The Secret Code. Detective Agency: "Dragonheart" - Cap. 5

0 comentarios
Ellos completaron el resto del viaje en silencio. Jaejoong quería estar con Yunho en el coche, pero el dragón había decidido volar sobre el coche y poner a Yangha en el coche. De vez en cuando el sol golpeaba a Yunho en el ángulo correcto y revelaba la bella sombra de su forma de dragón. Volando junto a Yunho estaba Rain, el hermoso dragón dorado que realmente había trastornado a Yoochun.


De hecho, conseguir que Yoochun estuviera todo posesivo era probablemente la razón por la que Changmin se quedó tranquilo. De vez en cuando echaba una mirada de reojo a Yoochun. Jaejoong esperó al debate sobre la naturaleza posesiva de Yoochun, pero nunca llegó. A pesar de que peleaban como niños, a veces, la relación entre Yoochun y su compañero era absolutamente madura. Changmin se había adaptado a la situación bastante bien para un ser humano o por lo menos una especie de humano. Eunmi dormía, acurrucada en el costado de Yangha. El ronquido rítmico de Yangha era el único ruido en el coche y Jaejoong deseaba que Changmin pusiera música. Estaba irritable y ser forzado en la parte trasera del coche con dos dragones, que incluso en forma humana desprendían mucho calor corporal, le daba sensación de estar encerrado y aplastado. Por no mencionar el olor acre del humo exhalado por Yangha entre ronquidos.


Ociosamente se preguntaba si Yunho le daría un paseo a cuestas.


«No, compañero». Respondió Yunho en la cabeza con una sonrisa.


«¿Puedes oírme incluso ahí arriba?» Jaejoong preguntó con curiosidad. Se inclinó sobre el cuerpo de Yangha y miró por la ventana. Yunho se abalanzó desde lo alto y permaneció cerca del coche, un escarlata brillante contra el cielo azul con las nubes blancas dispersas.


«Puedo oír todo ¿Por qué crees que te hago sombra?»


«¿Qué puedes ver desde allí arriba?»


«Mi casa. Los picos de las montañas que desafían el suelo y se elevan por encima de las nubes».


«Suena mejor que escuchar los ronquidos de Yangha».


Rain se unió a Yunho mientras lentamente seguían al coche, flanqueando el vehículo. La extraña procesión empezó a subir a las montañas.


—Lo hacen para nuestra protección— dijo Yangha suavemente.


Jaejoong se volvió hacia el hermano de Yunho. Su opinión sobre Yangha, aparte de la irritación de sus ronquidos, no era buena. No estaba seguro de si era el vínculo de pareja o alguna otra cosa, pero la creencia de Yangha que Yunho era un traidor irritaba a Jaejoong. Él todavía no confiaba en el tercer dragón en este pequeño grupo. Su opinión no cambió cuando Yangha despertó.


—¿Por qué no estás ahí? — Jaejoong preguntó irritado.


—Alguien tiene que estar cerca de la Princesa —dijo Yangha. Usó un tono que sonaba como si pensara que Jaejoong era un idiota por preguntar.


—¿Por qué no puede Yunho? Él fue quien la encontró.


—Yunho es un gran guerrero, tal vez el mayor guerrero dragón que las montañas han conocido jamás, pero tengo mi lugar aquí, como la última defensa. Si algo sucediera tomaría a la Princesa y volaría.


Yangha habló con firmeza y Jaejoong sintió el orgullo de la raza a través de él como Yunho, su dragón, era respetado. Entonces cayó en lo que Yangha había dicho.


—Dices todo eso, pero todavía dudabas de él —Jaejoong regañó.


—Cuando un dragón es tan antiguo como Yunho, y no se ha apareado, a menudo se vuelven inestables —se encogió de hombros—. Me entregaron pruebas y dieron mis órdenes. Ese es mi papel.


Jaejoong guardó para sí lo idiota que pensaba que Yangha era. No podía dejar de pensar en ello, sin embargo, y oyó la risa de Yunho en sus pensamientos.


—Más adelante está la entrada —Yangha interrumpió a Jaejoong escuchando los bellos sonidos de la risa de su dragón—. Una vez pasemos por allí, podemos sentirnos seguros.


Jaejoong no dijo lo que pensaba, sobre que viajar al lugar donde vivía un dragón no era seguro, especialmente para los dragones que no cuentan con el apoyo del Rey.
No había ningún guardia en la puerta, nadie detuvo su camino, y finalmente se detuvieron frente a un enorme muro en expansión que daba la ilusión de desaparecer en el interior de la montaña en el extremo más cercano a ellos. Había un pequeño grupo de gente esperando por ellos.


—Es su Majestad —dijo Yangha orgulloso. Eunmi saltó del coche en cuanto el vehículo se detuvo. Corrió directo a las manos de un hombre mayor con el pelo sorprendentemente blanco. Él la tomó en sus brazos y la abrazó con fuerza durante mucho tiempo.


Jaejoong salió y se quedó con Yoochun y Changmin. Yunho cayó junto a ellos y cambió en un instante. La camisa roja que fluía, ahora estaba pegada a la piel por la brisa y él era tan magnífico en su forma humana como en su forma dragón. Rain aterrizó, se movió y flanqueó el otro lado de ellos.


Un hombre se separó de la pequeña fiesta de bienvenida y de inmediato se apresuró a Yunho antes de tirar de él en un estrecho abrazo. Jaejoong sintió a Yunho tenso y escuchó la palabra "Maldición" en sus pensamientos.


—Yunho, pensábamos que estabas muerto —habló el desconocido. Jaejoong no tenía por qué ser empático para escuchar la falsedad en su bienvenida. Además, estar viendo lo que pasaba con el chico nuevo siendo todo simpático con Yunho, a Jaejoong no le gustó ni un poco. Se sentía posesivo, se acercó a Yunho y pasó los dedos por el dragón. Yunho no discutió. Si a caso le agarró más fuerte.


—Me gustaría presentar a Jaejoong, mi compañero— anunció Yunho con firmeza—. Jaejoong, este es Jinhyuk, el hermano del Rey y el tío de Eunmi.


—¿Su compañero? —Jinhyuk miró positivamente enfermo por un instante, pero la expresión pronto se aclaró— ¿Es verdad? —Jinhyuk miró a Jaejoong de arriba y abajo e incluso fue tan lejos como para oler el aire— ¿Un vampiro? ¿Una sirena? ¿Ambos? ¿No?


—Mi madre era una Reina sirena, mi padre era un vampiro— Jaejoong habló con firmeza y esperó ver asco. No había nada. Parecía que Jaejoong no era importante a los ojos de Jinhyuk porque volvió su atención a Yunho.


—¿Lo sabe y acepta el ritual? ¿Has estado con él? —preguntó Jinhyuk.


—Voy a explicarle el ritual más tarde, y no, no nos hemos acoplado totalmente.


El alivio apareció en los ojos de Jinhyuk.


—Y todavía hay tiempo para mantener la pureza intacta— murmuró. Todo el mundo lo oyó, pero Jaejoong no tuvo tiempo de decir nada. Cambiando rápidamente el tema, Jinhyuk condujo a los visitantes hacia el Rey, que seguía abrazando a Eunmi cerca y riendo mientras hablaba al oído.


—Su Alteza —dijo Yunho formalmente. Dejó caer la mano de Jaejoong, cayó de rodillas y agachó la cabeza. Rain y Yangha hicieron lo mismo. Jaejoong inclinó la cabeza y observó a Yoochun y Changmin copiando el signo de respeto.


—Estos son los que me salvaron la primera vez— parloteaba Eunmi—. Changmin, Yoochun y Jaejoong y sus amigos. Me trajeron desde el almacén donde los seres humanos y las sirenas me tenían y a un montón de otras chicas. Luego, cuando las sirenas utilizaron el corazón del dragón para encontrarme, Jaejoong se puso entre ellos y yo, entonces Yunho entró y Jaejoong me empujó fuera porque pensó que Yunho iba a hacerme daño—. Jaejoong sonrió al dragón Princesa por su entusiasmo y sus frases.


—Ustedes son bienvenidos a quedarse aquí bajo mi protección— el Rey ofreció. Miró a Jinhyuk—. Por favor, toma a nuestros huéspedes para encontrar habitaciones, Jinhyuk. Yunho, necesito hablar con usted en mi despacho.


«Voy a estar bien». Jaejoong oyó los pensamientos de Yunho. Observó a Yunho, el Rey y Eunmi ir en una dirección mientras Jinhyuk los guió en otra.


Pasaron por anchos y altos pasillos abovedados hasta que llegaron a una serie de grandes puertas de madera. Era preocupante que la habitación que fue dada a Jaejoong tuviera una puerta con marcas de quemaduras en ella. Changmin y Yoochun se cernían fuera de su habitación y tan pronto como los tres se quedaron solos, todos se reunieron en la habitación de Jaejoong. Yoochun habló primero.


—No me gusta Jinhyuk.


Jaejoong se apresuró a ponerse de acuerdo.


—No confío en él.


Yoochun acercó a Changmin.


—No me gusta Rain tampoco.


Changmin acunó el rostro de Yoochun y lo besó apasionadamente y profundamente.


—Shhh —dijo cuando él se retiró—. Detén los celos. Es una distracción en mi cabeza—. Changmin se tocó la sien izquierda con un dedo.


—No puedo evitarlo. Te amo, y cuando te tocó...


Changmin casi se subió encima de Yoochun en su entusiasmo para demostrar que no había nadie más para él, sólo Yoochun.


—Te amo.


—¡Alto! —Ordenó Jaejoong—. Ya habrá tiempo para el amor después. En este momento tenemos un caso.


Changmin parecía dispuesto a aplazar la sesión de amor con su vampiro y se alejó de Yoochun.


—De acuerdo— dijo con firmeza. Pasando por el cuello, puso las manos en las caderas—. Así que esto es lo que sabemos. Un dragón abrió una bóveda aquí, robó el corazón de un dragón, se lo dio a las sirenas que lo utilizaron para hacer un portal a mi cuarto de baño en el segundo piso —un gesto de dolor apareció en su rostro cuando recordó lo del baño —. Luego, dos sirenas entraron por el portal, Yunho llegó y rescató a Eunmi, reduciendo una sirena a un bicho crujiente. Jinhyuk supuestamente tiene pruebas de que Yunho iba a matar a Eunmi cuando las sirenas fallaron, que sabemos que no es cierto ¿Me he perdido algo?


Jaejoong sacudió la cabeza. Podría haber añadido la totalidad del ritual de compañero dragón a la lista, pero lo mantuvo en su cabeza. Ese era su problema y de Yunho, y no tenía nada que ver con el caso.


Changmin continuó:


—Lo que no entiendo es la facilidad con la que Jinhyuk logró convencer al Rey de que Yunho era culpable de secuestrar a Eunmi ¿Qué tipo de evidencia dice tener Jinhyuk?


—No hay pruebas.


La voz grave de Yunho sobresaltó a Jaejoong. Giró sobre sus talones para enfrentarse a Yunho.


—¿Qué quieres decir? —Changmin frunció el ceño.


—El Rey y yo hemos hablado. No demostró ninguna evidencia física. Él no recuerda mucho de lo que pasaba porque estaba sufriendo. Pensó que Eunmi estaba muerta, puso las decisiones y el reino sobre Jinhyuk—. Yunho se dejó caer en la enorme cama en el medio de la habitación de Jaejoong—. Jinhyuk tiene que ser la persona que buscamos por traición.


—Lo siento, Yunho— Jaejoong ofreció gentilmente.


Changmin dio un paso adelante


—¿Puedo ver la cámara?


Yunho negó con la cabeza


—La bóveda está en el propio templo. Sólo los dragones pueden entrar y sólo después de la muerte de otro dragón cuando se deposita un espíritu nuevo.


—Así que podemos descartar que las sirenas lo consiguieron por sí mismas —resumió Yoochun.


—Definitivamente fue un dragón o... —Yunho se detuvo—. Hay otra manera en la que alguien podría entrar. Pero debido a que es inusual no sucede a menudo.


—Dinos.


—Un no dragón podría entrar en la bóveda durante una ceremonia de apareamiento. Como parte del ritual, la bóveda se abre a la unión para ser bendecidos por los viejos espíritus dentro.


Yoochun parecía impresionado


—De manera que podríamos entrar cuando Jaejoong sea tu compañero adecuadamente.


—Si lo somos —espetó Jaejoong. Deseaba que la gente no asumiera que eso era un hecho. Entonces se dio cuenta de lo que había hecho.


Se hizo el silencio en el grupo antes de que Changmin llevara a Yoochun por la puerta diciendo que volverían a verlos después.


Jaejoong exhaló y se volvió hacia su dragón.


—No voy a hacerte mío si no quieres serlo—. Yunho ofreció gentilmente. Sus grandes ojos estaban húmedos por la emoción ¿Podían llorar los dragones?


—Yunho, lo siento —se adelantó y puso una mano sobre el pecho de Yunho. Sintió el ascenso y la caída mientras Yunho respiraba e igualó su propia respiración a la del dragón—. Me siento como si estuviera siendo acorralado en una esquina y no es una sensación agradable. Como si fuera un hecho, después de dos días.


—No me refiero a hacerlo —dijo Yunho. Puso una mano sobre la de Jaejoong—. No puedo evitar lo que quiero.


—¿Puedo decirte algo que podría ayudar a entender por qué gobierna mi cabeza a mi corazón? —Preguntó Jaejoong. Yunho asintió—. Hasta que yo tenía diez años, vivía como un príncipe sirena en el mar y estaba destinado a gobernar mi propia especie. Mi madre y mi padre me adoraban. Fui bendecido. Entonces, cuando la pubertad me golpeó, mi naturaleza vampírica se hizo más fuerte y de repente ya no era un príncipe, sino un hijo bastardo no deseado de una mujer que había engañado a su marido. Me echaron fuera, golpeado, exiliado. Mataron a mi madre. No tenía a nadie. No era una sirena. No era un vampiro. Era un mestizo sin familia... Hasta que conocí a Yoochun. Él es mi familia ahora, por si sirve de algo.


—Lo siento, mi compañero.


—Yo elijo mi propio camino, soy terco y obstinado, y voy a discutir contigo todos los días, pero no voy a rechazarte.


—Me gustas tal como eres —Yunho le tranquilizó.


Jaejoong sintió que su corazón se detuvo.


—Es todo tan rápido, pero he visto el instante de conexión en los demás. Nunca imaginé que me pasaría a mí de esa manera debido a mi sangre mezclada, o que mi compañero predestinado sería un dragón. Te quiero. Te quiero tanto que me quema por dentro y nunca me he sentido así antes.


—Suena como si tuvieras un pero.


—¿Eso es lo que significa ser compañeros? ¿El querer estar a tu lado y nunca dejarte?


Yunho lo acercó y el aroma de su dragón llenó sus sentidos con fuego, otoño y las especias de Jaejoong. Su polla se llenó y quería más. Quería besar a Yunho y amarlo y sabía que tenía que aceptar que era digno de ser el compañero de un dragón.


—Siempre serás digno—. La voz de Yunho era suave y acunó la cabeza de Jaejoong contra su pecho.


—Creo que será mejor que me expliques sobre ese ritual— Jaejoong murmuraba contra la suave textura.


Yunho apretó su agarre.

—No quiero que te asustes compañero, pero involucra fuego.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD