The Secret Code. Detective Agency: "Angel/Sinner" - Cap. 2

0 comentarios
Hangeng miró al grupo de personas que lo rodeaban: — ¿Qué acaba de pasar?

Un negro familiar acercó a él y apuntó a alguien con la cabeza: —Tienes que ayudar a Changmin.

—Yo estaba en el medio de algo…— Hangeng gruñó. Maldita sea, había casi tuvo ese chico lindo en sus manos. Ahora Heechul probablemente pensaría que lo había abandonado. Maldita sea. No podía recordar la última vez que había tenido algún tipo de acción. Había querido tener a Heechul en un hotel y comprobar y ver si el pelo era igual abajo.

Ahora Hangeng nunca conseguiría otro beso.

Evaluó al sujeto que el familiar había señalado y se acercó: — ¿Por qué estoy aquí?

—Tenemos un problema zombi.

Hangeng centró su atención en el chico de la conversación. Su hermoso rostro tenía un tinte enfermizo como si fuera a vomitar en cualquier momento.

—¿Que está mal con él?

Un vampiro se puso delante del chico: —El problema zombie de Changmin lo está enfermando.

—Ah, un empático ¿Eh?— Hangeng había conocido unos pocos en el pasado, ellos tendian a ser débiles, y no era para nada bueno.

—No por nacimiento— dijo el vampiro, vagamente.

—Xia nos contó que los ángeles son buenos tratando con los zombis—, dijo Changmin, tosiendo.

—Depende.

—¿Depende de qué?— Preguntó Changmin.

—¿De quienes son ustedes?


Lo familiar se trasladó y se sentó delante de Hangeng luego movió su cola. Sus ojos dorados se estrecharon amenazadoramente.

Hangeng gimió cuando reconoció al gato. Sabía un día Xia lo llamaría por el que le debía después del incidente con aquel súcubo.

—Te ves mejor cuando actúas con modales, ángel. O tal vez puedas darles una visita sorpresa a tus primos lejanos.

Hangeng dio un paso atrás: —Entendido— miró a los otros que estaban alrededor—. Soy Hangeng ¿Cómo puedo ayudarles?— Todo el mundo sabía que nadie debía meterse con un familiar, sobre todo cuando tenían una tarea en mente.

—Soy Max Changmin y este es mi socio Yoochun.

—Alma gemela, no socio— el vampiro corrigió.

Hangeng sonrió cuando Changmin rodó los ojos.

—Yo no voy por ahí diciendo a todos que eres mi alma gemela.

Yoochun frunció el ceño: — ¿Por qué no?

—Debido a que suena raro. Me niego a sonar como que estoy protagonizando una novela romántica.

—Soy Hangeng— le tendió la mano—. Encantado de conocerte a los dos.

Una corriente eléctrica pasó por los dedos de Hangeng cuando se dieron la mano.

—¡Wow!— dijo Changmin.

Hangeng se apartó de Changmin: —Pensé que eras humano.
Changmin ruñó.

—Nosotros no hablamos de eso— dijo el vampiro.

Hangeng decidió que sus preguntas podían esperar. No quería estar en el lado equivocado del familiar ni del castaño que parecía humano: — Zombies ¿Qué más?

—El sótano de la escuela está llena de zombis— dijo Changmin.

—¿Por qué?

—¿Qué quieres decir por qué?— Preguntó Yoochun.

—¿Por qué hay zombis? ¿Esta el sótano lleno de cadáveres?—

Una mujer dio un paso adelante. Tenía el aire de alguien que considera a sí misma a ser importante.

—Soy la señorita Song, directora de esta escuela.

Hangeng asintió, no ofreciendo su mano. Sus dedos aún estaban entumecidos después de tocar al supuesto humano.

—Encantada de conocerte ¿Hay una razón que su escuela está llena de cadáveres, señorita Song?

La boca directora apretó a casi una línea plana antes de que ella finalmente respondiera: —La escuela estaba corta de fondos cuando esta estructura fue construida. Con el fin de conseguir una buena oferta, tuvimos que construir sobre un antiguo cementerio.

—¿Qué es esto, una película de terror?— Changmin preguntó en un tono sorprendido.

—No seas un mojigato— la directora regañó—. Nadie vino a reclamar los cuerpos. Todos estos fueron huesos viejos que nadie quería más. De hecho, tenemos los documentos en regla, nadie quiso reclamar los cuerpos antes de empezar la construcción. Incluso colocamos protección mágica con el fin de evitar que ellos quisieran renacer.

Hangeng dejó escapar un largo suspiro: —Al parecer, las protecciones se han roto o ellos no estarían arriba ¿Dónde están los niños? —Vio a una pequeña sentada en los escalones que los miraba con interés, pero no había otros niños alrededor.

—La mayoría de ellos están en descanso de vacaciones visitando a sus padres. Tenemos un puñado de niños que se mantienen aquí durante todo el año por diversas razones. Nosotros les hemos trasladado a las habitaciones de la capilla. Es terreno sagrado para que estén a salvo allí — dijo la directora de con palabras entrecortadas, como si ella odiara perder una sola sílaba al explicarse.

—¿Sabemos lo que los trajo de vuelta? Los zombies no sólo salen de la nada, alguien tenía que provocar su necesidad de ascender.

Changmin se aclaró la garganta: —Hay un nigromante causando problemas en este momento. Creemos que los usa para distraernos.

—¿De qué?

—No estamos seguros— explicó Yoochun—. Creemos que este mismo nigromante fue el que asesinó al rey dragón y trató de hacer que otro dragón guardián fuera su marioneta. Creemos que él está tratando de tomar el control sobre el mundo sobrenatural, uno a la vez.

—Va a tomar más de un puñado de zombies para conquistar el mundo— argumentó Hangeng. Odiaba la idea de un nigromante corriendo suelto por las calles. Nunca había conocido a un nigromante que hiciera algo positivo.

—Creemos que él está en un proceso de múltiples pasos. Nosotros le impedimos tomar el control del dragón, así que podría ser que él está tratando con otra táctica — explicó Changmin—. Yoochun te puede llevar a los zombies. Los acompañaría, pero ellos me hacen que me sienta mal del estómago.

Hangeng asintió. Por mucho que quería quedarse e interrogar a Changmin y descubrir lo que realmente era, tenía que resolver el problema de zombies.

La escuela rezumaba de magia. Tanta magia se había practicado dentro de estas paredes que probablemente le tomó poco esfuerzo al nigromante recoger el poder que había empapado en el edificio para usarlo a su beneficio. Hangeng odiaba a pensar qué pasaría si no hubiera ningún terreno sagrado. El cementerio se había construido la escuela tenía que ser muy viejo para no haya sido bendecido antes de enterrar los cuerpos.

Vio como Yoochun besó Changmin con una minuciosidad que tenía más que ver con el fin de marcar a alguien.

Hangeng esperó hasta que habían caminado lejos de los demás antes de hablar: —No estoy detrás de tu hombre, Yoochun.

Yoochun se echó a reír, un sonido que tenía poco de verdadera diversión: —Confía en mí, todo el mundo quiere Changmin. Una vez que has estado cerca de él el tiempo suficiente, usted lo deseará también. El interés en él crece en ti. Por lo menos eso es lo que hace cualquier otra persona en el planeta—. Yoochun gruñó como si hiciera un recuento mental..

Recordando el golpe de energía que había recibido de la mano de Changmin a, Hangeng tuvo que preguntar: —Sé que él no quiere hablar de sobre ello, pero ¿Qué es?

—Él es todo. Una especie de mezcolanza de paranormales. Changmin todavía le gusta pensar de sí mismo como ser humano, sin embargo...

—¿Por qué?— Hangeng pensó Changmin tenía un montón de sangre paranormal y capacidades superiores sólo para ser un simple humano.

—Tal vez está un poco harto de los paranormales.

—Él no parece tener un problema contigo.

Yoochun le dio una amplia sonrisa satisfecha: —He estado trabajando con en él desde hace un tiempo.

—Humm…— Hangeng no dijo nada más. Habían llegado a la puerta del sótano y la desesperación abrumadora lo golpearon como un golpe— ¿Cuántos están ahí abajo?

Yoochun se encogió de hombros—. Muchos. No pudimos dar un buen recorrido antes de que Changmin enfermara. La señorita Song está en negación. Ella parece creer que van a ser erradicados fácilmente. Estoy pensando si son muy viejos, podría ser más difícil de persuadirlos sobbre volver a la tierra .

—Estás en lo correcto. Los más viejos son siempre los que luchan al máximo. Por lo general toma más magia para regresarlos ya que su espíritu los ha dejado, lo que hace que sea más difícil ponerlos de vuelta.

—Buena suerte con este lote entonces— Yoochun hizo un gesto con la mano hacia la puerta para que Hangeng siguiera adelante.

—¿No vienes conmigo?

Yoochun se echó a reír: —Si pongo un pie en esa habitación, Changmin lo sabrá, y estoy más preocupado por la ira de Changmin que un montón de zombies. Si necesitas ayuda, sólo grita.

—Puedo ver quién lleva los pantalones en su relación con el pequeño no-humano.

—Tal vez, pero él es más persuasivo cuando no lleva nada en absoluto—. Con esa frase final, Yoochun se alejó.

Hangeng respiró hondo y reunió su magia de sus entrañas. Murmuró las palabras que le permitieron desplegar sus alas, las había disfrazado mientras se mezclaba con la gente del lugar. No hay necesidad de que las personas mayores entren en pánico al ver un ángel en la ciudad. Él suspiro de alivio después de liberarlas del hechizo. Desde una funda entre sus alas, sacó su espada bendita.

—Es hora de matar a algunos zombies.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD