Ha sido él - Cap. 1

5 comentarios
“Belleza”

Era un hombre, lo tenía claro.

Aunque su cintura tuviese ligeras curvas, no eran tan finas como las de una hermosa modelo. Si bien sus piernas eran largas y torneadas, jamás ostentarían la sensualidad de aquellas que podían mostrarse desnudas o con poca ropa sobre ellas. Sus caderas no poseían aquel andar felino natural; eran estrechas, afiladas y sus huesos pélvicos marcaban un vientre plano. Su pecho bien podía lucir escotes, pero sabía aquellos pectorales endurecidos eran más bien un recordatorio de la masculinidad en él, y no de algún tipo de voluptuosa provocación.

Era un hombre, pero dolía.

Dolía recordar los anales de su niñez, donde más de una vez deseo con fuerza ser la novena hija de la familia Kim, poder dejar de lado a aquellos crueles infantes que reían al hacerlo llorar. Su madre no era culpable, ella era una dama de modales finos, de costumbres sencillas y de un gran corazón, siempre le consoló y curó los golpes recibidos, le repetía constantemente que era un niño hermoso, que se sentía orgullosa de el por ser tan maduro, por entender que la crueldad de aquellos pequeños, no era sino envidia de sus regordetas y sonrojadas mejillas.

Tampoco podía culpar o envidiar a sus hermanas, ellas eran simplemente chicas que vivían de acuerdo a su edad, hablando de vestidos y zapatos, de muchachos apuestos y de sueños que involucraban un altar y una familia. Y aunque fuese temprano su deseo, él quería lo mismo; a pesar de que la visión fuera borrosa y no entendiera que sería él con una linda mujer y no otro hombre quien se parara a su lado en una ceremonia.

Y su padre, aquel hombre ahora pequeño a su lado, le demostró que ser un caballero era ante todo una regla de vida tan importante que no podía dejarse de lado. Le inculcó respeto por sus congéneres, amor por las mujeres, le enseñó a ser responsable, a valorar el trabajo, le demostró el significado de tenacidad y de valor. De él tomó los valores olvidados por muchos y los hizo parte de su persona. Una que era fuerte y capaz, que ansiaba demostrar que no se habían equivocado al elegirlo a él y no a otro huérfano.

Ese era JaeJoong, el único hijo del matrimonio Kim, el niño bonito y bien educado que sacaba buenas notas, aquel que prefería estar en casa con su madre y ayudar en la cocina, a salir y "jugar" con chicos de su edad. Un niño que pasaba horas cantando viejas canciones al compás de la vieja radio de su padre, haciendo sonreír a sus hermanas, que con anhelos propios de la adolescencia le reglaban sueños lejanos donde podría ser un cantante lleno de fama, querido y exitoso.

Era un hombre, la adolescencia se lo demostró.

Un chico bello, todas sus compañeras lo decían. Algunas con envidia irracional, otras en medio de suspiros enamorados, no importaba el caso sabía que cierto debía ser; ya que aunado al hecho de ser conocido por todos en el colegio (aun en contra de su voluntad) era el objeto de nuevos maltratos, que si por su causa alguna chica había despreciado a alguno de sus compañeros, o en el peor de los casos algún compañero que interpretara de forma errónea su trato con él, y ya fuera que quisiera algo más o que le propinara un golpe, las cosas no iban bien en ningún sentido.

Quería de una forma casi desesperada, salir de aquel pequeño pueblo, llevarse a su familia lejos, y darles todo aquello que les faltaba. No solo lujos, sino una vida tranquila, donde el no tuviera que llegar a casa abatido por una nueva pelea. Ir a algún lugar donde pudiera cantar sin perder el aliento por miedo a las burlas.

El adjetivo cambió repentinamente, ya no era el chico, lindo, hermoso o de cara bonita; ahora era guapo, un hombre guapo de catorce años que sentía un deseo de explorar los recónditos caminos amorosos en un cuerpo ajeno.

Ella era una chica mayor, inexperta al igual que él, con ansias de descubrir el mundo e medio de besos. Y por su cuenta JaeJoong sabía que cuando amas a una persona, lo que menos se desea es dañarla. Aquella primera vez supo que el amor rara vez puede acompañar al sexo siendo compatibles ambos. Disfrutó de los toques y devolvió atenciones lo mejor que su escaso conocimiento le permitía. Creyó amar cuando sencillamente ambas partes buscaban conseguir un orgasmo experimental.

Poco tenían de ser novios ante miradas celosas en el instituto; él odiado por estar con una chica como ella, y ella sentía el orgullo de saberse tratada como una princesa sacada de un cuento infantil al estar con Kim, el único que podía hacerla suspirar con una sonrisa.

La noticia llegó, un casting en la lejana capital, una audición de talentos vocales en Seúl, el sueño que alguna vez tuvo en su infancia. Ella lo entendió, sabía que no podía luchar con aquello, y también entendió que si había una cosa que ella disfrutara más que los labios de su novio sobre los suyos, eso era escucharlo cantar, entonar melodías con su voz calmada, así que con una sonrisa viajó durante horas y kilómetros, sabiendo que en cuanto le escucharan cantar seria el fin.

Aquello lo tomó por sorpresa; no solo el hecho el que su voz no titubeara hasta cortase en alguna nota, tampoco fue que sus pies no se enredaran en una no muy elaborada coreografía improvisada. Tampoco se sintió presa de los nervios al verse observado por aquellas personas de seño apretado, ahora se enfocaba en dejar fluir su voz, en eliminar ese miedo innato en su cuerpo, podía sentir los ojos de MinAh verlo directamente, quizá esta sería la única canción de amor que podría dedicarle, una canción triste que sentía propia y ajena de algún modo sin embargo ella le había dicho que aquella no podía ser su canción, pero que tal vez era suya de alguna manera, como si el futuro le deparara un gran amor que le hiciera recordar cada estrofa.

Era un hombre, pero hermoso al final.

Sorprendido, y sin aliento; así podía calificarse justo en ese momento. No lo había visto venir, se había preparado para lo peor, para ser eliminado en la primera ronda, para levantarse con el orgullo herido una vez callera en el escenario, para que su voz se negara a ser funcional. Pero no para lo que escuchaba.

-Kim JaeJoong, usted ha pasado satisfactoriamente la prueba vocal, su voz es innegablemente buena, podría faltar entrenamiento ya que no es profesional, pero estamos convencidos de que llegará lejos. Sus habilidades con el baile no son las mejores pero podemos asegurar que se empeñará en hacerlas mejorar con cada día que pase en S.M. Entertainment como un nuevo trainee.

-Eso quie...- Sus palabras torpes no podían formular la frase, era demasiado poder creerlo como para materializarlo con palabras.

-Usted joven Kim, ha sido aceptado como un nuevo miembro en entrenamiento. Además, entre los más de 2000 participantes es merecedor del reconocimiento a la mejor apariencia, es el joven más bello que ha venido a hacer la audición y eso, le suma un par de puntos. Bienvenido JaeJoong.

El joven más bello, irónico que aquello le sumara puntos, increíble que no lo sintiera como un insulto, pero lo peor vino cuando no le desagradó ser calificado de aquella manera.

Era un hombre, y tenía que madurar.

-MinAh... Gracias por venir.- Un cálido abrazo y un beso en su frente, no podía darle más. Y no lamentaba hacerlo.

-JaeJoong-ah, estuviste increíble. Sabes que te deseo suerte, hoy más que nunca la vas a necesitar, esta audición solo fue un pequeño paso. En el futuro me sentiré orgullosa de ti, de haber sido tu amiga.-Si su amiga, una muy especial, a la que recordaría muchos años adelante.

-Lleva recuerdos a mis padres, y si preguntan solo diles que estaré bien.

-Adiós Jae.- Un asentimiento y vio su espalda alejarse.

-Adiós.

5 comentarios:

  1. Jae la quiere.....y un nuevo comienzo para Joongie, wiiiii <3

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6/23/2016

    Me encanto. Siempre había pensado en esto de si había sido problemático para Jaejoong haber sido criado con tantas mujeres en casa y plantear una situación donde su rasgos fueran un problema en su adolescencia. Me encanta como vas narrando la historia..

    Voy a estar esperando el siguiente capitulo. (n.n)9 Fighting!

    ResponderEliminar
  3. me ha encantado el primer capitulo. Es el momento para que jae inicie su nueva etapa.

    ResponderEliminar
  4. Wooooo en verdad que es un muy buen primer Capitulo. Ojala y de corazón espero, que así como me ha fascinado leer el inicio de tu historia pueda leer el final. tienes una narración muy limpia eso se agradece mucho en verdad. Esperare la proxima actualización con mucha curiocidad. Te aseguro que tendras muchas lectoras pendientes de tu fic.

    ResponderEliminar
  5. Wooooo en verdad que es un muy buen primer Capitulo. Ojala y de corazón espero, que así como me ha fascinado leer el inicio de tu historia pueda leer el final. tienes una narración muy limpia eso se agradece mucho en verdad. Esperare la proxima actualización con mucha curiocidad. Te aseguro que tendras muchas lectoras pendientes de tu fic.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD