Love is a Force of Nature. Cap 46

0 comentarios
“Mal Presagio”

Para vivir y dejar morir
Para dar esperanza y tomar vidas
¿Es para eso que estás aquí?
[The Power of One, Sonata Arctica]


“No se preocupe, tendré la sangre de hada que me pidió en menos de una semana. Las cosas han estado lentas por las abruptas revueltas que han surgido, pero su pedido está en perfecto orden” Jaejoong le dio la mano al vampiro antes de acompañarlo a la puerta, volviendo a reiterarle que tendría todo en orden. La súbita presencia de Roosevelt detrás lo asustó y prácticamente pegó un salto al sentirlo.

“¡Qué te lleve el diablo!” restalló, sobresaltado. “Odio cuando haces eso. Vas y vienes tan rápido que a veces siento que te estoy hablando y te has ido” lanzó un resoplido al encararlo. El demonio tenía el mismo rostro impávido pero una sonrisa de satisfacción adornaba sus labios al haber logrado su cometido.

“Menuda forma de recibir a tus invitados” Rooselvelt soltó un chasquido pero Jaejoong lo ignoró. “Traigo noticias y de las grandes, yo que tú me iría sentando”

“¿Ah sí?” le arqueó una ceja, labios apenas curvándose. “Escupe que tengo trabajo. Vendrán mis secuaces y tenemos que ir directo a desangrar unas hadas. Tick tock” movió el dedo índice de un lado a otro por su rostro y luego se cruzó de brazos. Roosevelt se mostró menos aludido que antes, mirando a Jaejoong con desinterés.

“Me importa un carajo tu tiempo, me escucharás con una sonrisa plasmada en esa cara bonita” le sonrió de oreja a oreja pero Jaejoong tan sólo resopló.

“Habla ya” masculló. “Tienes el mínimo de mi atención”

“Con lo que te diré tendré el cien” replicó, sus gélidos ojos posándose en las orbes topacio al articular.

“El Lobo de Fuego ya no es un híbrido, he escuchado una conversación de Changmin gracias a la sombra. Se reunió con el líder de la Resistencia y su mano derecha, y allí hablaron de ello. Al parecer está unido a otro lobo, el tal Kim Heechul, hablaron de que era su Sangre o algo…por lo que Junsu ya no es parte de su vida”

“¿Qué…has dicho?” Jaejoong abrió los ojos de par en par. Sin duda jamás se habría esperado algo como ello. Junsu, el pajarillo que no había sido capaz de domesticar, y que había arriesgado todo para fugarse con ese licántropo, y ahora…resultaba que otro lobo salía y lo borraba del camino. Qué trágico y dulce le parecía todo. La noticia le dejo un dulzor en la boca al articular.

“¿Junsu ya no es un híbrido?”

“Por lo que oí no. El Lobo de Fuego volvió a ser un lobo y al parecer volvió a retomar una relación pasada con el tal Kim Heechul, que es su Sangre. Esto nos da un nuevo giro en los planes, porque uno de tus objetivos era Junsu, pero al parecer…nadie sabe lo que pasó con él”

“Eso le pasa por confiar en una bestia” resopló, pero aún con la sonrisa en el rostro. “No importa, ese pajarillo debe estar arrancándose las plumas a jirones al haber sido reemplazado por otro licántropo, voy a dejarlo revolcarse en el dolor” curvó los labios y los ojos le brillaron al volver a hablar.

“Ahora, el tal Kim Heechul…sí que es interesante. Por lo que me has contado, el Lobo de Fuego posee control de buena parte de la comunidad de hombres lobos y está a punto de sacar a Changmin del mando. Hay que…darle donde más le duela, forzarlo a doblar la rodilla y firmar la hegemonía de los vampiros sobre las bestias. Primero atacamos su corazón”

“Primero atacamos su corazón” Roosevelt hizo eco de sus palabras, ojos azules reflejando sus intenciones en un destello maléfico.

“El día de la revuelta…la sombra será tu voz y con un poco de mis energías los desapareceremos sin que puedan hacer nada. Primero a la sangre fraterna: Ji Hae, y luego a la sangre de su corazón: Kim Heechul. Dos puñaladas directas, brutales y certeras a matar. Y cuando el lobo haya caído en la trampa…lo asesinaré, ni siquiera percibirá qué fue lo que lo mató”

Jaejoong lanzó una entrecortada risita. Era brillante, simplemente brillante…con semejantes rehenes en su poder, el tal Lobo de Fuego no tendría más opción de ceder. Sin tener alguna idea de ello…le esperaba algo mucho peor que la guerra entre bestias. Jaejoong le demostraría porqué los vampiros atacan entre las sombras, aguardando y esperando con paciencia las oscuras brechas precisas para asesinar…




xXx

Para Kyuhyun y Taemin camuflarse en la metrópolis no les fue para nada difícil. A la luz del día la ciudad estaba atestada de licántropos, y alguno que otro demonio. Lo que sí llamó la atención de Kyuhyun era que en efecto, había engendros de ojos plateados caminando a su vez por las calles de piedra gruesa. En otros tiempos, atisbar alguno de ellos habría sido producto de un brutal enfrentamiento…pero ahora, con el supuesto nuevo orden impuesto, ya ni siquiera parecía importarles…

“Excelencia, vamos por acá” Taemin lo jaló del brazo, señalándole una taberna que tenía una media luna tallada en uno de sus letreros. “De seguro encontramos a hermanos que nos cuenten algo más que rumores”

“Guíame, Taemin” Kyuhyun le susurró. Su Lobo Mayor provenía de una descendencia de lobos muy perceptivos, capaces de abrir el tercer ojo y conectarse. Taemin era el único descendiente vivo que tenía sueños que podían revelar atisbos del futuro…y lo que preocupaba a Kyuhyun era que últimamente Taemin había tenido un sueño, luego de años sin soñar. Había soñado…con el Lobo de Fuego.

‘Lo he visto, he visto al Lobo de Fuego.’ Taemin le había comentado un día, con la voz inquieta y sombría. ‘Es un Lobo de la Noche, con el pelaje completamente negro y los ojos rojos, como la sangre, y tiene dolor y rabia…aúlla por alguien. Hay fuego, mucho fuego…pero no es un fuego común, es un fuego oscuro que consume una edificación. Luego todo se difumina y lo veo sentado en tu silla en la Resistencia…pero sigue como Lobo de la Noche, con ojos inyectados de rojo. Hay un costo.’ A Kyuhyun lo que más le preocupa de todo es que Taemin lo ve en la Resistencia, sentado…en su lugar. Se prometió a sí mismo que tendría que pasar por su cadáver para lograrlo, lo impediría.




Caminó junto a Taemin al lugar que le señalaba. Al llegar los invadió el olor a vino caliente a casi hervir, y ambos supieron que era una taberna de reunión de lobos. La taberna era un poco estrecha, pero habían varias mesas con banquillos de madera barnizada; medias lunas grabadas en los respaldos que brillaban con las luces del lugar. La barra era de madera de caoba con dos siluetas de lobos grabadas al frente. Cinco bancos acompañaban la madera, donde sólo dos estaban ocupados por licántropos que charlaban con una copa que parecía ser cerveza. Un trío de lobos estaba sentado en un rincón, murmurando a su vez. La gente volteó el rostro a mirarlos cuando avanzaron hasta la barra. El tabernero, un licántropo robusto y con una barba larga blanca enmarañada les brindó una sonrisa cálida al verlos llegar.

“Forasteros, veo” saludó, invitándolos a sentarse con un ademán de su mano. “¿De dónde vienen, señores?”

“De la tierra de los mortales” Kyuhyun le respondió, sentándose en un banco con Taemin en el banco de al lado. “Venimos a saldar una cuenta pendiente, sólo estamos de paso”

“Qué coincidencia, yo también llegué hace un mes del viejo mundo. Es una lástima que no se queden” el tabernero frunció el ceño de pronto. “Si se quedaran entonces verían con sus propios ojos al magnífico Lobo de Fuego. Nos honró con su presencia hace algunas semanas aquí mismo”

“¿No me digas?” Kyuhyun arqueó ambas cejas, tratando de lucir sorprendido. “¿Y por qué no nos cuentas más con un buen vaso de vino especiado?”

“Será un placer” el tabernero se agachó y sacó un puchero que desprendía vapor. Luego tomó dos tazones de madera y vertió el líquido en ellas, acercándoselos a la barra. Taemin le agradeció mientras que Kyuhyun inmediatamente probó el licor, aprobándolo con una sonrisa.

“Fue inesperado, de haber sabido que venía me hubiese puesto algo más formal” el tabernero lanzó una risotada, golpeando la barra con una mano.

“La taberna se llenó apenas lo divisaron entrar. Todos quieren escucharlo y hacer que haga aparecer el fuego oscuro, ese que lo hizo ganarse el apodo. Venía acompañado de la Sangre de su sangre, así mismo lo presentó. El joven es realmente una belleza, el pelo castaño rojizo le llega por debajo de los hombros y de espaldas lo podrías confundir perfectamente con una chica. No recuerdo bien su nombre porque yo estaba tan ocupado sirviendo las copas, pero creo que era—”

“Kim Heechul, viejo olvidadizo. Era el líder de la colonia del sur antes de que se revelara su directa relación con Jung Yunho, el Lobo de Fuego” uno de los dos lobos que estaba también en la barra articuló, lanzando un resoplido. Su pelo rubio reflejaba la luz del lugar y llevaba una barba recortada y bien cuidada, sus ojos color cielo posándose en Kyuhyun y Taemin mientras seguía hablando. Tenía la marca del norte grabada en el hombro, Kyuhyun la reconoció mientras lo miraba.

“Lo llaman el Esposo del Fuego y su nombre ya está en boca de todos. Cuando el Lobo de Fuego apareció junto con él, tenían las manos entrelazadas. Eventualmente la multitud le pidió que hiciera aparecer el fuego oscuro y el Lobo de Fuego hizo emanar las llamas desde la mano que estaba entrelazada a la Heechul. ¿A qué no imaginan lo que pasó? Heechul ni siquiera se inmutó en retirar la mano. Las llamas nunca lo quemaron, y de hecho…parecían acariciarle la piel. Jé, casado con el fuego, sin duda alguna”

“Es fascinante” Taemin murmuró y Kyuhyun asintió. “Y yo que pensaba que el Lobo de Fuego era un híbrido”

“Lo fue” la voz provino de atrás, desde el trío de licántropos que estaban bebiendo en un rincón. Kyuhyun no reconoció las marcas en sus hombros, pero era el más alto de los tres el que hablaba, calvo y con ojos duros como la piedra.

“Yo estuve el día de la batalla, cuando el Lobo de Fuego recién despertó. Se llevó a un vampiro y lo salvó…e hizo aparecer un incendio con su fuego que casi nos incinera a todos. Luego los rumores confirman que llegó a la tribu de los ojos plateados donde lo acogieron y se entrenó. Nadie sabe con verdadera certeza qué le pasó al vampiro…muchos lobos dicen que la sangre del Lobo de Fuego fue demasiado fuerte y lo incineró. Otros aseguran que la Sangre de su sangre, Kim Heechul, lo asesinó por haberse atrevido a embrujar a su lobo. Mientras que otros, sobre todo los híbridos del bosque, dicen que el vampiro era un usurpador y que por eso él y el Lobo de Fuego no pudieron concretar el vínculo, su sangre seguía unida a la de Kim Heechul. Personalmente, yo pienso que esa opción es la más razonable. Todos estamos más felices al saber que el Lobo de Fuego lleva como unión a otro licántropo, era evidente que su renacer como híbrido sería inestable si ya tenía un lazo con un lobo antes. Además el Esposo del Fuego es muy fuerte, la gente quedó más que encantada cuando él hizo aparecer su propio fuego, llamas blancas tan resplandecientes y capaces de cegar a cualquiera. Ya honra su nombre al llevar la sangre de fuego y la gente lo respeta. Pero el Lobo de Fuego a su vez se ha encargado de prometerle equilibrio a la tribu de ojos plateados. Yo pienso que es muy noble, y por eso lo seguiré”

“Sin duda es un líder de temer” Kyhyun comentó, procesando toda la información e intercambiando una mirada fugaz con Taemin. Todas sus suposiciones habían sido correctas. Jung Yunho y Kim Heechul estaban en boca de todas las criaturas de la dimensión, como verdaderas profecías reencarnadas.

“Pero hay algo que me perturba. ¿Realmente están dispuestos a convivir con híbridos y a aceptarlos como iguales?” arqueó una ceja, dirigiendo la mirada al lobo que estaba en la mesa.

“Yo le juré lealtad cuando venció a Choi Siwon, el Líder de Hielo en el norte. Fue un combate espectacular, el Lobo de Fuego demostró todo su ingenio y derritió sus fuerzas” el lobo de la barra fue el primero en responder y Kyuhyun tuvo que girar el rostro para mirarlo.

“Los norteños hicimos un juramento: vivir y morir por nuestro líder. Si Yunho, el Lobo de Fuego, piensa que podemos convivir sin problemas, pues entonces…podemos convivir sin problemas”

“Es lo mismo para mí” el otro lobo señaló y las voces restantes se hicieron eco del mismo sentimiento. Kyuhyun maldijo para sus adentros, el asunto era más grave de lo que había pensado. Yunho les había demostrado una fuerza tan grande que los lobos ahora lo seguían con ciega fe. Changmin tenía razón, si el poder de Yunho se expandía…el fanatismo y la devoción que los lobos de la dimensión oculta sentían por él llegaría también a los lobos de la Resistencia y…el sueño de Taemin se concretaría, tan sólo que pondrían su cabeza y la de Changmin como adorno para el salón. No podían permitirlo, tenían que controlarlo o se saldría de sus garras.

“Vaya, sin duda que son unos lobos admirables…depositando tanta fe en su líder. Espero que todo les salga bien” Kyuhyun se levantó del banco, dejando una moneda de oro en la barra del tabernero que él agradeció con una reverencia. Taemin lo siguió y ambos se despidieron de los presentes con un movimiento de mano, abandonando la taberna con rapidez.

“Tengo una idea, Kyu” Taemin le susurró cuando ya estaban lejos y caminaban hacia la salida de la metrópolis.

“Soy todo oídos” Kyuhyun lo miró de reojo, curioso, sin dejar de caminar.

“Hay que organizar…una reunión con el Lobo de Fuego. Hay que escuchar sus propuestas, lo que quiere para el futuro”

“¿Estás sugiriendo un tratado de paz?” Kyuhyun se paró en seco, escrudiñando a su compañero con la mirada. Taemin se detuvo a su vez, suspirando.

“Estoy sugiriendo una opción más diplomática antes de llegar a la sangre. Tú ya escuchaste a esos lobos…van a pelear y van a dar la vida por él si es necesario. No hay que descartar la opción al dialogo” le dijo, con voz baja y cansada.

“A Changmin no va a gustarle nada” Kyuhyun resopló, pero quizás la idea no era tan mala después de todo. Y les daría tiempo para que llegara Espíritu Santo…

“Pero bueno…conversémoslo con él, hagámosle ver los beneficios. A pesar de que dudo que quiera ceder a sus términos…no perdemos nada con intentar”

“Ahora estás hablando como un verdadero líder” Taemin le sonrió, transformándose a su forma de lobo cuando divisaron el mar oscuro de arboledas. Kyuhyun lo siguió y ambos comenzaron a retomar el camino de vuelta; entrañas revueltas al percatarse de todo el apoyo que habían obtenido sus adversarios, el mal presentimiento creciendo al saber que el Lobo de Fuego, y su Esposo podrían erradicarlos del mando en menos de lo que canta un gallo…



xXx



“¿Un tratado de paz?” la voz de Changmin restalló con la fuerza de un látigo golpeando el concreto, seca y brutal. Kyuhyun y Taemin estaban de vuelta, sentados al frente de la mesa, observando sus facciones y atentos a cualquier brecha. El rostro se Changmin se había comprimido y la arruga de su entrecejo ennegrecía su rostro mientras articulaba.

“¿Se han vuelto locos? No hay forma de dialogar con esa bestia, está fuera de control”

“Señor del bosque” fue el turno de Taemin para hablar, su voz baja y dulce, casi como si estuviera tratando de apaciguarlo.

“Un buen líder jamás debe dejar de tomar en cuenta la opción al dialogo. Quizás…podemos lograr un acuerdo que nos beneficie a ambos. Quizás…el Lobo de Fuego no sea tan inexorable como usted lo propone”

“Es igual de testarudo que yo, pero destaco que sabe cuándo agachar la cabeza. Dudo que ahora baje la cabeza considerando que ya lo idolatran como a un Dios” Changmin masculló con ácido, golpeando la mesa con su puño.

“Es una pérdida de tiempo”

“Es ganancia de tiempo” Kyuhyun replicó, llevando ambas manos a la mesa y entrelazando los dedos. “Si escuchamos sus propuestas probablemente nos dará algunos días para pensarlo o querrá escuchar nuestra contrapropuesta. Horas que…podrían jugar a nuestro favor para reavivar a Espíritu Santo. Te recuerdo que aún no llega, y sólo la sangre y el fuego en sus eslabones podrán desatar su majestad”

“Yunho no querrá escuchar ni un carajo” bramó, negando con un gesto brusco de cabeza. “Insisto que vamos a perder más. ¿Se han puesto a pensar si nos toma como rehenes? ¿Qué les hace pensar que no utilizará el fuego con nosotros? Sacaría a tres del camino de un viaje”

“Perdería el respaldo de su gente. Lo llamarían asesino y querrían lincharlo. La gente admira al Lobo de Fuego porque es noble y honrado…si su reputación cambia ni las enormes llamas de su fuego podrán aplacar la ira de una generación entera de lobos y engendros. La unión hace la fuerza, con o sin Espíritu Santo” Kyuhyun escudriñó el rostro de Changmin, tratando de llegar hasta él para que comprendiera que esto podría ser un beneficio. Él tan sólo volvió a negar con la cabeza, testarudo como una mula.

“Taemin” Kyuhyun se dirigió a su mano derecha, girando el rostro para mirarlo. “¿Por qué no le cuentas…el sueño que has tenido?” Taemin le abrió los ojos, mudo por un segundo antes de asentir tímidamente con la cabeza. No estaba acostumbrado a revelar sus sueños a nadie que no fuera Kyuhyun…no le gustaba jugar con las fuerzas del destino, ni con su don.

“¿De qué estás hablando?” Changmin le arqueó una ceja, mirando al jovencito con ojos duros. “¿Eres una especie de psíquico o algo?”

“No, señor” Taemin le contestó en apenas un susurro. “Soy el último vivo de mi familia. Éramos lobos ajenos a la civilización, más insertos en los bosques de la tierra que a sus calles llenas de concreto. Hablábamos con los árboles y escuchábamos los susurros del viento. Tan sólo unos pocos de mis antepasados pudieron conectarse con las fuerzas divinas…y ellos los recompensaron con sueños, sueños que revelaban luces del futuro. Yo soñé con Kyuhyun, encontrándome en el bosque cuando cazadores mataron a mi manada. Soñé con su ascenso al líder de la Resistencia y soñé con la contención del vampirismo en Seúl gracias a sus fuerzas. No había tenido un sueño en años…pero hace una semana soñé y lo vi…vi al Lobo de Fuego”

Changmin miró con ojos sorprendidos a Kyuhyun, quien tan sólo se encogió de hombros. Ahora entendía por qué Kyuhyun había ascendido a Taemin a Lobo Mayor. El chico tenía una habilidad que era un verdadero don divino, los sueños premonitorios eran tan escasos como peligrosos, y definitivamente no se podía dejar pasar a una persona con semejantes dotes. Era el consejero perfecto para un líder.

“Continúa, por favor” Changmin le hizo un gesto con la mano, su expresión suavizándose, y Taemin le asintió.

“Vi su forma de lobo, enorme y temible…con el pelaje negro como la noche y los ojos rojos, rojos como la sangre. Lo vi como un Lobo de la Noche, con su aullido abismante y cargado de dolor, aullando por alguien…aunque no oí ningún nombre. Luego vi fuego…mucho fuego, era un fuego negro, llamas de color azabache que reptaban por muros de piedra y quemaban una edificación. Todo se difuminó después de ello y lo vi de vuelta a su forma humana: pelo castaño, piel morena y marcada figura…pero seguía como Lobo de la Noche, porque sus ojos eran dos pozos rojos, llenos de sangre. Estaba…sentado en la silla de mando de Kyuhyun en la sede de la Resistencia. Yo sentí que algo había pasado, algo…terrible. El sueño me lo susurraba”

Sus palabras descolocaron a Changmin, quien lanzó un suspiro pesado, cargado de agobio. No quería comenzar a pensar en presentimientos ni en lo negro que podría parecer el futuro. Lo único que tenía en cuenta que nada estaba predestinado…y tenían tiempo para cambiarlo.

“Calza con la descripción de Yunho en su forma humana” Changmin tamborileó los dedos sobre la mesa. “Pero si lo viste como Lobo de la Noche…eso sólo puede indicar algo: hay muerte, en el destino de Yunho hay muerte. Nuestra gente sabe que los Lobos de la Noche están perdidos y vagan como almas errantes…con los ojos rojos y sangrientos como si estuviesen llamando a la muerte. Tan sólo he visto uno en mi perra vida y era…la viva imagen de un sabueso del infierno” Changmin movió la mano de un lado a otro, suspirando.

“No me ha gustado nada que lo veas sentado en la Resistencia…”

“Y en mi puesto” Kyuhyun añadió, amargado. “Por donde lo veas es un futuro negro. Podemos cambiarlo, sí, porque Taemin dice que sus predicciones no tienen que ser al pie de la letra y que a veces el futuro se manifiesta sólo por parte. ¿Considerarías ahora una opción de dialogo?”

“El diablo se lleve a Jung Yunho y a Kim Heechul” masculló, apretando los dientes. “Qué rayos, si piensan que pueden sacar algo en concreto dialogando…” su tono derrotado hablaba por él y Kyuhyun le asintió.

“Algo de tiempo ganaremos. Necesitaré a uno de tus mejores lobos, Min, para mandarlo a la Resistencia y hablar en mi nombre, con mi caligrafía y mi marca para saber noticias de Espíritu Santo. Mandaría a mi Lobo Mayor, pero él es mejor dialogando cuando surgen problemas”

“Hago lo que puedo, Excelencia” Taemin le esbozó una tímida sonrisa y Changmin asintió.

“Y así lo tendrás, entonces” dejó descansar la espalda en el respaldo de su silla, súbitamente exhausto. “Voy a mandar un aullido colectivo con mis lobos, llamando al Lobo de Fuego a dialogar a las orillas del gran lago cuando caiga la noche. Siempre fue un tramo neutral y calmo”

“Y vendrá, claro que vendrá. Si es…realmente es lo que la gente dice que es, sabrá que un dialogo siempre puede convenir”

“Espero que tengas razón…porque si nos convierte en lobos asados será solamente tu culpa. Dios sabe que no quiero formar parte de semejante locura”

xXx



“Te falta precisión” Heechul le dijo a uno de los híbridos, deteniendo el golpe de sus enormes garras con su puño aferrado a la muñeca de su oponente. “Los golpes tienen que ir certeros, directo a los puntos débiles: costados, cuello, muslos”

“Para no ser híbrido usted es muy rápido, mi señor” los colmillos del híbridos resplandecieron al sonreírle mientras retiraba el brazo del amarre de un brusco movimiento. Heechul lanzó una risita.

“Allá en la colonia del sur sólo entrenamos los más rápidos y ágiles. Ustedes nos llevan tan sólo un poquitito de ventaja… ¿Ya ves cómo te hago frente?” volvió a reír, girando con gracia cuando el híbrido le lanzó un zarpazo y llegando a su espalda, empujándolo.

“Concéntrate” Heechul masculló al observarlo girarse para encararlo. “Silencioso como sombra, rápido como gacela” el híbrido volvió a cargar contra su cuerpo; las garras chocaron contra las de Heechul, quien se giró abruptamente y comenzó a detener los zarpazos con propias sus garras, embiste tras embiste hasta que una voz los detuvo.

“Mi señor, Sangre de su sangre” una joven híbrida de lobo les habló, y ambos se pararon. “Lamento interrumpir” bajó abruptamente la cabeza ante Heechul. “Pero nuestro líder requiere su presencia con urgencia. Está en la madriguera de la madre Hina”

“De acuerdo, iré de inmediato. Muchas gracias” la joven se incorporó y con una reverencia se perdió por el camino.

“Puedes seguir entrenando, pero no olvides mis palabras. Volveré luego para revisar los avances”

“Si, muchas gracias mi señor” el híbrido bajó la cabeza a su vez y Heechul le sonrió. Se giró para caminar directo a la madriguera de Hina, la única adornaba con grabados de henna y con las dos antorchas iluminando la entrada. En el trayecto algunos híbridos se les acercaban, preguntándoles acerca de su situación actual, otros le pedían que por favor fuera a entrenar con ellos y los supervisara, mientras que algunos tan sólo le bajaban la cabeza en respeto. Heechul les contestaba a todos lo mejor que podía, tanta atención era demasiado excesiva incluso para él, pero sabía que tenía un peso sobre los hombros y no podía defraudarlos. Su gente confiaba tanto en él como en Yunho en que los llevarían a un nuevo futuro, y estaba en parte agradecido por el apoyo, considerando que él había llegado allí de forma abrupta…pero había demostrado su derecho al responder con la misma fuerza que fluía por las venas de Yunho: era la Sangre de su sangre y todos lo reconocían por ello.

Al llegar asomó apenas la cabeza por la entrada y pudo distinguir las siluetas de Hina y Yunho murmurando desde el interior.

“¿Me llamabas, Yunho?” caminó con algo de inseguridad y ambos, Yunho y Hina, voltearon a mirarlo. El inmediatamente asintió al verlo.

“Si, pasa Heechul. Ven a sentarte a mi lado” Yunho le hizo un ademán con la mano. Estaba sentado en el futón mientras que Hina se encontraba a los pies de la enorme hoguera. Ella lo saludó a su vez al verlo entrar y Heechul le sonrió, sentándose finalmente al lado de Yunho.

“Recibimos una noticia” Yunho le comentó y Heechul arqueó ambas cejas. “Dakho nos contó que cuando estaba cazando en las afueras del bosque con un grupo de híbridos escucharon un aullido que provenía desde el bosque. El aullido solicitaba una reunión…Changmin quiere que me reúna con él, quiere escuchar mis términos y si es posible llegar a un acuerdo” Yunho ladeó la cabeza, algo incrédulo todavía, y Heechul parecía más sorprendido que incluso él. Lanzó un resoplido antes de articular, sus labios curvándose.

“Seguro que tiene algo entre manos” Heechul arrugó el entrecejo. “No creo que esté tan intimidado como para ceder. Puede ser una trampa”

“Es factible” Hina habló desde su lugar, asintiendo. “Pero también es una oportunidad para tantear terreno. Si asistes podrás ver en las condiciones en que se encuentra, y quién lo respalda a su vez. Si las noticias de la alianza con la Resistencia son certeras, es posible que te encuentres con algún representante acompañándolo o con incluso…su líder”

“No lo sé…” Heechul murmuró, sombrío y mirando a Yunho con ojos preocupados. “Viniendo de Changmin podría esperar cualquier cosa” tomó una mano de Yunho entre la suya, entrelazando sus dedos.

“¿Qué quieres hacer?”

“Tengo la misma mala espina que tú, Chul” suspiró, encogiéndose de hombros. “Pero Hina tiene razón y puede ser una buena oportunidad para ver en qué posición se encuentra. Le he pedido que nos acompañe al encuentro…según el aullido nos esperan al anochecer, a orillas del gran lago. Tú tienes que acompáñame también”

“Por supuesto” Heechul asintió, esbozando una leve sonrisa. “No pensaba tirarte a los tiburones sin respaldo” lanzó una pequeña risita y Yunho le sonrió, apretando sus dedos con suavidad.

“Entonces, estamos de acuerdo” Hina les dijo y ambos asintieron. “Hablaré con Dakho entonces para que aúlle de vuelta. La propuesta se acepta”



xXx



“Sigo pensando que es mala idea” Changmin masculló, cabreado y con el mal humor de un día pesado y contrario a tus propósitos. Estaban parados en la orilla del lago, tres figuras camufladas en lo más oscuro de la noche esperando por sus posibles oponentes. Era el mismo cielo, y las mismas aguas de siempre…pero Changmin de por sí estaba inquieto, casi como si fuera una noche totalmente distinta para él. Sobre ellos sólo brillaban unas tenues estrellas…aquella noche no había luna.

“Tranquilo, Changmin” Kyuhyun murmuró, tratando de apaciguar sus aguas. “Creo que no me he equivocado con el Lobo de Fuego, y puede que hasta sea razonable”

“Un buen líder sabe cuándo dialogar, todo el mundo lo sabe” Taemin declaró y Kyuhyun le asintió. Changmin tan sólo lanzó un resoplido, apretando los dientes.




Un ruido los sobresaltó a los tres y Changmin alzó la cabeza con brusquedad, fijando los ojos en los matorrales. Unas blancas manos se abrieron paso entre la maleza y los tres observaron a una mujer salir desde la oscuridad del bosque. Estaba vestida de rojo, una túnica roja que realzaba la palidez de su piel. Tenía una larga cabellera plateada que caía sobre sus hombros y ojos de un color magenta tan penetrantes que erizaron el vello de Taemin al contemplarla y percibir de qué se trataba…

“Es…una mujer maldita. Mal presagio, mal presagio” musitó, abriendo los ojos de par en par y mordiendo su labio inferior. Changmin y Kyuhyun giraron el rostro para mirarlo, pero la voz de la mujer rompió el silencio y restalló en el lago.

“¿Cuál de ustedes tres es el líder del bosque?” preguntó. Sus ojos brillaban como verdaderos luceros magentas en semejante oscuridad. Taemin seguía musitando para sí mismo, y Kyuhyun tan sólo la miraba frunciendo el ceño. Changmin bufó y dio un paso hacia adelante.

“Aquí me tienes” contestó con brusquedad y ella le asintió.

“Es a ti al que debo presentarte a mis líderes. Mi nombre es Sakurazuka Hina, de los ojos plateados y consejera del Lobo de Fuego” hubo otro ruido entre la maleza y unas familiares siluetas aparecieron ante sus ojos. Heechul fue el primero en salir de la maleza, grácil y altanero como siempre, vistiendo la seda color marfil característica por pantalón, y luego finalmente lo vio: Yunho. Llevaba pantalones de seda negros y tenía una mano firmemente entrelazada a la de Heechul, el único rasgo que había cambiado eran sus ojos. Esos ojos que Changmin alguna vez vio disparejos, dignos de una abominación, pero que ahora parecían carbones encendidos.

“Jung Yunho” Sakurazuka Hina articuló, su voz tan omnipotente que les produjo un estremecimiento dentro. “El Lobo de Fuego, Líder del Nuevo Orden, y Kim Heechul, la Sangre de su sangre”

“El Lobo de Fuego y su Esposo en persona” Kyuhyun articuló con gélida cortesía, avanzando un paso a su vez para ponerse al lado de Changmin.

“Qué honor” añadió, divertido. “He oído mucho sobre ustedes, ya son unas verdaderas celebridades” una entrecortada risita se escapó de sus labios. Yunho lo escudriñó con la mirada, y el dejo oscuro de sus ojos erizó la piel de la nuca de Kyuhyun.

“¿Y quién vendrías siendo tú?” preguntó Yunho con el ceño fruncido.

“Cho Kyuhyun, Líder de la Resistencia en Seúl, y el joven a mi lado es Lee Taemin, mi Lobo Mayor” Yunho los escudriñó a ambos sin siquiera sonreír cuando ellos apenas bajaron la cabeza, lanzando un bufido.

“Hubo una vez en que planee postular a la Resistencia años atrás, iba a llevar a Heechul conmigo pero se me fue negada la oportunidad por la represión que hasta el día de hoy sigue ejerciendo el líder del bosque” Yunho articuló con ácido, sus ojos escudriñando a los tres presentes sin vacilar.

“Cómo si no supiera que te estás vengando ahora por ello” Changmin le replicó, la dureza de sus palabras siendo prácticamente palpable.

“Pero estoy intrigado, has liberado a Heechul del yugo y ahora lo tienes a tu lado, de vuelta. ¿Qué es lo que hiciste con el vampiro, Yunho? ¿O los rumores son ciertos y es verdad que Heechul lo mató?”

“Qué tontería” Heechul habló, divertido. El rumor le parecía de lo más pintoresco.

“Lamento decepcionarte, Changmin pero yo no he matado a nadie…aún. No sé si lo recuerdas…ha pasado tanto tiempo desde que me separaste de Yunho por obligación. ¿No te lo dijo? Soy la Sangre de su sangre, su lobo me tomó como unión. El lazo…fue el que nos arrastró de vuelta, la sangre tira más fuerte que cualquier otro vínculo, todo el mundo lo sabe”

“Todo el mundo lo sabe” musitó Taemin a su vez y Kyuhyun y Changmin lo miraron, descolocados. Changmin siseó para silenciarlo. El chico tenía una horrible costumbre de hacer hincapié en la sabiduría popular.

“De todas formas, lo que haya decidido hacer no te concierne” Yunho resopló, mirándolo a Changmin a la cara. “Heechul es mi unión, vamos a llevar a nuestra gente a un nuevo orden”

“Déjate de vanaglorias y habla tus propuestas de una vez” Changmin lo cortó, apretando los dientes.

“Primero podría partir con que te arrodilles ante nosotros y aceptes nuestro liderazgo” dijo Yunho, mirando a Heechul quien lanzó a una melodiosa risita al escuchar la sugerencia.

“Eso jamás” Changmin se tragó la rabia, apretando los dientes.

“Testarudo como una mula” Yunho se rio y pudo jurar que oyó el rechinar de los dientes de Changmin.

“Era una broma, algunas cosas no cambian jamás” suspiró, el rostro estoico de Changmin no hacía más que confirmar sus palabras.

“Es bastante simple, básicamente estamos pidiendo una modificación al tratado. Actualmente en el tratado se establecen los límites de territorios, el consumo de sangre en la tierra de los mortales, y se prohíben los ataques a menos que sea por razones justificables. Hay un anexo en las amenazas que habla sobre los híbridos, obligando a cualquiera de los dos bandos a cazarlos y a asesinarlos. Es ahí donde se dirige la modificación y la propuesta es simple: buscamos erradicar el anexo que toma como amenazas a los híbridos, dejándolos como otra raza más para la cual llegar será una elección propia”

“¿Estás oyendo lo que has dicho? ¡Planeas considerar a un atentado directo contra tu propia sangre como una nueva raza! Es insólito” Changmin exclamó, más cabreado que nunca al escuchar directamente los planes de Yunho.

“Los híbridos son la semilla de Akela, nuestro padre” Heechul intervino, tajante. “La semilla es fuerte, y Yunho es su voz. El fuego es el reconocimiento que se ha otorgado para lograr el cambio”

“¡Los híbridos no son más que un montón de sombras que reptan por nuestros caminos y manchan nuestra honra!” Changmin bramó, estaba prácticamente echando chispas ante lo increíble que era el cambio de pensamiento de los que algún día fueron sus pupilos.

“Y las sombras son hijas del fuego” Hina habló desde su lugar, los ojos clavados en su figura. “En la oscuridad no hay sombras, sólo surgen ante el resplandor…la llama más grande es la que proyectará una sombra aún mayor. Los híbridos son hijos del fuego de Akela”

“¡Que el diablo se lleve su fuego!” Changmin le contrarrestó, ofuscado a un punto máximo, rechinando los dientes. “Escúchame bien Yunho, todavía puedes parar esta locura. Deja de lado a los híbridos y regresa a nuestra colonia…ya tienes a Heechul a tu lado, pueden volver a retomar lo que yo les quité y blablablá, pero no es necesario que llegues hasta éstas consecuencias. Tú ya no eres un híbrido”

“Es verdad, ya no lo soy…pero eso no significa que voy a olvidar toda la fe que han depositado. Hemos visto cómo viven…hemos visto su represión. Muchos creerán que los híbridos son engendros con sed de poder cuando la verdad es que…muchas de las veces tan sólo siguen a su corazón. No puedo permitir que semejante represión siga, considerando que no hay motivos impuros o sed de poder con la unión. Los híbridos son una raza y serán respetados, es mi última palabra”

‘Esto no va a llegar a ninguna parte.’ Pensó Kyuhyun, que había dejado que Changmin y Yunho discutieran. Era un choque de egos directo y había preferido no intervenir, dejando que se mostraran los dientes entre ellos.

“Tienes dos días para pensar en lo que te he propuesto” Yunho sentenció finalmente, ojos oscuros paseándose por los tres personajes que tenía al frente.

“Si el aullido es una negativa…mis fuerzas atacarán contra la colonia del bosque la noche del segundo día. En cambio, si entras en razón…firmaremos un nuevo tratado que luego se hará llegar a todas las sedes de la Resistencia. En caso de que algún líder llegase a negarse…esto va a expandirse y va a correr mucha, mucha sangre. Piénsenlo bien”

El mundo pareció oscurecerse un poco más cuando Yunho se dio la media vuelta junto con Heechul, quien apenas se dignó a regalarles una mirada, alejándose tras su figura. La mujer maldita fue la última en irse, no sin antes susurrarles.

“Espero que su Dios sea misericordioso con ustedes…porque los espíritus susurran que está de nuestra parte” se perdió entra la maleza, desapareciendo de su vista con rapidez. Changmin lanzó un resoplido de agobio mientras que Taemin continuaba musitando ‘Mal presagio’ una y otra vez. Kyuhyun tuvo que sisearlo a su vez para que no irritara más a Changmin de lo que actualmente estaba.

“Les dije que no sacaríamos nada en concreto” Changmin masculló, transformándose en lobo y comenzando a retomar el camino a la colonia. Kyuhyun y Taemin lo siguieron de cerca, la conversación ahora establecida a través de su telepatía.

“Dos días es una ganancia de tiempo. Habrá que agilizar las diligencias para el nuevo enfrentamiento” Kyuhyun le dijo al correr más cerca de su figura, las ramas golpeándole el pelaje al tratar de acercarse.

“La mujer maldita es un mal presagio” Taemin volvió a murmurar y Changmin estaba a punto de lanzarle una dentellada. “Son íconos de sangre y muerte. Se va a tragar todas las almas que mueran en la pelea y se hará más fuerte con ellas”

“Por mí que se trague las almas de Yunho y Heechul” Changmin rugió.

“Se vienen tiempos oscuros” Kyuhyun dijo, su voz sonando más sombría de lo habitual. “Espíritu Santo es nuestra única luz en esto. Si falla…podemos darnos por muertos”

-o-


Koiko: Prometo que no me volveré atrasar con las actualizaciones. Ya me quedan la nada de exámenes y ha sido duro, espero que el próximo semestre sea mejor u.u en fin, ahora tengo más tiempo y podré terminar la historia :D ya estoy en la recta final. Sobre el cap, bueno ya están todas las cartas en la mesa: los nuevos planes de Jaejoong, el contrataque de Changmin y la inminente nueva guerra. He trabajado muy duro en la redacción de esta parte tan crucial de la historia así que espero no defraudar :’) próximos capítulos volvemos con Junsu en el mundo de sus mortales, sus andanzas y el punto de vista de Hyukjae :3 Comentarios son el amor que necesito para un periodo difícil. A todos los que siguen conmigo, tienen todo mi amor y ustedes lo saben! Muchísimas gracias

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD