The Secret Code. Detective Agency: "Dragonheart" - Cap. 3

0 comentarios
¿Dónde se había metido el dragón lleno de energía? En su lugar Yunho se puso delante de Jaejoong mirándolo incierto. Jaejoong no era estúpido. Había sentido la chispa entre ellos cuando se acercaron, pero estaba dispuesto a esperar hasta que todo volviera a la normalidad antes de que siquiera pensara en tener una noche de diversión con el dragón sexy. Estaba ignorando el hecho de que había oído la palabra "Compañero" y todas las cuestiones derivadas que venían con ella. Eso era un concepto tan anticuado y no se aplicaba a él. Él sólo quería sexo.


No perdería ni un minuto en creer que un mestizo como él tenía una pareja predestinada, o un vínculo instantáneo ni nada como Changmin y Yoochun tenían. Pero creía que no había duda del calor entre él y Yunho. Se centró en el hecho de que una parte de él necesitaba el toque del dragón. Ahora.


—Sí —dijo rápidamente.


En un instante, Yunho se metió en su espacio y ridículamente el fuerte dragón lo levantó del suelo. Yunho le colocó en una de las mesas con mapas y empujó sus rodillas hasta que Jaejoong abrió el espacio entre las piernas y Yunho podía caber entre ellas. Sosteniendo su rostro, Yunho le besó suavemente y luego profundizó el beso. La lujuria se desató dentro de Jaejoong y entrelazó sus manos detrás de la espalda de Yunho para mantenerlo cerca de su ingle. La sensación del dragón contra él era embriagadora y quería tocar piel ¿Qué hacían los dragones durante el sexo? Jaejoong lo soltó y pasó una mano entre ellos, deslizándola dentro de los pantalones de Yunho. Cerró los dedos alrededor del miembro de Yunho y allí... eso era un pene muy impresionante, pero nada que no pudiera manejar.


Yunho gimió bajo en su garganta bajo el toque y Jaejoong se sintió fuerte con el poder que tenía sobre el dragón. Yunho comenzó mostrando a Jaejoong cuidadosa consideración, pero ahora estaba desesperado por la necesidad. Firmemente Jaejoong levantó su mano un par de veces y torció el pulgar sobre la punta deslizandola a través del presemen que recogió allí. Al igual que con el dorso de la mano que la movía en contra de su propio pene, al mismo tiempo, era inevitable que pronto llegara a su culminación. Yunho maldijo cuando dejó el beso y Jaejoong miró a los ojos plateados que brillaban con reflejos de color naranja. El fuego brillaba en lo más profundo de ellos, fascinante.


—Cc-compañero —Yunho tartamudeó luego se corrió, el semen caliente y húmedo cayó sobre la mano de Jaejoong, y Jaejoong siguiendolo de cerca después.


Jaejoong no quedó convencido de la cosa de compañero y no hizo caso a la insistente palabra en su cabeza. Sabía que el dragón sólo lo quería por un par de horas, no debería sentirse como si lo quisiera para siempre ¿Habría de hacerlo?


Yunho dio un paso atrás e hizo un gesto a la ropa de Jaejoong: —Lo siento —dijo simplemente.


—Necesitaba una ducha de todos modos —dijo Jaejoong. A continuación, la inspiración le golpeó—. Los dos estamos en mal estado.


Yunho bajó la mirada hacia sus pantalones con la confusión escrita en su rostro. Entonces el asombro dio paso a una sonrisa tímida y otra capa de protección se rompió alrededor del corazón de Jaejoong.


—¿Quieres que tomemos una ducha juntos? —Yunho preguntó esperanzado.


Jaejoong respondió de la mejor manera que pudo, copiando la forma en que Yunho lo había llevado a la sala de archivos. Tiró de Yunho para subir un tramo de escaleras y por el apartamento de repuesto en el que estaba usando el otro baño. Yunho cerró la puerta con llave.


Jaejoong jugueteó con los controles y luego se volvió para animar a Yunho a desnudarse, pero él ya estaba muy por delante de Jaejoong. Desnudo y orgulloso, era un regalo para la vista. Musculoso, grande y solo... siempre tan sexy, el gran dragón estaba orgulloso de sí mismo y ya tenía una impresionante erección. Jaejoong se desnudó en segundos y tiró al amante dragón en la ducha. El agua estaba caliente y por un corto tiempo, ambos permitieron que el agua corriera por encima de ellos. Con movimientos rápidos Yunho tenía a Jaejoong en sus brazos, animándole a envolver sus piernas alrededor de él hasta que no quedó ningún espacio entre ellos.


Jaejoong nunca había tenido un amante tan sólido. Se besaron durante mucho tiempo hasta que Jaejoong perdió la noción de todo, excepto de la sensación de la boca inteligente de Yunho y su necesidad de más.


—Un día quiero estar dentro de ti. —Yunho rugió contra la garganta de Jaejoong.


—¿Un día? —¿Por qué estaban esperando? Él debió haber dicho algo en voz alta, o tal vez su expresión delataba que estaba impaciente por más.


—Tradición. Me encantas. Compañeros. Tenemos que hacer esto bien.


—¿Y ahora no estás actuando por lo que ambos sentimos?— Jaejoong preguntó con cuidado. Sabía muy poco acerca de la vida sexual del dragón y menos aún de ser la persona adscrita a la etiqueta de compañero de Yunho.


Yunho enterró su cara contra el cuello de Jaejoong: —Tú vales para mí más que sólo el tomarte ahora. No puedo simplemente joderte así, sin las medidas adecuadas. Hay un ritual.


Jaejoong no pudo evitar la expresión enfurruñada que sabía que presentaba: —Suéltame —ordenó.


Yunho hizo lo que le pidió, pero en vez de quedarse de pie, Jaejoong maniobró hasta que estaba de rodillas entre las piernas abiertas de Yunho. No pidió permiso antes de cerrar la boca alrededor de la polla del dragón y le mostró exactamente lo que podían hacer mientras esperaban para el evento principal. Pasó mucho tiempo bromeando y explorando con la lengua, saboreando cada centímetro del tamaño impresionante. Yunho enterró sus manos en el cabello de Jaejoong y le agarró firmemente mientras maldecía entre dientes por encima de él. Se imaginó en lo que Jaejoong imaginaba era la lengua del dragón. Después con un rugido el dragón hizo erupción en la garganta de Jaejoong.


Jaejoong bruscamente sintió como el hombre más poderoso en el mundo entero se corrió y se tragó hasta la última gota y tarareó su aprobación. Con la mano masturbando su propia polla, su culminación pronto siguió a Yunho. Cuando el dragón lo ayudó a ponerse de pie, Jaejoong se dio cuenta que no tenía fuerzas en las piernas. Yunho lo levantó en un ascenso torpe. Jaejoong se limitó a sonreír y lo llevó a la cama. Podría acostumbrarme a esto.


Su último pensamiento, mientras se acurrucó cerca, era que realmente necesitaba estudiar cómo eran las costumbres de apareamiento del dragón. Se calentaba con lo que imaginaba, aunque sólo fuera por esa noche, incluso un mestizo de sangre podría tener la oportunidad de ser digno del amor de un dragón.

~::~::~::~::~

Changmin estaba cerca de perder por completo toda su paciencia. No sólo Yoochun y él necesitaban registrar a Maeri en la escuela para su primer día, si no necesitaba suministros suficientes para mantenerla cómoda durante las próximas cinco semanas. Con el coche finalmente embalado firmemente, estaban listos para irse, pero nadie podía encontrar a Yoochun.


«¿Dónde estás? » Pensó mientras subía al asiento del conductor.


«Voy a estar allí en cinco minutos ».


«¿Qué estás haciendo?»


«Embalar para nuestro viaje. No puedo encontrar mis pantalones azules».


Changmin suspiró. Amaba a Yoochun, realmente lo hacía, pero en momentos como éste podría estrangular al maldito vampiro.


«Me voy con o sin Vampiro».  Y concluyó firmemente la conversación.


—Estoy aquí —Yoochun anunció sin aliento. Estaba tratando de transmitir "Lo siento" con una expresión triste y Changmin negó con la cabeza en el intento descarado de inocencia. No había nada inocente en su Yoochun.


Yunho y Jaejoong observaban desde la puerta y Changmin no podía dejar de ver la mano del cambia formas dragón en el hombro de Jaejoong. Sólo Dios sabía lo que estaba pasando entre ellos dos. El dragón parecía posesivo y Jaejoong parecía preocupado. Tal vez debería pedir a Yoochun que preguntara a Jaejoong lo que estaba pasando.


«No le gustaría que lo hiciera». Yoochun respondió a su pensamiento con uno de los suyos. «No puedo conseguir una buena sensación acerca de ellos, pero una vez que un dragón decide que ha encontrado a su compañero». Sus pensamientos se apagaron y él se encogió de hombros. Changmin suspiró. Nunca entendería a los paranormales y sus compañeros predestinados, aunque, mirando a Yoochun abrochándose el cinturón, supo que había encontrado a su pareja de por vida, a pesar de la incapacidad de Yoochun de estar siempre a tiempo para nada.


«¿Así que es realmente cierto que tengo un compañero predestinado con algún tipo de conexión?»


—Te quiero, Yoochun.


—Yo también te quiero — le palmeó la rodilla.


Por último, con ellos tres en el coche, tomaron la carretera principal de la Calle. En poco más de una hora estaban a las puertas de la escuela. Maeri había estado inusualmente tranquila y Changmin se sintió preocupado todo el recorrido sobre si estaban haciendo lo correcto.


«Tal vez deberíamos darle la educación en casa a nuestra pequeña vampiro».
«No » Yoochun pensó inmediatamente.


«Pero…»


«No. Tiene que aprender más de lo que ella puede mostrar».


Changmin se hundió en tratar de no pensar en nada que ver con Maeri. Se sentía un poco mejor cuando, tan pronto como el coche se detuvo en el estacionamiento, el estado de ánimo de Maeri se levantó. Los tres salieron del coche y Changmin contempló la vieja estructura que parecía como si hubiera estado allí durante siglos. En el interior era moderno y nuevo, pero el exterior hablaba de la historia.


—Maeri. Recuerda. No tienes que hacer esto— dijo Changmin por última vez—. Podríamos encontrar una escuela cerca de casa—. Era duro, tener que alejarse de Maeri. Sólo había estado con ellos dos semanas, pero realmente estaba encantado de ella.


—Quiero estar aquí, Changmin —dijo con firmeza—. Te dije que hay alguien más aquí, como yo, y estoy muy emocionada. Tengo cosas que hacer aquí. Cosas importantes—. La última parte la añadió con una sonrisa misteriosa.


—Yoochun entrará contigo —dijo suavemente. Changmin tiró de ella en un abrazo, que le permitió tranquilizarse.


—¿Yo? — Yoochun lo miró rápidamente.


—No voy a entrar —dijo Changmin con firmeza—. Además, de que debes hacer los pagos.


—¿Por qué? ¿Es debido a la prohibición de los niños humanos?


Changmin negó con la cabeza. No podía explicar por qué no entraba, porque él mismo no lo sabía. No era sólo porque los niños humanos no eran bienvenidos en la escuela, aunque eso no ayudaba. Había algo raro en la forma en que se había sentido cuando había estado de pie en el atrio en su última visita. Al igual que su cabeza zumbaba y estaba demasiado ansioso. No había duda de que tener la cabeza llena de adolescentes charlando era un don extraño que le habían dado en algún momento en las últimas semanas ¿De qué servía un regalo así?


«¿Estás bien? » Pensó Yoochun «Estoy preocupado. Te ves pálido».


«Estoy bien. Hazlo por mí, Yoochun».

~::~::~::~::~

Ambos hombres estaban en silencio en el camino de regreso. Yoochun había salido de la escuela con cara de tristeza y Changmin se sentía culpable. Tendría que haber sido capaz de entrar ¿Qué había querido decir Maeri cuando dijo que tenía cosas que hacer en la escuela? Su mente vagaba por los posibles escenarios, que se desarrollaban desde Maeri asesinando a todos en sus camas con sus dientes de vampiro, a Maeri de voluntaria para limpiar pizarras.


—No todos los vampiros son asesinos, Changmin —replicó Yoochun.


—Yo no... No estaba…— Changmin se defendió y luego se detuvo molesto. A veces sería muy agradable no tener a Yoochun en su cabeza.


Llegaron a casa para encontrar a Yunho, Jaejoong y Eunmi todos esperando y listos para viajar. Cargando las bolsas esenciales en el coche, decidieron que Jaejoong y Yoochun iban en el asiento trasero con Eunmi. Yunho, en virtud del hecho de que era el más grande, se sentaba en el asiento del copiloto del automóvil de Changmin.


Changmin estaba en recepción y llamó a Kyu, que no apareció inmediatamente. En cambio, era Xia que bajaba por las escaleras y se sentó en el primer escalón mirando hacia él con los ojos verdes.


«Ten especial cuidado en las montañas, Changmin”.


—¿Te vas a quedar aquí, entonces? —No estaba seguro de cómo funcionaban los familiares ¿No se supone que debían permanecer con su... bueno, que era?


«Voy a cuidar la casa. Yoochun te vigilará».


—Está bien. Así que... Adiós entonces. Si me necesitas tienes mi número celular—. Bien, decir eso fue una completa estupidez . Dado que el gato podía transportarse hasta donde quería, Changmin imaginó que un teléfono no era necesario. De todos modos, los gatos no tenían pulgares oponibles para sostener un teléfono. Y Kyu no podría evitar que la mano fuera a través del celular. Y la gárgola de piedra simplemente aplastaría el teléfono...


Salió de de sus pensamientos y preocupaciones. Tenía que confiar en que Xia podría cuidar de sí mismo y la casa.


Xia, probablemente después de haber oído todos sus pensamientos, no dijo nada nuevo. En su lugar, movió la cola y levantó una pata para lamerla. Esa fue la imagen con la que se quedó Changmin. No de un todopoderoso y mágico antiguo familiar, sino de un gato doméstico lamiéndose la pata.


Cuando se alejaban de la casa, Changmin no podía evitar la sensación de temor.


Cuando Yoochun y Eunmi comenzaron a cantar en el asiento trasero, el miedo empeoró. Amaba a Yoochun y si algo le pasaba...


Yoochun miró a sus ojos por el espejo y sonrió. Changmin oyó las palabras de su amante en la cabeza y lo calmó un poco.

«Todo va a estar bien, Changmin, ya verás».

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD