The Secret Code. Detective Agency: "Dragonheart" - Cap. 6

0 comentarios
—¿Fuego? —Jaejoong nunca había sido un fan de las llamas, al menos no hasta que había conocido a cierto dragón que le había vuelto del revés. Las sirenas no tienden a estar bien con cualquier cosa que seque su piel.


—No todas las llamas son las mismas. Los dragones tienen diferentes tipos de llamas. Algunos tienen calor, otras no—Yunho sonrió.


—¿Y la llama de apareamiento? —Preguntó Jaejoong, preocupado. No creía que Yunho sería capaz de hacerle daño intencionadamente, pero lo que no le hacía daño a un dragón podría no ser tan amable con un mestizo vampiro-sirena.


—Nos preocuparemos de eso cuando estés listo. No quiero que te pongas nervioso acerca de la ceremonia. Ningún compañero elegido por los dioses se ha quemado nunca hasta la muerte durante el ritual de apareamiento—. Aseguró Yunho.


Jaejoong devolvió una sonrisa vacilante a Yunho ¿De verdad quieres esto? ¿Quieres ser unido a un cambia-formas dragón? Mirando a los ojos de Yunho se dio cuenta de que realmente no tenía otra opción. Podía sentir la conexión girando entre ellos. Si rechazaba a Yunho, siempre estaría solo.


—Bien, una vez que tengamos todo esto de la Princesa secuestrada resuelto, tenemos que hablar. Tengo que decir que estoy sorprendido por tu Rey, pidiendo tu muerte sin siquiera enterarse de los hechos. No veo cómo el preocuparse por su hija le permitiría pedir ciegamente la muerte de un soldado leal. No sé si puedo respetarlo como líder— Jaejoong sentía cada palabra. No era un tipo de perdonar y olvidarse de la persona, sobre todo cuando un error por descuido habría significado la muerte de su compañero.


Maldita sea, ahora incluso llamaba a Yunho su compañero dentro de su cabeza.


Yunho sonrió.


Jaejoong puso los ojos en el dragón.


—Cállate. Vamos por Changmin y Yoochun. Podemos empezar a entrevistar a los dragones. Si lo que hemos escuchado acerca de Jinhyuk influyendo en el Rey es verdad, tenemos que acorralarlo y averiguar si él es el que vendió a la Princesa. Una vez que reunamos la prueba, podemos dárselo a tu Rey y mantenerla a salvo.


—Va a ser tu Rey también — frunció el ceño.


—Puede ser, pero yo no soy tan rápido en jurar mi lealtad. Quiero ver lo que tiene que decir por sí mismo.


—¡No se puede interrogar a un Rey!
—Voy a hacer todo lo que necesito para mantenerte a salvo— los recuerdos de su tratamiento en las manos de su propio Rey llenaban la mente de Jaejoong.


Los dragones podrían ser físicamente más fuertes que una sirena o un vampiro, pero Jaejoong no había sobrevivido tanto tiempo como lo había hecho al ser todo sol y arco iris. Había vencido a cambia-formas de adentro hacia afuera con un canto de sirena si era necesario. Los cabrones no sabían con quién se estaba metiendo.


Jaejoong envió una llamada psíquica para localizar a Yoochun hasta que rebotó hacia él. Mantuvo el pensamiento profundo para que no se extendiera a Yunho, pero en privado pensó que el nido del dragón era más como un pozo de víboras. Esperaba no tener que interactuar con los demás muy a menudo.


—Hola, chicos— Changmin les dio la bienvenida con una amplia sonrisa. Sus ojos estaban un poco brillantes y sus labios hinchados por lo que Jaejoong tenía una buena idea de cómo los dos hombres habían pasado su tiempo. La expresión de suficiencia de Yoochun apoyó sus sospechas de que habían estado besándose.


—Tenemos que empezar a interrogar a los dragones— Jaejoong dijo a modo de saludo.


Yoochun asintió con la cabeza, su mirada lanzándose rápidamente a Yunho como si estuviera juzgando cómo el cambia-formas tomó la declaración de Jaejoong.


—Estoy de acuerdo—. Confirmó Yunho.


—Hablamos con un par de ellos y todos dijeron que Rain fue quien les dijo que Yunho había traicionado al Rey, pero que era Jinhyuk quien lo aseguraba— Yoochun confesó.


Al parecer, sus amigos habían estado ocupados en más de una forma, ya que se habían separado.


—¿A quién le preguntaste? —Preguntó Yunho.


Yoochun recitó varios nombres, ninguno de los cuales Jaejoong reconoció. Se dio cuenta por la expresión de Yunho que él sí lo hizo.


—¿Todos ellos dijeron que fue Rain? Tal vez sólo estaba siguiendo las órdenes de Jinhyuk — Yunho comenzó a caminar por la habitación.


—Había una cosa más —Changmin dijo con incertidumbre. Parecía incómodo.


—¿Qué? —Espetó Yunho. Él vino y se paró frente a Changmin.


—¿Kwangsu? Creo que ese era su nombre, él habla con una voz pastosa—. Yunho asintió con la cabeza para indicar que el nombre era correcto—. Me dijo que era extraño. Esas fueron las palabras que utilizó. Rain dijo a Kwangsu que Yangha y él estarían siguiéndote hasta que terminaras muerto.


Jaejoong observó la expresión de Yunho mientras esperaba el remate.


—No hay nada raro en eso —dijo Yunho suavemente—. Los dragones saben los trabajos de otros dragones.


—Es extraño porque Kwangsu luego pasó a decir que vio a Jinhyuk en el pasillo poco después y cuando pasó bromeando, sus palabras, no las mías, Jinhyuk parecía sorprendido, incluso impresionado de que Rain y Yangha hubieran ido tras de ti. No sólo sorprendido, sino furioso. Luego se fue de inmediato y dijo algo acerca de ver al Rey. También tenemos a... Byungwoo—. Changmin comprobó sus notas—. Quien dice que fue testigo de Jinhyuk entrando en la habitación del Rey y se veía muy nervioso.


Yunho exhaló ruidosamente y Changmin hizo un gesto con la mano para limpiar la nube de humo. Y añadió:


—Así que si Jinhyuk no sabía nada de Rain y Yangha, entonces según lo que le dijo a Kwangsu es Rain—. Por un corto tiempo Yunho parecía estar luchando contra el impulso de sacar al dragón fuera con las manos apretadas en puños a sus costados y su piel cambiando de color. Finalmente él mismo se puso bajo control y se dirigió a la puerta.


—Relájate, Yunho, vamos a llegar al fondo de esto —Jaejoong se movió para interponerse en su camino.


—Nunca confié en Jinhyuk, pero Rain era como un hermano—. La expresión rota de Yunho estrujó el corazón de Jaejoong.


—Lo sé, compañero— rodeó con sus brazos al cambia formas dragón—. Lo siento.


Jaejoong recordó vívidamente cómo la traición retorcía el estómago de una persona y lo rompía en pedazos. Las sirenas que había pensado eran sus amigos de siempre le dieron la espalda cuando su linaje salió a la luz. Fue como un profundo corte de un cuchillo hundido en la espalda.


—Él podría querer tu puesto —ofreció Changmin—. Un par de dragones con los que hablamos mencionaron la ambición de Rain. No puede ascender si estás en su camino.


—Me habría hecho a un lado —respondió Yunho—. Sólo tomé la posición, porque nadie más se acercó para desafiarme durante las pruebas. Si Rain lo hubiera pedido, habríamos luchado por el puesto.


—No creo que él quiera llegar a ser capitán siguiendo las reglas —dijo Jaejoong. Su aversión instintiva sobre Rain no había sido una casualidad. El chico al parecer, había sido un traidor de todos modos.


—Vamos a hablar con Jinhyuk y averiguar lo que tiene que decir—. El estómago de Jaejoong se torció en nudos cuando recordó la atención del cambia-formas dragón hacia Yunho— ¿Tú y Jinhyuk han estado alguna vez juntos? —Preguntó Jaejoong. Recordó la forma en que Jinhyuk había despedido a Jaejoong, como si fuera indigno.


Yunho asintió


—Por supuesto. El número de dragones gay no es alto. Experimentamos juntos cuando éramos más jóvenes, pero nos distanciamos con el tiempo. Nunca tuvimos una gran historia de amor. Él no era el más fiel, y se acostaba con todos para conseguir cualquier cosa.


—Es por eso que inmediatamente creíste a Rain cuando dijo que Jinhyuk era culpable —dijo Jaejoong.


—Sí, Jinhyuk siempre ha sido un poco astuto. Todo el mundo sabe que quiere ser Rey. No fue algo inapropiado pensar que quería deshacerse del capitán del Rey para debilitar al titular del trono.


—Rain contaba con que nadie haría preguntas —dijo Changmin—. Si estuvieras muerto y la Princesa siguiera perdida en las manos de las sirenas, no habría nadie para cuestionar las supuestas órdenes de Jinhyuk hechas por el Rey. Excepto Jinhyuk mismo. Es bastante inteligente cuando se piensa en ello.


—¡Que astuto! Casi muero —Sus ojos brillaban con fuego por un breve momento.


—Tranquilo, amor, Changmin sólo está pensando en voz alta—. Jaejoong miró a Changmin con una mirada de advertencia en la que el ser humano respondió con un encogimiento de hombros.


Yoochun empujó a Changmin un poco detrás de él, protegiendo a su compañero de la ira del dragón


—Vamos a centrarnos en Rain y averiguar lo que realmente sucedió ¿Sabes dónde encontrarlo?
Tratamos de rastrearlo, pero nadie sabe dónde está.


—Debemos verificar sus habitaciones —sugirió Yunho. Se dirigió por el pasillo y los otros lo siguieron por la corta distancia a una gran puerta de roble.


Jaejoong casi choca contra su espalda cuando Yunho llegó a un punto muerto.


—¿Qué pasa?


—Hay un hechizo en la puerta de Rain que nos impide entrar— advirtió Yunho con un estremecimiento. Él puso sus manos alrededor de su cintura—. Es magia. Vamos a necesitar un hechizero para entrar.


—¿Puedes ver a través de él? ¿Está Rain en el interior?


Yunho inclinó la cabeza y cerró los ojos.


— Puedo ver los libros abiertos sobre la mesa, su cama, sin hacer, una bolsa abierta en la cama. Parece como si se marchara a toda prisa.


—¿Después de las entrevistas tal vez? —sijo Changmin.


—Ha utilizado la magia como una barrera.


—Tenemos que encontrar a Jinhyuk— Jaejoong dijo simplemente—. Adviértele al Rey lo que está sucediendo aquí.


—Tal vez Jinhyuk está con el Rey —dijo Yunho.


Jaejoong asintió. Eso tenía sentido. Los cuatro se dirigieron a las cámaras reales, sólo para ser detenidos por los guardias en la entrada.


—Hemos venido a hablar con el Rey— Changmin le dijo al mayor de los guardias.


Jaejoong se preguntó brevemente si Changmin simplemente no tenía miedo. Para alguien que proclamaba que no quería saber de paranormales, ciertamente no sentía temor por ellos. Changmin nunca se echaba atrás por nadie. Jaejoong no sabía si era debido a la valentía o si no tenía ningún sentido de la auto-preservación.


—El Rey no puede verte ahora mismo —dijo el guardia. El dragón dio un paso adelante para bloquear el camino del detective.


—Creemos que el hermano del Rey está dentro con él y tenemos preguntas que hacerle.


Jaejoong vio a Yoochun ponerse al lado de Changmin, pero no interfirió.


—Jinhyuk no está aquí. Fue a hablar con Rain— ofreció el guardia.


—¿Dónde? —Preguntó Changmin.


Jaejoong sabía que el hombre tenía el mismo sentido de urgencia que el resto de ellos en la búsqueda de Jinhyuk, para encontrarlo pronto. Jinhyuk estando con Rain no podía ser una buena cosa. Si lo que sospechaban era cierto, que Jinhyuk era inocente en esto, entonces el hermano del Rey podría estar en problemas.


—Escuché a Rain decir que debían hablar y que quería que Jinhyuk lo acompañara a la entrada de las cavernas del sur. Algo sobre la localización de un traidor, ahora que has regresado—. El guardia parecía nervioso. Después de todo, él estaba acusando a su capitán—. Rain fue muy insistente y Jinhyuk no discutió—. Añadió el guardia.


—¡Vamos! —Dijo Yunho—. Sígueme.


El resto de ellos obedientemente lo siguieron.


Yunho aceleró mientras corrían por el pasillo, esquivando a otros. El tiempo era esencial. Tenían que llegar a Jinhyuk antes de que Rain le hiciera algo.


Jaejoong no sabía cómo los dragones podían determinar la dirección de sus cámaras. Bajo tierra, con todos los giros y vueltas, Jaejoong rápidamente perdió la dirección de dónde se encontraban.


Doblando la esquina, vieron a Rain y Jinhyuk. Rain había empujado a Jinhyuk contra la pared y el otro lo miraba aterrorizado.


—¡Hey! —gritó Yunho.


Rain volvió la cabeza. Al ver el grupo, les dedicó una pequeña sonrisa victoriosa. Arrojó algo en el suelo. Segundos más tarde, un humo verde llenó la sala.


—¡No! —gritó Yunho.


—Arde —Jaejoong parpadeó rápidamente a medida que sus ojos se humedecieron por el humo.


Yunho disparó una ráfaga de fuego sobre el humo, quemando la nube verde suspendida en el aire. Jaejoong se volvió hacia sus amigos para encontrar a Yoochun en el suelo y Changmin de pie sobre él. Las manos de Changmin brillaban con un blanco cegador y el aire a su alrededor se movía con la energía. No había rastro de humo verde cerca de la pareja. Changmin estaba mirando su mano, en shock.


—¿Estás seguro de que es un ser humano? —Yunho le preguntó en voz baja.


—Eso es lo que dice —contestó Jaejoong. Se preguntó si Changmin estaba tan cansado de responder a esa pregunta como él.
Varios minutos más tarde, después de que todo el humo se hubiera despejado de la sala, encontraron que tanto Rain como Jinhyuk habían desaparecido.


—¿Qué fue eso? —Preguntó Changmin. Sus manos dejaron de brillar intensamente cuando se inclinó hacia abajo para ayudar a Yoochun a ponerse en pie. La piel de Yoochun, pálida, incluso para un vampiro, tenía un tono verdoso no muy diferente del humo que Yunho había despejado por arte de magia de la sala.


—Es una bomba de humo. Son raras y difíciles de hacer, pero Rain es un experto. No hay manera de seguir el destino que llevábamos. Él ha ido a las montañas—. La devastación estaba escrita en el rostro del dragón— ¿Cómo no he visto que Rain estaba detrás de todo esto?


Jaejoong no podía permitir que Yunho se culpara a sí mismo.


—Estabas muy enojado por que Eunmi había desaparecido. No podías sospechar que fue víctima de uno de los tuyos. Después de todo, ni siquiera sabías que la habían secuestrado hasta hace poco.


Yunho asintió.


—Es cierto. Tenía la esperanza de que hubiera escapado o perdido antes de pensar que fuimos traicionados por uno de los nuestros. Vamos a tener que hacer un hechizo de rastreo, pero necesitaremos mucho tiempo para localizar a cualquier dragón que use la magia con humo para desaparecer. Tenemos que hablar con el Rey y tratar de averiguar dónde podría haber llevado Rain a Jinhyuk. Es el único lo suficientemente poderoso como para crear un hechizo de ubicación.


—Necesitamos dormir un poco —dijo Changmin—. Hemos viajado todo el día. Vamos a hablar con el Rey ahora y más adelante, podemos posiblemente dar seguimiento a Rain. Consigue es e hechizo del que hablas. Mientras tanto, Yoochun y yo tenemos que averiguar los hábitos y los amigos de Rain. Entonces podremos realizar un seguimiento con los hechizos y con el trabajo de detectives. Alguien debe sospechar algo. Nadie es tan perfecto. Todo el mundo comete algún desliz en alguna ocasión.


—Es cierto—. Estuvo de acuerdo Jaejoong. No había tal cosa como el crimen perfecto—. Volvamos al Rey y luego hablaré con sus amigos de la guardia.


Con ese plan en su lugar, volvieron por donde habían venido.

~::~::~::~::~

—No puedo creer que el Rey no sospechara nada —dijo Jaejoong. Sabía que su voz tenía un gemido lastimero, pero francamente, el Rey tenía que ser el gobernante más despistado que había conocido. El Rey no sólo le había dicho a Yunho que atendiera el problema, sino que había amenazado con quitarle su título de capitán de la guardia si no se apretaba el cinturón y hacía frente a Rain. Al menos se había puesto hacer el hechizo de ubicación para comenzar.


—Está tratando de motivarme —dijo Yunho, como si las tácticas del Rey tuvieran sentido y no fueran los delirios salvajes de un dragón a punto de conseguir su culo.


—Él me va a motivar para ejecutar a un Rey —gruñó Jaejoong.


Yunho rió mientras le regañó suavemente—. No debes amenazar a un monarca.


—No le he amenazado todavía. Además, yo no amenazo. Prometo y sigo adelante. Odio cuando la gente estúpida está a cargo.


—Él no es estúpido —dijo Yunho. Un suspiro se le escapó mientras se esforzaba por explicar acerca de su especie—. Es muy, muy viejo y creo que a veces todos sus recuerdos del pasado confunden su mente y tiene dificultad para recordar cosas como quien está de su lado.


—¿Es senil? —Preguntó Jaejoong. Estaba empezando a tener sentido. Si la cordura del Rey empezaba a deshilacharse de su larga vida, entonces podría no ser capaz de determinar la diferencia entre quienes lo apoyan y quien le podría dar una puñalada en el pecho.


Yunho movió los pies—. Yo no diría que está loco, pero definitivamente no tiene la misma ventaja que antes.


Jaejoong pensó si Yunho estaba mirando sólo tres pies al gato.


—Así que para evitar que el Monarca loco acabe contigo, tenemos que encontrar a su hermano, perseguir a Rain a donde quiera que fuera y traer a Jinhyuk a la espalda ¿Al menos, asignó a guardias que te ayuden?


—No. Dijo que causé este problema por no coger a Rain antes.


Jaejoong apretó los dientes y contuvo las palabras que amenazan con arrojar ácido verbal a través del cuarto.


Yunho negó con la cabeza.


— Al igual que Changmin dijo, vamos a tener una buena noche de sueño.


Jaejoong dudó que alguno de los dos durmiera mucho, pero se desnudó y se metió en la cama—. ¿Tengo un oso de peluche con el que dormir? —Preguntó, mostrando una mirada sensual a Yunho a través de sus pestañas.


Yunho sonrió: —Cariño, desnudo como estás, te voy a dar todo lo que quieras.

Lamiendo sus labios, Jaejoong sabía cómo quemar las frustraciones y los ataque de rabia que corrían por su cuerpo. Conseguiría incluso que el Rey pusiera a su compañero fuera de peligro aunque fuera lo último que hiciera. Hasta entonces no tenía mejores cosas que hacer para ocupar su tiempo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD