Love is a Force of Nature.Cap 9

4 comentarios
“Lenguaje de Sombras”

Tú me hablas a través de las sombras…
Siluetas extrañas susurran tus pensamientos.
[Credence, Opeth]


Jaejoong despertó, sintiéndose completamente reconfortado por el calor del cuerpo de Yoochun. Sus brazos lo abrazaban protectoramente y él dejó escapar un suspiro, relajando todos sus músculos. La luz de la luna golpeaba con fuerza en la habitación; ya había descansado bastante y ahora era tiempo de retomar sus actividades.
Cuidadosamente retiró los brazos de Yoochun de su cintura y se levantó de la cama, dirigiéndose a su closet y tomando prestado uno de sus pijamas.
Se vistió sigilosamente, en completo silencio y luego volvió a la cama, sentándose cerca de él para poder contemplarlo mejor. La respiración de Yoochun llevaba un ritmo armónico y Jaejoong observó algo absorto la manera en que su pecho subía y bajaba. Hoy…se había comportado mucho más emocional con él, y es que la manera en que extrañó estar a su lado lo sorprendió. Jaejoong sabía que le tenía cariño, pero ahora lo estaba comenzando a necesitar…era como si no pudiera estar mucho tiempo lejos de él, como si su cuerpo lo llamara. Pasaban días en que despertaba de su sueño y recordaba sus besos…o la forma en que sus cálidas manos lo acariciaban. La situación nunca dejó de perturbarlo, hasta que finalmente comprendió que se estaba comenzando a enamorar y sabía que para él eso no era posible. Jaejoong era un vampiro de la orden y jamás le permitirían unirse a un demonio, eso sería considerado como traición a su propia sangre y era casi tan grave como unirse a un licántropo, algunos decían que era considerado como el mismo tipo de aberración. Muchos vampiros conservadores del linaje salían de cacería por las tierras en búsqueda de vampiros traidores con colores vibrantes en sus ojos y atributos espectaculares, cazándolos en masa hasta darles muerte. Jaejoong sintió un nudo en el estomago al tan sólo pensar lo que le sucedería si se dejaba llevar y sacudió la cabeza, tratando de ahuyentar los pensamientos de su cabeza. Pensar en ello no le hacia ningún bien…
Escuchó a Yoochun suspirar entre sueños e, incapaz de contenerse, enredó sus manos por su negra cabellera, disfrutando la sensación de los suaves cabellos entre sus yemas y sonriendo cálidamente al verlo dormir tan plácidamente.
“Oh, Chunnie… ¿Qué es lo que tienes que me haces necesitarse tanto?...no sé qué es lo hago volviendo a ti si yo…no me puedo enamorar” le susurró muy bajito y luego se levantó de su cama, abandonando su habitación con rapidez para volver a su trabajo.

xXx

A la noche siguiente y después de haber acabado con las clases de combate, Junsu y Bianca se quedaron charlando en el salón, cuando todos ya se habían ido. Conversaron largo rato, más que nada sobre sus vivencias anteriores, hasta que ella le preguntó algo que lo descolocó por completo.
“¿A quién has conocido?”
Junsu la miró perplejo. La pregunta lo había tomado por sorpresa…
“N-No entiendo a qué te refieres” murmuró, desviando la vista. Ella arqueó las cejas, estaba segura de que la pregunta había sido bastante clara, pero aun así le insistió
“Vamos Junsu, se sincero conmigo. Algo te he llegado a conocer en este tiempo y bueno…hoy has estado como absorto, como si tu mente no estuviera aquí sino en otra parte y sólo tuve que inferir que algo te había pasado para que hayas quedado así...tan embobado” le lanzó una sonrisa. Junsu suspiró e hizo un gesto de resignación con la mano
“¿Y qué te hace pensar que conocí a alguien?” resopló
“Vampiresa y todo te olvidas que soy mujer…y que tengo intuición femenina”
“¿Tanto se me nota?” le preguntó, mordiendo su labio inferior
Ella lanzó una carcajada y le dio unas palmadas en el hombro
“Tanto, tanto…no. Pero basta con mirarte detenidamente un rato para darse cuenta de que andas en las nubes”
“Bueno, te contaré…pero debes jurarme que no le contarás a nadie” dijo, lanzando un suspiro de derrota
“Mis labios están cerrados, ahora dime que me tienes muerta de curiosidad” Bianca lanzó una risita y luego lo miró con expectación
“Conocí a alguien…en el bosque” confesó, muy bajito
“¿Fuiste al bosque? ¿Cuándo? ¿Jaejoong lo sabe?” Bianca abrió sus ojos de par en par, emocionada ante la declaración de su amigo
“No me interrumpas, de lo contrario no sé si seré capaz de contártelo…” Junsu le advirtió y ella automáticamente se calló
“La primera vez que lo vi…yo había salido de la mansión porque…bueno, necesitaba aire y Yoochun accedió a dejarme salir” lanzó un suspiro y luego prosiguió. “Estaba sentado en unas rocas cuando de la nada aparecieron tres hombres lobo. Dos de ellos me atacaron, yo por suerte había traído un arma, pero la perdí y bueno…justo cuando pensé que moriría, él apareció de la nada y se interpuso entre ellos”
“¿Un hombre lobo…te salvó?” le preguntó, incapaz de creer en sus palabras…
“Dos veces” susurró. “La primera fue esa vez y la segunda…ayer”
“¡¿Lo volviste a ver?!” exclamó ella, levantando las manos
“Si” Junsu le contestó en un tono cuidadosamente bajo. “Ayer me escapé de la mansión y digamos que tuve un percance. Él me ayudó y bueno…es todo”
“¿Cómo que es todo? ¿Estás seguro que no me estás ocultando nada? Ósea, está bien sentirte agradecido con él y todo, pero tú te ves más…ensimismado”
“Es todo lo que te diré” masculló
“¡Entonces hay más!”
“N-No…bueno si, pero no es nada importante” balbuceó, tratando de desviar la mirada. Por ningún motivo le contaría acerca de la cercanía que habían tenido…ese sería su secreto.
“Ya, ya bueno…no te insisto más” Bianca lanzó un suspiro, derrotada, y luego volvió a mirarlo “Supongo que por lo menos le preguntaste el nombre”
“Si, se llama Yunho”
“¿Yunho?” Bianca se quedó en silencio por un momento, el nombre le parecía horriblemente familiar hasta que finalmente lo recordó. Se le iluminó el rostro y exclamó
“¿Jung Yunho? ¡IMPOSIBLE!” su expresión de impacto llamó la atención de Junsu, quien inmediatamente la miró extrañado.
“¿Lo conoces?” Junsu le preguntó, arqueando una ceja
“Su hermana es amiga mía, Yunho es el macho alpha de la colonia del bosque. Me sorprende bastante que te haya ayudado siendo que él no se involucra casi nada con extraños”
“¿Cómo lo sabes?”
“Porque las veces que hemos organizado reuniones en el bosque jamás se ha presentado. Además que está bajo las ordenes del jefe de la colonia de hombres lobo del bosque, entonces es muy raro que pueda salir sin que se lo hayan ordenado”
“¿Reuniones?” cuestionó algo sorprendido. Junsu tenía entendido que los hombres lobo se llevaban mal con los vampiros…pero lo que Bianca le estaba contando probaba casi lo contrario.
“Si, bueno…como sabes, no todos pensamos igual que los lideres que son pro-guerra” contestó ella, lanzando una risita.
Hubo un silencio. Junsu se había quedado pensando en las palabras de Bianca. Al parecer no todos estaban a favor de la guerra, y ahora que lo pensaba mejor…Yunho también había mencionado algo sobre la neutralidad.
Estaba sumido en sus pensamientos cuando ella de súbito se levantó de su asiento.
“¿Crees que puedas salir hoy?” le preguntó
“No lo sé… ¿Por qué?”
“Ji Hae me invitó a una pelea que harán en el bosque. Gracias a ella siempre he podido asistir para aprender más sobre ellos, claro que escondida entre las sombras. Tu querido héroe va a participar” le dijo, guiñándole un ojo
“¿Yunho…va a pelear?” Junsu la miró sorprendido y ella asintió con la cabeza
“Tiene que defender su posición de macho alpha. Voy a ir dentro de un rato así que si te las arreglas para salir…nos vemos en la entrada del bosque” ella le sonrió de oreja a oreja y luego desapareció del salón. Junsu se quedó ahí sentado…tratando de asimilar sus palabras.
No podía creer que fuera tanta la coincidencia…ahora resulta que Bianca era amiga de la hermana de Yunho. ¡Quien lo diría!
‘Que pequeño es el mundo’…pensó, levantándose de su asiento y comenzando a caminar a su habitación. Tenía que pensar en algo…en cualquier cosa, para poder escaparse hoy.
El impulso de volverlo a ver lo sobrepasaba, las ganas lo estaban consumiendo. A pesar de que se sentía bastante intranquilo con esta urgencia que lo atacaba por volver a ver a Yunho, Junsu no podía evitarlo…había algo que lo estaba arrastrando hacia él, casi como una atracción magnética.
Entró a su cuarto y comenzó a pasearse de un lado a otro, tratando de pensar. Aún quedaban algunas horas para el amanecer, así que lo más probable era que Yoochun estuviera rondando por la mansión. ‘La puerta principal no es una opción.’
El otro problema era Jaejoong. Se había retirado inmediatamente después de dar la clase y Junsu no tenía idea de su paradero. El problema más grande recaía en que si alguno de ellos visitaba su cuarto y no lo encontraba…
Continuó paseándose, devanándose los sesos y tratando de pensar en un posible escape, hasta que de repente…el cerebro de Junsu dio un salto intuitivo. La cocina, esa podría ser su excusa. Iría y le pediría al vampiro de turno que lo mandara a matar algún animal…o cualquier cosa.
Sin perder un segundo más de tiempo, Junsu abandonó su habitación y se dirigió a la cocina, saludando amablemente a todos al llegar. Se abrió paso entre las cajas de utilería y llegó hasta donde estaba el vampiro de turno. Él lo saludó con la cabeza y luego volvió anotar cosas en su libreta.
“Me preguntaba…si tenías algún encargo exterior” Junsu le dijo. En todo este tiempo que llevaba trabajando, había aprendido que llamaban encargo exterior a la matanza de animales en el bosque.
Al escuchar sus palabras, el vampiro arqueó una ceja y lo miró desconfiado.
“¿Tú?” exclamó. “¿Estás seguro que podrás con ello? Allá afuera hay peligros y aún con el tratado…el bosque es territorio de lobos”
“Si, estoy perfectamente seguro de mis habilidades. Y si tienes alguna duda, puedes preguntarle al señor Jaejoong, él te informará de mi desempeño en la clase” Junsu lo miró con altanería y esbozó una sonrisa.
El vampiro no se mostró muy convencido, pero sus palabras parecían razonables y no tenía por qué ponerlas en duda.
“De acuerdo chico, te pondré a prueba. El señor Jaejoong recibirá algunos clientes en la mansión y la sangre humana está escaseando, por lo que se requiere un sustituto. Tráeme un par de venados a la cocina, habitan mayoritariamente en las cercanías del lago. Sabes como llegar, supongo”
Junsu asintió con la cabeza. El recuerdo de su conversación con Yunho a las orillas del lago estaba aún latente en su mente…
“Bien, asegúrate de volver antes del amanecer. Necesito la sangre con urgencia”
El vampiro le hizo un gesto con la mano y Junsu se retiró al instante, sonriendo victorioso. Su plan había sido un éxito y ahora tenía la excusa perfecta para salir al bosque.

Decidió que no saldría por la puerta, ya que Yoochun podría cuestionarlo y a él si que no sería fácil engañarlo. Rápidamente volvió a su cuarto, cambiándose de ropa a algo más cómodo; luego caminó hasta la ventana y retiró el pestillo que la mantenía cerrada. Al instante se dejó caer, aterrizando suavemente. Dio una última mirada a su habitación y luego se puso en marcha en dirección al bosque, adentrándose con velocidad.
No tardó mucho en reconocer a Bianca, estaba sentada en los mismos roqueríos que él la primera vez que vio a Yunho. Apenas lo vio ella le hizo un gesto con la mano.
“Pensé que no vendrías” le dijo, sonriéndole cálidamente
“Tuve que hacer algunos arreglos” contestó, sentándose junto a ella
“Sabía que no resistirías la idea de volver a verlo” le dio un leve empujón en el hombro y Junsu lanzó un suspiro
“No es eso” suspiró, haciendo un gesto de resignación con la mano
“¿Qué es, entonces?”
“No…lo sé” mordió su labio inferior, agachando la mirada. “Es sólo que…cuando estoy con él siento algo distinto, algo que…jamás había sentido con otra persona”
“¿No será que…te estás enamorando?” Bianca le preguntó de frentón, arqueando una ceja y mirándolo inquisitivamente
“¡Cómo crees!” exclamó, sorprendido por la pregunta. “Apenas lo estoy conociendo…”
Junsu volvió a morder su labio inferior, la pregunta había dado directo en el clavo. Él había advertido, la noche anterior, que estaba comenzando a sentir cosas por Yunho…y eso lo aterraba profundamente, porque sabía que él era un hombre lobo y que jamás funcionaria…
“Bueno, eso espero. Porque tú puedes tener amigos hombres lobo y todo, claro que a espaldas de Jaejoong por supuesto, pero…enamorarse ya es otro cuento. El…apego, la ingesta de su sangre, y la unión con ellos son cosas que están estrictamente prohibidas. Son consideradas como alta traición a la sangre y la condena por ello es la hoguera” dijo y su voz sonó como un susurro, resonando suavemente en la quietud del bosque.
“¿La unión con ellos…es posible?” Junsu le preguntó, abriendo los ojos de par en par, incrédulo ante sus palabras
“Si, ha habido casos de mezclas que han surgido y bueno…son conocidos como híbridos en nuestra jerga”
“¿Híbridos? “Junsu reflexionó por un instante, le vino a la mente un recuerdo. En su primera clase, alguien había preguntado por los híbridos, pero Jaejoong no había querido contestar, aduciendo que aquello era…una aberración.
“Mezcla entre vampiro y hombre lobo. Es producto de un…ritual que mezcla ambas sangres y también mezcla las habilidades”
“¿Alguna vez has visto uno?” le preguntó, mirándola con algo de expectación. Estaba fascinado y aterrado a la vez al saber que semejante cambio era posible
“Nunca. Dicen por ahí que son el doble de rápidos que un vampiro o un hombre lobo normal…así que imagínate lo difícil que debe ser ver a uno”
Junsu quería seguir averiguando más sobre los híbridos, pero de pronto se escuchó un sonido desde los matorrales y casi al instante apareció un lobo ante ellos. Junsu se percató de su pelaje resplandeciente, un color canela que casi parecía brillar entre la oscuridad de la noche. En un santiamén el lobo se transformó en un resplandor de luz y reveló a una joven de largos cabellos negros, con especie de toga blanca cubriendo su cuerpo.
“¡Ji Hae!” exclamó Bianca, corriendo a sus brazos. Ella la estrechó con fuerza y ambas lanzaron unas risitas
“¿Y ese quién es?” Ji Hae preguntó cuando se separó de Bianca, escudriñándolo con la mirada
“Te presento a Kim Junsu, es un amigo de la clase” Ji Hae arqueó una ceja y Junsu al instante le extendió la mano
“H-Hola, un placer” murmuró algo inseguro. Ella le estrechó la mano y luego esbozó una sonrisa
“Supongo que vendrá contigo a ver la pelea” dijo, comenzando a caminar en dirección a los matorrales
“Si, si no te molesta”
“Claro que no, por mí está bien. Tus amigos siempre han sido bienvenidos conmigo Bianca, pero apresúrense que no quiero perderme nada” ella hizo un gesto con la mano. Bianca y Junsu inmediatamente la siguieron y comenzaron adentrarse en las entrañas del bosque.
Ji Hae apresuró la marcha, transformándose en lobo y corriendo con velocidad. No tardaron en alcanzarla y corrieron un largo tramo, pasando por el lago y llegando hasta una extensa planicie con verdes prados. Allá en el fondo, se veía un montón de gente congregada. Ji Hae detuvo abruptamente la marcha, retornando a su forma humana y volteando a mirarlos.
“Bien, iré con ellos…los veré al final” ella les lanzó una sonrisa y comenzó a caminar hacia donde se veía el grupo de gente.
“Sígueme” Bianca le hizo una señal con la mano y Junsu inmediatamente la siguió. Se acercaron a unos árboles de la orilla; Bianca inmediatamente trepó a uno, subiendo con velocidad y llegando casi al instante a la copa del árbol. Junsu la miró con inseguridad y ante esto ella lanzó un resoplido.
“¿Vienes o no?” le espetó
Junsu asintió y se acercó al árbol. Sus manos se posaron en el tronco, palpándolo aún con inseguridad, pero aferrándose a él y trepando de todas formas. Subir por la corteza fue pan comido y Junsu se sorprendió al darse cuenta de lo fácil que le resultaba. No le tomó ni dos segundos llegar a la copa del árbol y se acercó a su lado.
“¿Nos quedaremos aquí? No puedo ver nada…”
“Claro que no, sólo necesitaba localizar el árbol con más sombra. Vamos”
Bianca se paró en una de las ramas y dio un gran salto, aterrizando en el árbol de al frente. Luego Junsu la observó seguir saltando de árbol en árbol, así que no dudó ni un segundo más y comenzó a saltar, siguiendo sus pasos con igual velocidad.
Continuaron saltando hasta que llegaron a un enorme árbol con frondosas ramas. Bianca se detuvo y le hizo una señal de silencio. Junsu observó que abajo…sólo a pocos metros de distancia, había un gran grupo de personas congregadas y comenzando a reunirse en un círculo.
“Siente la oscuridad a tu alrededor…hazla tuya, sólo de esa manera podrás esconderte de sus ojos” Bianca le susurró y Junsu la observó cerrar sus ojos y prácticamente fundirse en la oscuridad.
El acto de no dejó de fascinarlo, y comprendió que era su turno de intentarlo. Ansioso y bastante inseguro de cómo proceder, Junsu se quedó un rato meditando las palabras de Bianca. A él nunca le habían enseñado nada de ese tipo de habilidad, pero de todas formas no estaba en condiciones de protestar.
Lanzó un suspiro y decidió hacer el intento. Sus ojos se cerraron y respiró hondo, tratando de concentrarse. De pronto, comenzó a sentir una especie de niebla a su alrededor. Se imaginó completamente rodeado de ella y casi al instante sintió como si aquella niebla se hubiese pegado a su cuerpo. Abrió sus ojos y se encontró, en efecto, dentro de una inmensa nube de niebla.
“Bien, qué rápido eres” escuchó la voz de Bianca y giró un poco su rostro para mirarla. Toda su piel estaba cubierta de niebla y sus ojos color cielo parecían resplandecer ante semejante oscuridad.
“¿Estás segura que…no pueden vernos?”
“No, no pueden. Ahora estamos camuflados entre las sombras y aun si miraran en nuestra dirección…lo único que verían sería oscuridad”
“¿Qué hay de nuestro olor? ¿No lo perciben?”
“Dentro de esta niebla no, pero si estuviéramos más cerca es muy probable que ya nos hubiesen capturado”
Más tranquilo, Junsu asintió y sus ojos se posaron en la aglomeración de gente. Había una persona sentada en una especie de trono de madera, toda la gente se agrupaba a su alrededor. Llevaba unos vaqueros y tenía el pecho expuesto al igual que todos los demás, sus brazos estaban adornados por lo que parecían ser cadenas de algún tipo de metal resplandeciente.
Un abrupto sonido de timbales comenzó a retumbar con fuerza mientras dos mujeres lobo salían de los matorrales con togas de color azabache y comenzaban a danzar a su alrededor. Los licántropos reunidos en torno suyo comenzaron a reír y a animar a las mujeres. Ellas danzaban alrededor del trono, moviendo sus caderas de manera seductora y siguiendo el ritmo de los timbales, pero él no parecía disfrutarlo en absoluto…y tan sólo mantenía una expresión apática en el rostro.
Tiene cara de póquer…pensó Junsu. El espectáculo continuó por algunos minutos hasta que él súbitamente se levantó de su asiento.
“¡Silencio!” exclamó y todo acabó. Con una reverencia, ellas se retiraron de vuelta a la multitud mientras todos esperaban ansiosos sus palabras.
“Cachorros, estamos aquí reunidos para presenciar un nuevo enfrentamiento por el gran honor de ser…macho alpha de la colonia” El licántropo hizo un gesto con la mano y luego continuó.
“Aquí esta Yunho” dijo y Junsu inmediatamente lo observó salir de los matorrales, acercándose a su lado. Su cuerpo estaba pintado, llevaba una especie de tribal tatuado en su espalda y brazos. “El actual macho alpha y mi futura unión, claro si es que resultase victorioso esta noche” lanzó una especie de risotada. Junsu sintió un nudo en el estomago al escuchar la palabra futura unión, pero inmediatamente reprimió la sensación
“Y aquí esta Sheik, su retador” otra persona salió desde los matorrales. Su piel era más blanca que la de Yunho y poseía unos brillantes ojos color miel. “Sheik dice tener todas las condiciones para vencer a Yunho, claro que eso está por verse”
Ambos contrincantes se dieron la mano y luego él volvió a hablar.
“Las reglas son simples: pelearan a muerte súbita, sin piedad alguna. El vencedor adquirirá inmediatamente el cargo y el perdedor…morirá con honor” toda la audiencia pareció emocionarse al escuchar sus palabras, porque al instante comenzaron a lanzar gritos y vitoreas.
“Bien, buena suerte y que…gane el mejor” dicho esto, ambos se transformaron a su forma de lobo y se abalanzaron el uno contra el otro. La multitud enardecida gritaba y chillaba, alentando la matanza.
El contrincante de Yunho era un lobo gris casi de su mismo tamaño y abruptamente lo tomó por el cuello, azotándolo contra un árbol. Junsu lanzó un suspiro al verlo sangrar, pero Yunho se paró al instante y se abalanzó nuevamente contra él, mordiéndole el pecho y provocando que rugiera de dolor.
La pelea era intensa, completamente brutal…ambos desgarrándose la piel a mordidas y propinándose profundas heridas. El lobo gris le estaba dando bastante pelea a Yunho, quien ya estaba complemente magullado, su pelaje blanco manchado de sangre.
Yunho se lanzó nuevamente contra él, pero el lobo gris ágilmente se dio la vuelta y lo golpeó con la cola, provocando que se estrellara contra el suelo. Junsu se sintió morir, advirtió que estaba bastante agitado al ver a Yunho tan mal. Bianca se percató de ello y suavemente puso una mano sobre su hombro.
“Tranquilo, él es fuerte…saldrá de esto”
Junsu asintió y continuó observando la pelea. El lobo gris lanzó un aullido anticipado al ver que su contrincante estaba aún tumbado en el suelo. Yunho giró un poco su cabeza, justo en dirección a los árboles. Junsu lanzó un suspiro al sentir sus voraces ojos dorados clavarse sobre él, aquella desgarradora fuerza bestial atravesándolo y llegando hasta el fondo de su perdida alma. No…no podía ser que se hubiese dado cuenta de su presencia, él estaba camuflado, pero Yunho continuaba mirando en su dirección y Junsu mordió su labio inferior con algo de nerviosismo ante la visión de su pelaje ensangrentado.
‘Por favor…no mueras’…pensó, incapaz de contenerse. De pronto Yunho se levantó del suelo, sus ojos resplandeciendo con algo que Junsu no podía descifrar. Se lanzó abruptamente contra el lobo, tomándolo por sorpresa y atacándolo por el cuello, mordiéndolo con tanta fuerza que desgarró todas sus venas. El lobo rugió en agonía y cayó abruptamente al suelo…incapaz de levantarse, su cuello complemente expuesto y chorreando sangre a borbotones.

Hasta hace pocos segundos, Yunho no se había percatado de la presencia de Junsu. Estaba tan ensimismado en la pelea que prácticamente no había advertido su esencia. Fue en el momento que cayó al suelo y giró su rostro…que pudo sentir su olor, proviniendo de unos árboles. Inmediatamente fijó sus ojos en aquel árbol y pudo ver…sus ojos oscuros mirándolo con preocupación. Casi al instante sintió como una ola de energía, como si algo dentro de él le hubiese hecho clic. Estaba ahí…Junsu estaba ahí observándolo y él no podía darse el lujo de morir. No, él tenía que demostrarle lo fuerte que era, tenía que demostrarle por qué se había ganado el puesto de macho alpha, jamás le mostraría debilidad…
Una descarga de energía lo azotó y de una manera…casi sobrenatural, sacó toda su fuerza bestial y se lanzó contra su oponente, desgarrándolo de una sola mordida. El sabor de la sangre invadió todo su hocico, pero a Yunho no le importó y sólo lo observó caer…con el cuello completamente expuesto, venas y arterias rotas chorreando sangre. Escuchó a la multitud enardecida gritar su nombre con excitación y lanzó un aullido de victoria que resonó en todo el bosque. Al instante, toda la multitud se había transformado, uniéndose al aullido y formando un ruido colectivo…

4 comentarios:

  1. Como lo prometiste! Una excelente continuación! :D
    Tan aberrante puede ser la unión de dos especies distintas?
    Jaejoong, tu amas a Chun. No lo des todo por hecho y anímate.
    Yoochun, quisiera saber lo que sientes.
    Yunho, me imagino que mantiene una lucha interna entre el deber y lo que le dicta su corazón u.u
    Junsu, si baby, lo amas. Tampoco te rindas que el futuro es incierto.
    Changmin, quiero saber lo que pasa por tu mente ><

    Excelente como siempre Koiko ^^

    ResponderEliminar
  2. Cada vez se pone mejor, no sé que más decirte realmente que me tiene obsesionada esta historia y tu manera de abrir cada vez más intrigas en lo que podria pasar ><!
    Se nota que Changmin ejerce el mando con mano de hierro D: yo tambien me sentiria entre la espada y la pared si fuera Yunho! y la pelea de lobos estuvo increible, de t.v! espero ansiosa la continuacion <3

    ResponderEliminar
  3. Redactas de miedo, era como si yo también estuviese allí.
    Yunho ya esta locamente enamorado de Junsu si con solo verlo ha sido la fuerza que necesitaba para poder vencer al otro lobo.
    Espero que la continúes pronto por que esta de lo mas emocionante.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3/06/2012

    yo quiero mas jaechun ¡¡continuenla porfis¡¡

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD