The Secret Code. Detective Agency: "Dragonheart" - Cap. 7

0 comentarios
—La primera vez hay que estar en el terreno sagrado de la cámara de un dragón —dijo Yunho suavemente.


—¿Nuestra primera vez? —Jaejoong miró a su alrededor la habitación de Yunho. Los techos eran altos, el espacio grande y una ventana deslizante enorme se enfrentaba a lo largo de un pico agudo y dentado como la montaña. No había nada en el lugar que indicara que era terreno sagrado. Pero, como Yunho claramente quería dar un paso más en su relación, tuvo que haberlos traído de nuevo a la habitación por una razón.


—Cuando un dragón cumple la mayoría de edad, se les da una cámara especial dentro de las murallas del castillo que ha sido bendecido por las antiguas familias.


Jaejoong sintió el peso de las expectativas sobre él: —Y tú dijiste que ningún compañero elegido por los dioses nunca se ha quemado hasta la muerte durante los rituales. Incluyendo ésta ¿Nuestra primera vez? —Jaejoong quería estar seguro.


—Sí.


—¿Cómo puedes estar tan seguro?


—Mira —Yunho se acercó y le tendió la mano derecha.


Jaejoong miró la palma de Yunho y miró con curiosidad cuando un pequeño hilo de plata brillante y una luz blanca se formaba en el centro. Creció en tamaño, girando y girando hasta que estaba tan alto como la habitación y desapareció hacia la oscuridad del espacio del techo donde lanzó un resplandor misterioso. La corriente de la luz era completamente hermosa y cuando siguió hacia abajo para mirar a Yunho vio un color similar en los ojos del dragón. No tenían fuego. Eran blancos.


—¿Qué es eso? —Preguntó Jaejoong.


Yunho sonrió y luego extendió la mano con la otra mano y llegó al otro extremo de la corriente de color blanco plateado. La duración de la misma, como un ser vivo, se envolvía alrededor de Yunho, la espalda, el pecho, y luego enrollado hacia fuera y colocado alrededor de Jaejoong.


Jaejoong se quedó sin aliento y se tensó cuando lo blanco le tocó. Al principio el tacto era suave, y luego se hizo más insistente y tiró de él más cerca de Yunho hasta que estaban lo más cerca que podían estar sin contacto corporal.


—El vínculo de pareja —dijo Yunho suavemente. —Sólo puedo crearlo con mi verdadero compañero predestinado. Yoochun y Changmin tienen esto entre ellos.


Jaejoong frunció el ceño: —¿Lo tienen? Yo no lo he visto.


—Sólo los dragones y sus compañeros pueden verlo.


—Es hermoso —Jaejoong extendió la mano y tocó la luz con los dedos. Una especie de electricidad pasó a través de él y rápidamente se transformó en lujuria y necesidad inmediata. Las cuerdas de color parpadearon y lo presionaron más cerca de Yunho.


Yunho inclinó la cabeza y besó a Jaejoong. El dragón estaba siendo duro y exigente y necesitado. Jaejoong se acercó y enterró sus manos en el pelo de Yunho, la suavidad de ello se envolvió alrededor de sus dedos como la luz acababa de hacer. Él siguió hasta el punto de perder el control, aquí y ahora, pero la presión insistente de la polla de Yunho en contra suya no era suficiente. Quería más. Sintió una sensación de movimiento y entonces él estaba acostado en la ancha cama sólida ¿Yunho lo había llevado? No le importaba. Lo único que sabía era que Yunho lo cubrió y lo besó y lo empujó más alto.


Yunho estaba caliente y sus ojos todavía brillaban con alfileres de plata y blanco. Eran impresionantes, llenos de luz y totalmente centrado en Jaejoong mientras Yunho besó un camino desde los labios de Jaejoong a su garganta.


—No me estoy quemando —dijo Jaejoong. Quería más de Yunho en él, y lo quería ya—. Está bien —todo era un sueño, apasionado y de inmediato el deseo y la necesidad se construían dentro de él.


—Mi compañero —Yunho susurró al oído de Jaejoong. Acarició a Jaejoong desde el hombro hasta el pecho y se enfocó intensamente en el pezón izquierdo de Jaejoong, besándolo, tirando y con cada movimiento hablaba en voz baja en un idioma que Jaejoong no entendía. Jaejoong se dio cuenta de que estaba acostado allí y que no participaba, y si bien eso era lo más cercano a cualquier tipo de cielo que jamás había experimentado, realmente quería tener en sus manos a Yunho. Cerró los brazos alrededor del dragón sexy y pasó las manos hasta el culo de Yunho, amasando y arqueándose para besar a Yunho un poco más.


Se instaló en un ritmo de apretar y liberar, buscando la fricción entre la cadera y la ingle de Yunho y perdiéndose a sí mismo en las sensaciones que se apresuraron a través de él. Su miembro deslizándose contra Yunho era perfecto y nunca había sentido una necesidad como esta antes.


—Sólo yo —susurró Yunho. Jaejoong no tuvo que preguntarle a qué se refería. Él lo sabía. En el interior, estaba absolutamente seguro de que no habría otro hombre para Jaejoong. Yunho era su destino. Su destino.


—Más —Jaejoong exigió en otro beso. Yunho rió y Jaejoong gimió en el movimiento de Yunho elevándose por él en un segundo. La acción pretendió que Jaejoong perdiera el control y en su lugar agarró el cabecero de hierro forjado con las manos. Algo frío tocó su estómago y abrió los ojos. Yunho estaba agachado entre las piernas abiertas de Jaejoong y se concentraba en colocar piedras a su alrededor. El más grande de los rubíes, zafiros de color rojo oscuro del tamaño de un puño, los diamantes en grupos caían sueltos. En él, alrededor de él ¿Qué estaba haciendo Yunho? ¿Por qué las gemas en su piel de pronto parecían tan calientes al tacto?. Agarró la cabecera más duro.


—Tan hermoso —murmuró Yunho—. Y tú eres mi tesoro más grande.


—Agregó con suavidad. Luego besó a Jaejoong e hizo que el vampiro-sirena no tuviera ninguna duda de que Yunho realmente creía lo que decía.


Yunho movió sus dedos e inclinándose, tomó la punta de la polla de Jaejoong en la boca, antes de tragárselo casi hasta la raíz. La caverna de la boca de Yunho era caliente y de textura suave, Jaejoong tuvo que empujar su orgasmo inminente lejos sin piedad. Frío lubricante tocó su agujero y Jaejoong presionó contra los dedos de Yunho que le estiraban. Uno, dos, ¿un tercero? Jaejoong no lo sabía. El calor de las piedras preciosas, la lengua de Yunho y la pesada plenitud de los dedos le fueron suficientes para tenerlo exigiendo ahora.


—Por favor —le suplicó—. Ahora.


Yunho se deslizó en el interior en un suave movimiento, se inclinó sobre Jaejoong con sus ojos cambiando de blanco a rojo-fuego. La bestia estaba allí dentro en su mirada fija, pero el hombre era Yunho y empujó profundo y duro antes de retirarse y luego pasar de nuevo. El control de Yunho era evidente en la expresión de concentración en su rostro.


“Esto no tendrá fin “ pensó Yunho.


—Por favor —Jaejoong suplicó en respuesta—. Más. Ahora. —Yunho cambió el ángulo del empuje y Jaejoong cerró los ojos con fuerza cuando la polla de su amante tocó su glándula—. Una vez más, mucho más.


Yunho se inclinó para descansar su peso sobre un brazo y cerró la otra mano alrededor del pene de Jaejoong. Dos toques de los dedos de Yunho y Jaejoong no podían detenerse. Iba a venirse.


—Abre los ojos —exigió Yunho.


Jaejoong los abrió y miró hacia el rostro de determinación de Yunho.


—Mi compañero —dijo Yunho— ¿Quieres ser mío?


Jaejoong no se detuvo a pensar. Nunca en su larga vida había experimentado una conexión de este tipo, la luz blanca caía en cascada alrededor de ellos y brillaba en las joyas.


—Sí... Por favor... Tuyo... Mío —sus palabras eran incoherentes, pero cuando Yunho apretó los labios contra el pecho de Jaejoong, se quedaron grabadas con fuego en Jaejoong. No hubo dolor, sólo el paso final a la culminación.


El orgasmo de Jaejoong lo atravesó como un reguero de pólvora y Yunho se tensó en sus brazos, levantó la cabeza para gritar su placer en el mismo momento exacto.


Cuando Yunho se derrumbó contra él, Jaejoong ni siquiera ni siquiera se preocupó de que los diamantes y rubíes se encontraran entre ellos y acogió con satisfacción el recuerdo de lo que había sucedido. Las hebras blancas alrededor de ellos se unieron en una bola de efervescencia, apareciendo con calor. Entonces, tan lentamente como se había formado la luz, se diluyó y luego desapareció en la piel de Yunho.


—Mío —dijo Yunho suavemente.


—Mío —respondió Jaejoong.


Todo era perfecto. Era digno de un compañero. Estaba con Yunho.


Para siempre. Nada podía tocarlos.


Hasta que...


¡¡Dolor!!


Intenso. La agonía insoportable se instaló en su pecho y se extendió a todos los nervios de su cuerpo. Abrió la boca en un grito y lo último que registró fue el temor de Yunho.


—¡No!


Yunho se revolvió en la cama y miró con horror a su amante, que se retorcía en la cama. El diseño del dragón que había dibujado sobre el pecho del vampiro después de la unión ahora estaba tan rojo que parecía una herida. Marcas de color sangre crecían y se extendían desde la el diseño. Esto no podía estar pasando ¿Dónde estaba el dibujo blanco que había trazado sobre su compañero predestinado? Los antepasados de Yunho le habían bendecido y aprobado la unión.


La puerta de la habitación se abrió de golpe. Un despeinado Yoochun saltó a la habitación, con Changmin cerca.


—¿Qué pasó? —gritó Yoochun. Blandía una daga y sus colmillos habían descendido.


—Estamos emparejados —dijo Yunho sintiéndose impotente.


—¿Lo mataste? —espetó. En un segundo estaba al lado de su amigo y haciendo a un lado las joyas que Yunho había utilizado con tanto amor en la ceremonia de apareamiento. Yunho recogió los diamantes y los sostuvo firmemente. El único consuelo era su tesoro mientras su compañero yacía delante de él con las marcas extendiéndose sobre toda el cuerpo de Jaejoong.


—La marca n-no es... normal —balbuceó Yunho—. Yo la hice de color blanco... No, no rojo. No entiendo qué fue lo que la cambio. No tendría que haber dolor—. Intentó hilvanar palabras, pero nada de lo que decía tenía sentido. Jaejoong no debería sentir dolor y el diseño debería ser de color blanco, una línea pálida en su piel suave. Si sus antepasados no lo hubieran aceptado, ni siquiera habría podido hacer el primer trazo porque el vampiro se habría convertido en carbón y humo. No entiendo nada.


Yoochun sacudió a Jaejoong. Changmin se unió a él y llevó una mano a la frente de Jaejoong.


—Está ardiendo —dijo Changmin.


—¡Dioses! —Yunho no podía hacer nada—. Cuídenlo.


—¿Qué hacemos? —Yoochun preguntó a Yunho.


Yunho pensó rápidamente y luego bajó los diamantes. Nada era tan importante como Jaejoong. Se arrastró a abrazar a su amante por la espalda y apretó con fuerza. Jaejoong inmediatamente dejó de moverse.


—Todos nosotros —dijo Yunho—. Tenemos que tocarlo.


—¿Qué? —Changmin lo miró confundido y apartó la mano. Inmediatamente Jaejoong empezó a retorcerse de dolor. Puso su mano de vuelta en Jaejoong y frunció el ceño cuando una vez más se quedó inmóvil.


—¿Qué demonios? —dijo Yoochun. Se arrastró lejos de la cama.


—Su alma dragón necesita saber a dónde volver —dijo Yunho suavemente—. Nunca he visto esto, pero hace siglos, cuando… —Su voz se fue apagando ¿Cómo puedo darle sentido a las historias antiguas y hacer que no suenen como cuentos para niños?


—¿Hace siglos qué? —Incitó Changmin.


—He leído que si el diseño quema, está la posibilidad de que la pareja pierda su camino de regreso a la realidad. Nunca he visto esto.


—¿Pero podría suceder? Entonces ¿Por qué lo hiciste? ¿Lo estás matando? —Yoochun espetó enfadado. El corazón de Yunho se rompió. Jaejoong era el amigo de Yoochun. Jaejoong llamaba a Yoochun su familia.


—No debe ser tan malo, incómodo, sí, pero no puedo sentir su alma. Mi dragón debió haber sido demasiado fuerte para él. Te prometo que no lo sabía ¿Cómo iba a saberlo? Nunca tuve idea de que yo era... —Una vez más Yunho se detuvo. Lo que había en la cabeza no tenía sentido. No podía ser cierto. Eunmi era la heredera al trono...


—¿Era qué? —Yoochun le preguntó con un borde en su voz.


—Heredero al trono de este reino.


Las palabras quedaron flotando allí y Yoochun abrió la boca para decir algo, pero la cerró con la misma rapidez.


—¿Qué sucedió? —era la pastosa voz de Jaejoong. Su despertar detuvo más preguntas.


El corazón de Yunho se llenó de una extraña mezcla de amor, alivio y orgullo. Su vampiro-sirena era un luchador. No dijo nada a Jaejoong, simplemente lo apretó.


—Te desmayaste —dijo Yoochun.


—Wow —Jaejoong respondió sin aliento—. Eso fue un poco por el orgasmo —Luego parpadeó ante Yoochun y Changmin—. ¿Qué están haciendo en la habitación?


Yunho vio como Yoochun y Changmin se alejaron lentamente, como si no estuvieran seguros de que podían dejar de tocar a Jaejoong. Cuando Jaejoong simplemente los miró adormilado y luego sonrió, se alejaron. Yoochun miró directamente a Yunho y asintió con la cabeza. La comunicación silenciosa era evidentemente suficiente para que Yoochun se sintiera satisfecho de poder irse.


La puerta se cerró detrás de ellos y Jaejoong se relajó. El diseño dejó de extenderse y era poco más que una línea tenue y rojiza que se curvaba y seguía los planos musculosos del pecho de su amante. Estaría allí para siempre ahora. Los regalos que venían con él se explicarían más tarde. En este momento, todo lo que Yunho quería era mantener a Jaejoong cerca y amarlo.


Convencido de que era demasiado pronto para hablar de amor a su renuente pareja, permaneció en silencio. Jaejoong se acercó más y su respiración se volvió constante y baja. Parecía ileso por lo que había pasado y Yunho agradeció a los dioses por ello. Intentó dormir, pero no pudo. Había mucho en su mente. Lo que había ocurrido no podía ser correcto. Él no era un dragón lo suficientemente fuerte como para gobernar. Era un guerrero, no un Rey.


¿Qué demonios voy a hacer ahora?

~::~::~::~::~

Jaejoong se despertó con los golpes insistentes en su cabeza antes de darse cuenta de que había alguien en la puerta. Se estiró y se empujó hacia atrás contra Yunho, cuya polla estaba dura y presionando insistentemente a sus espaldas. Con un suspiro de satisfacción, se torció en Yunho y se encontró cara a cara con una sonrisa soñolienta de su nuevo compañero.


—Así que sobreviví, entonces —bromeó Jaejoong. Yunho frunció el ceño y le besó la frente.


—Lo hiciste —dijo suavemente.


—¡Jaejoong! ¡Yunho! —la voz de Yoochun sonó a través de la madera—. Tenemos una ubicación.


En menos de cinco minutos, Jaejoong había tenido la ducha más rápida de la historia. Se dio cuenta de la marca en el pecho cuando se miró en el espejo y la admiró durante unos segundos antes de sacar la ropa de ayer. Era genial estar marcado de esta manera y estaba seguro de que los símbolos y líneas significaban algo. Después de que todo esto terminara, quería saber lo que significaban. Yunho hizo un gesto con la mano y quedó limpio y vestido. Jaejoong le envidió por una fracción de segundo antes de centrarse de nuevo en lo que tenían que hacer.


Se unieron a Yoochun y Changmin.


—El paso del Este—dijo Changmin— ¿Sabes dónde está eso?


—Sí, lo sé —Yunho respondió rápidamente. No sólo conocía el lugar, sino que estratégicamente era un lugar tan bueno como cualquier otro para que su teniente matara a Jinhyuk. Bajo las cavernas del sur, era lo que quedaba de una antigua mina de diamantes y enormes redes de túneles perforados en la tierra y un largo puente que unía todo. El inconveniente que tenían era que ninguno de ellos tenía ni idea de lo que se enfrentaban. Se detuvo en seco y Jaejoong tropezó con él.


Yunho se volvió sobre sus talones


—¿Te vas a quedar aquí? —le preguntó a Jaejoong— ¿Dónde estés seguro?


Jaejoong alzó una ceja con una expresión que parecía que no iba a escuchar a razones.


Yunho estaba a un paso de tomar a su compañero y encerrarlo en una habitación.


—Entonces, por favor, prométeme que te quedarás a un lado y dejaras que esto sea una lucha de dragones.


Jaejoong miró sorprendido por un momento y luego se relajó.


—Vamos a seguir tu ejemplo —dijo finalmente. Yunho miró a Yoochun y Changmin, que después de un rato asintieron con la cabeza y vio a Yoochun enlazar su mano con Changmin para tranquilizarlo.

Dragón contra dragón en las enormes cavernas era el trabajo de Yunho. Sólo podía haber un ganador. Esta era una lucha a muerte.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD