YunJae, La noche más larga: Cap 5

6 comentarios
Eres tú.

-¿Por qué tengo que hacer esto?
-Porque yo no recuerdo muy bien su rostro. Y tú si.

Busqué a Park Hyun Min con la mirada. Hasta encontrarlo cerca de la salida platicando con su amigo.

-Es él.
Lo señalé.
-¿En serio es él?
-Sí, es él. ¿Por qué? ¿Es guapo?

Me golpeó en el hombro fuertemente mientras me miraba con enojo.

-¡Cállate idiota! ¡No te burles de mí! Pero a todo esto…¿estas absolutamente seguro de que le gusto?
-Sí, estoy seguro. ¿No confías en mí?
-No es que no confíe en ti, es solo que antes de intentar algo…quiero estar completamente seguro. Si algo pasa te voy a culpar a ti. ¿Entendido?
-¿A mi? ¿Por qué a mí? Eun Ji me lo dijo.
-Hey, hablando de Eun Ji…ahí viene.

Miré hacia atrás y efectivamente Eun Ji caminaba hacia nosotros con su mirada baja sosteniendo algunos libros sobre su pecho.

-¿Qué quieres?-pregunté.

Hizo una pequeña reverencia frente a mí.

-Jung Yunho…lo siento mucho. No debí de haberme comportado de esa manera. Por favor perdóname.
-¿Crees que con eso arreglas todo? Ingenua. Cuando me golpeaste dolió ¿sabías eso? ¿Ahora quieres remediar todo con una mediocre disculpa? Dime algo. ¿Enserio te gusto?
-Si me dieras otra oportunidad estoy segura de que podría demostrarte…

Incrédulo reí por un momento.

-¿Otra oportunidad? No me hagas reír. Nunca. Primero muerto.
-¿Qué debo hacer para que sepas lo arrepentida que estoy?
-No lo necesito.

Repentinamente, mirando el piso, se arrodilló frente a mí.

-¡Levántate!

Dije mirando alrededor para asegurarme que nadie nos estuviera mirando.

-No, hasta que me perdones.

La miré un segundo y me alejé sintiendo lastima por ella, preguntándome como puede hacer algo así. Unos pasos después sentí a Jaejoong detenerse detrás de mí. Lo miré de reojo y quise preguntarle cual era el problema, pero retomé el paso irritado cuando vi que había vuelto para ayudarla a levantarse. Tomó mi brazo izquierdo y giró mi cuerpo hacia él.

-discúlpate.
-¿Qué?
-Que te disculpes.
-¿Bromeas?
-No bromeo. Eso fue muy cruel, discúlpate.
-No quiero.
-No te esfuerces, Jaejoong. Es inútil.-Dijo Seung Ho caminando hacia nosotros acompañado por los demás.
-Hyung ¿Cómo te fue en la cita?-Preguntó Han Soo mientras me abrazaba por los hombros.
-No me hables sobre eso.
-¿De qué deberíamos hablar entonces?-Preguntó con tranquilidad mientras nos sentábamos en unas jardineras junto a nosotros.
-De cualquier cosa.
-Entonces ¿Por qué no hablamos del por qué esta cosa viene hacia acá?-Comentó Seung Ho en tono de burla.

Park Hyun Min se acercaba con paso decidido hacia nosotros y supuse que ese día iría empeorando conforme pasaran los minutos. ¿Qué demonios quiere ahora?

-¡Hey, idiota!-Tomó mi playera y me acercó con brutalidad a su rostro enfadado-¿Qué le hiciste a mi prima?
-¿Qué tenemos aquí? ¿Otro fan?-Pregunté en tono de burla.
-Idiota. ¿Crees que te tengo miedo? ¿Por qué querría ser como tú?
-Vaya, -Exclamó con sarcasmo Seung Ho- ser gay sí que te hace diferente.
-Te gusta Kim Jaejoong. ¿No es así? –Pregunté aún cerca de su rostro señalando a Jaejoong con la cabeza- Te gusta. Entonces ¿Sabes que soy su mejor amigo? Está conmigo durante todo el día a diario, conozco todo sobre él, podemos charlar durante horas porque me tiene confianza, lo abrazo e incluso he dormido junto a él en la misma cama. ¿No desearías hacer todo eso con él? Supongo que cuando lo extrañas, y lo quieres ver, no puedes soportar la idea de que en realidad está conmigo. ¿No es así?
-Entonces… ¿Te gusta Kim Jaejoong?
-¿…Qué?
-Estas presumiendo de hacer todo lo que yo quisiera hacer con él. Entonces te gusta Kim Jaejoong.

Sus palabras fueron tales que me dejaron completamente en blanco. No sabía que pensar al respecto. ¿Cómo puede ser tan directa una persona?
Jamás había pensado en la posibilidad de que podría ser gay. Eso es imposible, yo no podría. Sin embargo, quiero a Kim Jaejoong. A pesar de no estar completamente seguro de que manera de quererlo es la correcta. Lo quiero.

-No vales la pena. –Dijo con desprecio y se alejó.

Escuché la risa de mis amigos y a Jaejoong llamándome con reproche. Fueron unas simples palabras pero...me hicieron pensar tanto. Quizá más de lo que debería. ¿Yo…soy gay?

-Olvidemos que eso pasó –Dijo un sonriente J iSung.
-¿Vamos a comer? –Preguntó Seung Ho levantándose de su asiento.

Todos se levantaron y comenzaron a caminar. Respiré profundamente y suspiré, pero Jaejoong no se movió de su lugar. Lo miré esperando a que se levantara pero solo me miraba fijamente. Algunas veces este niño es extraño. ¿Está enfadado?

-Vamos. –Dije.

No respondió. Comenzaba a ponerme nervioso.

-…Lo siento.

Suspiró y rodó los ojos. Y en un intento por ocultar una extraña sonrisa se levantó con la mirada hacia abajo.

-Vamos.
-¿No puedes enojarte conmigo o si? –Sonriendo, pasé mi mano por sus hombros.

Me miró a los ojos con una enorme sonrisa. Mi corazón latió con mucha fuerza, como jamás lo había hecho antes. De nuevo me sentí muy nervioso. No sabía cómo actuar.

-¿Qué pasa? –Pregunté.
-Te disculpaste. -Albergó alegremente.
-…No es cierto.
-Claro que sí, te acabas de disculpar.

Ese fue el día en que comencé a amar su sonrisa y la sinceridad de su mirada. Aunque no estuviera consiente de eso aún.

-¡Oigan, ustedes! –gritó Han Soo- ¿Van a venir?

Lo solté y caminé en silencio a su lado. No lo quiero querer, no debo de quererlo de esta manera.

-Hyung, estábamos hablando y nos preguntamos a cual universidad deberíamos ir.
-Ji Sung-ah. ¿Por qué piensan en eso?
-¿Jamás te lo has preguntado? Yo quiero ser doctor.
-Yo quiero ser arquitecto. –Dijo Seung Ho.
-Yo quiero heredar la compañía de mi padre. –Comentó Han Soo- Adoro el café. ¿Tú que quieres hacer?
-Yo…siempre he querido ser maestro. ¿Y tú Jaejoong-ah?

Distante como si padeciera de autismo, Jaejoong observaba a Park Hyung Min reír con sus amigos. Mírame a mí. Aquí estoy, frente a ti ¿No puedes mirarme? Si en realidad estas dudando sobre ser gay. ¿Por qué no me miras a mí? ¿Tan poco soy para ti? Entonces entendí que no importaba qué tan confundido estuviera él o yo. Jamás podría estar en el corazón de mi mejor amigo.

-Hyung, –Susurró Ji Sung- ahí viene Park Eun Ji. ¿Ha estado llorando?

Delante de nosotros, se encontraban Eun Ji y sus amigas. Sus ojos estaban rojos e hinchados de tanto llorar. Me sentí culpable. Eun Ji es la única chica que en realidad se preocupa por mí. Ella es la única que me conoce en realidad y aún así…me sigue queriendo.
Tal vez fue Jaejoong, tal vez fue la culpa, pero si yo no hubiese hecho aquello, tal vez mi vida sería muy diferente ahora.
Me acerqué a ella pronunciando su nombre suavemente. Me incliné hacia ella y cerré los ojos con fuerza.

-Lo siento mucho…dame otra oportunidad…sal de nuevo conmigo…

Park Eun Ji era…por mucho mí mejor amiga. Me conocía, sabía como hacerme reír, era tierna, ella era la que siempre me esperaba, la que sabía como cuidar de mí. Y yo…solo soy un idiota que la lastima una y otra vez, aquel que no vale la pena. Fue por eso que intuí desde un principio que rechazaría mi propuesta. Eun Ji…donde quiera que estés, enserio lo siento.

-Sí…está bien. Saldré contigo…

Levanté mi mirada y le sonreí levemente. No podía creer que hubiera aceptado, aún sabiendo que fue solo un impulso.

-Esperaré tu llamada.

Mi corazón latió con fuerza. Se sentía como si la persona que pronunció esas palabras no hubiera sido yo. Pero no pude hacer nada para detenerlo, hasta que ya era demasiado tarde.
No quería ver el rostro de mis amigos. No quería ni imaginarme la expresión de Jaejoong, así que solo les pedí que callaran por el momento.



Para mi desgracia, decidieron ir a mi casa después de clases.

-Vamos, quiero escucharte.
-¡Déjame en paz, Han Soo, idiota!
-Solo una vez. –Pidió Ji Sung.
-¡Dejen de joder!
-Sabes que no te dejaremos hasta que lo hagas, ¿Verdad?
-…demonios. ¡Está bien! -dije molesto- A mí, Jung Yunho, me gusta…Park Eun Ji.

Todos sonrieron y aplaudieron para burlarse de mí, excepto Jaejoong. Jaejoong no había hablado en toda la tarde. Me preguntaba una y otra vez en qué estaría pensando.
En el transcurso de la tarde me quedé dormido en mi cama. Pero después de media hora, como el ruido no cesaba, me desperté en medio de lo que parecía una discusión. Pero decidí no abrir mis ojos, necesitaba dormir para no pensar en todo lo que ocurría.

-¿No creen que es extraño? –Escuché la hermosa voz de Jaejoong.
-¿Tú? –Habló Han Soo- No te preocupes, ya todos lo sabíamos.
-Ignóralo, Jaejoong-ah –Dijo Ji Sung- ¿A que te refieres?
-¿No les parece extraño que la haya invitado a salir? Estaba muy molesto con ella, y de un momento a otro…
-Tal vez, se dio cuenta de que cometió un error.
-No. No es eso…
-Confía en él, Jaejoong. –Le dijo con calma Seung Ho- Él sabe lo que hace.
-¿Incluso si lo que estuviera haciendo fuera un error?
-Todos cometemos errores, –Intervino Ji Sung- pero Yunho sabe lo que le conviene siempre. Piensa antes de actuar.
-Eso siempre he admirado de él desde que lo conozco. –Dijo Han Soo.

Ese día me di cuenta, que a pesar de ser unos idiotas…mis amigos me querían, me admiraban y se preocupaban por mí.

-Yo solo pensé que…
-¿Pensar? ¿Acaso piensas? –Lo atacó Han Soo- ¿Sabes que es lo que pienso? Pienso que eres un marica. ¿Acaso tienes idea de lo que hablamos? No comprendo por qué Yunho hyung te quiere tanto, eres un idiota.
-Cállate. –Susurré mientras fingía despertar.
-Hyung, lo siento, te desperté.
-Está bien. Han Soo-ah, no seas así. ¿Qué debería hacer contigo? ¿No puedes intentar llevarte un poco mejor con él?
-…Está bien hyung, lo prometo.

Sonreí de la mejor manera que me fue posible, aún así no miré a Jaejoong. Por primera vez en mi vida me sentí solo y confundido. ¿Estaba enojado por lo que pasó con Park Hyun Min? No fue mi intención que él pensara que sentía algo hacia Jaejoong… ¿Y si fuera así? ¿Y si siento algo por Jaejoong? ¿Y qué si sintiera algo hacia Jaejoong?



Soy un hombre…

Él es un hombre…

Y jamás lo aceptaré por estas simples razones.

No quiero a Jaejoong…no de esa forma.

Me rehúso…

Pero…

Me gusta su sonrisa…

Me gusta su sinceridad…

Es amable…

Tal vez demasiado…

-¿Jung Yunho? –Mamá interrumpió mis pensamientos con un irritante tono de voz.
-¿Qué sucede?
-¿Estás bien?
-Claro que estoy bien… ¿Por qué no habría de estarlo?
-Estas muy extraño últimamente. Muy callado, ya no te molestas por todo…pero tampoco sonríes. ¿Estás bien?
-Sí…
-¿…Te gusta alguien?
-¡Mamá! –reproché cohibido.
-Está bien, está bien…. ¿Es bonita?
-…sí.

Sonrió con ternura y se alejó a la cocina para seguir preparando la cena. Me pregunto cual sería la expresión de mama si supiera que en verdad es un hombre en el que pienso. ¿Seguiría sonriendo de igual manera?

-Mamá –la llamé suavemente.
-¿Qué pasa hijo?
-¿Podría preguntarte algo?
-Lo que quieras.

Me levanté de la silla y me posicioné a su lado, con miedo. Tuve miedo a perderlo todo, pero estaba decidido.

-¿Cómo supiste que papá era el indicado?
-Simplemente…lo supe. Él era diferente. Hubo algo que me hizo mirarlo un día y pensar “eres tú”
-…
-Y algún día tú lo sabrás. Mirarás a alguien a los ojos y dirás, “eres tú.” Me recuerdas mucho a tu padre ¿sabes? Cada vez que veo tu sonrisa…no puedo evitar pensar en él.
-… ¿Lo extrañas?

Entonces, antes de que pudiera contestar, abrió sus ojos más de lo normal. Llevó su mano a su pecho y perdió el equilibrio.

-¡Mamá! ¡Yoorin-ah, ayúdame! ¡Mamá!

Pero mamá no contestó.



El doctor me explicó esa noche, antes de mandarme a casa, que lo de mamá era una enfermedad hereditaria del corazón, que quizás esa sería la causa por la cual un día moriría y que era probable que Hyorin, Yoorin o yo la padeciéramos.
Llegué a casa cansado, recordando las palabras del doctor, “Estuvo cerca, tuvieron suerte”

-Oppa, ¿Cómo está mamá? –Saltaron enseguida Hyorin y Yoorin al escucharme entrar.
-Siéntense…no tengo tan buenas noticias.

Tenerlas que ver a la cara fue lo más difícil que tuve que hacer esa noche, quizá no debí de hacerlo, pero recordé lo ocurrido unos años atrás.
*La noche antes de que papá muriera todos sabíamos lo que vendría. Me quedé despierto toda la noche. Daba vueltas alrededor de mi habitación cuando escuché un sonido proveniente del cuarto de mis hermanas. Yoorin lloraba tendida sobre la cama.

-Yoorin-ah… -entré a la habitación.
-Déjame sola.
-… ¿Dónde está Hyorin?
-Está con mamá.
-¿Por qué no estas tú con ellas?
-No quiero verla…
-¿A mamá? –Le pregunté mientras me sentaba en la cama junto a ella, viéndola hundir su rostro en la almohada que abrazaba con fuerza.
-Sí…
-¿Qué sucede?
-…Me mintió. Me dijo que papá estaría bien. Me dijo que me tranquilizara. Que no había nada de qué preocuparse…. Pero estaba mintiendo. Todo eran mentiras. Hubiera preferido escuchar la verdad…en vez de construír falsas esperanzas…y que se rompan de esta manera. Es simplemente…cruel.

Me acosté a su lado y la abracé fuertemente. No sabía que decir, cualquier argumento era inválido. Me quedé junto a ella hasta que en algún momento de la noche nos venció el sueño. Desde ese entonces, Yoorin y yo somos más cercanos. Prometimos jamás ocultarnos algo y que podríamos ser amigos de ahora en adelante.*

Hyorin no dijo ni una sola palabra. Solo se encerró en su habitación con los ojos llenos de lágrimas. Yoorin se quedó sentada un momento tratando de analizarlo. Entonces comenzó a llorar, se levantó del sofá y se posicionó frente a la puerta del baño.

-¿Qué pasará si nos quedamos solos…? Tengo mucho miedo de estar sola…

Y finalmente, se encerró en el baño. Puse mis manos en mi rostro y suspiré. Tomé mi abrigo y salí a la calle. No podía estar ahí. Simplemente no podía.
Corrí hasta que estuve lo suficientemente lejos de casa. Entonces, con mi rostro cubierto de lágrimas y mi pecho ardiendo, me dirigí al claro al que solíamos ir Jaejoong y yo. Una vez dentro comencé a jadear y llorar fuertemente.

-¿Yunho…?-Escuché mi nombre en las sombras.
-¿Quién está ahí?
-Soy yo, -Salió a la luz de la luna- Jaejoong…
-Jaejoong…

Pronuncié su nombre en un susurro. Corrí hacia él, lo abracé en sobremanera y lloré en su hombro. Desconcertado, acarició mi espalda y susurró en mi oído.

-Yunho… ¿Qué sucede?
-Llévame a tu casa.
-¿Mi casa?
-No quiero ir a casa hoy, por favor, llévame a tu casa.
-…De acuerdo.

Ya era muy entrada la noche cuando tomamos 2 autobuses para llegar a un edificio del otro lado de la ciudad y Jaejoong me llevó al departamento 3B. Lucía un poco nervioso antes de entrar. Al abrir la puerta, escuché la voz de un hombre, el padrastro de Jae.

-¿Qué haces aquí?
-Aquí vivo.
-¿No será que cambiaste de opinión?-me vio entrar a la habitación- ¿Quién es?
-No te importa. Ven Yunho.
-Oye, tú. –Se dirigió ahora directamente a mí- ¿Te estas cogiendo a este niño? ¿Es bueno en la cama? No parece fácil. –Tomó fuertemente la barbilla de Jaejoong y lo acercó a su rostro- ¿Hasta cuando dejarás de hacerte del rogar y vendrás a mí?
-Suéltame, estás borracho.
-Vamos Jaejoongie, dime que sí.

Aventé a aquel hombre y lo separé de Jaejoong. Antes de que pudiera reaccionar tomé su cuello y pegué su cuerpo a la pared ejerciendo presión sobre su garganta. Su rostro se ponía cada vez más rojo, no podía articular palabra alguna.

-No lo vuelvas a tocar –Dije con desprecio cerca de su rostro- …hijo de puta.

Cuando lo solté cayó al piso tosiendo y sosteniendo su cuello con la mano derecha. Entonces Jaejoong me tomó del abrigo, me arrastró hacia afuera y comenzó a correr. Lo seguí unos cuantos metros cuando escuchamos la voz de su padrastro tras nosotros.

-¡Apúrate!

Corrimos más rápido. Como nunca lo habíamos hecho. Cuando salimos a la calle esa madrugada, ninguno de los dos miró atrás. Sin embargo, ninguno de los dos nos detuvimos.

Después de correr varias cuadras, no sé en realidad cuantas, llegamos a un parque totalmente diferente al que solíamos ir con frecuencia. Nos tiramos al piso y comenzamos a jadear. Mientras cerraba mis ojos y trataba de respirar, me di cuenta de que Jae producía un sonido diferente… ¿sollozos?

Sé que mi reacción fue estúpida, no sé que tanto, pero lo fue. Nunca había visto a alguno de mis amigos llorar, y menos a alguno que me importara tanto.

-¿Estás…llorando?
-Lo siento…lo siento tanto. Tú no necesitas esto ahora.-Dijo limpiándose las lagrimas- A todo esto ¿Por qué llorabas?

-…Mamá va a morir. –Dije de golpe- Y probablemente Yoorin, Hyorin o yo también.
-Cállate idiota. No vuelvas a decir eso, ¡nunca!
-Es solo la verdad…

Me acosté en el césped bocarriba. Mamá está en el hospital, dejé a mis hermanas solas. Papá estaría decepcionado de mí…. Entonces, ¿Por qué no puedo evitar sentirme bien en este momento?

-Jaejoong-ah…
-Aquí estoy…
-Acércate.

Se acercó lo suficiente para que yo pudiera verlo. Lo tomé de los hombross y lo acosté en mi pecho. Lo rodeé con mi brazo y lo abracé muy fuerte. Como si jamás quisiera separarme de él. Tal vez así era…no lo sé.


-Gracias por estar aquí siempre -dije mientras mis ojos se llenaban de lagrimas- es solo que algunas veces…me siento solo.

-No te sientas solo –me pidió mientras tomaba mi mano izquierda, que reposaba en mi pecho- Ya no estarás solo. Yo estaré aquí…siempre. Lo prometo. Prometo que siempre podrás tomar mi mano.

-… -lo miré a los ojos- Eres tú….

He escuchado decir que cuando dos personas lloran juntas, es cuando se dan cuenta de lo mucho que se quieren.

Las manos de Jaejoong, a diferencia de mis variados sueños, eran en realidad muy frías. Pero eran sus manos…no podía pedir nada más. Después de un rato los dos dejamos de llorar, pero ninguno de los dos se movió. Sin embargo pude notar que estaba luchando para no dormir.


-Está permitido dormir.
-No, no quiero hacerlo. Yunho, estoy feliz.
-¿Por qué?
-Porque siento que hoy…pude ver otra parte de tu corazón.


Con su dedo pulgar, comenzó a acariciar tierna y delicadamente el dorso de mi mano. Mi corazón late tan rápido…que siento que moriré en cualquier momento.

Cerré los ojos e imaginé que todo lo demás era un horrible sueño, y solo esta realidad importaba. Esa era la primera vez que pasábamos la noche juntos de esta manera.

Esa noche llegue a dos conclusiones.

Primera. Sí, así era…yo, Jung Yunho, estoy profundamente enamorado de Kim Jaejoong…

Y segunda. Estoy dispuesto a hacer todo para olvidarlo…


6 comentarios:

  1. Hola! Soy la autora del fic
    Primero que nada, me gustaría disculparme por dejar olvidado por un tiempo el fic, pero esque tuve algunos problemitas personales, en señal de arrepentimiento he decidido dejarles un capitulo un poco más largo lol
    Bueno, por otro lado, Hubo alguien que preguntó donde podía leer las otras 2 partes del fic. Las otras dos partes estan en proceso ok? Incluso la primera aún lo está. Me explico; Todo mi fanfic ha sido escrito a mano (llevo 2 cuadernos lol) así que necesito un tiempo para corregir los errores que cometí durante el tiempo en el que lo estube escribiendo. Es por eso que me tardo un poco en actualizar. Pero daré lo mejor de mi para mantenerlo lo más actualizado posible, no se preocupen. Por ultimo, pero no menos importante, Muchas Gracias a todas las que leen. Yo sé que no es el fan fic más impresionante del mundo xD pero muchas gracias por su apoyo. Espero siga siendo de su agrado. De nuevo, disculpen la espera. Gracias nwn

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3/02/2012

    no nada que ver!! amo tu fic encerio es impresionante me gusta ver el aspecto en el que yunho duda de su sexualidad es lindo jaja :3 por favor continuacion T_____T porfas

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3/04/2012

    oh.. gracias por comunicarte Danny, que bueno que tengas harto avanzado, porque asi tendrás material para actualizar y no irás escribiendo sobre la marcha. sabes? tu fic SÍ es bueno de otro modo no habría gente esperando la actualización. Ojalá puedas actualizar pronto y si no es así de todos modos te esperaré ☺ y volviendo al fic...
    ¡Yunho eso te pasa por bocón, ahora te toca ponerte a dudar! XD

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3/07/2012

    Conti porfa kieo seguir leyendo lol

    ResponderEliminar
  5. Lo he adorado, enserio!!!!!! *w*

    Es genial! Muchisimas gracias por tu trabajo y por compartirlo!!! >.<

    Esperaré la conti ~ Tomate el tiempo que necesites :D

    Fighting! ♥

    ResponderEliminar
  6. cuando suben el otro TT3TT

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD