The Secret Code. Detective Agency: "Dragonheart" - Cap. 2

0 comentarios
Changmin irrumpió en la casa, sin importarle si Yoochun le seguía o no.


—¡Changmin!


—¡No te estoy escuchando! —gruñó. No más. Ya había tenido suficiente de las payasadas del vampiro.


—No me puedes culpar por la última —protestó—. Vetaste todas las escuelas a las que fuimos.


—Ciertamente puedo —se dio la vuelta y cruzó de brazos frente a su pecho cuando se enfrentó a su amante—. No diste la cara por mí.


—¡Porque eres irrazonable!


—Yo no estaba siendo irrazonable — respondió entre dientes.


—Changmin, me gustó la última escuela ¿Puedo por favor ir allí? —la pequeña voz de Maeri rompió la lucha.


—¡Se prohíben los seres humanos! No voy a pagar para ponerte en una escuela que no me aceptarían— frunció el ceño.


—No, ellos te habrían aceptado debido a tu afinidad con los paranormales. No estabas escuchando a la directora— sostuvo Yoochun —. Además, yo voy a pagar la colegiatura de la maldita escuela.


—Tal vez fue la señal "No humanos" que estaba en la entrada me confundió —replicó Changmin.


Yoochun rodó los ojos: —No dejes que tus sentimientos personales te impidan dar a Maeri una buena educación. Ellos dijeron que no tenían problemas contigo por ser un padre participante.


«Una palabra más y juro que voy a patearte».


Yoochun, sabiamente, retrocedió.


A veces era frustrante tener un novio que podía leer su mente. Changmin se volvió hacia Maeri.


—¿Realmente te ha gustado?


Maeri asintió con la cabeza, su rostro delgado iluminado por la excitación: —Uno de los otros niños es como yo. Podía sentirlo.


Changmin se mordió los labios. Sabía lo importante que sería para Maeri encontrarse entre otros que pudieran entenderla, aunque fuera un poco. La escuela que le gustaba a Maeri, no sólo servía como una escuela, sino también como un hogar para estos niños. Si asistía, viviría allí y únicamente visitaría a Changmin y Yoochun para vacaciones. Changmin tenía que admitir que parte de su resistencia tenía que ver con la pérdida de una hija que acababa de obtener.


—Si vas, tienes que prometerme que me dirás al segundo si tienes algún problema—. Changmin intentaba transmitir la seriedad de su solicitud. No tendría a Maeri intimidada.


—Ella va a estar bien —prometió Yoochun.


Changmin miró de Maeri a Yoochun y de regreso. Odiaba la idea de enviar a Maeri a una escuela que celebraba tales prejuicios. Sin embargo, ya que él también venía de los seres humanos que no querían practicar con los paranormales, no podía aferrarse a su ira. No podía ser un hipócrita.


—Bien, pero Yoochun, pagarás tú, TODO —accedió Changmin.


—¡Viva! —Maeri se lanzó a los brazos de Changmin— ¡Gracias, Changmin! ¡Gracias!


Changmin torpemente le palmeó la espalda. Nunca sería bueno en esto de ser padre de todos modos ¿Por qué intentarlo?


Maeri lo liberó: —Eres un excelente padre —argumentó—. Nunca he tenido a nadie que le importase mucho antes. Rechazaste tres escuelas porque los niños tenían una mirada infeliz. Por lo menos en éste estaban bien cuidados ¿Verdad?


Changmin asintió con la cabeza. Tenía que recordar tener cuidado de lo que pensaba en la presencia de su hija. Ella sabría si estaba siendo negativo. A pesar de las prácticas discriminatorias posiblemente pobres de la escuela, los niños en la última escuela parecían estar jugando y riendo como niños normales.


—¡Changmin! ¡Me alegro de que estés aquí! —Jaejoong bajó corriendo las escaleras seguido por un hombre con la niña que había rescatado.


—¿Qué pasó? —Changmin preguntó manteniendo un ojo cauteloso sobre el extraño.


—Soy Yunho —dijo el hombre alto.


Jaejoong asintió.


—Este es Yunho y el nombre de la niña es Eunmi. Eunmi es una Princesa dragón y está en peligro de ser capturada por las sirenas. Tenemos que llevarla de vuelta a casa—. Jaejoong dijo esto de manera casual para que Changmin no reaccionara tan mal a que estuviera cubierto de sangre. Una rápida evaluación mostró que probablemente no lo estaba haciendo.


«Espera... ¿Dragones?»


—¿Dragones? ¿Hay dragones? —Changmin frunció el ceño ante el trío ¿Cómo es que no sabía acerca de los dragones antes? No estaba sin duda en ninguna de sus libretas de formación.


—Eres el detective menos preparado que he conocido— Yoochun lo reprendió con suavidad.


—¡Hey! He cerrado dos casos hasta el momento —no por su cuenta y no sin contratiempos, pero había terminado bien.


Yoochun sacudió la cabeza.


«¡Espera un minuto! ¿Qué quiso decir Jaejoong? ¿Casa? ¿La casa dónde?»


—¿Tenemos? ¿Qué quieres decir que tenemos que llevarla de vuelta a casa? —Changmin frunció el ceño ante Jaejoong. En general el vampiro-sirena tenía una buena cabeza sobre sus hombros, pero ahora sus ojos estaban un poco salvajes y desesperados.


—Si usted es su tutor ¿Por qué tenemos que participar? — Yoochun se volvió a Yunho.


Changmin tuvo que admitir que se preguntó sobre eso también.


—Porque necesitamos ayuda para saber quien secuestró a la Princesa. Se la llevaron mientras dormía y no vio nada. Hasta que no sepamos quien lo hizo, ella necesitará un guardia armado y tenemos que averiguar quién se la llevó — Yunho gruñó.


—Las sirenas —dijo inmediatamente Changmin—. Fueron las sirenas. Resolvimos eso—. Se volvió hacia su vampiro por apoyo pero Yoochun estaba hablando con Yunho.


—¿Por qué no llamas a tu propia clase para protegerla? — Preguntó—. Sin duda, quien mejor puede proteger a un dragón es otro dragón.


Un escalofrío recorrió la espalda de Changmin en el pensamiento de cambia formas dragones invadiendo su hogar, con los lobos había sido bastante malo. Más bien iba a ayudar al dragón para impedir más paranormales en su casa.


—¿Exactamente cuántos dragones hay? —Changmin preguntó con cautela—. ¿Y nadie me oyó mencionar las sirenas?


Yunho ignoró a Changmin y en cambio se centró en la pregunta de Yoochun. Su boca se torció en una sonrisa amarga: —No sé en quién confiar, y no lo haré hasta que no vea a todo el clan en casa. No voy a estar preocupado pidiendole a las personas equivocadas ayuda para regresar a Eunmi con su padre.


—Espera, Changmin me puede proteger, y encontrar a quien hizo esto—dijo Eunmi de repente.


«¿Qué?»


Changmin frunció el ceño ante la niña preguntándose por qué pensaba que él podía hacer cualquier cosa cuando había paranormales mucho más fuertes en la habitación.


—¡Changmin es mi papá! — Maeri se puso delante de Changmin.


Eunmi gruñó, mostrando un impresionante par de incisivos, gesto al que Maeri reaccionó mostrando los suyos.


—Chicas —intervino Yoochun, quien se movió para interponerse entre ellas, acto seguido se puso en cuclillas y se giro hacía Maeri—. Maeri, vamos a inscribirte en la escuela mañana —. Luego volteó a ver a Eunmi —. Después te acompañaremos a casa y Changmin rastreará quién hizo esto ¿De acuerdo, Eunmi?


—¿Yo? —preguntó Changmin.


El vampiro ignoró por completo a su amante.


—Pero tu guardaespaldas aquí tiene que darse cuenta de que los dragones estarán en deuda con nosotros—. Él se cruzó de brazos sobre el pecho, como si alguien se atreviera a discutir con su declaración.


—¿Por qué crees que necesitamos a este humano? —Yunho preguntó a Eunmi.


—¿No lo sientes? —Eunmi le preguntó en un tono suave y maravilloso—. Ha sido tocado por los faes.


Yunho miró al humano por un largo momento. No parecía ser excesivamente notable. Tal vez algo atractivo para uno de su especie, con los ojos marrones amables y entrecerrados, pero no tan hermoso como el vampiro-sirena del baño pero atractivo a su manera. No obstante, sentía la mirada penetrante que el otro vampiro le dio, Changmin evidentemente pertenecía a Yoochun.


Usando su otra vista, Yunho examinó al humano de nuevo. No pudo evitar que el aliento se escapara, Changmin brillaba con una luz sobrenatural. Las huellas de otros paranormales que se habían cruzado en su camino rozaron su aura como si estuvieran pintados con los dedos. Unas rayas de colores desde el beso de un fae como bendición, el hechizo de protección de un demonio, la marca de la unión de un vampiro y la magia de un familiar, todo se arremolinaba en Changmin. El ser humano tenía más toques mágicos que las personas que habían vivido miles de años. Yunho vio unos zarcillos de una conexión con un cambia-formas lobo, pero no pudo precisar el color. A través de todas las conexiones, una fuerte franja de energía mágica pasaba a través de toda la masa.


—Con que eres sólo un ser humano ¿No?


—¿Qué quieres decir con "Sólo un ser humano" y por qué todo el mundo sigue preguntando eso? — Changmin rodó los ojos.
Yunho volvió su atención a Yoochun, que negó con la cabeza. Rápidamente abandonó esa línea de interrogatorio. Si el compañero del hombre no quería hablar de la energía mágica de Changmin, él no lo traería de nuevo, no tenía por qué crear problemas adicionales. Tenía un trabajo que hacer, devolver a la Princesa a casa con seguridad. No tenía que perder el tiempo hablando. Si Eunmi decía que el humano era lo que necesitaba, no era su lugar para discutir. Cuanta más gente estuviera de su lado para llevarla sana y salva a casa, mejor.


Yunho se aclaró la garganta antes de continuar: —Estaríamos encantados de que nos acompañes— Eunmi sonrió hacia él—. El clan, por supuesto, pagará una indemnización por su baño y su tiempo.


—Espera —dijo Changmin— ¿Qué quieres decir con pagar por mi baño? ¿Qué pasó con mi baño? —Sin esperar respuesta, Changmin se abrió paso a través del grupo y luego corrió hacia las escaleras de arriba.


—Creo que estas en serios problemas—Yoochun le regañó.


Yunho se encogió de hombros. No era como si Changmin no se fuera a enterar eventualmente sobre el daño.


Jaejoong lo empujó. Y si bien se sentía bien tener las manos del hermoso vampiro en él, no estaba tan impresionado con lo que Jaejoong dijo:


—Si Changmin no es feliz será mejor que empieces a correr, dragón.


¿Cómo puede un hombre luchar contra él, aunque tenga magia en él?


—¡¿Qué demonios le pasó a mi hermoso baño?!


Los ojos de la niña vampiro brillaron: —Usted molestó a Changmin —le espetó y mostro la lengua entre aquellos colmillos que no había ocultado después de la pelea con la Princesa .


Yunho negó con la cabeza. No era su culpa que el baño no fuera más que un panorama de metal fundido y porcelana rota. Yoochun puso una mano sobre el hombro de la pequeña vampiro, deteniéndola de que se moviera más cerca. Yunho estaba contento. No quería tener que lastimarla si ella lo atacaba. Un vampiro, especialmente un niño, no era rival para un dragón.


Un gruñido bajo y un estallido de electricidad anunciaron la aparición de un familiar. Un escalofrío de miedo recorrió a Yunho cuando los ojos del gato se estrecharon y se fijaron en él. Un pequeño vampiro no le preocupaba, pero los dragones sabían que no debían meterse con los familiares. Su magia salvaje podría causar un daño inimaginable. Había oído historias de dragones antiguos volviéndose locos al oír las palabras en sus pensamientos. Los familiares a menudo vivían hasta miles de años y eran peligrosos enemigos.


«Sé amable con mi humano y su familia» advirtió la criatura. «He hecho mi trabajo el cuidarlo de aquellos que lo perjudiquen».

—Lo haré Yunho asintió. No iba a discutir. Valoraba su vida.


El gato negro movió su cola paseándose desde la entrada.


Jaejoong lo miró con extrañeza: —¿Le hablaste a Xia? ¿Puedes escuchar al gato?


—Es una cosa de dragones.


Jaejoong rió y Yunho se puso rígido. A los dragones no les gustaba que se rieran de ellos.


—Xia es muy protector, pero eres el primero a parte de Changmin que le puede oír hablar. Vamos a ver a Changmin y así podemos explicar lo que pasó.


—Vamos —Yunho no estaba seguro de que el familiar hubiera desaparecido, y no quería estar allí cuando la pequeña bestia regresara. Incluso el Rey dragón daba menos miedo que ese pequeño gato.


Él puso a Eunmi junto a él, no había manera de que apartara los ojos de ella. Se unieron a Changmin en el baño y Yunho no podía creer como parecía de devastado el sujeto. Era sólo un cuarto de baño, y la vida de personas se habían salvado por las acciones del vampiro-sirena y de él mismo.


—Ahora no voy a ser capaz de ponerlo en alquiler —dijo Changmin, agitando la cabeza ante el desastre.


—Pagaremos los arreglos—Yunho le aseguró—. Te puedo dar oro.


Changmin lo miró con una expresión resignada en su rostro


—¿Qué pasó con mi ducha? Y bañera.


—Cerré el portal después de que Yunho llegó —dijo Eunmi—. Más sirenas podrían haber pasado por él si no lo hacía.


—Entonces ¿Cómo sabías que portal traspasar? —Jaejoong preguntó a Yunho.


Yunho se volvió hacia el hermoso vampiro-sirena. Había sido golpeado por la belleza del hombre la primera vez que lo vio, luchando con la otra sirena en el suelo. De cerca se veía y olía como el tipo de sobrenatural que Yunho quería añadir a su colección de joyas y oro. Para despertar cada día y ver los hermosos ojos mirando hacia él, sería mejor que amanecer en un recipiente lleno de rubíes y esmeraldas.


—Pude sentir mi conexión con Eunmi cuando ella se acercó al portal. He seguido mi instinto y entré a través de un río subterráneo. Es mejor que ya no exista, nadie debería haber pasado por ahí.


—No tenía idea de que mi baño era peligroso—. Changmin siguió mirando a su cuarto de baño en ruinas—. Era tan bonito


—Sé de un buen contratista— Prometió Yunho.


—Está bien— Changmin suspiró.


—¿Por qué no puedes crear otro portal y llevar a Eunmi a casa? —preguntó Jaejoong.


—Los portales son difíciles y, aunque los dragones pueden usarlos, no podemos crear nuestro propio portal —respondió Yunho. Odiaba decir algunos de sus secretos, pero tenía que explicar por qué no podía arriesgarse a tomar a Eunmi en su espalda sin apoyo—. Me gustaría llevarla de vuelta conmigo a solas, pero el Draigbron todavía podría estar llamando a cualquiera que sabe cómo contactar con ella. Tomará más que solo yo el conseguir que la Princesa esté en casa a salvo.


—¿Qué es un Draigbron? —preguntó Changmin.


Yunho levantó el cubo en la mano.


—Esto. Lo llamamos Draigbron, pero es realmente la esencia mágica de un dragón que ha muerto. Si mal no recuerdo mis estudios, éste pertenece a la tataratataraabuela de Eunmi.


—¿Esa cosa era un cambia formas dragón? —La expresión horrorizada de Changmin tenía a Yunho tratando de explicar. No quería que el ser humano estuviera tan angustiado que suspendiera su ayuda.


—La energía mágica nunca muere. Cuando termina la vida de un dragón, la esencia de su poder se consolida en uno de estos cubos. Puede funcionar como una señal de localización en cualquiera de los descendientes del dragón muerto, y a veces un familiar también lo puede utilizar para acceder a la magia del cubo. Sin embargo, no todos pueden acceder a todos los Draigbron. Tienen que tener una química genética especial, si se quiere—. Yunho esperaba haberlo explicado lo suficientemente bien.


—¿De dónde sacaste esto? —Changmin asintió con la cabeza


—De las sirenas. Lo que significa que un dragón está trabajando con ellos, es la única forma en que podrían haber conseguido uno—. La traición dolía. Pensar que uno de ellos estaba con el engendro del mar hizo que Yunho tuviera un dolor en el pecho—. Esta es la razón por la que Eunmi dice que necesitamos tu ayuda. No sabemos en quién confiar.


Yunho contuvo la respiración mientras esperaba una respuesta. Esperaba que ambos vampiros e incluso el humano bendecido estuvieran de acuerdo en acompañarlo. No tenía duda de que los vampiros podrían ayudar en cualquier batalla. Tenía dudas sobre el ser humano pero podía decir que ninguno de los otros le acompañaría sin el acuerdo. Ciertamente, Yoochun, el vampiro, no seguiría adelante sin su compañero.


—¿Dónde viven los cambia formas dragón? —Changmin preguntó finalmente con un suspiro, después de lo que parecieron siglos.


—En las montañas de fuego del corazón. Toda la extensión es el hogar de nuestra especie —Yunho respondió.


—¡Wow! Eso es un gran espacio.


—Tenemos que tener bastante terreno. Los dragones necesitan grandes territorios para recorrer—. Explicó Yunho, aunque realmente no había tiempo para una pequeña charla. Ellos debían moverse y pronto.


—¿Cuánto tiempo se tarda en llegar? —Preguntó Changmin.


—Cinco horas en coche —dijo Yunho rápidamente. No quería que pensaran que sería un viaje muy largo. Antes, cuando habían tenido que viajar a pie se tomaba un tiempo. Algunos lugares en la montaña eran difíciles de alcanzar sin alas, pero no imposible. Suficientes dragones se habían casado fuera de su especie por lo que las rutas terrestres habían tenido que ser construidas.


Nadie habló mientras la mirada de Changmin se extendió por todo el grupo.


—Podemos partir mañana después de dejar a Maeri.


Yunho resopló su desaprobación.


—Eso es demasiado tiempo para esperar aquí.


—Pero eso es el tiempo que vas a esperar si quieres que vayamos con ustedes —respondió Changmin. Todavía parecía aturdido—. Maeri es importante para nosotros y queremos dejarla en un buen lugar. Su Princesa dragón estará a salvo aquí.


Changmin se volvió y salió del cuarto de baño sin decir nada más. Yoochun y Maeri lo siguieron rápidamente.


Yunho inclinó la cabeza mientras trataba de averiguar lo que había sucedido.


Jaejoong suspiró: —No trates de entender a Changmin. Simplemente te vas a volver loco. Con Changmin es mejor llevarle la corriente.


—¿Quién es de verdad? —Yunho preguntó en cuanto estuvo seguro de que Changmin estaba fuera del rango de audición.


Jaejoong se puso al lado de Yunho: —No se menciona nada acerca de que él no es cien por ciento humano. Es sensible acerca de sus habilidades—. Había un montón de afecto en la voz de Jaejoong.


—¿Cuáles son sus habilidades? —Preguntó Yunho—. ¿Es peligroso?


—Su capacidad es seguir evolucionando — la respuesta de Jaejoong sonaba vaga.


—Estoy cansada —se quejó Eunmi.


—¿Hay algún lugar en el que pueda tomar una siesta? —preguntó Yunho. Escupir fuego tomaba mucho de un dragón especialmente uno tan joven como Eunmi. Ella necesitaba descanso seguido de una gran comida, rica en proteínas—. Me puedo quedar fuera de su puerta y protegerla.


Jaejoong sacudió la cabeza: —Kyu puede vigilarla.


—¿Quién es Kyu? —Yunho no podía dejar de pensar que este era el lugar más extraño que jamás había visitado.


—El fantasma de la casa —explicó Jaejoong— ¡Kyuhyun!


Una forma transparente pasó a través de la pared. Yunho pensó que el aura del fantasma tenía un tono curioso pero también tenía un aura triste. Se preguntó cómo había muerto el joven.


—¿Qué quieres, Jaejoong? —Dijo Kyu con cansancio—. Estaba leyendo.


Yunho no podía creer que el fantasma no había oído nada de la conmoción en el baño ¿Estaba leyendo realmente algo tan importante?


—Quiero que vigiles a Eunmi mientras duerme. Grita si necesitas algo o si alguien la molesta.


Kyu dirigió una mirada indiferente a la niña dragón: — Muy bien.


Yunho no confiaba completamente en el fantasma, pero si Jaejoong creía que el fantasma cuidaría a Eunmi, no quería causar problemas al objetar. Podría tomar un lugar para dormir junto a su puerta después de asegurar la casa. Necesitaba establecer salas y protecciones para asegurarse de que estaban a salvo de sus enemigos. Confiaba en que el que había utilizado el Draigbron para localizar a Eunmi no le había dicho a las otras sirenas de su ubicación. Al menos ellos no podrían alcanzarla de nuevo con el cierre del portal.


Su mente giraba con preguntas ¿Quién quería a Eunmi? ¿Con qué propósito? Los secuestros de dragones eran raros, simplemente porque los dragones en general se mantenían alejados de la mayoría del mundo.


Eso también le daría tiempo a solas con Jaejoong. El hombre olía increíble, una combinación divina de la sal del mar y la sangre... Su atención se posó en su compañero.


¡Sangre!


—¡Fuiste herido! —exclamó Yunho. No sabía por qué, pero la idea de que Jaejoong sangrase le causaba un pánico repentino a través de él.


—Estoy bien. Yo ya estoy curado—. Changmin y Yoochun aparecieron en el pasillo de nuevo y Yunho se distrajo momentáneamente—. Changmin ¿Te importa si uso el otro apartamento para lavarme?


Changmin negó con la cabeza.


—No. Eso está bien ¿Quieres algo de ropa? Estoy seguro de que Yoochun tiene algo que puedas usar.


Yunho notó que Yoochun no se opuso al préstamo de su guardarropa por Changmin. La mirada cariñosa del vampiro a Changmin casi transmitió su actitud hacia el ser humano. Si Changmin lo quería, así se harían las cosas. Yunho sabía que tendría que cuidar su trato con Changmin. Parecía que tenía algunos poderosos aliados.


—Un cambio de ropa estaría bien —dijo Jaejoong.


—Voy por ello —Yoochun se fue rápidamente, presumiblemente en busca de algo que prestarle a Jaejoong.


—Está preocupado por si voy a coger su ropa favorita o algo así. Yo no soy de fiar con su vestuario —Changmin se echó a reír. No parecía que el hombre estuviera demasiado preocupado por las preocupaciones de su amante sobre la ropa. Changmin lanzó una mirada entre Yunho y Jaejoong—. Estoy seguro que encontrará algo.


Changmin se desvaneció tan rápidamente que Yunho se preguntó por un momento si había estado ahí realmente.


Instalaron a Eunmi en la cama para que descansara y la dejaron bajo supervisión fantasmal.


—¿Por qué crees que las sirenas fueron tras ella? Y ¿de quién sospechas que dio a las sirenas el corazón del dragón? —Jaejoong preguntó a Yunho cuando estaban finalmente en paz.


Yunho podría pensar en un montón de cosas que hacer con el impresionante vampiro-sirena, además de responder a las preguntas. Algo justo debajo de su piel le instó al dragón a lamer y saborear el cuerpo de Jaejoong ¿Tal vez tendría la necesidad de un amigo para lavar su espalda en la ducha después?


—No lo sé. Esas son cosas que necesito saber.


Se acercó a Jaejoong, la atracción entre ellos le quemaba más que la llama de un dragón. Dio un paso atrás en estado de shock. Su dragón podría estar instándole a explorar su relación con Jaejoong, pero tenía deberes que cumplir antes de que pudiera desnudar al hombre y hacer una prueba de gusto personal.


—Tengo que comprobar el perímetro—. Dijo, y agregó rápidamente más espacio entre ellos.


—Yo te guiaré en todo — Jaejoong asintió.


Obviamente para Jaejoong ducharse y cambiarse de ropa era secundario a ayudar a Yunho y por eso el dragón sintió un calor poco común dentro de su corazón. Juntos trazaron la extensión de la propiedad, de lado a lado y desde el sótano hasta el techo, hasta que Yunho fue finalmente feliz de poder defenderse contra cualquier ataque. Era cuando subían las escaleras del sótano de nuevo a la recepción principal, que pensó en algo.


—Empujaste a Eunmi cuando ella trató de protegerte. Ella es una Princesa dragón y muy fuerte. Podrías haberla dejado que te salvara de las sirenas.


—Yo no sabía que era una cambia formas dragón ¿Verdad? —dijo Jaejoong suavemente—. En mi mente ella era una niña y no iba a dejar que nadie le hiciera daño.


—Eres muy valiente—. Cerraron la puerta del sótano y Jaejoong dio vuelta a la gran llave de latón en la cerradura hasta que la puerta estaba asegurada con firmeza. Cuando se dio la vuelta, estaba una vez más en el espacio de Yunho. La chispa familiar entre ellos intrigaba a Yunho y había una cosa que quería hacer.


—Tengo que besarte, Jaejoong. Por favor, dime que mi tacto es agradable—. Yunho sabía que sonaba formal, pero era un dragón y no sabía cómo hablar de otra manera. Cuando un dragón cortejaba había reglas que se debían seguir ¿Qué diría Jaejoong?


—¿Un beso? — Preguntó Jaejoong. Luego se repitió de nuevo—. Un beso.


—Sólo un beso. Tengo que probar a mi compañero.


Jaejoong frunció el ceño y Yunho deseó no haber mencionado la palabra compañero, a pesar de lo que su propio dragón le estaba haciendo decir.


—¿Qué pasa con tu deber para con la Princesa? — Le recordó a Yunho.


El dragón cerró los ojos y dio un paso atrás.


—Tienes razón.


«No puedes dejar que se vaya».


Yunho aprovechó las palabras intrusas en su mente. Ni siquiera había visto al gato entrar en la habitación.


¿Qué quieres decir? —le preguntó.


«Sabes tan bien como yo que es tu otra mitad. Voy a vigilar el sueño de la niña junto con el fantasma. Tú te quedas aquí y reclámalo».


Yunho miró a Jaejoong, que seguía con el ceño fruncido, pero esta vez vio al familiar sentado en el último escalón crispando la cola.


—¿Supongo que Xia está hablando contigo de nuevo? —preguntó Jaejoong, desconcertado.


—Me dice que va a vigilar a Eunmi junto con el fantasma—. Explicó Yunho. Sintió que era prudente dejar fuera de la conversación su tema de la reclamación.


—¿Sólo así podemos besarnos? —La expresión de duda de Jaejoong hacía que Yunho corriera para tranquilizarlo.


—Sí —Yunho evitó cualquier otra conversación cogiendo de la mano a Jaejoong y tirando de él en la habitación más cercana. El espacio olía a humedad y viejo y una exploración rápida le hizo ver las tablas de papeles, archivos, carpetas, mapas laminados y armarios grandes con archivadores. Sin duda, no era probable que le molestaran aquí.


—¿De verdad confías en el gato para vigilar a Eunmi? —preguntó Jaejoong.


Yunho ni siquiera tenía que pensar en su respuesta.


—Con mi vida.


—No lo entiendo. Xia puede ser un familiar, pero al final del día es un gato ¿Qué puede hacer contra...?


Yunho intervino para detener a Jaejoong de hablar y le robó un repentino beso, inmediatamente antes de retroceder. El toque contra los labios del vampiro-sirena era tan atrayente como el fuego hacia él. Jaejoong lo miró sorprendido y aturdido y se colocó el dedo índice de su mano derecha en la boca.


—¿Estás bien? —Yunho preguntó formalmente. Los seres inferiores eran conocidos por expirar después de un beso de un dragón. No todos los sobrenaturales podían calmar la llama dentro de un dragón.


—Eso no fue un beso adecuado —murmuró Jaejoong.


—¿Quieres un beso adecuado? —Yunho odiaba sonar tan necesitado. Lo que no estaría mal era que Jaejoong estuviera desnudo y retorciéndose debajo de él en menos de diez segundos.

Ahora sólo esperaba la respuesta.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD