Morir a tu lado… Qué forma de morir tan celestial

3 comentarios
Título: Morir a tu lado… Qué forma de morir tan celestial
Autor: Nowaki Girl
Pareja: YunJae (Híbrido X Humano)
Extensión: Oneshot
Género: Slash, Angst, Fantasía
-----


Estás de cara contra el pavimento y no recuerdas como llegaste ahí.

No es que no quieras moverte. Ya lo habrías hecho si pudieras.

Intentas en vano apoyar tus brazos sobre el cemento para impulsarte hacia arriba, pero todos tus esfuerzos se desechan rápidamente.

Sin querer comienzas a preguntarte cómo es que tu vida cambio tanto.

Se te encoje un poco el corazón y si sigues así seguramente te pondrás a llorar. Y eso es lo peor que podría sucederte en un momento como este.

No debes llorar.

Te duele la espalda. Cientos y cientos de rasguños milimétricos te carcomen la piel. Son pequeños, pero juntos son una unión casi fatal.

Intentas gritar aunque sabes que nadie será capaz de escuchar tu desgarrada voz.

Y ahora estas hecho retazos de lo que alguna vez fuiste. Pedazos del gran hombre que alguna vez todos admiraron.

Ya nadie te recuerda.

Estas lejos de casa y te sientes tan solo, no recuerdas una sensación de ese tipo desde nunca.

Parece que nadie te dijo la verdad.

Parece que nadie quiso hacerlo.

Y eso te duele… Peor que balas, peor que cuchillos desgarrando tus entrañas… Te duele.

Con dificultad volteas tu golpeado cuerpo, quedando boca arriba.

-Ahhh…

Lanzas un suspiro al ver tantas estrellas brillando sobre el cielo nocturno.

¿Cómo es que nunca notaste lo bellas que eran?

Y al verlas, un nombre aparece en tu mente.

Jaejoong… Jaejoong…

¿Recuerdas los días en que admirabas las estrellas junto a Jaejoong?

Esos días ya no volverán Yunho.

Tus ojos comienzan a cerrarse debido al cansancio y sabes que tu final ya está cerca.

Lo que no sabes es en cual punto de tu historia te equivocaste.

-Yunho…

Tal vez estás loco o algo, pero estás seguro de haber escuchado tu nombre de algún lado.

-Yunho…

Volteas un poco tu rostro hacia la derecha y logras distinguir a esa persona… Esa persona a la cual no podrías olvidar aunque pasaran mil años y más.

No sabes en qué momento llego, ni en qué momento se recostó a tu lado.

Sólo esta… ahí.

Y le agradeces por eso.

-Pensé que no vendrías- Esas palabras arden como brasas saliendo de tus labios. Quizás aquellas palabras puedan lastimarlo, pero nunca has sido muy delicado en ese sentido, así que no pides disculpas ni nada por el estilo.

En respuesta él te coge de una mano y sientes como la resistencia se va poco a poco de tu cuerpo.

-Jaejoong-ah…

Escuchas como el nombrado suspira pesadamente a tu lado.

-Yunho… ¿Por qué querían perfección, si tú ya eres perfecto? Esos hombres malos… Te lastimaron, Yunho.

Él no tenía que decirlo, tú lo sabías de sobra.

-Eso ya no importa Jae, no importa… ¿Qué haces aquí?

-Hace frío aquí, ¿Por qué esta tan helado? Te vas a resfriar.

Cada palabra que salía de su dulce boca era un total enredo que tú no podías comprender.

-Yunho… ¿Eres un Dýr?

Eso si había sido muy claro y directo. Y era una pregunta que pegaba duro.

Tratas de hacerte el desentendido.

-¿Un Dýr? Eso es… no sé, lo…

-Ya sabes, se introduce ADN humano en genes animales, eso es un Dýr… ¿Lo eres, Yunho?

No quieres admitirlo.

-Sí, lo eres. Lo sabía.

Tenías motivos para convertirte en uno de ellos.

-Me ofrecieron vida eterna. Una vida eterna para pasarla junto a ti.

De reojo observas su cara, aunque sus palabras son duras, su cara se mantiene apacible. Tal y como te gusta. No podría gustarte más. Ese MÁS es él en sí.

-Soy un humano, justo como tú antes de toda esta mierda, yo no iba a vivir mucho de todas maneras.

Sientes que la calidez que envolvía tu mano se desvanece y en lugar de eso, unos movimientos suaves se apoderan de tu cabello.

Y sientes que debes explicarle todo.

-Tú no vivirías mucho, pero yo sí. De ese modo podría recordarte por siempre Jaejoong.

El hombre a tu lado comienza a sollozar.

-Eso es más doloroso que morir a temprana edad. Maldita sea, es doblemente doloroso, ¿Por qué siempre buscas hacerte daño?

Su llanto aumenta por segundos y no puedes evitar sentirte culpable.

La jodiste de nuevo Jung Yunho.

No sabes cómo, pero logras atrapar su delgado cuerpo bajo el tuyo. Parece calmarse y se aferra tu espalda al saber que es lo único que puede hacer.

Tus manos bajan por su cabello y oídos. Luego más abajo, se encuentra su bendito cuello blanco. Rozas su superficie y sientes algo sobresaliente, incluso grotesco al tacto. Cuando al fin logras mirar que hay ahí, abres los ojos completamente horrorizado.

Te separas abruptamente de él y lo obligas a sentarse junto a ti en el gélido cemento.

-Esas marcas, ¿Quién te las hizo?

-Ahhh… ¿Las viste? Están bien feas, ¿Verdad?

Jaejoong parece no tomarle importancia al asunto, pero tú estás ardiendo en furia.

Sientes como algo comienza a moverse dentro de tu espalda y no hay peor momento para una transformación que este.

Miras tus manos y de ellas brotan unas afiladas garras. Te levantas presuroso del suelo.

No puede estarte ocurriendo esto. No frente a Jaejoong.

El chico que esta frente a ti se queda estupefacto, y sólo atina a abrir y cerrar la boca con diligencia.

Finalmente la piel de tu dorso se rompe y del emergen un par de majestuosas alas negras.

-¡¿Qué puto pendejo te hizo eso?!

Gritas. Aunque algo similar a un trompeteo agudo es lo que se escucha.

El muchacho que estaba sentado, ahora toma lugar de pie junto a ti.

Ya no lo ves asustado, y así como si nada, toma tu cara con sus dos manos.

-Fuiste tú, Yunho…

Parece que en cualquier momento tus ojos se saldrán de sus orbitas.

Intentas alejarlo de ti y en el intento rajas su camisa con tus filosas garras.

-Dios mío, yo lo siento tanto. Lo siento Jae, no lo sé, no recuerdo nada.

Él te abraza ligeramente y acaricia el pelaje de tus alas.

-No importa. Ellos te obligaron a hacerlo. A atacar y a marcar a todo humano habido y por haber. Por desgracia yo era uno también.

Te duelen sus palabras y sólo atinas a volver a alejarlo de ti.

-Vete Jaejoong-ah… Soy un monstruo.

El sonríe ampliamente.

-Eres el monstruo que me salvo. Mi Yunho… Siempre tan fuerte. La muerte… Yo no sabía que era tan dulce de manos de la persona que mas amas.

Tú no entiendes nada.

-¿De qué hablas?

El silencio entre ambos comienza a carcomer tu cerebro.

-Me mataste.

Tus manos caen a ambos lados de tus caderas.

-Me mataste. Y cuando te diste cuenta de lo que hiciste, te fuiste en contra de ellos. Los Dýr, los de tu especie te abandonaron aquí en la nada, creyéndote muerto.

-Tú estás mintiéndome Jaejoong… Te veo, puedo tocarte, estás vivo…

La desesperación se apodera de tu cuerpo.

Y aquella forma de águila que se apodera de ti cada vez que te sumes en la furia, se va y le da paso al dolor.

No al dolor físico.

No ese dolor que sentías por los golpes que esos desgraciados te hicieron.

No el dolor que acabas de sentir cuando esas alas negras volvieron a hacerse espacio dentro de tu espalda.

Era el dolor del alma. El dolor por haberle quitado la vida a la persona más importante de todas.

Jaejoong te mira sin rencor alguno.

-Gracias Yunho… Por ser tú.

-Yo no hice nada por ti. Más bien deshice todo lo que alguna vez tuviste.

Él se da la vuelta y comienza a caminar en dirección contraria a ti.

-Es inevitable que las cosas se deshagan, tú sólo adelantaste los hechos. Te agradezco que hayas sido tú quien me quito la vida… Porque morir a tu lado… Qué forma de morir tan celestial.

Y tal y como llego, desapareció entre la nada. En aquel cielo nocturno.

Sin un beso, sin una caricia, sin un adiós.

Entonces memorizas sus últimas palabras.

-“… Morir a tu lado… Qué forma de morir tan celestial…”

Era una frase de una canción que Jaejoong adoraba cuando estaba en plena juventud de su vida.

A ti nunca te gusto.

Ahora entendías el porqué.
Fin

3 comentarios:

  1. Anónimo10/16/2014

    Ohh... lindo pero muy triste :''''c

    ResponderEliminar
  2. Me dio más pena Jaejoong que Yunho ._. Fueron sentimientos diferentes XD Pena por la muerte de Jaejoong y lástima por Yunho, ni siquiera recordaba lo que había hecho, todo por querer recordar a Jaejoong por siempre .-. en verdad que fue lamentable eso. No quería que muriera ;_; quedé impactada al saber que solo era el fantasma creado por su mente, y cuando llegué al final estaba entre desesperada y que no me la quería creer XD cómo pudo terminar así? Yo quería seguir leyendo, no sé qué, pero quería saber más de lo que pasaría aunque no había necesidad, pero como que quería leer más ._. no sé si me explico...

    ResponderEliminar
  3. u.......u tan cortitooooo
    gracias por compartir que viva el YJ :3333

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD