Te amo incluso, cuando te odio - Cap. 21

3 comentarios
Recuerdos

Young Mi estaba muy centrada en su boda, pendiente de cada detalle sin embargo no se sentía feliz porque Chagmin estaba tan concentrado en resolver su caso que casi no le prestaba atención. Cuando salían a resolver juntos algún asunto de la boda Chagmin se la pasaba contestando el teléfono y ordenando cosas o en algunas ocasiones se ponía hablar del caso sin parar y como si eso no fuera suficiente parecía no prestarle atención a nada. Sus respuestas comunes eran:
“Está lindo amor”
“Tu elección es acertada”
“A mí me gusta lo mismo que a ti, todo lo que elijas estará bien”
Young Mi se sentía molesta porque en ninguna de sus decisiones recibía una respuesta que le gustara, una respuesta que la criticara y la halagara al mismo tiempo. Se sentía sola y abandonada a pesar de pasar casi todos los días al lado de Chagmin, ella lo sentía tan ausente al punto de hacerle doler el corazón.
Mientras más sola se sentía, los recuerdos de Paris invadían su mente; a veces se sentía culpable por haber engañado a Chagmin pero cuando su novio anteponía su trabajo a ella, se decía a si misma que él se lo merecía por descuidarla, había pensado en terminar todo con Jaejoong pero ahora secretamente esperaba su llegada porque necesitaba alguien que la apoyara y que realmente le prestara atención.
Ese día Chagmin  le dijo que tenía el día libre y sin embargo no había trascurrido ni dos horas cuando ya lo estaban llamando y él estaba disculpándose para dejarla sola nuevamente.


—Hola hermosa.
—Hola Jae, dijiste que venias la semana pasada ¿Qué paso?
—El trabajo se alargó, no todo es diversión cierto
—Un hombre más que antepone el trabajo a la diversión— dijo algo frustrada mientras daba vueltas en el lugar que le había dejado Chagmin.
—Para mí, mi trabajo es diversión solo que a veces hay problemas y como jefe te toca resolverlas.
—Aja, excusas, simples excusas
—No me dirás que tú eres una chica que solo vive la vida.
—No, pero estoy de vacaciones…
—No todos tenemos vacaciones, pero ahora estoy libre…estoy en el aeropuerto porque no vienes a recogerme y me haces un recorrido en Seúl, hace un buen tiempo que no estoy en Corea.
— ¿Enserio?
—Sí, nada me encantaría más que fueras mi guía.
—Perfecto, llego en unos minutos— dijo colgando el teléfono y haciendo señas al taxi más cercano.


Young Mi llego en poco tiempo porque estaba muy cerca del lugar; cuando vio a Jaejoong sentado esperando por ella, se acordó de hace cinco años cuando había ido a recoger a Chagmin, tenía miedo de que su encuentro con Jaejoong fuera parecido y terminara sufriendo decepcionada porque la relación no funcionara, un pensamiento absurdo que elimino de su cabeza al momento porque después de todo ella estaba próxima a casarse.


Jaejoong la vio aproximarse muy lentamente algo pensativa, esbozó una sonrisa y fue a su alcance, la abrazo fuertemente y le robo un beso en la boca, ella se sorprendió ante el repentino beso pero no lo rechazo solo se dejó llevar como la primera vez, como si nuevamente estuviera en Paris.


—Estas más hermosa de lo que te recordaba— dijo él girándola para verla por completo.
—Son tus ojos, no bromees
—No bromeo estas lindísima— robándole un pequeño pico para luego abrazarla por la cintura y empezar a caminar fuera del aeropuerto.
— ¿A dónde vamos?
—Se supone que eres la guía no— dijo él riéndose.
—Ya lo sé pero, dime ¿A qué lugar te gustaría ir? o ¿Que comida has extrañado más?
—Mientras estés conmigo el lugar es lo de menos.
—Te puedo llevar a lugares desagradables así que deja de hablar así.
—Si estás tú, no creo que sea desagradable.
— ¿Qué me dices de un basurero?
—No seas mala pues, además que haríamos en un lugar así.
—Entonces vamos a almorzar, conozco un restaurante que te va a encantar.
—Entonces vamos, soy todo tuyo.


Jaejoong había decidido quedarse en el Renaissance Seoul un hotel lujoso que quedaba en Gangnam, en lo que le habilitaban la casa de sus abuelos. Junto a Young Mi dejo sus cosas en el hotel y luego fueron a almorzar al Arirang Minsokgwan el restaurante favorito de Young Mi, la comida era exquisita, el show tradicional hermoso y el precio sumamente elevado aunque eso no fue nada para Jaejoong.


—Y ahora donde piensa secuestrarme señorita — le murmuro al oído
—No soy una buena guía  sabes— susurro— los lugares que me gustan son todos museos, conferencias o casi todo lo que está relacionado con política.
—Si hay algo que te interese yo puedo estar allí— tratando de sonreír.
—Lo sé— sonrió ella y añadió— conozco un lugar donde me gusta pasear; es curioso sabes ese lugar me trae paz a pesar de estar atiborrado de gente y las presentaciones pues te sacan una sonrisa de la cara…
—No hay nada mejor como el arte callejero.
— ¿Cómo lo supiste?
—Solo adivine, no recuerdo algún lugar más atiborrado que el barrio de Daehangno.
—Más conocido como el Broadway de Corea aunque para ti que has estado en Estados Unidos no debe ser importante.
—No es así, cuando vivía aquí me gustaba ir a ese lugar con…— estuvo a punto de mencionar a Yoochun pero reacciono a tiempo— con amigos.


Al llegar pasearon por el lugar; anduvieron y desandaron por el lugar hasta que finalmente decidieron sentarse en el Parque Marronier. El lugar era pequeño sin embargo la arquitectura del lugar era muy sobresaliente, llamativa y hermosa.


Jaejoong vio a dos adolescentes tomados de la mano y su corazón le dolió pues el recuerdo vivido de los momentos que solía pasar con Yoochun allí le llegaron a su memoria; aun podía recordar cuando tomados de la mano solían caminar por el lugar, los dulces que compraban, el cine al que les gustaba ir para besarse más que para ver la película. Era cierto que ya no amaba a Yoochun pero aun así era muy difícil no dejarse avasallar por los recuerdos, incluso su mirada se desvió en las paredes en la búsqueda de sus nombres que hace tanto tiempo atrás habían gravado, luego de un rato lo encontró y lo más curioso fue que justo al lado de este había un gran corazón con unas iniciales que él conocía muy bien.


Chagmin &Young Mi
03 - 12


Se giró para verla y entonces descubrió que ella al igual que él parecía rememorar sus propios recuerdos, en ese preciso momento no pudo evitar sentirse celoso porque muy en el fondo hubiera deseado que Chagmin lo hubiera conocido primero a él antes que a ella.


—Veo que amaste a alguien— dijo casi sin darse cuenta
—Si— respondió ella no pudiendo ocultarlo más— fue amor a primera vista para mí, él tuvo que verme un par de veces más para descubrirlo— rio pero sus ojos se mantuvieron nostalgicos— eramos el uno para el otro hasta que una persona más poderosa que yo me lo arrebato…
—Yo lo siento tanto— susurro Jaejoong sintiéndose por primera vez algo culpable de la situación.
—No es tu culpa…esto solo es culpa mía…


Jaejoong pensaba claro que es mi culpa porque si Chagmin no se hubiera casado conmigo ni tu ni yo nos hubiéramos vistos tan afectados sin embargo en cuanto escucho las confecciones de la chica la culpa desapareció con el viento tan rápidamente como llego.


—Él regreso conmigo; dijo que me amaba pero no era así porque él ya había dejado de pertenecerme en cuanto se casó con esa persona, él lo negaba pero yo me di cuenta.. no soy estúpida sabes pero no fui capaz de dejarlo ir…y-yo— derramando algunas lágrimas— lo obligue a quedarse conmigo con artimañas y ya luego él se engañó a sí mismo y así nuestra relación continuo pero no sabes lo insegura e infeliz que me he sentido en muchas ocasiones.
—Lo siento tanto cariño— susurro Jaejoong confortándola
—A nosotros y a nuestros amigos nos gustaba venir al teatro— señalando el lugar— fui muy feliz antes de que me lo arrebataron, fue mi especie de venganza y también quise mostrarle a esa persona la infelicidad que yo sentía.
—Debe ser muy difícil superar a una persona yo lo entiendo, yo también pase por eso…este era mi lugar favorito de todos donde solía venir con mi primer amor aun después de tanto tiempo me es un tanto difícil estar aquí, creo que ese fue uno de los motivos por los que me fui a radicar a Estados Unidos.
—Creo que yo debería huir también
—Ya pasara te lo aseguro, solo necesitas algo de tiempo; además yo estoy contigo
—Lo peor es que aún no estoy muy segura de dejarlo ir— suspiro— yo lo siento debí decirte que estoy a punto de casarme
—Yo ya lo sabía— murmuro Jaejoong
—¡¡Que!! — grito ella sorprendida.
—Debes tener tus razones para estar conmigo, no te juzgo yo…
— ¿Cómo lo sabes?, ¿Desde cuándo lo sabes? — interrogo ella limpiándose las lágrimas.
—Yo lo descubrí hace poco…
— ¿Cómo?
—Un gran amigo mío va a encargarse de la entrada nupcial de tu boda.
— Su-suu— dijo entrecortadamente— yo…
—Yo soy una persona liberal sabes, yo creo que si conoces a una persona que te hace dudar antes de tu boda, lo mejor es no casarte; porque si te casas dudando, tu matrimonio solo va a ser un viento pasajero.
—No— huyendo del lugar— yo no…yo no sé si pueda dejarlo ir aún, aún no estoy lista para seguir sin él, no puedo…no puedo— sollozando.
—Está bien, tranquila nadie está presionándote.


Jaejoong llevo a Young Mi a una cafetería cercana donde se encargó de tranquilizarla un rato y luego de una ligera conversación la dejo en su apartamento.


Young Mi se sintió liberada ese día; todas las cargas que llevaba, las inseguridades y debilidades parecieron esfumarse rápidamente con el consuelo de Jaejoong y finalmente decidió lo que quería; a pesar de todo aun quería casarse pero también quería disfrutar este mes al lado de Jaejoong pues con Chagmin enfocado en su trabajo y que llegaba tan cansado del trabajo no tenía ni tiempo para ella y menos para intimar desde que hubiera llegado de Paris.


Al día siguiente Jaejoong la invito a desayunar en el café del restaurante, el desayuno estuvo delicioso, pasaron un buen rato juntos y entonces ella se disculpó y se retiró a seguir planeando su boda.


Sus posteriores encuentros fueron de esa manera y Jaejoong no tardó en darse cuenta que ella lo buscaba casi siempre después de que Chagmin la cancelara y que estaba empezando a tratarlo como un pañuelo de lágrimas lo cual no lo molestaba en tanto ella aun quisiera estar con él.


—Hola preciosa me tienes abandonado— susurro Jaejoong al teléfono.
—Debes entender que eso de casarte no es nada fácil— respondió ella.
—Gracias por recordármelo— dijo Jaejoong dolido.
—Es mejor sincera que seguirte mintiendo y darte falsas esperanzas no crees.
—Tal vez si pero no me gusta hablar del tema.
—Como a las seis estoy disponible porque no me recoges estaré en mi apartamento.
—Perfecto a las seis nos vemos entonces


Young Mi estaba tan emocionada de que Jaejoong siguiera interesado en ella a pesar de enterarse de la verdad que sin darse cuenta termino llevándole a la torre Namsam, un lugar que solo le traía malos recuerdos.


— ¿Acaso estas seduciéndome? —interrogo Jaejoong con una sonrisa en el rostro al darse cuenta que estaban en la torre Namsam
—Eso no es así— dijo ella sonrojándose.
—Llevo muchos años fuera del país pero eso no quiere decir que no sepa el significado que tiene la torre Namsam y si es lo que estoy pensando estoy encantado de estar aquí contigo.
—No estoy seduciéndote tonto— dijo ella golpeándolo levemente en el pecho girándose y caminando hacia la torre.
—Lo que tú digas— murmuro con una sonrisa juguetona en el rostro.
—Te dije que me gustan los museos ¿no es así? — viéndolo— Pues en el piso subterráneo hay uno.
— ¿El museo de peluche?— pregunto sorprendido.
—Sé que suena absurdo pero ese es mi favorito— suspiro mientras se subían al teleférico.
—Yo vine una vez con mis padres a verlo, fue muy divertido— abrazándola— no pensaba venir de  nuevo así que gracias por traerme.


Se mantuvieron en silencio todo el trayecto a la torre Namsam viendo la vista de una Seúl colmada de luces.


—Este lugar es precioso como observatorio de la ciudad y tal vez solo tal vez un lugar romántico— dijo robándole un pequeño beso a Jaejoong antes de bajar del teleférico.


Jaejoong se sorprendió pero no tardo en seguirla fueron directamente al museo y dieron vueltas y vueltas en el lugar sin parecer cansarse de las mismas escenas o reyes. Cuando finalmente salieron la torre emitía luces azules, el clima se sentía muy fresco y luego de cenar entre risas en el N-grill (el restaurante giratorio) finalmente subieron a la torre.


—Olvide traer un candado para nosotros— bromeo luego de haber caminado ya por todo el lugar y divisar el panorama desde varios ángulos.


Sin embargo Young Mi parecía no estar allí de momento, ella observaba con nostalgia cierto lugar del observatorio que estaba atiborrado de candados, Jaejoong se giró busco el lugar y luego de levantar varios candados diviso uno con unas iniciales que el muy bien conocía lo cual solo hizo que se sintiera celoso nuevamente.

---Flashback---


—No quiero ir, no me gusta, es de mala suerte— decía Young Mi
—Vamos amor— rogaba Chagmin— cumplimos seis meses y ya hice las reservaciones.
—No quiero, mi prima dice que es de mala suerte que las parejas que se juran amor allí terminan separándose tarde o temprano.
—Pero con nosotros no sucederá, te prometo que siempre estaré a tu lado
—Pe-pero
—Sin peros nada ni nadie podrá separarnos menos unas tontas supersticiones
—…
—Vamos— dijo invitándola a subir en el taxi que minutos atrás se había detenido en la casa de Young Mi.


Tomados de la mano subieron al teleférico y observaron poco a poco la ciudad que estaba cubierta de nieve, allí dentro se sentían bien abrigados pero en cuanto salieron pudieron sentir el viento gélido en sus rostros sin embargo eso no les importo y aun con las manos entrelazadas subieron a la torre Namsam.


—Tengo nuestro candado— dijo Chagmin son una sonrisa mientras lo sacaba del bolsillo.


Young Mi lo observo y se emocionó al ver sus iniciales y algunas frases sencillas como “estaremos juntos por siempre” y “eres el amor de mi vida”


—Tu sabes…— dijo lentamente Chagmin viendo el panorama de la ciudad— que no soy bueno con las palabras, no soy el tipo cursi que te va diciendo que te ama a cada rato o todos los días…— viéndola a los ojos— sin embargo este tipo de lugares me hacen sentir que te digo todo lo que siento con solo traerte aquí, que tú sabrás que realmente quiero pasar el resto de mi vida a tu lado por el solo hecho de haberte traído aquí…— suspiro mientras la abrazaba delicadamente.
—No eres detallista o romántico pero así es como te amo porque todos los días que paso a tu lado los siento reales porque no hay fantasía de por medio porque siento que nuestro futuro es muy palpable a tu lado…y por eso yo…— agachando la mirada.
—Lo sé— levantándole el rostro— yo también te amo— besándole delicadamente— y eso no va a cambiar ni en un millón de años.


Ambos abrazados aún se quedaron un largo rato viendo el panorama después de poner su candado en el lugar…

---Fin Flashback---

Sus recuerdos se vieron interrumpidos por una voz persistente en su cabeza.


—Tierra llamando a Young Mi, tierra llamando a Young Mi
—Oh— respondió avergonzada
—Estabas pensando en él cierto
—Si
—Buenos recuerdos espero
—No este lugar solo me trae malos recuerdos aún no sé porque te he traído aquí— respondió ella frunciendo el ceño.


Jaejoong la abrazo mientras le limpiaba algunos rastros de lágrimas que pugnaban por salir.


—Yo no solía creer en este tipo de cosas hasta que el llego a mi vida…es como cuando haces algo con las manos y terminas borrándolo con los pies, ahora todo lo que vivimos me parece una total fantasía a como lo sentía antes...
—Entonces este era uno de tus lugares favoritos desde que el apareció en tu vida— interrumpiéndola para que la nostalgia no la invadiera de nuevo.
—Sí, pero todo cambio cuando logre traerlo de nuevo a mi lado después de que me lo arrebataran…nosotros habíamos peleado por una estupidez (se refiere al incidente en el centro comercial)  pero antes de eso habíamos acordado vernos aquí, así que dejando mi orgullo a un lado vine ese día aquí para verlo…para arreglar las cosas.
—Y supongo que el no vino— interrumpió Jaejoong.
—Eso hubiera sido mejor pero no, él vino con su mejor amigo Minho y logre verlos al subir pensaba sorprenderlos pero vi tan serio a Chagmin que solo me escondí y escuche lo que hablaban…— y ella no pudo continuar con la historia por unos breves momentos.
—Está bien— intento tranquilizarla Jaejoong.
—No, no está bien— soltó ella— el me prometió que estaría a mi lado y que la persona que me lo arrebato no era un peligro que ya tenía a alguien a quien amar pero eso no era cierto— ahogando un sollozo— y-yo lo escuche cuando le confesaba a su amigo lo que realmente había pasado allá, él decía que no entendía como había pasado pero que no podía dejar de pensar en esa persona, que no podía olvidarse de los últimos besos que se habían dado, que tenía miedo de lo que sentía porque era muy grande como para comprenderlo y que se arrepentía de haberlo dejado, que todo el tiempo desde su regreso solo podía pensar en volver  a Estados Unidos al lado de esa persona— repitió ya entre sollozos mientras se aferraba a Jaejoong quien parecía darle golpecitos mecánicos pues su mirada parecía perdida.

---Flashback---

Jaejoong corría por la playa mientras aún con una sonrisa divisaba más adelante a Chagmin que caminaba lentamente entre las rocas, tenía ganas de gritar un “espérame” pero sabía que por el bien de su padre no debía hacer eso por lo que tuvo que correr un largo trecho aún para alcanzar a Chagmin (Este recuerdo es parte de la fecha en que el señor Kim salió de rehabilitación y paseaban en la playa).


Chagmin camino y camino sin darse cuenta y llego hasta un lugar un poco escondido, no se había percatado que había caminado por una roca escarpada y peligrosa para llegar al lugar hasta que tuvo que regresar.


Una mano lo sorprendió por la espalda y èl dio un respingo por el susto, Jaejoong estaba moviendo las manos a modo de disculpa.


—Está bien— le dijo— debí esperarte— añadió cuando se dio cuenta de lo agitado que estaba
No importa— intento decir moviendo las manos.
—Siéntate— dijo Chagmin— no te parece que el mar desde aquí se ve muy bien.
Si— asintió con la cabeza.


Se quedaron un largo rato observado como el sol decaía en el horizonte formando un hermoso naranja sobre el azul del mar, la brisa marina los golpeaba levemente mientras las olas no dejaban de golpear las rocas formando un cinto blanco de espuma. En algún momento Jaejoong no pudo evitar poner la cabeza en el hombro de Chagmin y cuando finalmente se dio cuenta intento moverse pero Chagmin no lo dejo en cambio lo asió más a su cuerpo y lo abrazo por la espalda.


—Está haciendo frio, no crees— susurro— debemos volver.
Si— asintió Jaejoong pero no se movió.


Paso poco tiempo y Chagmin libero el abrazo.


—Vámonos antes de que la marea suba y sea imposible salir de este lugar.


Caminaron juntos y cuando iban a pasar la roca escarpada Jaejoong resbalo y como iba de la mano de Chagmin lo arrastro y casi caen entre las rocas del lugar. Chagmin no llego a golpearse demasiado porque cayó encima de Jaejoong quien termino con algunos golpes en la cabeza y raspones en piernas y brazos. Cuando Chagmin levanto la cabeza lo primero que vio fueron los ojos de Jaejoong que aún tenía una mueca de dolor en el rostro sin embargo ambos parecieron hipnotizados porque no dejaban de verse y sin darse cuenta empezaron a besarse suavemente; y dejaron de hacerlo cuando sintieron que las rocas sobre las que estaban empezaron a ceder.


Chagmin ayudo a Jaejoong a subir al lugar donde habían estado sentados hace poco, le reviso los rasguños y limpio parte de la sangre con su camiseta, cuando hubo terminado se sentó a su lado, lo giro levemente y volvió a besarlo dejando sorprendido a Jaejoong.


El beso empezó lentamente y fue profundizándose de a pocos, ambos mantenían los ojos cerrados y empezaban a acariciarse levemente, pronto el beso se terminó pero ambos seguían abrazados viendo el atardecer; se pasaron mucho rato entre besos y abrazos antes de darse cuenta que se habían quedados atrapados por la marea.


Mientras esperaban abrazados que el señor Kim los estuviera buscando nadie dijo nada; Jaejoong porque no podía aunque hubiera querido decir un montón de cosas y Chagmin porque aún no podía creer lo que estaba haciendo; parte de su mente estaba colapsada y le decía que no era más que un sueño o a lo mejor una pesadilla.


Pronto la guardia costera los rescato pero ambos siguieron sin hablar del tema en días posteriores como si esa maravillosa tarde jamás hubiera existido.

---Fin Flashback---

Young Mi aún seguía llorando y Jaejoong intentaba quitarse las pequeñas esperanzas que se habían colado en su cabeza, aún era extraño que después de todo lo que había sucedido pudiera recordar tan claramente momentos como este.


Ya me engaño una vez, no voy a permitirlo de nuevo— se dijo así mismo.


Salieron de la torre y antes de llegar al apartamento de Young Mi ambos se sentaron en un parque cercano.


— ¿Puedo pedirte algo? — pregunto Jaejoong a Young Mi que ya estaba más tranquila.
—Lo que tú quieras— dijo ella con un amago de sonrisa
— ¿Podrías no casarte?
— ¿Por qué? — interrogo sorprendida.
—Desde que te conozco solo he visto tristeza en tu rostro cada vez que hablas de él,  no puedo imaginarme lo difícil que debe ser la situación para ti y sin embargo creo que solo sufrirás más si te quedas a su lado.
—Yo no puedo dejarlo…aún no puedo hacerlo.
—Claro que puedes— tratando de animarla.
—No claro que no, tu no entiendes…yo estoy segura que todo cambiara después de la boda
—Como estas tan segura y si eso no sucede ¿que pasara contigo?
—Lo resolveré en su momento.
—Yo sé que a veces dicen que es mejor malo conocido que bueno por conocer pero no crees que nos merecemos una oportunidad.
— ¡Que! — casi grito ella y luego añadió algo molesta— no estas preocupado por mi  sino por ti que no quieres dejarme ir…
—No claro que no, no es eso; yo solo…
—Basta— chillo— no quiero oír más de ahora en adelante no vamos a volver a vernos— se giró presurosa a su apartamento balbuceando un Adiós.
—Espera…— intento Jaejoong pero ella ya se había marchado.


Young Mi intento no ver a Jaejoong nunca más, sin embargo no pudo evitarlo porque él no dejaba de llamarla, de buscarla y prácticamente la estaba acosando y eso a ella no le agradaba ni un poquito.


—Basta Jaejoong— grito al verlo— deja de seguirme, no voy a cambiar de opinión, acepto que no soy la novia más feliz del mundo pero todo eso va a cambiar, en cuanto me case con él todo va a mejorar.
— ¿Cómo puedes estar tan segura?
—Porque yo confió en que así será, son más de seis años de relación que no voy a cambiar por una noche fugaz en Paris.
—No crees que sería mejor que lo pensaras ahora a hacerlo el mismo día de la boda.
—Mira Jaejoong, te estas equivocando mucho conmigo, si yo te busque fue porque me sentía muy agobiada, necesitaba algo de espacio, atención…tu apareciste en un momento de debilidad y lo admito yo caí, pero no pienso hacerlo de nuevo y menos si solo me sirves como dolor de cabeza eso es algo que yo no necesito, así que aléjate de mí por favor— subiéndose a su auto.


Jaejoong se sintió algo perdido no esperaba ser rechazado de manera tan tajante, pero aun así no se dio por vencido y decidió seguir luchando por ella, dejo de atosigarla por unos días y luego le pidió una última cita.


—No pensaba venir, pero ya quiero cerrar el capítulo y que dejes de buscarme.
—Me alegra que a pesar de todo hayas aceptado almorzar conmigo
—Dime que es lo que quieres decirme porque esta es la última vez que vamos a reunirnos.
—Yo solo quería repetirte nuevamente, que tú eres el amor de mi vida.
—Jae por favor, sé que me equivoque al decirte que estaba soltera y que posiblemente hice que te ilusionaras pero ya es momento de parar, lo nuestro fue una locura de amor como las que pasan en Paris pero al igual que una locura ya es momento de su final.
—No estoy de acuerdo, lo nuestro es amor no es simplemente una locura…
—Es una locura, eso es lo que es y debes aceptarlo.
—Nuestro amor merece una oportunidad por favor no lo niegues yo estoy seguro que tú también lo estás pensando— acariciándole la mejilla.
—Las cosas no son así— levantándose de su asiento, cogiendo su cartera— es imposible que podamos conversar, Adiós— saliendo del restaurante.
—Espera no puedes irte—intentando detenerla.


Pero eso no fue necesario porque Young Mi se desvaneció antes de siquiera alcanzar la puerta de salida.


—Young Mi— grito Jaejoong— ¿Estas bien? — cargándola en brazos


Ella no reacciono, hasta que fue sacada fuera del restaurante al sentir el aire frio sobre su rostro.


—Estoy bien— suéltame— tratando de zafarse de los brazos de Jaejoong.
—No, no estás bien— insistió Jaejoong sujetándola entre sus brazos aún más fuerte— conozco una clínica cercana déjame llevarte y después de saber que estas bien prometo dejarte en paz.


Young Mi acepto a regañadientes y junto a Jaejoong se mantuvo durante horas mientras le realizan análisis diversos para confirmar que su estado de salud era estable.


—No era necesario venir— rezongo ella— al final dirán que no tengo nada.
—Entonces solo debemos esperar y después podrás liberarte de mí.
—Si no te hubieras convertido en alguien tan fastidioso al menos nos habríamos quedado como amigos.


Cuando finalmente apareció el doctor Young Mi dormía sobre el hombro de Jaejoong.


—Hablemos en mi despacho— dijo el doctor con una sonrisa.


Jaejoong despertó a Young Mi y juntos caminaron detrás del doctor


— ¿Qué es lo que tiene? — pregunto Jaejoong ansioso
—Nada grave por supuesto…
—Te lo dije— interrumpió Young Mi.
—Solo que van a ser padres porque la paciente está embarazada.
—Em-embarazada— repitió Young Mi casi sin creérselo.
—Felicidades— dijo el doctor— pueden seguir viniendo a la clínica para chequear el progreso del embarazo.
— ¿Podemos saber de cuánto tiempo es el embarazo?
—No es posible tener una fecha exacta pero podemos aproximarnos a una, ¿Señorita Young Mi podría decirnos cuando fue su último periodo?
—Yo creo que el mes pasado— respondió aun taciturna— los primeros días del mes aunque el sangrado fue muy leve.
—Aún vamos hacer más exámenes pero se podría decir que aproximadamente debe tener un mes o tal vez mes y medio.
—Entonces es mío— susurro Jaejoong
—Debo atender a otros pacientes, la enfermera les dirá sus próximas citas, espero verlos de vuelta pronto— sonrió una vez más y se perdió en el pasillo del corredor.


Young Mi se quedó pensativa por un buen tiempo tratando de procesar la noticia, intento calmarse pero solo podía llorar murmurando quedamente “como pude embarazarme de un hombre con el que no quería nada serio” o “Ahora que hago con mi boda”


Jaejoong la acompaño a su apartamento y no se despegó de ella por varios días, se encargó de que comiera a sus horas y trato de mantenerla saludable aunque ella parecía ida todo el tiempo.


Ese día en particular ella seguía tumbada en su habitación sin querer hacer nada, no respondía llamadas, no quería salir y apenas si recibía la comida que le preparaba Jaejoong.


—Vamos a superarlo juntos— intento nuevamente razonar con ella— yo puedo quedarme a tu lado y ayudarte a criarlo si eso es lo que realmente quieres, o tal vez— desviando la mirada— puedes mentirle a Chagmin y decirle que el hijo que esperas es de él.


Ella levanto la mirada sorprendida y una triste sonrisa surco en su rostro


—Gracias— susurro levemente— yo no sabía que hacer pero tienes razón quizás lo mejor sea mentirle a Chagmin.
—Si quieres hacer eso pues hagámoslo— tocándole la mejilla y limpiándole algunas lágrimas— pero quita esa tristeza de tu rostro por favor.


La tarde estaba más animada jugaron juntos guerra de almohadas comieron tirándose fideos en el rostro y después mientras veían una película no pudieron evitar besarse y que los besos se volvieran cada vez más apasionados exigiendo algo más que simples caricias.


Tener sexo con Jaejoong era una de las mejores cosas que había conocido Young Mi  pues él podía hacerla explotar de placer; eso y mucho más fue lo que sentía en ese momento de entrega de pasión y lujuria que se desvaneció más rápido de lo esperado al escuchar un pequeño ruido. Ella giro el rostro y vio los ojos desorbitados de quien se suponía seria su esposo, se sintió avergonzada y quiso escapar del lugar sin embargo Chagmin fue más rápido y desapareció por la puerta tan raudamente como había llegado.

Ella se sintió completamente desolada, la pasión se esfumo y de nuevo la agonía del dolor la invadió.

3 comentarios:

  1. ohhh!!! JAe q estas haciendo tratando de crear un instinto suicida en ella !!! ... bueno no te culpo ?? q muera mujaajaj!!! aunq el pobre saldrá mas lastimado q nadie , me encanta el fic , aunq no comento pero esero la actualización con mucho entusiasmo !!! gracias x continuarlo !!

    ResponderEliminar
  2. bueno en parte tiene mucha culpa ella por engañar a Min con Jae y ahora descubierta que ara Min la dejara y Jae se quedara con el bebe por que con ella no creo pues es la culpable de sus desdicha y ahora espera un bebe suyo
    Gracias por compartir hasta el próximo

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho este fic, lo del bebé me dejo ???, porque jae juega así con la tipa...
    Esperare actualización. Gracias por compartir

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD