Love?

20 comentarios
Título: Love?
Autor: Dara y Megumi
Pareja(s): YunJae, YooSu, BiMin
Géneros: Au
Advertencias: Drogas, Angust leve, Incesto
Resumen: JaeJoong está enamorado de su padre, pero cuando este le avisa de su compromiso desencadena la autodestrucción de este, drogas, amores prohibidos y una relación que retara lo que es moralmente correcto.
-----


Para JaeJoong que su padre cambiara de novia cada dos años no era algo que le causara mucha gracia y más porque esas mujeres no querían a su padre, todo lo que querían era el dinero y la posición que el apellido Jung les daba, y no era que JaeJoong estuviera en contra de la idea de que su padre fuera feliz, ¡no!, es sólo que el menor no entendía porque su padre tenía que buscar esa felicidad fuera estando él en casa. Con bastante molestia después de ver el auto de Boa estacionado frente a la escalera principal y a pesar de tener el cuerpo cansado por la larga fiesta que había disfrutad durante la noche JaeJoong ingresó a su casa siendo recibido por el ama de llaves.

-Joven Jae – la suave voz de la señora Choi le dejó una cosa clara a JaeJoong, su plan de dormir apenas llegara a casa se acababa de ir a la basura – su padre dio orden de que se dirigiera a su despacho apenas llegara.

-¿El desayuno está listo? – JaeJoong ignoro el hecho de que su padre dijera “apenas llegara” en la oración y tras quitar sus zapatos tomo rumbo a la cocina de la casa – traigo un hambre que sería capaz de comerme un pollo entero, definitivamente JunSu es bueno preparando fiesta, pero es una mierda midiendo la cantidad de comida ¿puedes creer que ya a las 2 no había nada que comer?

-Supongo que el joven Kim no pensó en que estuvieran interesados en comer cuando era una fiesta de fin de semana – la anciana mujer sabía que JaeJoong odiaba a la mujer que estaba junto a su padre en el despacho, y que ese era el motivo para que este no se dirigiera allí de inmediato como su padre quería – daré la orden de que le sirvan el desayuno.

-Nana ¡eres la mejor! – JaeJoong detuvo su andar y se giró abrazando a la mayor mientras dejaba un suave beso en su mejilla – dile por favor que no he comido desde el almuerzo de ayer y te amare más si me das postre.

-Creí que había dado una orden Sra. Choi – la fuerte y grave voz de YunHo se hizo presente en el pasillo a la cocina llamando la atención de las dos personas que se encontraban en este – pero al parecer mi palabra no tiene valor en esta casa.

-Amo Jung – la anciana mujer se colocó delante del menor en señal de protegerlo del regaño que se avecinaba – el joven Jae tiene hambre, pensé que si comía primero no traería…

-¿Consecuencias? – YunHo sabía que la Sra. Choi sería capaz de lanzarse a las llamas por proteger a su hijo, pero en esta oportunidad no dejaría pasar los actos del menor – Sra. Choi notifique a Eun que JaeJoong comerá luego de hablar conmigo y en cuanto a ti jovencito espero que mi orden se cumpla.

-Disculpe General, pero creí que a pesar de vivir dentro de un fuerte militar estaba exento de seguir órdenes – JaeJoong sabía que la molestia de su padre estaba justificada, pero el menor odiaba cuando este le hablaba de esa manera – después de todo soy un civil.

YunHo sintió una gran molestia al escuchar las palabras del rubio, JaeJoong tenía todo un fin de semana sin ir a la casa y eso le tenía los ánimos cruzados al mayor, además de eso Boa estaba en el despacho y ese día tenían una noticia importante para comunicarle, pero en verdad en ese momento el mayor se estaba barajando la posibilidad de darle una buena reprimenda a su hijo – Estas muy chistoso JaeJoong.

-Es una herencia de familia, mi madre tenía un buen sentido del humor – El recuerdo de la señora Jung era algo intocable para ellos, pero JaeJoong solía sacarlo cuando sabía que su padre estaba pensando en casarse con cualquiera de las zorras de turno – aunque el ser una dama también era una de sus virtudes, cosa muy distinta a la zorra que tienes en tu despacho justo ahora – JaeJoong se acercó a su padre levantándose un poco para quedar pegado al rostro de este –si vas a decirme que te casaras con ella, es una conversación que podemos ahorrarnos.

-JaeJoong, no abuses de tu suerte – YunHo estaba aguantando las ganas increíbles de cachetear al menor, pero al fijar su vista en los ojos de este sintió aquel calor extraño que recorría su cuerpo cada que el rubio estaba a una distancia tan corta – esta vez mi matrimonio no será un tema para discutir, quiero tu trasero en el despecho ¡ahora!

JaeJoong dibujo una sonrisa traviesa en su rostro fijando su mirada en su padre acercándose al oído de este – podría poner mi trasero en un lugar más divertido…padre.

El comedor de la casa estaba en rotundo silencio, los únicos sonidos que se escuchan en este eran los generados por el movimiento de los cubiertos, luego de las palabras dicha por el menor YunHo se retiró a su despacho sin más para hablar con su prometida y JaeJoong se había retirado a su cuarto pasando por alto el hecho de que la Sra. Choi había visto aquella escena sucedida entre él y su padre. No fue sino hasta dos horas después que la mayor le fue a buscar para que comiera que salió de su cuarto, para ese momento ya estaba tranquilo, pero al momento de ver a la rubia besando a su padre su estómago sufrió un vuelco entre el asco y la molestia.

-YunHo me dijo que ya sabes de nuestro compromiso JaeJoongie – Boa intentó romper el silencio que reinaba en aquella habitación y dejo de lado su cubierto mientras fijaba su vista en el menor – espero de verdad nuestra relación mejore desde ahora, sé que nunca podre ocupar el lugar de tu madre en esta casa pero…

-Qué bueno que seas consciente de ello – JaeJoong dejó de comer para también fijarse en la mayor al tiempo que notaba el gesto de molestia que se hacía presente en el rostro de su padre – porque ni tú ni nadie podría igualar a mi madre, además mi nombre es JaeJoong, no JaeJoongie no soy ningún crio – con esas solas palabras el menor se levantó y caminó a la salida de la casa ignorando lo gritos de su padre ordenándole detenerse.

YunHo solo había tenido una pareja desde los 5 años y esa era Kim Narae, junto a ella se había trazado los sueños para tener una familia y una vida perfecta, sus padres nunca se opusieron a su relación por eso mismo los dos chicos estuvieron acompañando al otro durante todo momento de su infancia y adolescencia, por eso mismo cuando Narae quedo embarazada a los 16 años sus padres se preocuparon pero no fue algo que les tomara por sorpresa dado que Narae siempre fue clara en su deseo de darle hijos al moreno y YunHo por su parte estaba sumamente feliz y deseoso de hacerse responsable del pequeño. Al principio fue bastante difícil para los dos adolescentes teniendo en cuenta que ni YunHo ni Narae deseaban que sus padres cargan responsabilidades que no les correspondía, por ellos se mudaron juntos a una casa que fue un regalo de los padres de ambos y debían administrar su tiempo entre estudiar, cuidar al pequeño Jae y el mayor en trabajar para mantener a su pequeña familia y si bien era cierto que ambas familias eran de buen estatus social ya que ambos patriarcas tenían una larga y productiva carrera militar y el moreno había decidido seguir los pasos de estos.

Lo que nadie se esperaba era que Narae falleciera en un accidente cuando el pequeño Jae solo tenía 7 años y si bien era cierto que JaeJoong y YunHo habían creado una relación muy unida a raíz de esta tragedia, también lo era el hecho que desde el momento que YunHo comenzó a salir con otras mujeres en un intento de rehacer su vida, su hogar tranquilo se acabó. JaeJoong había comenzado un cambio de actitud radical que sacaba de sus casillas al mayor, beber, fumar, salir de fiesta cada día y quedarse fuera cada fin de semana eran una parte de los actos del menor cada que su padre conseguía una novia nueva. Pero todo cambio cuando el menor cumplió los 15 años, desde ese momento no solo el cuerpo del JaeJoong cambió, también cambió la forma en la cual veía a su padre, desde ese día para JaeJoong fue imposible no notar los labios gruesos de su padre, su espalda ancha y sus brazos fuertes, fue imposible no preguntarse que se sentiría besar esos labios mientras sus brazos recorrían su cuerpo y su espalda era marcada por los rasguños que él le pudiera dar mientras hacían el amor.

JaeJoong pateó con rabia la lata de café express que acaba de beber, de todas las mujeres que habían intentado quitarle a su padre la zorra de Boa era a la única a que no lograba espantar, Hyori fue fácil, ella solo con verle “drogado” le basto para prácticamente terminar su relación de un día para otro, Kahi no aguanto la tentación de un menor de edad “enamorado” de ella, el resto fue sencillo, conseguir que YunHo lo encontrara en el sofá de la casa para que todo acabara, Jessica fue más fácil aun, con ella solo le tocó sacar una pequeña fortuna de la cuenta de su abuelo para que se desapareciera de la vida del moreno. Pero Boa era distinta, con ella no funciono mostrar el hecho de que era un adolescente rebelde porque la única respuesta que le dio al moreno fue “es una etapa por la que todos hemos pasado”, cuando intento seducirla esta le restregó una verdad que incluso él no podía negar “nunca cambiaria a YunHo que es un hombre maduro y experto por un crio” y el intentar sobornar, bueno, la muy bastarda era modelo, así que dinero no es algo que le faltaba, lo único que le faltaba era una posición y esa solo la obtendría cuando el apellido Jung pasara a formar parte de su nombre.

Todo esto había llevado a YunHo a tomar la decisión de que ella sería la madrastra “perfecta” para JaeJoong, ¿perfecta? y una mierda, la única cosa perfecta en boa era las clases de actuación que había tomado para parecer un ángel cuando no era más que un puto lobo esperando la presa para comerla, y en esta oportunidad la presa perfecta era el ingenuo de su padre. El persistente sonido de su teléfono le sacó de su mundo de quejas y maldiciones al mayor, cuando sacó el móvil de su pantalón esperaba encontrar el nombre de su padre en el identificador de llamada, pero muy por el contrario y para sorpresa del rubio el número marcado era el de su primo JunSu, cosa que le sorprendió teniendo en cuenta el hecho de que este le había dejado en claro que durante todo el día estaría con su perfecto novio y que por ende no quería ser molestado lo que solo significa una cosa, su teléfono estaría desconectado hasta que terminara de “jugar” con YooChun, en más de una ocasión JaeJoong se preguntaba ¿qué pensaría su padre si supiera que su cuñado, el siempre perfecto Capitán Park era el amante de su primo? Sacando esos pensamientos de su cabeza el rubio atendió la llamada del menor con un poco de desgano en su voz.

-Si YooChun no tuvo la fuerza de mantener una erección el tiempo suficiente no es algo que quiera saber JunSu.

-Estoy embarazado – la voz del menor salió clara y cortante, por un segundo JaeJoong estuvo por preguntarle si estaba de broma, pero los sollozo provenientes del otro lado de la línea le dejaron en claro que no era así – nos enteramos hoy cuando fuimos al médico para hacerme un chequeo de rutina...Jae no sé qué voy a hacer.

-Maldición JunSu idiota, te dije en más de una oportunidad que te cuidaras, que no debían dejar de utilizar condón, pero no, al puto delfín le gusta que le rompan el culo sin protección.

-Jae tengo miedo, YooChun no dijo absolutamente nada en el camino de regreso a casa, es más me trajo a casa y solo se marchó como si nada – el llanto de JunSu se hacía cada vez más fuerte atreves de la línea y esto solo preocupa a Jae, si lo que el menor decía era verdad y estaba embarazado, alterarse era lo que menos podía hacer – no puedo obligarle a que lo reconozca JaeJoong, yo solo soy “el puto” de turno, él tiene a su esposa y una posición, estoy seguro de que no renunciara a nada de eso por un crio idiota de 16 años.

-Cálmate delfín, voy para allá – Jae conocía muy bien a su primo y sabía que este en su estado no pensaría en nada coherente y buscaría de hacer una idiotez –solo no hagas nada estúpido por favor.

-¿Quién va a hacer algo estúpido JaeBoo? – la voz de su padre le sobre salto ya que JaeJoong había dado por hecho que el mayor estaría en casa enfadado por su actitud con su prometida, aun así el menor no respondió la pregunta que este le había hecho y solo guardó su teléfono para dar unos pasos ya que su padre le sujeto por la muñeca - ¿hasta cuándo seguirá esta actitud tuya JaeJoong? Ya estas comenzando a cansarme.

-Ahora no es el momento para hablar de esto YunHo, de verdad debo irme – JaeJoong giro su cuerpo con tranquilidad tomando la mano de su padre y quitándola de su muñeca – JunSu está en un problema.

-Y yo me supongo que tú esperas salir del fuerte a esta hora un día domingo – YunHo sabía que su hijo tomaba una actitud protectora cuando se trataba de JunSu, y sin importar que alegara en ese momento este se marcharía – te llevaré, necesito hablar con tu tía de todas formas.

La casa de los Kim quedaba a dos horas del fuerte militar y los domingos las rutas internas solo trabajan hasta medio día por ese motivo JaeJoong no se opuso a que su padre le llevara; los muebles estaban ordenados todos en su debido lugar, ni una sola mancha o desperfecto se podía notar en la sala de la familia Kim, quien viera el lugar en ese momento no lo asociaría con la gran fiesta de dos días que había sido dada por el hijo de estos. Con tranquilidad JaeJoong entró en aquella casa una vez más saludando a sus tíos en el camino para luego subir a paso rápido con rumbo a la habitación de su adorado primo.

***

JaeJoong, ChangMin y JunSu estaban en el patio del colegio en total silencio, el día anterior los dos mayores habían pasado todo el día encerrados en la habitación del delfín pensando en lo que debían hacer y ese día apenas llegaron al colegio y le notificaron lo que pasaba a ChangMin decidieron no entrar a sus clases de ese día.

-En momentos como estos es donde me pregunto ¿qué diablos hago relacionándome con ustedes dos? – ChangMin dejo caer la colilla de su cigarro al piso mientras veía a los mayores – uno enamorado de su padre y el otro embarazado de un hombre casado.

-Tú no me hagas hablar ChangMin, hasta donde sé tú no estás muy exento – JaeJoong le dedico una mirada venenosa al menor pues sabía que ese reproche se había tardado en llegar.

-Rain ni es mi padre, ni está casado con nadie.

-Solamente tiene 15 años más que tú.

-La edad solo es un número y además….

-Voy a abortarlo – la voz de JunSu salió quebrada y baja, pero aun así lo suficientemente audible para los contrarios los cuales guardaron silencio fijando sus miradas en él.

-¿De qué estás hablando Hyung?

-Abortaré al bebé, YooChun nunca dejará a su familia por mí y cuando mis padres se enteren me mataran.

-No digas tonterías Hyung, vas a ver que encontraremos una solución, si es necesario alguno de nosotros puede asumir la responsabilidad del embarazo…pero un pequeño no puede pagar las consecuencias.

El sonido del timbre de finalización de las clases de ese día les indico que ya debían marcharse a sus respectivas casas, los tres se acomodaron sus mochilas para caminar a la salida del colegio sumido cada uno en su pensamiento sobre que iban a hacer con la situación de JunSu. Cada uno caminaba pensando en una solución distinta al problema a la vez que pensaban como salir de los problemas propios que cada uno estaba enfrentando.

Cuando JaeJoong ingreso en su casa estaba pensando en qué hacer con referencia al menor y al matrimonio de su padre, le extrañó un poco que la Sra. Choi no le recibiera al entrar y más aún que la casa estuviera en tanto silencio. Sin darle mucha importancia al asunto con desgano subió las escaleras principales con rumbo a su cuarto cuando pequeños sonidos llamaron su atención, en ese momento el miedo le recorrió el cuerpo, si la casa estaba sola no tenía sentido esos ruidos en la habitación de su padre, su corazón latía rápidamente mientras se acercaba a la puerta de la habitación, en el camino tomó uno de los jarrones de la mesa del corredor pero al llegar a la puerta de la habitación del cuarto del mayor la abrió con cuidado, cuando JaeJoong veía a su padre de pequeño veía a un hombre que le trasmitía admiración y respeto, cuando su madre falleció YunHo se volvió su todo ya que era todo lo que tenía pero al crecer en YunHo solo veía al hombre que amaba, verle en aquella habitación embistiendo fuertemente contra el cuerpo de Boa mientras gemía en su oído y se aferraba a su espalda rompió el mundo de JaeJoong en pedazos

El florero resbalo de la mano del menor rompiéndose pero nunca estaría tan partido como su corazón en ese momento, los movimiento de YunHo se detuvieron al igual que los gemidos de la rubia ya que ambos se fijaron en el menor quien estaba en la puerta fijo – Yo… lo siento – JaeJoong reacciono solo al ver a su padre salir del cuerpo de su prometida y cubrirse con la sabana para acercarse a él , JaeJoong solo pudo alejarse de él a pasos lentos y confundidos, cuando finalmente reacciono salió corriendo por el pasillo ignorando el llamado del moreno y soltándose con rapidez de este cuando alcanzó a tomarlo - ¡no me toques! Ve con ella y síguete revolcando – las lágrimas que hasta ese momento no había notado estaba reteniendo salieron sin poder evitarlo – solo…solo no me toques por favor, no me toques.

-JaeBoo…

-Por favor papá….no me toques

-Bebé, por favor hablemos – a YunHo le rompía el corazón ver a su ángel en ese estado y más cuando sabía que él era el responsable pero le mataba más ver como su hijo buscaba de alejarlo – bebé por favor.

-Me das asco.

-Jae….

-¡Suéltame, me repugnas! – la rabia termino de salir del menor y jalo su brazo ignorando el hecho de que estaba en el borde de la escalera, su cuerpo golpeo fuertemente al caer por estas y cuando su cuerpo llegó a la mitad de la escaleras el rostro aterrorizado de YunHo y el grito de Boa fue todo lo que percibió antes de perder la conciencia.

Un terrible dolor en todo el cuerpo fue la bienvenida para JaeJoong tras haber estado en el mundo de la inconsciencia, lo último que recordaba era haber discutido con el moreno, el solo rememorar porque había sucedido le dio un terrible dolor de cabeza, JaeJoong intento mirar a través de la pulcra habitación pero el collarín ubicado en su cuello impedía hacer algún libre movimiento, además su brazo izquierdo tenía un yeso, suspiro al no poder hacer lo que deseaba– JaeBoo despertaste–YunHo quien se mantuvo al pendiente del rubio durante las últimas horas que fue internado en la clínica, se acercó con un semblante de culpabilidad por lo sucedido. JaeJoong cerró los ojos, abriéndolos y desviando la vista de su padre, no quería verle, aún el dolor estaba fresco en su ser.

– No quiero verte padre, quiero estar solo– Aquellas palabras hirieron a YunHo, él sabía que no debía ir en contra de los deseos del menor, al menos por los momentos.

–Tenemos que hablar JaeBoo, sé que no quieres verme ahora, pero volveré...solo quiero que te recuperes– El moreno deslizo su mano por una de las piernas de JaeJoong a modo de despedida, el rubio sintió como aquel simple rose activaba el aleteo de mariposas en su estómago, en su mente el menor negaba ese hecho; por otro lado eso descartaba una lesión o posible parálisis.

–Fuiste afortunado jovencito, muchas de las caídas por las escaleras tienen un desenlazase fatal o con daños graves, pero en tu caso tienes un ángel que te cuida, una fractura en la muñeca la cual hemos inmovilizado con una escayola, hematomas en la espalda, coxis... ya le he dado la receta a tu padre para que cumplas con el tratamiento, te veré en 8 días para revisar el avance en tu brazo, posteriormente deberás cumplir con las terapias para recuperar la movilidad de tu muñeca.

Los días de reposo serian para cualquiera una bendición, para JaeJoong era un suplicio, tener que aguantar las atenciones del moreno, al cual no le dirigía palabra alguna, él aún estaba dolido por presenciar como el moreno se revolcaba con la zorra. Pero regresar a clases era aún peor, ChangMin estaba de humor de perros por hacer discutido con Rain y JunSu estaba en una depresión similar a la suya debido al embarazo y a lo que pasaba con YooChun.

-¡Maldición! – JaeJoong golpeo contra la corteza del árbol, se encontraba en el jardín del colegio ya que ese día se había saltado la clase como tenía ya una semana entera haciéndolo – ¿Por qué tengo que sentir esto? ¿Por qué? – JaeJoong se preguntó aquello en voz alta mientras sentía como las lágrimas bajaban una vez más por su rostro – que asco de vida – un golpe más contra el árbol y los nudillos del rubio comenzaron a enrojecerse.

– Problemas en el paraíso – una voz sarcástica a su espalda hablo, JaeJoong rodo los ojos, no quería interactuar con nadie, deseaba estar solo ¿es qué nadie podía entender eso?

– ¿Qué quieres? – corto en seco.

– Uuuy, cálmate, vengo en son de paz – El rubio le miro hastiado – se por lo que estás pasando, créeme el mundo apesta ¿cierto? – aun cuando aquello hacía sido una pregunta, JaeJoong sabía que más que una duda era una afirmación.

– No quiero tu lastima – JaeJoong tomó su mochila mientras hacia el ademan de irse – así que si tú no te vas, yo lo haré yo.

Cuando JaeJoong dio un par de pasos lejos del chico la voz del pelirrojo llego a sus oídos – Te has hecho tantas preguntas, de ¿por qué me pasa esto a mí? ¿Por qué todo lo que hago está mal?, e incluso quisieras que todos desaparecieran – JaeJoong detuvo su andar, y el pelirrojo sabía que ya tenía a su próxima víctima, él había estudiado al rubio con anterioridad, constantes salidas a fiestas, probadas a drogas “leves”, discusiones con su padre, el típico caso de niño de papi que quiere llamar la atención, pero para él eso era irrelevante, lo que en verdad le interesaba es lo mucho que podría ganar con el contrario – tengo algo que te hará olvidar la asquerosa realidad, y estoy seguro que encontraras el mundo que deseas – disimuladamente el chico saco algo de su bolsillo entregándole luego un pequeño sobre a JaeJoong – Esta es cortesía de la casa, si deseas más sabrás donde hallarme – el rubio se quedó mirando aquel pequeño sobre, reconocía aquella droga, él ya había experimentado con otras, pero esta eran palabras mayores.

JaeJoong volvió a casa mucho antes de lo que él mismo hubiera querido hacerlo, la Sra. Choi le recibió como de costumbre a la vez que le informaba que su padre estaba en su cuarto y que quería hablar con él, el menor suspiro dirigiéndose a la habitación de este, pero en ese momento Boa apareció de nuevo en la casa con un montón de revistas para organizar la boda y en ese momento JaeJoong la fulmino con la mirada. Durante su etapa de rehabilitación de la muñeca YunHo estuvo atento a él, pero la atmósfera se esfumo cuando recupero la movilidad por completo. Ahora, la vil realidad lo abofeteaba, YunHo seguía con la estúpida idea de casarse con esa zorra.

– JaeBoo, tenemos que hablar – YunHo estaba saliendo de su cuarto cuando se dirigió al rubio.

– Si es de esa – el menos soltó aquellas palabras con repulsión refiriéndose a la prometida de YunHo – no quiero escuchar más nada.

– Se llama Boa, y tienes que comprender que ella es la mujer que he elegido para rehacer mi vida – YunHo se acercó a su hijo bajo la mirada de las dos mujeres en la sala de la casa – sé que no te agrada, pero al menos puedes intentar llevarte bien con ella y darle una oportunidad.

– ¿Terminaste tu discurso? – JaeJoong empuño las manos fuertemente, la ira comenzaba a bullir, como se atrevía a pedirle que se llevara bien con esa, y que pasaba con lo que él sentía – Yo nunca la voy a aceptar, nunca ocupara el lugar de mi madre – sus ojos comenzaron aguarse – ¿Realmente estas seguro que ella es la persona que tú necesitas en tu vida? ¿Estás seguro que realmente ella te ama por quien eres y no por lo que tienes?

– No te permito que hables así de ella, no tengo dudas de su amor y honestidad, JaeJoong... – YunHo fue interrumpido por el menor quien simplemente no quería escuchar aquello.

– Perfecto, ya entendí que lo que te diga no tiene valor ya que no me escucharas – el menor se apartó de YunHo rumbo a su habitación.

– ¡Demonios!...– frustrado consigo mismo YunHo termino de bajar las escaleras y se sentó en el sofá aflojando su corbata en el proceso, le dolía ver como la cercanía con su hijo se iba erosionando, se preguntaba en que momento todo cambio, aunque en su interior quizás sabia la respuesta. Cada instante del día se repetía que su casamiento con Boa sería lo correcto, correcto para él y para todos.

JaeJoong cerró la puerta fuertemente, se apoyó en ella y fue deslizándose hasta quedar sentado, situó la cabeza en sus rodillas, las lágrimas retenidas se desbocaron – No…puedo – hipaba – no seguir sufriendo por ti, nunca me veras más allá del ser tu hijo – JaeJoong al reparar en uno de los bolsillos de su jean, saco lo que el pelirrojo le entrego durante la mañana, era momento de olvidar, de escapar. Limpiándose las lágrimas se levantó, yendo a la mesita de noche de su habitación, ya había escuchado a varias personas como usar esta droga, abrió el sobre y formo una fina línea, acercando su rostro inhalo aquel polvo, ya estaba hecho, el menor entro en un camino del que quizás no tendría retorno.

~~~~~~

– ¿Qué te pasa Hyung? – ChangMin se acercó al menor durante el descanso de clases, desde hacía semanas JaeJoong estaba muy cambiado- Te he notado extraño últimamente, has sido agresivo con JunSu, sé que no es un santo, pero no es para que le trates así.

– ¡Basta! – JaeJoong conocía muy bien al menor y sabía que se avecinaba un sermón molesto y él en ese momento no estaba como para tragarlos - ¿Tú también vienes a reclamarme ChangMin? ¿Es que no entienden que no voy a cargar con más problemas?... ya con los míos tengo suficiente, yo no le dije a él que le abriera las piernas a YooChun – El rubio no midió sus palabras

– No sabía que para ti era una carga, y que pensaras de mi de ese modo Hyung – JunSu había escuchado las frías palabras de su primo, le dolió profundamente ya que nunca pensó que JaeJoong pudiera hablar de él de esa manera.

– No es eso lo que quise decir Susu, yo…– trató de retractarse, pero desde hace días ya él no era el mismo, no media lo que decía o hacía, cuando se dio cuenta de lo que había dicho ya era tarde.

– Escuche claramente, estoy solo con esto, no te molestare – diciendo esto salió rápidamente del colegio.

–No te reconozco Hyung-ChangMin estaba sumamente molesto por lo que acaba de pasar - sé que no quisiste decir eso de JunSu pero….

–Te equivocas, si se lo que decía, y es hora de que se le digan las cosas claras y se enfrente a la realidad, que salga de esa ilusión que vive con YooChun, es mejor que lo acepte ahora y no cuando se haga aun más tarde.

– Todos tenemos nuestros propios problemas, pero parece que tu solo escondes tu cabeza en tu culo, ¿o debería decir tu nariz en el polvo? – ChangMin no aguanto la actitud indiferente de su amigo, si era momento de decir verdades, él se encargaría de hacerle ver a JaeJoong la suya – crees que no me he dado cuenta de tu andanzas, te toleraba el Éxtasis, pero ¿Cocaína?, eso ya supera los límites, aléjate de ese mundo JaeJoong.

– Ha ha ha ha, pero que gracioso, me lo dices tú, por favor no tienes un buen prontuario, yo hago lo que me plazca, si ya terminaste tu papel de amigo abnegado, me largo.

El cambio de actitud de JaeJoong desde hacía casi un mes tenía a YunHo con los nervios de punta, era cierto que el menor desde que le había confesado sus sentimientos había tenido un cambio radical, pero el que ahora presentaba le llevo a hacer algo que nunca pensó, contratar a un detective que investigara que pasaba con él al principio le pareció irreal pero realmente la situación lo ameritaba.

– He realizado la investigación señor Jung y ya le tengo el informe que me pidió – el detective que había contratado YunHo estaba sentado junto a él mientras le informaba todo lo que había averiguado – el joven JaeJoong ha ido a innumerables fiestas, ha dejado de asistir al colegio, su proveedor es un pelirrojo que conoció en durante sus clases y por lo que me han notificado mis informantes es un estudiante que pertenece a la mafia de tratas de personas. – el detective privado luego de darle los detalles de la investigación se despidió de YunHo dejando un sobre sobre la mesa de este, el moreno saco el informe y unas fotos donde se aprecia al rubio siempre acompañado del pelirrojo, imágenes de JaeJoong bailando y besando a un hombre, de JaeJoong consumiendo droga, de JaeJoong tomando alcohol, de JaeJoong bailando semi-desnudo y siendo manoseado. La ira se apoderó de YunHo al ver las imágenes, todo era su culpa, no había notado los pequeños detalles antes, pero desde hace unas semanas él se había dado cuenta del cambio en el menor, cambios repentinos de humor, aislamiento, su delgadez, todos estos signos de que algo malo le estaba ocurriendo a su JaeJoong.

-Bin…-el moreno levanto el teléfono hablando con su secretaria mientras rompía aquellas fotos en un ataque ira – comunícame con el banco de mi hijo.

JaeJoong intento sacar efectivo para comprarle mercancía al pelirrojo, pero las tarjetas no funcionaban, molesto ante la situación se dirigió al banco y fue recibido por un operadora quien le informo que todas sus cuentas y tarjetas fueron canceladas por su padre.

– ¿Por qué has cancelado mis cuentas y tarjetas? – JaeJoong ignoró el hecho de estar entrado a la oficina de su padre sin tocar e importándole poco si este estaba ocupado, la rabia de no poder disponer de su dinero y la necesidad de droga tenían bloqueado sus sentidos de razonamiento.

– Parece ser que es la única forma en que te dignes en regresar a casa o de venir a hablar conmigo, y al parecer no me equivoqué – YunHo hizo una pausa mientras fijaba su mirada en su hijo – he cancelado todas tus cuentas y tarjetas porque no quiero que sigas destruyendo tu vida, ¿ de verdad no te has dado cuenta que estas cayendo en un vicio difícil de dejar? no has asistido a clases en semanas, incluso le pregunte a JunSu y no quiere saber de ti JaeJoong, ¿te parece normal que él diga eso donde ustedes siempre han sido unidos?, sé de tus andanzas, de tu adicción y de tus juergas y quiero dejar en claro que se acabó JaeJoong, ya he contactado con un muy reconocido centro de rehabilitación y serás ingresado en cuanto...– Un estruendoso ruido surco el estudio, JaeJoong en un arranque de ira tumbo lo primero que encontró a su paso lo cual eran las fotos de su madre y él que tenía YunHo en una mesa al costado de la oficina.

-¡¿Casa?! , esta dejo de ser mi casa en cuanto dejaste entrar y le propusiste matrimonio a la puta que tienes de turno – la ira había terminado de invadirle y ahora si diría lo que sentía sin tener consideración a que se las decía a algo más que su padre, se las decía al hombre que amaba- no tienes derecho a cancelar mis cuentas, ese dinero es la herencia de mi madre, tú te has encargado de destruir mi vida, ¡¡eres tu papá quien me has lanzado por este abismo!! – La mano del rubio comenzó a doler debido a los trozos de vidrio rotos que se había incrustado en su mano al momento de arrojar la porta retratos al piso.

– JaeBoo estas herido – YunHo se dio cuenta de la sangre que salía de la mano del menor e intento acercarse a él pero este solo retrocedió – Hay que curarte.

– No has escuchado nada de lo que te dije ¿verdad?, y esto – mirándose la mano lastimada – es poca cosa a como esta mi corazón – el rubio al notar que YunHo no hacia ni decía nada, con todo el pesar huyo, escapo a su habitación, tomando un bolso en donde coloco su iPad, laptop, relojes, celulares y demás cosas de valor. En otro bolso más pequeño guardo ropa de cambio para unos cuantos días, al bajar por las escaleras se detuvo en el umbral de la puerta del estudio, viendo al moreno tomar un vaso de whisky, JaeJoong acomodó el bolso a en su espalda y el otro en la mano derecha, sin decir nada salió de lo que una vez llamo hogar. Lo que no supo nunca JaeJoong es que YunHo después de tomar su whisky estrello el vaso contra la pared, mientras gritó fuertemente, un grito que fue acompañado por lágrimas de impotencia y dolor.

Al no tener dinero, con el cual pagar un hotel, JaeJoong camino por horas en las calles aquella fría noche, recordó a su primo, pero su amistad como había mencionado su padre se quebró desde aquel día en que le dio la espalda, ChangMin, a él no podía recurrir, no después de haber llegado a los golpes una vez, ese día fue un día gris, ChangMin acudió a él para que detuviera a su primo de la loca idea de abortar, según lo que recordaba, ese día en la tarde JunSu iría a una clínica clandestina para practicarse el aborto, JaeJoong bajo el efecto de la droga le respondería “Lo que haga JunSu no es mi asunto, si él ha decidido que no tendrá a ese crio, quizás sea mejor que ese bebe no venga a este asqueroso mundo.” lo siguiente que supo el rubio fue del puño de ChangMin en su cara, el golpe fue fuerte, haciéndolo caer al piso “ ¡Tú eres un bastardo JaeJoong!, el que estés en tu mundo de destrucción, no quiere decir que los demás debamos correr la misma suerte, ese niño vivirá así sea lo último que yo haga en este mundo, y espero que te des cuenta de que te estás perdiendo de ver crecer a tu sobrino y la amistad y el amor de quienes te queremos a bien”. El sonido de un claxon lo devolvió de su amargo recuerdo, tras haber caminado por un buen tiempo, se refugió bajo la escultura en un parque, por esta noche este sería un dormitorio “aceptable”, mañana se encargaría de cambiar sus pertenencias de valor por dinero.

– JaeJoong sin dinero no hay polvo – el pelirrojo le contesto con simpleza mientras caminaban por un destartalado parque abandonado.

– Pero ya no tengo dinero, ya vendí todo lo que tenía, GD por favor – el demacrado rubio rogaba juntando las manos frente a su rostro – dame algo, y después te lo pagare, créeme.

– Esto no funciona así y lo sabes JaeJoong, tú pagas yo entrego, sino no hay trato – el pelirrojo arrincono con sus palabras al menor, sabía que JaeJoong ya no vivía con su padre y que estaba viviendo en la calle, si tiraba un poco más de la cuerda y tendría en su mano al rubio.

– Por favor, haré lo que sea, pero dame más – palabras mágicas para el pelirrojo.

– Considerando el tiempo que tenemos conociéndonos, y porque te considero mi amigo, hay una forma – GD se acercó al rubio para que lo escuchara con atención – podrás tener todo el polvo que quieras si me acompañas esta noche a una fiesta, es la fiesta de una persona muy importante, si te portas bien con él, te olvidaras de tener que mendigar por unos gramos y de andar en la calle.

JaeJoong no supo porque pero aquella idea le llevó a sentir un aire frío correr por su columna pero el deseo de olvidar que ya no estaba con su padre y sus amigos fue mayor– Si, si...haré lo que sea – un frenético JaeJoong respondía a la proposición.

– Pero antes iremos a un hotel para que tomes un baño, se nota que tienes varios días sin uno, después iremos a comprar ropa adecuada para la ocasión – Lo que no sabía JaeJoong es que el pelirrojo horas atrás concreto una cita en un yate procedente de los Emiratos Árabes Unidos, en el estaría un muy rico y poderoso empresario, quien tenía unos gustos especiales por los jóvenes de piel nívea, el pelirrojo le mostró fotos de JaeJoong y el empresario quedo prendido ante la belleza del rubio, lo que para JaeJoong sería una fiesta en un lujoso yate, no era más que otra de las innumerables transacciones de la trata de personas.

YunHo estaba desesperado, desde hacía dos meses JaeJoong se había ido de la casa y aun no podían encontrarlo, aquella noche que escucho esas palabras salir de sus labios supo que negar lo que sentía por el rubio solo le había desecando en lo que estaba pasando, sus ojos se cerraron mientras lagrimas salían de estos al pensar que él pudo detener todo con solo una palabra y no lo hizo a tiempo.

– Señor Jung…. – una vez más había contratado sus servicios del detective para encontrar a JaeJoong y aquella llamada incrementó su miedo de que algo malo le pasara – su hijo está siendo llevado a una fiesta en un yate, se sabe que hoy habrá una venta, y el producto es su hijo – aquellas palabras del detective encendieron a YunHo, el temor, la angustia de perder aún más a JaeJoong lo consumían, una vez anotada la dirección donde llevarían al rubio, realizó un par de llamadas, tomo su arma y salió de su casa abordando su vehículo.

JaeJoong estaba perdido en un mundo de sueños y actos erróneos, desde que había llegado a aquel yate había probado los diferentes tipos de drogas que allí tenían y eso había bloqueado todos sus sentidos. GD se había encargado de hacerlo de forma provocativa para todos aquellos hombres, de hecho más de uno se había encargado de manosear su cuerpo en el tiempo que llevaba en ese bote.

-Verdaderamente es un chico provocativo – aquel viejo hombre veía a JaeJoong y hablaba de él como si un pedazo de carne se tratara – en esta oportunidad conseguiste mercancía de primera.

-Debo darle lo mejor a mi mejor cliente – la mirada de GD y de aquel hombre se fijó en JaeJoong quien estaba subido a una de las mesas bailando de forma sensual para aquellos hombres que le desnudaban con la mirada – supongo que no pondrá ninguna objeción al precio.

-Claro que no, una buena mercancía como esta, bien vale cada dólar que me has pedido, además… - las palabras del hombre se cortaron cuando el sonido de la guardia costera se dejó escuchar, esto fue algo que dejo a todos en aquel yate sorprendidos ya que el anfitrión había asegurado que tras pagar una gran cantidad a la policía no serían molestados mientras hacían sus negocios – ¿qué está pasando aquí?

El bote fue abordado por más de 15 hombres armados y vestidos de negro, todos aquellos hombres trajeados y con ganas de “comer” carne joven estaban en el piso de rodillas y con las manos tras su cabeza mientras eran revisados. YunHo solo estaba atento buscando a JaeJoong y lo encontró en una esquina en un estado que termino de romper su corazón.

***

YooChun había estado muy seguro de su amor por Ji Won desde la primera vez que la vio, la para aquel entonces pelirosa era la mejor amiga de su hermana menor y la conoció cuando a Narae se le ocurrió la idea de organizar una cita triple donde también participaron su compañero de grado KiBum y la hermana de YunHo Jung Ah, desde que la vio sonreír por primera vez no pudo evitar sonreír el también y desear protegerla en todo momento. Solo dos años después ya estaban comprometidos y desde el primer momento los dos fueron muy felices en su vida de casados, nunca existieron dudas, secretos ni siquiera una discusión más allá de lo normal, pero todo cambio aquella noche en casa de Jung Ah. La última vez que YooChun vio al pequeño JunSu este solo era un pequeño niño de 3 año, pero eso había cambiado, le fue casi imposible no notar aquellos ojos rasgados y labios rojos, JunSu era alguien inteligente y perspicaz y eso era que el mayor amaba ver una persona, acompañar aquello de la pequeña cintura, el prominente trasero y la picardía del menor fueron una combinación que YooChun no pudo pasar por alto, pero ahora todo se le había salido de control, la noticia del embarazo de JunSu y su propia situación familiar le crearon una situación que le supero.

-Amor ¿estás bien? – para Ji Won fue imposible no notar el cambio de actitud de su esposo en los últimos tres meses, YooChun estaba cada vez más distraído y aunque al principio intento dejar pasar ese cambio por alto le fue imposible seguir haciéndolo - ¿desde hace tiempo estas extraño?

-No es nada nena – YooChun tomó la mano de la menor y la acaricio con dulzura mientras la veía – son solo cosas del trabajo, sabes que cuando estoy saturado de trabajo tiendo a quedar ausente de otras cosas, discúlpame por preocuparte.

-No tienes nada de que disculparte amor – Ji Won sabía cuándo su esposo estaba ausente por trabajo y cuando lo estaba por otras cosas – es solo que me pareció extraño que no me comentaras nada, siempre me has contado las cosas que te pasan en el cuartel, supongo que esta vez es algo grande y no puedes hablar de ello.

-No es solo, solo que… - YooChun intento buscar una excusa a su estado, pero cuando estaba por dar su excusa Ji Won soltó unas palabras que él no esperaba escuchar.

-JunSu ya debe tener tres meses de embarazo ¿verdad? – la contraria pregunto aquello con total tranquilidad en su rostro aunque le fue imposible que su voz reflejara lo que aquello la alteraba emocionalmente - ya su estado debe de haber comenzado a notarse – cuando Ji Won soltó su mano del agarre del mayor, este pensó que la tormenta se avecinaba pero sorprendentemente su esposa solo respiro profundamente antes de proseguir – me parece cruel que en todo este tiempo no le acompañaras ni una sola vez a la revisión.

-Ji Won, yo….

-Siempre has deseado ser padre y lastimosamente yo no fui capaz de dártelo, supongo que por eso.

-¡No! Amor no es lo que piensas, te lo juro.

-No te estoy reclamando YooChun, tú y yo no tenemos dos días de estar juntos al contrario son 17 años conviviendo juntos y hace ya más de dos años que lo nuestro se enfrió, el mismo tiempo que tienes junto a JunSu.

-Tú….lo sabías y aun así nunca me lo reclamaste.

-Cuando se ama se desea la felicidad del contrario YooChun, aunque esa felicidad no esté a nuestro lado – la pelinegra le regalo una mirada de cariño aun cuando sus ojos estaban bañados en lágrimas – y yo te amo demasiado mi ratón, pero solo lamento que tu lealtad hacia mi te esté robando la felicidad de estar con quien amas y la oportunidad de ver crecer a tu hijo – con toda la tranquilidad la menor se colocó de pie para caminar con lentitud y colocar sus débiles manos sobre los hombros del mayor – ve con él mi amor, no dejes escapar la felicidad.

-No me pidas eso Ji Won – para YooChun fue imposible no llorar y levantarse tomando a la menor entre sus brazos abrazando su delgado cuerpo – pídeme cualquier cosa, menor el que te abandone.

***

JaeJoong debió ser ingresado en la clínica militar de emergencia para intentar estabilizarlo debido a la sobre dosis que estaba sufriendo, su cuerpo estaba excesivamente delgado debido a la mala nutrición que había tenido en esos tres meses fuera de casa de hecho cuando YunHo lo encontró en el yate este estaba tirado en el piso en una esquina comenzando a convulsionar debido a su estado, pero por suerte para el menor lograron estabilizarle a tiempo y ahora solo era cuestión de ingresarlo para que el menor desintoxicara su organismo. Los seis meses que siguieron fueron un infierno para el menor, sobreponerse a la adicción era difícil pero el tener a su padre junto a él le ayudaba a superarlo y más aún cuando ahora era el dueño total de los besos y el amor de este.

-Tengo miedo – JaeJoong estaba preparando su bolso ya que ese día saldría de la clínica y además de ello asistiría con ChangMin y JunSu a la cesaría para el nacimiento de la bebé de este último, como ChangMin había dicho evitó que el contrario cometiera una estupidez y después de pedirles perdón a ambos por las cosas que había dicho y hecho pudo recuperar su amistad con ellos – aun no sé cómo afrontare el salir de aquí.

-Todo va a estar bien mi amor – YunHo tomó entre sus brazos al menor besándole dulcemente – yo estaré allí para apoyarte en todo momento.

-Aun así, me da miedo no ser lo suficientemente fuerte para afrontar lo que me espera fuera de este cuarto Yunnie – JaeJoong correspondió aquel beso pero sin poder evitar mostrar sus miedos – no quiero volver a caer en los mismo errores.

-Y no lo vas a hacer amor, yo no te dejaré solo nunca más JaeJoong, aunque tenga que enfrentar al mundo entero por lo que siento, nunca más volverás a llorar ni a tener miedo mi amor –YunHo acarició la mejilla del menor con dulzura trasmitiéndole toda la fuerza que pudiera – se acabó la pesadilla para nosotros, ahora solo nos queda vivir y ser felices.

-Está bien Yunnie – JaeJoong dejó un suave beso sobre los labios del mayor para luego separarse de este y terminar de hacer su bolso para salir por fin de ese lugar. El sonido del teléfono del mayor le distrajo un momento y más al escuchar al contrario hablando con su tío pero solo hubo una frase que le quedo en la mente en ese momento.

***

JunSu estaba temblando de miedo en ese momento, ya hacía casi un año que no veía a YooChun y la verdad enfrentar lo en ese momento era algo que le aterraba. Su pequeña estaba dormida entre sus brazos cuando tocó el timbre de la casa de su tío, casi inmediatamente JaeJoong abrió la puerta recibiéndole con gran felicidad, ese día la pequeña de JunSu estaba cumpliendo dos meses de nacida y Jae cumplía el mismo tiempo fuera de la clínica por lo cual habían decidido hacer una pequeña reunión para celebrarlo, lo único que sacaba los nervios del menor era el hecho de que YooChun estaría presente ese día.

-¡Llegó la festejada chicos! – JaeJoong ingreso a la sala anunciando al menor siendo seguido por este quien fue recibido por los demás asistente a la reunión.

-Yo quiero a mi hermosa ahijada – Rain rápidamente se acercó a JunSu quitándole a la pequeña para luego alejarse de este.

-¡Claro Rain! Puedes llevarte a mi hija sin problema alguno – JaeJoong y ChangMin no pudieron reír al ver como la niña era prácticamente “secuestrada” mientras el mayor de los cuatro ignoraba a JunSu.

-ChangMin, tu novio es tan malditamente estresante como tú ¿lo sabías?

-¿Y por qué crees que lo amo tanto? - el menor contesto aquello con simpleza mientras tomaba un trago de su cerveza – Por cierto JaeJoong Hyung, escuche que tu novio será promovido de rango.

-Sí, la ceremonia será en tres semanas y luego de esta celebraremos nuestra boda.

-Aun no puedo creer que encontraran a un juez que accediera a casarlos aun cuando son padre e hijo.

-Bueno querido primo, en este mundo si puedes pagar obtienes todo lo que quieras, incluso un par de triquiñuelas legales.

-JunSu…- el menor al escuchar aquella voz sintió un escalofríos recorrerle toda la columna - ¿podemos hablar?

-Yo iré a ver si Yunnie necesita ayuda con algo.

-Que excusa tan barata Hyung, ¿no es más fácil decir que vas a ir a revolcarte con él tras una puerta y ya? – ChangMin hablo con simpleza mientras se encogía de hombros – yo iré a evitar que Rain mate a nuestra ahijada intentando que coma que no puede.

-JunSu yo...

-Lamento la muerte de tu esposa, JaeJoong me lo dijo una semana después de tener a mi bebé.

-Gracias, supongo – YooChun no sabía cómo iniciar aquella conversación, la verdad estaba muy nervioso – yo quería pedirte disculpas por lo que pasó, sé que no estuve para ti en el embarazo pero la verdad…

-Tu esposa te necesitaba YooChun, eso es algo que yo puedo entender a la perfección – JunSu fijó su mirada en el mayor y le dio una sonrisa que expresa el hecho de que él entendía lo que pasó – no te mentiré al decir que no te odie durante mi embarazó, incluso una vez fui a buscarte con toda la intención de decirle la verdad a tu esposo, pero al verla….simplemente no pude, no era tan cruel como para hacerla sufrir, nunca supe lo de su enfermedad, si lo hubiera sabido yo.

-Ella me pidió dejarla e ir contigo, pero fui un cobarde no pude dejarla sola con su situación, pero cada noche JunSu deseaba estar junto a ti, ver como nuestro hijo o hija crecía poco a poco, Susu yo te amo, te amo como nunca ame nadie, ni siquiera a ella en todos los años juntos y aun cuando sé que no tengo ningún derecho, solo quiero pedirte que me dejes ser parte de la vida de nuestra hija, nunca podré reparar el daño de dejarte solo, pero puedo darte todo el amor que he guardado.

-YooChun – JunSu solo se dejó llevar por sus sentimientos y abrazo al mayor con fuerza escuchando como todos comenzaban a aplaudir y a vitorearlos – vamos, estoy seguro que la pequeña Nami amará que su padre la cargue.

***

Las manos de JaeJoong sudaban hasta más no poder, su reflejo en el espejo le daba una imagen que antes nunca pensó ver, el traje blanco se ceñía perfectamente a su cuerpo, en tan solo una media hora más estaría casado con el hombre que amaba. Tal vez para algunos aquello era una total locura, YunHo era su padre, el hombre que le dio la vida, era inmoral e incorrecta aquella relación que sostenían pues desde hacía 8 meses él era el “hombre” de su propio padre, cada noche se entregaba al moreno sin importarle nada más, cada día compartían besos y caricias cómplices cuando nadie les veía y aun así JaeJoong sentía que no les debía ninguna explicación ni ninguna disculpa, él amaba a Jung YunHo, que él fuera su padre es algo que él no le había pedido al destino y aunque así hubiera sido, no se arremetía de lo que sentía.

-¿Estás listo JaeBoo? – YunHo entró en la habitación de su ahora pareja y le abrazó por la espalda dejando suaves besos en su cuello – te ves hermoso bebé.

-¿Nadie te ha dicho que es de mala suerte ver a la…

-No creo en las supersticiones JaeJoong y aunque así fuera, en estos momentos ni la misma muerte podría apartarme de tu lado.

-¿Lo juras?

-Te amo...

Fin.

20 comentarios:

  1. Me encanto!!! ......... Estaba odiando a Yunho, pero se le entiende....luchar contra los sentimientos que tienes por tu propio hijo no debe ser nada facil...y peor aun q sea tan joven por decirlo asi. Yo personalmente odio los incestos, me parece inmoral....no se. Pero paradojicamente amo cuando los hay en el Yunjae o Yoosu ..... Es decir, lo veo diferente, como si su amor fuese correcto y entonces me planteo situaciones en la vida real asi..... Osea, me refiero a q a veces simplemente no puedes evitar amar a alguien de tu misma sangre, se hace imposible..... Uffff.... Pero en este caso Yunho y Jae son buenos, han luchado contra lo q sentian, pero fue imposible, se aman y se aman verdaderamente..... Y el Yoosu waaaaa tambien me encanto asdfghjklñ los tres eran crios enamorados de alguien super mayor, pero q les valio, se aman y ya esta. Me gusto muchisimo enserio, los problemas q atravesaron, las pruebas..... Y ahora pueden estar juntos sin remordimientos...felices waaaaa! Te puedo pedir segunda parte? ..... Quiero saber mas!!!!! GRACIAS!!!!! Lo ame! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Segunda parte?...podría ser.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Muy bueno!!!! Gracias justo no tenia que leer y justo me encuentro con este fic ... me encanto el amor venciendo todos los obstaculos aunque al principio odie a yoochun y a Yunho tenian sus motivos para no tomar la desicion de estar con ellos lo bueno es que solucionaron sus conflictos.
    Graciassss

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2/15/2016

    Llegue a pensar que Yoochun no iba a hacer nada, bueno realmente no hizo ni tomo una decisión trascendental cuando Junsu más lo necesitaba, pero bueno, a veces la vida nos hace las cosas difíciles; lo importante es que esa bebita nació y bueno ahora sera la princesa entre tantos hombres XD

    JaeJoong toco fondo, y Yunho tuvo que verlo de ese modo para aceptar lo que sentia U.U...buuuuu Yunho no veas a la novia con el vestido puesto XD

    Una historia con diversos matices, y de decisiones. Gracias por compartirla ;-)

    ResponderEliminar
  4. Yosy tiene razón, el incesto lo vemos como algo malo, sucio, pero en el YunJae lo vemos deseando que esten juntos y lo justificamos y como dice ya analizándolo te pones a pensar en situaciones con gente fuera de nuestros coreanos y tratamos de comprenderlos, aunque quizá no los justificamos.

    Gracias!!

    ResponderEliminar
  5. Debo decir q te quedó super *.* jae y yunho woooo su amor era algo inalcanzable y yunho trataba de alejar los sentimientos q tenia a su hijo pero fue inevitable no amar a jae y mas q estuvo a punto de perderlo, decidió enfrentar todo y luchar por su amor al igual q jaejoong <3 el yoosu tampoco empezo bien pero el destino les tenía reservado un futuro juntos. Me gusto ** gracias por compartir <3

    ResponderEliminar
  6. hay me dio miedito eso d padre he hijo....pero aun asi ame est fic gracias......muchas gracias x llenar mi cabezita d cosas hermosas.....:)

    ResponderEliminar
  7. hay me dio miedito eso d padre he hijo....pero aun asi ame est fic gracias......muchas gracias x llenar mi cabezita d cosas hermosas.....:)

    ResponderEliminar
  8. hay me dio miedito eso d padre he hijo....pero aun asi ame est fic gracias......muchas gracias x llenar mi cabezita d cosas hermosas.....:)

    ResponderEliminar
  9. Anónimo2/16/2016

    No me gustó y eso que soy muy buena lectora de historias pero la he sentido vacía y como si fuera un guión.
    Encima que se den cuenta que se está cometiendo spam.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/16/2016

      Me gustaría leer algo tuyo. La chica lo intentó y le salió algo lindo, me parece grosero que le digas que es una historia vacía, si a ti no te trasmitió nada es válido pero para otros si les trasmitió así que no es tan vacía.

      Eliminar
  10. que bueno que Yunho encontró a Jae a tiempo y logro salvar le la vida y no paso a mayores consecuencias y mejor a un dejo a su prometida y se quedo con su Jae
    y Min haciendo una gran labor al decidir que susu tenga a su bebe ahora Yoochun a trabajar por el perdón de susu y rescatar el amor de este y de su bebe
    Gracias por compartir

    ResponderEliminar
  11. Anónimo2/16/2016

    La idea es buena, deberían desarrollarla como una historia más larga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo quiero mas! Quiero un fic serial de esto <3

      Eliminar
  12. Anónimo2/17/2016

    Quiero más!! >~< llore a mitad de la historia porque yo sé lo que es caer en ese mundo horrible. De verdad muy bella historia.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo2/17/2016

    Una buena historia en definitivamente. En momentos la forma más simple par contar una historia es la mejor.

    Me hubiera encantado ver más desarrollada la historia del Yoosu así que me sumo al pedido de la segunda parte *o*

    ResponderEliminar
  14. Laura Castellano2/17/2016

    Dara volviste a escribir!. Me gustó la historia, cuando se piensa en Incesto tendemos a verlo como algo inmoral e incorrecto, pero la historia la mostraste no desde el punto carnal sino desde la lucha moral y emocional que genera este tipo de sentimientos. El amor tendemos a volverlo dañino y autodestructivo y tanto Jae como Yunho al negar lo que sentían lo descubrieron.

    No conozco a Megumi, pero mis felicitaciones para ella también, suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
  15. Me encantó el fic. Una historia muy bonita, me dio cosita con la esposa de Yoochun, pero al final todo salió bien para todos.

    ResponderEliminar
  16. Me encantó este oneshot, quede super conforme con el yunJae. Entendía muy bien el rechazo de Yunho hacia los sentimiento de Jae, podía entenderlo bien, debe ser difícil aceptar que tenes sentimiento romántico para tu hijo, yo creo que Jae no supo entender a tu padre y decidió irse por el camino fácil, pero bueno eso hizo a su papá entrar en razón no razonable y afrontar su amor por su hijo.
    Ahora el que no lo hubiera perdonado tan fácil es a Yoochun, porque Junsu estuvo apuntó de abortar a su hija si no fuera por Changmin, porque el lo abandonó por completo, entiendo que su esposa estaba muy enferma, pero por lo menos debía darle unas palabras de aliento, ya que estar en ese estado, se ponen muy sensible. Pero bueno todo terminó bien y lindo. También me hubiera gustado un insesto de YooSu. Linda historia. Saludos.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD