Insano - Cap. 6

5 comentarios
Mórbido
Al llegar al Hospital trataron a Jaejoong en Emergencias Médicas, necesitaba urgentemente un lavado de estómago y una evaluación general posterior, la enfermera explicó a Junsu que su amigo debía permanecer Hospitalizado varias horas, quizás más de un día, mientras tanto llegaría una persona de la policía a interrogarlo sobre lo ocurrido. Todo eso pasó en menos tiempo del que su mente le decía, estaba agotado física y moralmente. Junsu permanecía en la sala de espera, pero nadie le traía noticias nuevas, en sus manos portaba su celular con el número de Yoochun elegido, pero no se atrevía a llamarlo, el personal administrativo lo había obligado a dar los datos de contacto de la familia de Jaejoong, solo con ella hablarían de todo
— Esto no puede estar pasando —se repetía agobiado —Debe tratarse de una pesadilla —repetía con los ojos enrojecidos por haber llorado, la culpa lo carcomía —Es mi culpa, él puede morir por mi culpa —agachó la cabeza y la escondió entre sus piernas, no notó cuando se quedó dormido.
Eran las cinco de la mañana cuando un ruido lo despertó, era su celular sonando una y otra vez, miró la pantalla cuando quiso contestar pero era tarde, abrió su carpeta de llamadas perdidas y vio más de veinte llamadas perdidas de la casa de Jaejoong en su ciudad natal, ellos vivían en Seúl
Despertó como pudo y devolvió la llamada, la madre histérica de su compañero de piso le gritaba cosas que apenas entendía, estaba tan cansado que ni siquiera se dio cuenta cuando le colgó, no quería escuchar reclamos, solo quería oír que Jaejoong estaba bien, que no había muerto mientras él dormía. Se levantó y fue a pedir informes, no era familiar y no podían decirle, pero convenció a una enfermera y ella le explicó, dejándolo más tranquilo
— ¿Lo llamo? —dudó nervioso, buscando el número de Yoochun entre sus contactos —Después de todo ellos son novios ¿no? —pensó enojado, no era tiempo de sentirse celoso pero lo estaba —Aunque él lo niegue sigue teniendo una relación con Jaejoong —agobiado decidió no llamarle y mejor le mandó un mensaje de texto
Dos mensajes de texto… Tres mensajes de texto. Se detuvo al sexto mensaje, en el último había puesto el Hospital donde estaban y donde él lo esperaría, la sala de espera
Suspiró aliviado, sentía un peso menos encima, tanto que volvió a llamar a la madre de Jaejoong a quien dejó colgada antes en el teléfono, ésta vez se dejó gritar y regañar hasta que la pobre mujer se calmó, diciéndole que les resultaba imposible ir hasta allá a ella o a su esposo, pero que la hermana mayor de Jaejoong ya se encontraba en camino al lugar, luego le colgó
— Tengo hambre —dijo Junsu al ver su reloj, ya eran casi las siete de la mañana, así que fue a la cafetería, compró café con leche y unas galletas de avena, comió y bebió rápido, luego regresó a la sala de espera y se sentó un momento, cerró los ojos y volvió a quedarse dormido
El sonido del celular nuevamente lo despertó, ahora eran casi las diez de la mañana, era una llamada de su otro amigo, de Yoochun, ésta vez alcanzó a contestar
— ¿Es una broma? —preguntó enojado
— No, él de verdad trató…
— ¡No me refiero a eso! —respondió con voz fuerte, más enojado. Junsu enmudeció, no sabía que le pasaba al otro —Me refiero a que si se trata de una broma que me hayas avisado a mí, ¿acaso yo le metí todas esas pastillas a la boca?
— No, pero…
— ¿Acaso debe importarme? No está muerto ¿O sí?
— No, él está…
— Deja de fastidiarme, si no se trata de su funeral, no me importa lo que le pase —interrumpió por última vez antes de colgar abruptamente, dejando a Junsu paralizado, perplejo, ¿Qué clase de monstruo era Yoochun diciendo esas cosas?
— No es verdad, él no es tan maldito —susurró horrorizado, él se moría de la angustia pensando en su compañero de piso, mientras que Yoochun, quien supuestamente era su amante, se jactaba de la peor forma de que Jaejoong no le importaba ni un comino —Yoochun, eres un desgraciado —dijo con tristeza y comenzó a llorar de pura decepción
— ¡Maldito imbécil! —gritó Yoochun luego de estrellar su taza con café contra la pared, estaba frustrado, nervioso, nunca se había sentido tan alterado como en ese momento — ¿Es porque te lo sugerí? ¿O es parte de tu chantaje? —se preguntó preocupado, mordiéndose las uñas, si Jaejoong tenía una mente tan frágil como para realmente haber intentado suicidarse entonces no podía deshacerse tan fácilmente de él ahora que lo había aburrido, no quería cargar con ese peso en su consciencia —Ahora tendré que pensar en algo para tener a Junsu y soportar a Jaejoong
Decidido fue hasta la salida y se fue de casa, subió a su auto y fue al Hospital, las cosas que le había dicho a Junsu eran mentira, la vida de Jaejoong no le era indiferente, pero no quería caer en su chantaje, por eso estaba enojado, frustrado, no quería que Jaejoong se saliera con la suya y esas amenazas baratas de quitarse la vida, mientras conducía pensaría en qué debía de hacer
La hermana de Jaejoong estaba retrasada por el tránsito pesado de la ciudad, pero el horario de visita se abrió y dejaron pasar a Junsu aunque no fuera su pariente. Jaejoong ya se encontraba despierto, su rostro estaba delgado y más pálido de lo normal, los ojos los tenía rojos, signo de que había llorado. Junsu entró en la habitación con cuidado, pero su compañero no volteó a verlo, el cuerpo de Jaejoong estaba rígido sobre la cama, con los brazos a sus costados, en una de sus muñecas el suero, la otra mano la empuñaba, su cabeza sobre la almohada estaba ligeramente inclinada hacia el lado opuesto a la puerta por donde entraba Junsu
— Jaejoong —susurró Junsu cuidadosamente — ¿Cómo te sientes? —preguntó con voz suave, acercándose a la cama, pero no recibió respuesta
— ¿A qué vienes? —preguntó de mala gana el otro, permaneciendo en la misma posición — ¿A burlarte de mí?
— No, yo…
— ¡Lárgate! —gritó enojado, volteando a verlo bruscamente, Junsu vio en sus enfurecidas pupilas el odio que le tenía, eso le encogió el corazón, pese a todo, aún le tenía estima a Jaejoong, había sido un gran amigo desde hace años
— ¿Por qué me dices eso? —preguntó con tristeza
— Debes estar feliz, verme tan patético, tan insignificante, Yoochun te preferirá a ti, yo ya no le sirvo, eso debe tenerte saltando en un pie —dijo abrumado y comenzó a sollozar, las lágrimas se vertieron y abrumado se tapó el rostro con el brazo libre de suero —Se aburrió de mí… Él me dejó —lloró y lloró, Junsu lo observó desde ahí, pensando en que era verdad, jamás lo vio tan patético, tan nada, sintió mucha lástima por él
— Escucha —dijo suavemente, acercándose a él —Está muy preocupado por ti, vendrá —mintió amablemente —Tuvieron una discusión, nada más, ¿está bien? —llegó hasta él y estiró su mano, le acarició la frente —Ya no llores —su voz se quebró —Yoochun te quiere a ti, yo solo soy un capricho —volvió a mentir con gentileza, su compañero dejó de llorar, se descubrió el rostro y miró a Junsu fijamente
— Que ingenuo y bobo eres —respondió con voz seca, aspiró un par de veces y se secó las lágrimas como si nada, luego miró de nuevo a Junsu —Él dirá cualquier cosa para manipularte
— ¿Y tú harías cualquier cosa para manipularlo? ¿Cómo intentar quitarte la vida? No soy tan ingenuo como crees —respondió enojado, borrando su gesto gentil por unos momentos, lo miró fijamente a los ojos —La enfermera dijo que la cantidad que consumiste era peligrosa pero no era mortal… Y tú lo sabías —mintió por tercera vez, la enfermera no le había dicho eso, pero al ver la reacción de Jaejoong a esas palabras entendió lo que estaba pasando
— ¿Me crees capaz? —preguntó fingiéndose indignado
— De eso y más —respondió Junsu seriamente —Siento tanta lástima por ti, y de pensar que me sentía tan culpable anoche, ¿sabes por qué? —preguntó con voz tan fría que a Jaejoong se le erizó la piel, pero no respondió —Porque tuvimos relaciones, él y yo, mientras tú te "quitabas" la vida —confesó sin pena, sintiéndose mal, él no era así, comenzaba a tener miedo de sí mismo cuando actuaba así
— Descarado malnacido… —lo miró con furia, agarró el vaso con agua que tenía justo al lado de la cama y lo aventó hacia Junsu, pero éste no le pegó, se estrelló contra el sofá al otro extremo de la habitación — ¡Vete! Sal de aquí, eres peor que una zorra —dijo con frustración, celoso como nunca lo estuvo antes
Junsu no dijo nada, lo miró fríamente y a la vez con compasión antes de darle la espalda y salir, la enfermera llegó enseguida a ver que sucedía, pero Junsu ya no se quedó a esperar, se fue, atravesó la sala de espera y no se quedó, se iría al departamento. Fue hasta la parada del autobús pero antes de llegar a ella vio el auto de Yoochun acercarse a él, Junsu se sorprendió, no esperaba que Yoochun realmente fuera ahí, no sabía si sentirse bien o mal por ello
— ¿Ya te vas? —preguntó como si nada
— ¿Tú que crees? —respondió molesto
— ¿Cómo está mi bebé? —preguntó sarcásticamente
— Vivo, así que dudo que te importe —contestó con fastidio, sosteniéndole una mirada de reproche
— Vamos, estaba enojado, nervioso, no sabía lo que decía —dijo con voz seria, mirándolo a los ojos para convencerlo, a Junsu se le ablandó la mirada y sintió cosquillas en el estómago, esa mirada matadora de Yoochun siempre lo hacía caer
— Ve a verlo por ti mismo, yo me largo —dijo con tranquilidad y le dio la espalda, alejándose, ésta vez Yoochun no lo persiguió en reversa, siguió con su camino hacia el Hospital, Junsu se giró un poco y lo observó marcharse —Me confunde, ¿de verdad lo quiere o no? —se preguntó abrumado, cada vez entendía menos a ese par
Yoochun llegó a la recepción preguntando por Kim Jaejoong, aún había horario para visita y no le costó trabajo llegar hasta la habitación, al verlo, Jaejoong sonrió ampliamente y estiró su mano libre hacia Yoochun
— Mi amor, viniste —dijo con voz cariñosa, Yoochun sonrió también, pero de forma cínica, cerró la puerta de la habitación y se acercó a Jaejoong, estiró su mano y sujetó la del otro —Estoy tan feliz de…
Antes que pudiera formular su frase sintió que Yoochun le doblaba los dedos con fuerza hacia atrás, no gritó pero hizo una mueca de dolor, mirándolo asustado, casi sentía que le quebraría los huesos, pero Yoochun lo soltó abruptamente, con esa misma mano le sujetó la cara y apretó con fuerza su quijada, obligándolo a verlo a los ojos
— Me haces daño —chilló Jaejoong angustiado
— Eres un idiota, ¿crees que con tu estúpida intención de suicidio podrás chantajearme? ¿con quién crees que tratas? —preguntó alterado, mirándolo con tanto rencor que Jaejoong se sintió intimidado
— Perdóname mi amor, fue un impulso, pero no lo haré de nuevo, te lo prometo, te lo juro mi amor —rogó angustiado, Yoochun le soltó la quijada y le dio dos pequeñas cachetadas antes de alejarse
— Creí ser claro, ya no somos nada, me aburriste, ya no me causas nada, ya no me excitas —dijo fríamente, Jaejoong sintió deseos de llorar, pero se aguantó, se sentía humillado, pero a la vez le gustaba el reto, volver a interesarle a Yoochun, sería más seductor, más contundente y le quitaría la loca idea de querer tirarse a Junsu
— Te lo dije antes, pídeme lo que quieras, seré como quieras que sea, pero no me dejes, por favor, haré el fetiche que me pidas, me dejaré amarrar o lo que te plazca, derrite cera caliente en mi piel, lo que se te ocurra, lo haré, de verdad —dijo con voz desesperada, Yoochun casi se ríe en su cara, que poca dignidad tenía Jaejoong
— ¿Lo que quiera?
— Sí mi amor, pídemelo
— Escucha bien —dijo en voz baja, acercándose a su oído, se agachó y le atrapó el lóbulo de la oreja con los labios, estremeciéndolo —Consigue a Junsu para nosotros, será nuestra mascota sexual —susurró sin vergüenza, al oírlo Jaejoong sintió tanta repulsión que su cuerpo se estremeció, borró su sonrisa y guardó silencio —Logra que tenga una relación libre con ambos
— Yo… —apretó los labios, pensando —No puedo, eso es muy ruin —dijo indignado, asustado —Es tan Perverso, tan Insano —lo miró con horror, Yoochun no tenía escrúpulos —Una vez fue buena, una segunda sería genial, pero tratarlo como un animal, un juguete sexual… Es lo más ruin y perverso que he oído —lo miró con resentimiento por primera vez, eso hizo molestar a Yoochun, estiró su mano hacia el cabello de Jaejoong y lo agarró con fuerza
— ¿Estás llamándome un desquiciado sexual? ¿De dónde viene tanta moralidad tan de repente? No me hagas reír, lo sostuviste con fuerza para que yo le hiciera sexo oral contra su voluntad, te lo follaste con la boca mientras yo le arrebataba su virginidad y ahora sales con eso, ¿crees que soy idiota? —preguntó enojado, no esperaba esa reacción
— Yoochun te amo, pero me pides demasiado, yo…
— ¡Cállate! —apretó con más fuerza su cabello y le arrebató un beso, luego lo soltó y se alejó de él, mirándolo desde la puerta —Adiós para siempre —dijo con voz dura y estiró su mano hacia el picaporte, pero antes de abrir Jaejoong lo llamó, Yoochun sonrió, aun dándole la espalda
— No te vayas, yo… yo lo intentaré, lo prometo —tragó saliva duramente, no estaba seguro de estar haciendo lo correcto, pero amaba a Yoochun de una manera tan obsesiva que no quería perderlo
— Así me gustas bebé, determinante, inteligente —sonrió casi con ternura, llegó hasta su cama y le besó los labios con suavidad, Jaejoong sabía que era una ilusión, un montaje barato, pero se sintió tan bien que el auto engaño lo hizo feliz
— Mi amor, ¿me das otro beso? —pidió con afecto, Yoochun sonrió y se agachó, le dio un beso suave y largo, se separó y avanzó hacia la puerta, abrió y se asomó a ambos lados del pasillo, al no ver a nadie cerró de nuevo y avanzó a la cama
— Te daré más que eso —sonrió lascivamente y le quitó la sábana de encima, Jaejoong tenía una bata de hospital y nada más, la deslizó hacia arriba hasta la cintura, descubriendo su miembro
— Aquí no —dijo Jaejoong nervioso, aunque la idea de ser descubiertos lo excitó, apenas Yoochun le acarició el miembro se puso erecto —Para —pidió cuando Yoochun lo comenzó a masturbar. Jaejoong sonrió, nervioso pero excitado —Con tu boca, hazlo ya, chúpamela—ordenó, ahora rendido por la excitación, si entraba el doctor no le importaba, quien fuera
— Solo por hoy te complaceré —respondió divertido, se agachó hasta sujetarlo con la boca y comenzó a succionar, fuerte y contundente, volviendo loco a Jaejoong, con su mano libre le agarró el cabello y lo guio, comenzando a gemir, tratando de no hacer escándalo, pero justo antes de terminar la puerta de la habitación se abrió, era su hermana
— ¡Jaejoong! Cielo santo… —gritó asustada. En ese instante Jaejoong se corrió en la boca de Yoochun mientras miraba con sorpresa a su hermana, quien estaba horrorizada, con el rostro pálido y temblando de pies a cabeza
— Listo —sonrió divertido, agachó la cabeza y se retiró de forma que la hermana de Jaejoong no le viera el rostro, mientras tanto él, también pálido por la situación, acomodó su bata y se cubrió con la sábana
— ¡¿Qué demonios te sucede?! ¿Perdiste el juicio? Por el amor de Dios, no creí que tuvieras esas mañas, que horror, que decepción —comenzó a sermonearlo, también uso a su madre y a su padre y lo decepcionados que estarían. Jaejoong estaba avergonzado y no sabía ni dónde meter la cabeza, pero se quedó mudo, dejando hablar a su hermana hasta el cansancio, la pobre casi lloraba – Mírate nomás
— No le digas de esto a mis papás —rogó preocupado —Piensa en el corazón de papá, por favor
— ¿Estás loco? ¿Cómo crees que les diré lo que estabas haciendo en un lugar como este? Suficiente se atormentan sabiendo que eres Gay como para decirles que además eres un exhibicionista depravado —respondió indignada
— Gracias —sonrió amablemente, el sonrojo en su cara aún no desaparecía
— Hermano, ahora dime qué demonios te pasó, ¿Intentaste suicidarte? ¿Qué te pasa? Me preocupas mucho —dijo con angustia, se acercó hasta su hermano y lo abrazó con fuerza, Jaejoong devolvió el abrazo con su brazo libre, no le gustaba hacer sufrir a su familia, pero no podía evitarlo, ni siquiera podía evitar su autodestrucción
Junsu llegó a su departamento agobiado, se sentía más cansado que cuando hacía sus ejercicios, sabía que era su cerebro, pensar en tantas cosas lo agotaba físicamente. Durante todo el trayecto desde el Hospital no dejaba de pensar en todo lo que había sucedido, no entendía lo que estaba pasando, si Jaejoong había hecho eso para manipular a Yoochun y a la vez manipularlo a él entonces su compañero no era tan buena persona como siempre lo había defendido, a su amigo Hyuk Jae no le caía bien y nunca supo por qué
— Quizás deba dejar éste departamento —pensó seriamente, recordando como desde hace casi tres años él y Jaejoong se habían conocido en un campamento de canto, pronto se habían hecho amigos, al grado de que se había convertido en uno de sus mejores amigos —Pero no puedo pagar un departamento yo solo, le prometí a mi madre que podría apañármelas solo, no la quiero preocupar
Cerró los ojos con cansancio y comenzó a recordar porque no entendía porque todo se había torcido tanto. Yoochun era su vecino antes que dejara la casa de sus padres, mucho antes que la familia Park heredara de la abuela y se mudaran a la enorme casa que ahora habitaban. Su amistad con Yoochun era de casi siete años, solían ir al parque por las tardes, jugaban básquetbol, se reunían en casa de uno u otro para estudiar, salían juntos a muchas partes pero nunca hubo nada inusual entre ellos, Yoochun salía con mujeres y Junsu jamás dudó de su heterosexualidad. Pero entonces pasó, la familia Park cambió de vida y ellos perdieron el contacto, Junsu abandonó el hogar de sus padres para vivir solo, en ese lapso conoció a Jaejoong y no volvió a saber de Yoochun
Junsu y Jaejoong se convirtieron en grandes amigos y decidieron ser compañeros de piso cuando ambos necesitaron un hogar que no fuera el de sus padres, incluso Jaejoong le tuvo la suficiente confianza de confesarle que era Gay, para Junsu fue sorpresa y esa declaración tuvo un extraño efecto en él, incluso hubo ocasiones en que pensaba lo que podría sentirse estar con otro hombre, pero su amigo nunca le atrajo y por eso nunca intentó experimentar, hasta que se reencontró con Yoochun un día cualquiera saliendo de la Universidad, ahí fue cuando poco a poco Junsu comenzó a desarrollar pensamientos diferentes hacia Yoochun, su amigo se había puesto muy guapo y su personalidad había cambiado, se había convertido en un hombre de muchas experiencias, Yoochun incluso había dejado la escuela y había hecho varios viajes alrededor del mundo
Cuando menos lo pensó Junsu se enamoró de Yoochun, recuperaron la amistad que perdieron por el tiempo y la distancia, pero ya nada era como antes, Yoochun ya no era aquel joven inocente y amable que conoció cuando eran casi unos adolescentes, su mirada era fría y Junsu supo que había vivido una vida difícil pero jamás profundizó en ello. Un día Jaejoong y Yoochun se conocieron, Junsu fue quien los presentó una tarde cuando su amigo de infancia fue a su departamento invitado por él, en ese momento Junsu no supo lo que había provocado, jamás imaginó que ellos dos terminarían enredados en una relación tan enfermiza y extraña, nunca pensó en el deseo que desataría entre ellos, nunca pensó que juntar a dos personas desequilibradas mentalmente como ellos dos terminaría envolviéndolo a él, hundiéndolo en aquel barco de locura y depravación. Junsu no tenía ni idea de lo que estaba a punto de vivir ni en lo que terminaría convirtiéndose


N/A: No me odien, no me quieran matar, me gustan las historias torcidas y todo puede pasar en éste insano fanfic ^^ gracias por leer, dejen comentarios por favor!

5 comentarios:

  1. Por favor ya no hagas sufrir a jaejoong odio cuando me lo maltratan así en tu fanfic odio al yoosu no lo puedo creer porque amo al yoosujae donde mi jaejoong es el uke . A mi también me gustan los fanfics retorcidas pero por favor q jae sea más fuerte y pueda manipular toda la situación y de la sorpresa volteandole la torta a yoochun enamorando a junsu y poniendo celoso a yoochun por sus desplantes como dice q es una zorra q se astuta como ellas y los enloquecsca matando 2 pájaros de un tiro��^_^^_^^_^:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Srita mayo mastar usted deberia ser autora de un fic¡¡¡ me gusta su idea tanto como que haya un tercero que le de ideas a Jae hjajajaja. Oh mi Yoochun lo amo y Dios lo sabe pero alguien debe darle una provadita de su propio chocolate.

      Eliminar
    2. Srita mayo mastar usted deberia ser autora de un fic¡¡¡ me gusta su idea tanto como que haya un tercero que le de ideas a Jae hjajajaja. Oh mi Yoochun lo amo y Dios lo sabe pero alguien debe darle una provadita de su propio chocolate.

      Eliminar
  2. No se si es por todo este Rollo difamador en torno a Yoochun Pero dios amooooo que sea asiiiii no se queme pasa con este hombre amo imaginarlo en su lado de caramelo todo romatico y caballeroso tanto como este lado perverso. Juro que me vuelve loca su cinismo jajaja odiarte Naaaa para nada al contrario tu inspirate. Porque igual coincidencia pero aqui un baño mas involucrado y puertas abriendose en el momento ingraganti. Se pone bueno y yo feliz con cada actu.

    ResponderEliminar
  3. Yoochun se ofende porque Jae le llama depravado sexual? pero si es cierto xD jajaja.. que pena me da Jae, hundiéndose así y queriendo morir

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD