Love is a Force of Nature.Cap 10

7 comentarios
“Revelaciones”

Tanto ha cambiado desde aquello
Asociaciones…
[The Past Nightmares, Rapture]


Yunho volvió a su forma humana y estiró sus músculos. ‘Esto me va a doler en la mañana’…pensó al percatarse de los tajos en su cuerpo y de los pedazos de piel que le habían arrancado. Giró su rostro para ver a la multitud eufórica gritando y exclamando su nombre con entusiasmo, y al instante observó a Changmin levantarse de su trono, sonriéndole con orgullo.
“Excelente. Yunho ha demostrado, una vez más, ser el mejor luchador de la colonia y por ende, mantendrá su posición hasta que surja otro lobo… que se atreva a desafiarlo” proclamó. Un par de jóvenes se acercaron al cuerpo inerte del lobo, arrastrándolo hacia los matorrales.
“Denle un entierro decente, Sheik murió con honor” Changmin les hizo un gesto con la mano y ellos inmediatamente desaparecieron con el cadáver.
“¡Oppa!” exclamó Ji Hae y se lanzó a sus brazos. “Sabía que podías hacerlo”
“No me estreches tan fuerte que…me duele todo el cuerpo” Yunho jadeó ante el esfuerzo, lanzando un quejido
“Lo siento. Estás bastante magullado” ella agachó la vista y Yunho lanzó una risita
“Esto no es nada, he estado peor”
“Aun así…sabes que sufro mucho con estas peleas”
“No creas que yo disfruto mucho esto…matar no me agrada, pero es la tradición y tú sabes como es el jefe con estas cosas” le dijo muy bajito, mirando de reojo a Changmin que estaba conversando con la nueva camada
“Bueno, me alegra que haya terminado” ella esbozó una sonrisa. “Oppa, iré a ver a Bianca…así que nos vemos dentro de un rato” le lanzó una última mirada antes de dar la media vuelta y estaba a punto de irse cuando el brazo de Yunho se aferró al suyo, reteniéndola
“E-Espera” murmuró. “Yo…voy contigo”
“¿Quieres…acompañarme? ¿Estás seguro que te sientes bien? tus heridas se ven bastante serias” ella arqueó una ceja y lo miró, desconfiada
“Estoy bien” contestó y comenzó a empujarla para que caminara. Pero justo cuando llevaban algo de tramo avanzado escuchó la voz de Changmin detrás de él
“Yunho…quiero que vuelvas inmediatamente, celebraremos tu triunfo” le dijo y su aliento golpeó contra su cabeza. Yunho volteó a mirarlo y asintió.
“De acuerdo, me despediré de mi hermana e iré enseguida” Changmin miró con recelo a Ji Hae y luego se dio la media vuelta, haciendo un gesto con la mano. El resto de la manada no tardó en seguirlo y Yunho los observó alejarse en silencio. Lanzó un suspiro y se acercó a su hermana, susurrándole al oído.
“Saluda…a Junsu de mi parte” Ji Hae lo miró perpleja, pero Yunho le hizo una señal de silencio con el dedo y luego se volteó, retomando el camino de vuelta a colonia.

Cuando ya todos se habían ido, Ji Hae se acercó hasta los árboles y Bianca junto a Junsu no tardaron en descender, cayendo casi a su lado.
“¿Y bien? ¿Qué les pareció? Mi hermano es un prodigio, sabía que no perdería” dijo ella, esbozando una sonrisa
“Estuvo bastante bien, claro que el lobo gris le hizo bastante difícil las cosas” Bianca lanzó una risita. Junsu permaneció callado, sumido en sus pensamientos. Podía jurar que Yunho había advertido su presencia y aún sentía un molesto nudo en el estomago. Aquella imagen de Yunho ensangrentado y con pedazos de piel expuesta le daba escalofríos…
Bianca y Ji Hae continuaron hablando sobre cosas triviales hasta que Ji Hae informó que se le estaba haciendo tarde y que debía volver a la colonia. Bianca le dijo que estaba bien y que se volverían a ver pronto. Ella estaba por irse, pero de pronto Junsu la observó voltear y acercarse a su lado.
“¡Ah! Casi lo olvido, Yunho te manda saludos” le dijo, sonriendo ampliamente. Luego se transformó en lobo y comenzó a correr hacia los matorrales, perdiéndose entre ellos.
Junsu se quedó ahí…paralizado, como si no hubiese procesado sus palabras. ‘Él sabía que yo estaba allí’…
“¿Junsu, estás bien?” Bianca le puso una mano en el hombro y Junsu asintió con la cabeza
“Si…sólo estaba pensando en lo que me dijo” susurró, agachando la mirada
“Yo también estoy bastante intrigada, porque nadie de la multitud se percató de nuestra presencia…entonces, es bien raro que él haya podido verte” Bianca lanzó un suspiro y luego se dio la media vuelta
“Bueno, ya tengo que irme. Debo regresar a la metrópolis y me tomará tiempo llegar, además que ya no falta mucho para el amanecer”
“Yo debo ir a matar unos venados…así que nos veremos en la próxima clase” dijo y ella asintió. Lo abrazó con fuerza y luego volvió a trepar al árbol. Junsu la observó saltar de árbol en árbol hasta que la perdió de vista.

Suspiró, confundido. Aún no podía entender cómo Yunho había sido capaz de reconocerlo entre las sombras…pero, en cierto modo, estaba contento con ello, porque al menos lo había vuelto a ver…y él se había percatado de su presencia.
Miró hacia al cielo y se dio cuenta que, en efecto, ya no faltaba mucho para el amanecer, así que apresuró la marcha en dirección al lago. Cuando llegó, inmediatamente se acercó a los matorrales de la orilla, internándose dentro de ellos y observando a su alrededor en búsqueda de posibles presas para llevar de vuelta a la mansión. No tardó en ver algunos venados pastando en las cercanías y meditó un poco la situación: si los atacaba directamente, probablemente podría cazar uno…pero los demás arrancarían y le tomaría mucho más tiempo perseguirlos, por lo que un ataque sorpresa sólo le podría traer retrasos.
De súbito, a Junsu se le ocurría una idea. Ocuparía la nueva habilidad que había aprendido para camuflarse y atacarlos sin que ellos advirtieran su presencia, esa sería la técnica perfecta para capturarlos sin mucho esfuerzo.
Así que eso hizo, rápidamente se concentró y sintió la niebla envolverlo por completo. Se acercó al grupo de venados y, tal como lo había previsto, los animales ni se inmutaron y continuaron pastando. Hábilmente Junsu los mató, utilizando sus uñas puntiagudas para desgarrar su cuello. A pesar de que la sangre comenzó a ejercer un efectivo embriagante en él, no tenía tiempo para perderlo y, tratando de controlar sus ansias por la sangre, se echó dos al hombro y comenzó a caminar de vuelta a la mansión.
Recorrió un buen tramo hasta que escuchó unos ruidos desde unos matorrales. Junsu automáticamente giró su rostro en aquella dirección y de pronto, vio a una extraña joven parada al frente suyo. Sus instintos inmediatamente se alertaron, Junsu pudo sentir que era vampiresa por su pálida piel…pero había algo en ella que parecía distinto. Tenía unos ojos…completamente plateados y la canasta que llevaba había caído al suelo, desparramando pedazos de carne por todo el lugar.
“La ayudaré con sus cosas” dijo Junsu y dejó los venados a un lado. Luego se agachó y comenzó a recoger la carne del suelo. La joven lo miró, desconcertada, y casi al instante se agachó para quedar a su nivel y así poder mirarlo a los ojos.
“¿Tú…no sabes lo que soy, cierto?” sus penetrantes ojos plateados lo escudriñaron completamente.
“Eres una vampiresa” musitó Junsu, algo inseguro de sus palabras…
“¿Acaso una vampiresa podría hacer…esto?” la escuchó articular y cuando Junsu subió la mirada, observó con horror como sus uñas se alargaban hasta formar unas gruesas garras
“H-Hibrido” murmuró, pasmado. La palabra le vino de sopetón a la mente y sus ojos se abrieron como dos platos, impactado al estar finalmente…frente a uno de ellos
“¡Hibrido! ¡Demonio de ojos plateados! ¡ Aberración! Escoge cualquiera de ellos, no me importa” lanzó una risotada y luego continuó. “Atrévete a contarle a la orden que me has visto…porque en menos de un segundo desgarrare tu garganta”
“N-No” balbuceó. “Yo no diré nada…lo juro”
Por un segundo, ella lo escudriñó con la mirada y luego llevó una de sus garras hasta su cuello, apenas rozandolo por la piel. Junsu lanzó un quejido, pero no se dejó intimidar. Supuso que si le mostraba fortaleza, quizás ella lo dejaría ir. Ella observó cada una de sus reacciones ante el roce de su garra y luego lanzó una risita, retirándola de su cuello y volviendo a hablarle.
“Cualquiera en su sano juicio se habría defendido al sentirse agredido, sobretodo si el ataque proviene de un híbrido, pero tú…te mantuviste estoico, como si supieras exactamente lo que yo quería probar de ti” ella le sonrió de oreja a oreja, sus caninos alargados resplandeciendo mientras lo contemplaba. “Bien, pareces ser un chico sincero y dudo que me mientas. Has probado tener algo de agallas y bueno…me ayudaste con mis cosas a pesar de que no tenías que hacerlo, así que te dejaré ir” le susurró finalmente y luego recogió la canasta del suelo. Junsu la observó darle la espalda, pero tenía algo que moría por preguntarle…y definitivamente no podía dejar esta oportunidad pasar.
“Antes de irme…quería preguntarte algo” Junsu agachó la mirada y en un parpadeo ella se acercó a el.
“¿Qué cosa?”
“¿Qué…se siente?” mordió su labio inferior y ante esto, a ella se le suavizó la mirada y puso una mano sobre su mejilla. Junsu abrió sus ojos de par en par al percatarse de que…sus manos no estaban frías, sino que…se sentian tibias
“Se siente…como si hubieses vuelto a la vida” susurró y de pronto, un inmenso lobo saltó desde los matorrales y se puso entre ellos. Junsu lo observó, completamente aterrorizado.
El lobo era el doble de grande en comparación a los licántropos que Junsu había conocido y sus ojos…tenían la misma tonalidad plateada que los de ella. Le lanzó un gruñido y él inmediatamente retrocedió.
“Tranquilo cariño, él no va a decir nada” ella deslizó una mano sobre su pelaje color ceniza y el lobo lanzó una especie de gruñido mucho más suave, acercándose a su cuerpo.
“¿Cuál es tu nombre?” ella le preguntó
“K-Kim Junsu” murmuró, fascinado ante lo dócil que se veía el lobo con ella…
“Junsu” dijo y la observó trepar al lomo del lobo. “Lo tendré en mente”
Y en menos de un parpadeo…ambos habían desaparecido, dejando a Junsu ahí…parado, completamente perplejo. Había visto…lo que ellos llamaban híbridos, una mezcla entre ambas razas que estaba…estrictamente prohibida, pero aun así había gente que se atrevía a desafiar las reglas. Junsu se preguntó de dónde habían salido esas personas…y si tenían algún lugar en donde vivir, porque en sus visitas al bosque jamás había divisado uno de ellos…hasta hoy.
La oscuridad comenzaba a disiparse con aterradora velocidad cuando Junsu se percató de que ya no le quedaba mucho tiempo. El alba estaba ya a menos de una hora, así que sin perder un segundo más de tiempo se echó los venados al hombro nuevamente y retomó la marcha de vuelta a la mansión.

xXx


“Estás muy callado…” susurró Changmin y luego continuó lamiendo las heridas del cuerpo de Yunho. Él…estaba perdido en sus pensamientos, no podía dejar de pensar en Junsu...y en la forma en que sus ojos lo miraban con infinita preocupación a través de las sombras.
Después de haberlo conocido, no hubo ni un sólo día en que Yunho no pensara en él y eso lo perturbaba profundamente. No podía sentirse así, no podía comenzar a sentir cosas por un…vampiro. Su destino era unirse a Changmin y darle estabilidad a la colonia…pero aún así…el recuerdo de Junsu no lo dejaba en paz. Es por eso que, culpablemente, había pedido un aumento en sus horas de patrullaje, a diario recorría el bosque con la esperanza de volverlo a ver. El recuerdo de sus labios a sólo centímetros de distancia lo carcomía por completo…y Junsu hasta invadía sus sueños…confundiéndolo a un punto máximo.
“¿Yunho, me estás escuchando?” Changmin dejó de lamerlo y se acercó a él. Yunho estaba sentado en el borde de su cama y lanzó un suspiro cuando los brazos de Changmin rodearon su cuello y sintió el peso de su cabeza posarse sobre su hombro.
“Lo siento, estoy algo cansado…” susurró
“Diste una excelente pelea hoy, no puedo estar más orgulloso” Changmin lanzó una risita y acarició la piel de su cuello con su rostro
“Gracias, pero sabes que…odio matar” Yunho volvió a suspirar, pero esta vez de agobio. Sentía los músculos tensos. Por lo visto, Changmin estaba muy efusivo y con ganas de celebrar. Y a Yunho aún le costaba acostumbrarse a sus repentinas muestras de afecto.
“Odias matar…pero tú naciste para ello. Tienes un don, Yunho” le dijo y comenzó a darle suaves besos en el cuello. Sus aterciopeladas manos iniciaron un trayecto de caricias que lentamente fueron descendiendo, delineando sus abdominales y deteniéndose casi al nivel de su bajo vientre. Yunho inmediatamente cerró los ojos, la sensación lo hizo estremecer, y un leve gemido escapó de sus labios cuando Changmin deslizó sus dedos un poco más abajo…apenas tentando la sensible piel. Sabía lo que Changmin quería…y diablos, cómo le costaba resistírsele…una parte de Yunho quería pararse y abandonarlo, pero la otra parte quería quedarse y rendirse ante la urgencia que lo atacaba cada vez que Changmin comenzaba con sus juegos…
Supo cual de las dos partes ganó porque cuando Changmin buscó sus labios no hizo nada para impedirlo y sólo los abrió para que él pudiera profundizar, comenzando a pelear con su lengua por la dominancia que tanto buscaba.
Y comenzó de nuevo…el fuego, y todos sus instintos animales a flor de piel, tomando nuevamente posesión de su cuerpo. Changmin le arrancó la ropa prácticamente a mordiscos, y Yunho podía sentir el calor latiéndole en las venas. Mordidas, gruñidos, fricciones y ya está perdido, Changmin ha vuelto a hacerlo perder el control. Por un segundo, en lo único que Yunho pudo pensar fueron en las manos de Changmin recorriendo todo su cuerpo, su boca mordiendo y dejando marcas sobre su piel, sus movimientos frenéticos sobre su cuerpo, casi urgentes, fogosos, vehementes… y finalmente aquella frase que derribó todos sus muros…
“Yun…ho…te deseo t-tanto…” la frase fue casi un jadeo y Yunho sintió toda la lujuria nublar cada uno de sus sentidos al nuevamente irrumpir dentro de su cuerpo, enterrándose hasta el fondo dentro de su calor. Comenzó a embestirlo por detrás, completamente fuera de sí; el sonido de las plegarias de placer de Changmin era completamente enloquecedor y eso sólo lo incitó a aumentar el ritmo, ganando velocidad al escucharlo aumentar el volumen de sus gemidos hasta ser prácticamente jadeos, gruñidos y gritos y sintiendo los músculos de su interior aprisionarlo cada vez con más fuerza al saber que su clímax se aproximaba.
En la cúspide del deseo y perdido en el placer, Yunho pensó que lo tenía todo…y que podría acostumbrarse a esto, a él…y a sus caricias y quizás…sólo quizás, hasta podría llegar a quererlo…si tan sólo fuese real para ambos. Changmin jamás había hablado de amor, él tan sólo le había dicho, desde el día que Yunho asumió como macho alpha, que estarían unidos para toda la vida. Aún podía recordar el momento en que Changmin le susurró, la primera noche que durmieron juntos, que él le pertenecía y que su lugar estaba a su lado, y luego de eso sus palabras se refirieron solamente al latente deseo que despertaba en él cuando comenzaba a tentarlo, pero jamás dijo nada que tuviera que ver con afecto. Yunho sabía lo que la gente rumoreaba en la colonia…decían que él era tan sólo un juguete y que eventualmente el líder lo dejaría, y el hecho no dejaba de sulfurarlo, porque a pesar de haberse ganado el puesto de macho alpha de la comunidad, Yunho se sentía denigrado ante los demás, y odiaba aquella miradas y sonrisas sugestivas que recibía cada vez que alguien lo veía abandonar su madriguera, aquellos gestos burlescos que no hacían más que decir: Miren…ahí va la perra de Changmin…

Estaba tendido sobre la cama, aún tratando de calmar su agitada respiración luego de haber concretado el acto. Changmin tenía rodeado los brazos por su pecho y respiraba en pesadas bocanadas, ambos cuerpos empapados en perlado sudor ante la intensidad de su encuentro.
Yunho volteó un poco su rostro, mirando en otra dirección y tratando de calmar su agitado latido cardiaco. Sus ojos se posaron en los cuadros que había en la pared de la madriguera de Changmin. Alineados en perfecto orden estaban las fotografías de los jefes más recientes de la colonia. Una foto en particular capturó su atención, antes de la fotografía de Changmin había una joven…
“¿Quién es…la de la fotografía?” preguntó, interrumpiendo a Changmin. El lanzó un suspiro de frustración y levantó el rostro de su torso
“Es la última jefa de la colonia, Lee Yeon Hee” le respondió, su voz siendo casi un susurro
“¿Tú la conociste?” Yunho observó a Changmin levantarse de la cama, cubriéndose con las sabanas y comenzando a caminar hacia la pared
“Si, yo era el macho alpha cuando asumió. Ella…era formidable, poseía una gran fortaleza y un don innato de liderazgo. Todos en la colonia estaban felices de tenerla al mando” contestó, acercándose al cuadro y tomándolo entre sus manos
“Si tú eras el alpha…supongo que no alcanzaste a unirte a ella”
“No, ella murió antes de que pudiéramos concretar la unión…” susurró
“¿Qué…ocurrió?” Yunho le preguntó, algo inseguro
“Fue brutalmente asesinada en una emboscada que le hicieron en el bosque” Changmin lanzó un suspiro y luego prosiguió. “Ella…estaba embarazada, llevaba mi cachorro en su vientre cuando ocurrió el asesinato” la voz de Changmin pareció quebrarse y los ojos de Yunho se abrieron de par en par al escuchar sus palabras…
“C-Changmin…yo…lo siento mucho” murmuró, impactado ante lo que Chanmin le había revelado. Changmin volvió a colgar el cuadro y se dio la media vuelta, caminando en su dirección y deteniéndose a pasos de él.
“Está bien, fue hace tiempo…yo ya lo superé”
“¿Tú…sabes quien lo hizo?” Yunho lo miró y observó que los ojos de Changmin cambiaban, expresando ahora una mirada llena de odio
“Si” masculló, sus ojos resplandeciendo. “Es por eso que necesito tu ayuda…mi querido Yunho” se acercó más a él y una de sus manos se posó sobre su rostro. “Nuestra unión es exactamente lo que necesito para fortalecer a la colonia. Cuando…seamos uno, seremos invencibles, tú y yo…erradicaremos a todos los vampiros. Cumpliremos la misión original del primer licántropo y libraremos la tierra de todo mal” le dijo y acercó sus labios a los suyos, dándole un suave beso. Yunho abrió los ojos de par en par, asombrado ante sus palabras. Él no quería iniciar una nueva guerra, pero era evidente que Changmin tenía otros planes…
“¿Quién la asesino?” preguntó Yunho cuando Changmin se separó de él
“Kim Jaejoong. Actual miembro de la orden de vampiros y un verdadero excéntrico” contestó, con un dejo de ácido en sus palabras. Abruptamente le dio la espalda y comenzó a caminar hacia la ventana de su madriguera
“¿Pero por qué lo hizo? ¿Acaso tenía alguna razón para hacerlo? ¿Tú…lo conoces?” Yunho estaba perplejo…no entendía nada, eran tantas las preguntas que daban vueltas en su cabeza que no pudo evitar balbucear las más importantes
“Tenemos…un pasado” le contestó, siendo su voz tan sólo un susurro.

Yunho lanzó un suspiro de frustración al haber sido utilizado de nuevo como un juguete, porque de pronto se encontró fuera de la madriguera de Changmin, directo al frío nocturno y nada de contento consigo mismo…

~o~
A/N: Koiko al habla! Mención de Lee Yeon Hee porque en Paradise Ranch actuó divina junto con Changmin y bueno, es sólo una pequeña mencioncita jaja! ^^U
Qué revelaciones no? Se esperaban el pasado JaeMin? Yo creo que no :P por qué Jaejoong asesinó a la futura unión de Changmin y como diablos se conocieron esos dos? D: son cosas que sé que se están preguntando y que van averiguar durante el transcurso de la historia! Pero les diré que esas interrogantes son parte fundamental en la historia.
Sólo algo más, es acerca del HoMin que es lejos la relación más complicada de este fic. No soy fan del HoMin como couple, pero aquí me resulta bastante interesante escribir sobre ellos. Quiero plantearles a un Yunho en parte dividido en dos, porque si, a diferencia de las impresiones que tuvieron en el primer capitulo que los presento, Yunho si siente algo por Changmin, cosa que pudieron leer en este capitulo cuando Yunho está perdido en la lujuria, y en parte le gustaría que funcionara, pero Changmin piensa que tiene completo poder sobre Yunho y que él nunca dejará su lado, es parte de la ‘hegemonía’ de la que tanto se jacta.
A veces…uno no valora lo que tiene hasta que lo pierde y ven que Junsu se ha metido en el medio? Min-Ho-Su exactamente! xD
Finalmente, un adelanto para el próximo capi: JaeChun y más sorpresas ;3
No puedo irme antes de dedicarle todo mi amor a la gente que se da el tiempo de escribirme comentarios! Y también a los que pinchan sus reacciones ^^ Así se más o menos cuanta audiencia tengo y me animo a escribir con más ganas todavía! Bueno es eso! gracias nuevamente por leer y hasta mi próxima intervención!

7 comentarios:

  1. Koiko!!! Bueno, homin... estamos iguales con esa couple >< pero el capítulo en sí me gustó mucho ^^ Ahora podemos saber un poco más de los sentimientos de Yunho. Pasado JaeMin, me interesa eso :D Y qué onda con esos híbridos? Eran los del lago? Muy bueno, sigue!!
    I ♥ hosu

    ResponderEliminar
  2. Me encanta y sinceramente tenia un presentimieno de que Jae y Min tendrian un pasado juntos jeje no me preguntes por que pero me lo imaginaba.
    Los hibridos eran raros pero seguro que salen mas y ayudaran al Hosu jeje.
    Espero pronto el siguiente capitulo besos

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3/13/2012

    crjo io kiero jaechun ¡¡ esta muy bueno el fic pero kiero mas jaechun T.T

    ResponderEliminar
  4. miu-sensei3/14/2012

    me gustaria que terminara en minhosu*O*
    yo amo los trios xD
    solo queda decir que me a gustado mucho tu fic y que el proximo cap tenga mas lemon(nunca estoy satisfecha jajajaXP)

    ResponderEliminar
  5. UWA! me sorprendio el capi sobretodo por la aparición de los hibridos se nota que son criaturas interesantes...me pregunto la amenaza que podrian generar si les tienen tanto miedo :O espero saber maaaas ya! xD
    Pobre Yunho, esta ultra dividido en dos y esa relación con Changmin se ve que es como un circulo vicioso! que ganas de seguir leyendo >< se pone cada vez más interesanteee <3

    ResponderEliminar
  6. Anónimo3/15/2012

    demasiado interesante!!
    me leí todos los capis de corrido XD
    sobre todo por el jaechun,amo esa pareja y casi nadie escribe sobre ellos..y tu lo haces exelente!!
    gracias!
    esperare la continuación.

    ResponderEliminar
  7. waaaaaaaaaa JAEMIN!!!! <3

    me gusta muxo esta historiaaaa

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD