Insano - Cap. 13

7 comentarios
Hipocresía


Junsu miró la hora en su celular y suspiró, era bastante tarde y él aún se encontraba en la calle, meditando, después que su novia se fuera esa tarde, vagó por las calles sin rumbo fijo, su intuición le decía que si iba al departamento, ahí estaría Yoochun y no quería verlo, para él era una tortura, estaba loco por él y fingir indiferencia era muy difícil, mucho más que fingir odio, además Jaejoong cada vez era más mimoso con él, eso lo estaba comenzando a fastidiar, por mucho que se negara a admitirlo, comenzaba a comprender por qué Yoochun quería deshacerse de él.

- No tendré más opción que ir, es tarde, no creo que esté ahí —pensó cansado, ya solo quería llegar y tumbarse en su cama


Junsu estaba muy fatigado y no se arriesgó a volver por su auto, así que lo dejó en el estacionamiento de un centro comercial, donde lo estacionó por la tarde al salir de la escuela, entonces volvió en taxi. Al llegar al departamento las luces estaban apagadas, suspiró con alivio y cerró con llave, con cuidado fue hacia su habitación pero cuando abrió la puerta escuchó la otra abrirse, giró su cabeza hacia la izquierda


De la habitación de Jaejoong salía Yoochun, estaba completamente desnudo, la luz que entraba de la calle alcanzaba a iluminarlo, Junsu intentó ignorarlo, pero cuando el mayor lo vio sonrió, se acercó a él rápido antes que el menor pudiera entrar en la habitación y se encerrara. Junsu lo miró con reproche, pero no intentó empujarlo.

- ¿Qué quieres? —preguntó enojado

- ¿No me das un beso de bienvenida? —sonrió, lascivamente, el otro bufó con burla, mirándolo casi con asco

- Ni muerto —respondió tajantemente, Yoochun sonrió satisfecho, amaba que Junsu lo despreciara de ese modo, porque sabía que en el fondo deseaba tirársele encima


Yoochun no respondió a eso, en cambio se le adelantó y entró en la habitación, Junsu prendió la luz y lo observó con reproche.

- Vete —pidió hasta cierto punto amablemente— Es tarde y tengo sueño


Sin responder otra vez, Yoochun se acercó a la cama y se sentó, las piernas ligeramente abiertas, observó fijamente al dueño del aposento, Junsu le miró la entrepierna por unos instantes y tragó saliva, luego lo miró a los ojos, pero la mirada anterior no pasó desapercibida por el mayor.

- ¿Es verdad que tú y Hani lo hicieron? —preguntó con interés falso, tratando de no reírse, pero esa pregunta hizo enojar a Junsu, y no fue equivocado pensar que Jaejoong fue quien le dio aquella información.

- No te importa —contestó molesto.

- ¿Cuántas veces lo han hecho ya? —preguntó con real interés.

- Cállate y vete de una vez —regañó, asqueado de esa actitud.

- ¿Estuvo bien? ¿Sabe hacerlo? ¿Te gustó? —preguntó hostigosamente, buscando molestarlo, lográndolo pronto, Junsu lo miró con coraje.

- Cállate imbécil.

- Solo quiero saber que tan bien abre las piernas, ¿es mejor abriéndolas que tú? —preguntó casi riéndose, desatando el coraje de Junsu


El menor se acercó rápido hacia él con el puño cerrado, quiso estrellarlo en su cara pero Yoochun reaccionó y se hizo hacia atrás, logrando que solo le rozara la punta de la nariz, así que aprovechó para estirar su mano y sujetar el brazo de Junsu. Se miraron fijamente a los ojos, el menor quiso soltarse del agarre pero no pudo, así que el mayor se levantó de la cama y estuvieron frente a frente.

- ¿Por qué te molesta tanto el tema?

- No te importa, y suéltame —respondió indignado.

- Ah, no me digas —pausó unos segundos, luego sonrió— Era virgen ¿cierto? —al oír la pregunta Junsu bajó la mirada unos instantes.

- Basta… —pidió, casi suplicando, Yoochun sonrió.

- Seguro ella estaba “guardándose” para el amor de su vida, y tal vez pensó que eras tú, por eso se acostó contigo, pero seguramente solo pudiste lograr un orgasmo pensando en mí —analizó, divertido, sonriendo ampliamente— La culpa debe estar matándote —evitó reír fuerte, pero no evitó reír


Junsu no soportó esa risa y la mirada llena de diversión, por lo que con su mano izquierda logró darle una fuerte bofetada, ya que su brazo derecho era sujetado por él. Al recibir la cachetada, Yoochun dejó de reír y lo observó, molesto.

- Eres un desgraciado —dijo Junsu casi temblándole la voz.

- ¿Yo? Ni siquiera eres capaz de aceptar que eres Homosexual, cobarde, patético, te follas a tu novia de papel pensando en un hombre… sostienes relaciones sexuales con dos individuos, dejándote follar como zorra, mientras tus padres y tu hermano creen que eres algo que no existe, ¿y yo soy el desgraciado? —espetó con burla, pero mostrándose serio, a Junsu esas palabras lo hicieron temblar.

- No sabes nada de mi vida —respondió con amargura.

- Pobrecito —dijo con sarcasmo— Lo has tenido todo en la vida, lo único que tienes que hacer es aceptar tus preferencias y listo, si tu familia no lo acepta que se joda.

- Tú no entiendes —quiso refutar, pero no supo que más decir.

- El único que no logra entender nada eres tú —respondió con seriedad, Junsu lo miró a los ojos, sintiéndose confundido. Se miraron en silencio, hasta que Yoochun le soltó el brazo


Atraído por un impulso que no pudo ni quiso controlar, Junsu se acercó a Yoochun y le rodeó el cuello con ambos brazos, aprisionando su cuerpo contra el otro, atacó sus labios enseguida y el mayor le correspondió, aprisionando su cintura con la mano izquierda y sujetándole la parte de atrás de la cabeza con la derecha


Se besaron apasionadamente, hurgando en sus bocas con desesperación, separaron un poco sus cuerpos para que Junsu pudiera comenzar a quitarse la ropa, comenzó por la camisa, de botones, quitó los primeros con dificultad y el último lo rompió, agitado por no poderlo desabrochar. Siguió con el pantalón, desabrochándolo y bajando el cierre con maestría, también bajó la ropa interior y se giró sin dejar de besar a Yoochun, luego se tumbó de espaldas en la cama


El mayor lo siguió pero no se acostó, le besó por última vez los labios y bajó a su cuello, lamió sin detenerse demasiado, descendiendo por su piel a besos, se detuvo al llegar al abdomen, se puso de pie y agarró un pie de Junsu, quitó rápido el zapato, lo dejó caer e hizo lo mismo con el otro, luego jaló los pantalones y la ropa interior, dejándolo desnudo. Aun parado volvió a agarrar la pierna de Junsu, sujetándole luego el pie, masajeó por unos segundos y luego se metió el dedo pulgar a la boca, chupándolo, succionando, Junsu jadeó, mordiéndose un dedo de la mano para no gemir, Jaejoong estaba en la otra habitación y no quería despertarlo


Terminó su trabajo ahí y volvió a descender, se hincó sobre la cama y Junsu se recorrió hacia el medio de esta, Yoochun se agachó del todo y volvió a tomar sus labios, se besaron hasta que se les acabó el aliento, Junsu acostado completamente, Yoochun de bruces, sujetó ambas piernas de Junsu, las separó y se colocó en medio, agarró su miembro con la izquierda y lo acarició unos instantes, dirigiéndolo luego hacia la entrada de Junsu, acarició esta con su punta, haciéndolo morderse el labio


Sin jugar mucho tiempo, Yoochun comenzó a introducir su pene en Junsu, metió primero solo la punta, el menor suspiró al sentirla, entonces el mayor le cubrió con fuerza la boca, usando su mano derecha, al mismo tiempo que se terminó de introducir con una sola estocada, fuerte y precisa, Junsu ahogó un gemido en la mano de Yoochun, cerrando los ojos, él sonrió excitado, le gustaba oír esa clase de gemidos


Yoochun comenzó a embestirlo sin cuidado, logrando entrar lo más posible, hasta sentir el interior de Junsu en todo su esplendor, sin dejar de taparle la boca, sintiendo húmeda la piel con la saliva de Junsu, con la mano izquierda le sostenía la pierna derecha, empujando con fuerza en cada estocada. Bajando un poco más la cabeza comenzó a besarle el cuello, sin dejar de moverse


Junsu gemía sin pudor, aunque ahogando estos en la mano de Yoochun, pero nunca antes se sintió tan excitado, incluida aquella vez en el baño del centro comercial. Ahora se estaba entregando a Yoochun pese a que él se había quitado por completo la máscara, pese a las palabras que le dijo, pese a que Jaejoong estaba en la otra habitación, durmiendo como un bebé. El menor se aferró con fuerza a la espalda de Yoochun y lo sintió venirse dentro de él, suspiró relajado cuando se salió y se removió entre las sábanas, Yoochun le destapó la boca, moviéndose del cuello a sus labios


Se besaron con poca intensidad, pero el beso fue tan húmedo y profundo que Junsu se excitó nuevamente, teniendo una erección, Yoochun no desaprovechó la oportunidad para agarrarle el miembro y comenzar a masturbarlo, mientras se miraban a los ojos, Junsu acostado boca arriba, con las piernas abiertas, Yoochun aun en medio de sus piernas, de bruces sobre él. Aumentó el ritmo, esta vez Junsu se cubrió la boca él mismo, apretando los labios también, hasta que no pudo más, se arqueó hacia arriba al sentir que se venía, luego cayó de nuevo sobre la cama


Respiró agitado por unos instantes, aun cubriéndose la boca, luego la destapó y miró a Yoochun, sentado sobre la cama, observándolo. Junsu no supo cómo reaccionar, aquel fue un estupendo sexo, pero ahora no sabía cómo sentirse al respecto, y la mirada seria de Yoochun no ayudaba en nada.

- Será mejor que regreses a su habitación —dijo tras una pausa.

- ¿Crees que con esto dejaré de instigarte? —preguntó divertido— Tarde o temprano lo harás, te cansarás de la farsa que has creado


Junsu miró perplejo a Yoochun, sintiéndose miserable, le gustaba su vida como la conocía, vivía de las apariencias, el estudiante modelo, con la vida perfecta y la novia ideal, la familia ejemplar ¿Por qué destruir eso? Él no era libre de mente como Yoochun, él no podía simplemente abandonar lo que tenía para entregarse completamente al placer.

- Por favor, déjame tranquilo —suplicó, abatido, cansado. Junsu se cubrió el rostro con ambas manos, sintiéndose frustrado


Yoochun se acercó otra vez a él, le agarró una de las manos y la quitó del rostro, Junsu lo miró, sus ojos estaban rojos, el mayor le sujetó luego la barbilla con su mano derecha y le dio un beso en la boca, luego lo miró a los ojos.

- Una vez que lo hagas serás libre, nosotros tres… —le acarició los labios con el pulgar— Nos divertiremos mucho más cuando lo hagas —incitó, mirándolo con deseo a los ojos, Junsu lo observó, sintiéndose hipnotizado por aquella propuesta— Tú deseas esto


Yoochun sonrió con malicia, pero mostrándose comprensivo, Junsu agachó la mirada unos instantes y luego asintió, sonriendo confundido. El mayor se levantó de la cama y caminó hacia la puerta, el menor lo observó, compartieron una última mirada y luego Yoochun se fue, cerrando la puerta tras él, Junsu cerró los ojos y se dejó caer de espaldas sobre la cama, ahora solo tenía que buscar el momento apropiado para dejar a su novia, el resto lo haría después.


La semana de exámenes comenzó, Junsu se preparó para ello a consciencia, durante el fin de semana había estudiado en la Biblioteca, tratando de no pensar en su última vez con Yoochun, a escondidas de Jaejoong, en las palabras que le dijo sobre la aceptación de sus preferencias ante la familia. Junsu presentó sus primeros tres exámenes, saliendo de ellos sintiéndose seguro de haber obtenido buena calificación, así que sonriente regresó a su departamento, ni siquiera pensó en el peligro de encontrarse ahí con Yoochun y que eso lo distrajera


Junsu abrió la puerta y se quedó en shock al ver a Jaejoong y Yoochun ahí desnudos, en el sillón de la sala, Yoochun sentado con las piernas abiertas y su compañero hincado frente a él, en medio de sus piernas, practicándole sexo oral, las miradas de Junsu y Yoochun se cruzaron, sin que Jaejoong se detuviera, el mayor de los dos sonrió, mientras gemía, discretamente, con gestos distorsionados por el placer.

- Cierra… la puerta —entrecerró los ojos, antes de cerrarlos, se relamió los labios y luego se corrió, dentro de la boca de Jaejoong, gimiendo placenteramente, Junsu tragó saliva, seguía en shock. Luego de unos segundos al fin cerró la puerta.

- Hola Junsu —saludó Jaejoong como si nada, limpiándose discretamente la comisura de los labios, se levantó después del suelo, sentándose junto a Yoochun —¿No vienes a jugar? —preguntó juguetonamente, sonriéndole.

- Lo siento, tengo que estudiar —respondió educadamente, avanzando hacia su habitación, Jaejoong lo siguió con la mirada.

- ¿Tienes hambre? Haré algo de comer —dijo antes de que el menor se encerrara en su habitación, Junsu lo pensó un poco.

- Sí, claro —contestó tranquilamente, aunque luego pensó que quizás era mala idea, pero no se retractó.

- Genial, ven —dijo con amabilidad, se levantó del sillón y fue hacia él, lo agarró de la mano y con la otra le quitó la mochila, Yoochun solo los observaba.

- ¿Podrías ponerte ropa? —preguntó casi riéndose, pareciéndole gracioso.

- Hace calor —respondió mordiéndose el labio inferior— ¿No tienes calor? —preguntó acercándose a él, dejando caer la mochila al suelo. Junsu tragó saliva al sentir que se acercaba mucho a él, Jaejoong no desaprovechó la oportunidad de besarle en los labios suavemente, pero rápido, luego se alejó un poco.

- No, yo… estoy bien —contestó agitado, una gran parte de él deseó sujetarlo fuertemente y comerle la boca.

- ¿Qué te apetece comer?

- Lo que sea está bien —contestó rápidamente, luego se apartó de él, recogió su mochila y fue enseguida a su habitación


Jaejoong miró hacia Yoochun y los dos sonrieron, casi riéndose, el menor de los dos movió la cabeza a los lados, divertido, en tanto el mayor le guiñó un ojo.


Al día siguiente Junsu tuvo dos exámenes, los más importantes que tendría esa semana, se preparó tanto para ellos que sintió le fue muy bien, así que esa tarde regresó al departamento muy feliz, por fortuna su compañero no estaba, tampoco Yoochun, así que se sintió relajado, el día anterior fue muy tenso porque haberlos encontrado en el sillón fue bastante tentador y de momento no deseaba distractores


El miércoles tuvo solo un examen sencillo y el resto de la mañana la tuvo libre, así que decidió ir a un café y leer algo, la noche anterior Jaejoong le dijo que estaría todo el día en el departamento, así que no se quiso arriesgar. Regresó a su hogar hasta entrada la noche, al llegar encontró a Jaejoong solo, cenando en la mesa, al verlo llegar se puso de pie y lo recibió casi como si fuera su esposa.

- ¿Tienes hambre? ¿Te sirvo de comer? —preguntó amablemente, Junsu negó, pues había comido en el café al que fue.

- Pero provecho —respondió rápidamente y se alejó enseguida de él, encerrándose en su habitación, Jaejoong suspiró.

- Sí que está concentrado en sus exámenes, que aburrido —se lamentó, haciendo puchero como niño pequeño


Junsu suspiró fuertemente al encerrarse en su habitación, aventando la mochila hacia la cama, cerró los ojos y sonrió.

- Lo estás haciendo bien, solo mantente distante —pensó convencido, sintiéndose enseguida muy relajado.


Descansó la vista tras un lapso de más de dos horas leyendo, así que dejó su libro de lado y estiró los músculos, se puso de pie y avanzó hacia la ventana, miró hacia afuera, la luna estaba radiante, sonrió satisfecho, contento de haberlo podido lograr.

- Dos días más de exámenes y listo —pensó con entusiasmo, luego se giró hacia su cama y en ese momento vio la puerta abrirse, se lamentó de no haberle colocado el seguro. Jaejoong entró cuidadosamente.

- ¿Cómo está mi estudiante estrella? —preguntó casi burlándose, Junsu solo le sonrió amablemente— Te ves tan tenso —dijo con preocupación, o al menos fingiéndola, así que se acercó a él, aunque Junsu retrocedió— Oh vamos, no voy a violarte, ven —estiró su mano y agarró a Junsu por la muñeca, jalándolo hacia él.

- Tengo mucho que estudiar, te agradecería sí…

- Nada de eso, estás muy tenso —regañó, terminándolo de llevar hacia la cama, lo sujetó de los hombros y empujó hacia abajo, haciéndolo sentarse.

- Pero…

- Nada, vas a relajarte ¿de acuerdo? —habló con seriedad, mirándolo a los ojos, el menor no tuvo más opción que asentir, así que Jaejoong no perdió la oportunidad— Cierra los ojos

- ¿Qué?

- Ciérralos —ordenó y por alguna razón Junsu le obedeció, cerró los ojos— Relájate —dijo con voz suavizada, comenzando a acariciarle los cabellos

- ¿Qué haces?

- No hables —pidió y el otro obedeció. Jaejoong continuó acariciándole los cabellos, luego bajó las manos a los hombros, le dio masaje, suavemente, Junsu se comenzó a relajar— ¿Lo ves? Estás menos tenso —sonrió, relamiéndose luego los labios, bajó las manos y le agarró la parte inferior de la camisa, comenzando a subirla, así que Junsu abrió los ojos.

- No, eso no —dijo confundido

- Tranquilo —sonrió, guiñándole el ojo, Junsu entonces se dejó quitar la camisa, así que el mayor continuó con los hombros, ahora desnudos— Cierra los ojos —ordenó, fríamente, Junsu obedeció— Eso es —sonrió, emocionado de que el menor le obedeciera, así que no dudó en el siguiente paso, acariciándole los pectorales, suave y sensualmente, oyendo los leves jadeos del menor.

- Para… —pidió jadeando, pero Jaejoong desobedeció, en cambio dirigió sus dedos hacia los pezones, sujetándolos con el índice y el pulgar de cada mano, comenzando a masajearlos, Junsu gimió— Basta —abrió los ojos y se miraron.

- Pero si te gusta, mira nomás que apretado estás —respondió emocionado, dirigiendo la mirada hacia su entrepierna, Junsu cerró las piernas con fuerza.

- Debo estudiar, déjame solo por favor —pidió amablemente, Jaejoong sonrió

- Está bien —consintió, agachándose le dio un beso en la mejilla.

- Gracias

- Aunque… —hizo una pausa y le miró de nuevo la entrepierna— Puedo ayudarte antes de irme.

- Pero…

- Sssht, no digas más —sin recibir permiso se agachó hasta hincarse, Junsu no lo repelió, así que continuó, le desabrochó los pantalones y sacó su pene erecto, lo miró a los ojos y sacó la lengua, deslizándola desde el nacimiento de este hasta la punta, sin dejar de observarlo— Que rico —expresó al finalizar la lamida en el glande.

- Entonces cómetela —ordenó, como hipnotizado, Jaejoong sonrió ampliamente, muy emocionado, asintió y sin dudar lo metió completo a su boca, primero se agarró de las piernas de Junsu hasta encontrar su ritmo, luego subió la mano derecha y con dos dedos le masajeó el pezón, mientras la izquierda le estimulaba los testículos


Junsu gimió con placer, se agarró de la cabeza de Jaejoong, cerrando los ojos, con la cabeza ligeramente hacia atrás, disfrutando de aquella boca, la más experta de todas. El mayor continuó por cerca de dos minutos, luego lo sacó de su boca, Junsu, con la respiración agitada miró hacia abajo, ahora Jaejoong le masturbaba con la derecha, sin tocarle nada más, lo observaba fijamente.

- ¿Dónde quieres correrte? —preguntó en tono juguetón— ¿Cara o boca? —sin dejar de masturbarlo esperó respuesta, Junsu ni siquiera lo pensó.

- Boca —respondió embelesado, no faltaba mucho para terminar, así que Jaejoong atendió a la respuesta, volvió a meterlo a su boca y esta vez lo hizo más rápido, hasta que el menor comenzó a correrse, Jaejoong comió lo más posible, al sacarse el miembro del otro de la boca le lamió la punta, quitando los restos de semen.

- Sabes delicioso —halagó, soltó después con cuidado el miembro de Junsu y luego lo metió otra vez por debajo de la ropa, se levantó del suelo y miró a su compañero, quien aún se recuperaba— Ya puedes estudiar tranquilo.

- Gracias —sonrió, se levantó de la cama, agarró el rostro de Jaejoong y buscó sus labios, se besaron unos segundos

- Cuando quieras —contestó sonriente— Hasta mañana

- Sí —se despidieron con una sonrisa, en cuanto Jaejoong salió, Junsu puso rápido el seguro a la puerta y suspiró— ¿Qué diablos me pasa? —se recriminó, cada vez le parecía más normal que esas cosas estuvieran pasando entre los dos y cada vez sentía menos culpa sobre las cosas que hacía con otros hombres.


Al día siguiente Junsu llegó tarde a su primer examen, era la primera vez en todo el semestre que algo así le pasaba, pero la noche anterior se relajó demasiado con el “trabajito” de Jaejoong, por eso durmió más de la cuenta. Su profesor lo reprendió y le quitó unos puntos a su calificación final, eso más que deprimirlo le molestó, así que después de su tercer examen del día regresó al departamento sin dilaciones como los demás días. Jaejoong estaba en la cocina, preparando algo.

- Que bueno que llegas, ven y prueba esto —pidió, revolviendo el contenido de una pequeña olla, Junsu se acercó y probó de lo que el mayor le daba— ¿Rico?

- Sí —contestó tajantemente

- ¿Qué pasa?

- Llegué tarde a mi primer examen y me bajaron puntos —respondió molesto

- Eres de los mejores promedios de tu generación, solo es un tropiezo —explicó para minimizar el asunto

- Da igual, mañana son los exámenes finales, luego de eso es la semana de calificaciones y el semestre se termina —contestó un poco más relajado

- ¿Lo ves? Todo saldrá bien —Jaejoong apagó la estufa, se quitó el mandil y se acercó a Junsu, que estaba cerca de la mesa— Siéntate a comer, te serviré

- No gracias, tengo mucho que estudiar —contestó secamente, marchándose hacia su habitación, pero Jaejoong lo siguió, cuando el menor lo vio entrar frunció el ceño— Jaejoong, hoy no, te agradezco lo de anoche pero…

- Solo quiero decirte algo —se excusó enseguida

- ¿Qué es?

- Me habló Yoochun —respondió, Junsu quiso decir algo pero no se lo permitió— Su mamá ya no vive más con él

- ¿Qué?

- El testamento de la abuela decía que no podía internarla en ningún sitio a menos que fuera indispensable, y pues la señora está tan mal que tuvo que ser internada —explicó rápidamente

- Eso es terrible —comentó desconcertado

- Sí, lo es —dijo en tono indiferente— ¿Sabes? Yo creo que nos necesita

- ¿De verdad?

- Sí, dijo algo sobre ir a su casa el fin de semana ¿Qué dices? ¿Vamos? —preguntó como si nada, Junsu lo miró con desconfianza, ¿acaso Yoochun usaba de pretexto la preocupación por la salud de su mamá para tenerlos ahí un fin de semana?

- No lo sé —meditó, confundido, Jaejoong se acercó a él y lo agarró de la mano

- Somos amigos ¿no? Y él necesita de nuestro apoyo —explicó mostrándose muy serio, el menor lo miró y volvió a dudar— Junsu, tus exámenes terminan mañana viernes, solo tenemos que ir sábado y domingo

- Está bien —consintió al fin, Jaejoong sonrió emocionado y le soltó la mano

- Excelente, ahora estudia para tu examen, yo te dejaré en paz

- Gracias

- De nada querido —sonrió y luego salió de la habitación, Junsu cerró la puerta y suspiró, pensando si no había cometido un error.


Jaejoong fue a su habitación y agarró su celular, llamó a Yoochun, quien le contestó enseguida, como si estuviera esperando su llamada

- Listo, aceptó —dijo con emoción

- Excelente trabajo

- Lo sé, merezco un premio —sonrió con malicia, mordiéndose el labio inferior.

- El premio lo tendremos todo un fin de semana —rectificó Yoochun, emocionándolo aún más, Jaejoong sonrió cariñosamente, como si tuviera a Yoochun ahí junto a él— ¿Lo ves? En equipo somos mejores

- Sí mi amor

- Hasta el sábado —se despidió fríamente

- Hasta el sábado —respondió Jaejoong, luego el menor colgó, él lo hizo después, suspirando con emoción— Volví a interesarle, yo sé que me quiere —pensó ensoñado, después de todo lo que sufrió por fin ahora Yoochun volvía a tener interés en él


Jaejoong estimaba mucho a Junsu, pero su relación retorcida con Yoochun era mucho más importante, por eso volvía a perder los escrúpulos, sin darse cuenta que de nuevo era solo el juguete de su amante, todo lo que el mayor quería era sentirse amado, creyendo que era el sexo su única forma de comprobarlo, porque no le interesaba oír palabras de amor ni recibir cariños, si Yoochun quería follárselo para él no había prueba más fehaciente que esa.



Nota de Autor. Hola de nuevo. Gracias por leer esta historia. ¿Qué esperan del próximo fin de semana? no quiero ser tan pervertida pero... JAJAJAJA ¿A quién engaño? Si quiero serlo :) dejen sus comentarios, hasta pronto

7 comentarios:

  1. No puedo creer que Junsu sea tan tonto xD o sea, no se da cuenta de lo que estos 2 quieren? jajajajaja espero el próximo capítulo

    ResponderEliminar
  2. No puedo creer que Junsu sea tan tonto xD o sea, no se da cuenta de lo que estos 2 quieren? jajajajaja espero el próximo capítulo

    ResponderEliminar
  3. Demonios... Junsu se pone en bandeja de plata y todavía se saca de onda, Yoochun es realmente un master en eso de lavarle el ceso a ese par...jajaja, eso se me hace realmente sexy, y el resultado de esto es uuuun. SUPER DESGRACIADO SEXY😻😻😻jajaj. Nada de no querer ser taaan percertida mi estimada, porque para serte franca eso es lo que me encanta de este Fic¡¡¡ Gracias por la Actu¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Ay no, ese Yoochun es un desgraciado ó.ó y esos dos que de dignidad no tienen nada, jajaja me entretiene mucho tu fic :)

    ResponderEliminar
  5. Ay no, ese Yoochun es un desgraciado ó.ó y esos dos que de dignidad no tienen nada, jajaja me entretiene mucho tu fic :)

    ResponderEliminar
  6. Este fic me tiene en incógnita desde hace mucho T.T

    ResponderEliminar
  7. Es de los fics más perturbadores que he leído... pero aquí estoy XD jajaja lol

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD