10 años - Cap. 8

1 comentarios
"Amor y otros extraños síndromes”
(2011)

2011, el gran año, el año del regreso, el año en que los miedos tuvieron que ser vencidos y dar paso a algo grande, estaban de regreso, la calidez de la luz de los reflectores sobre sus cuerpos les hizo volver a sentirse vivos, como un extraño despertar del alma, como cuando no se ha dormido bien y se está ante una irresistible taza de café, un sabor amargo quizás, pero por encima de todo la sensación de sentirse de vuelta a la acción opacaba cualquier sentimiento de culpa, si es que lo llegó haber, estar frente a ese pequeño pero amoroso público de un conocido programa de televisión, encontrarse de nuevo grabando para retransmitir unos días después, todas las sensaciones tenidas en esos momentos no eran fáciles de describir, pero aunque no habían intercambiado palabras en varios minutos era como si se comunicaran con la mente, las sonrisas nerviosas en sus rostros les delataban, las miradas casuales entre uno y otro eran evidentes, no había necesidad de palabras. Yunho le miró, aprovechando ese espacio en que no había ojos postrados sobre ellos, y vio el rostro de Changmin tenso, pero con aquella sonrisa que le iluminaba, sintió su corazón latir fuertemente, como aquella vez en el año anterior, habían regresado como DBSK en un SMTOWN y todo había sido perfecto, el escenario que tanto amaba, junto al hombre del que estaba enamorado desde hace tantos años, pareciera que las lágrimas del pasado podían ser borradas con tan solo aquel momento, su momento



Terminaron de grabar How can I y debían volver al camerino para cambiarse de ropa y grabar la otra canción, Keep Your Head Down, la cual requería baile, así que no podía ser grabada antes sin que terminaran irremediablemente bañados en sudor. Yunho salió de escena tan rápido que Changmin solo alcanzó a verlo de espaldas, hizo un ademán de despedida a los presentes y salió rápidamente también, al entrar al camerino estaba Yunho solo, de espaldas a la puerta, con las manos en la cintura y la cabeza agachada, supo que su compañero llegó pero no abandonó la posición, así mismo Changmin lo entendió, sin escucharlo, sin ver la expresión de su rostro decidió darle su espacio, sabía que es lo que Yunho necesitaba, después de todo ambos lo sintieron, estar parados en un suelo que hace casi 2 años no pisaban frente a rostros conocidos que habían extrañado tanto y un público amoroso que les aplaudió con pasión. Changmin aprovechó para comenzar a cambiarse de ropa tan rápido como pudo, miró de reojo a Yunho que seguía en la misma posición, hasta que éste suspiró y levantó la cabeza, entonces dejó de observarlo


-       No deben tardar en llamarnos – comentó Changmin con seriedad, era su forma de decirle que se vistiera de una vez, Yunho volteó hacia él


-       Sí, es verdad – caminó hacia la ropa que la coordinadora les tenía preparada y se comenzó a quitar la ropa que traía puesta, Changmin volteó hacia él


-       ¿Estás bien? – preguntó preocupado, sobre el escenario se había dado cuenta al mirar los ojos de su amigo que estaba bastante conmovido. Yunho sonrió


-       Sí, no podría estar mejor, solo me ganó la emoción – explicó, Changmin percibió la sinceridad en sus palabras y sonrió también – Gracias Changmin – dijo mientras se quitaba los pantalones


-       ¿Por qué? – cuestionó extrañado, terminando de vestirse y acomodándose los zapatos


-       Por estar conmigo, hubo momentos en que realmente pensé que tú tampoco entenderías mi postura y te irías – explicó sin trabas


-       Tonto – sonrió conmovido – Si siempre nos hemos entendido ¿no? – Yunho asintió, se puso los pantalones del otro vestuario y se acercó a Changmin sin haberse puesto lo demás


-       Lo sé, pero aprecio realmente tu compañía y tu amistad – lo abrazó suavemente, al tacto Changmin se sintió un poco incómodo, no es que sus acercamientos fueran poco frecuentes, pero después de las cosas que habían sucedido entre ellos estar tan cerca y estando solos era un poco tenso, apenas correspondió un poco bajó los brazos, Yunho se separó levemente y sonrió – Changmin… – subió su mano derecha a la mejilla mientras lo miraba a los ojos, el menor pasó saliva duramente, por instantes la tensión fue bastante fuerte pero ninguno se movió, mirándose a los ojos se sobresaltaron cuando alguien tocó con ímpetu a la puerta


-       Chicos, cabello y maquillaje – se escuchó una voz de mujer, apresurada, luego se oyeron pasos alejarse, Yunho suspiró agitado, bajando su mano sonrió ampliamente a Changmin


-       Vamos – dijo rápido y se alejó para terminar de vestirse, el más alto también suspiró aliviado mientras cerraba los ojos y se llevaba una mano al pecho


-       Me adelanto – avisó rápido y antes que Yunho pudiera contestarle él ya se encontraba fuera


-       Estuvo cerca – sonrió nervioso – No se quitó – lo meditó un poco - ¿Habrá sabido que quería besarlo? Debo ser más decidido – se recriminó con un poco de enojo aunque después de meditarlo cayó en la cuenta de que aquel no habría sido un buen sitio para hacerlo, si la persona que llamó a la puerta la hubiera abierto de improviso los habría descubierto


Regresar al departamento después de aquel día se sintió bien, ahora vivían en un lugar más pequeño pero menos modesto, además cada uno tenía su propia habitación y eso era más reconfortante, ya no tener que compartirla; claro que para Yunho eso presuponía menor cercanía con su amigo, sin embargo los primeros días que habían habitado ese lugar Changmin solía ir a su habitación por las noches, se tumbaba en la cama junto a él y conversaban durante horas hasta que alguno de los dos se quedaba completamente dormido, de esa forma se habían acercado aún más el uno al otro, pero ahora era distinto, no es que hubieran perdido la confianza, pero había menos tiempo libre para hacerlo, además se daban más espacio el uno al otro, después de todo estaban juntos casi todos los días a todas horas.


Luego de darse un baño Yunho entró a su habitación, como era su costumbre había salido solamente con la toalla cubriéndole de la cintura hacia abajo y Changmin esperaba por bañarse también, sin embargo para su desgracia y como también era costumbre para Yunho, el baño estaba hecho un desastre, la pasta de dientes fuera de su lugar, el piso lleno de agua, el vapor empañando todas las paredes, el papel casi mojado, entre otros desarreglos


-       Ese Yunho – musitó molesto, saliendo rápidamente del baño y sin avisar entró a la habitación de su compañero, quien acababa de quitarse la toalla y estaba completamente desnudo, a punto de ponerse la ropa interior, pero aquel detalle no le importó a Changmin, estaba muy enojado – Eres un desastre, dejaste el baño al revés – regañó enseguida al tiempo que Yunho lo veía entrar y se exaltaba


-       Changmin…- dijo por inercia, agarrando la toalla para cubrirse - ¿No sabes tocar la puerta? –


-       Estaba abierta – se defendió – Además es tu culpa, el baño en una cochinada ahora, no quiero bañarme en un lugar así – explicó con desprecio, Changmin odiaba el desorden, la marca favorita de Yunho, quien se sentía un poco incómodo


-       No seas quisquilloso ¿Qué tiene de malo? –


-       Es horrible – contestó – Y ya vístete – completó al darse cuenta de que Yunho estaba desnudo, con solo la toalla cubriéndole, de pronto se sonrojó a pesar de estar acostumbrado, incluso había llegado haber ocasiones en que Yunho desfilaba por el departamento sin nada de ropa, pero de eso hace bastante tiempo, se había desacostumbrado


-       Gírate – le indicó mientras movía la mano, Changmin obedeció y entonces se colocó la ropa interior al menos – Dime que tiene de malo, solo es un poco de agua, sabes que me gusta el vapor –


-       Sí, lo sé – suspiró – Y bailar allá dentro ¿no te caes? Hay agua por todos lados ¿y qué es eso de apretar la pasta de dientes a medio tubo? Y tirar shampoo y deshacer el jabón, y mojar el papel de baño y todas esas cosas desastrosas, no te entiendo – se quejó con mayor apremio, haciendo ese tono de voz tan característico de él, Yunho sonrió al verlo de espaldas, moría por acercarse por detrás y darle un fuerte abrazo, apretado, cálido, húmedo… pero pronto despejó la idea, si pensaba esas cosas nada bueno podría resultar de ello


-       Eres como una esposa ¿lo sabías? – dijo divertido, soltando una pequeña risa, pero a su compañero no le agradó aquel comentario


-       No digas tonterías – respondió al tiempo que se giraba hacia él, Yunho lo observaba con expresión de felicidad, tal era su sonrisa que lo hizo sentir incómodo – Como sea, eres un desastre – completó, cruzándose de brazos


-       Lo que tú digas mi amor – respondió en broma, como si realmente le hablara a su esposa, Changmin se sonrojo perceptiblemente a la vez que agudizaba su mirada


-       ¡No me digas así! – expresó exaltado, Yunho borró su sonrisa, no esperaba una reacción tan violenta por parte de su amigo


-       No exageres, era broma – se defendió


-       ¿Sabes qué Yunho? Ya no deberíamos vivir juntos – dijo con gravedad, tensando las facciones de su rostro y sin dejar de observarlo


-       Perdóname – contestó sin pensar – No te diré así de nuevo –


-       Lo digo porque eres un desastre – se excusó convencido, mirándose a los ojos durante algunos momentos, Yunho se acercó unos pasos hacia él


-       No Changmin, no digas cosas así de esa forma, podemos llegar a un arreglo – explicó con seriedad, su compañero lo meditó, quizás si estaba exagerando – No quiero perderte a ti también – dijo en voz baja, Changmin escuchó perfectamente y reaccionó enseguida


-       Yunho, no me estás perdiendo, es solo una cuestión de convivencia – expuso también con expresión seria, luego sonrió un poco para aligerar el peso de sus palabras – No coordinamos, nuestras personalidades son muy distintas y no quiero problemas contigo, aprecio nuestra amistad, lo sabes – explicó serio de nuevo, Yunho lo comprendió al instante


-       Es verdad, pero dejar de vivir juntos no es la solución, no por ahora – contradijo – Pero podemos poner algunas reglas ¿Qué te parece? – sugirió con una sonrisa


-       Reglas de convivencia… - se dijo así mismo pero en voz alta – Podría ser –


-       Hagamos algo, en una hoja escribe que cosas te molestan de mí y yo haré lo mismo, luego haremos concesiones y restricciones ¿Qué te parece? – propuso con más detalle, aquella opción le gustó mucho a Changmin quien pronto sonrió


-       Me agrada – contestó – Lo haré enseguida – emocionado salió de la habitación de Yunho y se fue a la propia, Yunho lo observó y sonrió ampliamente


-       Parece un niño – suspiró para sus adentros – Yo haré lo mismo – se acercó a su escritorio y tomó bolígrafo y papel, se sentó frente al mueble y comenzó a pensar - ¿Qué me molesta de Changmin? – miró hacia arriba, recordando que podría escribir, pero las ideas no llegaban ¿es que acaso nada le molestaba? – Todo me gusta de él – pensó afligido – Ey, pero de eso no se trata, es solo sobre convivencia – se recriminó con desesperación, no podía mezclar las cosas entre su gusto por él como hombre y su convivencia con él como compañero – Algo debe haber – desvió su vista hacia arriba y recordó algo, así que animado se puso a escribir… Pasados algunos minutos al ya no encontrar nada se puso de pie, caminó hacia la habitación de Changmin y lo vio escribiendo aún, sonrió, pensando que quizás a su amigo le había sucedido igual que a él y no había encontrado casi nada - ¿Ya terminaste? – preguntó desde el marco de la puerta, Changmin se giró hacia él y sonrió, moviendo la cabeza para negar


-       Todavía falta – sonrió con perversidad, levantó la hoja y se la mostró a Yunho, estaba casi llena, el menor giró la hoja y mostró que el otro lado estaba por completo cubierto, al mayor casi se le saltan los ojos ¿Cómo era posible eso?


-       ¿Qué dem…? - sorprendido se acercó hacia él - ¿Es verdad? Changmin… - arrebató la hoja sin brusquedad y la observó asombrado, pero el menor se la arrebató de vuelta


-       No la leas aún – dijo con una sonrisa - ¿Y la tuya? – miró hacia la mano de Yunho donde traía la hoja, éste la levantó y mostró apenas un par de líneas


-       Es broma ¿no? Ahora me siento mal – miró de nuevo su propia hoja y sonrojado la guardó tras su espalda, Yunho sonrió nervioso


-       Quizás es que me gustas demasiado – concluyó sin limitantes, pero Changmin se sintió incómodo por esas palabras, aun cuando sabía que la intención de ellas no era extraña


-       No digas esas cosas – sonrió avergonzado mientras movía su cabeza a los lados, Yunho echó a reír divertido


-       Veamos las listas, ven – lo agarró del antebrazo y lo jaló hacia él, rumbo al comedor, Changmin le siguió y ahí se sentaron, uno frente al otro - ¿Y bien? ¿Qué no te agrada? – preguntó mirándolo a los ojos, el menor lo dudó unos momentos


-       Solo tu desorden – respondió sin ánimos, disimulando escondió la hoja bajo la mesa


-       ¿2 plantillas para eso? – cuestionó con desconfianza, Changmin se encogió de hombros


-       Palabras más, palabras menos – contestó con incomodidad, Yunho frunció las cejas y estiró la mano hacia él


-       Dame tu pergamino – imperó en su papel de líder y hermano mayor


-       No es necesario –


-       Vamos – lo miró fijo a los ojos, poniéndolo muy nervioso, no tuvo más remedio que obedecer, el mayor tomó el papel, miró a Changmin por última vez antes de sumergirse en el mar de palabras, el menor miraba nervioso, mordiéndose los labios, luego tomó la hoja de Yunho que reposaba sobre la mesa y la leyó


-       “No deja más comida para su hermano mayor” “Amante del orden y la limpieza, es frustrante” leyó en su mente y torció ligeramente la boca ¿era todo? Debía tratarse de una broma. Levantó la vista hacia Yunho, se ve muy serio - ¿Se habrá enojado? – pensó afligido, Yunho en cambio relajó las facciones de su cara


-       Así que en resumen soy desordenado, escandaloso y hablador, molesto, sucio, inquieto, e inmaduro a veces… ¿Por qué eres así Changmin? – cuestionó con un dejo de indignación, luego agarró la hoja de su lista y escribió algo, enseñándoselo a Changmin quien miraba avergonzado


-       Changmin es malo conmigo – leyó entre dientes, sonrojándose por completo, luego miró hacia su compañero, éste le sonreía


-       Quizás debería ponerlo en una lista de cosas que me gustan – dijo con sinceridad, mirándolo tan fijamente que lo puso nervioso, pero Changmin pretendió no hacer caso, solo mostró media sonrisa y tomó de nuevo su lista, arrugándola, luego la tiró al piso, Yunho miró asombrado aquello, él no podía siquiera tumbar algo por accidente porque su amigo pegaba el grito en el cielo, pero ahora él hacía el desorden, tirando basura – Changmin ¿Por qué tú…? –


-       Soy muy pesado ¿verdad? No pretendo tomar yo el papel de hermano mayor, es solo que cuando digo algo realmente lo pienso y quizás no mido si soy grosero contigo, también es que te tengo demasiada confianza, es eso – se disculpó de verdad, sorprendiendo a Yunho, haciéndolo pensar que en el pasado esas palabras jamás serían dichas por él, pero Changmin las había dicho y estaba siendo sincero, el menor había crecido y en definitiva había madurado aún más


-       No eres pesado, además me gusta cómo eres, en verdad, que te quejes tanto de mí es divertido y… algo adorable también – confesó con algo de vergüenza, pero no pretendía disimular, su mirada fija en él volvió a ponerlo nervioso ¿Qué demonios le estaba sucediendo con Yunho? Se preguntó preocupado el menor. Desvió la mirada unos instantes


-       Entonces… ¿Qué hacemos de las listas? –


-       Platiquemos de ellas, acordamos llegar a algo ¿no? –


-       Sí – asintió el menor, no había querido decir nada respecto al comentario anterior de Yunho, así que no tocó ese tema en específico y comenzaron a charlar sobre qué puntos podían tratar de modificarse dentro de sus hábitos personales, de esa forma les dieron las horas y el día se terminó tranquilo como siempre


Aunque ninguno lo habló para ambos era obvio que algo sucedía entre ellos, comenzaba a hacerse evidente incluso para algunas personas, la forma en que se miraban o en la que podían interactuar sin mayor problema, riendo como un par de niños y a la vez procurándose como un par de amantes, Changmin cuidaba de Yunho todo el tiempo, se aseguraba que comiera, incluso el agua que bebía el mayor en público no llegaba hasta él si antes no pasaba por Changmin y éste la supervisaba, y cuando Yunho se caía o se hacía daño el menor estaba al pendiente de él, aunque no se diera cuenta de que lo hacía, Changmin era quien más cuidaba de él y estaba agradecido por eso; Yunho al igual que su amigo hacía aquellas pequeñas pero grandes cosas por él, incluso lo protegía de lo que pudiera ver y oír que sabía le hacía daño, porque en todo lo que habían vivido como grupo Changmin quizás lo había resentido más que él, siendo el menor, siendo siempre el apoyo silencioso entre ellos, porque él era callado y tranquilo, pero siempre al pendiente de todo, Yunho solo quería lo mejor para él y velar por su bienestar, después de todo era la persona que amaba y si algo sabía hacer Yunho era cuidar de aquellos a quienes ama…


Las promociones de Keep Your Head Down aún no terminaban cuando enero acabó, así que entre firma de autógrafos, eventos y apariciones en televisión no había mucho tiempo de estar tranquilamente en casa, así que aquellas reglas de convivencia impuestas por los dos aún no marcaban visibles resultados, sin embargo habían quedado satisfechos con los acuerdos entre los dos, quizás aquello sería el parteaguas de una convivencia más sana entre ellos, claro que Yunho extrañaría los regaños masivos de su compañero...


Los invitaron a participar en el concierto del PD Radio Charity que se celebraría a finales del mes de abril, así que muy a pesar de su apretada agenda asistirían, el día anterior del evento llegarían a Tailandia y se quedarían un par de días más para sus actividades antes de regresar a Corea el primer día de mayo. En un par de horas pasaría por ellos el manager para ir al aeropuerto, así que ambos se encontraban haciendo su equipaje, por la ropa de las presentaciones no debían preocuparse pues la coordinadora y el staff se hacían cargo de ello, así que prácticamente solo cargaban con sus cosas personales. Changmin salió de la habitación al terminar de empacar sus cosas, iba hacia la cocina cuando escuchó a Yunho pelearse con algo, así que fue a su habitación, se paró en el marco de la puerta y lo observó, sonrió al verlo aventar las cosas contra la cama


-       ¿Qué hace Jung Yunho peleando como un niño? – preguntó divertido, Yunho se giró hacia él


-       No cabe todo lo que quiero llevar – respondió caprichosamente, aventando un bote de talco hacia la cama, el menor suspiró


-       Es porque eres un desastroso descuidado, no sabes empacar, tantos años viajando… - se quejó con dejo de burla, avanzó hacia él y comenzó a acomodar las cosas de Yunho sobre la cama, clasificándolas y doblando apropiadamente lo que era de ropa, mientras el mayor lo observaba sorprendido, Changmin era realmente bueno


-       Eres el mejor – expresó con sorpresa, Changmin lo miró de reojo y sonrió, negándolo enseguida, moviendo la cabeza adorablemente. Luego se volvió a concentrar, terminando de acomodar y clasificar, así que comenzó a guardarlo todo en la pequeña maleta de Yunho, el mayor no pudo evitar mantener la mirada sobre él, el rostro sereno de Changmin que ponía suma atención en lo que estaba haciendo se veía realmente atractivo – Gracias – dijo mientras lo observaba, el menor volteó hacia él y se dio cuenta de aquella mirada, poniéndose nervioso


-       Ya está – dijo al finalizar


-       De verdad gracias, no sé qué haría sin ti –


-       Serías el doble de desastroso – contestó divertido – Pero bueno, terminé aquí – sonrió mientras se giraba hacia él y luego caminó hacia la puerta de la habitación, sintiendo que Yunho no dejaba de observarlo, se giró hacia él nuevamente antes de salir y compartieron mirada, Changmin separó los labios casi imperceptiblemente, como si quisiera decir algo pero sin lograrlo, solo sonrió y se marchó hacia su habitación, Yunho miró hacia el suelo mientras pensaba ¿era posible que su compañero quisiera hablar de lo que estaba sucediendo entre ellos? Quizás los hechos además de los 2 besos que se habían dado no eran muchos, pero ese algo silencioso que se filtraba entre los dos era más que obvio. Aguardó en su habitación hasta que escuchó ruidos en la sala, creyó que quizás el manager había llegado pero a cambio de eso solo vio a Changmin llevando sus cosas cerca de la puerta


-       Creí que habían llegado por nosotros – el otro solo negó – Creo que yo también sacaré mis cosas de la habitación – meditó enseguida y se marchó por sus cosas, al regresar encontró a Changmin sentado en la sala, bebiendo de un vaso de plástico con jugo de naranja, Yunho se sentó a su lado, muy cerca, el menor se movió un poco para alejarse de Yunho – No te voy a morder – comentó en broma, Changmin lo miró de reojo mientras bebía


-       No es eso – respondió secamente


-       ¿Y qué es? –


-       Nada ¿para qué tan cerca? Es todo – respondió un poco enojado, Yunho se quedó callado unos momentos, luego sonrió


-       Es verdad – nuevamente guardó silencio, miró de reojo a Changmin mientras volvía a beber y éste se dio cuenta, volteando hacia él


-       ¿Qué tanto me miras? ¿te traigo jugo? – preguntó nervioso, sonriendo con timidez, esas miradas de Yunho lo desconcertaban


-       Nada, así miro a todo mundo – se excusó


-       Si, ajá – dijo sin más, bebiendo lo último de su jugo, inclinando de más el vaso, por lo que un par de gotas se filtraron por la comisura de sus labios y resbalaron por su barbilla, Yunho miró aquella gota y a Changmin limpiarla enseguida con su pulgar y él no pudo evitar mirar aquellos labios, recordó la sensación de haber logrado acariciarlos con los suyos, así que no lo pensó, su razón se doblegó ante sus deseos y enseguida se acercó hacia Changmin, apoyando la mano sobre la rodilla del menor le robó un beso, cerrando los ojos, el otro abrió los suyos más amplio y sorprendido se quedó inmóvil hasta que pudo reaccionar y lo empujó con fuerza, dejando caer el vaso ahora vacío al suelo, enseguida se puso de pie y alejándose le dio la espalda a Yunho, quien abrió los ojos cuando el menor lo empujó, mirando aquella espalda, se preocupó cuando Changmin no mostraba reacción alguna, pero el menor estaba asustado, su mirada desorbitada hacia el suelo, pensando, recordando pero sin sentir


-       Yo… - quiso hablar Yunho


-       No debe tardar en llegar por nosotros – dijo nervioso antes de dejarlo continuar


-       Changmin, debemos… -


-       ¡Ya! No quiero hablar de esto – movió los brazos a los lados y luego colocó sus manos en la cintura, agachó la mirada y se quedó ahí, no dejaba de darle vueltas al asunto. Yunho se puso de pie y caminó hacia él, Changmin lo sintió y dio dos pasos al frente


-       ¿Por qué no hablamos de lo que está pasando? – preguntó desconcertado, apenas unos meses atrás había hecho lo mismo, darle un beso en los labios, y en aquella ocasión Changmin tan solo lo miró, claro que él tampoco le había dado tiempo de alguna otra reacción, pidiéndole que no hablara, pero no entendía porque su reacción en esos momentos


-       No quiero – contestó secamente


-       Vamos – lo agarró de un brazo y lo giró hacia él, Changmin lo miró a los ojos unos momentos antes de desviar la mirada – Me gustas ¿no es obvio? – confesó sin mayor explicación, Changmin se sorprendió por la ligereza de sus palabras ¿así nomás? Decir aquello sin tanto problema, se sintió extraño de escuchar tal cosa, viniendo de Yunho,  su compañero, su amigo, su hermano


-       Que tontería… - dijo sin meditar, soltándose del agarre


-       ¿Tontería? –


-       Soy yo ¿Qué no ves? Changmin, soy Changmin – dijo mientras lo miraba duramente a los ojos


-       Lo sé – sonrió – Y me gustas – intentó acercarse a él y Changmin retrocedió un paso


-       Ya basta de bromas – dijo nervioso, intentando sonreír para convencerse


-       No es broma – sonrió también y decidido, pensando por completo en sus acciones se acercó a él y nuevamente colocó sus labios sobre los del menor, colocándole las manos sobre los hombros para que no se alejara, Changmin se paralizó y mirando arriba de su nariz entrecerró los ojos, casi a punto de dejarse llevar y ceder a un beso, pero en cambio colocó las manos sobre los antebrazos de Yunho y apretando con fuerza lo apartó de él, abriendo amplio los ojos estuvo a punto de gritarle algo pero en ese momento el timbre del departamento sonó y tan solo se miraron fijamente a los ojos, Changmin reaccionó primero y con el costado de la mano se limpió los labios una vez, sin dejar de mirarlo, Yunho se sintió mal al ver aquella acción pero no dijo nada, solo se alejó del menor y caminó hacia el interfono


-       Vamos para allá – dijo a la bocina de forma fría, luego se alejó y caminó hacia su equipaje, sin mirar a Changmin lo tomó y salió del departamento, el menor lo miró y cerró los ojos unos instantes, afligido, no entendía nada y estaba confundido. Pero no había remedio, tomó también su equipaje y salió del departamento, cerró bien y salió del edificio, se subió a la vagoneta, Yunho estaba en la parte trasera y él se sentó a su lado, los dos completamente serios e incómodos, vaya manera de comenzar un viaje… Así que cuando llegaron al aeropuerto entre las fans que los seguían y las cámaras que les tomaron fotos y videos no hubo tiempo de mirarse a los ojos, como siempre Changmin caminaba atrás de Yunho, mirando aquella nuca, preguntándose qué demonios sucedía, no quería hablar del tema con él pero quería saberlo, su cabeza era un lío en aquellos precisos instantes. Viajaron igual en silencio, el mayor se durmió durante casi todo el trayecto y él en cambio mientras oía música con sus audífonos no dejaba de pensar en el asunto ¿sería verdad aquello? ¿gustarle a Yunho? ¿desde cuándo? ¿Por qué? No entendía nada


-       ¿Por qué tiene que pasarnos esto? – pensó afligido, volteó a su lado y vio a Yunho dormir, con su antifaz para el sueño, con la boca abierta, sonrió divertido. Miró a su alrededor y corroboró que no había nadie viéndolo, así que se quitó el cinturón de seguridad y se levantó del respaldo, girándose hacia él, con su mano derecha colocó el pulgar en su barbilla y el índice bajo la nariz, con un movimiento le cerró la boca, luego lo observó fijamente - ¿Qué pasará por tu mente cuando me besas? – pensó preocupado, luego miró sus labios y no se pudo resistir, le acarició el inferior con su pulgar, sonrió imperceptiblemente


-       ¿Qué haces? – preguntó de pronto Yunho, exaltándolo. Con disimulo miró a su alrededor, no parecía haber nadie poniéndoles atención


-       Baja la voz – susurró Changmin asustado, volvió a corroborar que nadie los observara y se alejó de Yunho, acomodándose en su asiento – Solo te cerraba la boca – respondió avergonzado, volviéndose a acomodar el cinturón de seguridad, Yunho sonrió, era obvio que no decía toda la verdad, pero si el menor no quería él tampoco tocaría el tema – Duérmete – casi ordenó, cerrando a su vez los ojos, el mayor se quitó el antifaz y lo observó


-       Algo me dice que caerás – pensó emocionado, al menos podía presumir que Changmin no lo odiaba debido a los más recientes sucesos, eso solo podía significar que él también le gustaba, de algún modo


Llegaron a su destino luego de un par de horas, al día siguiente se presentarían en el concierto al que los habían invitado junto a otros artistas connacionales, al llegar al Hotel no hubo más remedio que compartir habitación, para incomodidad del menor, quien desde su llegada a éste se metió al baño para darse una ducha, evitando desde el inicio conversar con Yunho, no hacía falta que lo dijeran, el mayor entendía y respetaría esa decisión, después de todo al día siguiente debían presentarse y nada podía salir mal. El menor salió de bañarse y encontró a Yunho acostado en su cama, parecía estar dormido aunque Changmin lo dudó realmente, quizás su compañero lo estaba haciendo con intención para que no tuvieran que hablar, sonrió al pensarlo, así que tomó su celular y luego de revisar un par de cosas comenzó a jugar, momentos después llamaron a la puerta, volteó hacia Yunho y al verlo ‘dormido’ se puso de pie, por la mirilla vio a su manager así que abrió, él entró solo unos pasos


-       ¿Tan temprano se durmió? – preguntó al ver a Yunho a lo lejos, Changmin asintió


-       Sabes que se duerme en cualquier parte a cualquier hora – sonrió al decirlo - ¿Qué pasó? –


-       Hay demasiadas fans afuera, no saldremos a cenar, pero si quieren bajamos al Restaurante del Hotel – comentó afligido, tenían por costumbre asistir a Restaurantes típicos del país al que viajaban pero en esa ocasión no se podía, Changmin miró hacia Yunho y luego a su manager


-       Estoy cansado y creo que él no despertará, pediré servicio a la habitación – contestó convencido, no sabía por qué había dicho eso, era mejor para él irse con su manager y dejar a Yunho solo ahí, que siguiera fingiendo dormir


-       Ya veo, comeré solo – dijo con tristeza


-       Perdona huyng, ahora que eres un hombre casado seguro extrañas el calor de casa – comprendió con pesar, mirándolo con compasión, el otro suspiró


-       Es verdad – contestó resignado – Entonces me iré, descansen, mañana hay ensayo desde temprano en el lugar y después rueda de prensa – informó a pesar de estar informados ya


-       Sí, descansa tú también – sonrió antes de cerrar la puerta cuando su manager se fue, suspiró y no se alejó enseguida de la puerta, pero Yunho ya no estaba en la cama cuando se volteó hacia esa ubicación - ¿Dónde está? – preguntó sorprendido pero sin alzar la voz


-       Si me buscas aquí estoy – respondió Yunho desde el otro lado de la habitación, cerca de la ventana, aunque no lo había alcanzado a escuchar supo que lo buscaba


-       ¿No estabas dormido verdad? – preguntó mientras lo miraba con sospecha, Yunho solo se rio un poco


-       Era evidente ¿no? Yo solo estaba evitándote – se sinceró, borrando su sonrisa – Pero creo que no era del todo cierto que tu querías evitarme también – expuso luego de tragar saliva, Changmin lo miró atento unos momentos sin responder - ¿Por qué no te fuiste con él a cenar? –


-       No tenía ganas – contestó secamente


-       Mentira – caminó hacia él, deteniéndose a unos pasos, Changmin no se movió


-       ¿Por qué habría de mentirte? –


-       Porque no quieres hablar del tema – dio un paso más, Changmin le sostuvo la mirada sin moverse aunque se ponía nervioso – Perdóname si he sido atrevido, pero nada de lo que he hecho ha sido con intención de lastimarte – confesó con sinceridad, Changmin abrió un poco más los ojos y tragó saliva


-       Es mejor que evites hacer esas cosas – dijo al fin, sonrojándose


-       ¿Así como has evitado toquetearme mientras duermo? – cuestionó al recordar lo sucedido en el avión, sonrojándolo aún más


-       No es lo mismo – contradijo preocupado


-       ¿Ah no? – sonrió, volviéndose a acercar, ésta vez Changmin dio un paso hacia atrás – Changmin ¿no crees en mis palabras? Lo que dije… acerca de que me gustas… - intentó acercarse otra vez pero el menor dio un paso hacia atrás


-       ¿Por qué yo? – preguntó nervioso ¿acaso temía de la respuesta? Yunho sonrió


-       ¿Por qué no tú? – respondió con otra pregunta, Changmin apretó los labios antes de responder


-       Porque soy hombre – respondió enseguida – Y hasta donde sé, no eres gay – complementó


-       Es verdad, no lo soy – sonrió divertido por la respuesta - ¿Por qué más no lo creerías? –


-       Porque soy yo, Changmin – respondió desesperado, señalándose así mismo


-       ¿Y eso qué? –


-        Hemos estado juntos más de 7 años y nunca… - guardó silencio al recordar aquella vez años atrás, en la entrega de premios, Yunho intentó besarlo, tragó saliva - ¿Desde cuándo? –


-       Desde antes que fuera consciente de ello – contestó tranquilamente, regalándole una sonrisa


-       No hagas esto Yunho, si tratas de molestarme o jugarme una broma no pienso tolerarlo – regañó enojado, cruzándose de brazos, Yunho sonrió divertido


-       Te asusta que sea verdad ¿no es cierto? Aunque claro, no es broma – explicó tratando de contenerse, no correr y tomarlo entre sus brazos para que se convenciera


-       Déjame en paz – fastidiado le dio la espalda y regresó a donde estaba su cama, pero Yunho fue tras él en silencio


-       Si no quieres hablar de esto entonces vete a cenar y sigamos fingiendo que no pasa nada entre nosotros, que nunca nos hemos besado – dijo un poco molesto, levantando un poco la voz, Changmin se giró hacia él, sorprendido


-       No grites – regañó con nerviosismo, como si las paredes pudieran oír – Ya hablamos de eso, el alcohol, la situación, eso fue un error – explicó con firmeza, mirándolo a los ojos


-       ¿Y el año pasado? Te besé y no pusiste resistencia – el menor se sonrojó al recordarlo


-       Me tomaste por sorpresa – se defendió convencido


-       Yo sé que te han gustado esos besos – sonrió casi imperceptiblemente, Changmin negó enseguida, dando un paso atrás - ¿No? – a pesar de que el menor retrocedía él se acercó


-       No, es obvio que no – se volvió a sonrojar, preocupándose de ver a Yunho acercarse


-       Aunque lo niegues, algo pasa entre tú y yo – sonrió emocionado, por primera  vez hablaban claro y de frente de lo que estaba pasando, podía notar el miedo de Changmin, y ese miedo no podía ser otra cosa más que sus sentimientos frustrados por él


-       Yunho basta… - pidió nervioso, llegando hasta la pared, aferró sus manos a ella, observando como su compañero llegaba hasta él, Yunho le acorraló con una mano en la pared, acercándose más hacia él – No… - cerró los ojos cuando vio el rostro del mayor acercarse al suyo, sintió que las rodillas le temblaban pero lo que creyó que pasaría no llegó, Yunho no lo besó como creía que pasaría, abrió los ojos y lo sorprendió mirándolo, Yunho sonrió


-       Te pongo nervioso – murmuró con orgullo, sonriendo, Changmin escuchó y enseguida se molestó, colocándole ambas manos en el pecho lo empujó, Yunho se alejó y comenzó a reír


-       ¡Idiota! – lo miró con desprecio ¿Qué había sido eso? ¿una broma? Ya no entendía nada y comenzaba a preocuparse ¿de verdad le gustaba a Yunho? ¿era parte de su broma? ¿desde cuándo él debía ser el blanco de sus burlas? Quizás todo era una farsa, todo desde el inicio, desde aquella despedida a finales del año pasado, se sintió usado y por alguna extraña razón se sintió decepcionado, por un segundo creer que le gustaba tanto a alguien de forma que traspasara la razón y la cordura resultaba un poco encantador


-       No te enojes y descansemos, me daré un baño – silbando se alejó hacia el baño, dejando a Changmin desconcertado, aún apeado en la pared, apretó uno de sus puños y la golpeó, frustrado


-       ¿Qué diablos? – pensó molesto, dirigiendo la mirada hacia el baño. Pero ya no quería pelear, era mejor si dormía, incluso el hambre se le había quitado, así que se  quitó la ropa y quedándose en ropa interior se metió en la cama, acostándose sobre su costado, de espalda a la puerta del baño e intentó dormir, pero sin lograrlo, cuando Yunho salió del baño cerró los ojos, pero quizás era obvio para Yunho como lo fue para él saber que no dormía, el mayor seguía silbando, se acercó a la cama contigua y dejó caer la toalla que antes tenía amarrada a la cintura al suelo, Changmin abrió un poco los ojos y lo vio de espaldas, no pudo evitar mirarlo de las rodillas hacia arriba, sin duda Yunho tenía un buen formado cuerpo, avergonzado cerró de nuevo los ojos, ni siquiera le molestó que el mayor dejara tirada la toalla en el suelo, su mente no tenía espacio para otra cosa que no fuera el cuerpo de Yunho ¿Qué diablos le pasaba? Si lo había visto desnudo decenas de veces, conocía muy bien su cuerpo, de arriba hacia abajo, de frente y por detrás ¿Por qué ahora le abochornaba verlo?


El día del concierto llegó, como aún se encontraban en promociones de su disco interpretaron sus últimos éxitos sobre el escenario. Para nadie era secreto ni novedad que la mejor parte para las fans amantes del HoMin couple era verles enfrentarse durante Keep Your Head Down, y es que no era para menos, uno frente al otro, mirándose salvajemente a los ojos, el acercamiento, la agitación, casi rozándose uno con el otro, para finalizar con Changmin y sus manos en el pecho de Yunho, aventándolo.


Pero algo hubo de diferente, antes de su presentación, desde la mañana y hasta ese momento no habían conversado como siempre, se habían mantenido alejados uno del otro, solo hablándose para lo necesario, después de todo eran unos profesionales, y precisamente su profesionalismo se veía en el escenario, aunque Changmin intentó fuertemente no mirarlo a los ojos cuando debía aventarlo no pudo evitarlo, pero algo había en la mirada de Yunho, como si realmente le reclamara algo, independientemente de la letra de la canción, había algo en su mirada que le acusaba, y se acercó de más, así que Changmin no midió sus fuerzas, quiso apoyar las palmas de su mano en el pecho del mayor como era su costumbre, pero en cambio los dedos de su mano se aferraron con fuerza de su pecho, y las uñas no cortadas recientemente se le enterraron por mínimas fracciones de segundo, pero Yunho se mantuvo firme, estaba tan cerca de Changmin que la violencia y pasión del momento lo dejó llevar la presentación más allá de lo acostumbrado. Cuando sintió los dedos empujarle sobre su piel desnuda se hizo hacia atrás y continuaron con su performance, intentando no perder la concentración trató de no pensar en ello, ya se verían las caras cuando bajaran del escenario, aquello ya no era normal; sintió ardor en el pecho pero no le tomó importancia, concluyeron su presentación tranquilamente


Luego de saludar a algunos colegas fueron llamados por su manager al camerino, éste conversaba con Yunho mientras Changmin se quitaba la ropa para ponerse la otra, en ocasiones miraba hacia Yunho, preguntándose que estaría pensando, al bajar del escenario vio su pecho, una herida y había sido provocada por él, se sintió culpable ¿sabría Yunho que en esos momentos lo puso tan nervioso que lo primero que hizo sin pensar fue hundirle sus uñas en la piel?


-       Changmin, te estoy hablando – interrumpió el manager sus pensamientos y lo hizo voltear hacia aquella dirección, el mayor evitó mirarlo a los ojos, mirando en todo momento a su manager


-       Lo siento – se acercó a ellos dos, el manager respingó un poco pero no ahondó en el tema. Entonces tuvieron una breve conversación sobre lo que harían ahora, mientras tanto debían volver al hotel para descansar y al día siguiente tendrían más actividades en aquel país


-       No se alejen mucho, nos vamos en poco – informó antes de salir, Yunho se alejó de Changmin y caminó hacia su ropa, se vistió enseguida, el menor evitó voltear, después de verlo desnudo la noche anterior ya no podía voltear tan fácilmente, como antes. Yunho caminó al espejo antes de ponerse la camisa, sentía ardor en el pecho y quería ver los estragos de su actuación en el escenario, se sorprendió al verse lastimado de la piel


-       Auch – expresó al tocarse, Changmin volteó, mirando cómo se observaba, bajó la mirada unos instantes, como pensando, luego se acercó a él


-       Perdóname Yunho –


-       No importa – respondió con seriedad, sin mirarlo, luego avanzó hacia su camisa y se la colocó


-       ¿Estás enojado conmigo por eso? Fue un accidente – se defendió avergonzado, no entendía como algo así podía separarlos en esos momentos, Yunho parecía molesto y en todo caso él debía ser el enojado, después de su “bromita” de la noche anterior


-       No Changmin, y ya vámonos – contestó con un intento de sonrisa, luego se alejó, el menor lo miró marcharse y suspiró, yendo tras él, al poco rato se juntaron con su manager y fueron con el equipo a cenar a un restaurante, mientras estaban ahí, cada uno en lo suyo, Changmin miraba de tanto en tanto a su compañero pero éste parecía normal, platicando con los demás, bailarines, maquillistas y demás.


Notaba la mirada del menor pero no volteaba, después de todo lo ignoraba a propósito, pero no estaba en sí enojado, solo un poco molesto, Changmin lo tomaba por bromista, por acosador y quizás su amistad estaba en peligro si las sospechas aumentaban, aquella solo era una prueba, y el hecho de que el más alto no le quitara la vista de encima significaba que todo estaba saliendo bien. Terminaron de cenar y regresaron al Hotel, Yunho se adelantó, yendo al baño, tomó una ducha y se puso algo para dormir, mientras se tocaba de vez en cuando su herida, el menor lo observaba en silencio, él también tomó un baño y al salir encontró al mayor tumbado en la cama con los ojos cerrados y con la sábana a la cintura, no traía camisa así que pudo ver perfectamente su pecho lastimado, torció la boca en una mueca de preocupación, acercándose a él, estiró su mano y con dos de sus dedos le tocó, sintiendo la piel caliente


-       Ahora si me pasé – pensó afligido, no había sido su intención lastimarlo, pero lo había hecho


-       ¿De nuevo manoseándome? – preguntó con burla, evitando reír, Changmin retiró pronto su mano y se alejó un paso, Yunho abrió los ojos


-       ¿Dejarás de hacer eso? – respondió molesto


-       Solo cerré los ojos, no fingía dormir – explicó tranquilamente, Changmin no pudo debatirle aquello y se quedó callado. Miró hacia su pecho y luego lo miró a los ojos


-       ¿Te duele mucho? – preguntó con seriedad


-       Solo un poco, pero si Changmin cuida de mí quizás mejore – contestó divertido, Changmin se sonrojó un poco, desviando la mirada unos instantes, luego se alejó hacia el baño, agarró uno de los vasos que ahí se encontraban y lo llenó de agua fría, tomó una de las toallas de mano y salió del baño, acercándose a la cama de Yunho, quien sorprendido miraba a su compañero ¿de verdad iba a darle cuidados?


-       Muévete – le indicó, el mayor que estaba cerca de la orilla de la cama se movió hacia el medio y entonces Changmin se sentó junto a él, a la altura de la cintura, agarró la toalla y la sumergió de una punta en el vaso de agua, luego sin mirar a Yunho la colocó en su pecho, escuchando el quejido del mayor cuando le tocó – Lo siento – musitó avergonzado, que sensual había sonado aquel quejido, pero no quería pensar en eso, no quería pensar en nada


-       Gracias – en cambio Yunho si le miraba, atentamente, podía notar ese sonrojo mientras el menor le tocaba con la compresa. Changmin agarró otra de las puntas e hizo lo mismo, la sumergió en agua y comenzó a acariciar el pecho de Yunho. Cuando tomó la tercera de las 4 orillas de la toalla Yunho le detuvo, sujetando su muñeca, Changmin volteó enseguida, mirándolo en silencio, el mayor le sonreía – Ya está bien – indicó agradecido


-       Aún se ve rojo – refutó el menor, se soltó del agarre y continuó con la tercer orilla, tocándole de forma más suave, Yunho cerró los ojos, Changmin no supo si pretendía dormir o no, él solamente continuó, pero su subconsciente le traicionó, su mirada bajó hacia el lado izquierdo, donde se encontraba la cintura de Yunho, luego miró más abajo, notando como algo comenzaba a abultarse y de antemano sabía que él lo estaba provocando con sus caricias, su rostro se sonrojó pero no dejó de tocar el pecho del mayor con la compresa mientras le miraba, sin darse cuenta que su mano ya no estaba en la herida, sino acariciando más abajo, cerca del abdomen, entonces Yunho abrió los ojos, sorprendido, observando como Changmin le miraba la entrepierna mientras le tocaba


-       Changmin… - susurró Yunho, con el rostro ligeramente sonrojado, el menor volteó enseguida, sorprendido de darse cuenta de tan embarazoso momento, luego se dio cuenta que su mano estaba cerca del abdomen y la retiró rápidamente, pero Yunho le agarró la mano antes que la terminara de alejar, apretando un poco la muñeca, Changmin dejó caer la toalla sobre la cama y miró a Yunho a los ojos mientras éste también perdía la mirada en los suyos.


En incómodo silencio continuaron compartiendo la mirada, el mayor se había excitado con los roces de Changmin y sabía que su compañero lo había notado; el menor intentó apartar su mano pero Yunho no se lo permitió, la dirigió hacia él, sin que el otro lo pudiera evitar la dirigió a su entrepierna, con su otra mano levantó un poco la sábana y colocó la mano de Changmin sobre él, el menor notó que el mayor solo traía ropa interior y que su miembro estaba erecto, se sonrojó aún más pero no retiró su mano, aunque ésta temblaba pudo mover un poco sus dedos, Yunho cerró los ojos y se relamió los labios, soltando la muñeca del menor


Changmin miró lo abultado bajo la sábana, era consciente que su mano estaba sobre la entrepierna erecta de Yunho y aun así no la quitó, comenzó a moverla lentamente, rozando cada centímetro de su erección, tragó saliva y los ojos se le humedecieron, pero continuó, si era lo que quería Yunho entonces lo haría, si así lo perdonaba por herirlo y así aseguraban su amistad entonces haría lo que él quisiera. Su mano se colocó por debajo de la ropa interior y le sujetó, comenzando a deslizarla de abajo hacia arriba, lo había visto muchas veces, pero tocarlo así era diferente, podía notar que de verdad era grande, erecto lo era más sin duda, volvió a tragar saliva y aunque el momento era sin duda erótico él no se excitó, miró el rostro de Yunho envuelto en placer y sintió un escalofrío, era la primera vez que lo veía así, haciendo aquellos gestos, exhalando aquellos gemidos.


Sin notarlo un par de lágrimas se rodaron por sus mejillas, mientras Yunho gemía él se limpiaba las lágrimas con la otra mano, pero sin dejar de masturbarlo hasta hacerlo terminar sobre su mano, el mayor gimió por última vez al sentirse liberado, sintiendo que la mano de Changmin se alejaba de él, abrió los ojos y el corazón se le rompió en mil pedazos al ver a su amigo llorando en silencio, Changmin mantenía su mirada hacia abajo y al levantarla se topó con los ojos de Yunho, el mayor quiso hablar pero él no se lo permitió


-       ¿Estuvo bien? – preguntó con desdén, Yunho tembló de pies a cabeza, no supo que responder, el menor sacó la mano que continuaba bajo la sábana y se la mostró con el semen – Espero me hayas perdonado por esto – le tocó el pecho con el dedo índice de aquella mano – Porque yo jamás te perdonaré esto – extendió la mano para mostrarle los rastros de su semilla y luego le estrelló la palma contra el pecho, llenándole la herida de semen y sin darle tiempo de responder se puso de pie y caminó al baño, encerrándose ahí


-       ¡Changmin! – se puso de pie rápidamente, acomodándose la ropa interior avanzó hasta la puerta, tocándola con fuerza – Ábreme por favor, hablemos – pidió con desesperación, volviendo a tocar la puerta, pero el menor solo escuchó en silencio


-       ¿Por qué lo hice? – pensó angustiado, Yunho no lo había obligado, ni siquiera se lo pidió, solamente puso su mano sobre su cuerpo y fue todo, la decisión de masturbarlo era suya, pero estaba tan confundido que no sabía que hacer – Déjame… duérmete, mañana tenemos cosas que hacer, déjame tranquilo ahora – ordenó molesto – No te quiero ver ¿no puedes ni siquiera regalarme eso? – preguntó indignado


-       Changmin, perdóname, estaba cegado por la necesidad –


-       ¡Ya! Vete – ordenó de nuevo, golpeando la puerta


-       Perdón – susurró el mayor, resignado se alejó, tumbándose en la cama - ¡Soy un imbécil! – pensó preocupado, estaba echando todo a perder después de tan buenos avances con él. Miró su pecho y observó las manchas de semen, aún más enojado con él mismo se limpió con la sábana e intentó dormir


-       Soy un idiota – pensó también con preocupación, ahora es que TVXQ también estaba en riesgo si no eran capaces de superar eso


A la mañana siguiente cuando abrió los ojos encontró la cama contigua tal cual la vio la noche anterior, preocupado se levantó de la suya y caminó hacia la puerta del baño, intentó abrirla pero estaba cerrada desde adentro, así que tocó con fuerza. Changmin abrió los ojos cuando escuchó el ruido, se había quedado dormido, sentado en el suelo, con las piernas extendidas y la espalda sobre la madera de la puerta, pronto se talló los ojos, intentando adaptarse a la situación, de pronto fue consciente de lo sucedido la noche anterior, se sintió más avergonzado que antes, miró su mano y recordó el tacto del cuerpo de Yunho, su miembro erecto y él masturbándolo, luego aquel líquido tibio llenarle la piel, cerró los ojos, no podía creer que él hubiese hecho eso, sintiéndose ¿obligado? ¿Por lo que le había hecho a Yunho en el escenario? ¿Era aquel realmente el motivo? O es que quizás… No, no podía ser eso ¿Deseos de tocarlo? Pero si él también era hombre, y no le gustaban otros hombres y jamás había hecho algo así salvo consigo mismo ¿Por qué a Yunho? Sin duda había sido lo más humillante que había hecho en toda su vida, ahora no sabía cómo carajos vería a su amigo de nuevo a los ojos


-       Changmin abre – pidió Yunho de forma tranquila, Changmin se puso de pie, se apoyó de la puerta con el hombro y colocó su mano sobre la perilla, pero no abrió la puerta, luego colocó el costado de su cabeza también sobre la puerta – Perdóname Changmin, no debí permitirlo, lo sé, me siento un estúpido, no quise lastimarte – pidió con tristeza, luego colocó su frente sobre la puerta y cerró los ojos – Golpéame si quieres, pero no hagas esto más difícil – suplicó angustiado, no quería que su amistad terminara por algo así, ni siquiera estaba pensando en TVXQ, solo en su amistad con el menor, uno de sus mayores tesoros. Changmin desde el otro lado suspiró, luego se mordió el labio ligeramente antes de responderle


-       Ya no quiero Yunho… - respondió sin emoción, Yunho abrió los ojos rápidamente, no entendía lo que trataba de decir


-       ¿De qué hablas? – preguntó asustado, pensando lo peor, que quizás Changmin quería terminar con todo, sintió un dolor en la boca del estómago


-       Ya no quiero tener ésta discusión contigo – contestó secamente – Ya no quiero disculpas ni explicaciones cada vez que sucede algo extraño entre nosotros, quiero que todo sea como antes, sin besos ni declaraciones, sin coqueteos, sin insinuaciones, sin toques, no quiero esas situaciones contigo ¿lo entiendes? – explicó con un nudo en la garganta, estaba asustado y preocupado, pero algo dentro de él sabía que eso era imposible, una vez que habían iniciado difícilmente podía parar, pero ya lo había dicho, haciendo que Yunho perdiera por fin cualquier esperanza con él, se sentía tonto por haber creído aunque fuera un poco en que algo grande podía pasarles, pero lo entendía, sabía que Changmin estaba en todo su derecho y a él no le quedaba de otra que aceptar


-       Sí Changmin, entiendo perfectamente, no te volveré a besar, ni nada de eso, perdóname por todo, de verdad perdóname – se disculpó con franqueza, Changmin suspiró profundo y luego con resignación abrió poco a poco la puerta mientras Yunho se alejaba unos pasos. Toparon sus miradas y enseguida el rostro de Changmin se enrojeció al recordarlo todo, desvió la mirada – Dime por favor que estamos bien ¿lo estamos? – preguntó afligido, no quería distanciarse más


-       Si Yunho, estamos bien – respondió tímidamente, luego se armó de valor y lo miró a los ojos, se sonrieron ligeramente, luego Changmin desvió la mirada de nuevo – Supongo no tardan en pasar por nosotros – dijo con voz suave, queriendo parecer casual


-       Sí, creo que tomaré un baño – contestó Yunho con tranquilidad


-       No, tardas mucho y no quiero esperar, yo primero – refutó el menor


-       Ahorramos tiempo si nos bañamos juntos – dijo de broma, olvidando por segundos su acuerdo, enseguida Changmin torció la boca y lo miró duramente


-       ¿En qué quedamos? – preguntó molesto, luego le dio la espalda y regresó al baño, cerrando con fuerza la puerta, Yunho rápidamente corrió hacia allá y tocó


-       Changmin perdón, era broma, te juro que era broma – suplicó preocupado


-       Ya hombre, necesito bañarme – contestó con media sonrisa, no sabía por qué, se supone que debía estar enojado, pero era divertido ver a Yunho tan angustiado pidiéndole perdón – Estamos bien, ya te dije – completó mientras se desvestía, Yunho suspiró aliviado, luego sonrió


-       Gracias Changmin – respondió con alivio, luego se alejó para acomodar sus cosas mientras su compañero se bañaba…


El resto del viaje fue tranquilo y su relación volvió a la normalidad poco a poco, para Changmin fue un extraño alivio aunque para Yunho fue una agridulce sensación ¿realmente ahí había acabado todo entre los dos?


Mayo fue un mes de muchas actividades para TVXQ, el escenario perfecto para olvidar todo lo sucedido, su relación volvió a ser la misma, aunque aún existían aquellas miradas, quizás ninguno de los dos era tan consciente de ellas, pero cada vez que se sonreían el uno al otro había ese halo de luz entre ellos que no podía ser ocultado, para Changmin fue difícil olvidarse de todo y no sabía si para Yunho era igual, pero no habían tocado el tema desde entonces, la falta de tiempo también era de ayuda para no hablar de eso pero ¿cuánto podía durar? Después de todo fue un episodio difícil para ambos


En unos días viajarían a París junto con sus compañeros de agencia, rumbo a un SMTOWN, el primero que se haría en aquel país, todos a su alrededor estaban emocionados, para la mayoría era su primera vez en la ciudad luz, pero para ellos dos no, la ciudad del amor estaba llena de buenos y lindos recuerdos, también de extrañas anécdotas, pero el ambiente pre viaje que se respiraba no era del todo malo, para Changmin regresar a aquella ciudad era emocionante, pero para Yunho no, después de todo en aquella ciudad, más específicamente dentro de un burdel Changmin estuvo con una prostituta, y la besó, la tocó también y quien sabe que hubiese pasado si las hormonas del chico en aquel entonces lo hubiesen traicionado. Agitó la cabeza enseguida, despejando sus recuerdos, sintió un amargo sabor en la punta de la lengua, las memorias llegaron a su mente, pero quiso verlas de forma positiva y sonrió ampliamente, luego, como si hubiese sabido que lo necesitaba, sintió la mano de Changmin sobre su hombro, volteó y se sonrieron, luego fijaron su mirada hacia fuera de la vagoneta que los llevaría al Hotel, en silencio por unos momentos


-       La ciudad sigue igual de hermosa – comentó Yunho luego de un suspiro, Changmin sonrió


-       Tal como la recuerdo – bajó su mano del hombro de Yunho y sacó la cámara de la mochila que llevaba, tomando un par de fotos del paisaje tras la ventana


-       Mañana será día de pasear – comentó con pesadez – Aunque yo creo que mejor me quedaré en el Hotel –


-       ¿Por qué? – preguntó extrañado – No me dirás que te pones melancólico – se mofó enseguida, luego le sacó una foto a Yunho y sonrió al verlo sorprendido


-       No es eso, no me dan ganas, pero tú puedes irte de turista – sugirió el mayor


-       Claro, ya acordé con los chicos en acompañarlos, mañana llegan los demás – contestó contento


-       Vaya, que rápido me reemplazas – dijo con indignación, cruzándose de brazos


-       Yunho es irremplazable para mí – contestó enseguida, con un poco de seriedad, luego sonrió nervioso al darse cuenta de lo que acababa de decir, Yunho sonrió ampliamente


-       Gracias – dijo conmovido, luego guardaron silencio por un largo rato, casi hasta llegar al Hotel. El manager se adelantó a ver sus habitaciones cuando por fin llegaron, todos los artistas se hospedarían ahí, la empresa había reservado todo un piso para todos ellos. La habitación de TVXQ era grande, una suite, Changmin sonrió emocionado, que bonito era todo, Yunho sonrió al verlo agitado como un niño; el menor se acercó a la ventana y la abrió, sacando la cabeza y respirando el aire fresco, Yunho dejó su maleta y se acercó a él


-       Que bonito todo – dijo Changmin con tono infantil, luego estiró sus brazos


-       Deberíamos salir a pasear desde hoy – sugirió el mayor


-       ¿No estás cansado del viaje? – preguntó asombrado – Yo me siento entumecido –


-       Estoy bien – respondió Yunho con tranquilidad – Podemos ir más tarde, por la noche


-       ¿Por la noche? ¿A dónde? ¿Un burdel parisiense? – preguntó con voz grave, tratando de imitar a su ex compañero, Yunho comenzó a reír - ¿Ahora me dirás que eres tú el que necesita “encanto femenino”? – se burló cruelmente, Yunho inclinó la cabeza, lo pensó unos momentos en silencio


-       No sería mala idea – contestó – Somos adultos ahora – miró a Changmin quien sorprendido lo observaba, luego también sonrió


-       Tienes razón pero ¿pagaremos por sexo? – preguntó en voz baja – Extraño el sexo, claro, pero ¿pagar por él? – cuestionó más para sí mismo que hacia Yunho, éste volvió a reír


-       Así que Changmin extraña el sexo – repitió con burla, Changmin le palmeó el hombro


-       ¿No me digas que tú no? ¿cuántas veces lo has hecho? – preguntó intrigado, el mayor lo miró unos instantes, luego se sonrojó


-       No recuerdo – contestó tímidamente - ¿Y tú? – Changmin inclinó la cabeza hacia atrás y miró el techo, pensando


-       Un caballero no debería enumerar esas cosas ¿no? – miró hacia Yunho y éste asintió – Pero solo lo hice con ella, un par de veces – confesó, refiriéndose a su ex novia, pero eso lo puso melancólico, aún no podía olvidarse por completo de ella, Yunho se dio cuenta y se acercó más a él, colocándole una mano en el hombro, lo palmeó un par de veces


-       Estoy seguro que encontrarás una buena mujer que te quiera tanto como te mereces – dijo seriamente, tragando después saliva, solo de pensar que él jamás sería el amor de su vida


-       Gracias – sonrió feliz, luego se acercó y le dio un abrazo, retirándose apenas sintió los brazos de Yunho rodearle, se apartó unos pasos – Entonces iremos al burdel – reafirmó


-       Pero nada de sexo – completó Yunho, el menor sonrió y asintió un par de veces – Deberíamos avisarle a nuestro manager – sugirió


-       Aunque ésta vez no podrá ir, él es hombre de familia ahora – se burló Yunho y Changmin le siguió, burlándose de él – Le avisaré – dijo emocionado, luego salió de la habitación, dejándolo solo, el menor suspiró y caminó hacia la ventana, mirando al horizonte


-       Jamás pensé que volvería aquí – miró a su alrededor y sonrió, luego de unos momentos recordó lo que había vivido en el burdel, miró su mano derecha, el tacto del pecho de aquella chica vino a sus recuerdos, luego miró su otra mano y recordó a su ex novia, sonrió tontamente – La Francesa tenía más – pensó divertido, luego se sonrojó - ¿Qué diablos estoy pensando? – echó la cabeza hacia atrás y se rio – “Así que Changmin extraña el sexo” – recordó las recientes palabras de Yunho, poniéndose serio, en su cabeza las imágenes de un mes atrás cobraron vida, miró su mano izquierda y recordó el tacto del miembro de Yunho, aturdido sacudió la cabeza, era más agradable pensar en los senos de las chicas de antes ¿Por qué diablos no podía olvidar lo sucedido aquella noche? Y cada vez que tocaba a Yunho o éste le tocaba lo recordaba, volvía a sentir en su mano a su amigo, masturbándolo, un escalofrío le recorrió la espalda, se sentía un completo depravado, pero no podía controlar sus pensamientos


-       ¿Estás bien? – escuchó la voz de Yunho a su espalda y volteó, éste cerraba la puerta de la habitación sin despegarle la vista – Te veo muy serio –


-       Estoy bien, solo recordaba – contestó sinceramente, sin aclarar, Yunho pensó que quizás había recordado algo del pasado, cuando habían estado ahí con sus ex compañeros, pero Changmin no pensaba en ellos, sino en lo sucedido la extraña noche del mes pasado


-       No pienses esas cosas y vámonos –


-       Sí, pero tomaré un baño primero – sonrió tranquilamente y se retiró, Yunho lo miró mientras se alejaba hacia el baño


-       Quisiera protegerte de todo, incluso de los recuerdos – susurró apenado – Perdóname Changmin – pensó con aflicción, odiaba ver serio a Changmin y saber cuál era la causa…


Yunho salió de bañarse y Changmin lo esperaba sentado a la orilla de la cama, con los brazos sobre las piernas, el mayor lo miró detenidamente y sonrió, se veía tan guapo, el menor se dio cuenta que lo miraba y se incorporó por completo, sonrió un poco


-       ¿Ya nos vamos? – el otro asintió, sonriendo también


-       Vámonos – salieron de la habitación del Hotel y en el pasillo se encontraron con alguno que otro conocido, Yunho había acordado con el manager que la versión oficial de su salida era con motivo de trabajo, no había que dar más explicaciones. Llegaron al mismo lugar de años atrás, tenía sus modificaciones pero era el mismo, un burdel elegante pero a la vez modesto, no muy grande, con decenas de chicas hermosas, ninguna parecía ser de aquella época en que fueron, después de 4 años aquello era más que normal. Compartieron una mirada cómplice y sonrieron, como aquella vez, el administrador llevó a varias de sus mejores chicas, para que eligieran, Yunho lo dudó unos momentos, realmente tenía ganas de estar con alguien, aunque no hubiera sexo, quizás necesitaba de una mujer, así tal vez dejaría de atormentarse tanto por la lejanía de Changmin; el menor por su parte miraba a las chicas emocionado, no sabía cuál elegir, todas eran muy bonitas, aunque la chica de aquella ocasión no se le olvidaba, había algo en ella que la hacía tener un encanto sexy, incluso algo inocente.


Yunho miró la expresión de Changmin y sintió tristeza, cuánto daría por ser él quien causara ese gesto, aquella expresión fascinante y llena de deseo, sonrió tranquilo, volvió a mirar a las chicas y eligió una, a diferencia de 4 años atrás que solo agarró a la que estaba más cerca, ésta vez eligió de verdad a una, la más alta, aunque con botines altos aún no era de su estatura, vestía un corset de color lila con encajes negros, su cabello rubio y lacio caía sobre los hombros. Yunho estiró su mano y la tomó del brazo con suavidad. Changmin las miró una última vez antes de elegir, sin duda la de senos más grandes, no podía evitarlo, era lo que más le gustaba de las extranjeras a diferencia de sus connacionales, así que dio un paso al frente y la sujetó con suavidad del antebrazo, sin darse cuenta que al mismo tiempo Yunho se había acercado para sujetarla del brazo, compartieron una mirada de asombro, quedándose en silencio


-       Oye – frunció un poco el entrecejo, sonriendo ligeramente


-       Debes ceder a tus mayores – regañó Yunho, la chica realmente le había gustado, Changmin debía de comprender y cederla


-       Yo la vi primero –


-       No es verdad – refutó enseguida


-       Yunho… - hizo un pequeño puchero, tratando de convencerlo, Yunho suspiró resignado


-       ¿Por qué eres así? – se quejó rápidamente, Changmin sonrió con triunfo. La chica los miró a ambos y soltó una pequeña risa divertida, ambos la miraron sin comprender, entonces la chica miró hacia Yunho e hizo un 2 con los dedos, enseguida entendió y miró hacia Changmin, éste enseguida negó, mirando confundido al mayor, Yunho frunció un poco el ceño mientras sonreía, luego asintió una vez, haciéndole un gesto de súplica a Changmin, éste lo pensó unos momentos, después volvió a negar, pero sonriendo


-       Estás loco – dijo divertido


-       No tendremos sexo con ella – reconfirmó


-       No importa, los tres, es algo extraño… - se sonrojó pero sin abandonar la sonrisa, era como si realmente lo estuviera pensando, Yunho volvió a insistir con aquella mirada que solo Changmin podía entender, el menor lo pensó de nuevo, luego torció un poco la boca y sonrió


-       Prometo cerrar los ojos –


-       No sé… - miró a la chica, ella esperaba una respuesta, sus compañeras no se veían muy contentas pero esperaban pacientes a que ellos dos se decidieran – Está bien – respondió al fin, soltó el brazo de la chica y le sonrió, moviendo después la cabeza en afirmación


-       Bien – Yunho sonrió ampliamente, tenía mucha curiosidad por verlo con una chica, solo lo había visto actuar, Changmin era muy discreto cuando tenía novia, no la besaba en público y cosas así, aunque el mayor debía reconocer que le daba envidia también. Yunho igual la soltó y la chica caminó con triunfo frente a sus compañeras y eligió uno de los cuartos, Changmin hizo una seña a Yunho de que él primero y éste se fue tras la chica, el menor suspiró profundo antes de ir tras ellos, no sabía si estaba bien aquello pero esperaba todo saliera bien


-       En ésta habitación estuvo Yoochun ¿verdad? – preguntó antes de entrar, Yunho asintió y entonces entraron – Me quitó a mi chica esa vez – sonrió divertido al recordar lo indignado que se sintió en aquel entonces, Yunho sonrió


-       No era tan bonita – refutó enseguida, Changmin sonrió divertido de nuevo


-       Bueno… - hizo una pausa – Entonces… - recordó el motivo por el que estaban ahí y miró a la chica, ella parecía muy interesada en Yunho y se acercó a él, el mayor volteó hacia ella y le sonrió, entonces con su dedo índice lo colocó sobre el hombro de él, haciendo un círculo, luego deslizándolo por el brazo, Yunho sintió un escalofrío y borrando su sonrisa la miró seriamente, entonces ella se acercó más y lo besó en los labios, pero Yunho la apartó delicadamente segundos después, mientras Changmin los miraba fijamente, de pie cerca de la puerta, la chica se volvió a acercar a él, ésta vez de frente, demasiado cerca, tanto que su pecho tocó el de Yunho, la sensación fue agradable, pero sintió culpa otra vez y luego de besarle la mejilla la alejó de nuevo, confundiéndola, no entendía el por qué pagar por ella y no tocarla. Changmin también miraba un poco confundido, sin embargo se sentó en el sillón que estaba a un metro de él, sin despegar la vista de la escena, la chica hizo un último intento de acercarse, pero sin lograrlo, Yunho la apartó de los hombros y la miró fijamente, luego le sonrió


-       Eres muy bonita – dijo con amabilidad en su idioma natal, aunque ella no entendió – Bonita – repitió de nuevo, apartó una de sus manos y le acarició el cabello, con su otra mano aún en su hombro la giró hacia Changmin, él abrió amplio los ojos ¿acaso ya había terminado y seguía él? Que extraño era Yunho. La chica entendió y sin mirar otra vez a Yunho se acercó a Changmin, sentándose a su lado, sonriéndole, él también sonrió. A diferencia de Yunho él se acercó un poco más, la miró de las piernas a la cabeza y volvió a sonreír, se sentía un poco tímido, pero realmente tenía ganas de tocarla, darle besos; con la mano derecha le acarició el cuello, luego la deslizó por el hombro desnudo para después subirla a su rostro, acariciándole la mandíbula con la punta de los dedos y sin más preámbulo la besó, suavemente, sus labios se tocaron lentamente ante la mirada de Yunho, el mayor sintió envidia al instante, deseando ser ella, deseando… Se acercó a los dos y se sentó al lado de la chica mientras aún se besaban, ella lo supo cuando lo sintió cerca y estiró su mano izquierda, colocándola sobre la pierna de Yunho, acariciándolo, haciendo lo mismo después con la de Changmin y su mano derecha.


Poco a poco soltaron sus labios y Changmin le sonrió tímidamente, había sentido la mano de ella pero no notó que Yunho estaba ahí, se sorprendió al verlo, pero más aún al ver su cambio de actitud, el mayor acarició el rostro de ella y la hizo voltear, sin más tomó sus labios, sujetándole el rostro de ambos lados con sus manos, pero su beso fue menos tranquilo que el del menor, Changmin tragó saliva, era la primera vez que veía a Yunho besando de esa forma, no pudo evitar recordar aquel beso del año pasado en su antiguo departamento, claro, habían sido varios pero ¿así se habrían visto? Se vio así mismo en tercera persona, besando a Yunho en aquel departamento, la imagen lo atormentó y apartó la mirada enseguida, pero la chica subió la mano que aún tenía sobre su pierna, tocándole el muslo, haciéndolo sentir un cosquilleo, Changmin volvió a voltear, viendo como Yunho subía su mano y le tocaba un seno, casi de forma inocente, quiso apartar de nuevo la mirada pero el pulgar de Yunho redondeándole el pezón lo distrajo, se sonrojó por completo ¿Qué diablos estaban haciendo? ¿un trío acaso? ¿Cómo aquellos que llegó a ver en los videos porno de su acalorada adolescencia?


-       Esto no está bien – pensó tímidamente, pero no lo podía negar, aquello era excitante, se mordió el labio inferior y en un momento de debilidad él también la tocó, con su mano en el otro seno también la acarició, pero en cambio sus labios le tocaron el cuello, dando algunos besos, la chica jadeó mientras besaba a Yunho, sintiendo las manos de ambos, no esperó más y terminó de subir sus manos hacia la entrepierna de los dos, acariciándolos, haciéndolos despertar.


Sonrió al notar la excitación de ellos y la propia también, a pesar de que era su trabajo y era habitual, pero algo había en aquel momento, algo de inocencia y perversión. Yunho abrió los ojos cuando sus labios se alejaron de ella, la chica se giró hacia Changmin y éste dejó de besarle el cuello, tomando de nueva cuenta sus labios, alejó la mano de su seno y le rodeo los hombros, atrayéndola a él mientras el beso se volvió apasionado, Yunho no lo pudo evitar, más que la mano de ella sobre él le excitó ver a Changmin tocándola, mirando como movía sus labios sobre los de ella, cerró los ojos de nueva cuenta y olvidándose de todo a su alrededor aprovechó la situación, mientras ella y Changmin se besaban él se acercó hasta su cuello y le besó, acercando más su cuerpo al de la chica, estiró su mano hacia Changmin y la colocó sobre su rodilla, deslizándola hacia arriba, el menor notó por el peso que no era la mano de la chica, entreabrió los ojos y desvió la mirada hacia abajo, viendo a Yunho tocarle, pero no la apartó, volvió a cerrar los ojos, profundizando aún aquel beso, nunca antes había dado un beso tan largo, quizás con Yunho sí, no recordaba por completo la duración de sus besos aquella noche… De nuevo recordando eso ¿Qué diablos?


-       “Nada de sexo” – recordó el acuerdo de ambos, pero quizás aquella sería la oportunidad de estar con Changmin en la intimidad ¿pero se prestaría el menor? Sin embargo estaba mal, sabía que no podía permitirlo, quizás si sucedía su amistad terminaría quebrada ésta vez, pero aquello era tan erótico, solo lo había visto en películas, pensarse así mismo en un trío era excitante sin duda, pero él prefería algo más íntimo, solo él y Changmin, si el sexo iba a ocurrir entre ellos prefería la manera tradicional. Su raciocinio quiso ganar a toda costa, intentó apartar su mano pero cuando apenas la levantó sintió el agarre del menor, Changmin la volvía a colocar sobre su pierna, aquella acción hizo que todo lo demás se olvidara, al diablo, su compañero le estaba permitiendo eso, quizás algo más – Changmin… - suspiró levemente cuando abandonó el cuello de la chica, el aludido abrió los ojos, chocando con los de Yunho, en silencio se observaron, el menor terminó de besarla mientras observaba a Yunho, le miró los labios y apartó la mirada, alejando sus labios de los de la chica, ella abrió sus ojos y notó la mano de Yunho tocando a Changmin, alejó la propia de la entrepierna del más alto y agarró la de Yunho para reemplazar la suya


El mayor abrió amplio los ojos y se opuso, el menor sonrió agradecido, en silencio acarició el cabello de ella y la abrazó un poco, besándole atrás de la oreja, pero observando a Yunho, el menor cerró los ojos y sintió la mano de Yunho tras su cabeza, acariciándole el cabello mientras él la besaba, luego Changmin cambió de lado, ésta vez no fue la oreja, fue de nuevo el cuello y Yunho hizo lo mismo del otro lado mientras ella echó la cabeza hacia atrás, cerrando los ojos, Changmin y Yunho continuaron en el cuello, cada uno de un lado, sin ponerse de acuerdo avanzaron hacia la barbilla, Changmin más cerca de los labios de ella, alcanzando a sentir el aliento del otro, el menor entreabrió los ojos y vio el rostro de su amigo tan cerca del suyo que lo hizo recordar de nuevo los besos que se habían dado, fue innegable que los había disfrutado, ya no podía seguir fingiendo.


Yunho abrió los ojos y chocó su mirada con la del menor, ambos se apartaron un poco de ella y se miraron fijamente, Yunho pudo leer en aquella mirada el desconcierto, pero notó algo más, aquella misma mirada que Changmin le dedicó antes de besarlo en aquella noche en el viejo departamento, esa era la mirada que él ponía cuando quería hacer algo y no se atrevía.


La chica abrió sus ojos y notó aquella tensión, la supo desde que los vio tocarse con timidez, esos dos se traían algo y ella era solamente el pretexto; sonrió divertida, levantó su mano derecha y acarició la mejilla de Changmin, luego fue su mano izquierda con la mejilla de Yunho, se hizo hacia tras, apoyando la espalda en el respaldo del sillón, los observó fijamente, mirando cómo se acercaban poco a poco, Changmin miró los labios de Yunho y tragó saliva con nerviosismo, sus narices se tocaron ligeramente y cerraron los ojos, sintiéndose pero sin besarse, el menor movió un poco su cabeza, sintiendo el roce de la piel del rostro de Yunho, sintió que todo su cuerpo temblaba pero no se apartó, mientras que Yunho no pudo evitar sentir culpa, recordar lo del mes pasado, luego el enojo de Changmin, diciéndole que nunca lo iba a perdonar ¿Por qué ahora permitía esto? Estaba confundido, pero quizás no menos que el menor, quien abrió de nuevo los ojos, mirando a Yunho, éste fruncía el entrecejo, como pensando


Changmin subió su mano y la colocó en la otra mejilla de Yunho, se acercó un poco más, pero el mayor abrió los ojos, intentando evitarlo, sintiendo que la mano del menor le agarraba con más firmeza, se miraron por fracciones de segundos, Yunho pudo leerlo en los ojos del otro, Changmin quería un beso suyo, sabía que se arrepentiría si lo rechazaba, aunque igual le dio miedo que aquello solo fuera “cosa del momento” como lo insinuó Changmin el año pasado, él quería algo serio con el menor, no besos ocasionales que después los hicieran sentirse culpables.


Nuevamente lo dudó, pero Changmin fue más contundente que él en ésta ocasión, cerró los ojos y se acercó el centímetro que les faltaba a sus bocas, al primer roce las sensaciones que creyó muertas el año pasado revivieron, no era un beso robado, no era forzado, no había motivos de tristeza detrás, ni siquiera el alcohol estaba de por medio, podía decirse que aquel era su real primer beso, sus labios unidos en una suave caricia que a Changmin le hizo acordarse de su primer beso, torpe pero decidido, lleno de sed, lleno de curiosidad y lleno de un dulce sabor.


Para Yunho el choque eléctrico de la caricia de Changmin no fue menos inquietante, se sintió de nuevo un principiante, tímido de explorar, pero su corazón latió de prisa, como un adolescente enamorado por primera vez. La chica los miró asombrada y bajó las manos de sus rostros, se besaban como jóvenes inexpertos, pero de ambos había probado los labios y sabía que no era así, tenían experiencia, pero entre ellos parecía diferente y solo podía concluir que se gustaban desde hace mucho tiempo, que quizás entre los dos había una barrera invisible que les impedía acercarse.


La mano de Changmin se deslizó lentamente hasta sujetarle la nuca, atrayéndole más a él, era completamente consciente de lo que hacía, pero no quería pensar en un mañana, solo en la necesidad que sentía por besarlo, porque aquellos labios fueran suyos, pero en ésta ocasión Yunho era el confundido, había hecho una promesa, obligado por Changmin, ahora el propio Changmin lo obligaba a romperla, sin embargo de igual forma lo besó, dejando que fueran solamente sus labios los que expresaran sus emociones de ese momento; entonces Yunho se entregó por completo, olvidando que tenían compañía, probando de la boca del menor el elixir que le quitaba toda la sed acumulada, Changmin sintió el cambio y no supo si fue el miedo o la necesidad de aire, se apartó de súbito, sin retirarse por completo, tan solo le acarició el rostro, aún con los ojos cerrados, había necesitado tanto ese beso, desde finales de año, cuando Yunho lo dejó con ganas de más, y aunque lo había besado antes de su viaje a Tailandia no se comparaba a aquella vez, el beso de Yunho seguía número uno en su lista de besos.


El mayor abrió los ojos y miró la expresión de Changmin, no se veía tenso como en aquella ocasión en el viejo departamento, las facciones de su cara se habían tensado cuando intentaba apartarlo, pero ahora era diferente ¿debía alegrarse de aquello? ¿O es que Changmin solo estaba excitado y no era dueño de sí? No podía aclarar sus dudas, tan solo atinó a apartarse, el menor abrió sus ojos y se miraron, la chica también los observaba, pensando en que pasaría ahora ¿acabarían por fin lo que habían empezado?... no supo cuánto tiempo lo miró, solo tuvo la necesidad de ya no hacerlo, así que volteó hacia la chica, ésta le sonrió ampliamente


-       C'est à prendre ou à laisser **– dijo con voz sensual, estirando la mano hacia Changmin y tocándole el pecho, bajándola al estómago, el menor se mordió los labios, no había entendido nada, pero pudo suponer que le pedía decidirse, se acostarían con ella o no, Changmin miró hacia Yunho, esperando que dijera algo pero Yunho solo movió la cabeza a los lados ligeramente


-       Vámonos – respondió luego de pasar saliva, estaba demasiado excitado, pero no podían hacer eso, no estaba bien, por muchas ganas que tuviera de tener a Changmin al menos de esa forma, el menor asintió, estaba de acuerdo, así que tomó la mano de la chica y la alejó de su estómago, la observó fijamente y le sonrió, luego besó su mano


-       Merci beaucoup – agradeció con extraño acento, la chica sonrió divertida, Yunho miró a su compañero y también sonrió, que sexy se le oía el Francés, aunque claro, no supo que su pronunciación había sido mala. La chica se entristeció, habría deseado tenerlos, que la hicieran suya, pero tampoco le extrañaba la decisión, después de todo fue testigo de aquella tensión entre los dos, de su “querer y no querer”; Yunho se puso de pie, haciéndose el cabello hacia atrás con su mano, evitó mirar a Changmin, les dio la espalda y miró hacia abajo, su erección se notaba aún encima del pantalón, eso lo avergonzó, pero no podía hacer nada en esos momentos, Changmin también se puso de pie, la chica miró su entrepierna y sonrió, luego le señaló con el índice, el menor entendió y pronto se avergonzó, alejándose de ella, le sonrió por compromiso – Yunho vamos – llamó al mayor, éste volteó enseguida, Changmin hizo una reverencia a la chica y caminó a la puerta, su compañero le siguió, pero sin despedirse de ella, salieron de esa habitación


-       Creo que… iré al baño – informó a Changmin cuando salieron, el menor no pudo evitar deslizar la mirada hacia abajo, dándose cuenta que Yunho había corrido con la misma suerte que él, se sonrojó enseguida y asintió


-       Yo también – respondió y en silencio le siguió, el baño estaba vacío, era de tres espacios, se metieron en los extremos – Yunho… - llamó el menor con voz tímida


-       ¿Sí? –


-       Tápate los oídos – pidió con vergüenza, no podía continuar si Yunho le escuchaba gemir, era incómodo y extraño, pero su compañero se rio, causándole desconcierto – No es gracioso –


-       Changmin, te he escuchado antes – informó sin perjuicio, sonrojándolo


-       ¿Qué? –


-       En el baño, o en tu habitación, incluso en el pasado, todo se escucha – explicó sin estar apenado, pero para Changmin eso fue muy vergonzoso


-       Mentira – refutó


-       Es normal, no tienes de qué avergonzarte, a pesar que no era el único que te escuchaba – expuso con burla - ¿Tú no escuchabas? – bajó sus pantalones al fin y la ropa interior también


-       No, yo nunca… - respondió tímidamente, avergonzado, él a diferencia de Yunho o sus ex compañeros nunca les escuchó hacer algo así, se sentía muy apenado


-       Te prometo… no poner atención – se relamió los labios, acariciándose más rápido, Changmin comenzó a percibir el sonido y volvió a avergonzarse, miró hacia abajo, resignándose, ahora Yunho parecía distraído, así que él también comenzó, bajó su ropa y cerró los ojos, a pesar de todo contuvo sus gemidos, apretando los labios. Yunho no pudo escuchar a Changmin, pero su pervertida mente en esos momentos se lo imaginó tocándose, dándose placer, sintió culpa como siempre, porque no era la primera vez que lo imaginaba, pero no lo pudo evitar, aumentó el ritmo de su mano hasta que se sintió venir, manchándose la mano. Changmin lo escuchó claramente y todo lo que pasó por su mente fue aquella noche hace un mes, los mismos gemidos, pero ésta vez no fue su mano, era Yunho solo, auto complaciéndose, y no supo que fue más erótico, ese momento de ellos dos separados en el baño o momentos atrás, juntos con la chica, simplemente besándose, tocándose de alguna forma


-       Nggh… - apretó con más fuerza los labios y también los ojos al sentirse liberado al fin, había estado tan apretado que le había comenzado a doler. Limpió su mano y bajó la llave del agua, acomodó sus ropas y suspiró profundo, ahora debía salir y encarar a Yunho, nunca se sintió tan avergonzado, habían sido muchas cosas en poco tiempo, pero debía hacerlo, tenían presentación en dos días y además la rueda de prensa, claro, concluir todas sus actividades de grupo también, así que no importaba cuantos momentos embarazosos ocurrieran entre los dos, debían superarlos y continuar. Changmin salió del privado y vio a Yunho lavándose las manos, se miraron a través del espejo, el mayor bajó la mirada y evitó la de Changmin, él también se acercó a lavarse las manos y evitaron verse hasta que salieron completamente del lugar, nadie había que los hubiera seguido, así que no hubo problema, caminaron uno al lado del otro, no demasiado cerca, Yunho le miró de reojo, se veía tranquilo, pero él estaba lleno de dudas y no quería dejar pasar el tiempo sin disiparlas, así que se atrevió a tocar el tema


-       ¿Por qué me besaste? – preguntó seriamente, mirándolo, Changmin se detuvo en seco unos momentos, pasando saliva duramente, lo pensó en silencio, Yunho se detuvo también, girándose hacia él, el menor lo miró y desvió la mirada otra vez – “Quiero que todo sea como antes, sin besos ni declaraciones, sin coqueteos, sin insinuaciones, sin toques, no quiero esas situaciones contigo” – le arremedó con un poco de burla, mirándolo fijamente, pero el menor no respondió, tan solo lo observó en silencio, luego se mordió ligeramente el labio – Contéstame Changmin ¿Por qué juegas conmigo? Sabes que me gustas, te lo he dicho – lo dijo sinceramente, con tristeza, el menor se sintió afligido y volvió a pasar saliva


-       Perdóname, solo quise… me apeteció un beso, es todo – se defendió con seriedad, Yunho examinó su rostro unos instantes


-       Estaba ella ¿Por qué conmigo? ¿Por qué si eres tú quien me ha reclamado antes? – preguntó con más angustia, odiaba ser solo “un momento más” para Changmin


-       Porque me apeteció que fuera tuyo ¿ya?... – espetó de golpe, dejándolo sin habla – Quería un beso tuyo, es eso, pero… - quiso decir algo más pero Yunho no se lo permitió, se acercó a él y lo jaló de la muñeca – Espera… - sin hacer caso a la objeción lo arrastró por la calle, se conocía bien el camino al Hotel, sabía que había un callejón cerca de ahí – Yunho… -


-       Cállate – dijo de forma suave, sonreía, su corazón latía deprisa y necesitaba ya estar a solas con él, asegurarse que nadie, absolutamente nadie los veía. Llegaron a dónde tenía previsto el mayor y entró, llevando consigo a Changmin, quien miraba desconcertado a su alrededor


-       ¿Qué pasa? – sin entender miró a Yunho, éste lo soltó y le dio la cara, el menor vio en su mirada algo extraño, lo veía intensamente


-       Siempre dices cosas que me desconciertan, me confundes Changmin –


-       Yunho, yo no… - sin saber que decir mejor guardó silencio, Yunho se acercó a él, con la contundencia que le hizo falta antes y le sujetó el rostro con ambas manos, se acercó más para besarlo pero el menor lo evitó, ladeó su cabeza hacia la derecha – No, espera… - pidió nervioso, pero aquello no detendría al mayor, así que lo intentó de nuevo, atrayendo la cabeza de Changmin hacia él, pero ésta vez el menor la movió hacia atrás al tiempo que le sujetaba los brazos, tratando de apartarlo, pero Yunho no bajó las manos de su rostro – No Yunho – dijo molesto, lo miró luego y lo empujó – Aquí no… -


-       ¿Dónde sí? ¿En el Hotel? – preguntó interesado, Changmin negó con la cabeza, luego intentó apartarlo de nuevo, sin éxito


-       En ningún lugar, ya no – respondió avergonzado


-       Eso dices hoy, mañana estaremos en otra situación de éstas y siempre pasará así – explicó afligido, mirándolo con tristeza, Changmin comprendió el punto y sabía que era verdad, el año pasado, no, incluso antes, cuando Yunho le robó un beso después de una entrega de premios, desde entonces lo que comenzó entre ellos ya no podía ser detenido, aunque discutieran, aunque se molestaran, aunque incurrieran en debilidades, no importaba lo que pasara, siempre volverían a vivir algo así, su relación de casi 10 años era de ese modo, debían admitirlo, dolía más no hacerlo, se harían más daño si continuaban negándose uno al otro cuando en el fondo cada uno sabía la verdad


-       Necesito espacio, necesito tiempo – susurró preocupado, evitando mirarlo, Yunho le soltó las mejillas y lo observó fijamente ¿Qué significado tenía eso?


-       O sea que esto es solo cuando a ti te apetezca, cuando tú creas que es el lugar y la hora ¿no? Yo solo estoy ahí, debo acatar ¿es así? – preguntó con dolor, cada vez que se hacía ilusiones de algún modo Changmin terminaba rompiéndoselas – Creo que entiendo – sonrió con amargura – Regresemos al Hotel, ni aquí, ni allá, ni nunca ha pasado algo entre nosotros – dijo con tranquilidad, pero su corazón latía de prisa, con desesperación, sonrió con simpleza y le dio la espalda al menor, saliendo del callejón, Changmin suspiró y cerró los ojos, inclinó la cabeza hacia atrás, lo pensó unos instantes antes de salir, vio la espalda de Yunho alejarse, bajó la mirada y se quedó ahí otro rato hasta que se fue tras él, no iba lejos, había bajado la rapidez de sus pasos, Changmin le dio alcance y se posicionó a su lado, lo miró de reojo, el rostro de Yunho se veía más rígido que antes. Llegaron al Hotel en completo silencio, no había nadie en los pasillos, no supieron si salieron o si se encontraban dormidos, pero no importó, Yunho cerró la puerta cuando Changmin entró, éste último creyó que Yunho lo ignoraría o sería grosero, pero el mayor parecía completamente normal - ¿Te parece si pedimos servicio a la habitación? Tengo hambre – dijo tranquilamente, Changmin asintió


-       Sí, está bien – contestó cabizbajo, Yunho le sonrió y agarró el menú del restaurante que estaba en el mueble de la lámpara en medio de las camas. Como si nada hubiera pasado revisó el menú, mostrando a Changmin lo que le había parecido bien y esperó su aprobación, él respondía tratando de parecer normal pero no podía, la plática anterior le había dejado mal sabor de boca, pero Yunho tenía razón, parecía como si estuviera jugando con él, algo que no quería, pero no sabía que hacer, estaba confundido, desde hace tiempo vivía confundido por el tema ¿acaso algún día iba a poder recuperar su estado mental habitual respecto a Yunho? Temía que no


-       Debe ser la comida – dijo Yunho cuando llamaron a la puerta de la habitación, Changmin le siguió con la mirada, habían estado esperando cada uno en su cama, efectivamente era la comida, el camarero dejó las bandejas, los platos y demás sobre la mesa de ruedas, luego se retiró, entonces Yunho acercó la mesa a donde estaban las camas – Que aproveche – deseó de forma casual y se sirvió su parte, los dos en silencio, comieron con normalidad, cada quien en su cama, de vez en cuando Yunho le sonreía pero Changmin no sabía cómo reaccionar ¿debía tocar de nuevo el tema?. Por su parte el mayor lograba entender ese silencio, él también se moría por llegar a un final con esa conversación, pero no tenía caso, siempre terminaba igual, así que mejor se abstuvo. Terminaron de cenar y colocaron de nuevo los platos en la mesa carrito – Creo que ya dormiré – informó el mayor a Changmin, acercándose a su maleta sacó su ropa de dormir y se la colocó ahí mismo, frente al menor, quien evitó voltear, desde aquella ocasión un mes atrás no pudo ver el cuerpo desnudo de Yunho de otra forma que no lo hiciera sonrojar


-       Deja de pensar tonterías Changmin – se recriminó molesto


-       ¿Piensas dormir con la misma ropa? – se mofó Yunho, su compañero no se veía con ganas de cambiársela, Changmin enseguida volteó


-       Ah no… ahora me cambio – contestó sin ganas, se levantó de la cama y también sacó de su maleta su ropa, pero a diferencia de Yunho se metió al baño para ponérsela, cosa que no solía hacer, a Yunho le extrañó por un lado, pero por el otro no, después de todo lo que había pasado era normal. Changmin salió con su ropa interior y una camisa


-       Descansa Changmin – dijo suavemente Yunho, metiéndose bajo la sábana y dándole la espalda al menor, quien también se metió bajo la sábana, apagó la luz y permaneció mirando hacia el techo, intentó dormir pero no pudo, solo podía recordar lo sucedido dentro del burdel, los besos de Yunho, la mano sobre su pierna, besando a la chica, mirando a Yunho besarla, mirándolo tocarla, luego los dos en el baño, masturbándose juntos aunque separados, luego su amigo llevándolo a aquel callejón, queriéndolo besar, reclamándole tantas cosas de las cuáles no podía ni siquiera poner en orden, todo era tan confuso, tan extraño. Cerró con fuerza los ojos, intentando no pensar, pero imposible. Miró a su lado, vio la espalda de Yunho entre la oscuridad, giró lo demás de su cuerpo y le miró fijamente


-       ¿Yunho? – susurró tranquilamente, creyendo que estaría dormido, pero Yunho tampoco pudo conciliar el sueño, así que respondió enseguida


-       ¿Sí? – respondió con voz baja, tenía los ojos cerrados


-       Soy muy egoísta ¿cierto? –


-       ¿Por qué lo dices? –


-       Echándote a ti toda la culpa… - hizo una pausa, se giró de nuevo y miró el techo, colocando los brazos atrás de su nuca – Pero es que me da miedo perder nuestra amistad, te quiero mucho – dijo con sinceridad a pesar del trabajo que le costaba hablar de sus sentimientos, Yunho sonrió y acomodó su brazo bajo la cabeza, sin abrir los ojos


-       Yo también te quiero mucho Changmin – respondió también sinceramente, luego hubo un extraño silencio entre ambos, pero no incómodo, solamente pensaban – Yo tengo gran culpa, presiono demasiado ¿no es cierto? – ésta vez hizo sonreír al otro, Changmin asintió aunque sabía que no sería visto


-       ¿Sabes? Creo que no está mal –


-       ¿El qué? – preguntó confundido


-       Esto… ya sabes – se sonrojó, guardando silencio unos instantes – Eso de besarnos… de vez en cuando… un poco… ocasionalmente – explicó completamente avergonzado, Yunho se sorprendió por aquel comentario, abrió los ojos y se giró hacia Changmin, a pesar de la oscuridad lo vio, el menor estaba acostado boca arriba, con los brazos atrás de la nuca, casi pudo imaginarlo, sonrojado tímidamente, diciendo cosas que apenas él mismo podía creer


-       ¿Insinúas que está bien si nos volvemos a besar? Quiero decir, sin reclamos, hacerlo de vez en cuando ¿eso dices? – cuestionó sorprendido, la propuesta de Changmin sonaba interesante, mucho mejor que las cosas extrañas que habían estado sucediendo


-       Sí, algo así – contestó secamente


-       ¿Y entonces…? ¿Qué somos? – preguntó interesado, sin duda un gran avance la propuesta de Changmin, pero no dejaba de ser más de lo mismo, solo que sin pleitos ni reclamos


-       ¿Qué somos? – repitió Changmin en voz baja, pensándolo detenidamente – Somos dos amigos… - comenzó


-       Sí… - respondió Yunho sin interrumpirlo


-       Que se ven todo el tiempo, que se quieren… que se necesitan… - tragó saliva y se calló unos breves instantes – Que se gustan… Y que tienen ciertos “derechos” sobre el otro… derechos para acercarse de vez en cuando y compartir un poco de su soledad – explicó sin borrar su inquieta sonrisa del rostro, Yunho lo había mirado en todo momento, sonriendo, aquella explicación se quedaba corta con todo lo que él esperaba de su relación con Changmin, pero era un buen comienzo, y era Changmin quien decía todas esas cosas, aunque se le escuchaba avergonzado


-       Eso suena lindo, un poco – respondió fascinado, Changmin soltó una pequeña risa


-       Pero tampoco abuses – sentenció nervioso


-       No te preocupes, no me aprovecharé – contestó alegre, luego se puso de pie, decidido, Changmin lo vio en la oscuridad acercarse y se levantó levemente, usando solo su codo, Yunho se agachó hacia él y le dio un beso pequeño y rápido en los labios - ¿Así? – preguntó con una enorme sonrisa en el rostro, sin apartarse demasiado, Changmin miró sus ojos a través de la penumbra y sonrió, estiró  la mano contraria a la que permanecía sobre la cama y le sujetó la nuca antes que se apartara, atrayéndolo hacia él, cerró sus ojos y le besó en la boca, un beso más largo pero igual de suave, soltándole la nuca después, abrieron los ojos y se sonrieron


-       O así… - secundó el menor, avergonzado, era extraño hacer todo eso con Yunho, pero a la vez la sensación era agradable – Pero hay reglas – Yunho se apartó de él – No en público, no hablarlo con nadie y no sobrepasarte – interpuso sus condiciones, Yunho lo miró y sonrió


-       Tomé nota – respondió en broma y se volvieron a sonreír – Gracias Changmin – dijo de pronto, alejándose un poco de él


-       Yunho… -


-       ¿Sí? –


-       Si aparece alguien que me guste mucho, si encuentro una chica especial ¿entiendes que no estoy atado a ti? – inquirió preocupado, esperando que su amigo no se fuera a enojar, y aunque a Yunho no le pareció correcto que mencionara eso lo dejó pasar, solo se limitó a sonreír


-       Lo entiendo, será igual conmigo – contestó afligido, Changmin en cambio sonrió aliviado, esperaba que no se fuera a ir todo al caño y terminaran peleando, pero todo parecía normal…


Llegó el día esperado, presentaron el concierto y hubo una fecha adicional, todo salió mucho mejor de lo planeado, el ensayo, la conferencia de prensa y el mismo concierto, a partir de ese momento comenzó su complicada relación, la cual se estrechó aún más después de eso. Cuando terminaron sus actividades en París viajaron hacia España para el próximo photobook, se titularía “El Sol” y la mayor parte de él se grabaría en ese país, tres ciudades, Córdoba, Málaga y Barcelona, ciudades mágicas que les enamoraron, sobre todo a Changmin, quien era gran amante de la Arquitectura de los países Europeos, además que las Españolas eran bastante atractivas.


Aquel viaje fue especial, casi podía sentirse como un viaje de pareja, el mismo photobook tenía varias sesiones interesantes al respecto, pero aunque fue extraño no fue incómodo, hacía mucho tiempo que Changmin no disfrutaba tanto de un viaje de trabajo, para Yunho fue igual, era bastante relajante a pesar de ser trabajo. Su última noche en España la dedicaron a pasear por algunos lugares, aunque acompañados por gente del staff, igual hubo fans que les seguían, pero no demasiadas ni de forma tan descarada como lo solían ser las sasaengs, así que fue bastante agradable; llegaron al Hotel de madrugada con una gran sonrisa en el rostro


-       Amo España – declaró Changmin con emoción, Yunho asintió enérgicamente


-       Nos hacía falta una actividad como ésta – secundó el mayor, realmente ninguno de los dos lo sintió como si fuera una responsabilidad - Lástima que mañana nos tenemos que ir –


-       Sí – suspiró largamente el menor y fue hacia su maleta, la subió a la cama y comenzó a buscar su ropa para dormir, Yunho lo miró y sonrió, a pesar de su acuerdo era siempre él quien buscaba una oportunidad, alguna iniciativa, algo para poder acercarse, así que aprovechó el silencio entre los dos y caminó hacia Changmin, colocándose a su lado, Changmin volteó enseguida al notarlo - ¿Qué pasa? – preguntó al tenerlo cerca, Yunho sonrió y se acercó para besarlo, el menor no se alejó ni se movió, solo recibió el beso de su compañero y sonrió tímidamente cuando Yunho se alejó, bajó la mirada unos instantes


-       Lo siento, no resistí – se disculpó fingiendo estar avergonzado, Changmin negó suavemente, moviendo su cabeza, le volvió a sonreír y después siguió con lo suyo, buscando su ropa para dormir – Te ves muy bien hoy – dijo de pronto, causándole extrañeza, sonrió tontamente y volteó a verlo


-       ¿Gracias? – respondió con burla, entonces Yunho se sintió un poco tonto, se rio con nerviosismo, no siempre resultaba cómodo acercarse a Changmin de ese modo, casi como si fuera su esposa, un viejo matrimonio, pero claro, a diferencia de eso ellos no tenían esa clase de “relación” ellos jamás habían tenido sexo, ni siquiera lo habían hablado, nada – Tú también luces bien – halagó en tono burlón mientras lo señalaba y se echaron a reír


-       Gracias – contestó alegremente, sin dejar de mirarlo, Changmin frunció ligeramente las cejas, pero no estaba molesto, solo algo extrañado por esa actitud, Yunho dejó de sonreír y se acercó un poco más de nuevo, estiró su mano y le acarició ligeramente el cabello, acortando nuevamente la distancia, cerró los ojos y le besó, Changmin en cambio permaneció con sus ojos abiertos, separando ligeramente sus labios para aprisionar los de Yunho y luego moverlos a su ritmo, poco a poco cerró los ojos, pero su cuerpo seguía rígido, con los brazos a su costado, mientras que el mayor posó ambas manos sobre sus hombros, abrazándole después, el menor de nuevo abrió sus ojos, convenciéndose de que era Yunho quien le besaba, a veces le costaba creer que su relación fuera así, pero había siempre ese sabor agridulce cada vez que recibía un beso de él


Volvió a cerrar sus ojos y aunque lo dudó un poco colocó una de sus manos en la cintura de Yunho, era extraña la forma como siempre pensaba qué hacer con sus manos cuando Yunho le besaba, casi siempre el mayor se acercaba y le daba besos sin que hubiese tanto contacto físico, pero cuando se besaban de aquella forma siempre se acercaba demasiado, poniéndolo nervioso, dudando en qué hacer con sus manos, se sentía bastante tonto. No pudo quitar ese pensamiento de su cabeza y cuando abrieron sus ojos apenas separaban sus labios, Changmin sonrió tontamente, mirándolo a los ojos, haciéndolo sonreír también


- ¿Qué sucede? ¿besé mal? – preguntó en tono infantil, Changmin negó con la cabeza, sus narices seguían demasiado cerca y se miraban a los ojos - ¿Qué es gracioso? – se acercó de nuevo y le besó otra vez, pero alejándose enseguida, dejó de abrazarlo, Changmin se rio


-       No es importante – respondió secamente aunque sin dejar de sonreír, luego se alejó un poco de él y continuó revisando su maleta


-       Changmin – lo llamó en tono cantado, el menor volteó – Dímelo ¿Qué te hizo reír? No sé besar ¿verdad? Soy malo besando – concluyó con tristeza, Changmin sonrió aún más


-       No es eso, besas bien, de hecho… demasiado bien – contestó avergonzado, desviando la mirada, el mayor sonrió también avergonzado


-       ¿Entonces? –


-       Soy yo – espetó de pronto – Es extraño esto ¿me entiendes? –


-       ¿Besarnos ocasionalmente? Tú lo propusiste –


-       Sí, lo sé… pero cuando te acercas… - pausó unos momentos, haciéndose el tonto, como si sacara algo de la maleta, luego volteó de nuevo – Quiero decir, cuando me besas y te acercas sueles tocarme o abrazarme pero yo no puedo ser tan espontáneo – explicó como pudo, con el rostro completamente rojo, Yunho tardó un poco en captar


-       ¿Y qué con eso? ¿es gracioso? –


-       Sí, yo nunca sé qué hacer con mis manos, ya sabes, tocarte o así… no sé – soltó tajantemente, tratando de explicar mejor, Yunho lo observó unos instantes antes de sonreír otra vez


-       ¿Te da vergüenza? – preguntó en tono burlón


-       No sé, es que... – quiso explicar otra vez pero Yunho avanzó hasta él de nuevo y lo sujetó por la cintura con su mano izquierda, acercándolo a él, Changmin se sobresaltó y por reflejo lo empujó de los hombros con sus manos, pero Yunho no lo soltó – Suéltame Yunho – pidió de forma tranquila aunque sus ojos mostraban lo contrario


-       Abrázame – ordenó con amabilidad, Changmin negó con la cabeza – Vamos, abrázate a mi cuello – le susurró suavemente mientras lo atraía hacia él, Changmin sonrió preocupado


-       Basta de bromas –


-       No es broma – respondió divertido, Changmin tampoco pudo evitar sonreír burlonamente, negó con la cabeza, intentando nuevamente empujarlo de los hombros


-       Yunho – regañó divertido pero tratando de regañarlo


-       Changmin – imitó su tono de voz, comenzando después los dos a reírse, mirándose a los ojos, Yunho aflojó el agarre de su brazo en la cintura del otro y poco a poco dejaron de reír, pero sin dejar de mirarse a los ojos, el menor no lo pudo evitar, bajó su mirada hasta los labios del mayor, una costumbre que tenía y que no lograba captar, pero su compañero si la captó, se dio cuenta que le miró los labios, así que aprovechó aquella petición muda y sin ejercer mucha fuerza estiró su cuello hacia él, volviéndole a besar, cálidamente, moviendo suavemente los labios, Changmin le correspondió de igual forma, pero su cuerpo seguía rígido, la mano de Yunho aferrada a la cintura de Changmin volvió a cerrarse en torno a ésta y de igual forma su otra mano le rodeó, pegando más su cuerpo, pero ésta vez Changmin lo dudó menos, tal como lo había indicado su amigo antes, subió los brazos y con timidez los colocó en torno a su cuello, profundizando el beso, sus cuerpos estaban tan cerca, como hace tiempo no lo estaban cuando compartían sus labios.


Por primera vez se besaron hasta acabar con su aliento, con toda seguridad podía decir que aquel era su beso más largo. Se soltaron poco a poco, abriendo los ojos cuando por fin estuvieron separados


-       Wow – expresó Changmin de forma espontánea, Yunho sonrió satisfecho


-       ¿Y bien? – mordió su labio inferior, esperando la respuesta de Changmin, más lo que vio le sorprendió mil veces más que cualquier palabra, Changmin se acercó otra vez a él y le sujetó el rostro con ambas manos, atrayéndolo al suyo le dio un beso, apretando los labios contra los suyos, sin usar sus lenguas, ésta vez fue Yunho quien no supo que hacer de su cuerpo, tan solo se quedó paralizado, cerrando los ojos, cuando Changmin dejó de besarlo sonrió sobre sus labios, entonces al mismo tiempo abrieron los ojos, Yunho también sonrió - ¿Y ahora? –


-       Mucho mejor – contestó divertido, le dio de nuevo un beso y después lo soltó, Yunho no dejaba de sonreír, Changmin parecía un pequeño niño jugando su juego favorito, cada día lo amaba más, quizás algún día podría confesarle sus sentimientos, quizás cuando Changmin sintiera por él al menos una fracción de todo el amor que le tenía


Ese año fue el año de la moda para TVXQ, en la segunda semana de septiembre tuvieron que viajar hacia New York para un evento de moda,  pues habían sido modelos para la marca Lacoste y el 11 de Noviembre asistieron a la fiesta de Dolce & Gabbana en Chungdam. Para ambos fue una experiencia diferente, pues aunque desde hace tiempo habían hecho trabajos de modelaje, en ésta ocasión los mismos diseñadores de la prestigiosa marca estaban presentes, y cabía mencionar que ambos empresarios estaban fascinados con el par de Coreanos, altos, apuestos, esbeltos y con mucho estilo, pero más aún uno de ellos, Domenico;


Para Yunho no pasaron desapercibidas todas aquellas miradas hacia su compañero, desde que los habían presentado, gracias al traductor pudieron intercambiar palabras e incluso algunas fotos, en todo momento el prestigioso diseñador había puesto sus ojos en Changmin, y es que no era para menos, el chico lucía elegante y a la vez fresco, no pasaría desapercibido ante nadie. Las miradas de Yunho sobre el hombre mientras miraba a Changmin despedían celos y enojo, pero el menor no se había dado cuenta ni siquiera un poco, permanecía conversando con otras personas, riendo mientras bebía alguna copa de vino, mientras tanto el mayor vigilaba desde lejos, solo, a pesar de que él siempre estaba rodeado de personas, sin embargo no podía despegar la vista de su objetivo


-       ¿Pasa algo malo? – escuchó una conocida voz cerca de él que lo hizo reaccionar, Yunho volteó hacia esa persona y apenas sonrió, se saludaron con un abrazo, era Siwon, su compañero de agencia y miembro de Super Junior


-       No – respondió secamente


-       Pareces absorto en algo – miró hacia donde había observado mirar a Yunho y entonces se dio cuenta de Changmin, miró discretamente a su amigo - ¿Por qué no vas con él? Ustedes siempre están juntos en los eventos – sugirió


-       Se ve tranquilo ¿Qué descanse de mí? Supongo – respondió con media sonrisa, luego bebió de su copa de vino, mirando aún su objetivo


-       ¿Pasa algo contigo y Changmin? – preguntó de manera indiscreta, casi ahogándolo con el trago que acababa de dar, volteó a verlo con los ojos abiertos ampliamente


-       ¿Qué pasa de qué? ¿De qué me estás hablando? – preguntó enseguida, asustado, Siwon lo miró sorprendido y soltó una discreta carcajada


-       Me refiero a si pelearon o algo ¿Por qué te asustas? – cuestionó divertido – No te estabas imaginando cosas raras ¿o sí? –


-       No, claro que no – contestó apenado, se aclaró la garganta y luego volteó hacia él – Eso sería muy raro, anormal – explicó con el sonrojo en el rostro


-       Bastante anormal – secundó divertido – Bien, yo debo ir a saludar más gente, ve con él – sonrió antes de darse media vuelta y avanzar unos pasos, pero Yunho fue hacia él


-       Siwon… - lo llamó y el otro se detuvo, girándose hacia él


-       Sí, dime –


-       Hipotéticamente, suponiendo que Changmin y yo tuviéramos “esa clase” de relación ¿Qué crees que pasaría? – inquirió curioso, Siwon se sorprendió por la pregunta, mirando fijamente a su compañero de agencia


-       ¿En verdad es una pregunta hipotética? – cuestionó extrañado


-       Claro que sí, completamente hipotética – aseguró


-       ¿Qué pasaría? – entornó los ojos hacia arriba un momento, luego lo miró otra vez – Creo que no funcionaría, entre ustedes quiero decir, además de la presión social, en la empresa, con sus familias y amigos, independientemente de las modernidades de hoy en día, yo creo que finalmente terminarían alejándose completamente el uno del otro, es lo que creo – respondió con sinceridad, mirándolo a los ojos, Yunho parecía taciturno, las palabras de Siwon no sonaban nada alentadoras, pero tenían mucha lógica - ¿Acaso lo has pensado? – preguntó por curiosidad aunque lo dudaba, sabía que Yunho no era Homosexual


-       Por supuesto que no – respondió con una sonrisa fingida – Una relación así solo nos causaría daño ¿no? – apoyó las palabras de su amigo por compromiso, Siwon asintió


-       Sí, se harían daño mutuamente – asintió con seriedad, era raro tener una conversación de ese tipo con Yunho – Así que no te hagas esos ejemplos hipotéticos, ya no leas fan fictions – dijo de broma, sonriéndole, Yunho también sonrió


-       No lo haré – contestó tranquilamente, sonriendo también, Siwon le palmeó el hombro un par de veces y se alejó por completo, dejándolo meditando, bebió de su copa y regresó a donde se encontraba antes, pero Changmin ya no estaba enfrente, lo buscó con la mirada sin éxito, un mesero pasó cerca de él y aprovechó para dejar su copa, luego fue a buscar a Changmin, para su mala suerte se topó con personas a las que tuvo que saludar, interrumpiendo su búsqueda, pero luego de media hora dio por fin con Changmin, el menor estaba con Domenico y él traductor de éste, parecía una conversación normal, su compañero sonreía y el diseñador también, pero aquella lujuriosa mirada del hombre sobre el menor le hizo molestarse de nuevo, sin embargo se contuvo de no acercarse y llevárselo, trató de estar tranquilo pero una acción detonó su molestia


El diseñador se acercó algunos centímetros a él y le sujetó la mano, acariciándole discretamente el lomo de ésta con su pulgar, por educación Changmin no la retiró bruscamente pero su mirada cambió ligeramente, era obvio que fue incómodo, así que Yunho no lo dudó ni un poco y se acercó hasta ellos, agarró la mano de Changmin y la apartó del diseñador, ambos voltearon a verlo


– Lo lamento, pero debemos ir allá – se dirigió amablemente a la traductora, sin mirar al otro hombre, Changmin en cambió si miró a ambos y se despidió con una reverencia, el diseñador lanzó una última mirada al más alto, sonriéndole de forma seductora, el menor sintió un escalofrío pero no hizo nada tampoco, Yunho lo agarró del antebrazo y se lo llevó


-       Oye Yunho, no te pases – regañó mientras se dejaba llevar, Yunho no respondió, siguió caminando – Ey espera ¿a dónde vamos? Nos están viendo – dijo nervioso, sintiéndose observado pero en realidad casi nadie reparaba en ellos


-       Camina – ordenó de forma tranquila, luego guardó silencio hasta que estuvieron cerca del baño, entraron al baño y entonces lo soltó, volteó por fin hacia él


-       ¿Se puede saber que estás haciendo? – preguntó molesto


-       Mejor dime qué hacías tú, platicando con él, dejándote tocar – reprochó enojado, Changmin entonces comprendió y eso lo molestó más


-       ¿Ahora me vendrás con escenas de celos? ¿Qué crees que somos? – cuestionó preocupado y enojado, cruzándose de brazos en espera de una respuesta, Yunho lo miró fijo a los ojos unos instantes, luego le devolvió la mirada de enojo


-       No es eso, no me da confianza ese hombre, mirándote así, acercándose así, tocándote… ¿Qué se cree él? ¿Ah? –


-       Es cosa que no debería importarte – comentó con fastidio


-       Pues me importa, me importa mucho – declaró nervioso, temiendo hacer alguna confesión que arruinara su actual relación con Changmin, pero el menor no era tonto y desde hace tiempo temía escuchar de Yunho algo que le destrozara. Se miraron a los ojos en silencio, luego una persona entró al baño y los vio parados uno frente al otro, entre el espejo y los privados, ambos le miraron y sonrieron, cuando entro a un privado se devolvieron la mirada, en silencio, retándose, no necesitaban palabras, se reprochaban de esa forma, podían entenderse con solo eso. El hombre salió del privado y los miró extrañado, seguían en la misma posición mientras se lavaba las manos y hasta que se fue, Yunho estiró su mano y agarró la de Changmin, arrastrándolo al privado, cerró la puerta y la atracó


-       ¿Qué haces? El espacio es muy reducido aquí – se quejó molesto, pero Yunho no respondió, lo acorraló en la puerta y le dio un beso, sorprendido Changmin lo empujó - ¿Estás loco? Te dije que lugares públicos no – miró a su alrededor aunque solo estaban las 4 paredes del privado, pero su compañero no hizo caso, volvió a besarlo – Quítate – dijo molesto, apartándolo con más fuerza


-       Perdóname, pero es verdad, estoy celoso – confesó avergonzado, Changmin suspiró cansado


-       ¿Celoso de qué? ¿Creíste que me iría con él o algo así? No me iría con él, ni contigo, ni con nadie ¿me oíste? No somos pareja Yunho, métetelo en tu cabeza, No-Soy-Gay no me gustan los hombres ¿de acuerdo? – regañó molesto – El acuerdo era que no te sobrepasaras y lo estás haciendo – observó con fastidio, Yunho agachó la cabeza, avergonzado de su actitud, pero el menor tenía razón y él estaba faltando a los acuerdos


-       Lo siento, no lo haré de nuevo –


-       Sí, no lo harás de nuevo, esto se acabó – decretó casi con un nudo en la garganta, Yunho abrió ampliamente los ojos


-       ¿Qué? –


-       Ya no quiero esto contigo Yunho, nada de besos ahora, nada de nada entre tú y yo –


-       No me hagas esto, yo te… - se calló al instante, poniéndose rojo


-       ¿Tú me qué? – cuestionó nervioso, mirándolo tan cerca como estaban, Yunho agachó la mirada unos momentos


-       Nada – respondió con seriedad, Changmin lo miró y tragó saliva duramente


-       Ahora déjame salir – pidió amablemente pero con actitud seria, Yunho se hizo a un lado como pudo en aquel pequeño espacio, pero antes que su compañero abriera la puerta se escucharon voces al fondo, entonces voltearon a verse sorprendidos, alguien estaba por entrar al baño - ¿Qué hacemos? – preguntó preocupado el menor, poniendo nervioso a Yunho


-       No sé – respondió apenas pudo


-       Yunho… -


-       Ya sé, súbete a la taza –


-       ¿Qué? –


-       Anda – lo apresuró, haciéndole una seña, Changmin se enojó pero rápidamente bajó la tapa y se subió de cuclillas , Yunho lo sujetó para que no perdiera el equilibrio y no cayera, entonces se escucharon los pasos y voces dentro del baño, Changmin se sujetaba del pecho de Yunho y éste lo sostenía con una mano en la cintura y otra en el hombro, estaban demasiado cerca uno del otro, mirándose a los ojos hasta que Changmin no aguantó y bajó la mirada, instalándola en el pecho de Yunho, para Changmin no era secreto que su amigo tenía un prominente pecho, lo había tocado incluso, pero en esos momentos lo sintió tan suave que se sonrojó


-       Mira a otro lado – pensó avergonzado, pero no pudo por unos instantes, levantó de nuevo la mirada y Yunho lo observaba, a pesar de que aún se escuchaba movimiento afuera de ese privado, el mayor se agachó ligeramente y le besó en los labios, Changmin no se pudo mover para no hacer ruido pero cuando Yunho se alejó negó repetidas veces con la cabeza – No – susurró apenas, mirándolo con enojo, el mayor sonrió divertido, quitó su mano del hombro del menor y la colocó sobre la mano de Changmin en su pecho, apretándola contra él, haciéndolo sonrojar, el menor volvió a negar con la cabeza, se veía más molesto, Yunho apretó los labios para no echarse a reír, lo cual hizo enojar aún más a Changmin, quien no se aguantó y lo empujó con fuerza, haciéndolo caer sobre la puerta, pero Yunho aún lo sostenía de la cintura y lo alcanzó a llevar consigo, haciendo ruido inevitablemente, aunque Changmin no cayó de la taza ni bajó siquiera los pies, su cabeza estaba contra el pecho de Yunho, así que sintió su suavidad en el rostro


-       ¿Está todo bien amigo? – preguntó uno de los hombres que había entrado al baño, Changmin levantó su cabeza y miró con bastante enojo a su amigo, Yunho casi se echó a reír


-       Todo bien, casi me resbalo – respondió entre avergonzado y divertido


-       Menos mal – respondió el otro con una sonrisa, el otro hombre que había entrado con él ya se había ido antes que Yunho golpeara la puerta


-       Gracias por preguntar – ayudó a Changmin a acomodarse de nuevo de cuclillas y volvió a hacer esfuerzos para no reír


-       Espera… - dijo el hombre antes de salir - ¿Eres Jung Yunho verdad? Creo que reconozco tu voz – afirmó con curiosidad, Yunho y Changmin voltearon a verse, el menor hizo un gesto de desagrado


-       Sí – no tuvo más remedio que decir la verdad


-       Oh que sorpresa, estuve toda la noche esperando poder saludarte, te espero – contestó emocionado, a ambos se les fue la sangre a los pies, compartieron una mirada de miedo, el menor negó en silencio, Yunho no supo que hacer, se mordió ligeramente el labio inferior


-       No hace falta, yo te busco cuando salga – respondió tratando de parecer normal, aunque en realidad ni sabía quién era ese hombre


-       Oh no pierdo mi oportunidad de nuevo, te espero hombre ¿o es que acaso te hicieron daño los canapés? – preguntó en burla


-       Sí, eso pasa – dijo sin vergüenza, después de todo sería más vergonzoso que lo encontraran encerrado con otro hombre


-       No esperarás que lo crea ¿verdad? Tienes parado frente al excusado todo el rato – soltó una risa burlona pues había estado viendo sus pies, Yunho entornó los ojos y Changmin nuevamente hizo un gesto de desagrado – Creeré que Yunho esconde algo – comentó en broma


-       No es eso… espera, ya salgo – informó resignado, Changmin negó de nuevo, tenía miedo, pero su compañero se agachó hasta su oído – Saldré con cuidado, no abriré toda la puerta para que no te vea – explicó tranquilamente, Changmin afirmó resignado, así que Yunho lo soltó poco a poco y Changmin se agarró como pudo de la pared, usando sus dedos, Yunho se acomodó la ropa, descargó el agua y abrió la puerta un poco, haciendo un esfuerzo porque no se abriera mucho y el poder salir por una pequeña abertura, luego cerró la puerta del privado – Listo, vamos – dijo Yunho tratando de parecer tranquilo


-       ¿No te lavarás las manos? – preguntó el otro hombre, comenzando a desquiciarlo, ni siquiera lo conocía bien y el otro lo trataba como viejo amigo


-       Ah cierto – se acercó al lavabo y se comenzó a lavar las manos, por el espejo vio como la puerta se abría un poco, sorprendido se apresuró a lavarse y secarse las manos, mientras que dentro del privado Changmin no sabía que hacer, si se movía para cerrarla sería visto, además las puertas no se cierran solas y es obvio que por curiosidad aquel molesto hombre iría hasta allá, su corazón comenzaba a latir inquieto – Vámonos – dijo apresurado Yunho, agarrándolo del hombro para que no volteara, pero el hombre se giró de nuevo a él


-       Vamos, dame un abrazo – pidió con alegría, Yunho estuvo a punto de gritarle y sacarlo rápido de ahí pero se contuvo, el hombre no vio respuesta y se lanzó al cuerpo de Yunho, abrazándolo, él no tuvo más remedio que responder el abrazo, pero la puerta seguía moviéndose levemente, alcanzando a ver parte del costado derecho del menor


-       No no, detente – pensó afligido Changmin, casi a punto de sudar


-       Ya, vámonos – no aguantó más Yunho y se soltó, giró a aquel hombre y lo empujó con suavidad por la espalda


-       ¿Qué te pasa? –


-       Es que tengo sed – dijo con rapidez, aventándolo lentamente hasta que salieron por fin del baño, entonces el menor suspiró profundamente, su corazón estaba casi a punto de salir de su pecho, pero se relajó tanto que olvidó sostenerse y perdió el equilibrio, así que cayó irremediablemente al piso, golpeándose la cabeza con la puerta semi abierta, en ese momento entró Siwon al baño y lo vio ahí tirado, sorprendiéndose


-       ¿Haciendo lagartijas? – se mofó aunque estaba preocupado, Changmin se sobaba la cabeza


-       Son mis ejercicios nocturnos – respondió sarcásticamente, su compañero de agencia se acercó y le ofreció una mano, Changmin la aceptó y se levantó enseguida, volviéndose a sobar la cabeza – Gracias – acomodó su elegante ropa y luego su cabello


-       ¿Estás bien? – lo miró con suspicacia, Changmin asintió


-       Perfectamente – contestó con una falsa sonrisa, se fue a lavar las manos y salió del baño renegando y maldiciendo a Yunho, Siwon lo observó hasta que desapareció por completo


Al llegar al departamento Yunho lucía relajado pero Changmin aún estaba molesto, sin embargo ya no había tocado el tema, el mayor que había estado bebiendo más que él estaba alegre, más no borracho. El más alto se metió a su habitación para quitarse la ropa que había traído toda la noche, y aunque él siempre tomaba un baño cuando iban a un evento y regresaban al departamento por la noche, ésta vez no lo hizo, solo se pondría ropa de dormir y listo, además de ser una larga noche habían viajado en la vagoneta más de 2 horas desde Chungdam hasta Seúl y no había sido muy cómodo porque no pudo dormir


-       ¡Changmin-ah! – escuchó la voz de Yunho desde la cocina


-       ¿Qué quieres? – respondió un poco de mala gana, pero no recibió respuesta, entonces Yunho fue hasta la habitación y asomó su cabeza al interior mientras se agarraba del marco de la puerta


-       ¿Estás enojado? –


-       ¿Por qué? – disimuló mientras buscaba su ropa en el clóset, Yunho sonrió y entró a la habitación, sentándose en la cama


-       Por lo que pasó en la fiesta – lo miró fijamente, esperando su reacción, Changmin se giró hasta él y sonrió con falsedad


-       No, para nada, fuiste muy prudente – contestó con sarcasmo, sacó su ropa y luego se acercó a la cama, aventándola ahí, Yunho le miró preocupado


-       Era broma ¿verdad? –


-       ¿Qué? –


-       Eso de terminar –


-       ¿Terminar? ¿Por qué hablas como si hubiéramos sido pareja? – preguntó con media sonrisa, burlándose de él


-       No así, me refiero a terminar nuestro acuerdo –


-       ¿Te parece poco? Me besaste en un lugar público, hiciste una escena de celos y casi nos atrapan en una situación vergonzosa ¿Cómo puedes siquiera pensar que podemos continuar con esto? Se acabó Yunho, no más – sentenció decidido – Y quiero estar bien contigo, que estemos bien como amigos y compañeros que somos ¿de acuerdo? Pero nada de besos y esas cosas – expuso con decisión, mirándolo fijamente a los ojos, Yunho que había estado alegre ahora no tenía la sonrisa tonta de momentos atrás, lo miraba también fijamente, luego de unos momentos sin respuesta se puso de pie, acercándose un poco al otro, Changmin no se movió de su lugar


-       ¿Seguro? –


-       Claro, quiero que todo vuelva a la normalidad –


-       ¿Sabes que pienso? –


-       ¿Qué? –


-       Que no te creo – contestó secamente, sin dejar de mirarlo


-       ¿Qué? ¿Qué significa eso? – preguntó confundido


-       Que tú no quieres eso – respondió con una sonrisa, pero extraña, diferente a cualquier sonrisa que haya visto antes en él, así que se puso nervioso


-       Claro que es lo que quiero – respondió seriamente, preocupado al verlo con tanta seguridad, pero Yunho sonrió ligeramente, avanzando unos pasos hacia él, haciéndolo retroceder un poco


-       ¿Por qué te alejas? –


-       ¿Por qué te acercas? ¿No quedó claro? Ya no… - en un movimiento rápido lo alcanzó hasta acorralarlo contra la pared, no sabía si era gracias al alcohol que actuaba así, pero estaba decidido a no dejar que Changmin terminara con su nueva relación, el menor lo miraba con asombro - ¿Qué… qué haces? – mirándolo a los ojos trataba de descifrar lo que estaba pensando, aunque no hacía falta descifrarlo, podía imaginarlo


-       ¿No te parece una locura dejarlo? –


-       Locura es haberte propuesto algo así ¿en qué diablos estaba pensando? – reprochó molesto, intentando apartarlo con un empujón, pero cuando su mano izquierda se postró sobre su hombro derecho, Yunho le agarró de la muñeca y estrelló esa mano contra la pared, Changmin abrió los ojos ampliamente, sorprendido - ¿Qué te pasa? Suéltame – ordenó preocupado


-       ¿Quieres terminar esto entonces? –


-       Ya te dije que sí –


-       Y yo ya te dije que no te creo, a ti te gusta esto – sentenció con triunfo, sonriendo, pero Changmin no estaba del todo convencido, frunció el ceño mientras lo observaba


-       Deja de decir locuras, soy yo el que… - sin dejarlo terminar se acercó a él y tocó sus labios con su boca, tronándole un beso y alejando su rostro del suyo


-       Dilo de nuevo –


-       ¿Decir qué? –


-       Que ya no quieres esto –


-       Estás loco, suéltame por favor –


-       Solo quiero que lo digas otra vez, mirándome a los ojos, así de cerca como estamos, si me convences te dejaré en paz para siempre – sentenció decidido, estaba convencido de que su amigo solo quería terminar aquello por lo reciente de los acontecimientos de la fiesta


-       No hagas esto – lo miró con aquellos ojos suplicantes que eran debilidad para Yunho, pero no desistió, apretó más la mano entorno a la muñeca de Changmin y se acercó de nuevo, rozando sus labios apenas, el menor había inclinado su cabeza hacia la derecha, repeliéndolo


-       Changmin… solo dilo –


-       Ya no quiero… - repitió con voz baja, luego volteó hacia él y lo miró fijo a los ojos, Yunho devolvió la mirada, perdiéndose ambos en el otro – Terminemos esto Yunho, por favor – lo dijo con la mayor sinceridad que pudo, Yunho vio en sus ojos que efectivamente ya no quería continuar, aunque aún había un rastro de ello en su súplica, era como si el mismo Changmin no supiera lo que quería, pero no podía culparlo, las circunstancias los habían llevado a eso, solo él, solo Yunho amaba en esa extraña relación y mientras aquello fuera de esa manera jamás tendrían estabilidad, quizás era necesario ese espacio y ese tiempo que el menor había pedido en París. Se miraron aún unos momentos a los ojos, Yunho agachó la cabeza unos instantes – Lo entiendes ¿verdad? Yo no quiero perderte Yunho, pero esto… - se calló de pronto al ver a Yunho a los ojos, cuando el mayor levantó la cabeza lo miraba con tristeza


-       Está bien – respondió en tono bajo – Hasta aquí llegó por ahora – Changmin abrió amplio los ojos, perturbado por aquella afirmación, Yunho sonrió afligido, sabía que era una especie de despedida, pero no un final, eso jamás podría ser, así que cerró los ojos y se acercó al menor, dispuesto a besarlo, Changmin supo que le debía eso, una despedida con aquel beso, así que cerró sus ojos y entregó sus labios, de forma suave, incluso tierna, la caricia que recibieron de sus bocas fue más allá que cualquier otra del pasado, la mano de Yunho le soltó la muñeca para deslizarse por la mano del menor, entrelazando sus dedos la cerró en la de Changmin, quien poco a poco cerró también su mano, entrelazando sus dedos mientras se besaban.


Al terminar separaron sus bocas pero no sus cuerpos, Yunho fue el primero en abrir sus ojos, observando el rostro tranquilo de su compañero, pero cuando Changmin abrió sus ojos y se topó con los de Yunho sintió un estremecimiento en la boca del estómago


– Sé lo que pasará… – susurró cerca de sus labios, haciéndolo sentir su aliento – Serás tú quien me busque de nuevo – vaticinó convencido, el menor se quedó congelado, sintiendo que las rodillas le temblaban, pero se quedó callado, Yunho soltó su mano y se alejó, sonriéndole con ternura, Changmin lo miró a los ojos por última vez y entonces el otro se fue de su habitación, dejándolo pegado a la pared, en la misma posición hasta que pudo reaccionar y bajó su mano, aún sentía el calor de la mano de Yunho y por primera vez sus labios punzaban, los sentía arder, debía admitirlo, se moría por otro beso


A final de año viajaron hacia Japón, los habían invitado al festival de música anual, de nuevo competirían en uno de los dos equipos, además les habían avisado que tendrían un tour por aquel país, sacarían un nuevo álbum titulado Tone, estaban emocionados al respecto, hacía bastante tiempo que habían promocionado en Japón, les traía buenos recuerdos y a la vez amargas memorias, después de todo en el país del Sol Naciente fue donde tuvieron sus últimos momentos como un grupo de 5, pero no había tiempo para sentirse tristes al respecto, les esperaban muchas cosas, juntos, nuevos recuerdos que forjar, una amistad que reforzar y sorpresas que no podían anticipar, pero 2012 prometía ser uno de sus mejores años. Yunho miró en las pupilas de Changmin el reflejo de la emoción por lo desconocido, le sonrió como solo a él solía sonreírle y compartieron una mirada antes de tomar el avión rumbo a Japón, comenzarían las grabaciones del álbum y había que reunirse con la gente de Avex

Notas de Autor. **C'est à prendre ou à laisser. Una traducción cercana puede ser “Tómalo o Déjalo”

1 comentarios:

  1. ¡Intenso! su beso de despedida, lo que pasó en Francia, en Tailandia, Changmin rendido a Yunho, oh Dios!!! me encanta, gracias por escribir este fic, lo amo

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD