Lovestrong - Cap. 2

7 comentarios
Por siempre.
Changmin estaba furioso, y comenzó a caminar de un lado a otro, dejando que su enojo irracional, aumentado por la idea de perder a Jaejoong, lo dominara.
-Te lo prohíbo, si es necesario te voy a encerrar en este departamento, pero si crees que vas a dejarme así de fácil, te equivocas. –Le dijo, con voz baja, pero llena de amenaza.
Jaejoong, no podía creer lo que estaba escuchando.
-¿Estás loco?, ¿Es que acaso no leíste la carta?  –Le preguntó, totalmente incrédulo por la forma en que se estaba tomando la situación, sobre todo después de lo que debió leer en la carta,  ¿de verdad lo estaba culpando a él?
Changmin se detuvo en medio de la sala después de escucharlo, mirando fijamente a Jaejoong, quien se encontraba paralizado en el pasillo que da a la puerta. Sin darse cuenta, lentamente comienzan a caer lágrimas por sus ojos, sus piernas no resisten más su peso y se desploma, sin poder evitar el dolor, porque si cree Jaejoong que su corazón está roto, el de él se encuentra hecho trizas en ese momento.
Jaejoong no puede verlo así y corre a arrodillarse frente a él, abrazándolo tan fuerte, como si no quisiera soltarlo nunca más y vivir por siempre en ese abrazo, mientras Changmin lo hace como si su vida dependiera de ello, como si Jaejoong fuera su tanque de oxígeno. Con los rostros enterrados en el cuello del otro, llorando sin parar.
-No me dejes, por favor Jae, no me dejes, si aún no crees que se puede morir de amor,  yo te lo puedo decir, te lo aseguro, yo me muero sin ti, me muero, por favor, no dejes que muera, por favor, mi amor, por favor. –Changmin entre sollozos, solo podía suplicar aferrándose desesperadamente al delgado cuerpo de su novio.
Jaejoong, ni siquiera puede articular palabra, se siente tan miserable de ser el causante del dolor del otro. Pero él no quiere irse, nunca lo quiso, pensó que sería mejor para los dos, que Changmin ya no lo quería, pero estaba tan equivocado. Estuvieron en esa posición arrodillados, abrazados y llorando por varios minutos más, no querían soltarse y tampoco podían, necesitaban saber que todo era real, que estaban juntos y que se tenían el uno al otro sin importar nada.
Cuando se calmaron un poco, Changmin se separa y lo toma de los hombros fuertemente para que Jaejoong lo mire a los ojos y lo escuche atentamente.
-Hace unos tres meses, se abrió un cargo en la empresa, una promoción, al que postulamos cuatro personas, era mi oportunidad, no solo profesional, sino también para poder juntar el dinero que nos permitiera comprar la casa que vimos el verano pasado, de la que te enamoraste. No te lo conté porque quería que fuera una sorpresa. –En este momento esbozó una leve sonrisa.
-Sabía que esto iba a implicar muchos sacrificios, como quedarme horas extras y asistir a más reuniones, pero nunca supe que tanto. Hubo días que incluso no almorzaba y me quedaba hasta pasadas las doce de la noche, perdí la cuenta de cuantas horas pasé trabajando en un solo día. Después de un mes, te lo iba a decir, porque ya ni siquiera te veía y nuestras conversaciones se limitaban a un hola y chao, y ya no lo soportaba más, pero no quería preocuparte, tú también estabas muy ocupado con el trabajo y no quería que te sintieras culpable, sólo tenía que aguantar un par de meses más y lo conseguiría. Ya para el segundo mes, estuve por rendirme, te lo iba a contar todo, pero me llamaron para decirme que éramos dos ahora los seleccionados, así que estaba a muy poco de conseguirlo. –Mientras hablaba, Jaejoong pudo notar el cansancio que se reflejaba en cada gesto de su rostro y se sintió tremendamente culpable por no haberse dado cuenta antes, estuvo tan ocupado auto compadeciéndose que ni siquiera fue capaz de notar lo cansado que estaba el otro. Y con una mano le comenzó a acariciar el rostro.
-Cuando me llamabas para saber a qué hora llegaba, o cuando querías que te acompañara a algún sitio, me dolía decirte que no, pero sabía que si insistías iba a terminar cediendo, ya sabes, me reclamabas mucho al principio cuando te llamaba contándote que llegaría tarde, así que para evitar la tentación de dejar todo botado e ir corriendo a verte, se me ocurrió comenzar a enviarte mensajes. –Dijo esto con una sonrisa triste y continuó. -Cuando estaba muy cansado y con muchas ganas de verte, miraba nuestra foto que tengo en el escritorio, la que tú elegiste, el mirarla me recargaba de energías, mientras pensaba la cara que pondrías cuando te contara todo. Pero si hubiera sabido que el mayor sacrificio ibas a ser tú, habría renunciado de inmediato, pero estaba tan cegado con mi objetivo que me olvidé de todo lo demás, incluso de lo más importante de mi vida.
En este punto, Changmin no pudo más y comenzó a llorar nuevamente y Jaejoong con sus dedos fue deteniendo el camino de las lágrimas. Ahora entendía su alejamiento, que estúpido había sido, pero aún quedaba algo sin responder.
-Pero, ¿quién era esa mujer? –Le preguntó, con voz débil, pero seguro de querer saber la respuesta, no importaba cual fuera.
-Hace dos días me avisaron que lo había conseguido, que el puesto era mío, en ese momento llamé de inmediato a mis papas ya que ellos habían hecho el contacto con la corredora de propiedades, se los había pedido como favor hace un tiempo. La encargada fue la mujer que viste, hizo el trabajo muy rápido e incluso nos aseguró que la casa sería nuestra en un mes más, así que la  invitamos a una cena para agradecerle. –Esta vez esbozó una sonrisa más clara. -Hoy volví más temprano porque pedí permiso, ya que quería pasar a buscarte al trabajo, pero decidí pasar por el departamento antes, para cambiarme de ropa, te iba a invitar a cenar para que celebráramos el ascenso, ya que la sorpresa de la casa sería una vez fuera nuestra oficialmente, pero cuando llegué, vi esa… No pudo terminar y en su lugar tragó fuerte porque sentía que se le estaba formando un nudo en la garganta.
-No puede ser, ¿cree todo un drama dentro de mi cabeza? –Dijo Jaejoong en un susurro, completamente impactado.
-No es tu culpa, yo te abandoné en primer lugar, te dejé solo, no fui capaz de compatibilizar mi trabajo y tú, y no me di cuenta de cuanto te estaba lastimando, era obvio que pensaras lo peor.
-No lo entiendes, Min, me di por vencido tan fácilmente.
-No, no lo hiciste, ¿por qué volviste realmente? Revisé nuestra habitación y todo el departamento y no había rastro tuyo, te llevaste todo, no regresaste porque algo se te quedó o mejor dicho si regresaste porque dejaste algo o más bien a alguien. –Le dijo Changmin acariciando su rostro.
-Soy tan estúpido –Le dijo muy triste Jaejoong, a pesar de que Changmin tenía razón, se había arrepentido en el momento que puso un pie afuera del departamento, como un zombie camino a la parada de taxi, pero se quedó mirando al vacío por varios minutos, sabía que no podía irse de esa forma, sin hablar con el hombre que había compartido casi la mitad de su vida, si iban a terminar todo tenía que ser frente a frente, no a través de un estúpida carta, por lo que volvió rápidamente para romperla y esperaría a que llegara del trabajo, no importaba la hora, se quedaría despierto toda la noche su fuera necesario, para finalmente tener la conversación más seria de sus vidas, ya que si su novio no lo quería más, tendría que decírselo en su cara por más duro que fuera.
-No, no lo eres, solo eres un hombre muy enamorado. –Le recordó Changmin con una enorme sonrisa.
-¿Cuántas veces leíste la carta? –Le pregunta, ahora un Jaejoong muy avergonzado, tapándose la cara enrojecida con las manos.
-Unas diez veces. -Le dijo, ahora serio porque recordó a cierta persona nombrada demasiadas veces en esa carta.
-¿Te-te vas-vas a ir con él? –Le preguntó Changmin, de nuevo con el mismo nudo en la garganta.
Jaejoong, primero no sabía a qué se refería, pero recordó el contenido de la carta y no pudo evitar sonreír como hace tiempo no lo hace. No puede creer que Changmin aún tenga dudas, así que le va a demostrar cuanto lo ama y cuanto lo ha extrañado.
Aún se encuentran arrodillados en el piso alfombrado de la sala, por lo que Jaejoong se acerca lentamente y captura despacio los labios del más alto, quien aún con las emociones a flor de piel, no puede contenerse y profundiza el beso inmediatamente, tomando y probando lo que es suyo. No podía creer que estuvo tanto tiempo sin la delicia y el placer que le causaba tener a su novio entre sus brazos. Los besos rápidamente aumentan en intensidad y pronto están los dos quitándose la ropa apresuradamente, casi rompiendo los botones de sus camisas y los cierres de sus pantalones, ya no pueden esperar más, han pasado demasiado tiempo separados, y necesitan sentir la piel y el calor lo más rápido posible. Ya completamente desnudos, Changmin se posiciona sobre el más bajo, tratando de hacerlo con gentileza pero fallando en el intento, tiene tanto deseos de probar esa piel y sentir su aroma, que siente que si no lo hace en ese momento se volverá loco, así que sin detenerse, comienza a besarlo de forma descendente, sin parar, dejando marcas en su piel, sobre todo en el cuello ya que era un lugar visible. Siempre fue celoso y algo posesivo, pero jamás se sintió como ahora cuando estuvo a punto de perderlo, quería grabarse en el cuerpo de Jaejoong de todas las formas posibles y que nadie se atreviera a ponerle siquiera la mirada encima.
Jaejoong, siente que no resistirá por más tiempo, ya que las caricias lo estaban volviendo loco, las manos y boca de su novio, con una urgencia que no sentía desde sus años de escuela, cuando eran unos adolescentes con las hormonas revolucionadas, lo recorrieron sin dejar ningún lugar sin tocar y ahora esas grandes manos volvieron a su miembro que estaba a punto de explotar y para su sorpresa con una gentileza que no cuadraba con su ansiedad, lo comenzó a preparar con los dedos lubricados con su propia saliva, pero Jaejoong no podía esperar más.
-No, no hagas eso, solo te quiero dentro ya. –Le dijo Jaejoong, no sabiendo lo sensual que se veía pidiéndolo de esa forma, en un susurro, con la su lengua pasando por sus labios y sus ojos cargados de deseo. A Changmin, no se lo tenían que repetir dos veces, porque también ya no lo soportaba más, sobre todo después de la forma en que se lo pidió y de inmediato, con un gran esfuerzo para no lastimarlo. Lentamente con su miembro sostenido por su mano, se introduce en la caliente y estrecha entrada de su novio. Y ambos emiten un profundo gemido de placer, que es pronto acallado por un beso lleno de pasión, dónde sus lenguas se entrelazan sin querer separarse. Lentamente Changmin comienza a penetrarlo, pero no resiste el calor que emana Jaejoong, su sabor y los gemidos que salen de esos labios que eran su más grande tentación, así que rápidamente siente que pierde el poco control que le queda y con todo el impulso que puede su fuerte cuerpo, comienza a embestirlo con una rapidez y fuerza que de seguro les dejara marcas a ambos en sus cuerpos, finalmente dejándose llevar por el placer infinito que siempre sienten cuando están tan unidos, no solo físicamente, sino también en mente, corazón y alma.
-Ya no-no-no puedo más.  -Alcanza a decir Jaejoong, cuando está a punto de correrse.
-Yo tampoco, ya… Changmin no alcanza a decir más, ya que en ese momento, se corre tan fuerte, que siente que pierde todos los sentidos por un momento, ambos sintieron el orgasmo con cada fibra de sus ser, no queriendo que se detuviera nunca. Sintiendo las últimas olas de placer en sus cuerpos, permanecen unidos fuertemente abrazados, sin querer soltarse, pero saben que tienen que levantarse del suelo. Finalmente se movieron al sofá, dónde se acomodaron, para volver a abrazarse fuertemente, con la cabeza de Jaejoong en el pecho del menor. Los dos sentían como si hubieran visto la luz, después de pasar por un túnel muy oscuro.
-¿Te besó? –Preguntó de repente Changmin. Jaejoong de nuevo no sabía de qué estaba hablando, pero lo miró al rostro, y se dio cuenta de inmediato a que se refería, su novio estaba celoso de su nuevo amigo. Pensando que debería romper esa carta una vez la encuentre, Jaejoong sólo puede sonreír, mientras acaricia el rostro del más alto con sus dedos. Lo extrañó tanto estos meses que estuvieron alejados, no podía creer que pensó en dejarlo, cuando sabía que jamás podría vivir sin él. Cuando le iba a contestar, Changmin lo interrumpe.
-No, mejor no me contestes, no quiero saber. –Le dijo mirando hacia otro lado, pero antes de que lo hiciera, Jaejoong pudo ver el dolor en sus ojos. Así que se apresuró a contestar.
-No, nunca me besó, ni siquiera lo intentó y si lo hubiera intentado, no lo habría permitido. –Le dijo, asegurándose de que lo mirara a los ojos, para que pueda ver la sinceridad en ellos. –Es un gran amigo, que tuve la suerte de conocer, me ayudó mucho cuando lo necesité, pero por tu culpa, perdí toda capacidad de mirar a alguien más que no seas tú, yo creo que me lanzaste un hechizo.
Claro que Changmin le creyó, porque él también está bajo el mismo hechizo, pero recordó algo más. –Oye, pero que es esa tontería de soulmates. –Le dijo, ahora con más enojo que tristeza.
Jaejoong ahora se maldijo a sí mismo por haber puesto eso en la carta, realmente quería que su novio y ahora uno de sus mejores amigos se conocieran. –Verás, es que desde que nos conocimos, congeniamos de inmediato, tenemos gustos parecidos, tenemos el mismo sentido del humor y por lo mismo le jugamos muchas bromas a Junsu. –Se rió recordando la última broma que le hicieron al bueno e inocente de su amigo. -Prometió que me enseñaría a tocar el piano, sabes que me gusta mucho. Por todo esto, le dije que creía que fuimos amigos en una vida pasada, pero a él se le ocurrió esa idea de las almas gemelas, ya que no siempre se refiere al amor de tu vida ¿sabes? –Le dijo esto mirándolo cuidadosamente a los ojos, no quería enojarlo pero tenía que contarle todo, para que haya una posibilidad de presentarlos. –Además, después de contarle muchas historias de nosotros, me dijo que somos como “soulfighters”. -¿Qué es eso? –Le preguntó Changmin, aún algo molesto, pero ahora con una media sonrisa. Animado por eso Jaejoong le explicó. –Me dijo que como nos conocimos en una discusión, que ambos somos temperamentales, que somos muy intensos y pasionales, éramos unas almas luchadoras, me dijo que nunca había conocido a alguien que hablará de su pareja como lo hacía yo, le hablo siempre de ti, en ocasiones le preguntaba si no lo aburría, porque hasta yo me doy cuenta de lo intenso que soy a veces. -Ahora Changmin tenía una sonrisa completa y le dio un sonoro beso, pero luego volvió a recordar lo más importante. – ¿Y la canción?, ¿de qué se trataba?, ¿Por qué te tuvo que hacer una canción?
Jaejoong se quería golpear esta vez, ¿realmente fue tan estúpido y puso todo eso en la maldita carta? Pero le tenía que contestar con toda honestidad, ya que jamás pudo mentirle a su novio.
-Bueno, al principio se confundió un poco, ya que como nos llevábamos tan bien, pero se dió cuenta de inmediato, que yo ya había encontrado el amor de mi vida, y que él y yo seríamos los mejores amigos. -Esto último lo dijo rápidamente ya que Changmin de a poco se iba alejando para mirarlo con los ojos entrecerrados y el ceño fruncido.
-Lo sabía, ¿Qué decía la canción?, ¿Dónde está? La quiero para quemarla. -Le dijo seriamente, parándose del sofá y comenzando nuevamente a pasearse por la sala, desnudo, ya que ni siquiera se habían preocupado de colocarse algo encima por la actividad reciente y porque iban a continuarla, por lo que ni siquiera se molestaron, de hecho Jaejoong ya quería retomarla, pero Changmin con todas sus preguntas lo tenía con los nervios de punta. Había sido tan tonto de colocar esos detalles en la carta, por un lado lo quiso hacer porque estaba furioso con su novio y honestamente quiso ponerlo un poco celoso, para ver si funcionaba, pero no sabía que lo iba a hacer tanto.
-Min, eso ya quedó en el olvido. Además me di cuenta de algo. El otro día vi a Junsu mirarlo por muchos minutos, yo creo que le gusta, así que quiero que salgan, podríamos hacer una cita entre los cuatro, ¿Qué te parece? –Le dijo rápidamente porque era verdad, harían una maravillosa pareja sus dos amigos y porque de esa forma su novio olvidaría lo de la canción y su contenido, que por ningún motivo podía saberse, si se entera de lo que decía la canción, no quiere ni pensarlo, la letra era demasiado reveladora.
Changmin se detuvo de repente cuando escuchó la idea de su novio, si, puede ser, pensó, de esa forma lo conocería, le obligaría a que le diera la canción para luego destruirla y que Junsu se haga cargo del resto haciendo que se olvide de su novio y quizás hasta pueda amenazarlo, asustarlo un poco para que no se le vuelva a ocurrir mirar a su Jaejoong, si, le gustó la idea. –Está bien, acepto y cuanto antes mejor. -Le dijo dándose la vuelta para mirarlo.
-Genial. -Le dijo Jaejoong también levantándose del sofá y acercándose seductoramente a su novio. –Ahora dámela. - ¿Qué cosa? -Le pregunta Changmin confundido. –La carta, la necesito para romperla.
-Estás loco, es mía. -Le dice retrocediendo. -No es tuya, yo la escribí, así que me la tienes que devolver. -No, es mía porque iba dirigida a mí. -Le dijo ahora alejándose rápidamente para que su novio no lo alcanzara, ya que había empezado a perseguirlo.
-Min, no seas malo, me arrepiento de haberla escrito, devuélvemela. -Le dijo Jaejoong haciendo un puchero que no funcionó, porque su novio huía de él. –Nop, la guardare como un recuerdo.
-Pero Min, será un triste recuerdo.
-No. -Le dice parando abruptamente la carrera, haciendo que Jaejoong chocara con su espalda aunque suavemente.
-¿Porque no? –le pregunta curioso Jaejoong, aprovechando de abrazarlo por detrás.
-Porque en esa carta me abriste tu corazón y los dos supimos algo tan hermoso como aterrador, pero que nos permitirá estar juntos hasta que seamos un par de ancianos. -Changmin tenía la voz ronca por la emoción y Jaejoong lo sintió, sintió que Changmin le estaba abriendo su corazón también.
-¿El qué? -Le preguntó, pero él ya sabía la respuesta. –Qué si se puede morir de amor, o al menos nosotros dos, moriríamos si no nos tenemos el uno al otro. De sólo pensarlo ya se me dificulta respirar. Lo que nos hace tan fuertes y débiles al mismo tiempo. Es un poco aterrador, ¿no lo crees?
-Si lo es, pero por algo somos soulfighters, ¿no? –Le dijo riéndose, con lágrimas de felicidad en los ojos. Cuando el más alto se da vuelta para abrazarlo tenía la misma expresión en su rostro, una llena de felicidad.
-Tienes razón y ese estúpido de tu amigo también.
-Hey, que no es estúpido. -Le contesta su novio riendo. –Además le debes una disculpa.
-Pfff y ¿porque le debo una disculpa? –Le dijo Changmin con el ceño fruncido.
-Le gritaste muy feo por el teléfono. –Le contestó Jaejoong con una sonrisa amplia. Secretamente adoraba el lado celoso de su novio, nunca se lo había dicho, pero se sentía tan amado y protegido, cuando su celoso novio se enojaba por otros hombres o mujeres.
-Nunca, además él me debe una disculpa, que se cree, haciéndole canciones a MI novio. -Lo dijo enfatizando la palabra mí. –Además creo que es estúpido y punto. –Le dijo para finalizar, ya que no quería hablar más del impertinente y muy, muy y muy estúpido del nuevo amigo de su novio.
-Qué no lo es. -Le dijo Jaejoong, de nuevo riendo de buena gana, su novio era un celosillo adorable.
-Claro que lo es y no lo defiendas que me enojo de nuevo. -Le dijo haciéndose el enojado pero no podía ni siquiera fingirlo, su felicidad era demasiado grande. –Te amo tanto. –Le dice, mientras lo toma por la cintura para llevarlo a la habitación, mientras Jaejoong pasa sus brazos por el cuello del más alto y le contesta con la más hermosa de las sonrisas-Yo te amo más.
–Uff eso es imposible. -Le contestó y lo besó para que no lo contradijera como siempre lo hacía.  A Changmin aún le faltaba una cosa por contarle a su novio, otra sorpresa que estaba preparando cuando tuvieran su casa, así que cuando llegara el momento, lo dejaría con la boca abierta. Pero por ahora se dedicaría a amarlo con todo su ser, unas tres o cuatro veces más o quizás cinco, no podían culparlo, ya que tenían que recuperar el tiempo perdido.
Pero cuando estaban ya en la cama, a Changmin le llega otro recuerdo y con el ceño fruncido le pregunta
-Oye, como es eso de que te emborrachaste con él y lo trajiste al departamento, además estuviste en el suyo, los dos solos Por cierto no estoy de acuerdo para nada que te enseñe a tocar piano, yo te pagaré un profesor profe… Jaejoong lo interrumpe con un beso de esos que pueden hacer que olvides hasta tu nombre y funciona muy bien ya que el más alto olvida todo y comienza a besarlo sin parar, y antes de que Jaejoong olvide el suyo también, toma una nota mental de encontrar esa carta y destruirla lo más pronto posible.

N/A: Muchas gracias por sus comentarios ^^ y espero que les guste el final. Estoy pensando en hacer un epílogo, para saber qué pasó con el Yoosu y conocer la otra sorpresa de Changmin, gracias de nuevo y espero
lo hayan disfrutado tanto, como yo lo hice escribiendo. Saludos.

7 comentarios:

  1. Anónimo8/29/2016

    Me encanto este capitulo
    Que bueno que conversaron bien las cosas, no les costaba nada, unos minutos nada mas, y gratis.
    Que lemonoso <3 jajajajajajaja
    Epilogo... SIIII!!!!
    Gracias por el cap. Tan lleno de amor.
    MinJae los adoro!

    atte. Alexi

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja! ¡El final estuvo épico! XD ¡Un Changmin celoso me encanta! Como me fascinan los fics angustiosos con final feliz <3 Pobre Chunnie, la que le espera con Changmin. Honestamente no creo que se conforme sólo con quemarle la canción y ya. Los celos son un arma muy peligroso XD

    Algo aquí me huele a matrimonio, ¿será? Supongo que el epílogo me dirá si estoy en lo cierto o no. De todas formas, gran historia. Me encantó. ¡Muchas gracias por compartirla!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8/30/2016

    Me gusto mucho la historia
    Amo al Min celoso y nada mejor q un final feliz
    Gracias por escribirlo
    Cintu

    ResponderEliminar
  4. /-\♡♡♡♡♡ yo quiero más!!!! ~ aunque me encanto changmin ∪ω∪♡ ︴ Lo amo~ ... Continua la historia ∪︶∪

    ResponderEliminar
  5. /-\♡♡♡♡♡ yo quiero más!!!! ~ aunque me encanto changmin ∪ω∪♡ ︴ Lo amo~ ... Continua la historia ∪︶∪

    ResponderEliminar
  6. LOS AMO !! y gracias!!

    ResponderEliminar
  7. Que hermoso final. Me hizo sufrir la carta, lo bueno es que todo fue un mal entendido. Pobre Min, el queriendo dar sorpresas y el sorprendido fue él, pero ya se aclaró y queriendo saber la otra sorpresa y cual fue la canción que le hizo Yoochun.

    Gracias!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD