You are everything I've been looking for - Cap. 8

6 comentarios
When you love someone


Llegó el jueves por la noche, Changmin y Jonghyun llegaron a la ciudad vecina como acordaron días atrás, habían invitado a Donghae y a Eunhyuk pero ninguno de los dos quiso ir, así que el par de amigos llegó solo, al antro que el mesero les recomendó no estaba del todo lleno pero se veía de buen ambiente. Los amigos pidieron un coctel con Brandy y se sentaron en una mesa con dos sillones individuales, uno frente al otro, alzaron sus copas y brindaron.

- ¿Y ahora qué? – preguntó Changmin con entusiasmo – Creo que perdí la chispa – sonrió avergonzado, su amigo rio.

- ¿De qué hablas? Acabamos de llegar – respondió guiñándole un ojo. Changmin sonrió y continuó bebiendo de su copa, miró a su alrededor pero no había nadie interesante, aunque más de alguno volteó a verlos.

- Tal vez no fue tan buena idea venir – comentó haciendo una mueca – Ya no somos unos adolescentes.

- Vamos, estás hablando como un viejo – dijo Jonghyun luego de reír – Relájate


Changmin suspiró y se relajó, bebió de su coctel hasta terminarlo, Jonghyun se sorprendió pero no le dijo nada, él continuó bebiendo tranquilamente, en tanto su amigo pidió enseguida otro coctel. Conversaron sobre cualquier cosa por unos minutos, hasta que fueron interrumpidos por un chico que se dirigió al más alto, Changmin lo observó y sonrió, era guapo pero de rasgos comunes, nada interesante en realidad

- ¿Bailas? – preguntó enseguida, pero a Changmin no le gustaba bailar, así que negó.

- Gracias – alzó la copa y volteó de nuevo hacia Jonghyun para ignorarlo. El chico lo miró de pies a cabeza y sin decir nada se retiró.

- ¿Lo ves? No tenemos ni media hora y ya rechazaste al primero – dijo Jonghyun con una sonrisa, aunque en realidad sonreía porque Changmin le rechazó.

- Sabes que no me gusta bailar, solo lo hacía con Kyuhyun – se encogió de hombros.

- Sí, a mí tampoco – bebió de su copa y dirigió la mirada hacia la barra, un hombre de edad madura le sonrió, haciendo un gesto con el vaso que sostenía en su mano, Jonghyun sonrió por compromiso y apartó la mirada rápidamente – El cuarentón de allá me coqueteó – informó a Changmin y él se rio divertido.

- Ve con él ¿Nunca has salido con alguien mayor?

- Una vez – confesó con indiferencia

- ¿Hubo sexo? – preguntó con una gran sonrisa, Jonghyun se sonrojó

- ¿Qué te importa? – contestó avergonzado, sonriendo también, Changmin se rio nuevamente, acabándose después su segunda bebida.

- Sin duda eso fue un Sí ¿Qué tal estuvo?

- Cállate – eludió la pregunta y llamó al mesero para que les llevara otra ronda de bebidas

- Yo nunca he estado con alguien más de cinco años mayor – confesó luego de meditarlo

- ¿Cuál es tu cifra? Creo que nunca te lo había preguntado

- ¿Mi cifra? – preguntó extrañado, Jonghyun asintió

- Con cuántos hombres has dormido – explicó, casi con seriedad. Instantes después llegó el mesero y les dio sus bebidas. Changmin pensó en su respuesta en tanto el mesero se marchó

- A ver – analizó unos instantes – El chico con quien perdí la virginidad, ya olvidé su nombre – dijo mientras se tocaba el dedo índice – Mi primer novio, el segundo novio, un tipo que apenas recuerdo, Kyuhyun y tú. Seis – mostró cinco dedos de la mano izquierda y uno de la derecha - ¿Cuál es la tuya?

- Once – dijo sin pensarlo mucho y evitando enumerarlos como su amigo, ya que si hacía eso sin duda tendría que mencionar a Minho. Changmin sonrió

- Vaya, creo que debo alcanzarte

- No es competencia – regañó Jonghyun

- Ya sé – sonrió y miró a su alrededor, pero nadie interesante aparecía


Pidieron su quinta y cuarta copa de coctel, suficiente para animarse a ir a bailar, aunque a ninguno de los dos realmente le gustaba. El ambiente en ese antro Gay se avivó en la hora que estuvieron ahí, de vez en cuando se acercaban demasiado uno al otro, sin embargo permitieron que a cada uno se le acercase alguien más y cambiaron de parejas, cuando se cansaron volvieron a la mesa, acompañados de los dos hombres con quienes habían bailado. Cada sillón tenía capacidad para hasta dos personas

- Así que no son de aquí – dijo el hombre junto a Jonghyun luego de oír de Changmin que ellos eran de Seúl, los amigos asintieron - ¿Y qué hacen por acá?

- Estamos de paso – respondió Changmin – Viajamos por todo el país – mintió, guiñándole el ojo discretamente a su amigo

- ¿Son pareja acaso? – preguntó el que estaba junto a Changmin

- Algo así… libre – sonrió

- ¿Entonces puedo hacer esto? – preguntó acercándose a Changmin, le acarició junto a la oreja y buscó sus labios, dándole un beso lento y suave que fue correspondido, luego se separó

- Pues lo hiciste – contestó Changmin, aunque se sintió algo extraño. Miró hacia Jonghyun, quien no perdió tiempo y se giró al lado, el hombre también volteó y se comenzaron a besar


Changmin sonrió al ver que su amigo no se había cohibido y esta vez fue él quien buscó los labios del hombre a su lado. Ambas parejas estaban besándose, Jonghyun abrió sus ojos mientras besaba al desconocido, buscó a Changmin y sintió celos de verlo con él, pero intentó no pensar en eso, bajó su mano y tocó el muslo del otro, encontró respuesta rápidamente, la mano del hombre se coló por debajo de su camisa y le acarició el pecho.

- Vayamos a otro lado – susurró en la oreja de Changmin el hombre cuando dejaron de besarse, movió su mano por la pierna hasta intentar tocarle la ingle, pero Changmin lo apartó.

- No estoy seguro – dudó, luego miró hacia su amigo y el otro, estaban tocándose, el hombre a su lado también miró y le sonrió luego a Changmin.

- Yo creo que ellos estarán de acuerdo – buscó de nuevo sus labios y por unos instantes Changmin también lo besó, pero luego lo apartó.

- Lo siento – lo observó a los ojos y con la mirada se disculpó, el otro suspiró con molestia pero se levantó del asiento tranquilamente y se fue. Changmin aspiró largamente y luego se pasó la mano por el cabello, miró hacia Jonghyun y el otro hombre, se besaban apasionadamente y sintió envidia - ¿Cómo pudo? Yo me sentí muy extraño – paseó la mirada por el lugar, el hombre que antes estaba con él ahora estaba en la pista con otro, bailando y restregándose con él, a Changmin le dio un escalofrío


Esperó unos momentos, pero su amigo y el otro sujeto no se separaban, así que se puso de pie y se acercó a ellos, tocó el hombro de Jonghyun repetidas veces con su índice derecho, él volteó y lo miró, extrañado, su amigo parecía un poco molesto.

- Espera… - le dijo al hombre junto a él que le besaba el cuello, como no le hizo caso lo empujó – Dije que te esperes – regañó y él obedeció - ¿Qué pasa? – preguntó a su amigo.

- Vámonos – pidió enseguida.

- ¿Qué? – Jonghyun miró hacia el otro sillón y al no ver a nadie miró de nuevo hacia el más alto, sin entender

- Por favor – dijo amablemente.

- Oye, lo siento – dijo Jonghyun hacia su lado.

- Creí que iríamos a un lugar más privado – contestó, llevando su mano al muslo de Jonghyun, pero él enseguida agarró la mano invasora y la apartó de su lado.

- Él manda – sonrió encogiéndose de hombros, mirando a su acompañante.

- Hagamos un trío – propuso sin vergüenza, Changmin desvió la mirada para evitar reírse.

- Será en otra ocasión – respondió poniéndose de pie junto a su amigo.

- Si claro – contestó el hombre con sarcasmo, se levantó también y se fue haciendo una mala cara.

- Será mejor que tengas una buena explicación – dijo Jonghyun sacando dinero de su cartera, ya habían pagado las bebidas pero dejó propina – Vámonos – indicó y su amigo lo siguió cuando avanzó hacia la salida.

- ¿Explicar qué? – preguntó el más alto cuando salieron del lugar, atrás aun podía escucharse la música.

- Porque propones venir a un Bar por un par de chicos lindos y luego dejarlo nomás así – dijo con un tono de voz un poco alto aunque no estaba enojado, sus oídos aun retumbaban por el sonido de adentro.

- Pues ya vi que estabas emocionado – contestó dirigiendo una mirada hacia la entrepierna de su amigo, podía notar que se había excitado, Jonghyun se abochornó – Si quieres búscalo de nuevo y vayan a un Motel, yo espero en el auto – dijo tratando de aparentar indiferencia.

- No digas tonterías – respondió avergonzado.

- Entonces llévame a mí a un Motel – pidió enseguida, mordiéndose ligeramente el labio, Jonghyun sonrió, estiró su mano y lo agarró por la muñeca, caminaron de prisa hacia el auto


Al llegar Jonghyun se giró hacia Changmin, lo agarró de las caderas y lo volteó hacia donde estaba el auto, empujó de ellas hasta que su trasero chocó contra la portezuela, el más alto le rodeó el cuello con ambos brazos y se besaron con urgencia, la mano derecha de Jonghyun bajó un poco y lo sostuvo de la pierna justo bajo la nalga, la levantó hasta su cadera y se pegó un poco más hacia su amigo, Changmin sintió la dureza de la entrepierna de Jonghyun y sonrió sobre sus labios.


Del otro lado de la barra, Donghae suspiró largamente, se moría de aburrimiento, ya había limpiado dos veces cada tarro, cada copa y cada vaso, había pocos clientes ese día que no había música en vivo, como cada día en que los músicos no estaban de turno. Del otro lado, pegado a la pared estaba Eunhyuk, revisando su celular, en toda la noche él y su novio se habían hablado poco, desde la llegada de Boa estaban distanciados, incluso dormían muy lejos uno del otro en la cama, ignorándose incluso cuando estaban ambos despiertos. A pesar de su pequeña “reconciliación” días atrás, seguían molestos, más el mesero que el barman.

- Donghae ¿crees que me pueda ir temprano? – preguntó Junsu al acercarse a la barra, su jefe lo miró – Mañana es cumpleaños de Hani y quiero sorprenderla a la media noche, además hay pocos clientes – manifestó mostrándole una mirada suplicante, el barman sonrió.

- Está bien, ve con tu novia – respondió con voz alegre, Junsu sonrió ampliamente.

- Gracias, eres el mejor – dijo con emoción, se alejó a donde se guardaban los mandiles y se quitó el que traía puesto, entregó a Donghae las últimas cuentas cobradas y luego de despedirse se fue


Al ver que el otro empleado se marchaba, Eunhyuk fue hacia la barra, compartió mirada con su novio, él le sonrió tímidamente.

- Hola – saludó como si no le hubiera visto antes

- Hola – contestó Eunhyuk, luego miró hacia la puerta como si esperara a alguien

- Esto está aburrido ¿no? – dijo para sacar conversación, pero su novio solo hizo un sonido – Cariño, mírame – suplicó cancinamente, su novio tardó en obedecer. Se miraron a los ojos.

- ¿Qué?

- Te extraño, no quiero que estemos distanciados – dijo estirando su mano hasta tocar la del otro, Eunhyuk no la movió, la dejó aun sobre la barra, la de Donghae sobre la suya.

- Yo tampoco – sonrió con poco ánimo

- ¿Qué te parece si cerramos temprano y vamos a cenar fuera?

- Sí – sonrió con mejor humor que antes. Donghae se entusiasmó de haber logrado un avance con su novio y le soltó la mano


Eunhyuk se alejó para atender el llamado de un cliente, Donghae lo observó por varios segundos y luego sonrió ampliamente, amaba el temperamento de su novio cuando no podía resistirse al encanto de su mirada. El barman se preguntó, como siempre, porque no era posible aún para él enamorarse de Eunhyuk si lo adoraba tanto.


Volvieron a la casa de Yunho luego de haber ido a cenar al restaurante de la carretera, no era el único en el pueblo, pero a Yunho le gustaba mucho ir ahí, aunque Sulli no perdió oportunidad de mostrar su mala actitud hacia Boa, ella pretendió no prestarle atención, después de todo estaba acostumbrada a que en ese lugar la odiaran


Como cada día dieron rienda suelta a sus deseos y su pasión, Boa era capaz de hechizar a Yunho hasta niveles insospechados, no solo había sido su mejor amiga, su confidente o su novia, era la mejor amante que jamás tuvo en toda su vida, y aunque sabía que él no era el único con quien ella había estado, trataba de no pensarlo, de no imaginarla en brazos de nadie más, porque entonces su mente enloquecía, muerto de celos.

-En la compañía me cuestionarán porque quedé sin energías en mis vacaciones – dijo luego de haber recuperado los sentidos tras el orgasmo, Yunho buscó su cuerpo bajo las sábanas y la abrazó, luego le besó la mejilla

- Les dirás que estuviste practicando un baile muy complicado, pero que al final te ha salido perfecto, como todo lo que haces – respondió con tono adulador, haciéndola reír.

- No por decir mentiras a mi favor harás que me quede – dijo sin abandonar la sonrisa, pero Yunho se puso serio, la soltó poco a poco y miró hacia el techo, pasándose una mano tras la nuca. Boa se giró hacia él y estiró su mano, le tocó el rostro y le hizo mirarla – Dos semanas, te lo dije cuando llegué.

- Lo sé, ni siquiera te pediré que te quedes – confesó, ella aprovechó para acercarse un poco más, le dio un beso en la comisura de los labios, Yunho sacó su mano de detrás de su nuca y le rodeó los hombros, atrayéndola hacia él y Boa lo abrazó – Ya tengo Veintisiete años, no te suplicaré nunca más, lo prometo


Aunque Boa sabía que esa debería ser la respuesta que esperaría, oírlo decir eso le hizo sentir un vuelco en el estómago, quizás sin darse cuenta, Yunho estaba dejándola ir, poco a poco, pero ella era incapaz, aunque fuera egoísta, deseaba seguir escuchando de él que se quedara, que no podía vivir con su ausencia.


A través de la pequeña abertura de la cortina entró un poco de luz que dio directo a su cara, haciéndolo despertar poco a poco, Changmin se estiró mientras se removía entre las sábanas, miró a su lado y vio a Jonghyun dormido, completamente desnudo, la sábana apenas le tapaba hasta las rodillas, sonrió ampliamente, se levantó un poco y agarró la sábana, deslizándola por sus piernas lentamente, admirando aquella perfecta desnudez, lo cubrió hasta la cintura y luego se levantó de la cama, también estaba desnudo y sin ponerse nada fue al baño a orinar y después de las manos se lavó la cara


Jonghyun despertó y no vio a Changmin a su lado, se talló los ojos y volteó hacia el baño cuando la puerta se abrió, su amigo salió y compartieron una mirada, luego una sonrisa, el más alto se acercó de nuevo a la cama, se subió y jaló la sábana hacia él, tapándose también, miró hacia Jonghyun, se acercó y besó sus labios.

- Jamás olvidaré lo de anoche – confesó Changmin – No sé si fue el alcohol, el morbo de verte con otro o si realmente eres una maravilla en la cama – remató con entusiasmo.

- No exageres – dijo avergonzado – Soy tu sexto hombre, te hace falta conocer a otros en la intimidad – explicó convencido, Changmin bufó un poco

- ¿Sabes? Anoche me hizo darme cuenta que definitivamente no soy la clase de homosexual que sueña con meterse en tantas camas le sea posible – confesó con determinación, dirigiéndole una mirada pícara – Mi idea va más dirigida a perfeccionar el arte con alguien en específico

- ¿Ah sí? – preguntó mirándole los labios, Changmin asintió y se acercó rápidamente a él, Jonghyun lo atrapó en sus brazos y comenzaron a besarse


Aunque habían acordado tener algo meramente físico, una relación libre, en realidad aquella había sido apenas la tercera vez que llegaron al sexo, tampoco solían besarse regularmente como si de una pareja normal se tratase, su relación era un poco extraña, pero para Jonghyun cada vez se parecía más a un noviazgo, aunque para Changmin no era así, muy en el fondo comenzaba a plantearse si aquello no terminaría en algo parecido a lo que Donghae y Eunhyuk tenían.


Regresaron al pueblo alrededor del mediodía, entraron a la casa y en la cocina estaban sus amigos, jugueteando mientras preparaban algo de comer, ambos sintieron alivio de verlos cercanos otra vez. Cuando vieron al par de músicos acercarse dejaron de tontear y los saludaron

- Me alegra verlos chicos – dijo Donghae sonriendo ampliamente, salió de la cocina y luego fue al cuarto de lavado a ver cómo iba su lavadora

- Estás muy sonriente – observó Changmin a su amigo, Eunhyuk asintió

- Tuvimos el mejor sexo desde que comenzamos a salir – confesó ensoñado, Changmin y Jonghyun compartieron una mirada y luego se sonrieron – Amo cuando se vuelve tan complaciente y tan salvaje – dijo sin pena, también sin darse cuenta que Donghae estaba atrás de él y que oyó claro lo que dijo, enojado le dio un coscorrón con fuerza, Eunhyuk volteó enseguida y los otros dos se rieron de él

- No cuentes nuestras intimidades – regañó molesto, le pasó de lado y se acercó a la estufa

- ¿Qué tiene? Ellos también volvieron con cara de haber “comido” bien ¿o no? – les preguntó a los músicos sonriendo pícaramente, Changmin miró disimuladamente hacia otro lado, Jonghyun se rascó un poco la cabeza

- Cierto – comentó Donghae – ¿Cómo les fue? ¿A cuántos devoraste? – preguntó a Changmin

- Solo uno – respondió enseguida

- ¿Solo uno? ¿Y tú? – preguntó al otro, Jonghyun levantó su mano mostrando el dedo índice solamente, Donghae enarcó una ceja - ¿Solo uno también? Espera… - pausó y luego los miró a ambos - ¿Entre ustedes? – ambos asintieron – Esa no era la idea ¿o sí? – preguntó mirando hacia su novio, quien había sido testigo de esas palabras antes que ambos chicos se fueran a la ciudad vecina

- Solo pasó, es todo – respondió Changmin, miró hacia Jonghyun y le sonrió – Iré a bañarme – sin decir más se alejó de ahí

- Vaya, ustedes casi son novios ¿no? – preguntó Eunhyuk

- No sé qué somos, pero no me romperé la cabeza pensando, solo disfrutaré de esto – contestó con una gran sonrisa, ninguno de los otros dos respondió nada, Jonghyun también se retiró, luego de su amigo, él también quería tomar un baño

- No sé porque siento que su cabeza no será lo que se rompa – dijo con tristeza Eunhyuk, su novio asintió, convencido también

- Changmin terminará rompiéndole el corazón ¿no es cierto? – ninguno de los dos dijo nada más, Eunhyuk miró de reojo a su novio, aquel era el mismo sentimiento con el que lidiaba día a día, pero no lo mencionó, después de la reconciliación de la noche anterior no quería volver a discutir con Donghae de nuevo.


El Bar abrió sus puertas, apenas dos clientes estaban ahí, dispersados en distintos lugares, Changmin y Jonghyun aún no bajaban, por lo general comenzaban a tocar una hora después de abierto el local, cuando había más personas. Para molestia de Donghae, su amigo y Boa llegaron al Bar, era la primera vez que iban juntos ahí desde que ella volvió, Yunho y su amigo compartieron una mirada, cuando la pareja se acercó a la barra tomaron asiento

- Hola – saludó Boa alegremente, Donghae la miró fijo sin responder

- ¿Lo de siempre? – preguntó con seriedad, ella asintió, Donghae miró hacia Yunho y él afirmó dos veces para indicarle que también, así que el barman sirvió las dos bebidas

- Vamos Donghae, no puedes odiarme tanto – dijo con ligereza, el aludido bufó pero no dijo nada, miró a Yunho con fastidio y se distrajo secando un tarro – Sé que crees que solo quiero hacer sufrir a Yunho pero…

- No quiero oírte – interrumpió y les dio la espalda a ambos, abrió la caja registradora y fingió hacer algo para ignorarlos, Yunho intentó levantarse del banco donde estaba sentado pero Boa lo impidió, haciéndole una seña

- Eunhyuk es mi amigo también, y sé lo que le haces ¿pero acaso te juzgo? – preguntó de forma ruda, sus palabras apuñalaron a Donghae, enseguida volteó y la miró con recelo

- No sabes nada

- Tú tampoco de nosotros– dijo con enojo, Yunho la sujetó suavemente del brazo

- Basta los dos – interrumpió Yunho antes que comenzaran a pelear

- Perdón – se disculpó ella y le sonrió – Donghae – miró de nuevo hacia el mesero – Amo a Yunho, y él me ama, es todo lo que necesitamos – lo observó con rudeza – Pero él también necesita de su mejor amigo, no para que lo juzgue –dijo con una voz más tranquila, Donghae tragó saliva y luego miró a Yunho fijamente a los ojos, en silencio


Yunho y Donghae se miraron por casi un minuto, Boa suspiró con cansancio y luego se levantó del banco donde estaba sentada, tocó a Yunho del hombro y después se alejó, él lo entendió enseguida, ella quería que hablara con su amigo, en tanto la cantante fue hacia Eunhyuk que acababa de atender a una pareja

- ¿Y entonces? ¿Hacemos las paces? – preguntó Yunho, su amigo hizo una mueca de fastidio, miró hacia Boa que platicaba con su novio, luego miró hacia el frente

- ¿Ya te convenció? ¿Te irás con ella? – cuestionó evadiendo la pregunta anterior, Yunho negó en silencio, fastidiado con aquellas preguntas - ¿O será que se queda por fin para que le hagas unos ocho hijos?

- Ya basta ¿quieres? Ella se va en una semana y quiero disfrutarla, estar tranquilo y no pensando en cómo recuperar luego a mi amigo – dijo enojado, pocas veces se mostraba así y el barman lo sabía, tragó saliva duramente

- Lo siento Yunho, pero será como siempre, el día que ella se vaya estarás hecho un guiñapo, encerrado en tu casa, siento mucha angustia cuando eso sucede – explicó llevándose una mano al pecho, observándolo atento

- Así será – admitió – Y ya me quedó claro que no te haré pasar por eso, asumiré solo mi dolor, no te preocupes – dijo con seriedad pero a Donghae se le partió el corazón, nunca antes de todas las veces que ella iba y venía, el barman le había sentenciado su falta de apoyo, notaba tristeza en la mirada de Yunho

- Qué bueno si lo entiendes – contestó, luego le dio la espalda, Yunho suspiró y se giró también, sentándose en el banco, dándole la espalda a la barra.


Al otro extremo del Bar, Boa y Eunhyuk conversaban, mirando hacia donde estaban sus respectivas parejas, Yunho y Donghae ya no estaban conversando, cada quien parecía sumergido en algo diferente

- ¿Habrán discutido de nuevo? – preguntó el mesero preocupado, la cantante lo miró y suspiró, luego se encogió de hombros

- No sé, y sinceramente no sé lo que quiere Donghae, ¿acaso espera que Yunho me odie? – cuestionó a su amigo, él negó

- No, él solo quiere que Yunho deje de engañarse en que tú cambiarás algún día – respondió sinceramente, sin miedo a herirla, se conocían tan bien que no temía hablarle con la verdad aunque le doliera. Boa sonrió

- ¿Tan maldita crees que soy? – de nuevo su amigo negó

- Persigues tus sueños, es todo – pausó unos momentos, ella lo esperó porque sabía que no había terminado de hablar – Pero tampoco quiere decir que no estés cometiendo un error al ir y venir, ya no lo hagas ilusiones – aconsejó sinceramente, ella se puso un poco seria

- ¿Acaso lo estoy obligando? – el mesero negó - ¿Y qué se supone que haga Eunhyuk? Tú sabes que lo he intentado, que forme parte de mi vida

- Pero no de la forma en que él quiere, y no te estoy juzgando, simplemente tú tampoco estás aceptando sus condiciones. Los dos deben establecer sus prioridades y dejar lo demás a un lado, si siguen así se lastimarán tanto que ese amor que se tienen se convertirá en odio ¿y valdrá la pena?

- Es que… - apretó los labios y calló

- Querida, sabes que te adoro, pero es lo que pienso y desde hace mucho tenía ganas de decírtelo – dijo sinceramente, ella asintió, aún incapaz de refutar los argumentos de su amigo – Ven – de forma cariñosa le extendió los brazos y ella se acurrucó en ellos. Del otro lado Donghae miraba con enojo a su novio, pero él lo ignoró


Changmin y Jonghyun salieron por fin al Bar, enseguida sus ojos se posaron en el par de amigos abrazados del lado izquierdo del local. El más alto sonrió y se llevó una mano al pecho, al tiempo que Boa dejaba los brazos de Eunhyuk volteó hacia su amigo y él correspondió la mirada

- ¿Ya viste? Aun no puedo creer que es ella – dijo con emoción luego de un suspiro

- Lo sé, es tan perfecta – respondió el otro embelesado

- Vamos, desde que llegó es la segunda vez que la vemos – dijo Changmin convencido, su amigo no dudó en seguirle los pasos

- Hola chicos – saludó Boa cuando el par de amigos llegó hasta ellos - ¿Cómo están? – preguntó amablemente, tratando de disimular el desconcierto que dejaron sobre ella las palabras de Eunhyuk

- No tan bien como tú – respondió Changmin sin dudar, haciéndola reír

- Gracias – lo miró con diversión – Tengo una llamada pendiente con tu madre, no se me olvida – admitió al recordarlo, Changmin se emocionó

- ¿Se puede ahora? – preguntó con entusiasmo, ella asintió

- Changmin, es noche – regañó su amigo, pero Boa miró hacia él

- No es problema, al menos no para mí, no sé si para tu madre – el aludido negó – Vamos a casa de Yunho, dudo que Donghae me deje poner un pie en su casa para usar su teléfono – rio divertida

- Si, excelente – respondió Changmin - ¿Vienes? – preguntó a Jonghyun, pero su amigo conocía a la madre y sabía que podía durar mucho hablando, así que negó

- Aquí los espero

- Bien – dijo el más alto, Boa se acercó a él y lo agarró del brazo, casi provocando que se infartara de la emoción, luego le guiñó un ojo al guitarrista y ambos se alejaron


Changmin y Boa se acercaron a Yunho para avisarle que estarían en su casa y él decidió quedarse en el Bar a esperarlos, mientras que Donghae miraba sin entender que pasaba, solo les vio salir del Bar, miró hacia su novio, buscando una explicación con la mirada, pero no la encontró. El mesero y el guitarrista se quedaron un poco más ahí

- Es curioso que sean tan fans – dijo contento – En realidad mucha gente en este pueblo es muy injusta al juzgarla, no quiero que la amen, pero me gustaría que fueran menos duros – confesó el mesero, Jonghyun asintió

- Te entiendo – suspiró – Supongo que es fácil ver solo un lado y tomar partido

- Así es, pero ¿Qué se le va hacer? – hizo una mueca, Jonghyun quiso continuar con el tema pero un cliente llamó a Eunhyuk y fue a atenderlo, ya que Junsu estaba ocupado con alguien más. El guitarrista recordó que tenían que tocar y fue hacia la tarima, empezaría sin Changmin, comenzando con algunas canciones acústicas que pudiera cantar.


Changmin miró sorprendido el interior de la casa de Yunho, nunca antes había entrado en ella, era muy pequeña, sin duda, pero agradable, nada que ver con la frivolidad que vio en la casa de Siwon, tampoco podía compararla con la de Donghae, había algo en esta casa que le parecía muy agradable. Boa miró sus expresiones y sonrió

- ¿Te gusta? Yunho adora esta casa – explicó mientras él miraba los extraños cuadros en ella, demasiado simples – Su abuelo la construyó y su madre la decoró, incluyendo esos cuadros tan… peculiares – dijo lo último para no decir feos, Changmin entendió y rio un poco

- A mí me gustan, no serán obras de arte pero me parecen cálidos – contestó con sinceridad, sonriendo mientras veía un cuadro con una flor enorme y alrededor hojas

- Oye, ¿Qué te parece si marcas a tu madre y mientras yo hablo con ella tú husmeas en la casa? – le guiñó un ojo y él se rio

- Sí – como si fuese un niño sonrió, Boa fue hacia el teléfono inalámbrico que tenía Yunho y se lo dio al otro. Changmin marcó a su madre y le explicó que hablaría con Boa, aunque al inicio no le creyó, luego de mucha insistencia accedió, casi desmayándose cuando comprobó que la voz de aquella mujer correspondía con la de Boa


Mientras la cantante charlaba con una emocionada madre de Changmin, él se puso a curiosear en la casa de Yunho. Aunque él iba seguido a casa donde vivían ellos, ni él ni Jonghyun habían entrado nunca ahí, ahora que estaba dentro le intrigaba mucho la clase de vida que podía tener alguien como Yunho. Sin perder el tiempo, Changmin fue hacia la habitación, miró la cama hecha un lío y sonrió perversamente

- Sí que saben matar el tiempo – dijo con picardía, luego fue hacia el tocador, este apenas tenía cosas en él, Changmin suspiró – Se nota que no le gusta cuidarse, y que definitivamente no es Gay – pensó al mirar meticulosamente, no había cremas ni otro artículo de cuidado personal, mientras que él tenía un montón de cosas, aunque en realidad no era tan vanidoso


Changmin no perdió mucho tiempo ahí, realmente no quería husmear dentro de cajones ni nada de eso, así que salió pronto, apenas si miró la televisión llena de polvo que estaba abandonada en un rincón. Entró en la otra habitación, no tenía más que una cama, un ropero y una mesita de noche, sin silla, tampoco había tocador, así que salió enseguida de ahí. Boa continuaba hablando con su madre, sentada en el sillón más grande de la sala, compartieron una mirada y una sonrisa, él continuó su recorrido

- Vaya que es descuidado – expresó al ver dentro del baño una toalla hecha bola colgada en el tubo, el suelo aún estaba algo mojado, signo de que después de bañarse nadie lo secó, en el lavabo había manchas de pasta de dientes, Changmin miró el tubo y uno de sus peores temores se asomó ante él, Yunho aplastaba el dentífrico desde el medio y no comenzando con el extremo contrario a la tapa, como el universo marcaba, sintió un escalofrío – Definitivamente no tendría un novio así – dijo convencido


Aunque el baño era un desastre continuó mirando un poco, no había mascarillas de aguacate, ni al menos cuatro diferentes tipos de lociones, como él y su ex novio acostumbraban tener, solo había una loción, algunos condones, crema de afeitar, un rastrillo mal limpiado, alcohol y gasas, Changmin estaba indignado

- ¿Qué clase de baño es este? – se quejó como si él también viviera ahí – No cremas humectantes, ni mascarillas – suspiró resignado, sin duda ese era el baño de un macho alfa, y aunque él no pecaba de exceso de vanidad, al menos siempre procuraba cuidarse un poco


Salió del baño y fue a la cocina, directo al refrigerador, lo abrió pero ahí había casi nada, un bote de leche y uno de jugo casi vacíos, un huevo solitario en la puerta, un poco de carne en el congelador, una botella de vodka junto a los hielos y una barra de chocolate a medio terminar

- Nada de verduras ni frutas – pensó horrorizado – ¿Cómo está tan bueno si se alimenta tan mal? – se cuestionó con seriedad, en voz alta. Cerró el refrigerador y se giró en su eje, Boa estaba del otro lado de la barra desayunador, sonriéndole, Changmin se sonrojó, nervioso

- Sí – meditó sonriendo – Yunho está tan bueno – divertida soltó una pequeña risa que hizo a Changmin avergonzarse aún más

- No, yo, es que…

- Tranquilo, no serás el primero – le guiñó un ojo – Aunque tú expresión no sonó como algo que dices a la ligera, él realmente te gusta ¿no es así? – preguntó poniéndose un poco seria, él miró hacia otro lado unos momentos – Changmin, miraste el interior de esta casa minuciosamente ¿vas a mentirme? – el otro sonrió tímidamente y negó

- Es verdad, me gusta mucho – confesó avergonzado – Pero no me malentiendas, no al punto en que voy a enamorarme, o en que pienso que él puede volverse Gay y fijarse en mí, ¿si me crees? – inquirió preocupado, ella asintió

- Qué bien si es así, sería muy triste si te enamoraras de alguien que jamás se fijaría en un hombre – dijo con confianza, aunque sin intenciones de herirlo, pero aquellas palabras sin duda pegaron a Changmin en el orgullo, la miró seriamente – Vamos, quita esa cara, no es ninguna mentira, ese mujeriego es incorregible – sonrió y se alejó de Changmin

- Mejor regresemos – sugirió Changmin y ella estuvo de acuerdo. Salieron de la casa de Yunho, quedándose Changmin pensativo, preguntándose si realmente era imposible que alguien como él sería incapaz de fijarse en otro hombre, aquel pensamiento no lo abandonó el resto de la noche.


A la noche siguiente Yunho y Boa asistieron de nuevo al Bar, para enojo de Donghae, no soportaba verla, mucho menos porque veía a su amigo observarla embelesado, sonriendo con dulzura, y lo peor, no se soltaban en todo el rato, o estaban muy cerca, o besándose, o tomados de la mano, era una tortura para él

- Cariño, estás tenso – dijo Eunhyuk al tocarle los hombros a su novio, Donghae se deshizo del agarre y bufó

- Estoy bien – contestó de mala gana, el mesero se acercó, atreviéndose a darle un beso rápido y discreto en la mejilla, no solía hacerlo en el Bar para no incomodar a los demás clientes, pero no se resistió. Donghae lo miró avergonzado – No hagas eso amor – lo regañó sintiéndose incómodo

- Relájate ¿sí? Cuando cerremos tomaremos un baño juntos, te daré un masaje con aceites ¿Qué dices? – sugirió hablándole cerca del oído, el barman sonrió

- Está bien – contestó en el mismo tono, Eunhyuk le agarró discretamente una nalga antes de alejarse de él, haciéndolo sonrojar por completo, por fortuna la parte que podía verse desde afuera de la barra era del pecho hacia arriba.

- Gracias por oírnos esta noche, tomaremos un descanso de media hora – dijo Changmin a través del micrófono, recibieron aplausos y apagaron el equipo, bajaron de la tarima y se dirigieron hacia donde estaba la pareja, instantes después llegó Junsu a dejarles un par de cervezas y luego se marchó

- Me agradan mucho chicos, deberían audicionar para mi agencia – sugirió en tono bromista pero mirándolos seriamente, Yunho la agarró del brazo

- No les digas esas cosas – regañó un poco molesto

- ¿Por qué? ¿Te dolería que me los llevara de tu lado? – preguntó sarcásticamente, sorprendiéndolo, Yunho miró hacia Changmin y luego hacia Jonghyun, sonrojándose un poco, luego asintió

- Sí, los aprecio, somos amigos ¿verdad? – miró al par de músicos, Changmin asintió fervientemente, mientras que Jonghyun lo dudó un poco, luego asintió con sonrisa discreta

- Yunho se encariña rápidamente con las personas – dijo Boa con ánimo

- Basta – reprendió avergonzado. Changmin sonrió ampliamente, mirándolo atento, su perfil de pronto se le antojó mucho más atractivo que nunca y su corazón latió de prisa, confundido apartó rápido la mirada de él

- No te apenes tontito – rio con burla y se abrazó a su cuello, pese a que estaban los dos amigos ahí muy cerca comenzaron a besarse, Changmin volvió a mirar en dirección a ellos, fijó la mirada en los labios de Yunho, moviéndose con los de Boa, se preguntó el sabor que tendrían, parecían tan expertos y eran carnosos, tal como le gustaban

- Changmin – llamó su amigo, chasqueando los dedos cerca de él, volviéndolo a la realidad

- ¿Qué pasa?

- No seas morboso – señaló con voz muy sutil, apenas distinguiéndose el sonido de sus labios, pero su amigo le entendió a la perfección, Jonghyun le hizo además una mueca con las cejas y moviendo los ojos hacia los otros que aún se besaban

- Lo siento –dijo apenado, tragó saliva fuerte y sonrió para disimular, pero su corazón aún latía de prisa, sin entender lo que le sucedía, lo había visto interactuar con otras mujeres, pero no se explicaba cómo es que ahora le interesaba tanto el detalle, sobre su forma de ser, sobre sus besos, su vida. Changmin pensó que quizás se debía solo a la presencia de Boa, porque la historia de ellos dos aún le intrigaba demasiado.


El domingo fue, como siempre, un día tranquilo en el Bar, pocos clientes, Changmin y Jonghyun tocando canciones tranquilas. En esa ocasión Boa y Yunho también asistieron, para incomodidad de Donghae, aunque cada vez podía verla con más indiferencia, tratando de no pensar que dentro de poco, su amigo tendría de nuevo el corazón roto, porque en esta ocasión él ya no le daría su hombro para llorar, estaba cansado


Yunho por su parte, aunque le había dicho a ella que estaba resignado a dejarla partir en un par de días, la verdad es que comenzaba a sentir la presión de su próxima ausencia, de nuevo sus anhelos adolescentes estaban traicionándolo, la ansiedad comenzaba a destruirlo y por momentos pensaba en hacer un último intento, suplicarle que no se fuera, que aún había un futuro para los dos, juntos. Pero estaba conteniéndose


La hora de cerrar se llegó, Junsu hizo las últimas cuentas con Donghae y recibió su paga de la semana, luego se marchó, quedándose solamente los habitantes de la casa y la pareja. Los seis se sentaron en dos mesas que juntaron, sentados en acomodo como si hubiera ahí tres parejas; todos bebieron lo mismo, cerveza, que era más simple de servir que prepararse cocteles. Mientras Changmin y Jonghyun contaban una anécdota de viaje que les sucedió justo antes de llegar a ese pueblo, los demás escuchaban atentos, a excepción del Barman, que sintiéndose incómodo trataba de evitar mirar hacia Boa, y aunque ella se daba cuenta intentaba ignorarlo

- Chicos, y si no hubieran decidido quedarse aquí ¿Dónde estarían ahora? – preguntó el mesero, observándolos con interés, Changmin y Jonghyun compartieron una mirada y luego la apartaron, pensando cada uno en una respuesta

- Lo más probable es que de regreso – dijo Changmin avergonzado – No es que este país sea enorme – rio divertido y los hizo reír a los demás también

- Yo creo que habríamos llegado a la orilla del país y nos hubiéramos quedado ahí un poco – respondió ahora el guitarrista

- ¿De verdad lo crees? – preguntó Changmin y su amigo asintió

- Te habría pedido que fueras mi novio y tú me habrías rechazado, ahí nos separaríamos, cada quien su camino – dijo tranquilamente, convencido, Changmin sintió un poco de vergüenza y evitó mirar a los demás, luego bebió de su cerveza

- ¿Alguien tiene hambre? – preguntó Yunho para liberar la tensión del ambiente

- Yo sí – respondió Boa al instante

- ¿Les parece si voy por algo al restaurante de la carretera? – cuestionó mirando a cada uno, todos asintieron

- Te acompaño – dijo Changmin enseguida, levantándose de su asiento, Yunho le sonrió y asintió, sin mirar a nadie el más alto se adelantó hacia la puerta, el otro fue tras él, al llegar a la puerta se detuvo y volteó atrás

- No les pregunté que querían – comentó apenado

- Lo que sea, trae para seis y ya – le respondió Donghae con amabilidad, su amigo sonrió ampliamente, era la primera vez desde que discutieron que le hablaba con normalidad, Yunho asintió y salió también de ahí. Los dos subieron al auto de Changmin y se marcharon, el menor le pidió que manejara él

- Soy un tonto ¿verdad? – preguntó Jonghyun sintiéndose inseguro, nadie lo contradijo

- Creo que fuiste un poco indiscreto – dijo al fin Eunhyuk, Boa asintió y luego Donghae

- Y yo que creí que eran pareja cuando llegué – comentó Boa luego de unos momentos

- Todos pensábamos eso – secundó Donghae, luego recordó que había estado intentando ignorarla y giró un poco la cabeza para evitar verla, pero eso solo la hizo sonreír

- Pero ya Eunhyuk me platicó el otro día todo

- Chismoso – regañó rápido su novio – Nunca te puedes callar ¿eh? – le dio un ligero manotazo en el hombro, sonrojándolo

- No hay problema – excusó Jonghyun

- ¿Puedo decir algo? – preguntó la cantante al guitarrista y él afirmó – Yo creo que Changmin te quiere mucho, ustedes realmente pueden llegar a más – animó, pero el otro negó enseguida, en silencio, luego habló

- Queremos cosas distintas, él está cansado de una relación seria y yo quiero que él sea mi pareja, que compartamos la vida juntos, por siempre – explicó cabizbajo, mirando unos instantes hacia el suelo, Boa comprendió sus palabras porque entre Yunho y ella pasaba algo similar

- Ten Fe, tal vez Changmin cambie de idea – animó Donghae a su amigo, sonriéndole, él lo miró también y asintió

- Mejor alegremos esto – dijo de buen ánimo Boa, se levantó y agarró a Jonghyun de un brazo, él la miró sonrojado – Levántate, cantemos algo – sin que se lo dijera dos veces él se levantó rápidamente y la siguió hacia la tarima.


A mitad del camino, Yunho y Changmin no habían hablado en todo ese momento, hasta que el mayor de los dos rompió el hielo

- Te hace sentir incómodo cuando habla así ¿verdad? – preguntó sin timidez, Changmin lo miró de reojo y sonrió

- Me hace sentir que soy el peor de los amigos, que solo cuando quiero sexo necesito que él esté para mí, sin poderle dar nada a cambio – se sinceró con su respuesta, Yunho se orilló y detuvo el auto, Changmin lo observó desconcertado por esa acción

- Si él no te reclama nada, si lo permite ¿Por qué te sientes culpable? – preguntó confundido, porque realmente no entendía la raíz de la culpa del más alto


Changmin miró atento los ojos de Yunho, observándole fijamente en espera de una respuesta, pero él no la tenía, en cambio aquella mirada de ojos profundos lo hizo sonrojar, no era la primera vez que le sucedía con él, y comenzaba a sentir miedo de sus reacciones

- ¿Qué pasa? – preguntó el mayor sonriendo, Changmin no había respondido a su pregunta, buscó su mirada inclinando ligeramente la cabeza

- Nada, pensaba – respondió nervioso, sonrió tímidamente y miró al frente, Yunho aún no le quitaba la vista de encima, intimidándolo, había poca luz y eso lo hacía sentirse ansioso, si Yunho fuera Gay sin duda sería el momento perfecto para que él se lanzará a robarle un beso

- Mejor sigamos, luego me respondes – dijo Yunho colocándole una mano sobre el hombro, luego la apartó y continuó conduciendo hacia el restaurante


Llegaron y Sulli los recibió emocionada, creyendo que cenarían ahí, pero cuando comenzaron a ordenar para llevar se desanimó, aunque no perdió tiempo en conversar con ellos y olvidarse de los demás clientes, hasta que su jefe la regañó y obligó a cumplir con sus responsabilidades, cuando se alejó se quedaron los dos de nuevo solos, esperando todas las órdenes en una mesa del rincón

- ¿Y cuándo se va ella? – preguntó Changmin para sacar algo en qué conversar, Yunho suspiró largamente

- El miércoles – respondió con pesadez

- Vaya, quedan tres días – comentó el más alto, sintiéndose triste por la mirada ausente que el otro había puesto - ¿Estás preparado para despedirte? – cuestionó con tacto, Yunho negó enseguida, luego sonrió con amargura

- Nunca estoy preparado para eso – admitió, mostrando una mirada ausente de nuevo, como si pensara en algo para que en esa ocasión el destino de los dos cambiara

- ¿Ella volverá? ¿Algún día? – preguntó el menor, interesado realmente en la respuesta

- Siempre lo hace – sonrió con un poco más de ánimo – Conoce la fórmula para tenerme a sus pies, supongo será así por siempre – admitió sin recelo, a Changmin le sorprendió aquel pesimismo disfrazado de positivismo, sin duda los dos tenían una relación extraña

- ¿Por qué no te casas? Tal vez así terminen con esto ¿Qué sentido tiene volver y terminar si ustedes no piensan que será para siempre? – preguntó con interés, a Yunho eso no le sorprendió en absoluto, no era la primera vez que alguien le preguntaba eso

- Solo me casaría con alguien a quien amara profundamente, y ese alguien solo ha aparecido una vez en mi vida, ese alguien no quiere casarse, así que… - se encogió de hombros, como si esperara que el otro completara su frase, Changmin lo miró con pena y por primera vez se cuestionó si eso que tenían Yunho y Boa ya no era amor, quizás solo un capricho, una idea a la cual aferrarse para huir de la soledad


Volvieron a quedarse en silencio, cada vez que Changmin hablaba con Yunho de asuntos amorosos, siempre lo dejaba pensando en mil cosas, terminaba también sintiéndose un poco afligido e impotente, como si se tratara de su deber subir ese ánimo en él. Jonghyun se lo había advertido, que si se interesaba demasiado en Yunho y sus asuntos acabaría realmente por interesarse en él, y no solo porque fuera el chico sexy del pueblo, aquello comenzaba a ir más allá de lo físico y empezaba a incomodarle.


Changmin miró hacia fuera por la amplia ventana de cristal a su lado, los autos pasaban deprisa por la carretera, emitiendo sus luces, eso lo hizo concentrarse en algo más y dejar de pensar en quien tenía al frente, sentado observándole, mientras una sonrisa adornaba su rostro, porque la presencia de Changmin en su vida se sentía agradable, la confianza lograda hacia él era extraña, porque se sentía capaz de hablarle de cualquier cosa, como a Donghae. Yunho pensó en las palabras de Boa el día anterior, en el cariño que comenzaba a sentir por los dos músicos, pero en especial por Changmin

- Gracias – escuchó el más alto y volteó hacia Yunho, luego sintió la mano del mayor sobre la suya y tragó saliva – Por tu amistad, la aprecio en verdad – le sonrió amplio, mostrándole sus perfectos dientes y en automático también sonrió

- También te aprecio mucho – respondió nervioso


Cuando Yunho retiró su mano de la de Changmin, el menor sintió un extraño frío en ella y la apartó de la mesa, colocando ambas sobre sus piernas, bajo la mesa, con su otra mano se sujetó la que Yunho había tocado y la apretó contra sus dedos, volvió a mirar hacia fuera, evitando volver a ver al otro, pero no fue mucho, pues momentos después Sulli llegó con sus órdenes, Yunho la atendió y pagó todo, no dejando que Changmin pagara nada, luego ambos se marcharon de regreso al Bar


El resto de la velada transcurrió entre anécdotas y risas. Boa cantó junto a Changmin cuando Jonghyun lo propuso, y el tocó la guitarra, en esos momentos no hubo historias de corazones rotos, ni de odios o resentimientos, los seis convivieron en armonía, convirtiéndose en el momento favorito de Changmin, porque todos fueron capaces de olvidar sus diferencias y pasar un rato agradable, bebiendo, cantando y disfrutando de la compañía de unos y otros, sin saber, que tal vez, sería el único tiempo así, porque las cosas estaban a punto de renovarse, sin que se notara apenas un cambio.


NOTAS DE AUTOR: ¿Qué les pareció el capítulo? Es un poco difícil para mí determinar un giro en la trama antes de llegar al HoMin, pero lo que sí puedo decirles es que está más cerca que lejos, gracias por su paciencia, me interesaba más antes que conocieran a los personajes, desde su interior hasta el exterior, así me es más fácil justificar en la historia sus acciones, de cualquier forma si surge una duda pueden preguntar, responderé sus inquietudes. Gracias de nuevo, nos seguimos leyendo, hasta pronto

6 comentarios:

  1. Oh Dios! me encanta de verdad la amistad con derechos de Min y Jonghyun xD pero ya sé que no se quedará con él, o si? igual apuesto por Yunho n.n

    ResponderEliminar
  2. Ya no lo puede negar, le gusta y no solo por estar guapo jeje

    ResponderEliminar
  3. Momo, Aaisha, no puedo responder directo en el mensaje, pero muchas gracias por sus comentarios n.n <3

    ResponderEliminar
  4. Changmin es un metichon jajajaja me gustó verlo husmear en las cosas de Yunho xD

    No sé, pero siento que Boa lo lastimará mucho, no quiero verlo llorar

    ResponderEliminar
  5. Sigo esperando la actu de este fic ;o;

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD