The Secret Code. Detective Agency: "Dragonheart" - Cap. 8

0 comentarios
Changmin se estremeció en la cámara fría de piedra ¿Por qué estaban Yoochun y él aún ahí? Habían descubierto quién había secuestrado a la niña. Sabían que Rain había engañado al Rey y había sido responsable del secuestro de la Princesa. El trabajo ya estaba hecho. Quería ir a casa, acurrucarse con Yoochun en su cama y planificar la reconstrucción del cuarto de baño nuevo.


Pateó una piedra en su camino, viendo como se dio media vuelta para chocar con otra.


—¿Qué pasa, cariño? —preguntó Yoochun.


Changmin suspiró


—¿No podemos ir a casa?


—¿No quieres salvar un reino? —Yoochun bromeó.


—No mucho. Yunho en realidad no nos necesita para esto y no seríamos de mucha ayuda contra un dragón —declaró Changmin.


—Estamos aquí por el apoyo moral. Jaejoong está un poco asustado por la cosa de ser el compañero de un dragón. Tú no abandonarías a un amigo en un momento de necesidad ¿Verdad?


El “Sí” se cernía sobre su lengua, pero no podía decir la palabra, no con Yoochun mirándolo con tanta expectación.


—No —Changmin arrastró la voz desde el fondo de su alma.


Maldita sea ¿Cuando me convertí en un blandengue?


El abrazo de Yoochun empujó el aire de sus pulmones.


—Yoochun ¡Vamos! —Recibió un sonoro beso en la parte superior de su cabeza antes de que el vampiro le soltara. Dándose la vuelta, se encontró con Yunho y Jaejoong mirándolos.


—¿Qué?


Yunho negó con la cabeza.


—Nada ¿Vienes? Si realmente no quieres venir puedo volar hasta tu casa.


Changmin se echó a reír.


—No hay forma que vaya a ninguna parte en el lomo de un dragón.


Habían llevado un coche y Changmin planeaba mantener ambos pies completamente en el suelo. Estar a miles de pies sobre el suelo precariamente montado en un dragón no era la idea de pasar un buen rato para Changmin.


—Entonces ven. Puedo olerlo adelante —Yunho resopló.


El grupo comenzó a moverse de nuevo avanzando. Changmin se preguntó hasta dónde llegarían estas cuevas. Si los diamantes se extraían aquí, los túneles podrían continuar para siempre. Afortunadamente, tenían un guía dragón. No sabía si podría encontrar la salida por su cuenta.


Yoochun pasó un brazo por la cintura de Changmin.


—Deja de preocuparte, amor. No voy a dejar que te pase nada.


A pesar de que no sabía lo que Yoochun podría hacer contra dragones, Changmin agradeció el apoyo de su amante. Incluso con Yunho declarando que estaban en el camino correcto, tomó mucho tiempo caminar penosamente a través de lo que parecían kilómetros de pasillos subterráneos.


Sería el humano más feliz de la tierra si no volviera a entrar en otra caverna.


Un fuerte grito provocó un escalofrío por la espalda de Changmin. Ellos empezaron a correr. Changmin tuvo que levantarse al caerse varias veces en la oscuridad hasta que recordó que podía convocar una luz. Aún tratando de ponerse al día, Changmin deliberadamente deseó poder ver. Una luz brillante apareció ante él.


«¿Cómo va eso, Changmin?»


Changmin gritó y se agarró el pecho.


Xia, su familiar, envolvió su cola alrededor de su cuerpo.


«No hagas eso. Me tengo que ir o voy a perderlos».


Sabía que Yoochun no iría demasiado lejos sin él, pero Changmin no quería ser el que frenara a todo el mundo.


«Ya lo hiciste» declaró Xia, mirando fijamente alrededor de la caverna. Esta parte de la mina era un área más amplia que se bifurcaba en otros tres túneles. Changmin trató de escuchar y ver si podía oír a los demás.


«Maldita sea, ahora ¿cómo voy a salir de este lugar?» La ansiedad por su amante se apoderó de él ¿Qué pasaba si el dragón mataba a Yoochun antes de que Changmin llegara allí? Por primera vez desde que Yoochun había declarado que lo quería, se preguntó qué sería la vida sin un vampiro mandón tratando de dirigir su vida. Sólo tardó unos segundos en darse cuenta de que su vida sería triste y solitaria sin su vampiro «¿Por dónde se fueron?»


«Puedo oír» dijo Xia, agitando su cola.


«Me di cuenta. Espera ¿Hiciste algo?»  No escuchó nada más allá que a su felino agresivo.


«Sabía que lo hice bien cuando te elegí» Xia ronroneó. «Quiero que seas muy cuidadoso, Changmin. Rain no es alguien con el que jugar. Un dragón puede matarte fácilmente, incluso a un gran humano como tú».


«No soy gran cosa» gruñó Changmin. «Y estoy cansado de todo el mundo preguntando si soy humano. Si los paranormales tienen tantos sentidos, ¿cómo es que nunca pueden decir que soy humano?»


«Odio tener que decirte esto, Changmin, ya que estas tan orgulloso de tu humanidad, pero no eres cien por ciento humano. Las otras criaturas ven a través de tu sangre. De hecho, muchas especies diferentes están envueltas en tu ADN, te has convertido en un ser humano en apariencia. Eres probablemente el ser humano menos humano que he encontrado. Te encuentro fascinante». Los ojos del gato brillaban con interés, como si hubiera visto un ratón especialmente jugoso.


El estómago de Changmin se revolvió.


« ¿Así que me convertiste en eso? ¿En anti-humano?»


«No seas tan dramático» se burló el gato. «La mayoría de la gente estaría encantada de saber que son más de lo que pensaban, no tengas pánico».


«Como has dicho, no soy como la mayoría de la gente ¿Hay otros como yo


Xia negó con la cabeza.


«Tú eres único, Shim Changmin. En mis siglos en esta tierra nunca he visto a alguien como tú. Venga, vamos a reunirnos con tus compañeros. Ellos estarán en problemas sin nosotros»..


Una luz brilló. Cuando terminó de parpadear, Changmin vio que ahora estaba en la misma cámara que los demás.


«¿Estás bien?»


La voz de Yoochun se deslizó por la mente de Changmin como un recuerdo de bienvenida. Nunca había estado tan feliz por la intrusión de su novio antes.


« Sí, estoy bien ahora».


—¡Hola, Xia! —Yoochun ofreció un saludo. El familiar y el vampiro no siempre estaban de acuerdo en cómo debían tratar con Changmin.


—Rain está en el otro lado —dijo Yunho apuntando a la pesada puerta de madera bloqueando su camino—. Ha escrito en la puerta de alguna manera que no podemos pasar.


Antes de que Changmin pudiera decir nada más, Xia se adelantó.


«Yo me ocuparé de ella».


El familiar se sentó delante de la barrera de madera por un largo momento. Changmin estaba a punto de pedir a Xia si necesitaba algo cuando un pulso de energía salió de la criatura. La puerta explotó en pedazos, pasando muy cerca de Yoochun.


—¡Hey! —Yoochun gruñó.


«Lo siento» Xia respondió con un tono que Changmin no creía que indicaba ningún remordimiento en absoluto.


Con una mirada al felino, Yoochun pisoteó a la entrada sólo para ser detenido por Yunho.


—Déjame ir primero. Luchar dragón contra dragón es mucho más fácil sin un vampiro quemado —y Yunho se puso al frente del grupo.


Yoochun vaciló un momento antes de asentir su acuerdo.


Changmin dejó escapar un suspiro que no sabía que había estado conteniendo ¿De qué sirven mis supuestas mejoras si no puedo controlar mis habilidades?


«Hablaremos más tarde » dijo Xia.


Changmin quería gritarle al gato, pero eso no iba a cambiar nada. Todavía era diferente.


Yunho entró por la puerta, después Jaejoong. Changmin se detuvo un momento y miró preocupado a Yoochun cuando no escuchó ningún sonido.


—Será mejor que sigamos —dijo Yoochun.


Changmin asintió rápidamente.


Yoochun iba delante de Changmin como si pudiera proteger a Changmin de cualquier peligro. Dado que Changmin se encontraba a menudo en situaciones peligrosas, la repentina protección de Yoochun le hizo sonreír.


Perdió su expresión de felicidad cuando entraron en la habitación. Changmin se cubrió la boca para reprimir un grito de asombro, habían entrado en una gran caverna. No sabía qué tan alto estaban los techos ya que la oscuridad ocultaba la parte superior. Un enorme altar cubría una pared brillaba con una luz antinatural. A Changmin le tomó un minuto para darse cuenta de que el altar estaba cubierto de miles de diamantes. Hubiera sido bonito, pero con el cuerpo que yacía inmóvil en la parte superior de la misma no lo era.


Jinhyuk estaba ahí con una daga en el corazón. La sangre manaba de su cuerpo y goteaba en el recipiente a su lado.


—No quería hacer eso —dijo Rain. Alzó las manos llenas de sangre, como para evitar su ataque. El dragón parecía más molesto que listo para atacar—. Me dijo que podía tener el trono si me deshacía de la Princesa, así que lo hice—. Hizo un gesto hacia el cadáver de Jinhyuk—. Ahora me dice que tengo que matar al Rey y a la Princesa también. No soy un asesino ¡Yo voy a ser un Rey! —gritó Rain, agitando las manos ensangrentadas.


Si el dragón estaba tratando de persuadirlos para ver su punto de vista, estaba fallando miserablemente. Incluso Changmin, que no quería involucrarse en la política de los dragones, podía decir que el tipo estaba desquiciado.


—¿Quién te está hablando? —preguntó Changmin. Trató de mantener la voz calmada y baja porque realmente estaban tratando con una persona loca. Mejor no enojar al tipo que podría hundir un cuchillo en el corazón de alguien. Sentirse mal después no traería al muerto de nuevo. Espera...


«¿Se puede traer a un tipo de entre los muertos?» le preguntó a su familiar.


«Por lo general, no. Déjame ver cómo está».


Changmin observó cómo Xia se mantenía en las sombras y corrió hacia el cuerpo antes de oler un par de veces.


—¡Quita a esa cosa de ahí! —gritó Rain. Se inclinó sobre el cuerpo del hermano del Rey. Changmin tragó saliva al ver la sangre por todo el frente de la túnica del dragón.


—¿Por qué? Lo mataste —murmuró. La acústica en este lugar era increíble y su voz hizo eco en las paredes. Se encogió un poco en la oscuridad. De ninguna manera quería hacerse evidente. Sin embargo, no quería ver a su gato herido, aunque era más un compañero peligroso que un amigo peludo.


—Puedo matarte a ti a continuación—. Rain ofrecío con una risa maníaca—. Los humanos no deben meter las narices donde no les incumbe.


—¡Finalmente, alguien piensa que soy humano! —gritó Changmin su felicidad, luego se calmó rápidamente cuando se dio cuenta que era completamente inapropiado en ese momento.


—¿Por qué en el altar, Rain? ¿En qué estás metido? — preguntó Yunho. Se movía lentamente hacia el altar y Changmin pudo admirar la mirada de un depredador a su presa.


—’El’ aseguró que si me hacía cargo de la monarquía dragón, se aseguraría de hacerme vivir para siempre y tener todo el poder que ansiaba. Me otorgaría la capacidad de guiar a mi pueblo ¡Mintió! Sigue haciendo crecer la lista de personas que necesitan morir. ¡Él mintió! —un encolerizado Rain gritó.


—Tranquilo… —Yunho se acercó para intentar calmarlo.


Changmin vio a Jaejoong dar un paso adelante mientras Yunho trató de acercarse a Rain. Nada como tratar de distraer a un psicópata y verificar el estado de Jinhyuk al mismo tiempo.


Rain dejó escapar una pequeña llama para mantenerlos a raya.


—No confío en ti. No confío en nadie. Todos ustedes son unos mentirosos —Rain estaba en el borde agudo de la histeria.


No podrían razonar con el dragón psicótico, Changmin podía decirlo. Ahora tenían que decidir
qué hacer con él.


«¿Quién es ‘El’?» Changmin preguntó a Yoochun a través de su enlace.


Yoochun se encogió de hombros.


—¿Quién es ‘El’? —preguntó en voz alta. Si iban a llegar a la raíz de este problema, tenían que descubrir a todos los jugadores.


Rain dejó salir otra risita histérica, hubo un hedor acre resoplando por la nariz como si estuviera podrido. Se apartó del cuerpo de Jinhyuk.


—’El’ es un nigromante. Va a hacerme Rey y voy a ayudarle a conquistar el mundo con su ejército de muertos vivientes.


Changmin inclinó la cabeza mientras estudiaba al dragón. Grandioso. Había leído acerca de nigromantes y sus asistentes, ellos se concentraban en la manipulación de los muertos. Si Rain se involucró con uno, habría más problemas en el horizonte. Esto podría ser sólo el comienzo.


La mirada desenfocada le hacía preguntarse si los dragones podrían tomar drogas y cuál sería el más adecuado para convertir a un dragón en un completo desquiciado.


Yunho se acercó y con un rápido movimiento se aprovechó de la histeria de Rain y lo inmovilizó en el suelo. Rain luchó, pero se detuvo tan pronto como Yunho extendió perversamente las garras y le rodeó la garganta con ellas.


—¿Y cómo demonios los dragones van a vivir en un mundo poblado de muertos vivientes?


—¡Me dijo que tendría poderes! No nos iba a matar.


—¿Quieres hacer un trato con alguien que quiere destruirlo todo? ¿No te preguntaste por qué estaba pidiendo tu ayuda?


Changmin dejó escapar el aliento que no sabía que había estado conteniendo. Intercambió una rápida mirada con Jaejoong y entonces Jaejoong utilizó la cubierta de grandes pilares de piedra para acercarse al altar, mientras los dragones debatían los méritos de una asociación con un nigromante. Yoochun le siguió, con Changmin pisando sus huellas. Changmin no cuestionaba por qué se estaban acercando, no quería que Yoochun saliera de su vista.


—¿Qué piensas? —Jaejoong preguntó.


—Creo que estamos jodidos si un nigromante está involucrado ahora —aseguró Yoochun—. Probablemente va a enfrentar a todos los paranormales unos contra otros y regresarlos a la vida después de que se maten unos a otros—. Toda la idea sonaba enfermiza para Changmin, pero tenía una buena idea de que eso es lo que estaba por suceder.


Jaejoong asintió.


—Sí, eso es lo que estoy pensando. Vamos a tener que capturar a Rain y llevarlo con nosotros. El Rey no va a creer esto con su hermano muerto.


—¿Está muerto? —Preguntó Changmin.


Con un ojo atento sobre los dragones discutiendo, Changmin se acercó más al cuerpo de Jinhyuk. La sangre goteaba a un ritmo constante. Había sido fileteado como un pez recien salido al mercado. Sus entrañas se extendían hacia fuera como si Rain no sólo le había cortado, sino había jugado con sus intestinos, como un juguete. Changmin rápidamente se tragó la bilis que subía por su garganta.


«Yo lo puedo revivir» dijo Xia.


«¿Qué?» Changmin volvió con gratitud su atención hacia el gato.


«No se ha ido por completo todavía. Puedo revivirlo pero habrá un precio» Xia entrecerró los ojos a Changmin. «No te gustará el costo».


«La vida de un hombre está en juego ¡Salvalo! » Ordenó Changmin.


Se preocuparía acerca de las consecuencias más tarde. No podía perder el tiempo con un trueque con el familiar.


«Siempre vas a seguir a tus necios ideales, no importa dónde o en qué situación te encuentres, ¿No es así, Shim Changmin?» Xia suspiró, un sonido extraño en un felino.


«No creo que sea una tontería querer salvar a alguien» Changmin se sonrojó.


«No todo el mundo merece ser salvado, Changmin. Recuerda eso». Xia subió a la plataforma y silbó en el cuerpo que yacía allí. Una neblina blanca susurrante fluía de su boca y se dejó llevar de nuevo dentro de Jinhyuk. Changmin se quedó a una distancia respetuosa, porque no quería distraer al gato de lo que estaba haciendo.


—¿Qué estás haciendo? —Preguntó Rain. Se arqueó debajo del agarre de Yunho, pero Yunho no lo dejaría ir—. No puedes hacer eso. Tengo que tomar el cuerpo para el nigromante. Quería un dragón y no podía darle a la Princesa—. Su mirada se posó en Changmin, con los ojos rojos por el fuego y la furia—. Esto es tú culpa, humano. Voy a hacerte pagar por esto.


Los ojos de Xia brillaban como soles gemelos.


—Si él quiere un dragón tan fuerte, puede tenerlo de regreso—. La voz del gato se hizo eco por toda la cámara cuando el familiar habló en voz alta por primera vez. En el centro de la cámara, un agujero negro se abrió. Changmin miró en estado de shock como una fuerza invisible separó a Yunho lejos de Rain y lo lanzó contra el pilar más cercano. Luego esa misma fuerza aspiró a Rain dentro del agujero. Un minuto después, no quedaba nada.


—No sabemos dónde está el nigromante sin él, ¿Dónde enviaste a Rain? —Changmin se aclaró la garganta.


«Donde la mayoría de los nigromantes pasan el rato. El cementerio de la ciudad. Ahora calla, estoy trabajando». La expresión de suficiencia del felino preocupó a Changmin ligeramente.


—Está bien— se mordió la uña del pulgar mientras observaba al gato.


Sintió a Yoochun, Jaejoong y Yunho uniéndose, pero no se volvió a mirarlos. Estaba demasiado fascinado con lo que el familiar estaba haciendo.


—¿Qué está tratando de hacer? —Preguntó Yunho.


—Los gatos son los guardianes de las almas. Está regresando a Jinhyuk su alma —dijo Yoochun—. Los familiares son los únicos que pueden hacer eso. Los nigromantes animan el cuerpo, pero sus cuerpos no tienen almas. Los gatos cobran un precio muy alto por el retorno de un alma a otra.


Changmin se puso rígido.


¡Oh, mierda!


—Changmin ¿Qué le prometiste a ese demonio peludo? —Preguntó Yoochun.


—No lo sé. Dijo que habría un precio, pero no dijo qué —confesó Changmin.


Los ruidos de incredulidad provenían de los tres hombres.


—No puedes hacer un trato con un familiar sin pautas establecidas— Jaejoong regañó. Eso sonaba extrañamente familiar al último consejo de Yoochun cuando dio su nombre completo a una bruja, recordó ese primer día como detective ¿Por qué los putos consejos siempre vienen tan tarde?


—¿Sí? ¿Dónde estaban hace cinco minutos? —Con qué ahora quieren ayudar. Changmin no les hizo caso mientras Xia continuaba trabajando con el alma de Jinhyuk.


—Lo siento —dijo Jaejoong.


—Nunca pensé que un alma tuviera una forma. Es interesante ver cómo se puede ver—. Comentó Changmin, mirando las volutas de plata yendo del gato hacia el dragón.


—¿Qué quieres decir? —preguntó Yunho. Inclinó la cabeza hacia un lado—. ¿Qué ves?


—El humo de plata que va de Xia a Jinhyuk. Se puede ver, ¿no? — No otra vez. El corazón de Changmin se hundió.


¡Por favor! Que al menos que uno de ellos vea lo que yo puedo ver. Tres cabezas se sacudieron en un no.


Changmin suspiró.


—Genial —ni siquiera iba a discutir con Xia por pensar que era todo paranormal en lugar de no paranormal.


Yoochun apretó el hombro de Changmin.


—Nos las arreglaremos, amor. Vayamos a casa después de dejar a Jinhyuk en el castillo y entonces vamos a discutir lo que Xia podría hablar contigo.


—Por supuesto —el corazón de Changmin se hundió ¡¿Cómo demonios consigo meterme en este tipo de situaciones?!


Un fuerte estruendo sacudió la caverna cuando Jinhyuk bruscamente se transformó a su forma dragón. Un gran dragón rojo se paró frente a ellos durante un minuto antes de cambiar de nuevo a humano. Jinhyuk dio a Changmin un saludo sorprendentemente elegante considerando que el hombre no tenía una prenda de ropa en él.


—Estoy en deuda contigo, Shim Changmin—dijo Jinhyuk—. Su familiar ha señalado mi deuda contigo y tus futuras generaciones.


—Hum, gracias —dijo Changmin. No sabía lo que las generaciones futuras iban a pensar por lo que se avecinaba, pero el gesto era agradable. Si es que hay “generaciones futuras” con el estilo de vida que ahora llevo, tal parece que no las habrá.


Xia envolvió su cola alrededor de las pantorrillas de Changmin.


«Vamos hablar de tu deuda para mí más tarde».

«Muy bien». Changmin no podía transmitir lo emocionado que estaba ante la perspectiva.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD