The Secret Code. Detective Agency: "Angel/Sinner" - Cap. 4

0 comentarios
Hangeng miró a Heechul por un momento. Su boca se secó al ver al hombre del bar. Incluso después de luchar contra zombies, todavía podía saborear el beso de Heechul, se lamió los labios. Cuando los ojos del otro siguieron sus movimientos faciales, dio por sentada su condena.


—¿Qué estás haciendo aquí, Heechul?


La boca de Heechul se abrió de golpe: —¿Qué estoy haciendo aquí? Me di cuenta de que alguien dejó escapar un pequeño detalle al aire cuando hablamos.


Hangeng cruzó los brazos sobre su pecho. Se negó a dar marcha atrás: —¿Sí? No recuerdo que hayas hablado sobre luchar contra zombies como un pasatiempo en el blar.


Heechul dio un paso adelante. Levantó la mano y deslizó un dedo a lo largo de las alas de Hangeng: —Tampoco recuerdo nada acerca de ser un ángel. Estoy seguro de recordaría algo acerca de tus plumas además de que eres un besador increíble.


Hangeng se acercó hasta que sus torsos se rozaron. Él contuvo el aliento ante el chispazo inmediato de atracción que surgió entre ellos ¡Maldita sea! Heechul tenía el control de todos sus botones de atracción sexual: —¿Tienes un problema con los ángeles?


—Mmm no, pero tengo un gran problema con los chicos que desaparecen y me dejan con ganas.


Hangeng tomó la cara de Heechul entre sus manos: —No me quería ir. Fui convocado por el familiar de Changmin. Le debía un favor y el decidió llamarme.


La ira de Heechul vaciló: —Supongo que no que no puedo contradecirte en eso ¿Acabaste todos los zombies?


—No. Quiero decir… Acabe con estos, pero puedo sentir otros levantarse. No sé qué tipo de nigromante anda suelto, pero él es realmente poderoso. Creo que voy a tener que quedarme en caso de que otros suban... Nunca dijiste por qué estabas por aquí.


Heechul se mordió el labio.


Hangeng tomó los hombros de Heechul: —Sea lo que sea, cariño, no puede ser tan malo. No es como si estuvieras escondiendo alas.


Heechul sonrió como Hangeng había esperado que lo hiciera.


—No. No tengo alas como tú. Soy parte del clan Claus.


—¿Clan qué?


—Mi tío es Santa Claus. Soy medio elfo.


Hangeng abrió la boca para hablar y luego la cerró de nuevo: —No estoy seguro de qué debería responder.


Heechul resopló: —Sí, lo entiendo. Esa es la reacción de la gente cuando se entera. Soy el alma de la fiesta una vez que confieso tener influencia en la lista de chicos buenos y malos.


—Así que la historia de convenciones juguete es una excusa.


—No completamente. A veces voy a las convenciones de juguetes. Consiguió mantenerme al día con las últimas tendencias, ya sabes.


Hangeng aclaró la garganta y trató de que su cerebro no se marchara de nueva cuenta. Había esperado un montón de explicaciones, pero no esa: —Y Santa también lucha contra los zombies.


Heechul suspiró y puso los ojos en blanco: —Puedo sentir las zonas oscuras del mundo. Lugares donde la desesperación ha echado raíces que oprimen a las personas. Mi trabajo es erradicarlos para asegurar que Santa tenga un viaje suave en la víspera de Navidad.


—¿En serio?


—¿Qué? ¿Acaso pensaste que viajaba alrededor de todo el mundo en una sola noche sin tener ningún problema ¿Verdad? No puedo tenerlo saltando por una chimenea y que en ella lo espere un zombi o un nigromante al lado de un plato de galletas de jengibre. Si no puedo erradicar la oscuridad, tengo que marcarla en su mapa como un lugar para evitar. Yo he venido a la escuela porque no puedo tener toda una escuela marcada de su lista sin una buena razón ¿Te imaginas la desilusión de todos los niños?


—Pensé que lo de ustedes era la fabricación de juguetes y bastones de caramelo.


—Sí, bueno, pero todos sólo podernos estar a cargo del departamento de galletas y azúcar. Si hemos terminado, me voy a ir.


—¡Espera! —Hangeng no sabía por qué, pero él no quería que Heechul se fuera.


El medio elfo alzó una ceja: —¿Para qué?


Para fortuna de Hangeng, Yoochun lo interrumpió: —El nigromante aún no ha sido capturado. Cualquier ayuda será apreciada. Estamos tratando de averiguar dónde ha escondido y cuál es su objetivo final.


Hangeng miró al vampiro. Ahí estaba la oportunidad perfecta para mantener a Heechul a su lado: —Es verdad. Con todos los niños aquí reunidos, él va a ser atraído por su inocencia. Sería mejor si nos quedamos cerca de mantener un ojo en la escuela. No creo que toda la actividad se haya ido. Un nigromante no sería capaz de resistir toda una escuela de niños paranormales, aunque sólo sea para escurrir de sus poderes.


—¿Crees que iba a hacer eso? —Preguntó un Changmin pálido.


—No voy a dejar la escuela —Maeri declaró—. Quiero quedarme. Por favor, Changmin.


Hangeng podía decir por la forma en que el vampiro se quedó viendo en silencio al humano, era Changmin quien toma las decisiones en este grupo.


Un pesado silencio fue la única respuesta.


—¿Dónde está la señorita Song?— Preguntó Changmin para cambiar la conversación.


Todo el mundo miró a su alrededor, pero no había pista alguna de la señorita Song.


—Seguramente estará buscando en el estanque de la escuela que casualmente se encuentra al otro extremo de donde nosotros estamos —dijo Yoochun con una nota de sarcasmo.


Hangeng cerró los ojos y trató de centrarse en encontrar su rastro.


Nada.


—Ella debió haber sido raptada, no creo que escapara —dijo Heechul, haciéndose eco de la conclusión silenciosa del ángel.


—¿Qué te hace pensar eso? —Preguntó Hangeng, curiosidad por el razonamiento de Heechul.


—No hay rastro psíquico. Me gustaría pensar que una mujer que dirigía una escuela mágica tendría un poco de poder— Heechul respondió.


—Así que no podemos rastrear donde fue llevada? —Preguntó Changmin con un suspiro de resignación.


Hangeng negó con la cabeza y se volvió hacia Heechul para ver si estaba de acuerdo.


—Incluso con las bajas reservas que tengo en este momento, por lo general soy capaz de ver el rastro de magia. Dado que no hay ningún rastro psíquico en el aire, significa que ella fue secuestrada, probablemente teletransportada fuera de esta sala.


—Veo que no es tu primera vez que en un caso. Buena evaluación —Hangeng lo elogió. No sólo era buen besador, pero parece que él también era un usuario de magia.


Heechul se ruborizó: —Yo no tengo un montón de habilidades, no como los otros miembros de mi familia, pero puedo sentir la oscuridad.


—No te compares con ellos. Lo tuyo es bueno. —Hangeng no le gustaba cómo Heechul menospreseaba sus habilidades. Había matado a un buen número de zombies en ese sótano—. Yo te llevaría a la batalla conmigo en cualquier momento.


Hangeng no tenía un mayor halago para cualquiera que ese.


—¿Por qué ustedes dos no vienen de nuevo a nuestro hogar? Podemos hablar de lo que sabemos sobre el nigromante —los invitó Yoochun.


Hangeng miró a Heechul. Ambos asintieron: —Es una buena idea. Cuanto más rápido que resolvamos esto, más rápido que puedo pasar a otras cosas.


—No me di cuenta que estábamos celebrando lo que pasó hace unas horas—. La voz helada de Heechul dejó corto a Hangeng.


—No. No quise decir eso. Sólo tengo que ir a ver a mi primo y tal vez suplicar a cierto elfo atractivo que conocí en un bar.


Heechul se rió: —En ese caso, vamos a ir por lo que puede pasar, a las cosas divertidas—. Ahora estamos en la misma página. Hangeng pasó un brazo por la cintura de Heechul y siguió a la otra pareja fuera de la escuela. Hangeng no generalmente asignar emociones a los edificios, eso era demasiado sentimental para él, pero el edificio de piedra tenido una sensación de dolor como si se hubiera cubierto en sí en la desesperación.


Se sacudió la sensación mientras seguía a Changmin, Yoochun y Maeri fuera de la escuela: —¿Qué pasa con los otros niños?— Señaló anterior sólo para ver la línea de los niños ya se había ido.


—¿Dónde se fueron?— Preguntó Heechul.


—Los maestros probablemente los llevaron de nuevo a la otra sección de la escuela. Ellos no debían estar allí de todos modos —dijo Yoochun.


—¿Crees que deberíamos ir a hablar con ellos? —Preguntó Changmin—. Podrían haber visto algo.


—¿Discúlpeme?


Hangeng giró sobre sus talones con la voz tranquila detrás de ellos.


—¿Sí? —Respondió rápidamente. Un kumiho los saludó con una reverencia.


—Soy Lee Hyukjae, subdirector. Los niños están comprensiblemente molestos al enterarse de la infestación y ver a nuestra querida directora desaparecer delante de sus ojos —, dijo el kumiho suavemente—. Nos gustaría bastante si nos pudiera permitir que el tiempo para terminar con nuestros problemas. Ya dos de nuestros chicos están con la enfermera, sufren de urticaria aguda.


—¿La has visto desaparecer? —Preguntó Changmin con firmeza.


—Lo hice —el kumiho respondió con una inclinación de cabeza—. Sólo se desvaneció en el aire y no vimos nada más.


—Eso no es bueno —Heechul murmuró.


—Nos llevamos a Maeri a casa con nosotros —dijo Changmin rápidamente al subdirector.


—No —Maeri renegó—. Changmin, quiero quedarme aquí con mis amigos.


Hangeng observó mientras Changmin se puso de rodillas delante de la niña vampiro. Yoochun se unió a él, lo abrazó por detrás y se unió a la silenciosa plática. Finalmente Yoochun se puso de pie y ayudó a Changmin a levantarse. Evidentemente habían llegado a un acuerdo y Maeri se fue y se paró junto a Hyukjae.


—Debemos volver mañana —dijo en voz baja Hangeng al grupo a su alrededor.


Hyukjae tomó la mano de Maeri y los dos desaparecieron por la puerta principal. Yoochun dio un paso instintivo para seguirlos, pero Hangeng se sorprendió al ver que esta vez fue Changmin quien lo detuvo. Ellos amaban a la niña, ella era muy afortunada por el amor incondicional de sus padres.


—Yo no sé sobre ustedes, pero yo estoy cansado —Yoochun respondió, no iba a dar la oportunidad de hablar a nadie. Hangeng podía ver el vampiro estaba mirando en dirección a Changmin, que parecía agotado. Se imaginó que no era el vampiro quien estaba cansado en absoluto, pero necesitaba de conseguir que Changmin tuviera algunas horas de sueño.


—De acuerdo —dijo Hangeng inmediatamente—. No encontraremos a la señorita Song más rápido si renunciamos sueño. Podemos discutir la estrategia, recargar pilas e intentarlo de nuevo en la mañana.


Hangeng pudo ver la obstinación en los ojos de Changmin, pero el vampiro negó en buen sentido. Los niños no iban en cualquier lugar e incluso si habían visto, ellos no tenían idea de dónde se había ido.


* * * *


La necesidad del sueño desapareció mientras miraba el desorden en aquella habitación que solía ser su oficina. ¿Me han robado otra vez? Los clips estaban esparcidos por el suelo, una papelera de alambre se había volcado dejando la basura esparcida por el suelo y una cantidad sospechosa de chirridos venía de debajo de su sofá.


—¿Qué está pasando aquí? —Preguntó a Xia, el único residente que podía ver.


Xia movió su cola: —Dijiste que me ayudarías a rescatar a otros familiares.


—Hum, sí—. Changmin buscó la habitación, tratando de detectar cualquier criatura que el gato hubiera invitado a su oficina.


—Ahí tienes. Tu primer proyecto—. Xia se sentó en su pose de gatito bonito: patas delanteras perfectamente alineadas y su cola enroscada alrededor de su cuerpo.


—No vas a distraerme, haciéndose pasar por un gato ¿Qué trajiste aquí? —Una sensación de escalofrió recorrió a Changmin. Sólo sabía que esto no iba a terminar bien. Podía decir por la expresión de satisfacción en el rostro peludo de Xia.


—Él está debajo del escritorio.


Changmin miró al gato, pero el gato familiar no le dio más pistas: —Dime que no muerde.


—Yo no hago promesas.


Changmin se puso de rodillas y se apoyo sobre sus palmas para buscar al familiar.


—¿Qué estás haciendo? —Yoochun preguntó desde la puerta—. Si yo no estoy aquí, esa posición es completamente en vano.


Changmin giro la cabeza para mirarlo con dureza: —Xia me trajo mi primer proyecto de rescate animal. Estoy tratando de averiguar lo que es.


Yoochun respiró hondo: —Hurón.


—¿En serio? —Changmin miró a Xia con asco— ¿No son como ratas o algo así?


—Son parte de la familia mustelas —dijo Yoochun.


—¿Qué?


—Ya sabes, nutrias, visones, comadrejas. Largas, criaturas peludas.


—¿Cómo sabes eso? —Changmin miró a su amante, preguntándose de dónde venía su conocimiento sobre animales.


Yoochun se encogió de hombros: —Cuando vives por tanto tiempo, simplemente recoges algunos datos.


—¿Y uno de esos datos dice que esa cosa muerde?


—No suele ser muy duro cuando lo hace—. Yoochun se alejó como si quisiera abandonar la acción.


—Excelente— dijo Changmin.


Yoochun levantó las manos en defensa: —Ahora no me involucren. Tú eres el que hizo un trato con su familiar. Yo no me atrevería a interferir.


—Cobarde— Changmin murmuró. Se agachó para mirar debajo de su escritorio. Una pequeña nariz con largos bigotes asomó. Hizo un chillido tan alto que lastimó los oídos de Changmin.


—Él es muy vocal.


—Está tratando de hablar contigo psíquicamente. No se da cuenta que eres mío. —Xia paseó cerca. Una chispa de magia corrió por Changmin. Casi podía oír Xia hablar telepáticamente con el hurón, pero él no podía distinguir las palabras.


Después de un momento, el pequeño animal se deslizó de debajo de la mesa y se subió a la rodilla de Changmin.


—Bueno…— Changmin levantó sus dedos para que el hurón lo oliera— ¡Hola!


El hurón obedientemente olfateo la desprotegida mano de Changmin. Después de varios olfateos el hurón estornudó. El escritorio se elevo medio metro del suelo y luego se dejó caer de nuevo.


—¿Qué fue eso?— Preguntó Changmin mirando a su escritorio de repente poseída.


—El hurón se llama Buumie, puede mover cosas con su mente. Como es un pequeño sólo conoce una habilidad. Cuando encuentre a su propietario, sus habilidades aumentarán.


—Interesante—. Changmin sabía Xia era poderoso, pero ahora que aparecía ante él una clasificación sobre el poder de los familiares que aprender, Xia se elevaba en la jerarquía familiar.


—Xia es uno de los familiares más poderosos que he conocido— Yoochun finalmente habló.


—¿No podrías haber mencionado eso antes?— Preguntó Changmin con un dejo de molestia.


Yoochun puso los ojos: —¿Te habría importado?


—Supongo que no—. Changmin odiaba estar de acuerdo, pero desde que el gato lo había elegido, no había tenido interés sobre los familiares.


Changmin cogió el hurón. Se puso de pie mientras acunaba a la pequeña criatura en sus brazos: —Así que tengo que encontrarle un amigo ¿Eso es?


—Tienes que encontrar el amigo correcto.


—¿Cómo se supone que voy a hacer eso?


—Ese es tu problema. El mío es encontrarte familiares para que les des casa.


—Me alegra saber que tengo otro trabajo. No es que este no tenga un pago, pero sigue siendo un trabajo…A este paso tendría morir de hambre antes de que llegara a tocar la paga.


Yoochun se echó a reír: —Usted no se va a morir de hambre. Cuidare de ti.


—Sí, porque lo que quiero es ser un mantenido ¿Cómo sabías que era mi objetivo en la vida?


Yoochun se frotó la barbilla: —Para hacer bien el trabajo, es posible que desee invertir en algún disfraz ¿Qué te parece un traje de policía?


—Voy a poner fin a esto, vampiro —Changmin amenazó. Continuó acariciando al hurón. La pequeña bestia saltó de sus manos y saltó sobre el sofá donde procedió a excavar a sí mismo entre los cojines.


—No te preocupes. Él no es un verdadero animal. Él no morirá si se pierde entre los cojines.


Changmin tenía que tomar con calma el aviso de Xia, pero él sabía que su edificio estaba a punto de convertirse en un zoológico familiares.


Yoochun besó Changmin en la frente: —Va a estar bien, amor. Tal vez usted puede cobrar entrada.


Changmin suspiró: —Vamos a hablar con el ángel y el elfo ¿Crees que el elfo quiera hablar con Santa Claus para que ponga a Maeri en su lista negra? Ella no nos obedece y siempre consigue salirse con la suya… Mierda. Nunca pensé que diría algo así y que sonaría tan normal al hacerlo

Su vida había dado un giro extraño.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD