadie más se daría cuenta, claro, nadie más que él, porque lo conocía desde hace bastante tiempo, antes incluso de ser aprendices rumbo a convertirse en TVXQ, habían vivido donde mismo junto a otros compañeros de la empresa, sin embargo Jaejoong nunca se lo había dicho a Yunho, él tenía sus propios remordimientos respecto al tema


-       No soy Changmin – susurró casi en un lamento, luego intentó alejarse pero Yunho apretó un poco más la mano para detenerlo


-       Te amo – dijo firmemente, abrió los ojos y trató de enfocar, pero notoriamente no pudo


-       Basta – dijo en tono bajo – No lo digas jamás, no se lo digas – suplicó cerca de su oído


-       Chang… - tapó su boca y Yunho dejó de insistir, en ese momento llegó Changmin, el mayor sintió sus pasos


-       ¿Qué le haces? – preguntó desconcertado el menor desde la puerta, observando a Jaejoong de espaldas, rápidamente el aludido se alejó soltándose del agarre del líder y quitando su mano de la boca, Yunho abrió los ojos un poco más, sin observar nada en concreto


-       Te amo – trató de hablar fuerte pero no pudo, Changmin lo observó detenidamente y luego miró de reojo a Jaejoong, sintiéndose incómodo – No te vayas – volvió a pedir en tono desesperado


-       Dejaré esto aquí – comentó el menor, acercándose al mueble junto a la cama donde dejó la jarra ahora llena de agua – No le hagas cosas raras – se dirigió a Jaejoong, luego miró a Yunho y estiró su mano para tocarle la frente – Sigue ardiendo –


-       Changmin… - expresó con dolor Yunho


-       Aquí estoy – se sentó a su lado, sujetándole la mano


-       Él no está bien, se la ha pasado hablando de una chica – mintió el mayor, preocupado de que Yunho fuera a declararle su amor en ese estado, para Changmin eso tenía lógica luego de su conversación dos días atrás


-       Entiendo – atinó a decir sin dejar de mirarlo, Yunho giró su cabeza hacia él y sonrió


-       Te amo – declaró antes de cerrar los ojos y quejarse del dolor


-       Ella te gusta mucho ¿eh? – sonrió alegre – Estoy feliz por ti –


-       ¿Ella? – preguntó confundido el mayor del grupo


-       Sí, a Yunho le gusta una chica, me lo dijo – miró a Jaejoong – No vas a decirme que no sabes ¿verdad? Ustedes se cuentan todo ¿no es así? – observó


-       No todo – respondió con tristeza – Así que está enamorado –


-       Bueno, me dijo que le gustaba y que le estaba queriendo como jamás pensó, aunque nunca mencionó estar enamorado, pero ¿De quién puede estar hablando ahorita si no? – preguntó más para sí mismo pero mirando a Jaejoong, éste se quedó callado unos momentos


-       Sí, tienes razón – trató de sonreír naturalmente - ¿Qué pasó ese día? – preguntó de pronto, mirando a Yunho unos instantes


-       ¿Ese día? – preguntó confundido


-       Sí, cuando se enfermó, él llegó en la madrugada después que nosotros, estaba empapado y ardía en temperatura ¿Por qué salió así con esa lluvia? – cuestionó


-       Nada ¿Qué tendría que pasar? – preguntó algo molesto


-       Yunho es una persona sensata ¿Por qué saldría a la lluvia como loco? –


-       No lo sé – respondió con enojo – Junsu se fue a dormir y nos quedamos conversando, es todo –


-       ¿Seguro? –


-       ¡Claro! – respondió casi desesperado, luego bajó la voz - ¿Por qué haces preguntas raras? –


-       Perdón – se disculpó cabizbajo, luego caminó hacia la cama – Solo me preocupo por él –


-       Te entiendo – miró hacia Yunho y soltó su mano, parecía haberse quedado dormido – No pasó nada ¿sí? Tu mente imagina tonterías – se levantó y camino hacia la puerta – Ven, no te dejaré solo con él – lo miró adustamente. A regañadientes Jaejoong se acercó a Changmin


-       No imagino nada, solo quería saber – explicó seriamente, luego sonrió y salió de la habitación, Changmin lo siguió, cerrando tras de sí la puerta - ¿Tienes hambre? Prepararé algo para ti – dijo en forma casi linda, Changmin sonrió


-       Yo siempre tengo hambre – respondió feliz. Jaejoong se entusiasmó y lo sujetó de los hombros, llevándoselo a la cocina donde le haría algo de comer, en esos pequeños momentos es que se sentía más feliz estando con Changmin, sabía que de esa forma podía hacerlo feliz


Pasaron los días, las semanas se fueron y cuando menos se dieron cuenta el año estaba por terminarse, cumplirían un año más como grupo, 3 años desde que habían debutado se escuchaban pocos, pero para ellos habían sido meses de arduo trabajo, pero pronto sería 2007 ¿Qué nuevos retos les traería ese año? Después de haber sido los Artistas del año y el mejor artista masculino en los M.net KM Music Festival (MKMF) sabían que se trataba de algo grande, TVXQ siempre apuntaba hacia la cima

Cada vez era más difícil verlo y no perderse en aquel abismo de su atractivo, cada día que pasaba era una tortura cruel tenerlo tan cerca y a la vez tan lejos, la opresión diaria en su pecho no le permitía respirar, aunque las actividades como grupo le hacían distraerse, cada día tenía su noche, y en todas ellas Changmin siempre estuvo en su mente, haciéndose cada vez más evidente a pesar de sus múltiples esfuerzos por no hacerlo notorio, al mismo tiempo que su amistad se hacía más fuerte, Changmin y él eran un par de confidentes, se tenían confianza, así que cada vez que al menor le gustaba alguien para Yunho era cruel tener que aconsejarle, tener que escuchar sus sentimientos hacia personas que jamás serían él, era una experiencia estresante, pero se había hecho una promesa, y él era un hombre que gustaba cumplir todas ellas. En aquella promesa a sí mismo se impedía jamás declararse a Changmin, y la cumpliría como todas las demás, tan solo esperaba que sus propios sentimientos no terminaran aplastándolo para no cometer una imprudencia y romper aquella promesa sagrada para él

3 comentarios:

  1. Anónimo6/06/2016

    que bien que actualizaron, me esta gustando mucho este fic...hasta me imagino que asi sucedio todo!

    ResponderEliminar
  2. Amo este fanfic con todo mi corazón ♥♥ este cap me gusta mucho porque Yunhito se da cuenta por fin que lo que siente por Min es más fuerte que nunca. No dudaré en leer este fic por este blog también cada que se actualice, gracias Ara-san, siempre con historias increíbles ♥

    ResponderEliminar
  3. Definitivo, Jae ama a Min, pero Yunho le gusta? O qué pasa aquí? je je

    Sentí muy feito por Yunho, enamorado y no correspondido, terminó enfermándose y Min que no se da cuenta, debería decírselo, que lo ama ♥

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD