Starry Night - Cap. 2

3 comentarios
Inesperado.
Al final Changmin hizo lo más sensato para él en ese momento, salir corriendo de su taller, para después sentirse el ser más estúpido en la tierra, ya que era imposible que fuese un fantasma-no solo porque él no cree en fantasmas- sino porque además recordó la visita que tenía su vecina desde la mañana y lo más probable es que haya sido él. Luego de sentirse estúpido comenzó a sentir la vergüenza, obviamente el nieto lo vio mirándolo y quizás que esté pensando ahora, que es un voyerista pervertido o quizás un acosador, ahora definitivamente no quiere conocerlo. Piensa Changmin antes de darse un cabezazo en la pared, que por cierto le dolió bastante.
*
Luego de vestirse sin dejar de mirar de vez en cuando hacia la ventana vecina, Jaejoong se dirige a la cocina dónde lo espera su abuela con muchas exquisiteces preparadas exclusivamente para él, ya que estaban sus platillos favoritos.
-Sabes cuánto te amo ¿cierto?-Dijo Jaejoong con casi lágrimas en sus ojos, se sentía estúpido por haberse deprimido después de su ruptura amorosa y haber dejado de alimentarse bien, ahora iba a aprovechar no solo la comida, sino también todo el amor que siempre sintió en las cosas que le preparaba su abuela.
-Si lo sé, porque me lo dices y demuestras siempre que puedes, así que claro que lo sé. -Dijo con profundo afecto su abuela.
Jaejoong no dijo nada porque estaba seguro que si decía algo comenzaría a llorar, por lo que optó por besarla  y empezar a comer.
Cuando al fin sintió que podía hablar preguntó inmediatamente.
-Abue, ¿Alguien vive en la casa vecina?
-Oh claro, no te había contado, vive una pareja maravillosa.
-¿Una pareja?-Jaejoong no supo porque eso le molestó un poco, quizás fue por la forma en que lo miró ese hombre, sabiendo que tiene una esposa y el detesta a los infieles. “Pero en que estoy pensando, fue solo un segundo, como pude saber la forma en que me miraba, quizás fue sólo mi imaginación, después de todo, las casas tienen varios metros de separación, lo más seguro es que estoy alucinando”. Pensó Jaejoong antes de preguntar.
-¿Cómo se llaman?
-Changmin y Junsu.-Respondió con una gran sonrisa en el rostro su abuela.
-¿Son hombres?-Preguntó asombrado Jaejoong
-Claro.
-¿Y te parece bien?
-Por supuesto, ¿Por qué tendría que parecerme mal?
-Porque ya sabes, los abuelos son…, no sé cómo decirlo ¿antiguos?
Su abuela solo se pudo reír con ganas.
-Entonces no me conoces lo suficiente para saber que yo no soy como todos los abuelos y algunos padres que no apoyan a sus hijos, por supuesto.
-Claro que sé que eres la mejor de todos, pero hasta ahora no sabía que tanto.-Esto lo dijo Jaejoong con total seriedad. Nunca había querido hablar con su abuela acerca de sus preferencias, no porque pensara que ella lo fuera a rechazar o algo por el estilo, sino más bien porque no quería decepcionarla y preocuparla, por lo que prefirió siempre hablar muy a la ligera de su vida amorosa y además la amable mujer nunca lo presionó.
En ese momento lo tomó de la mano y le dio un pequeño apretón, pero él aún no estaba preparado para hablar, por lo que prefirió seguir preguntando acerca de los vecinos, que por cierto le intrigaban mucho.
-Cuéntame más de los vecinos.-Dijo Jaejoong con auténtica curiosidad que su abuela pudo percibir.
-Me olvidaba de lo chismoso que te colocas a veces. -Le dijo riendo.
-No es de chismoso, es pura curiosidad. -Dijo Jaejoong con ese adorable puchero que desde pequeño lo hacía conseguir las cosas que quería y que hasta ahora no perdía ese poder, al menos con su abuela.
-Está bien te contaré, pero principalmente porque quiero que los conozcas, como Junsu suele estar en casa, paso mucho tiempo con el adorable muchacho, además les he hablado mucho de ti y querrán conocerte.
-Espero que no les hayas contado mis historias vergonzosas. -Preguntó con preocupación Jaejoong.
-Por supuesto, eso es lo primero que cuento.- Le contestó con travesura su abuela.
-Sabes, no creo que estés mintiendo, pero no importa.-Contestó con resignación.-Ahora cuéntame de ellos.
-Esta bien, no te pongas impaciente, por dónde empiezo. Bueno, ellos llegaron hace poco más de un año, creo que unas semanas después de que te fueras. -Continuó su abuela con un dejo de tristeza.- La primera vez que los vi sentí mucha pena, pero no solo por la condición en la que estaba ese pobre muchacho, sino también por lo desorientados que parecían, no sé cómo explicarme, no es que no supieran dónde estaban, Changmin creció en esa casa. - Creo que te entiendo abuela, pero, ¿de qué condición hablas?- Lo interrumpió su nieto. -Espera, déjame continuar, recuerdo que estuvieron haciendo arreglos en la casa, así que asumí que eran para ampliarla, porque una familia grande se mudaría, estaba contenta, me imaginé niños por doquier, tú sabes cómo me gustan. -Claro que lo sé, me acuerdo que mamá se quejaba de que siempre le pedías más nietos. -Recordó con cariño Jaejoong.
-Pero igual no me hizo caso.- Reclamó la abuela, aunque también con cariño en su voz.
-Bueno, volviendo al tema, el día en que llegaron, solo los vi de lejos no quise molestarlos y espere hasta que estuvieran instalados para darles mi bienvenida. Cuando los fui a visitar, solo Junsu estaba en casa, hace poco que estaba en silla de ruedas, así que aún no se manejaba muy bien, por lo mismo Changmin intentaba estar fuera el menor tiempo posible. -Jaejoong hizo ademán de querer preguntar algo pero antes de que la interrumpiera, su abuela dijo –Déjame terminar y después me preguntas lo que quieras. Cuando Jaejoong quiso hacer un puchero su abuela también lo detuvo. – ¿Es un acuerdo?- Esta bien.-Dijo Jaejoong resignado, quería saberlo todo.
-Bien, continúo entonces, al principio no quise entrometerme y no pregunté nada acerca del porqué de su discapacidad, así que intenté acompañarlo y ayudarlo en lo que pudiera, ya sabes me parecieron dos buenos chicos, muy amables y cariñosos, pero se notaba de lejos que se sentían muy solos y cargaban un gran peso en sus hombros. Con el tiempo Junsu comenzó a abrirse un poco más conmigo y me contó que quedó paralítico luego de un accidente de auto, que después de eso se quería morir y que si no hubiese sido por Changmin, el jamás podría haber salido de la depresión en la que se sumió, ellos fueron amigos de niños por lo que se conocían muy bien, claro que Junsu me confesó que mucho tiempo antes del accidente se dió cuenta de sus sentimientos.
Jaejoong no pudo evitar sentirse estúpido, por pensar que el hombre de la ventana lo miró de una forma distinta, ya que es claro que deben ser una pareja sólida, que están saliendo adelante después de una experiencia tan traumática, con un suspiro Jaejoong comenta. -Entonces abue, ellos son como tú y el abuelo.
-Puede ser. –Dice su abuela no muy convencida. - ¿No lo crees?-Pregunta el nieto, asombrado por la reacción de su abuela.
-No lo sé, siento que hay algo más detrás de su historia, pero quizás me equivoque y solo sean ideas mías.
-No entiendo porque dices eso. - Preguntó Jaejoong cada vez más intrigado por las palabras de su abuela.
-Nah olvídalo, solo son ideas mías, continuaré entonces, como te decía, Junsu comenzó a contarme más de su pasado, tuvo que abandonar su trabajo y conseguir una manera de poder trabajar desde la casa, también me contó que sus padres en un principio se opusieron a que se fuera a un lugar alejado de la ciudad, aunque al final aceptaron porque este es un hermoso lugar, dónde tendría tranquilidad y los cuidados adecuados, eso es lo que les aseguró Changmin para convencerlos.
-¿Y… Changmin? –Preguntó Jaejoong, tratando de que no se le note en demasía la curiosidad. Ya que dedujo que el hombre que vio en la ventana era él, porque la silueta alta estaba de pie.
-¿Qué con él? –Pues cuéntame más de él. -Preguntó impaciente, su curioso nieto.
-Pues la mayoría de las cosas que sé de él, son las que me ha contado Junsu. -Al ver la cara interrogante de su nieto quiso explicar más.
-En todo este tiempo he hablado mucho con Changmin, por supuesto, lo conozco desde pequeño, era un niño muy tranquilo y respetuoso, se fue cuando tuvo que ingresar a la universidad y no lo veía desde ese entonces, por eso cuando lo volví a ver me sorprendió mucho lo grande y atractivo que estaba, pero en cuanto a su personalidad, él realmente es un misterio, ya que es un joven muy introvertido, nunca habla de cosas personales y siempre que lo he intentado, él me rehúye. -Cuenta su abuela con una sonrisa. –Era muy chistoso, como me evitaba para que no le pregunte cosas, así que al final desistí y sólo he tratado de ayudar en lo posible.
-¿Eso es todo? –Preguntó Jaejoong, algo decepcionado, no sabiendo bien la razón de su curiosidad.
-¿Qué más quieres saber? –Le contestó su abuela con un tono de fingida reprimenda. –Además te conté cosas personales de ellos solo porque eres tú, pero si quieres saber más, tendrás que preguntárselos tú mismo. Creo que se llevarán muy bien, porque como te dije les he hablado mucho de ti.
-No sé, cuéntame en que trabajan, como se conocieron cuando eran unos niños y en dónde, cómo se llevan sus familias, todo eso Abue, pues lo importante. –Insistió Jaejoong, con un aire soñador.
Su abuela no pudo evitar reírse, su nieto era un soñador, un romántico, a veces creía que la responsable en gran parte de que él fuera así, era ella, tantas veces que le habló de la relación con su abuelo y que deseaba de todo corazón lo mismo para él, porque no todos tenían el privilegio de encontrar ese gran y único amor en la vida. Tampoco pudo evitar pensar, en que su adorado nieto había sufrido hace poco una decepción, ya que podía leer a su nieto como un libro abierto, así que solo le quedaba esperar que estuviera listo para contarle, lo esperaría hasta que estuviera listo para soltar todo lo que tuviera dentro, como siempre lo hacía cuando tenía un problema. Justo volvió a recordar ese episodio en que por primera vez su nieto le contó de su corazón roto y río con mucho cariño por el recuerdo.
-¿De qué te ríes abue? –Preguntó Jaejoong sorprendido por la repentina risa de su abuela.
-Pues me acordé de que ya conoces a Changmin. –Jaejoong se sorprendió aún más, ¿de que estaba hablando su abuela?, no puede ser del episodio de la ventana, porque es imposible que alguien los hubiera visto.
-¿D-de que hablas abue? –Pregunto algo nervioso, su nieto confundido.
-Pues, que cuando eran niños se conocieron, fue la primera vez que viniste a pasar tus vacaciones de invierno conmigo, te había contado que había un niño muy lindo de tu edad que se moría por ser tu amigo, así que estabas muy feliz. Pero al siguiente día llegaste llorando contándome que habías conocido un monstruo, me asusté mucho porque me imaginé lo peor, pero entre llantos logré entender que el niño de al lado no solo, no era lindo, sino que era un monstruo gruñón que te confundió con una niña y que no quería jugar con niñas. –Ahora su abuela reía abiertamente.
Jaejoong por su parte, estaba sorprendido de no recordar nada de eso. -¿Qué edad tenía?
-Creo que cinco años, es normal que no lo recuerdes, de hecho yo también lo había olvidado, hasta ayer, cuando le hablaba a Junsu de que llegabas hoy. Así que desde ese momento no quisiste verlo más, aun cuando su mamá se enteró de todo y obligó a Changmin a disculparse contigo, por supuesto después de eso él tampoco quiso verte. Así que nunca se hablaron después de eso. De pequeños eran muy tercos y llevados de sus ideas y creo que al menos tú no has cambiado mucho. -Dijo su abuela para molestarlo un poco, riéndose con más fuerza luego de la cara que le puso su nieto. Adoraba los gestos de su nieto consentido, algunos como sus pucheros se mantenían de su niñez, también cuando se enojaba o pretendía enojarse, inflaba sus mejillas y a veces no se aguantaba las ganas de pellizcarlas, así que lo hizo, causando las risas de su nieto también. Fue así como terminaron de comer y en conjunto como siempre cuando la iba a visitar, lavaron los platos sucios.
*
Después de ayudar a su abuela, Jaejoong decidió dar un paseo, era un día hermoso y quería ir a un lugar que en particular le encantaba. Era un lago con una pequeña cascada, además el bello lago estaba rodeado por árboles fruteros de diversas especies. Se podían encontrar, manzanas, naranjas, damascos, entre otras, las que por supuesto para Jaejoong, eran las frutas más deliciosas que había probado en su vida.
Como era una tarde calurosa de verano, Jaejoong no dudó en hacer lo que siempre hacía cuando visitaba ese lugar de ensueño, que era meterse en el lago. A pesar de que aún no estuviera muy temperado, y que ni siquiera llevara traje de baño, no le importaba, se desnudaba y nadaba por horas, se sentía como en casa en ese lugar. Además estaba seguro de que pocas personas conocían esa parte del lago, porque las veces que iba, solo se había encontrado con dos o tres personas, que en vez de bañarse, iban a cosechar los generosos árboles, que siempre han brindado su fruta a quien quisiera.
Luego de asegurarse de no ver a nadie, se desvistió, dobló con cuidado su ropa, lejos de la orilla para no mojarla e ingresó de a poco al lago, tiritando al principio hasta que su cuerpo de a poco comenzó a acostumbrarse a la temperatura, no se detuvo hasta que el agua le llegó al cuello y desde ese momento se olvidó de todo y se sumergió por completo, para nadar hasta que sus músculos le reclamaran.
Changmin, creyó escuchar ruido en el lago pero no le prestó mucha atención, ya que estaba recolectando las últimas frutas que iba a poder llevar hasta su casa, Junsu no quiso acompañarlo esta vez para recolectar, ya que aprovechaban la silla de Junsu para llevar más. Así que tuvo que llevar solo dos bolsas consigo y cargarlas con sus frutas favoritas. Cuando terminó de llenar las bolsas, saltó del árbol al que estaba encaramado, recogió las bolsas del suelo y fue justo en ese momento en que miró al lago y tuvo por segunda vez la visión del mismo ser, que pudo ver hace unas horas, sólo que esta vez estaba saliendo abruptamente de la superficie del agua. Nuevamente pudo ver hasta su torso y como se pasaba las manos por el cabello para sacar el exceso de agua, a Changmin le pareció que todo pasaba en cámara lenta y ya no supo que pensar, por un segundo su mente quedó en blanco, así que lo único que pudo hacer fue mirar a la visión más embriagadora de la que había sido testigo dos veces en un día.
Jaejoong de nuevo lo sintió, esa mirada penetrante que no importaba la distancia, la podía sentir como si estuviera a solo milímetros de él. Fue cuando lo vió, el mismo hombre de la ventana, que lo miraba sin pestañear, tan intensamente que Jaejoong sintió que su corazón comenzaba a latir más rápido de lo normal y un escalofrío recorrió su cuerpo, también fue ese el momento en que Changmin despertó de su trance, e hizo lo primero que se le vino a la mente, acercarse a la orilla del lago y comenzar a soltar todo lo que sentía desde la mañana.
-Para que sepas no te estaba mirando, no ahora, ni tampoco hace un rato, es-es-es… -Comenzó a tartamudear dándose cuenta de lo nervioso que estaba, pero no se detuvo, además no era su culpa que el otro anduviera sin ropa a cada momento, como si fuera lo más normal del mundo, lo que dio paso a un enojo irracional.
-Es tu culpa porque andas desnudo en todas partes y déjame decirte que eso no es normal. –Dijo elevando de a poco la voz, sin detenerse a pensar, continúo.
-Eres un exhibicionista o ¿Qué?, te lo digo, lo que haces no es normal, así que deberías comenzar a pensar en la gente a tu alrededor que no les gusta encontrarse con tan per-perturbadoras imágenes a cada rato, así que te lo digo en serio, ¡HAZTE VER! –Esto último lo dijo prácticamente gritando, se dio la vuelta, y esta vez definitivamente gritó. -AHORA ENTIENDO PORQUE ME PARECISTE UNA NIÑA LA PRIMERA VEZ QUE TE VI, PORQUE ERES-ERES… se detuvo cuando se dió cuenta de lo que iba a decir y salió prácticamente corriendo del lugar, sin recoger las bolsas que dejó caer hace un momento, dejando a un Jaejoong con la boca abierta, completamente enmudecido y con una extraña sensación de deja vú.

3 comentarios:

  1. Anónimo8/29/2016

    JAJAJAJA! Changmin es unico. Ay hombre muchas de nosotras quisiéramos mirar a Jaejoong en su estado natural.
    Y no le dicen nada todavia cuando ya se esta "defendiendo" jajaja.
    Muy buen cap. Gracias

    atte. Alexi

    ResponderEliminar
  2. Hay Chanfmin con tus reclamos lo único que hiciste fue que en realidad lo estabas haciendo porque te atrajo Jae, jajaja..

    Gracias!!!

    ResponderEliminar
  3. Jajajajajajajaja me encanta, ME ENCANTA, me encanta los detalles de la "mirada profunda" de Changmin y las muecas adorables de JaeJoong; me parece siempre lindo cuando agregan gestos reales a los personajes de los fics. ¡Gracias por la historia!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD