Problemas en la cama - Cap. 5

0 comentarios
La noche aún era joven y al día siguiente no había razón para despertarse temprano, lo había dicho casi textualmente su Mánager, por lo que para Yunho y Changmin eso significaba seguir con su tan agitado “ejercicio” hasta que el cuerpo aguante, era la política cuando se presentaba la particular situación de no tener tanto trabajo al día siguiente…


La ventaja de ser un ídolo altamente protegido por su compañía era muy conveniente en esos momentos, pues los gemidos de ambos quedaban atrapados en esas paredes cubiertas de material especial que no permitía que el sonido se escapara de ellas, tal cual pasaba en un estudio de grabación, pues de otra manera “su secreto” no estaría tan bien resguardado, por eso Changmin aprovechaba y sin moderarse gemía apasionadamente, a diferencia de Yunho, cuyas expresiones de placer solían ser más moderadas. El menor recibía con gusto las embestidas de su amante, quien lo tenía atrapado contra la mesa del comedor, sujetándole ambas piernas, las cuales utilizaba para impulsarse mientras su cadera se movía de atrás hacia adelante rápidamente; las manos del menor se aferraban fuerte a las orillas de la mesa, de vez en cuando cerraba los ojos, manteniendo su cabeza hacia atrás y otras tantas fijaba su mirada en aquella unión de su cuerpo y el miembro de su amante, causándole mayor placer, lo sabía, era un depravado, pero no lo podía evitar, le resultaba fascinante y le causaba enorme morbo observar como le penetraban, Yunho lo sabía pero nunca comentaba algo, tan solo sonreía en complicidad.

- Chang… min-ah!! Aaah! ¿Pu… puedo adentro? – preguntó con anticipación aunque le había costado enorme esfuerzo, estaba intentando no venirse.

- Si… aahh… aahh… ¡hazlo! – contestó bastante excitado, apenas podía articular palabra, sus uñas se enterraban fuertemente en el material de la mesa aunque no lo estaba dañando. Yunho sonrió y empujando con más rudeza su cadera hacia delante soltó su semilla, introduciéndola por completo en Changmin, quien soltó la mesa con una de sus manos, se incorporó un poco y aquella mano la llevo hacia la nalga de Yunho, jalando hacia con él mientras su amante le llenaba.

- Changmin… - entre gemidos y jadeos se besaron hasta que Yunho derramó su última gota, se separaron un poco y después de sonreírse mutuamente volvieron a besarse mientras que con su mano desocupada Changmin comenzó a masturbarse, mientras lo hacía Yunho se salió por completo y soltó las piernas del menor, quien las bajó, dejando sus pies colgando. El mayor miraba fijamente a Changmin mientras se masturbaba, mordiéndose el labio inferior, la forma en la que el menor se auto complacía le volvía loco, pero quería ayudar, no podía dejarlo trabajar solo, por lo que con su mano izquierda tomó una de las piernas del chico y la levantó, haciendo que apoyara su pie sobre la mesa, mientras el otro permanecía colgando en la orilla, le soltó y después con esa misma mano comenzó a acariciarle los testículos, mientras dos de sus dedos de la otra mano le comenzaban a invadir, haciendo movimientos circulares, después moviéndolos hacia arriba, comenzando a estimular su próstata, al primer toque Changmin se estremeció, era la primera vez que sentía eso, nunca antes Yunho le había hecho algo así, por lo que se puso algo nervioso.

- No – pidió Changmin inquieto, pero Yunho le sonrió y sin sacar sus dedos continuó estimulando la zona – Mmm Yun… Yunho – cerró con fuerza los ojos, intentando acelerar el movimiento de su mano, pero se estremeció involuntariamente, sus músculos en la zona pélvica se comenzaban a contraer.

- Relájate – dijo el mayor con tranquilidad, dándole un beso en la mejilla, el menor tan solo asintió y se dejó llevar, jadeando excitado, se sentía diferente, una excitación que nunca antes había experimentado; había leído en internet artículos sobre el orgasmo en un hombre, pero jamás pensó que realmente se sintiera tan bien. Involuntariamente sus paredes anales se comenzaban a contraer y sus piernas a temblar, abrió ampliamente sus ojos y exhaló un placentero gemido mientras su líquido se comenzó a derramar.
– ¡Aaaahhh! Mmm... - su vista se nubló, su mirada se veía perdida, con los ojos casi en blanco, todo su cuerpo temblaba - Ngh ¡Si!... si… - jamás había experimentado tan magnífica oleada de placer, aunque ya había derramado todo su líquido su abdomen continuaba contrayéndose y sus piernas se estremecían involuntariamente, temblándole todo el cuerpo, Yunho lo observaba, mordiéndose el labio inferior, era maravilloso verle así, Changmin había perdido toda noción de si mismo, experimentando por primera vez tan placenteros orgasmos… poco a poco Yunho sacó los dedos del interior de Changmin, observando al chico fijamente.

- ¿Estás bien? – preguntó un poco preocupado pues Changmin continuaba estremeciéndose un poco. Tras unos segundos escuchó la risa nerviosa del menor, quien se incorporó y lo primero que hizo fue besar apasionadamente a Yunho.

- Cerdo pervertido – le dijo cuando tomó un respiro, volviendo a apoderarse de sus labios cuando agarró un poco de aire, sintió un último escalofrío y dejando de besar a su novio le miró avergonzado aunque mostraba una sonrisa de total satisfacción – No vuelvas hacer eso, que vergüenza – pidió amablemente, cosa extraña en él, y por lo mismo completamente adorable, Yunho le sonrió, besando su frente después.

- Está bien – contestó amablemente – Es solo que últimamente te esfuerzas tanto en complacerme que ahora quise hacer algo bueno también por ti – explicó tranquilamente, acariciando los cabellos de su novio.

- ¿Cómo? ¿Matándome? – preguntó en todo sarcástico, agarrando la mano de Yunho que tocaba sus cabellos para atraerla hacia sus labios y darle un beso – No supe ni cuantos orgasmos tuve – comentó bastante avergonzado, su rostro estaba completamente rojo, Yunho también se sonrojó pero soltó una risa traviesa.

- Perdóname Changmin, te compensaré – dijo convincentemente, y para sorpresa del más alto, antes de que pudiera responder, Yunho lo tomó entre sus brazos, cargándolo cual novia recién casada, logrando solo que se avergonzara más.

- Bájame, esto es ridículo – le regañó molesto y sorprendido, pero Yunho no obedeció, continuó su camino hacia la habitación, donde puso a Changmin sobre la cama, besándolo en los labios antes de que éste le reclamara nuevamente, Changmin accedió. Cuando hizo falta el aire se separaron.

- Quédate aquí, prepararé la cena – dijo amablemente, sonriendo de esa forma sutil y linda que tanto le gustaba a Changmin, por lo que ya no pudo decir nada, tan solo asintió, entonces el mayor abandonó la habitación.

- Ese tonto – murmuró en tono molesto, pero no lo estaba, simplemente no dejaba de sentirse avergonzado, cada vez se parecían más a un par de actores porno, poco a poco experimentaban cosas nuevas, lo cual era bastante bueno, pues su relación estaba en esa etapa, llena de pasión, aunque Changmin se preguntaba cuánto les duraría, porque no podía ser para siempre ¿o si? Sobre todo si se ponía a pensar que aún apenas transcurrían alrededor de 2 meses desde la primera vez que habían tenido relaciones sexuales, esa pasión desenfrenada prácticamente era nueva – Que hambre tengo – dijo en voz baja aunque sus pensamientos no habían abandonado el tema, pues continuaba haciéndose esa misma pregunta ¿Seguirían con ese ritmo sexual aunque pasaran los meses y ya hubieran hecho absolutamente de todo? Realmente era un tema que le preocupaba. Pensando en ello decidió acostarse, pasando los brazos por debajo de su nuca, mirando hacia el techo, una sonrisa apareció en su rostro, comenzaba a recordar aquel extraño episodio en que Yunho le había hecho su primera propuesta indecorosa.


__________________________________________________


Había pasado cerca de medio año desde que habían comenzado a salir como “novios” habían logrado acoplarse bien a pesar de las dificultades iniciales, que aunque no estaban algunas superadas al 100%, al menos ya se encontraban bien juntos. Las actividades como TVXQ les permitían dejar de lado ciertas cuestiones ligadas a las necesidades que todo hombre de su edad experimentaba, por lo que todo se encontraba en su debido momento y lugar, o a menos es lo que Shim Changmin quiso creer.

- Por fin en casa – suspiró Changmin cuando se encontraron en el departamento después de un duro día de trabajo. Tras de él entraba Yunho, quien había alcanzado a escuchar las palabras de su compañero, sonriendo al verlo que estiraba sus músculos de forma relajada.

- Si, es bueno regresar donde nadie más nos vea – respondió Yunho al cerrar la puerta, volviendo a sonreír, ésta vez acercándose a Changmin, atrapándolo por atrás, abrazándolo por la cintura

- Yunho, tranquilo – dijo apenado al sentir tan cerca el cuerpo de su novio, pero también sonrió, girando levemente su cabeza hacia el lado derecho, recibiendo del mayor un beso en la mejilla - ¿Tienes hambre? – preguntó Changmin.

- Un poco – respondió Yunho, soltando poco a poco al menor.

- Prepararé Ramen – dijo antes de ir hacia la cocina, mientras el otro lo observaba, la mirada de Yunho no puede evitar no verle los glúteos a su novio.

- Que ganas de comer otra cosa – comentó tras unos momentos de ver aquella parte del cuerpo de Changmin, quien alcanzó a escuchar las palabras de Yunho.

- Si quieres preparo algo diferente, pero sabes que lo mejor que hago es Ramen – respondió un poco indignado, nunca antes el mayor se había quejado de que preparara Ramen para comer.

- No hablaba de eso – contentó Yunho, haciendo que Changmin se desconcertara, mirándolo fijamente – Sabes Changmin… - comenzó a hablar mientras caminaba hacia la cocina, donde el menor continuaba esperando una explicación – Creo que quizás, debamos dar otro paso en nuestra relación – expresó decidido, sin saber como reaccionaría el otro, pero para su sorpresa, su novio no había entendido de que le estaba hablando.

- No Yunho – respondió Changmin – No creo que nuestros padres estén listos para saber de esto, necesitamos decírselos poco a poco – explicó también decidido, girándose hacia la estufa. El otro lo miraba atentamente, no podía creer que Changmin fuera tan inocente como para no entender lo que intentaba decir.

- Si, tienes razón – disimuló completamente, saliendo de la cocina – Ramen está bien -  indicó sin mostrar mucho interés, dirigiéndose hacia la habitación, Changmin observó de reojo y cuando Yunho se fue completamente suspiró.

- Vaya forma de pedirme que tengamos sexo – dijo por lo bajo para no ser escuchado, sonrió con triunfo y comenzó a preparar el Ramen para la cena…


Mientras comían conversaban sobre situaciones que habían pasado ese día, cosas normales que solían platicar, también tenían por costumbre comentar el trabajo y desempeño del otro, dándose consejos mutuamente. Desde que habían comenzado a salir como pareja cada vez se integraban más, ahora esa relación de hermandad se había intensificado, aunque antes ya eran unidos, se podría decir que su relación era más íntima: como compañeros, como amigos y como amantes.

- Me encanta tu Ramen – alabó Yunho la comida que había preparado el otro, pero Changmin lo conocía y sabía que lo decía por ser gentil, sabía que su Ramen era de lo más común.

- Gracias – contestó sonriendo, poniéndose de pie – No te preocupes, yo arreglo aquí – le dijo tranquilamente mientras comenzaba a juntar las cosas.

- Está bien ¿quieres ver una película? – 

- Seguro, escógela – dijo en forma de orden, pero a Yunho no le importó, así que obedeció al instante. Mientras el menor juntaba todas las cosas y limpiaba, silbaba una canción; pasados 15 minutos terminó por completo, dirigiéndose a la antesala donde se encontraba el televisor y el reproductor.

- No me decido cuál de éstas 3 – explicó fingiendo confusión, mostrándole las películas al más alto, quien las agarró para leer los títulos.

-“Moulin Rouge”, Cuerpos ardientes”, “Bajos instintos” – dijo mientras veía las portadas, mostrándose serio. Aunque no había visto ninguna, había leído antes las Sinopsis y sabía de antemano que todas contenían escenas sensuales, entendiendo a la perfección el mensaje de su novio, pero nuevamente fingió demencia – No estoy convencido ¿qué tal una comedia? – recomendó enseguida, Yunho frunció un poco el ceño, agarrando después las películas.

- Tu me pediste que la eligiera – respondió en su defensa, haciendo ese puchero infantil que a Changmin tanto le gustaba.

- Si, pero no quiero ninguna – contentó de igual forma, mostrándose completamente adorable, por lo que Yunho no se pudo resistir.

- Elegiré otra – dijo resignado, eligiendo una que sabía perfectamente que no tendría ninguna escena que fuese lo suficientemente sugerente para que les pudiera afectar… Mientras veían la película, Yunho miraba de reojo a Changmin de vez en cuando, el más alto estaba muy atento, riendo a carcajadas por cosas tan simples que Yunho a veces se preguntaba si realmente reía o estaba fingiendo reír para ignorar lo obvio, pues de vez en cuando él se acercaba para tomarle la mano o besarlo.

- Que buena película – dijo el más alto cuando por fin terminó y los créditos comenzaron a salir, aunque realmente había sido mala película y realmente no tan graciosa como el menor la hacía parecer, aún así Yunho sonrió al verlo tan contento.

- Si, estaba buena – contestó para seguir la corriente, devolviéndole Changmin la sonrisa a su novio, quien sin pereza aprovechó para tomar por la barbilla su rostro y robarle un beso en los labios, sin queja el menor lo devolvió cuando Yunho se separó, segundos después volvían a besarse, sentados en el sillón; la mano del más grande aprovechó para vagar por la cadera del más pequeño, atrayendo su cuerpo.

- Espera… - susurró Changmin cuando la mano derecha de Yunho descendió más hasta su nalga, agarrando firmemente.

- ¿Qué pasa? – preguntó confundido, pues no era la primera vez que tocaba esa zona, aunque en esos momentos debía reconocer que se sentía un poco más efusivo que de costumbre.

- Hasta ahí – le dijo con firmeza, y aunque el otro no entendía por qué, obedeció, entonces volvieron a besarse, la misma mano de Yunho subió y lo tomó ahora por la cintura, volviendo a atraerlo, sus cuerpos estaban más cerca que antes. Cuando dejaron de besarse Yunho lo miró a los ojos.

- Te quiero – expresó con una sonrisa, acomodando después un poco de cabello atrás de la oreja del otro.

- Yo también – respondió con un poco de sequedad, pero Yunho sin decir algo volvió a sonreír para después acercarse nuevamente, dirigiendo sus labios hacia el largo cuello del más alto, depositando un beso sobre él, después otro atrás de la oreja, sujetando luego ésta con sus labios, depositando después otro beso, Changmin se mordió el labio, anteriormente ya había besado Yunho su cuello, pero nunca antes la oreja, no sabía que le gustaría tanto ser besado en esa zona.

- Changmin creo que… - intentó retomar el tema antes de que el menor cocinara, pero éste se le adelantó.

- Debemos ir a dormir, mañana tenemos mucho que cubrir de la agenda – explicó con tono responsable, alejando levemente a su novio , Yunho suspiró impaciente.

- Si, pero antes quiero hablar contigo – contestó tranquilamente.

- ¿De qué? – cuestionó fingiendo nuevamente demencia, pero sabía también que su novio no lo iba a creer si ponía tantas excusas.

- Tenemos más de 5 meses como pareja – comenzó por explicar, enseguida Changmin entendió de lo que quería hablar.

- Si – 

- Creo que ya es momento que nuestra relación tome otro rumbo ¿no crees? – el mayor tomó las manos del menor al decir aquellas palabras – Creo que ya es tiempo – terminó de explicar, recibiendo una mirada fija de parte del otro.

- Creo que así es perfecto – respondió rápidamente – Sabes que no es conveniente en estos momentos, mantenerlo casi en un secreto es lo mejor.

- No hablo de eso Changmin… mira, me encantas, me gustas demasiado, no tienes idea – dijo casi en tono desesperado, soltando las manos del otro, quien lo miraba muy fijamente.

- Tu también me encantas, pero no es apropiado ahorita –

- No entiendes – dijo nuevamente con tono desesperado.

- Claro que entiendo, mantenerlo en secreto es como negar que está pasando esto ¿no? Yo sé que es maravilloso y queremos compartirlo pero… - 

- Changmin, no entiendes, es que yo… - antes de decirlo se le atoraron las palabras, estaba un poco nervioso… – Me muero de ganas de hacerte el amor – confesó por fin, mirando apenado al menor, quien aunque estaba sorprendido, solo lo miraba atentamente, sin hablar por unos momentos

- Yunho… - susurró apenado, sabía que Yunho quería tener sexo por fin con él, pero a él eso lo confundía más – Yo no creo… no estoy listo – le contestó desviando su mirada y mordiéndose ligeramente el labio inferior; enseguida Yunho lo sujetó nuevamente de la barbilla y le levantó levemente el mentón, logrando que lo mirara a los ojos.

- ¿Por qué? Nos conocemos desde hace muchos años, hemos salido por meses, nos tenemos demasiada confianza ¿no? Es momento Changmin, en verdad te deseo – explicó con sinceridad el mayor, mostrándole una sonrisa al final de su discurso, el rostro del menor estaba sonrojado notoriamente, y su corazón latía un poco más aprisa, por su cabeza rondaban muchos pensamientos ¿realmente era tiempo? ¿deseaba el también a Yunho? ¿quería tener sexo con él?... Un poco ofuscado se soltó del agarre de su amigo y se levantó del sillón, dándole la espalda, respirando después con profundidad.

- Yunho, no sé si quiero tener sexo con otro hombre – ante aquellas extrañas palabras el aludido tan solo enmudeció unos instantes, estaba sorprendido, aquella confesión era difícil de digerir, sobre todo porque aunque ambos eran hombres, eran “novios”.

- ¿Qué?... O sea que besas a un hombre, lo tocas y te dejas tocar pero ¿no quieres tener sexo? – cuestionó en tono burlón, haciendo que Changmin se molestara un poco, el menor volteó hacia él.

- El sexo entre 2 hombres es… ¡es anal! – exclamó avergonzado, haciendo que Yunho casi caiga al suelo, no se esperaba aquellas palabras – Hombres y Mujeres tenemos bocas y manos, pero a la hora del sexo, el juego es 100% distinto ¿no? – el más alto intentaba usar su más normal lógica, pero para Yunho la cosa era más simple: amaba a Changmin y lo deseaba, razones suficientes para querer estar con él en la intimidad, pero parecía que su extraño novio no lo veía de esa forma

- ¿Y? ¿Cuál es el problema? –

- Ya te lo dije, el sexo sería anal – respondió

- ¡Claro que sería anal! A menos que tengas vagina y no me lo hayas dicho – contestó en igual tono, al parecer estaban teniendo su primera pelea de amantes.

- ¡Eres un estúpido! – exclamó molesto – Claro que no tengo – 

- Sigo sin entender el problema, creí que te gustaba lo suficiente, pero ya vi que no, discúlpame por también tener Pene – finalizó su argumento el mayor de los 2, retirándose del lugar para dirigirse a su recámara, cerrando con fuerza la puerta tras de sí, Changmin se exaltó un poco al oír el portazo, reconociendo enseguida que había actuado de forma infantil.

- Felicidades Changmin – dijo entre dientes de forma molesta y a la vez triste, nunca antes había peleado así con Yunho y obviamente se sentía muy mal…


Tanto Yunho como Changmin no dejaban de pensar en lo sucedido hace apenas 2 horas, el mayor de los 2 se encontraba en su habitación, acostado sobre la amplia cama, mirando hacia el techo con las manos sobre el estómago, no dejaba de darle vueltas al asunto y continuaba confundido, no entendía a Changmin en lo más mínimo, su amigo lograba sacarle desquicio sin siquiera proponérselo, simplemente bastaban sus teorías y conclusiones extrañas, pero aún con todo eso, debía reconocer que el chico lo tenía completamente loco por él… Mientras tanto, aún en la sala de la casa se encontraba Changmin, sentado sobre el sofá donde hace apenas 2 horas atrás estaba besándose con Yunho, ahora estaban enojados y distanciados.

- Idiota – se dijo así mismo cuando por su cabeza pasó el pensamiento de que se había comportado demasiado infantil, aunque el trasfondo de todo era distinto, el menor simplemente estaba muy inseguro con respecto al tema del sexo, y no es que no quisiera tener sexo, claro que quería, pero estaba confundido, jamás se imaginó que su primera vez sería con un hombre, porque sí, Shim Changmin seguía siendo virgen, a pesar de la imagen que todos tenían de él, a pesar de sus anteriores relaciones sentimentales con mujeres, a pesar de que solía ser coleccionista de películas “especiales”, a pesar de eso y todo lo demás, aún era virgen - ¿Por qué es tan complicado todo? Al diablo, debo actuar según lo que siento – se dijo convencido mientras se levantaba de aquel sillón que lo acompañó durante sus 2 horas de meditación.


La puerta de la habitación se abrió lentamente, enseguida los ojos de Yunho viajaron hasta ahí, sin moverse ni un poco observó como la figura alta y divinamente hermosa de Changmin entraba por el portal… ¿divinamente hermosa? No le había visto en 2 horas y ese efecto lograba en sus sentidos, sin duda Changmin lo tenía loco. El más alto cerró la puerta al entrar a la habitación y comenzó a avanzar hacia la cama, Yunho dejó de mirarle, volviendo su vista al techo.

- ¿Qué quieres? Es tarde y mañana debemos despertar temprano – dijo secamente, haciendo un enorme esfuerzo por no jalar a su novio del brazo y meterlo a la cama con él; Changmin agachó la mirada tan solo unos instantes antes de hablar.

- Lo siento – dijo fríamente, casi sin emoción, por lo que para Yunho no era lo suficiente, así que continuó sin mirarle - ¿Sabes que pensé cuando entré a tu habitación? – preguntó sin titubear, pero Yunho tan solo se encogió de hombros, intentando no parecer interesado, aunque lo estaba – Que es más grande que la mía, quizás debamos usar una sola – terminó de comentar al tiempo que terminaba de llegar hasta la cama, mientras que Yunho al oír aquellas palabras enseguida volteó a verlo ¿acaso ese era un SI a su propuesta de 2 horas atrás? - ¿Qué opinas? – preguntó dubitativo, mirándolo fijamente.

- No quiero que te sientas presionado, yo solo… - intentó explicar, pero enmudeció cuando Changmin colocó su rodilla derecha sobre la cama, después la izquierda, acercándose a Yunho, quien estaba acostado, por lo que el menor se posicionó fácilmente sobre sus piernas, a la altura de las rodillas de Yunho… - Changmin, creí que sentías lo mismo que yo, por eso me atreví a pedirte tener relaciones, pero si no quieres está bien, no quiero que nuestra primera vez sea porque sientes que te quiero obligar a tener sexo conmigo – explicó pasivamente Yunho, intentando buscar las palabras adecuadas para que su amante no terminara de nuevo enojado.

- Lo sé – respondió sin mayor argumento, mirando fijamente a Yunho, quien entendiendo aquel silencio se sentó, teniendo el rostro del menor más cerca del suyo – Y no vuelvas a creer que no me gustas lo suficiente – la fuerte mano derecha del más alto se posicionó sobre el rostro de Yunho, acariciando la mejilla… - Mis anteriores argumentos no tienen que ver con eso, tampoco con lo que no tengas o lo que si tienes – argumentó con tono bajo, posicionando su mano izquierda sobre la entrepierna de Yunho, quien sintió un estremecimiento al tacto – Se trata de mi inseguridad, mis temores – 

- Changmin, tu no eres inseguro, te conozco mejor que nadie, eres decidido y muy capaz, eres valiente, perseverante, fuerte… - antes de que terminara Changmin lo calló, quitando su mano izquierda de la entrepierna del mayor y colocándola sobre su boca.

- Pues parece que no para esto, Yunho, es la primera vez que yo… tú sabes, nunca he tenido sexo, con nadie – confesó apenado, aunque para el mayor no era ninguna sorpresa, como bien había dicho antes, lo conocía mejor que nadie. Yunho se acercó un poco más y le besó la frente, mirándolo después.

- Confía en mí – dijo sinceramente, sonriéndole de esa forma tan dulce y segura que a Changmin tanto le gustaba, por lo que le sonrió en respuesta, asintiendo después con la cabeza. Enseguida ambos se pusieron serios, mirándose a los ojos, encontrando en la mirada del otro la señal, por lo que sin dejar de mirarse, las manos de Yunho se colocaron sobre la camisa de Changmin en la parte inferior, tomando la tela entre sus manos comenzó a subirla por el torso del menor, sacándola después por la cabeza, deshaciéndose de la prenda fácilmente, aventándola al suelo; enseguida Changmin agarró las manos de Yunho, sujetándole de las muñecas, llevándolas a su pecho para que le tocara y cerró los ojos, el mayor se mordió ligeramente el labio, subiendo lentamente sus manos por ese firme pecho, explorando lentamente la tersa piel mientras el menor continuaba con los ojos cerrados, sintiendo las caricias, exhalando ligeramente; al abrir los ojos se topó directamente con la mirada de Yunho quien había detenido sus caricias.

- No te detengas – pidió Changmin, sujetando el rostro de su amante con ambas manos y después se acercó decididamente, fundiéndose ambos en un profundo y lento beso; sus labios acariciándose mutuamente por varios segundos, acompañado de un suave movimiento de sus lenguas, comenzando a imprimir un poco de pasión cada vez hasta que faltó el aire, pero Yunho aprovechó y comenzó a vagar por el cuello de su novio, Changmin colocó ambas manos sobre los hombros de Yunho e inclinó la cabeza hacia atrás para permitirle al otro una mayor exploración, oportunidad que Yunho no dejó pasar, por lo que degustando libremente aquel sabor continúo con sus besos y relamidas sobre aquella piel que cada vez le enloquecía más,, logrando que Changmin exhalara un jadeo, su hombría comenzaba a despertar – Aah, Yunho… - susurró jadeante, abriendo un poco sus ojos… el aludido no respondió, simplemente tomando entre sus brazos el cuerpo de Changmin contra el suyo lo besó atrás de la oreja, atrapando después el lóbulo con sus labios, comenzando a bajar a besos por aquel largo cuello, pasando después al hombro donde le mordió ligeramente antes de bajar sus manos a la cintura del menor, empujándolo suavemente para comenzar alejarlo y después acostarlo sobre la cama, atrapándole los labios en otro beso una vez logrado su objetivo. Aquel beso comenzó a subir de tono, logrando que poco a poco el miembro de Yunho tuviera el mismo destino que el de Changmin, y pronto la mano derecha del mayor pasó de la cintura de Changmin hacia su trasero, acariciándole firmemente, el menor jadeó, levantando su mano para sujetar la camisa de Yunho a la altura del pecho, jalándola un poco y después empujando con su puño, separando así sus labios.

- Quítate la ropa – ordenó Changmin sutilmente mientras le miraba lascivamente, Yunho sonrío de lado y se alejó un poco, quitándose enseguida la camisa, aventándola al suelo; luego se dirigió a su pantalón, desabrochándolo, se giró levemente y lo quitó por completo, tirándolo también al suelo… Ni tardo ni perezoso volvió a atacarle los labios a su novio, volviéndose a fundir en un profundo beso mientras la mano derecha de Yunho viajó ahora a la entrepierna del más alto, sujetándole por encima de la ropa, después deslizando esa misma mano, de arriba hacia abajo, provocando que Changmin volviera a jadear; Yunho se dio cuenta que ya estaba excitado así que aprovechó, para desabrocharle los pantalones y después introduciendo su mano por debajo de la prenda interior le sujetó el miembro, deslizando de forma suave su mano, haciéndolo jadear nuevamente.

- Yunho… - suspiro de nuevo y entonces el aludido atendió lo que faltaba, alejándose un poco y tomando con sus dos manos la cintura del pantalón, comenzando a bajarlo, deslizándose por las largas piernas del menor hasta quedar fuera de su cuerpo y después terminar en el suelo; sin esperas Yunho quitó lo que faltaba, dejando al descubierto por fin aquel excitado miembro, el cual miró fijo mientras le acariciaba – Aahmm – Changmin cerró ligeramente los ojos, era la primera vez que le tocaban así y debía admitir que le gustaba mucho… Yunho no se hizo esperar y enseguida se agachó, comenzando a lamer uno de los pezones de Changmin mientras su mano continuaba acariciando su miembro – No, Yunho… mmmm – suplicó sonrojado por completo y relamiéndose los labios mientras su mano izquierda apretaba la sábana.

- Tranquilo – contestó el aludido, dejando de lado su quehacer con la mano y la lengua, volviéndose a enfocar en los labios de Changmin, besándolos, degustando su sabor, sus respiraciones cada vez se agitaban más, ésta vez al separarse por unos instantes volvieron a buscar sus labios casi enseguida, sus besos cada vez más apasionados, era momento, lo sabían, por eso Yunho se alejó solo unos instantes para quitarse la ropa interior, mostrándose por fin completamente desnudo, y aunque no era la primera vez que le veía sin ropa, si era la primera vez que lo veía con otras intenciones, por lo que se relamió los labios, se entregaría a Yunho por primera vez y realmente estaba muy nervioso.

- Vas a usar lubricante ¿verdad? – preguntó nervioso, sonrojándose por completo.

- No tengo – respondió Yunho tranquilamente, solo esperaba que ahora su novio no le dijera que mejor No, pero para su tranquilidad, Changmin no dijo nada más, así que nuevamente se acercó, le dio un beso rápido en los labios y le sonrió – Relájate – pidió con tranquilidad, su mano comenzó a viajar por ese hermoso cuerpo, acariciándole todo cuanto podía, el menor cerró los ojos y se retorció un poco, al abrirlos vio a Yunho meterse 2 dedos diestros a la boca, bañándolos con saliva, y antes que él pudiera decir algo los dirigió a la entrada del menor, acariciando lentamente, de nuevo se sonrojó al sentir la caricia, pero más aún cuando poco a poco el mayor introdujo el dedo medio dentro de él, entonces las piernas se le tensaron y exclamó un quejido, pero Yunho solo le sonrió para después sacar el dedo y volverlo a meter, así un par de veces, mientras que Changmin se agarraba ligeramente de las sábanas y jadeaba sigilosamente – Relájate – le pidió de nuevo con tranquilidad, atrapando después sus labios mientras comenzaba a meter no solo 1, sino ambos dedos que había lubricado con su saliva, el más alto se quejó, liberándose de los labios que le habían atrapado para gemir un poco, mirando a los ojos a Yunho.

- Ya no – pidió intranquilo, mordiéndose después el labio inferior – Duele – dijo frunciendo el ceño, pero nuevamente recibió como respuesta una sonrisa.

- Si no lo hago lo que viene te dolerá mucho más – explicó pasivamente, aunque cualquiera se hubiese desesperado, Changmin rompía con todo romanticismo quejándose por todo.

- Está bien – contestó resignado, entonces Yunho continuó, metiendo y sacando sus dedos de forma lenta, después haciéndolo un poco más rápido y al tenerlos completamente dentro aprovechaba y los separaba un poco, tratando de dilatar la entrada de Changmin, pero éste se removía entre las sábanas y jadeaba, cerrando los ojos de cuando en cuando.

- Changmin, relájate ¿quieres? – el aludido tan solo asintió, entonces Yunho sacó los dedos, se hincó, separó un poco las piernas del otro y se acomodó entre ellas, colocando su mano izquierda sobre el glúteo de Changmin, posicionando su pulgar en la entrada del menor, haciendo un poco de presión contra la piel, mientras su mano derecha agarró su propio miembro y lo dirigió hacia aquella entrada, y aunque sintió que nuevamente el cuerpo de Changmin se tensó, eso no lo detuvo y comenzó por introducir la punta, poco a poco, el menor se mordió el labio inferior, mientras su mano izquierda agarró con fuerza la sábana.

- Aagghww – exclamó un quejido de dolor, tapándose la boca con la mano derecha y cerrando los ojos, realmente dolía, y dolía mucho, aun cuando sabía que todavía faltaba para tener por completo a Yunho dentro de él.

- Changmin… - susurró con un poco de preocupación, dejando de introducirse en el menor, por lo que éste abrió los ojos y le miró fijamente.

- No pares – pidió jadeando, quitándose la mano derecha de la boca – Estoy bien – dijo para tranquilizar a su compañero, pero realmente sentía mucho dolor, la falta de lubricante realmente era notoria.

- Está bien – contestó sin titubeo, continuando a introducirse en Changmin hasta que entró por completo, a los últimos 4 centímetros lo hizo rápidamente en una sola estocada, por lo que el menor exclamó un quejido más grande que el anterior y apretó con más fuerza la sábana, abriendo ampliamente los ojos, su mirada reflejaba un poco de angustia.

- Duele – jadeó enseguida, pero antes que Yunho pudiera decir algo más, el menor llevó su mano derecha hacia el hombro del mayor y lo apretó un poco – Continúa… no pares – suplicó con la respiración pausada, hacía un enorme esfuerzo por resistir aquel extraño y a la vez agradable dolor.

- Te amo – dijo cariñosamente, dirigiendo su mano derecha hacia la mano izquierda del menor, por lo que éste soltó la sábana.

- Yo también – respondió el otro, entonces Yunho se retiro un poco antes de embestirlo con delicadeza, moviendo lentamente su cadera de atrás hacia adelante, intentando no hacerlo fuerte para que el más alto se acostumbrara – Aah… aah – gemía lentamente, apretando su mano derecha sobre el hombro del otro y la izquierda apretando la mano de Yunho. Le continuaba doliendo, pero afortunadamente el miembro del mayor entraba y salía con un poco más de facilidad, aun así Yunho no le penetraba con fuerza, aunque la estrechez de Changmin le enloquecía, era maravilloso, quería penetrarlo con rudeza, pero se estaba conteniendo enormemente de hacerlo para beneplácito del otro.

- Aaww Changmin… aahh! – exclamaba excitado, realmente era excelente, nunca antes había penetrado a alguien con aquella estrechez, era como si el cuerpo del menor le absorbiera, simplemente maravilloso, así que se encimó por completo sobre él sin perder el ritmo; sin tenerlo contemplado sus embestidas eran más rápidas, pero realmente le estaba costando mucho trabajo contenerse, sus movimientos no eran del todo violentos porque escuchaba los quejidos de dolor de Changmin, pero aun así estaba siendo más rudo de lo que tenía planeado. Por las orillas de los ojos del otro se comenzaban a asomar un par de lágrimas, le dolía mucho.

- ¡¡ Aaah!! ¡Aaaahhh! Yunho… no… despacio ¡¡¡ Aahh !!! – cerró con fuerza los ojos, comenzando a gemir de placer, aunque continuaba jadeando por el dolor, nunca antes había sentido aquella combinación extraña de sensaciones, era tortuoso, pero a la vez a cada estocada comenzaba a sentir placer, poco a poco. Yunho estaba casi por llegar, pero no quería hacerlo solo por lo que agarró el miembro duro de Changmin con su mano desocupada y lo comenzó a masturbar, haciendo que los gemidos de su novio se intensificaran, para ambos se estaba convirtiendo en una experiencia cada vez más erótica, estaban por llegar a la culminación y el menor la logra primero, brotando su semilla sobre su abdomen y la mano del mayor, exclamando un gemido de total placer mientras que el otro continuaba con sus embestidas, cada vez más rápidas hasta que por fin su semilla comenzó a brotar, llenando el interior de Changmin con aquel tibio líquido, sus embestidas se hicieron más lentas mientras derramaba su semen, hasta que lo vertió todo se detuvo, saliéndose del interior de Changmin, haciéndolo sentir un gran alivio, las respiraciones de ambos se comenzaron a estabilizar, entonces se fundieron en un profundo beso, lento pero sensual, acariciándose completamente los labios, rozando sus lenguas… al separarse se miraron a los ojos, Yunho sonriente y Changmin un poco serio, estaba sonrojado.

- Eres increíble – dijo con dulzura, bajando hasta la mejilla del otro, depositando un beso en ella, después le miró atento a los ojos, Changmin no había dicho ninguna palabra y eso le preocupó un poco.

- Gracias por tenerme tanta paciencia, no me arrepiento de esto que hicimos – confesó decididamente, sonrojándose un poco, Yunho le contestó con una sonrisa y le besó de nuevo, ésta vez al terminar se acostó al lado de él, sonriente, sin duda Changmin había madurado mucho.

- Yunho... – comenzó a hablar el menor después de unos segundos de silencio.

- ¿Si? – respondió el aludido.

- ¿Dónde tú…? – sentándose súbitamente, Changmin puso su mano sobre la sábana a la altura de su cadera, después la otra mano, comenzando a palpar la zona del lado izquierdo y derecho de su cuerpo - ¿Dónde eyaculaste? – preguntó asustado. Al oír aquella pregunta, Yunho enarcó una ceja, no entendiendo por qué preguntaba semejante cosa ¿Es que acaso no lo había sentido?.

- ¿Dónde? Dentro de ti ¿dónde más lo haría? – contestó con lógica, mirando extrañado a su amante, quien al oír la respuesta se sonrojó de nuevo y frunciendo el ceño dirigió una mirada de enojo al otro.

- ¡¿Qué?! ¿Por qué hiciste eso? ¿de qué me sirve? – cuestionó completamente enojado, dejando a Yunho perplejo, realmente no entendía que estaba pasando.

- ¿Por qué te estaba penetrando? ¿Qué tiene de malo? – Sin entender nada de lo sucedido, Yunho no sabía que clase de respuesta darle a su novio.

- ¿Qué tiene de malo? ¿Acaso soy mujer? ¿puedo embarazarme? No ¿verdad? Entonces no es más que un desecho ¿para que lo quiero dentro de mi cuerpo? – interrogó cada vez más molesto, haciendo que por instantes Yunho creyera que iba a ser lanzado por la ventana.

- ¿No crees que estás exagerando? El sexo es así y ya ¿o acaso querías que me saliera, eyaculara en el baño y regresara? – preguntó también en tono molesto.

- Pues no sé, pero si quieres que lo volvamos hacer busca la forma de no llenarme adentro – sentenció duramente, levantándose después de la cama para dirigirse al baño, se bañaría y esperaba que aquel líquido se saliera pronto. Yunho lo sigue con la mirada hasta que cierra la puerta del baño, sus orbes estaban abiertas ampliamente, no daba crédito al reclamo que había escuchado.

- ¿Madurado? Éste hombre no ha madurado – comentó en voz baja para sí mismo - ¿Así será siempre que tengamos sexo? No, me niego a creerlo, vaya niño – comprender a Shim Changmin sin duda era una de las tareas más complicadas a las que se tendría que someter en su vida.
__________________________________________________

- Aquí está la cena – dijo Yunho al entrar a la habitación donde Changmin se encontraba acostado en la cama, mirando hacia la pared contraria, pero que al oír a Yunho entrar se volteó hacia él, sonriendo al ver la comida, su amante había traído en abundancia, pues sabía que después del sexo, el menor comía mucho más de lo acostumbrado, así que también se sentó sobre la cama.

- Vaya que te tardaste – contestó fingiendo enfado.

- Lo siento, estaba limpiando “nuestro nido de amor”, creo que necesitamos un mantel nuevo – sugirió con una sonrisa pícara, Changmin le miró de reojo y se sonrojó un poco.

- Ni que lo digas – respondió apenado, entonces el mayor llegó hasta la cama y colocó la mesita que llevaba sobre ella, en medio, y él se sentó igual que su novio.

- ¿Qué hiciste mientras no estaba? – preguntó tan solo por sacar tema, agarrando con sus palillos un bocado de lo que había preparado y mirando a su novio para obtener respuesta mientras masticaba.

- Pensando en la primera vez que tuvimos sexo – contestó sin mirarle, tomando también un bocado.

- ¿Ah si? Fue bueno ¿verdad? – 

- Si, un poco… - respondió el menor, encogiéndose de hombros.

- ¿Cómo que “Un poco”? – cuestionó ofendido, mirando fijamente a su interlocutor.

- Es que… lo arruiné – respondió dubitativo, correspondiendo a la mirada de su amante, dejando ambos de comer… - En lugar de quedarme en tus brazos me exalté por una tontería, lo siento – sin dar crédito a aquellas palabras, Yunho enmudeció un momento, dejando los palillos sobre la mesita que estaba en la cama – En estos 2 meses teniendo sexo no he hecho más que quejarme ¿verdad? – preguntó avergonzado, y sin responder con palabras, Yunho asintió con la cabeza.

- Ya no importa, ya pasó – contestó nuevamente sonriente, aunque seguía muy sorprendido por aquellas palabras.

- Pero ya no te preocupes, puedes eyacular dentro de mi cuando quieras – afirmó tranquilamente, retomando los alimentos, Yunho lo observó fijamente mientras comía ¿era cierto? Necesitaba comprobarlo.

- ¿Y encima de ti? ¿qué hay del sexo oral? Me lo volverás a hacer ¿verdad? – preguntó en tono infantil, mirando con gran interés al menor, quien casi se pone verde solo de imaginar semejantes cosas, pero respira profundo para no exaltarse, ya que nuevamente Yunho estaba diciendo las cosas depravadas que tanto le molestaban.

- Si… todo eso – contestó tranquilamente – Pero no me presiones ¿de acuerdo? –

- No lo haré – contestó más sonriente que nunca, comiendo con más ganas que antes, se notaba de lejos que estaba muy feliz, Changmin le observaba mientras tanto y automáticamente también sonríe, por él iba a aguantarse tantas cosas que le molestaban, pero ya se lo había propuesto, era su momento de complacer a Yunho en respuesta de tantas cosas que el mayor había hecho por él.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD