Novio secreto - Cap. 6

4 comentarios
Engaño y Despedida

Jaejoong abrió los ojos lentamente, a su lado, el cuerpo aún desnudo de Changmin descansaba junto al suyo, el menor estaba dormido, profundamente, acostado con la espalda sobre el colchón, los brazos descansando a los costados de su cuerpo, la frente en alto, como si mirara al techo, el mayor sonrió, su novio parecía un modelo incluso durmiendo. Jaejoong se acercó a él y se acurrucó en sus brazos, como si el otro estuviese despierto

  • No sabes cuánto me duele ocultarte las cosas —musitó con tristeza, cerró sus ojos y a su mente regresó la visita de Yunho, como si hubiese ocurrido segundos atrás. Jaejoong abrió los ojos y buscó el rostro de Changmin, lo miró respirar pausadamente y sintió que su corazón se aceleraba

Jaejoong suspiró pesadamente, como si estuviera muy cansado, se incorporó en la cama, apoyándose sobre su codo, observó el apacible rostro de su amante y estiró la mano izquierda hacia él, acariciándole el rostro

  • Mi hermoso Changmin —susurró con angustia —Hace unos años tomé una difícil decisión, pensando en lo que era mejor para mí… hoy, tomaré una decisión pensando en lo que es mejor para ti —continuó, con tristeza —Y es tal vez la decisión más difícil de toda mi vida —culminó sintiendo que su garganta se cerraba, apretó los labios con fuerza y se evitó llorar

Como si un llamado de su novio hubiese acudido a él, Changmin comenzó a removerse en su sitio, poniendo en alerta al mayor, Jaejoong obtuvo un esfuerzo aún mayor para no llorar y se armó de valor. Para cuando Changmin abrió los ojos, completamente despierto, se encontró con el rostro límpido de su novio observándolo, el menor sonrió, girándose hacia Jaejoong y depositó en sus labios un beso suave, el mayor correspondió a esa linda sonrisa y le besó la mejilla después, como si se tratara de su pequeño gatito

  • ¿Qué hacías mirándome tan fijamente? Pervertido —preguntó Changmin en modo de reclamo, jugando con su novio, como siempre, Jaejoong le sonrió con amplitud

  • Solo observaba tu rostro adulto, es casi igual que antes, tan niño… mi niño —respondió con un tono de tristeza que no pasó desapercibido para Changmin, enseguida el menor lo miró con preocupación, buscando sinceridad en sus ojos

  • ¿Qué tienes?

  • Nada —respondió con una sonrisa fingida, Changmin lo observó fijamente

Entre las desventajas de conocer muy bien a la persona que amas es que difícilmente creerás una de sus mentiras. En esos momentos el menor de TVXQ no creyó en la respuesta del mayor de JYJ, aquella mentira, tan mal disfrazada, fue descubierta por Changmin, miró a Jaejoong con suspicacia, pero no profundizó en encontrar la verdad tras aquella respuesta
  • Está bien —respondió secamente, obviando lo que sigue se incorporó en la cama y talló su rostro un par de veces, Jaejoong lo observó detenidamente, dándose cuenta que su mentira no solo fue descubierta, sino que Changmin estaba molesto por ella

Jaejoong agachó la mirada unos momentos antes de levantar la cabeza y buscar a Changmin, que se había puesto de pie, con su desnudez como única compañera. Lo dudó unos momentos pero se armó de un valor tal, que él mismo se sorprendió de su entereza

  • Hagamos un viaje —dijo de pronto, liberando la tensión que se formó tras el extraño silencio entre los dos, Changmin se giró hacia él y se miraron a los ojos

  • ¿Un viaje? —preguntó el menor, extrañado, Jaejoong asintió, luego sonrió con un esfuerzo enorme

  • Tengo una cabaña… —dijo con nerviosismo, sus manos comenzaron a sudarle, pero se controló con esfuerzo, Changmin podía leerle bien las expresiones y temía ser descubierto —Está a unos kilómetros fuera de la ciudad

  • ¿Por qué no me habías hablado de ella? Sería perfecta para nuestros encuentros ¿no crees? —preguntó extrañado, Jaejoong se puso nervioso, temiendo que se diera cuenta de su mentira

  • Es porque acabo de comprarla —mintió, con una sonrisa forzada, pero no fingida, el menor lo miró detenidamente, buscando en su mirada la verdad tras las repentinas palabras, pero esta vez Jaejoong actuó tan bien, que Changmin no sospechó el trasfondo de la mentira, aunque se sintió inquieto por no confiar totalmente en las palabras del hombre que amaba

  • ¿Y con viaje te refieres a ir a unas cuantas horas de aquí? —preguntó enarcando una ceja


  • Vaya concepto de viaje tienes —dijo con ironía

  • Con tu agenda no podemos aspirar a mucho —contestó con una mueca, Changmin sonrió y se acercó hasta él, se agachó y le besó sobre los labios

  • Siempre lo arruino todo ¿eh?

  • No, no —apresuró su respuesta —No quise decir eso —se disculpó agachando unos instantes la mirada, hasta que Changmin le sujetó sutilmente la barbilla, el mayor levantó la mirada y observó sus ojos —Solo di que sí ¿quieres? Vayamos ahí

  • Claro —sonrió con amabilidad y se agachó para besarle de nuevo, esta vez Jaejoong le correspondió y sus bocas se fusionaron en un beso tranquilo pero profundo. Al separarse Changmin se alejó enseguida, rumbo al baño

Cuando la puerta del baño se cerró, Jaejoong suspiró profundamente, tomó el mayor aire posible en sus pulmones y trató de controlarse, pero acababa de pedirle a Changmin hacer el viaje que cambiaría la vida de los dos para siempre

  • Espero estar haciendo lo correcto —pensó con preocupación, pero no estaba seguro de que aquello era lo más sensato, pero pensaba mucho en las palabras de Yunho, en su conversación con Yoochun, en la situación del chantaje y en el futuro de su querido Changmin, en el propio, en todas las cosas a favor y en contra, de momento dejarlo estaba siendo la respuesta más favorable para el menor


Una hora más tarde, Changmin dejó el pent-house de Jaejoong y se marchó lo más discretamente posible, consciente del peligro que corría, aunque ese tema no lo había tocado nunca con Jaejoong, Changmin dejaría que su agencia se encargara de todo, como siempre, él solo estaría pendiente de la situación si un nuevo suceso apareciera


El lugar era un Club Nocturno bastante exclusivo, de esos que cuidan tan celosamente la identidad de sus más frecuentes y exigentes clientes, que ni el mismísimo 007 sería capaz de descubrir dichos secretos. Una amplia habitación privada, dos hombres sentados frente a una mesa con vino y caros aperitivos adornándola, junto a cada uno, una hermosa chica joven, no mayores de 25, sirviéndoles de beber y acariciándoles de cuando en cuando los hombros, la espalda; pero sin interrumpirles en su importante charla

Uno de ellos sonrió, levantando su copa para brindar, el otro la levantó también, con menos ahínco, aun mirándole con suspicacia, pero confiando en su mirada a la vez. Eran contrarios en la industria, pero no enemigos personales, por lo que en esos momentos no había rencores entre uno y otro, solo un tema en común que les preocupaba a ambos

  • Son jóvenes, son impulsivos, y peor aún, están enamorados ¿Qué podemos hacer? —preguntó el más joven de los dos

  • Nada realmente —respondió rápido el otro —Pero tanto tú como yo, hemos invertido demasiado en sus imágenes, ¿no es lo más común cubrirles las espaldas? —completó el mayor de los dos. La mano traviesa de la chica a su lado rozó intencionalmente su pierna, pero él no se molestó en responderle de alguna forma, continuaba mirando a su contrario

  • Eso es verdad —consintió el presidente de C-jes, meditando unos segundos —Y sin embargo es inconcebible que nos orillen a esto

  • Definitivamente —respondió el actual presidente de SM —Sin embargo… —puntualizó —No pretendo que la carrera de uno solo comprometa el futuro de la carrera de los demás, tú podrás comprenderme

  • Claro —respondió secamente el más joven —Lo entiendo perfectamente… No es justo, pero la vida tampoco lo es —sonrió un poco, bebió de su copa y meditó

  • No cabe duda, la ironía no es mala amiga, míranos, aquí, charlando de un tema que nos preocupa, y claro, nos ocupa —observó el mayor de los dos, el presidente de C-jes sonrió al ver al presidente de la otra compañía, luego dedicó una rápida mirada a la chica a su lado

  • Tal vez algún día deberíamos volver a reunirnos ¿no crees?

  • Que así sea —contestó el otro, alzando su copa, ambos brindaron y bebieron del licor que las chicas les servían constantemente.


La cabaña de los padres de Yunho era modesta pero elegante a su modo, lo suficientemente grande para ser cómoda y lo suficientemente pequeña para ser acogedora. Changmin y Jaejoong dejaron las maletas cerca de la puerta y en cuanto esta se cerró se comieron a besos hasta acabar con el aire que les quedaba, al separarse se sonrieron

  • Vaya, has comprado una linda cabaña —observó Changmin, el mayor solo asintió mostrándole una sonrisa, pero no respondió. El más alto agarró las maletas y buscó la habitación principal, Jaejoong fue tras él

El integrante de JYJ buscó discretamente por todos lados alguna foto o cualquier indicio que lo delatara en su mentira, pero nada que pareciera que pertenecía a los padres de Yunho estaba ahí, por lo que Jaejoong suspiró aliviado en sus adentros

  • ¿Tienes hambre? —preguntó Jaejoong al otro —Puedo cocinar algo —completó, mostrándose tranquilo

Changmin sonrió, girándose hacia él se acercó y lo estrechó entre sus brazos, aspirando con sutileza el agradable olor de su cabello, sujetó algunas hebras con sus dedos y lo acarició, pegando sus labios al oído de su amante

  • Tengo hambre de ti —susurró excitado, haciendo que cada fibra de Jaejoong se removiera, sus poros se abrieron y la piel de gallina apareció, un escalofrío le recorrió el cuerpo y una ligera bocanada de aire se escapó por entre sus labios, suspirando lentamente

Changmin se apartó sutilmente tan solo para atrapar la boca de Jaejoong con la suya, aprovechando esos labios ligeramente separados. Se besaron con profundidad, buscando dominio absoluto en la lengua del otro, hasta que el último rastro de aire fue absorbido por el otro, se separaron solo para que Changmin continuara buscando el contacto de sus labios en la piel de Jaejoong

El menor le comió el cuello a besos, haciendo que Jaejoong dejara escapar jadeos suaves, entregados, mientras sus manos le recorrían la espalda, por encima de la ropa, deslizando los dedos con sutileza. Su cadera buscó la cercanía de la otra, sentir el miembro duro del otro en su muslo le excitó tanto que su erección no tardó en aparecer. Se tocaron mutuamente por encima de la ropa antes de desnudarse uno al otro, caminando enseguida hacia la cama

Changmin agarró ambos lados de la desnuda cadera de Jaejoong y arremetió a sus adentros, hasta que su pelvis quedó tan cerca del trasero del otro que sus cuerpos se volvieron uno solo, el mayor gimió complacido, luego las embestidas no tardaron en llegar, se agarró con fuerza de las sábanas de la cama y movió su cadera al ritmo que el otro le impuso. Changmin de rodillas y él agachado, de bruces

Jaejoong gimió satisfecho, entregado, deseando que Changmin lo hiciera más fuerte, más rápido, el mayor no dudó en pedirlo, en suplicarlo, y Changmin atendió a todas sus exigencias, hasta que le terminó dentro una parte, la otra sobre su baja espalda, luego se agachó y lamió de su propia esencia, aprovechando para regalarle algunos besos, hasta subir a su nuca, pegando su pecho a la espalda de Jaejoong para alcanzarla

Ambos cayeron sobre la cama, Changmin en la espalda de Jaejoong, pero no descansó ahí, descendió regalándole besos hasta toparse con su cadera, el mayor se giró para quedar cara a él, así el menor se posicionó al frente, le separó las piernas y él quedó en medio, se echó las piernas de su novio sobre los hombros y hundió su cabeza en la pelvis del otro, metiéndose a la boca el miembro de Jaejoong, haciendo que se estremezca

El sexo oral fue sucio, como les encantaba a los dos, como solo Changmin podía hacer, metiendo la punta hasta su garganta, succionando, haciéndolo sentir el retumbe de sus jadeos cada vez que aquel pedazo de carne le profanaba la boca, Jaejoong le sujetaba con rudeza el cabello y le ayudaba a moverse, guiando la velocidad, Changmin, sumiso, dejó que su amante le llenara la cara y redondeara sus labios con la punta del pene una vez que eyaculó, así el menor succionó por última vez el sensible miembro antes de volver a subir hasta toparse con los labios de Jaejoong, luego este le limpió la cara y volvieron a besarse, regalándole una sonrisa

  • Amo cuando usas así tu boca —alabó con sinceridad, Changmin sonrió, sintiéndose orgulloso de haber satisfecho de aquella forma a su amante

Se volvieron a besar y se abrazaron en silencio durante unos momentos, luego Changmin se soltó suavemente del abrazo de su novio y se puso de pie, Jaejoong lo observó de la cintura para abajo y se mordió el labio inferior

  • ¿Segunda ronda? —preguntó sonriente, Changmin miró hacia él y sonrió igual

  • Después de comer —contestó sinceramente, a Jaejoong no le extrañó dicha respuesta

  • Está bien, solo porque estoy de buenas —dijo con resignación, pero Changmin evitó que se pusiera de pie

  • Prepararé algo yo, tú espera aquí —se adelantó antes que Jaejoong pudiera decir algo más. Ambos se sonrieron y Changmin fue por su ropa interior, se la colocó y salió de la recámara principal rumbo a la cocina


Después de haber comido algo revisaron el resto de la cabaña, no había mucho que ver, pero Jaejoong insistió en prender la chimenea, mientras lo hacía, Changmin desempacaba las cosas de los dos, no tenían previsto quedarse muchos días, pero el menor era fanático del orden y siempre quería tener todo acomodado

  • Mi amor, ya está —informó el mayor al menor, Changmin salió de la habitación y se reunió con Jaejoong en la sala, ambos en ropa interior

Los dos frente a la chimenea vieron los leños arder, en silencio, maravillados por aquel espectáculo, era como si el par de troncos quemándose fueran ellos dos, sumidos en su pasión, en el ardor de aquel amor que los estaba consumiendo. Jaejoong sintió deseos de llorar y se agarró del brazo de Changmin, este no percibió aquel temor y continuó mirando el fuego por un tiempo más antes que Jaejoong se alejara de él

  • Tomemos un baño juntos —sugirió Jaejoong mientras Changmin continuaba mirando la chimenea, el menor asintió pero no volteó a verlo

La ropa interior de Jaejoong cayó sobre la cabeza de Changmin haciéndolo voltear, el menor se giró hacia Jaejoong y lo observó con sorpresa y reproche, sosteniendo la prenda en su mano

  • Sucio ¿por qué haces eso? —preguntó con una sonrisa entre sarcástica y diabólica, el mayor le sacó la lengua de forma juguetona, entonces Changmin aprovechó para quitarse también su ropa interior, intentó hacer lo mismo, pero Jaejoong esquivó el bóxer y este cayó al suelo, Changmin se deshizo del que tenía aun en la mano

  • Castígame entonces —contestó de manera provocativa, mordiéndose sensualmente el labio inferior, a Changmin se le puso dura enseguida solo de verlo, Jaejoong miró su entrepierna y se relamió los labios, comenzando después a caminar hacia atrás

  • No escaparás —sentenció Changmin, entonces el mayor le dio la espalda y avanzó deprisa hacia el baño, el otro lo siguió hasta alcanzarlo en la puerta, quiso rodearlo y darle un beso pero el mayor lo esquivó, entrando completamente al baño, yendo directo hacia la regadera

Jaejoong se apeó al azulejo frente a las llaves del agua y Changmin llegó hasta él, de frente, agachándose intentó robarle un beso, pero el mayor le agarró a él por la cintura, con un movimiento rápido se puso de cuclillas frente a Changmin y le besó el abdomen. El menor miró hacia abajo, colocó ambas manos sobre el azulejo y miró como el mayor comenzaba a besarle el miembro, sosteniéndose de su cintura para no caerse

El integrante de JYJ metió el pene de Changmin a su boca y se agarró con mayor fuerza a la cintura del miembro de TVXQ, entonces este aprovechó para balancear su pelvis de atrás hacia delante, embistiendo la boca de Jaejoong, como si lo estuviese haciendo contra sus caderas. El mayor se dejó penetrar la boca de aquella forma, sintiendo en su garganta el golpeteo del falo del otro. Jadeó placenteramente cuando sintió el primer chorro llenarle la boca, Changmin también gimió, extasiado, la cálida boca del otro le abrigó amorosamente y cuando el segundo chorro brotó inundó la lengua del mayor, el tercero le cayó sobre los labios, cuando Jaejoong lo sacaba de su boca, mientras Changmin, gimiendo ahogadamente, culminó con el último chorro cayendo sobre el azulejo del piso, hacía tanto tiempo que no se corría de aquella forma

Miró hacia abajo de nuevo y vio como Jaejoong tragaba lo que quedó en su boca, hasta que terminó lamiéndose los labios, luego comenzó a subir hasta estar de pie, Changmin sujetó su rostro con ambas manos y se dieron un beso apasionado, mientras la mano izquierda del menor bajó hasta atrapar el miembro del otro, comenzando a masturbarlo, pero cuando acabaron de besarse Jaejoong lo detuvo. Abrieron sus ojos y se miraron, Jaejoong levantó su mano y le acarició la cara a Changmin, él se sonrojó pero no dijo nada, besó una última vez a Jaejoong antes de darle la espalda y avanzar solo dos pasos, hacia la otra pared

El mayor se acercó con cuidado y besó la espalda de Changmin con besos lentos y profundos, succionándole la piel sin dejar marcas pronunciadas, mientras sus manos le rodearon las caderas, se acercó un poco más y le besó bajo la nuca, donde sus labios llegaban debido a la diferencia de estaturas. Escuchó un placentero jadeo de parte de Changmin cuando su miembro duro chocó contra la parte baja de su glúteo, Jaejoong retrocedió un paso llevándose con él la cadera de Changmin, haciendo que se agachara un poco más al frente, el más alto apoyó sus brazos cruzados sobre el azulejo de la pared y colocó la frente sobre ellos

  • Mi Changmin —susurró Jaejoong sobre la piel de la espalda del aludido, luego la besó en repetidas ocasiones, mientras sus manos, estiradas al frente, buscaron acariciarle el pecho, luego le masajeó sutilmente los pezones, haciéndolo jadear

  • Hazlo —susurró excitado, relamiéndose los labios —Métela ya… —suplicó turbado, deseando cada vez más ser dominado por Jaejoong, el único hombre al que se había entregado de esa forma en toda su vida

Obedeciendo pronto, Jaejoong le soltó los pezones y deslizó las manos por los costados de su cuerpo, con una mano le sujetó la cadera, mientras la otra se la llevó a la boca, se introdujo dos dedos y los chupó, cubriéndolos de saliva, luego escupió sobre ellos y los dirigió a la entrada de Changmin, masajeó alrededor por unos segundos y luego se agarró el miembro, comenzando a penetrarlo lentamente. Del otro lado, el jadeo de Changmin le erizó la piel, y mientras entraba en él un agradable escalofrío le atacó el abdomen

  • Changmin… —suspiró Jaejoong, entrando y saliendo de él cuidadosamente, besándole la espalda, el menor estaba menos acostumbrado a él y se notaba en sus gemidos ahogados y delirantes, en la presión de su entrada alrededor, atrapándole, succionándolo

  • Más… más… —gimió con necesidad. No le importaba nada, solo entregarse lo más profundamente al hombre que amaba, sin prejuicios, ni pasado doloroso, ni futuro incierto, solo un presente donde podía sentirse libre y amado

Se movió cada vez con más urgencia y el otro gimió cada vez más excitado. Apretó con fuerza la cadera del más alto con sus dedos mientras se corría dentro, gimiendo complacido con cada brote que llenó el interior del ser amado. Besó su espalda en repetidas ocasiones, dejando besos húmedos, hasta que se salió de él, le acarició los hombros y poco a poco el otro se incorporó, se giró hacia Jaejoong y se besaron, abrazándose con necesidad, luego buscaron los ojos del otro y compartieron una risa cómplice, otro secreto que les pertenecía solo a ellos dos, otra entrega, diferente a todas las demás, porque cada vez que hacían el amor nunca era igual a otra.

  • Fue maravilloso —dijo Jaejoong cuando salieron de bañarse. Ambos envueltos en toallas alrededor de la cintura, el mayor con el cabello escurriendo agua mientras que el menor se secaba con una toalla más pequeña, al terminar la pasó al otro y Jaejoong se secó también el exceso de agua en el cabello con ella —Repitamos más seguido —dijo con emoción

  • Te he dicho que cuando quieras —respondió avergonzado, buscando su ropa interior dentro del clóset, donde la había guardado. Agarró ropa de ahí y antes de comenzarse a vestir sintió los brazos de su novio rodearle la cintura, Jaejoong se acercaba por detrás

  • Se sintió muy rico… Aún sigues tan apretado… —comentó con el tono más morboso con el que pudo hablarle y al escucharlo Changmin se sonrojó por completo

  • Eres un asqueroso —dijo en broma, completamente avergonzado, Jaejoong se rio sobre su piel antes de darle un beso en la espalda, Changmin sonrió —Pero si lo hacemos más seguido de esa forma, dejaré de estar “tan apretado”, como dices —observó de forma analítica, Jaejoong no respondió, en cambio recordó que estaba ahí por un motivo, y ese era decirle adiós a su novio, terminar con su relación, no habría más veces

  • No importa, te amo mi Changmin —dijo en tono bajito, Changmin lo escuchó pero no percibió aquel sentimiento de soledad que Jaejoong ya comenzaba a experimentar —Apretado o no —completó para aligerar su propia carga sentimental, Changmin soltó una sonora carcajada, se deshizo del agarre de su novio y se giró hacia él

  • También te amo, mi Jaejoong, mi todo —sujetó su rostro entre ambas manos y se agachó un poco, cerraron sus ojos al mismo tiempo y comenzaron a besarse suavemente.


Casi a la media noche, cuando ambos terminaron de cenar, se desnudaron y acurrucados uno junto al otro se cubrieron con un edredón, sentados frente a la chimenea, no habían vuelto a hacer el amor después del baño, pero disfrutaban de la mutua desnudez

  • Debería durar para siempre —musitó Changmin mientras Jaejoong le frotaba un brazo con su mano derecha, la izquierda le agarraba ese mismo brazo por debajo del codo

  • ¿El leño? —preguntó el mayor

  • Este momento, nosotros solos, sin el mundo de afuera… y claro, desnudos —respondió Changmin con toda tranquilidad, su novio soltó una risa poco discreta

  • ¿Adán y Eva versión homo? —preguntó divertido, el otro asintió

  • Y más sexys —contestó en modo juguetón, luego pasó el brazo que antes Jaejoong le frotaba y le rodeó los hombros, lo atrajo hacia él y Jaejoong apoyó su cabeza en el brazo del menor

  • Changmin…

  • Dime

  • Si alguno de nosotros fuera mujer ¿crees que estaríamos juntos sin tener que ocultarnos? —preguntó con tristeza, odiaba tocar esos temas, pero en esos momentos se sentía sensible

  • No lo sé, quizás sería más fácil en algunos sentidos —meditó Changmin —Pero me gusta que seamos hombres —sonrió emocionado —El sexo es muy interesante

  • ¿Solo piensas en sexo? —preguntó turbado, pero en broma

  • Sabes que no —respondió indignado —También pienso en alcohol —dijo con sarcasmo, Jaejoong se apartó de su hombro y se giró hacia él, sin dejar caer el edredón que descansaba sobre sus hombros

  • Bebamos algo —sugirió el mayor —Iré por una botella

  • Sí —completamente de acuerdo en la sugerencia, Changmin dejó que Jaejoong se levantara del suelo y fuera al mueble donde estaban los vinos

  • Así será más fácil —meditó Jaejoong para sus adentros, buscando con urgencia una botella de Vodka, sabía que Changmin no resistía mucho

Ambos comenzaron a beber mientras conversaban, sin medir la cantidad, sin medir el tiempo, Jaejoong de cuando en cuando miraba al menor, tratando de percibir sin ser muy obvio cuando estuviera cada vez más mareado. Aunque los dos resistían beber mucho, la diferencia era que Changmin estaba más acostumbrado a la cerveza que a otro tipo de bebidas embriagantes, él en cambio estaba más acostumbrado a beber diferentes tipos de bebidas

Luego de casi dos horas bebiendo, Changmin parecía muy cansado, pero trataba de mantenerse despierto, Jaejoong parecía muy tranquilo pese a que entre ambos llevaban casi cuatro botellas. El menor reía tontamente casi de todo, mientras que el mayor trataba de no perder detalle de aquel hermoso rostro, sonriente, animado

  • Hey, ¿Qué pasa? Te has quedado callado —comentó Changmin cuando notó que su novio se había callado por demasiado tiempo, siendo él tan conversador era muy extraño

  • Tengo un poco de sueño —contestó aunque no era verdad, el menor si parecía cansado, pero él no

  • La fiesta aun no acaba —reprendió el más alto, se acercó gatunamente a Jaejoong que estaba frente a él, desnudo con la botella junto a sus piernas, junto al vaso que aún tenía de su bebida —No es tiempo de dormir

  • Changmin, hemos tenido ya mucho sexo ¿no crees? —preguntó haciéndose el desentendido, pero el otro negó fervientemente

  • Lo hemos hecho más veces en un solo día —contradijo sin problema y era verdad, en una ocasión, ambos tuvieron sexo en casa de Changmin casi siete veces, la séptima el mayor no logró la erección y el menor se conformó con una ayuda manual de parte de su novio —No tienes idea de cuántas ganas tengo de ti, siempre —confesó sin problema y Jaejoong sonrió, permitiendo que su novio llegara hasta él y le diera un beso en la frente, luego en la nariz y hasta encontrarse con su boca, devorándola sin medida

  • Hazme el amor Changmin —suplicó en medio de un suspiro, completamente excitado. La petición excitó también al otro, que se puso duro con tan solo escuchar aquel gemido de súplica

Jaejoong se dejó caer de espaldas al suelo, apoyándose con sus codos, quedando su pecho ligeramente levantado, las piernas estiradas y un poco abiertas, echando la cabeza hacia atrás, Changmin aprovechó y se acercó sobre él sin encimarse, agarró la copa con vino que su novio bebía y vertió el líquido sobre su pecho, al instante el mayor se estremeció y exclamó un jadeo, luego sonrió, Changmin se agachó y sin dudar atrapó uno de sus pezones con los labios, lo masajeó con la lengua hasta succionar después el alcohol sobre este, hizo lo mismo con el otro, haciendo que Jaejoong se retorciera

  • ¿Te gusta? —preguntó traviesamente el menor, Jaejoong asintió y el otro no se quedó con las ganas, estiró la mano y agarró la botella, no quedaba mucho, pero fue suficiente para que pudiera verter sobre el resto del cuerpo

Changmin dejó caer del delicioso líquido sobre el pecho de su novio, el abdomen y su miembro, Jaejoong exclamó un gemido, deseoso por sentir la experta boca de su novio sobre su cuerpo. Cuando el menor se deshizo de la botella vacía, se acercó a su novio y continuó con el ritual, le lamió y succionó los pezones, bajó con besos por el resto de su pecho hasta el abdomen, llegando al ombligo absorbió el líquido que había en él y luego masajeó alrededor con su lengua, introduciéndola después, Jaejoong se removía en su lugar, jadeando, con el miembro cada vez más duro

  • Delicioso —dijo sin pudor el menor, lamiéndole la punta del pene, mientras tres dedos de su mano izquierda se introducían en su cavidad, Jaejoong cerraba los ojos y se relamía los labios, sintiendo los dedos de Changmin rebuscar dentro de él, buscándole la próstata, estimulándolo, sintiendo como la cueva de su novio se cerraba alrededor de sus dedos

  • Cielos Changmin —suspiró con desesperación —Que rico… —sonrió satisfecho. No sabía si era el alcohol o si su novio se estaba cumpliendo otra fantasía, pero amaba que experimentara con él, que le hiciera sentir cosas nuevas cada vez

El menor sonrió, excitado de ver las reacciones del otro, y quiso más, quiso verlo gritando y gimiendo, escuchar su nombre de sus labios, explotar su pasión al extremo. Sacó los tres dedos y luego introdujo solo uno, el medio, así pudo meterlo más adentro empujando su mano al frente, encontró la ansiada próstata, una vez que llegó a ese punto movió el dedo hacia arriba para una mejor estimulación, volviendo loco a su novio de placer

Mientras incitaba aquella zona le agarró los testículos con la otra mano y masajeó, su boca buscó la punta de su miembro y la introdujo en ella, dando pequeñas succiones. Jaejoong empuñó las manos con fuerza y no evitó gritar de placer cuando el estímulo en su próstata le provocó un orgasmo tal que se arqueó al frente. Un gemido agudo escapó de su garganta y agitado por completo se dejó caer sobre el suelo, los codos ya no le sostenían y se llevó ambas manos al cabello, se sujetó fuerte y sonrió extasiado, luego rio nervioso, era la primera vez que sentía un orgasmo anal así de intenso y era lo mejor que le había sucedido sexualmente en toda su vida

  • Eres el mejor… —jadeó, sudando, las piernas aún le temblaban, tardó unos segundos en incorporarse de nuevo con los codos, un espasmo lo hizo estremecerse antes de toparse con la mirada llena de deseo de Changmin, supo que no se había terminado, fijó su mirada en el miembro del menor, estaba hinchado y ya goteaba un poco, sintió deseos de chupárselo, hacerle terminar en su boca, pero los planes del otro eran distintos, Changmin le agarró ambas piernas y las separó, luego las empujó al frente

Por el impulso de empujar sus piernas abiertas al frente, estas se flexionaron y por consiguiente Jaejoong movió los brazos, haciendo que sus codos dejaran de ser su soporte, captó la idea enseguida y se sujetó ambas piernas por debajo de la rodilla, miró la cabeza de su novio en medio de sus piernas abiertas y flexionadas, lo observó acercarse y luego sintió la lengua de este lamerle justo en el perineo, deslizándose hacia abajo, le redondeó la entrada sin inhibiciones, llevándolo a la gloria

Changmin lamió alrededor, luego intentando lo mejor que podía introducir la lengua. Se ayudó de los dedos solo para juguetear, sin buscar aquel punto que minutos atrás llevó a Jaejoong casi a sufrir un infarto

Las ventajas de la confianza y el amor es que las personas, cuando están demasiado acostumbradas al cuerpo del otro, es que el secreto se acaba, más no la curiosidad, el intento de experimentar cosas nuevas. Entre ellos hacía mucho tiempo que el sexo era más que eso, era una búsqueda constante del placer en el otro, de hacer disfrutar al ser amado de formas diferentes cada vez. Para Changmin resultaba doblemente placentero ver a Jaejoong retorcerse de deseo, extasiado, más que su propio placer físico, buscaba llevar a su novio a la gloria, dejarlo ver que es posible tocar el cielo con las manos

  • Ya, no aguanto —suplicó ansioso el mayor —Fóllame, fóllame duro —pidió abrumado, deseaba sentir a su novio dentro de él, aquella era su última vez, aunque el menor no lo supiera, aunque él se moría de dolor solo de pensar que al día siguiente sus vidas estarían tan alejadas la una de la otra que hasta respirar resultaría ser tortuoso

Changmin sonrió con malicia, amaba cuando Jaejoong decía cosas sucias o suplicaba de manera tan brusca, era tan excitante que no dejaría con las ganas a su novio, así que deja de torturarle con la lengua y se hinca, el mayor no soltaba aún sus piernas, las rodillas le llegaban hasta la cabeza, ofreciéndole a su novio una panorámica total. El menor no dudó en dejar caer un hilo de saliva y lo untó con su pulgar, introdujo la punta de este y dilató hacia un lado, con la izquierda se agarró el pene y lo llevó hacia la entrada de Jaejoong, entrando de una sola hasta el fondo, el mayor se arqueó al frente sin soltarse las piernas

  • Jaejoong… —suspiró el menor cuando la cavidad se contrajo, aprisionándolo fuerte, aquella posición se sentía gloriosa, si no fuera porque Changmin se contuvo, se habría venido enseguida dentro de él

El miembro de TVXQ se empujó hacia el frente y dio la primera estocada, se agarró de los glúteos de Jaejoong para empujarse con mayor fuerza, tratando en lo posible de ser rudo, como su novio se lo había suplicado, era difícil debido a la posición, pero no imposible y Changmin hizo uso de toda su fuerza, logrando tocarlo hasta el fondo, el golpeteo de sus pieles cada vez era más fuerte

Compartieron una mirada llena de deseo y se sonrieron, si un director de cine porno los viera en ese momento les daría un contrato millonario. Changmin deseaba más, hacer delirar a Jaejoong hasta desfallecer, llevó la mano hacia el miembro dormido de su novio y lo agarró con fuerza, lo hizo jadear, Jaejoong le miró lascivamente, observando como Changmin dejaba caer saliva sobre este, sin dejar de empujarse hacia delante

Lo masturbó con rudeza, dando jalones que se sintieron como un manjar, Jaejoong estaba al punto, todo su cuerpo se sentía arder, el miembro de su novio, cada vez más húmedo y duro estaba por colapsar, y mientras sentía aquella intromisión, su propio miembro estaba por culminar también en la mano de Changmin

  • ¡Ah! —gimió con fuerza y cerró los ojos, Changmin se salió de él justo a tiempo para dejarle caer encima sus chorros de semen, mientras su propio miembro colapsaba también encima de su cuerpo

El líquido blanquecino de ambos le llenó la cara, el cuello, el pecho, el abdomen y su propio miembro. Jaejoong dejó caer sus piernas a los costados del cuerpo de Changmin y respirando aún agitado sintió como su novio aún le masajeaba el miembro. Como pudo el mayor abrió los ojos y vio al menor en medio de sus piernas, con la izquierda se sostenía el pene y con la derecha se lo sostenía a él, los frotó sutilmente uno contra el otro, húmedos y casi dormidos. Changmin respiraba agitado, mirándolo con amor, exhausto

  • Excelente trabajo —alabó Jaejoong y Changmin sonrió satisfecho, soltó el miembro de ambos y se agachó hacia el frente, se besaron lentamente, disfrutando de sus mutuas lenguas, buscándose las amígdalas

  • No sabes cuánto te amo —susurró el menor, lo miró a los ojos y su mirada cristalina le rompió el corazón a Jaejoong, dejándolo mudo

  • Lo sé, mejor que nadie —contestó el mayor, estiró su mano hacia él y le acarició la mejilla, volvieron a besarse, esta vez por pocos segundos, al dejar de hacerlo el menor le limpió con la lengua el semen que cayó en su rostro, luego volvieron a besarse en la boca

Changmin limpió a Jaejoong el resto con la camisa de éste que estaba en la sala, sobre el suelo, luego volvió a él, agarraron el edredón y acostados se lo echaron sobre el cuerpo. Se abrazaron bajo el calor de aquella tela, frente al calor de la chimenea, en silencio los dos, Jaejoong se levantó un poco pasados unos segundos, dispuesto a decirle te amo por última vez, pero cuando lo miró se dio cuenta que ya estaba dormido, profundamente, sonrió con amargura

  • Te amo —dijo con la voz quebrada, se levantó sin cuidado, sabía que ya no despertaría con todo aquel cansancio y con todo aquel alcohol, él era más resistente

Jaejoong se alejó de él y tomó un baño para despejarse, se preparó un café antes de juntar sus cosas. Cuando terminó miró el reloj, eran casi las cuatro de la mañana, su maleta lista en la puerta, las llaves de su auto en mano. Se acercó a Changmin y se hincó a su lado, lo abrigó amorosamente hasta el pecho y le acercó los labios a la mejilla, le dio un beso inocente

  • Mi vida, espero seas feliz sin este terror constante de lo que nos espera en el futuro y que aquellos que desean dañarnos no tengan más motivos de acosarnos de esta manera —susurró cerca de su oído y los labios le temblaban, solo de pensar en el terrible chantaje, en lo que les esperaría si todo se descubría, tenía mucho miedo y deseaba proteger a Changmin por encima de todo —Adiós mi amor —se levantó del suelo después de acariciarle los cabellos

Miró hacia atrás desde la puerta, agarró la maleta que había dejado ahí y observó a su Changmin por algunos pocos segundos, suspiró profundamente y se armó de valor. Salió de aquella cabaña sin llevarse las llaves, las había dejado para que Changmin cerrara, junto con una nota rápida. Subió a su auto, cada quien había llevado el suyo, aún no amanecía, el cielo estaba oscuro. Jaejoong manejó de regreso a Seúl, limpiándose las lágrimas que salían de sus ojos, sollozando, muerto de dolor, temblaba tanto que temía chocar o provocar otro accidente, pero no lo hizo y así regresó a casa cerca de las seis de la mañana, se tumbó en la cama y lloró tan fuerte que terminó agotado, quedándose dormido en medio de un solo pensamiento, Changmin

N/A. De nuevo ¡Hola! :D Espero les guste este nuevo capítulo, aunque el final es en realidad triste :( Espero me den sus opiniones, gracias por leer este fic

4 comentarios:

  1. ;u; por qué?????
    me gustó pero sé que dolera jlgdgfgh uwu

    ResponderEliminar
  2. Que capitulo tan, tan hot!!!, per por favor no seas cruel, que no sufran, que se cuenten todo y manden al diablo todo y huyan lejos y que sean muy felicea!!!... Has de decir y tu nieve de que la quieres, jajaja...

    Gracias!!!

    ResponderEliminar
  3. ¿Y ahora qué va a pasar? :( Pobre Changmin, cuando despierte y no vea a Jae va a sufrir mucho u.u

    ResponderEliminar
  4. No pensé realmente que se atreviera a dejarlo, me sentí muy mal por él, a ver como lo toma Changmin :( pobrecito

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD