The Secret Code. Detective Agency: "Dragonheart" - Cap. 4

0 comentarios
Yunho se sentó en un ángulo donde pudiera ver a Jaejoong por el rabillo del ojo. Nunca había pensado que iba a encontrar a su compañero, y desde luego no en un mestizo vampiro-sirena. Jaejoong brillaba más que cualquiera de las joyas del tesoro de Yunho y era dos veces más bonito.


El nerviosismo sobre la forma en que los otros en su clan aceptarían a su compañero hacía que Yunho temblara y sus alas amenazaran con extenderse. No podía dejar de pensar que no serían tan encantadores con Jaejoong como él. Los dragones eran una especie que no estaba de acuerdo con los vampiros y que Jaejoong tuviera sangre de sirena no mejoraba las cosas. Aunque los compañeros que eran seres humanos y otros cambia formas eran aceptables, raras veces los dragones iban por los vampiros o las sirenas.


Yunho empujó esas preocupaciones por la ventana. Se negó a estar frustrado de reclamar a su compañero.


Decidido, le dio su atención al paseo. La molestia constante de Changmin con Yoochun, su compañero, divertía a Yunho. La conexión entre el ser humano y el vampiro tenía fuertes hilos de amor y devoción con una corriente blanca como una señal de que los dioses aprobaban esa unión. Yunho rara vez había visto a dos personas tan bien emparejadas.


Yoochun tenía un aire de afecto divertido a su alrededor, pero cuando veía a Changmin, Yunho pudo ver la fuerte determinación en el hombre de que nunca dejaría que su pareja se fuera. Yoochun podría parecer relajado en la parte trasera del coche, cantando con la Princesa dragón, pero su aura no daba lugar a dudas. Nadie podría meterse con el humano de Yoochun o tendría mucho que pagar.


Yunho tenía mucho tiempo para contemplar todo lo que quisiera a Jaejoong, ya que el conducir hasta las montañas del corazón del fuego tomó más tiempo de lo que esperaba. Nunca había tomado el camino a casa en coche. El vuelo o viajar por el portal eran sus métodos preferidos. Sus pensamientos pasaron de Jaejoong a Eunmi y de nuevo a la última reunión del consejo de dragones a la que había asistido. Así que muchas de las garras habían sido afligidas por la pérdida de la Princesa dragón, pero Yunho había detectado que mucha de la emoción fue forzada. Con la Princesa fuera del camino y con su hijo único, el papel para el próximo gobernante estaba abierto para tomar. Se preguntaba cuántos de los dragones que habían proclamado la angustia en la desaparición de la Princesa se congratularían al saber que la habían encontrado. Algunos de ellos ya habían empezado a formar pequeñas camarillas y hacían reuniones discutiendo quién era el próximo en línea para el trono como si Eunmi estuviera muerta ya. Casi como si algunos de ellos supieran más de lo que estaban dejando entrever. Aunque el trono no era aprobado estrictamente a través de la línea real, el destino en general iba a favor de los de la sangre del Rey para dirigir a los dragones.


—Deja de preocuparte, Yunho —dijo Eunmi desde el asiento trasero.


—¿Qué te hace pensar que estoy preocupado? —Yunho deseó tener su cola. Al menos tendría algo con que jugar mientras él se preocupaba.


—Siempre te preocupas— respondió con sencillez.


—Hum— murmuró. Un chorro de vapor se desvió de su nariz como si su fuego se encendiera. Luchó implacablemente por bajarlo. Su forma humana no podía tolerar la llama, a diferencia de sus escamas de dragón. La delicadeza de su forma humana siempre lo ponía en el borde. Sin colmillos, garras y el fuego, siempre se sentía desnudo y vulnerable.


Su mirada se lanzó de nuevo a Jaejoong sólo para encontrarlo mirándolo a su vez.


Jaejoong tenía una curiosa expresión en su rostro y sus ojos, dentro de ellos podía encontrar la fuerza de un vampiro y color del océano debido a sangre de sirena ¿Qué estaba pensando Jaejoong?


Yunho no tuvo la oportunidad de imaginarlo.


—Vamos a parar por un minuto y estirar las piernas— Changmin estacionó el automóvil frente a una tienda de carretera.


A partir de la estimación de Yunho, sólo estaban por la mitad del viaje. No quería que se detuvieran, pero él entendió que los seres humanos necesitan descansos más prolongados. Changmin se bajó del coche. Cuando Yunho se dio la vuelta, vio a Changmin estirar la espalda y una serie de estallidos crujieron de él. Esperó un momento para ver si tal vez Changmin era un cambia-formas a punto de cambiar.


Después de que Changmin no hizo nada más, Yunho se dirigió a Jaejoong.


—¿Por qué la espalda hace esos ruidos? —Le susurró a su compañero. Bajó la cabeza para poder oler el delicioso aroma de Jaejoong.


—Los seres humanos no son tan flexibles como nosotros. Sus músculos se cansan si están en la misma posición durante mucho tiempo —Jaejoong lo empujó.


Yunho sintió un poco de miedo por su nuevo amigo. Para ser tan frágil y ni siquiera tener una segunda piel para protegerse debía ser una carga terrible de soportar


— Pobre hombre— murmuró con simpatía.


—No dejes que Changmin te oiga decir eso. Es un poco sensible sobre su condición humana, sobre todo porque ninguno de nosotros piensa que es puramente humano —Jaejoong soltó un bufido.


—¡Ah! —La preocupación de Yunho por su nuevo amigo se desvaneció un poco—. Bueno, al menos Yoochun velará por él.


—Sí, lo hará.


Yunho observó a Yoochun caminar hacia su compañero y envolver un brazo alrededor de la cintura de Changmin antes de tirar al hombre en sus brazos. Yunho miró hacia otro lado cuando empezaron a besarse. A los dragones no les importaba mucho la privacidad pero de alguna manera la intimidad de la manera que el vampiro abrazó a su humano era más sexual que ver el sexo en sí.


—Ellos están muy acoplados.


—Lo sé —dijo Jaejoong manteniendo su mirada en el par—. Es impresionante verlos juntos.


—¿Cuánto has visto? — Yunho silbó.


No había pensado que Yoochun era el tipo de compartir a su compañero.


—¿Hmm?¡ Oh, sólo un beso! Yoochun es sorprendentemente discreto. Las sirenas tienen sexo en grupo todo el tiempo, pero los vampiros son más reservados acerca de sus asuntos privados.


La idea de Jaejoong desnudándose delante de los hombres hizo que las encías de Yunho cosquillearan y sus colmillos amenazaran con descender.


—¿Has participado en esas orgías? —Yunho preguntó con voz ronca.


Jaejoong volvió su atención a Yunho.


—Por supuesto. Yo soy parte sirena. No he venido a ti como un virgen, hombre dragón. No me avergüenzo de mi pasado y no pretendo hacerlo para que te sientas mejor tampoco.


La rabia se precipitó a través de Yunho con la imagen en su cabeza de otras personas tocando a su compañero.


—¡Hey! Shhhu... No hay necesidad de sacar al dragón—. Le tranquilizó Jaejoong. Acarició la piel de Yunho, frotando sus dedos hacia arriba y hacia abajo a través de los brazos de Yunho, el cuello y las pasó alegremente por los oídos de Yunho.


La cólera se arrastró debajo de la ola de deseo instantáneo. Incapaz de resistirse a su compañero, Yunho envolvió una mano alrededor de la parte posterior del cuello de Jaejoong y lo atrajo hacia sí. Apretó la boca con fuerza contra Jaejoong, exigiendo la entrada. Quemaría el residuo de cualquier otro hombre que tomase una fracción de la devoción de Jaejoong. Ningún otro amante sería capaz de competir por el amor de Jaejoong. ¡El vampiro-sirena era suyo!


«¡Mío!» Su dragón rugió de acuerdo.


Jaejoong se echó hacia atrás. Sus labios húmedos brillaban a la luz del sol.


—¡Escuché eso! —Sus ojos se abrieron con sorpresa.


—¿Oiste el qué? —Preguntó Yunho.


—El dragón —Jaejoong deslizó las manos sobre el pecho de Yunho—. Lo escuché hablarme.


Yunho se encogió de hombros. Seguramente había oído a cambia formas antes.


—¿Los vampiros no pueden escuchar los pensamientos de otras personas?


—Los cambia formas son generalmente más difíciles de escuchar. No podía escucharte hasta ahora —Jaejoong se encogió de hombros.


—Mi dragón quería hablar contigo. Los dragones no son como los otros cambia formas. No somos seres humanos que se convierten en dragones. Somos dragones que se transforman en seres humanos. Nuestro estado natural es nuestra bestia—.Yunho analizó la declaración a través de su cabeza mientras se aseguraba de que lo había dicho de forma correcta antes de asentir confirmándolo.


—¿Así que estoy unido con tu bestia? —Preguntó Jaejoong.


—En esencia. Quiero decir, cuando tengamos sexo será en forma humana, pero nuestra conexión espiritual será más de hombre a bestia que de hombre a hombre ¿Eso tiene sentido? —Yunho sabía que no estaba expresando las cosas como debía. La frustración burbujeaba en su interior. No quería perder a Jaejoong, pero él no le mentiría tampoco. Otros podían rehuir tal conexión visceral pero esperaba que su compañero fuera más fuerte.


—¿Los cambia-formas dragón por lo general no les va bien en la ciudad? —La calma se fue de sus ojos y estos tomaron el color del mar transmitieron un mensaje oculto que Yunho no entendía.


—Hum... No, no por lo general—. Examinó a su compañero, a la espera de descubrir el verdadero significado de la declaración.


Jaejoong no dijo nada. En su lugar, frunció el ceño y se acarició el labio inferior con un colmillo.


—¿Podrías dejarlo salir ya? Los dragones no son buenos en la lectura de la sutileza. Cuando tengas algo que decir, entonces dilo — soltó un poco de humo en el aire.


Sabía que las sirenas eran del tipo astuto, pero no quería decir que también lo era su compañero medio-sirena porque los vampiros no eran de esa naturaleza. Jaejoong no podía identificarse con sus raíces sirena debido a lo que le había sucedido en su pasado, pero no podía cambiar su naturaleza. Esperó mientras Jaejoong suspiró profundamente.


—¿Dónde crees que vamos a vivir si somos verdaderos compañeros?


Esa pregunta tenía una respuesta fácil. Yunho nació para el deber y él sabía que tenía que ser así.


—Yo soy un guardia de la Princesa. Tengo que vivir bajo la montaña con la familia real—. Yunho hizo una mueca—. Suponiendo que me permitan continuar mi trabajo después de que la Princesa fuera secuestrada.


—No estabas de guardia ese día—. Interrumpió una pequeña voz.


Yunho se volvió y vio que la Princesa se había colado cerca de ellos mientras hablaban. Menos mal que no había actuado con su idea de frotarse en Jaejoong a pesar de que su compañero olía increíblemente bien.


—Pero yo soy el capitán —protestó Yunho—. Tu padre estaría justificado al castigarme por no entrenar correctamente a mis hombres.


La idea de tener el disgusto del Rey puso un escalofrío por su columna vertebral. Había luchado duro por su cargo de capitán de la guardia. Sin embargo, se merecía todo lo que el Rey quisiera impartirle. Había permitido que Eunmi fuera secuestrada, era el único responsable. Ella podría haber muerto, o peor aún, la habrían utilizado como una incubadora de bebés de las sirenas despiadadas.


—No voy a dejar que te pase nada —prometió. Jaejoong debió sentir sus preocupaciones.


Un resplandor de calor pasó por Yunho y por una vez no tenía nada que ver con el fuego apostado en sus entrañas.


—No sé qué puede hacer un vampiro-sirena contra mi padre —Eunmi dio un resoplido poco elegante.


—Nunca subestimes a otros paranormales Princesa, son más ingeniosos de lo que crees —Jaejoong sonrió, no su expresión agradable de costumbre, sino la sonrisa de un cazador listo para cazar su presa.


Yunho notó que Eunmi se controló a sí misma de hacer preguntas


—¿Por qué no vas con Changmin y ves si hay algún bocadillo en la pequeña tienda? Yo te espero aquí—. Dio a Eunmi un pequeño empujón hacia el otro par. Con una última mirada a Jaejoong, ella se apresuró a obedecer.


—¿Te sientes mejor por asustar a una niña? —Yunho se cruzó de brazos frente a él y miró a su compañero.


Jaejoong se encogió de hombros, no apareciendo ni un poco arrepentido, sus ojos ahora emitían un destello rojizo: —Ella tiene que aprender a no subestimar a los demás. Un día, cuando ella sea la reina, podría cometer un gran error si cree que otros paranormales no pueden contra un dragón. Uno a uno podría estar en lo cierto, pero las sirenas y vampiros rara vez atacan de frente. El engaño puede derrocar un reino más rápido que cualquier otra cosa.


—Es cierto—. Yunho quiso aferrarse a su molestia, pero Jaejoong tenía un buen punto. Eunmi podría tener problemas si subestima a otros paranormales, y podría terminar en su muerte. Ya tenía bastantes enemigos. En particular, si era cierto que alguien, otro dragón, la había vendido para sacarla de la línea de sucesión.


—No sé si puedo vivir en un montículo de dragón—. La ansiedad nubló los ojos de Jaejoong.


—Inténtalo, mi compañero. Sólo unos pocos dragones pueden sobrevivir en la ciudad y no sé si soy uno de ellos.


Una vez más, Yunho pensó que podría tener otra opción. Si el Rey lo echaba, no podría tener la oportunidad de decidir si quería quedarse o no. Podría ser exiliado.


—Voy a intentarlo. Tal vez podamos hacer una relación a medias. La mitad del tiempo en tu montaña y medio fuera—. Los ojos de Jaejoong se ampliaron, como si acabara de darse cuenta de lo que había dicho. Él prácticamente había admitido que estaba considerando la posibilidad de estar con Yunho permanentemente. Yunho deseaba poder empujarlo y tener a Jaejoong comprometido con él, pero ahora no era el momento. Por alguna razón se sentía nervioso, y él se encogió de hombros para liberar parte de la tensión.


Yunho besó la frente de Jaejoong.


—Vamos a esperar y ver.


No había razón para comprometerse a nada si él no sabía la situación de vuelta a casa. La tensión se convirtió en un hormigueo de alerta y de repente todos los nervios estaban en vida a la posibilidad de una amenaza.


—Están cerca.


Los susurros de aire desplazados hacían a Yunho agarrar a Jaejoong y lo arrastró al suelo. Cambió a su forma dragón en cuanto las llamas se vertieron desde el cielo y bailaban en la espalda. El fuego se derramó por encima de sus escamas.


«¡Corre! » Telepáticamente le gritó a Jaejoong.


Jaejoong echó a correr hacia el edificio. Yunho se fue al cielo. Gritó su disgusto por el ataque, se lanzó a un dragón. Era una gran bestia azul zafiro y Yunho inmediatamente supo a quien se estaba enfrentando. Reconoció a la bestia, su hermano menor, Yangha ¿Qué estaba ocurriendo? ¿Por qué Yangha estaba tratando de matarlos?¿Estaba la Princesa en peligro? Yunho moriría antes de permitir que su hermano hiciera daño a Eunmi.


Azotando alrededor del dragón azul, cortó con una garra en la espalda de Yangha. El dragón azul cayó a tierra con un rugido. Inmediatamente Yangha estaba de vuelta en las cuatro patas y saltando hacia atrás en Yunho. Cayeron mientras luchaban y tras un breve forcejeo Yunho había agarrado a su hermano. Él miró directamente a los ojos de zafiro y el dolor corrió a través de él. Había pensado que su hermano era un idiota, pero nunca había pensado que él era uno de los chicos malos ¿Qué motivación podía tener su hermano para llegar a atacar a su futuro gobernante?


«¿Por qué atacas a la Princesa?» —Exigió Yunho. Yangha usó su peso para hacer girar sus posiciones hasta que él tenía la sartén por el mango.


«No estoy aquí por ella. ¡Estoy aquí por ti! » Las palabras de Yangha gritaron en la cabeza de Yunho.


Yunho luchó bajo su hermano y con un rugido frustrado lo golpeó. Yangha se tambaleó hacia atrás y rozó las garras a lo largo del coche de Changmin para mantener el equilibrio.


«¿Por qué?» Preguntó Yunho.


Yangha aprovechó su momento de duda y pasó una garra para dividir las escamas de Yunho en el pecho. Yunho se echó hacia atrás y evitó la mayor parte del daño, entonces en un último esfuerzo cubrió a Yangha y lo puso en el suelo, usando su cola como palanca para mantenerlo quieto.


«Dime lo que quieres decir» Estaba tan concentrado en conseguir que Yangha hablara que casi no se da cuenta del dragón dorado descendiendo. Fue sólo el destello de las escamas en el espejo del coche que le llamó la atención. Moviéndose de un tirón alrededor, se agachó a tiempo para que el recién llegado chocara contra Yangha.


Como una trompeta el recién llegado cayó al suelo junto a Yangha.


Yunho aterrizó al lado de ellos. Inmovilizó el dragón dorado. Yunho le reconoció como Rain, un pariente lejano suyo y un guerrero fuerte. Rain no era su verdadero nombre, pero no podía recordar el verdadero nombre del dragón dorado en este momento. Rain miró fijamente a Yangha, quien inclinó la cabeza y luego cambió. Yunho hizo lo mismo.


—¿Alguno de ustedes puede decirme qué está pasando? —Yunho pidió inmediatamente.


—El Rey exigió tu muerte por el secuestro de la Princesa— gruñó Yangha. Dio un paso adelante, pero Rain sostuvo su brazo.


—Y yo estoy aquí para ayudar a que te mate ¿Tienes algunas últimas palabras?


¿Rain también?


—¿Secuestro? ¡Estoy trayéndola de vuelta! —La confusión se arremolinaba en la cabeza de Yunho— ¿Quién dijo que la secuestré? — Ambos dragones sirvieron bajo sus órdenes. Había pensado que tenía su absoluta confianza y lealtad. Le devastaba al saber que ellos creían que secuestró a Eunmi, y que habían llevado a cabo voluntariamente la tarea de cazarlo.


La mirada con los ojos entrecerrados de Yangha tenía a Yunho rechinando los dientes. Fue Rain quien contestó—. Jinhyuk —dijo.


La boca de Yunho se quedó boquiabierta ¿Jinhyuk? ¿El hermano del Rey? ¿Jinhyuk había dicho al Rey que Yunho había secuestrado a Eunmi?


—Tienes razón —dijo Yunho. Rain se adelantó con un gruñido. Yunho levantó una mano para detener cualquier palabra. Tenía que explicar esto a los dragones — Ella fue secuestrada. Alguien se la llevó, pero no fui yo. Oí su canción, la encontré y la estoy llevando a casa.


—¿Con los seres humanos? —Rain se cruzó de brazos y su expresión se turbó—. Nos dijeron que estabas usando a los humanos para mantener a Eunmi lejos de nosotros.


Yunho levantó una mano para detener cualquier palabra que Rain iba a decir a continuación.


—El es Max Changmin, un investigador de renombre— exageró. No tenía idea de lo bueno que era Changmin, pero Eunmi estaba convencida de que Changmin era bueno—. Él viene con nosotros para investigar el secuestro de Eunmi. Las sirenas utilizaron un corazón de dragón para localizarla.


—Pero todos están bajo llave — respondió Yangha con urgencia. Yunho se encogió de hombros—. Alguien tiene que haber abierto la bóveda y robaron uno.


El shock de ambas caras en los hombres- dragón aseguró a Yunho que estaban tan sorprendidos como él.


—Vamos a acompañarte. Si lo que dices es cierto... —Yangha dio un paso adelante.


—Por supuesto que es verdad —interrumpió— ¿Por qué mentiría?


—Déjame terminar, capitán— habló Yangha—. Si te creemos, luego está el pequeño asunto de que la inteligencia del Rey es defectuosa.


— Qué es lo que yo le estaba diciendo a Yangha anoche — Rain asintió con la cabeza.


—Nunca dijiste nada —Yangha respondió rápidamente.


—Te dije que no creía que Yunho fuera un traidor— habló Rain, con el ceño fruncido.


—Exactamente lo que he dicho también—Yangha enseñó los dientes y resopló un poco de humo.


Yunho observó el intercambio con incredulidad. No tenían tiempo para discutir aquí. Cuando el Rey o Jinhyuk, o quién estaba detrás de esto se dieran cuenta de que la primera ola de dragones no había regresado con el cuerpo de Yunho o Eunmi, seguramente enviarían más.


—Esto nos lleva a la pregunta de quién está realmente detrás de esto— interrumpió el combate verbal.


—Alguien que está tratando de obtener a la Princesa permanentemente fuera de la línea de sucesión al matarla —Yangha sacudió la cabeza con tristeza.


—Tiene que morir —dijo Rain.


—No debemos juzgar a nadie hasta que no tengamos todos los hechos —Yunho se apresuró a señalar—. Tenemos que esperar a ver la investigación de Jinhyuk. Y lo que el Rey tiene que decir acerca de las pruebas de mi culpa.


El hecho de que el Rey había escuchado tan rápido las acusaciones infundadas y juzgar a Yunho enviando a que lo mataran, envió un escalofrío a través de sus huesos. Había servido al Rey durante siglos y el Rey lo había desechado lejos sin pensarlo. La sangre siempre valía más que los buenos y leales servicios, por lo que parecía.


—¿Hay algún problema? —El tono duro de Changmin tuvo a los tres dragones volviéndose hacia el recién llegado.


Changmin se puso entre los dos vampiros con Eunmi flotando cerca de Jaejoong. Yunho agradeció la reconfortante mano que Jaejoong había colocado sobre el hombro de Eunmi como si pudiera sentir su angustia.


Los dos dragones se inclinaron a su Princesa.


—Yangha. Rain ¿Qué están haciendo aquí? —Preguntó Eunmi, confundida. Entonces su rostro se iluminó—. ¿Acaso papá les envío por mí?


Los dos dragones intercambiaron una mirada incómoda. Yunho recordó lo que habían dicho.


—Estaban preocupados de que te hubiera secuestrado —interceptó Yunho. Si uno de estos hombres iba a tomar su posición como capitán, con la responsabilidad de proteger a la Princesa, no quería provocar que desconfiara de ellos.


—¡Yunho me salvó! Las sirenas se acercaban a llevarme otra vez. Changmin y sus amigos me rescataron primero, pero Yunho y Jaejoong me protegieron de ellos por segunda vez—. Sus palabras cayeron en una larga sentencia y luego miró a Yunho para saber qué decir a continuación.


Yunho recordó que Eunmi perfectamente se salvó sola, pero no interrumpió. Si la Princesa quería interpretar su aparición como un rescate, no lo negaría. Después de todo, necesitaba toda la ayuda que pudiera conseguir.


—Entonces el Rey ha sido mal informado —dijo Rain suavemente. Deslizó una mirada interesada a través de Changmin— ¿Quién es este?


Yoochun enseñó los colmillos al dragón.


—Mi compañero.


Rain gruñó. Yoochun gruñó.


Changmin puso los ojos en el enfrentamiento paranormal.


—Yo soy Max Changmin. Estos son mis amigos, Yoochun y Jaejoong.


Yunho esperaba la reacción de Yoochun. Si Yoochun fuera un dragón, Changmin habría sido incinerado en el acto.


—Yo soy más que un amigo— Yoochun corrigió con severidad.


Changmin suspiró.


—Está bien. Este es mi compañero, el amor de mi vida, no puedo vivir sin él— volvió a reformular en un tono aburrido— ¿Mejor?


—Mucho—. Yoochun sonrió, mostrando sus colmillos a los otros dragones—. Así que mantengan las manos quietas, escamas.


Rain ignoró a Yoochun pero en lugar de una mirada lasciva, ahora estaba observando a Changmin con una expresión de asombro en su rostro.


— ¿Qué eres? —Le preguntó a Changmin.


—Humano —el tono de Changmin indicó que más conversación no era bienvenida.


Yunho observó divertido tanto como los vampiros sacudieron su cabeza ante Rain, sutilmente mostrando que Rain debía dejar de hacer preguntas.


—Está bien.


Rain se volvió y miró a Yunho. Yunho sabía que no era el final de la discusión sobre la herencia de Changmin. Rain siempre ha sido uno de los más atentos de sus lugartenientes y Yunho estaba de acuerdo con la confusión de Rain. Definitivamente había algo extraño en el supuesto humano. Simplemente no podía poner su dedo en la llaga.


—Podemos volar sobre el coche y vigilar por si el Rey envió a otros —ofreció Yangha. Su interrupción detuvo todas las posturas y las preguntas.


—Gracias. Les agradezco su ayuda—. Yunho esperaba que los dos supieran lo agradecido que realmente estaba. Si hubieran optado por no creerle, podrían haberlo matado con la bendición del Rey. Rain estaba claramente aquí porque no había creído automáticamente a su Rey ¿Cuestionar al Rey? Eso era herejía. Las cosas debieron empeorar en la montaña desde que Yunho no había estado allí y sólo había estado ausente dos meses.


Después de la desaparición de Eunmi había dejado la cueva del palacio del Rey para investigar dónde podría estar. Cuando él lo había dejado, ya había habido señales de debilidad y corrupción en la extensa familia del Rey. Aparentemente Jinhyuk había estado ocupado envenenando a su hermano contra Yunho. La pregunta era: ¿Por qué?


—Lo siento, hermano —dijo Yangha. Sus mejillas estaban sonrojadas por la vergüenza—. No debería haber seguido ciegamente las órdenes. Sabía en mi corazón que nunca traicionarías a la Princesa. Me confundieron con las promesas de que tendría tu lugar cuando murieses—. Él vaciló. Yunho le tocó el brazo, pero no dijo nada—. La codicia y la envidia son mi perdición.


Rain murmuró algo entre dientes, que Yunho no escuchó, pero que lo hizo claramente Yangha. Miró a Rain, pero no le hizo caso


—Yo he sido un buen protector de la Princesa— añadió.


—Es posible que aún así puedas obtener tu oportunidad— habló Yunho secamente—. Sabía que algo estaba mal cuando me fui, pero no me di cuenta que todo era tan malo. Mi fe en el apoyo del Rey está algo acabada.


¿Qué tipo de órdenes daba un hombre para matar a una persona sin escuchar su versión de los hechos?


—Ha cambiado mucho en los últimos meses. La pérdida de su hija lo devastó— explicó Rain—. Todos pensábamos que estaba muerta. No podíamos oír su canción más. Me pregunto, incluso si con el regreso de Eunmi, va a ser lo mismo.

—Tenemos que darnos prisa y ver si podemos sacar a nuestro gobernante de su dolor—. En silencio, se preguntó si podría volver a confiar en el Rey de nuevo, o si el reino se podría arreglar. Esperaba no tener que convertirse en un dragón de la ciudad después de todo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD