Insano - Cap. 9

5 comentarios
Declive


Pasó una semana antes que acordaran verse de nuevo, Yoochun los llevó a ambos a un Motel y ahí estuvieron juntos de nuevo, al igual que la anterior, ambos penetraron a Junsu y se alternaron para darse placer con la boca. A diferencia de la anterior ocasión y de la primera, Junsu se concentró en no pensar, dejarse llevar por el mero instinto, porque si se perdía en sus pensamientos terminaba con la moral destrozada, sintiéndose un asqueroso al permitirse invadir por esos dos


Terminaron y los tres se acostaron en la cama, mirando hacia el techo, Junsu era el único que cubría su cuerpo desnudo con una sábana, casi hasta el cuello, sus ojos estaban brillosos como si estuviera a punto de llorar, pero su mirada estaba vacía, mirando el foco incandescente, Yoochun giró su cabeza hacia él y luego buscó la mirada de Jaejoong, pero éste lo ignoró y se levantó, fue al baño y al cerrar la puerta Yoochun se levantó ligeramente, apoyando su codo en la cama se giró hacia Junsu, estiró su otra mano y le acarició el rostro, lo hizo voltear hacia él, el menor se topó con la sonrisa del mayor


  • ¿Estás bien? —preguntó fingiendo que le importaba su expresión ausente, Junsu asintió y sonrió un poco —Es muy noble lo que haces —dijo con voz tierna y le dio un beso en la mejilla, luego se besaron en los labios —Te prometo que el fin de semana será solo de nosotros dos —dijo convencido y le cerró un ojo, eso animó a Junsu, cuya mirada se iluminó unos instantes


  • Gracias —dijo con dulzura y volvieron a besarse. En ese instante salió Jaejoong del baño y los observó, se besaban suavemente, sintió unos terribles celos pero se contuvo de acercarse hecho una furia, suspiró para tranquilizarse y avanzó hacia la cama, el sonido de sus pasos hizo que los dos se dejaran de besar


  • ¿Los dejo solos? —preguntó irónicamente, Junsu se preocupó que aquello pudiera desencadenar un problema


  • No —respondió rápidamente y cuando Jaejoong se subió en la cama Junsu se acercó y lo besó en los labios de forma dulce, alejándose de él le sonrió


  • ¿Te está gustando esto Junsu? —preguntó con interés, el menor asintió


  • Me encanta —mintió sin problemas, si quería estar con el hombre que amaba sin poner en riesgo la vida de Jaejoong entonces debía aguantar eso, su segunda opción era mandarlos al demonio a los dos, pero en esos momentos estaba atrapado debido al comportamiento dulce de Yoochun, era incapaz de ver la realidad


  • Entonces… —sonriendo se acercó hacia su pecho, bajó la sábana hasta la cintura y comenzó a lamerle la tetilla izquierda, Junsu volteó hacia Yoochun, él sonrió y se acercó para comenzar a besarlo en los labios, enseguida siguió los pasos de Jaejoong y ambos le lamían los pezones, luego comenzando a succionarlos, cada uno se ocupó de uno y Junsu cerró los ojos con fuerza, sintiendo aquella tortura, nuevamente comenzó a abandonarse a sí mismo, intentando no pensar


Junsu tan solo sintió las bocas de ambos besarle el miembro, lamiéndolo luego, después se turnaban para meterlo en sus bocas, al sacarlo de nuevo las lenguas de ambos lo compartían, llevándolo a la gloria, una gloria meramente sexual, porque el corazón de Junsu estaba apagándose poco a poco. La boca de Jaejoong lo succionaba mientras la de Yoochun le lamía los testículos, también los metía a su boca y los chupeteaba, haciéndolo jadear con fuerza. Antes de hacerlo terminar se apartaron, Junsu respiraba agitado, con el rostro completamente sonrojado, miraba sin mirar, se llevó un brazo al rostro y cubrió sus ojos, como si quisiera ocultarlos de la luz de la lámpara del techo


Jaejoong le abrió las piernas y lo penetró de frente, agarrándose de las sábanas con fuerza para poder abalanzarse, mientras Yoochun se acercó a Jaejoong por detrás, le separó los glúteos y lo penetró también, agarrando las rodillas de Junsu, las flexionó y empujó hacia adelante. Los tres gemían apasionadamente, Jaejoong se acostó completamente sobre Junsu y comenzó a besarle el cuello, Junsu se quitó el brazo del rostro y miró a Yoochun, sus gestos torcidos por el placer, compartieron miradas y desearon besarse, como si Jaejoong estorbara, ahí en medio de los dos, Yoochun soltó la rodilla izquierda de Jaejoong y con esa mano la entrelazó con la de Junsu, se apretaron con fuerza cuando Yoochun culminó dentro de Jaejoong y él dentro de Junsu


Yoochun se salió de Jaejoong pero no permitió que éste se saliera de Junsu, por el contrario le pidió que se levantara un poco pero sin salirse, así él dirigió la mano hacia el miembro del menor y lo comenzó a masturbar, Junsu mantenía los ojos cerrados, sintiendo a Jaejoong aún dentro de él y la mano de Yoochun masturbándole, imaginó que no era el mayor de los tres quien estaba dentro, imaginaba que era Yoochun


  • Nhgg —jadeó y enseguida gimió con fuerza al sentir el orgasmo, Jaejoong sonrió, le enloquecía esa sensación de su miembro aprisionarse entre las paredes anales de Junsu, succionándole, Yoochun lo besó en la boca y luego lo obligó a limpiar a Junsu con la lengua después que éste terminara en su abdomen


Completamente agotado, Jaejoong se dejó caer nuevamente en la cama, cerró los ojos y se giró hasta quedar con el pecho sobre el colchón, no tardó en quedarse dormido, Junsu suspiró al verlo y se giró hacia Yoochun, abrazándose a su pecho, el mayor no opuso resistencia, por el contrario lo abrazó por la espalda, ambos cerraron los ojos y siguieron los pasos del otro. Ninguno de los tres había cubierto su cuerpo con las sábanas, estaban completamente desnudos.




Llegó el fin de semana, Jaejoong salió de la ciudad por un evento familiar, así Yoochun y Junsu no mintieron sobre su “cita”, fueron a la isla de Jeju, Yoochun rentó habitación en un lujoso Hotel, Junsu estaba emocionado, no estaba acostumbrado a esos lujos, aunque su familia no era humilde tampoco eran de gran fortuna como la de su amigo


  • ¿Te gusta? —preguntó al abrir la ventana y que el aire fresco entrara por ella


  • Me encanta —dijo emocionado, sonrió ampliamente y se acercó a Yoochun, se colgó de su cuello y se besaron —Gracias por traerme —dijo contento


  • Es bueno estando nosotros dos ¿no? ¿o extrañas a Jaejoong? —preguntó con malicia, Junsu sonrió tímidamente


  • Aún es incómodo —respondió avergonzado —Sobre todo cuando me besa, no me gusta —confesó


  • ¿Te es más incómodo que te bese a que te penetre o te chupe? —preguntó sardónicamente, sonriendo, le gustaba saber que Junsu no disfrutaba de aquellos tríos, disfrutaba pensar que se sentía obligado. El menor asintió, desviando su mirada


  • Pero no quiero hablar de eso —sonrió luego de agitar la cabeza —Quiero conocer el Hotel —dijo con ánimo, pero Yoochun se acercó a él y lo sujetó firmemente de la cintura, se besaron y al separarse el mayor intentó comenzar a quitarle la ropa, Junsu lo detuvo


  • ¿Qué pasa?


  • No es que me desagrade tener sexo contigo pero… ¿Podemos no ponerlo como prioridad? Quisiera que saliéramos un rato —dijo tímidamente


  • ¿Cómo una cita?


  • Sí —sonrió emocionado, Yoochun soltó una carcajada que lo desconcertó


  • Niñerías, somos adultos, hagamos cosas de adultos —respondió divertido, volviendo a hacer la estrategia, lo abrazó de la cintura y comenzó a besarle el cuello, Junsu se dejó tocar, sonrojado, se sintió avergonzado por la respuesta de Yoochun, quizás era verdad y estaba siendo infantil o cursi


  • Yoo… Yoochun —se abrazó a su espalda cuando lo sintió tocarle, besándolo, el mayor lo comenzó a desnudar y él se entregó a sus brazos


Entre los brazos de Yoochun, Junsu podía sentir que volaba, pero aquello era un espejismo, el mayor no lo amaba, si acaso lo quería Junsu no podía saberlo, sin embargo disfrutaba aquella sensación de sentirse perdido bajo el cuerpo de Yoochun, inundando sus más recónditos lugares de intimidad, llenándole todos los sentidos


Junsu apretó con fuerza la espalda de Yoochun y arqueó la propia hacia delante cuando sintió humedad dentro de él, provocándose una sensación placentera más profunda, su cuerpo tembló y enseguida sintió el de Yoochun sobre él, jadeó sutilmente al sentir todo el peso del otro sobre su cuerpo pero no le importó, la piel caliente y sudorosa de Yoochun expedía un olor a sexo que le embriagaba por completo, sonrió extasiado


  • Cada vez lo haces mejor —halagó Yoochun aunque Junsu no se sintió precisamente halagado, sin embargo sonrió. El mayor salió de él y se bajó de su cuerpo, observó el miembro flojo del menor y sonrió, luego estiró su mano hacia él y lo sujetó


  • Yoochun —suspiró Junsu, cerrando sus ojos, sintiendo las caricias sobre su miembro, tardó un poco en despertar por completo, el placer anal de antes había sido tal que su cerebro se había desconectado de la otra parte, sin embargo la experiencia de Yoochun y su maestría para masturbarle habían logrado superar el obstáculo. Ahora se encontraba gimiendo, sintiendo los jalones poco sutiles de Yoochun y su boca rodeándole un pezón, succionando


Agarró con fuerza las sábanas cuando sintió que su miembro explotaba en la mano del otro, emitiendo un sexy gemido que hizo sonreír ampliamente a Yoochun, este soltó su miembro cuando los últimos brotes salieron, se limpió con la sábana y subió hasta toparse con el rostro de Junsu, se miraron a los ojos unos momentos y luego se besaron, al separarse Yoochun se quedó mirando el rostro de Junsu, como si quisiera descifrar algo pero luego apartó la mirada, se acostó completamente sobre la cama, el menor sonrió y se acercó hasta su pecho, se quiso abrazar a él pero el otro lo apartó


  • Ahora no —dijo secamente, cerrando sus ojos, Junsu sintió tristeza al oírle decir eso, por lo general Yoochun le permitía acurrucarse en sus brazos después del sexo


  • Lo siento —se disculpó con voz triste, pero a Yoochun no le importó. Junsu se acostó del otro lado y miró el techo por unos segundos, luego se quedó dormido


Cuando Junsu despertó, Yoochun continuaba dormido, miró su celular y la hora le indicaba que solo había dormido una hora, el sol estaba poniéndose en el horizonte, Junsu se vistió y salió de la habitación, quería explorar aquel Hotel, llegó hasta la planta baja, ahí había una gran alberca, pero pocas personas se encontraban nadando o afuera, relajado se sentó bajo una de las sombrillas y cerró los ojos


  • Buenas noches señor —llamó una voz de hombre, Junsu abrió los ojos y se encontró con un mesero — ¿Le apetece algo?


  • Sí, una limonada por favor, con cargo a la habitación 211


  • Enseguida —respondió y se marchó


  • Que aire tan fresco —cerrando de nuevo los ojos inclinó la cabeza hacia atrás, comenzó a pensar en todo lo que había vivido los últimos días, se sentía feliz por tener a Yoochun tan interesado en él, tanto que olvidaba lo que solía suceder cuando juntos se encontraban con Jaejoong. Junsu se entregaba a ellos dos olvidándose de sí mismo, todo con tal que su compañero de piso no intentara suicidarse de nuevo, aunque muy en el fondo sabía que esa era una mentira, Jaejoong había montado un chantaje emocional hacia Yoochun que no tuvo éxito


  • Señor, aquí tiene —llegó el mesero con la limonada que Junsu pidió y él sujetó el vaso enseguida, el hombre se marchó, dejándolo solo de nuevo




Muy lejos de ahí, en su ciudad natal, Jaejoong había asistido a la boda de una de sus tantas hermanas, pero aunque su cuerpo estaba ahí, su mente estaba en Seúl, con Yoochun, atormentándose si él y Junsu estarían juntos, no quería ser hostigoso y llamar a su supuesto novio, no quería enfadarlo más, pero era una tortura para él imaginarlos juntos sin él


  • Si esos dos me están viendo la cara juro que los mato —pensó asustado, mientras bebía copa tras copa de alcohol, aunque tenía mucha resistencia al alcohol comenzaba a marearse por lo rápido que bebía


  • Hermano ¿estás bien? —preguntó la más joven de todas, él la miró y sonrió con tanta falsedad que ella se dio cuenta


  • Estoy perfecto ¿qué no me ves? —respondió con sarcasmo — Dime tú, ¿no soy perfecto? —preguntó con enojo, dejando muda a su hermana —Entonces dime porque no me prefiere a mí ¿Por qué no me prefiere si lo amo tanto?


  • Hermano, basta, te lastimas


  • ¡No! Él me lastima a mí y aun así… aun así yo no puedo dejar de amarlo. He sido muy mala persona —casi a punto de llorar se abrazó a su hermana y debido al alcohol casi se cae al suelo pero con esfuerzo ella lo sujetó —He hecho cosas terribles


  • No exageres hermano


  • Tú no sabes nada —aturdido se separó de su hermana y se alejó sin dejar que ella lo siguiera, fue hasta su auto y se encerró ahí, mientras a unos metros de ahí la fiesta continuaba, pero él no quería saber nada de nadie, solo quería estar encerrado en su propia miseria




Eran cerca de las nueve de la noche cuando Yoochun abrió los ojos, prendió la luz de la lámpara junto a la cama y no vio a Junsu al otro lado, talló sus ojos y lo buscó con la mirada, sin pararse de la cama


  • Junsu ¿estás en el baño? —gritó no demasiado fuerte y no recibió respuesta, así que salió de la cama, fue al baño pero al abrir la puerta todo estaba oscuro y no había rastro del otro — ¿A dónde diablos fue? —enojado fue hasta su ropa y se la colocó, vio el celular de Junsu en la cómoda y no vio necesidad de llevarse el suyo, lo buscaría en todo el maldito Hotel




Junsu estiró sus músculos y luego decidió que regresaría a la habitación, pero antes de levantase sintió la presencia de alguien más, hasta su mesa llegó un muchacho alto, fornido y bastante atractivo, vestía solamente un traje de baño corto y sobre los hombros una toalla. El recién llegado sonreía coquetamente, Junsu se sintió atraído hacia él por aquella presencia imponente, pero era solo físico


  • Hola —saludó con confianza aquel muchacho


  • Hola —contestó Junsu con una sonrisa tímida


  • ¿Puedo hacerte compañía? —preguntó mirándolo a los ojos, Junsu miró a su alrededor y no vio a nadie cerca, luego miró al desconocido


  • De hecho estaba por irme —dijo con honestidad


  • Quédate un poco más, quiero conocerte —confesó sin pena, luego se sentó en aquella mesa, cerca de Junsu, pero él se sintió incómodo


  • Lo siento, yo vine con pareja —ante la incómoda insistencia del extraño Junsu se puso de pie pero el otro también, lo sujetó de la muñeca


  • Vamos, estás aquí solito, no te inventes novios —dijo enojado, jaló a Junsu hacia él y este chocó contra el pecho del extraño, el otro aprovechó para sujetarlo del rostro y robarle un beso


Junsu intentó resistirse, comenzando a empujarlo, pero su fuerza era nada comparada a la de aquel hombre, quien aprovechó para abrazarlo con más fuerza por la cintura. En medio de aquel beso forzado el sujeto sintió que alguien lo jalaba con fuerza de la camisa, soltó a Junsu y se topó con el puño directo de Yoochun sobre su cara, aunque él estaba más alto y visiblemente más musculoso, sintió aquel puñetazo con tanta fuerza que cayó al suelo con la nariz rota, miró hacia su atacante y éste lo miraba con tanto odio que se sintió intimidado


  • Lárgate o te mato —dijo Yoochun con voz severa, Junsu se sorprendió, nunca había visto aquella mirada en el otro


  • Par de imbéciles —dijo enojado el desconocido, se levantó del suelo y se marchó hacia el interior del Hotel


  • Yoochun —susurró Junsu, mirando hacia él, en sus ojos tenía un par de lágrimas que no habían logrado deslizarse


  • ¿Eres estúpido? —preguntó enojado, mirándolo, Junsu se quedó mudo — ¿Cómo diablos se te ocurrió salir solo?


  • Pero no soy ningún niño


  • ¡Y mira lo que pasa! —gritó furioso, se acercó a él y lo sujetó con fuerza del cabello, haciéndole la cabeza hacia atrás por la fuerza, Junsu emitió un grito de dolor


  • ¡Suéltame idiota! —gritó enojado y le dio una bofetada a Yoochun, él lo soltó enseguida, pero sin dejar de mirarlo con odio. Junsu se acomodó el cabello y retrocedió dos pasos de Yoochun, mirándolo con miedo


  • Vamos a la habitación —ordenó con voz moderada


  • No, me voy a casa —contestó molesto y le dio la espalda, Yoochun le dio alcance y lo abrazó por detrás, acercando su boca a su oreja


  • Vamos a la habitación te dije —ordenó con voz amenazante —No me obligues a llevarte arrastrando


  • Está bien —contestó temblando, Yoochun lo soltó y luego le agarró la mano


  • Tú por delante —ordenó soltándole la mano y dándole un empujón al frente, temía que si Junsu iba atrás de él aprovechara para marcharse


Junsu obedeció y caminó con miedo hacia la habitación. En todo el trayecto iban callados y el menor de los dos cada vez tenía más miedo de lo que podía pasar una vez que Yoochun cerrara la puerta de la habitación


  • Quiero regresar a Seúl —dijo Junsu cuando Yoochun abrió la puerta y esperó a que él entrara primero. Yoochun no respondió y Junsu entró en la habitación, luego él y azotó la puerta, Junsu se comenzó a poner más nervioso, miró a Yoochun y se apeó en una de las paredes, él lo miraba desde la puerta, su mirada de odio no disminuía


  • Creí que eras diferente a Jaejoong, pero te ofreces como una ramera —dijo enojado, acercándose lentamente a él


  • No digas tonterías, yo no me ofrecí, tú viste que forcejeaba —respondió molesto Junsu, detestaba que lo acusaran de cosas falsas


  • No hubieras hablado con él, te observé desde que él se sentó a la mesa, te habrías marchado, pero querías que te tocara —contestó cada vez más enojado, Junsu negó varias veces moviendo su cabeza


  • ¡No es verdad! Iba a irme y él me jaló —dijo desesperado, pero en la mirada del otro solo había obsesión


  • ¡No me mientas descaradamente! —refutó furioso, se acercó hasta Junsu y le agarró con fuerza el mentón, apretando tanto que los músculos se le replegaron hacia la mandíbula, Junsu emitió un quejido de dolor


  • Me lastimas, suéltame —pidió con miedo, pero Yoochun apretó con más fuerza y con su otra mano le empotró el hombro contra la pared


  • Eres mío ¿entendiste? Solo mío, nadie puede tocarte sin mi permiso —sentenció sin disminuir la fuerza de sus dos agarres, luego le dio un beso duro en los labios


  • Suéltame —pidió Junsu tratando de calmarse cuando él dejó sus labios, pero el otro no obedeció, por el contrario, movió su cabeza un poco para poder besarle el cuello, comenzando a dejar marcas de mordidas, Junsu comenzó a llorar —No, basta —pidió asustado, sintiendo dolor, pero Yoochun no se detuvo, dejaba una herida y luego la lamía, causándole ardor


  • Me perteneces, solo a mí —susurró en su oído, Junsu sintió escalofríos por todo el cuerpo y tembló aún más


  • Yoochun no… a la fuerza no —suplicó asustado, pero Yoochun no obedeció, le soltó la mandíbula pero la otra mano la usó para separarlo de la pared con brusquedad, le dio media vuelta para tener la espalda a su merced, con la mano derecha le agarró la cabeza y la empujó hacia la pared, Junsu sintió la textura roñosa en su mejilla y emitió un jadeo, intentó librarse de ese agarre pero Yoochun solo restregó su rostro con más fuerza contra la pared


  • Te enseñaré a respetar a tu dueño —dijo fríamente


  • ¡No soy ningún objeto! —gritó desesperado, pero su respuesta solo hizo enojar más a Yoochun, este no perdió tiempo y con su mano disponible le desabrochó los pantalones, estos cayeron al suelo junto con los calzoncillos —Detente, no quiero


  • Claro que quieres —refutó enojado, se desabrochó sus propios pantalones y ropa interior y comenzó a tocarse, restregándose el miembro contra los glúteos de Junsu, comenzó a besarle la espalda, mordiéndolo y lamiendo sus heridas


  • Basta, por favor —suplicó pero fue en vano, Yoochun se abrió paso entre sus piernas, penetrándolo con poca sutileza, Junsu se mordió los labios, su cuerpo le traicionaba, estaba excitándose, tenerlo dentro le causaba tanto placer que olvidaba como habían llegado ahí, pero trataba de mantenerse firme, pensando en que eso estaba mal, Yoochun era un bastardo


  • Cállate, lo arruinas —sonriendo con malicia soltó el rostro de Junsu y le agarró la cadera con ambas manos, abalanzándose con más fuerza cada vez, llegando hasta el fondo en cada estocada —Delicioso —agachándose le chupeteaba la piel de la espalda, sin disminuir el ritmo, gimiendo enloquecido, luego le mordió el hombro


  • No tan fuerte —pidió adolorido, no sabía si sentía más dolor en su ano o donde Yoochun había estado mordiendo, solo sabía que se sentía sucio y asqueroso, detestaba aquel acto parecido a una violación, pero se detestaba a sí mismo por sentirse excitado, estaba confundido


Junsu comenzó a masturbarse, era difícil mantener concentración en ambas zonas, pero continuó, tal vez así olvidaría lo terrible de aquello. Yoochun apretó las caderas del menor cuando se corrió dentro de él, luego Junsu terminó también, llenando de semen la pared, Yoochun se salió de él y le agarró la cabeza, la giró ligeramente hacia atrás para que se dieran un beso, Junsu se lo dio pero luego aprovechó para morderle con fuerza el labio inferior, haciéndolo sangrar, Yoochun se apartó molesto


  • Idiota —lo insultó con enojo, Junsu se agachó para subirse los pantalones y se giró hacia él, tenía el rostro lleno de lágrimas, pero él las limpió enseguida


  • Esto se acabó —sentenció sin culpa —Vete al diablo —dijo enojado, le dio la espalda y fue hacia su maleta para empacar, Yoochun lo miraba desde el mismo lugar, luego subió su ropa


  • ¿Me estás terminando? —preguntó con tono de burla, Junsu se giró hacia él y lo miró con determinación —Entonces no me volverás a ver ni el polvo


  • Qué bueno —respondió Junsu enojado, dejó de mirarlo y volvió a la maleta para continuar empacando


  • Lo siento por Jaejoong, se hundirá cuando sepa que no volverá a verme, es tan patético —se rio divertido, Junsu al oír eso se quedó inmóvil unos instantes


  • Hablaré con él, le diré la verdad, que estábamos de acuerdo y que no vales nada, solo estás usándolo —contestó decidido, pero Yoochun rio más fuerte


  • ¿Crees que no lo sabe ya? —preguntó en tono irónico —No importa cuánto lo humille, él me ama como una perra fiel, a él no le importa que yo sea un maldito ¿Qué no entiendes? —habló con burla, mirando atento a Junsu, él terminó de empacar y volteó a verlo


  • ¿Te divierte eso? —preguntó y el otro asintió


  • ¿A ti no?


  • Obviamente no —respondió enojado —Me largo —agarró la maleta y avanzó hacia la puerta, pero Yoochun lo detuvo, relamió sus labios para limpiarse la sangre que escurría hasta por su barbilla


  • Tú me amas, volverás a mí —dictó convencido, mirándolo a los ojos, Junsu sintió una opresión en el estómago


  • No será difícil dejar de hacerlo —respondió con tono arrogante, pero en el fondo sabía que iba a ser muy difícil dejar de amarlo


  • Nos veremos pronto


  • Lo dudo —respondió enojado, quiso marcharse pero Yoochun le cerró el paso


  • Claro que sí, nos veremos en cualquiera de los dos casos —dijo divertido, Junsu lo miró sin entender, pero no preguntó cuáles dos casos —En el funeral de Jaejoong o Volviendo hacer un trío —contestó sin que le preguntaran —Dudo que dejes morir a tu amiguito fácilmente


  • Maldito


  • Está en ti, yo no responderé a sus llamadas, no lo volveré a ver hasta que seas tú quien me busque, suplicarás porque vuelva a tocarlo, y eso solo pasará si estás tú en medio —dispuso como si tuviera control sobre él y Jaejoong, Junsu sintió que un helado escalofrío le recorría todo el cuerpo


Se miraron a los ojos durante unos segundos, luego Junsu pasó de lado, ésta vez Yoochun no lo detuvo, dejó que se marchara, quedándose él solo en la habitación, enojado fue hacia la lámpara y la estrelló contra el suelo


¡Maldita sea! Éste fin de semana no salió como planee —se quejó con frustración, su plan era pasarla bien con Junsu para que éste confiara cada vez más en él, pero ahora había pasado todo lo contrario, solo esperaba que sus palabras se volvieran realidad y que Junsu volviera a sus brazos para evitar que la inminente desgracia se cerniera sobre Jaejoong

N/A. ¿Qué les parece hasta ahora? este fanfic es sucio, sucio, sucio y podría ponerse peor xD perdón! Junsu se hundirá, tanto que cuando llegue su momento, Yoochun se arrepentirá de todo, eso se los prometo

5 comentarios:

  1. Ya quiero leer cuando Yoochun pague por todas las que ha hecho XD no suelo leer Yoosu, pero... sigue así, suerte

    ResponderEliminar
  2. Demooooonioooos esto fue aahahahaha nooo séeee. Una completa locura. CHUNNIE NO SINTIÓ CELOS(0.0) Solo fue ese instinto posesivo-obsesivo suyo¡¡¡ Increible pero juro que amoooo esa maldad en él en serio¡¡¡ El caso es que esto se pone cada vez más intenso, estoy impaciente por la prox actu. JUBSUUUU ABRE LOS OJOS Y NOS LAS PIERNAS CARAJOOOO. BUENO SI PARA CHUNNI SIP JAJAJA¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Demooooonioooos esto fue aahahahaha nooo séeee. Una completa locura. CHUNNIE NO SINTIÓ CELOS(0.0) Solo fue ese instinto posesivo-obsesivo suyo¡¡¡ Increible pero juro que amoooo esa maldad en él en serio¡¡¡ El caso es que esto se pone cada vez más intenso, estoy impaciente por la prox actu. JUBSUUUU ABRE LOS OJOS Y NOS LAS PIERNAS CARAJOOOO. BUENO SI PARA CHUNNI SIP JAJAJA¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Bueno si el hundimiento de junsu es tener sexo con chunnie todo los días,,estar en calor (o en celo) como una perra está bien,,porque chunnie después lo dentra q curar haciéndole muchos cariñitos y va a tener q comprar una colección de BDSM (cuarto lleno estilo grey) jajajajaja

    ResponderEliminar
  5. Yoochun es el diablo o qué... como se atreve a tratar asi a Junsu? y el otro se deja "violar" o sea, que le sucede? está volviendo un depravado igual que el y.y

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD